Wo/pbc/21/inf/1



Descargar 250.41 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño250.41 Kb.
1   2   3   4

ACUERDO ENTRE

LA REPÚBLICA FEDERATIVA DEL BRASIL Y

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL PARA LA CREACIÓN DE UNA OFICINA DE COORDINACIÓN DE DICHA ORGANIZACIÓN EN EL BRASIL

La República Federativa del Brasil


y
la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (“OMPI”)

(denominadas en adelante “las Partes”),

Conscientes de los beneficios que se podrían derivar de una cooperación más estrecha entre las Partes al fomentar el desarrollo en el ámbito de la propiedad intelectual;
Deseosas de fortalecer la cooperación entre los países de América Latina y el Caribe respecto de sus objetivos comunes en pos del desarrollo en el ámbito de la propiedad intelectual,
Reconociendo que una oficina dedicada a atender a la región de América Latina y el Caribe constituirá un símbolo visible del firme compromiso de la OMPI para con la región y dotará de mayor peso a todo proyecto o iniciativa impulsado por la OMPI,
Considerado las leyes y normativas nacionales de la República Federativa del Brasil en virtud de las que se confieren prerrogativas e inmunidades a las organizaciones internacionales,
Convienen lo siguiente:

Artículo I

Generalidades


1. La OMPI establecerá una oficina de la OMPI en el Brasil (“la Oficina de la OMPI”) , en la que trabajarán funcionarios designados por la OMPI. El trabajo del personal de contratación local también se regirá por la legislación laboral del Brasil y las políticas en vigor de la OMPI.
2. La OMPI notificará al Ministerio de Relaciones Exteriores del Brasil las llegadas y salidas de todos funcionarios de la OMPI asignados a la Oficina de la OMPI, cuando asuman el cargo y al final de sus nombramientos, respectivamente.
3. Salvo que se disponga lo contrario en el presente Acuerdo, las prerrogativas e inmunidades contempladas en el presente Acuerdo no se aplicarán a los nacionales y residentes permanentes del Brasil.

Artículo II

La Oficina de la OMPI


1. La Oficina de la OMPI gozará de idénticas prerrogativas e inmunidades a las que se otorgan a las organizaciones internacionales en el Brasil.
2. El Gobierno del Brasil reconocerá la inviolabilidad de las instalaciones de la Oficina de la OMPI, con inclusión de sus archivos, propiedades y activos, de conformidad con el derecho internacional, del mismo modo que reconoce la inviolabilidad que se concede a las misiones diplomáticas.
3. Asimismo, el Gobierno del Brasil estipula que:
a) Se garantizará a la OMPI la libertad de comunicación en el Brasil. Las comunicaciones oficiales de la Oficina de la OMPI no se someterán a censura, y la Oficina de la OMPI tendrá derecho a utilizar códigos y a enviar o recibir correspondencia por correo o en bolsas selladas, que gozarán de la misma inviolabilidad que el correo y las bolsas de los servicios diplomáticos. Si la Oficina de la OMPI lo solicita, el Gobierno del Brasil otorgará, sin costo alguno, los permisos, licencias y demás autorizaciones que se necesiten para permitir a la Oficina de la OMPI conectarse a la red privada de telecomunicaciones de la OMPI y utilizarla plenamente;

b) La OMPI, sin tener que someterse a restricciones por controles financieros, reglamentos o moratorias de cualquier tipo y en la medida en que sea necesario para realizar las actividades contempladas en el presente Acuerdo, podrá conservar fondos, oro o cualquier divisa y gestionar cuentas en cualquier divisa, y podrá transmitir libremente sus fondos, oro o divisas desde el Brasil, al Brasil o dentro del Brasil y convertir cualquier divisa en poder de la OMPI en otra divisa. Además, la OMPI, a cambio de cualquier divisa convertible, podrá comprar la divisa nacional del Brasil en las cuantías que la OMPI necesite ocasionalmente para sufragar sus gastos en el Brasil al tipo de cambio oficial, que no podrá ser menos favorable que el que se conceda a otras organizaciones internacionales o misiones diplomáticas en el Brasil.



Artículo III

Funcionarios de la OMPI


1. Los funcionarios de la Oficina de la OMPI disfrutarán de las mismas prerrogativas e inmunidades que los funcionarios internacionales, de acuerdo con la legislación y normativa nacionales del Brasil.
2. El Director de la Oficina de la OMPI, y cualquier otro funcionario de rango equivalente o superior designado por la OMPI con la autorización del Gobierno del Brasil recibirá las prerrogativas e inmunidades que se conceden al personal diplomático de las misiones diplomáticas. El/la cónyuge y los hijos menores a cargo que vivan bajo el mismo techo disfrutarán de las ventajas que se otorgan al/a la cónyuge y a los hijos menores a cargo del personal de las misiones diplomáticas.
3. La OMPI conviene en que todos los funcionarios de la Oficina de la OMPI deberán colaborar en todo momento con el Gobierno del Brasil para facilitar la adecuada administración de justicia, garantizar el cumplimiento de las normativas políticas y las leyes del Brasil y prevenir cualquier abuso relacionado con las prerrogativas, inmunidades y exenciones contempladas en el presente Acuerdo y en el derecho internacional.

Artículo IV

Ventajas fiscales


1. El Brasil exonerará al Oficina de la OMPI y a los funcionarios que allí trabajen de las siguientes categorías de impuestos o gravámenes:
a) el impuesto sobre la renta respecto de los salarios, emolumentos y prestaciones pagadas por la OMPI a sus funcionarios que no sean nacionales o residentes permanentes del Brasil. Esta exención no se aplicará a las pensiones y rentas que paga la OMPI en el Brasil a sus ex empleados o a los beneficiarios de éstos;

b) el impuesto sobre la adquisición de un vehículo importado para la Oficina de la OMPI, con restricciones sobre la venta de tres (3) años, y el impuesto sobre la adquisición de un vehículo fabricado en el Brasil, con restricciones sobre la venta de un (1) año. El Director de la Oficina de la OMPI podrá adquirir su vehículo con las mismas restricciones sobre su venta aplicables a la Oficina de la OMPI. El resto del personal internacional de la Oficina de la OMPI quedará exento de impuestos durante los seis primeros meses desde el inicio de su misión, y podrán adquirir un (1) único vehículo con una restricción sobre su venta de tres (3) años para vehículos importados o un (1) año para vehículos fabricados en el Brasil;


c) las tasas de licencia de radio y televisión;
d) los impuestos sobre mercancías y equipajes;
e) el impuesto sobre bienes y servicios (ICMS, por su sigla en portugués) respecto del consumo de bienes y servicios en la Oficina de la OMPI, y, en el caso de los miembros de su personal, respecto de la electricidad, las telecomunicaciones y el gas;
f) los impuestos sobre bienes inmuebles, los impuestos urbanos y los impuestos de transmisión de bienes inmuebles de las instalaciones que sean propiedad de la OMPI;
g) no se exonerará de los impuestos y cargas sobre servicios específicos.

2. Los demás miembros del personal de la Oficina de la OMPI que no tengan la nacionalidad o residencia permanente del Brasil tendrán derecho, durante un plazo de seis meses después de asumir sus cargos en el Brasil, a exenciones de los aranceles de importación sobre bienes para uso personal y del hogar.



Artículo V

Disposiciones finales


1. El presente Acuerdo podrá ser modificado por el Gobierno y la OMPI por consentimiento mutuo. Ninguna modificación del presente Acuerdo comportará menoscabo alguno de los derechos adquiridos o de las obligaciones contraídas antes de la fecha efectiva de su modificación.
2. Toda controversia que resulte del presente Acuerdo se solucionará mediante negociaciones amistosas entre las Partes.



  1. El presente Acuerdo entrará en vigor, durante un período de 6(seis) años y 30 (treinta) días una vez que:

a) El Gobierno brasileño haya notificado a la OMPI la conclusión de los procedimientos nacionales para su aprobación; y




    1. la OMPI haya notificado al Brasil la aprobación del presente Acuerdo por el Comité de Coordinación de la OMPI.

Hecho en , el de de 2009, en dos originales en portugués e inglés, considerándose ambos textos igualmente idénticos.




POR LA REPÚBLICA FEDERATIVA DEL BRASIL

_____________________________

Roberto Carvalho Azevêdo


POR LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

_____________________________

Francis Gurry


[Sigue el Anexo IX]

ANEXO IX DOCUMENTO WO/CC/62/4

INFORME


aprobado por el Comité de Coordinación

1. El Comité de Coordinación abordó los siguientes puntos del orden del día consolidado (documento A/47/1): 1, 2, 3, 4, 5, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 22, 39 y 40.


2. El informe sobre los puntos mencionados, salvo los puntos 11 y 12, consta en el Informe General (A/47/16).
3. El informe sobre los puntos 11 y 12 figura en el presente documento.
4 Fue elegido Presidente del Comité de Coordinación el Sr. Mario Matus (Chile), y fueron elegidos Vicepresidentes el Sr. Dennis Francis (Trinidad y Tabago) y la Sra. Liew Li Lin (Singapur).

PUNTO 11 DEL ORDEN DEL DÍA CONSOLIDADO Y ANOTADO


APROBACIÓN DE ACUERDOS

5 Los debates se basaron en el documento WO/CC/62/3.


6 El Consejero Jurídico, en su presentación del asunto, explicó que en el documento WO/CC/62/3 se trata la aprobación de un acuerdo entre la OMPI y la República Federativa del Brasil sobre la situación jurídica de la Oficina de la OMPI en el Brasil. Indicó que, a raíz de consultas oficiosas entre los Estados miembros, se propone introducir una pequeña revisión en el acuerdo. Esta pequeña revisión consiste simplemente en suprimir el tercer párrafo del preámbulo, que reza lo siguiente: “Reconociendo que una oficina dedicada a atender a la región de América Latina y el Caribe (…) impulsado por la OMPI”. Se propone aprobar el presente Acuerdo en el entendimiento de que no se incluirá dicho párrafo del preámbulo. Por ende, invitó al Comité de Coordinación a aprobar el acuerdo entre el Brasil y la OMPI en el entendimiento de que el tercer párrafo del preámbulo se suprimirá antes de la firma de las dos Partes.
7 La Delegación del Ecuador señaló que para su Delegación y su Grupo supone un honor ver al Presidente en su capacidad de Presidente del Comité de Coordinación, ya que es un miembro importante del Grupo. En tanto que Coordinadora del Grupo de los Estados de América Latina y el Caribe (GRULAC), la Delegación del Ecuador desea anunciar que los miembros del Grupo celebraron una reunión para discutir el documento de trabajo y las cuestiones del acuerdo negociado entre la OMPI y la República Federativa del Brasil. La Delegación propuso que se instaure un mecanismo de consultas entre los Estados miembros para convenir el procedimiento para la creación de oficinas regionales de la OMPI en varias partes del mundo.
8 La Delegación de Chile acogió con agrado la propuesta para modificar el documento y añadió que la versión original del documento induce a cierta confusión, pues se da la impresión de que la OMPI está estableciendo una oficina para la región de América Latina y el Caribe. Tal y como mencionara el Coordinador, en una reunión del GRULAC el Brasil aclaró que la oficina de la OMPI en el Brasil tiene como único cometido la coordinación de los programas de la OMPI en el Brasil y que no es una oficina regional para la región de América Latina y el Caribe. La Delegación indicó que, por lo tanto, se trata más bien de la aprobación oficial de la oficina creada en el Brasil el año pasado. Alabó nuevamente la modificación y afirmó que los Estados miembros ahora pueden aprobar el acuerdo sobre la situación jurídica de la oficina de la OMPI en el Brasil. La Delegación hizo suya la declaración pronunciada por el Ecuador, en la que se propuso establecer un grupo de trabajo para aclarar los objetivos, las repercusiones financieras y también las repercusiones institucionales y sistémicas de las oficinas, tanto para los países y las regiones como para la Organización de cara a la creación de dichas oficinas regionales. La Delegación dijo que la idea de las oficinas regionales es buena y que, por ese motivo, desea transmitir a la Secretaría que, si se decide crear oficinas regionales, Chile se ofrece candidato para el establecimiento de una oficina regional en el país. Su país cree firmemente en la cooperación regional y considera que los países del GRULAC deben impulsar la coordinación y cooperación en materia de propiedad intelectual (P.I.), lo que concuerda con la meta fijada por el Director General de utilizar la asistencia técnica como herramienta estratégica principal. Por último, la Delegación reiteró que los documentos deben estar listos con la suficiente antelación para poder estudiarlos de antemano. Ello reviste aún más importancia para los países de su región, donde se necesita tiempo para traducir al español los documentos de trabajo redactados en francés e inglés para poder darles lectura en varias capitales.
9 La Delegación de España suscribió la declaración de la Delegación del Ecuador en nombre del GRULAC y la declaración de la Delegación de Chile acerca de la creación de un grupo de trabajo sobre los criterios para la creación de oficinas regionales. La Delegación dijo que siempre ha pensado y sigue pensando que es necesario regular este proceso para evitar conflictos y confusión en el futuro.
10 La Delegación de Sudáfrica señaló que el principio enunciado por el GRULAC parece cabal y que, por ejemplo, si la OMPI desea crear una oficina regional en los países de la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC), las consultas entre los Estados miembros han de tener lugar a escala regional.
11 La Delegación de Guatemala hizo suyas las declaraciones de la Delegación del Ecuador en nombre del GRULAC y de la Delegación de Chile, en particular en lo tocante al establecimiento de una oficina regional para América Latina y el Caribe. La Delegación señaló que contar con una oficina regional permitirá a los países de la región tener un vínculo más directo con la OMPI y permitirá un contacto permanente con las necesidades e intereses de los distintos países del Grupo. Dijo que así se hará hincapié en las necesidades en materia de P.I. de los países en desarrollo. Añadió que, habida cuenta de la importancia para su región de disponer de una oficina regional, resulta vital que la Organización apruebe parámetros y directrices para gestionar la instauración de dichas oficinas, pues así se garantizará su correcto funcionamiento.
12 El Director General, a modo de respuesta a algunas de las observaciones formuladas por las delegaciones, pidió disculpas por la tardanza con la que se ha elaborado y distribuido el Acuerdo. Explicó que el Acuerdo no tiene por objetivo crear una oficina, sino abordar la cuestión del acuerdo de sede entre la Organización y los países en los que se hayan establecido oficinas. Dijo que, si los Estados miembros examinan el Acuerdo, verán que en él se tratan asuntos como la situación del personal, la inmunidad, las prerrogativas, los impuestos y todas las cuestiones conexas que surgen de la existencia de una organización con personalidad jurídica internacional dentro del territorio de uno de sus Estados miembros. La creación de la Oficina de la OMPI en el Brasil tuvo lugar el año pasado durante la aprobación del presupuesto por programas revisado de la OMPI del año 2009. Explicó que la demora en la distribución del documento se debe a cierta confusión en cuanto a si a través del documento en cuestión se establece una oficina o si en el documento se definen las cuestiones jurídicas que él acaba de explicar. Reconoció que puede que parte del texto del preámbulo sea un tanto vago pero ya se ha corregido. Si se estudian los artículos a fondo, queda clarísimo que el Acuerdo versa sobre las cuestiones que aparecen habitualmente en los acuerdos de sede. El Director General explicó que la tardanza a la hora de presentar el documento partió del proceso de negociaciones entre la OMPI y el Ministerio de Asuntos Exteriores del Brasil. De haberse desaprovechado la oportunidad de aprobarlo durante las Asambleas, la Organización tendría que haber esperado otros 12 meses y ello habría tenido como consecuencia que una oficina desempeñaría sus funciones en el territorio de un Estado miembro sin que se hubiese aprobado su acuerdo de sede.
13 El Director General formuló varios comentarios acerca de las observaciones pronunciadas sobre las oficinas regionales. Señaló que, en este momento, como saben los Estados miembros, la Organización dispone de una oficina en Nueva York, otra en Singapur, otra en el Brasil y una en Tokio. También había una oficina en Bruselas que cerró a finales del año pasado. Explicó que en la oficina de Nueva York se tratan cuestiones de enlace con las Naciones Unidas en Nueva York. El Director General explicó que, desde que se tomó la decisión de abrir una oficina en el Brasil, muchos Estados miembros han formulado peticiones para que se abran oficinas en todo el mundo. La Organización tiene previsto elaborar un documento para que los Estados miembros lo estudien e intenten elaborar algún tipo de política en relación con las oficinas en el exterior de la Organización. Observó que se plantean varias preguntas respecto de las cuales los Estados miembros deben tomar una decisión. La principal estriba sobre la función de dichas oficinas. ¿Qué tareas se les han encomendado? La OMPI pretende seguir el modelo de las oficinas de Singapur y del Brasil como centros de servicios, es decir, desea prestar a escala local una serie de servicios, incluidos servicios de fomento de la capacidad, que la Organización presta desde la sede y hacerlo muy cerca de los Estados miembros y con cierto grado de costoeficacia. Otro elemento importante a analizar son los aspectos económicos de las oficinas en el exterior. Por ejemplo, ¿cuánto se ahorrará en concepto de viajes? El tercer elemento es la ubicación de dichas oficinas. Reiteró que ha recibido numerosas peticiones oficiales para el establecimiento de oficinas en el exterior, junto con un gran número de manifestaciones de interés, y son cuestiones que la Organización quiere plantear a los Estados miembros en forma de proyecto de documento de políticas en el que se plasmen las cuestiones a examinar y que contenga las experiencias en la materia de otras organizaciones internacionales. También indicó que, si la Organización decide adentrarse en la senda de establecer más oficinas en el exterior, se planteará una pregunta importantísima, a saber, ¿quién va a decidir donde se ubican dichas oficinas en el exterior? Algunas organizaciones internacionales ya atesoran una amplia experiencia en este sentido. El Director General dijo que la propuesta del GRULAC de dotarse de un organismo para abordar esta cuestión es de su agrado. Opina que es necesario realizar un trabajo previo para hallar parte de las investigaciones básicas y la experiencia para facilitar las discusiones sobre el tema.
14 La Delegación de El Salvador dio las gracias al Director General por su explicación y se mostró de acuerdo con sus afirmaciones. Desea reafirmar lo dicho por la Delegación del Ecuador en nombre del GRULAC y, en efecto, por muchos otros miembros del Grupo. A modo de conclusión, indicó que no quiere dejar pasar la oportunidad de felicitar a la República Federativa del Brasil por la importante oficina que se ha abierto.
15 El Comité de Coordinación aprobó el Acuerdo de Cooperación entre la OMPI y la República Federativa del Brasil, recogido en el Anexo del documento WO/CC/62/3, con la modificación leída por el Consejero Jurídico y que figura en el párrafo 6 del presente informe.
[Sigue el Anexo X]
ANEXO X PÁGINA 131 DEL DOCUMENTO WO/PBC/13/4
Meta estratégica VIII: Comunicación eficaz entre la OMPI, sus Estados miembros y todas
las partes interesadas
Resumen de la meta estratégica VIII


  1. Programa 19: Comunicaciones

  2. Programa 20: Oficinas y relaciones exteriores

Con la meta estratégica VII se denota la elevada prioridad que la nueva administración de la OMPI concede al fomento de la comunicación eficaz en todos los niveles y al establecimiento de una cultura de prestación de servicios orientada hacia los usuarios, es decir, no sólo quienes utilizan los servicios de la OMPI que generan ingresos, sino en primer lugar y principalmente los Estados miembros, así como otras partes interesadas a las que la Organización presta un amplio espectro de servicios, entre otros, el apoyo a los comités sobre actividad normativa, los servicios de fortalecimiento de las capacidades, los servicios técnicos y de información. La condición previa para que el funcionamiento de la Organización sea eficaz reside en que la comunicación entre los diferentes actores esté basada en la confianza.

Esta meta estratégica atañe de manera directa a dos programas; sin embargo, todo el personal de la Organización, en todos los programas, comenzando por el Director General (programa 21), compartirá la responsabilidad de hacer realidad las metas de lograr la eficacia en la comunicación y orientar hacia los usuarios la prestación de servicios.

La esfera de las comunicaciones en el marco del programa 19 ha sido el punto de partida del proceso de alineación estratégica destinado a introducir los cambios estructurales y de política necesarios para mejorar la comunicación externa y orientar hacia los usuarios la prestación de servicios. El programa también resulta vital para que la OMPI pueda fomentar una cultura de la P.I. y para dar apoyo a los Estados miembros, en particular los países en desarrollo y los países menos adelantados, mediante instrumentos, actividades y material de sensibilización. El programa 20 (Oficinas y relaciones exteriores), que prevé una estrecha colaboración con el nuevo programa 18 (La P.I. y los desafíos mundiales), seguirá dedicándose, junto con otras organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas, a las cuestiones que atañen tanto a la P.I. como a todo el sistema, y coordinando el compromiso de la OMPI para con la sociedad civil y los círculos de la industria. Ha comenzado la racionalización de las oficinas externas de la OMPI y, en armonía con la nueva perspectiva respecto de esas oficinas y tras la invitación recibida del Gobierno del Brasil en octubre de 2008 (acompañada por la oferta de proporcionar locales y colaborar con la infraestructura, sin cargo para la OMPI), se propone abrir en 2009 una nueva oficina en el Brasil. El programa 20 también se encarga de la movilización de recursos extrapresupuestarios y del establecimiento de vínculos de cooperación para la asistencia técnica y el fortalecimiento de las capacidades; por ello, desempeñará un papel fundamental en el logro de los objetivos de la Agenda para el Desarrollo.

[Sigue el Anexo XI]

ANEXO XI DocumentO A/48/12 Rev

POLÍTICA RELATIVA A LAS OFICINAS DE LA OMPI EN EL EXTERIOR

Documento preparado por la Secretaría

1. La OMPI posee actualmente cuatro oficinas en el exterior, ubicadas (según el orden cronológico de su creación) en Nueva York (Estados Unidos de América), Singapur, Tokio y Río de Janeiro (Brasil). La Oficina de Nueva York ha desempeñado, principalmente, una función de enlace con las Naciones Unidas y existe desde que la OMPI se convirtiera en organismo especializado de las Naciones Unidas. Las otras oficinas fueron creadas más recientemente, en respuesta a las ofertas de instalación cursadas por los respectivos países anfitriones.

2. En los dos últimos años, un número considerable de Estados miembros han planteado al Director General su interés en que se instalen oficinas exteriores de la Organización en sus países, o le han sometido propuestas concretas en ese sentido. Tal interés constituye una buena y bienvenida señal del compromiso adquirido con la Organización y del apoyo que están dispuestos a otorgarle. Pone de manifiesto, sin embargo, la falta de una política clara en la Organización relativa a la creación de nuevas oficinas. Por consiguiente, el Director General propone que se inicie una ronda de consultas con los Estados miembros, en los próximos doce meses, con miras a recomendar una política sobre el tema que pueda ser examinada por los Estados miembros en la serie de reuniones de las Asambleas de la OMPI de septiembre-octubre de 2011. No será objetivo de esta ronda de consultas volver a considerar los acuerdos ya firmados con determinados Estados miembros en lo relativo a las oficinas exteriores que ya existen.

3. El propósito de la ronda de consultas será considerar las cuestiones siguientes:



  1. ¿Qué necesidades pueden satisfacer las oficinas exteriores, y con qué cometido?



  1. ¿Qué función deben desempeñar las oficinas exteriores?



  1. ¿Cuál es la relación costo-beneficio de desempeñar esas funciones por conducto de las oficinas exteriores en comparación con el desempeño de esas funciones desde la Sede?



  1. ¿Cómo se articularán las relaciones de la Sede con las oficinas exteriores?



  1. ¿Con qué criterios se decidirá la ubicación de las oficinas exteriores?

4. Se invita a las Asambleas de los Estados miembros de la OMPI a tomar nota de la información contenida en el presente documento y a formular observaciones al respecto.

[Sigue el Anexo XII]


ANEXO XII PÁRRAFO 262 DEL DOCUMENTO A/48/26


262. Las Asambleas de los Estados miembros de la OMPI y de las Uniones administradas por ella tomaron nota, en lo que a cada una concierne, del documento A/48/12 Rev. y manifestaron apoyo a la propuesta de iniciar una ronda de consultas entre los Estados miembros en los próximos 12 meses con miras a acordar una política sobre la creación de oficinas de la OMPI en el exterior.

[Sigue el Anexo XIII]



ANEXo XIII NOTA INFORMATIVA DISTRIBUIDA DURANTE LA PRIMERA ronda de CONSULTAS OFICIOSAS EN 2010

Nota informativa


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal