Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página11/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Día 16 de agosto (jueves)

RUTA: Loosdorf (Austria)-Mauthausen-Venecia (Italia) Km 353; tiempo estimado 4h 30’

La noche en este espacio abierto ha sido muy tranquila, nada más levantarnos nos marchamos a una gasolinera para llenar el combustible, nos llama la atención que tiene como reclamo publicitario una enorme tienda dedicada a la venta de artículos de sexo durante las 24 horas.

Por la mañana salimos hacia Mauthausen, aún nos quedan casi 100 Km., en una hora estamos en la puerta; el parking habilitado para la visita al campo de concentración para autocaravanas tiene las coordenadas GPS N 48.25507 // E 14.50160, el precio es gratuito. A la hora de la llegada por lo menos hay una decena de autocaravanas que han pasado la noche es un lugar excepcional para pernoctar.

La entrada al campo de concentración, el bono familiar tiene un precio de 4,80 €, la visita guiada que empieza inmediatamente es en italiano pero parece que esta completa, decidimos hacerla por libre con la ayuda de una buena audio-guía en español.

Austria al igual que Polonia fue ocupada por las tropas alemanas, enseguida las tropas llegaron a las canteras de Mauthausen para su explotación, necesitaban mano de obra barata y decidieron la instalación de un campo de concentración.

El día 8 de agosto de 1938 se traslada a la cantera de Wiener Graben los reclusos que procedían del campo de concentración de Dauchau, fueron quienes empezaron a construir el futuro campo de Mauthausen.

Este campo se convirtió en la central de administración de otros 49 campos auxiliares. Aquí estuvieron recluidos en sus casi siete años de funcionamiento unos 195.000 presos. La inmensa mayoría de personas eran detenciones preventivas de la policía alemana en lo que ellos denominaron “parásitos de la sociedad” principalmente eran ciudadanos de Austria y de Alemania, aunque posteriormente se incorporaron otras personas de multitud de países.

Cuando se ingresaba en el Campo de Concentración de Mauthausen, se perdía la identidad y todo contacto con el mundo exterior, y se perdía hasta el nombre y apellidos, solamente se les asignaba un simple número.

Como en otros campos de concentración al recluso se le identifica un triángulo con un color para saber su procedencia o su culpabilidad ante la sociedad. Se asigna el color rojo a los presos políticos, el verde para los presos con antecedentes criminales, el negro y marrón para lo que consideran que son “asóciales”. Dentro del triángulo se ampliaba la información con la letra de la nacionalidades, los judíos llevaban una estrella de David amarilla, encima o debajo se indicaba el numero de recluso.

Los primeros en llegar eran presos alemanes con delitos comunes, un año después se incorporan activistas políticos, sindicales de un amplio radio, comienzan a llegar los gitanos. En 1940 llegaron en masa los republicanos españoles que habían huido para salvarse de la guerra española, habían estado en campos de internamiento y acabaron sus días en un campo de concentración, muchos de ellos eran adolescentes o simplemente niños. ¡Vaya suerte!¡difícil final!

En 1941 mayoritariamente empiezan a llegar judíos de Hungría, Yugoslavia y de la Unión Soviética, entre ellos miles de prisioneros de guerra. En 1945 se fueron desplazando aquí prisioneros procedente de otros campos de concentración que los alemanes iban perdiendo el control en manos de los aliados.

El día 3 de mayo de 1945, día de la caída del campo, había: 64.000 varones, 1734 mujeres y unas 15.000 personas no incluidas en ninguna relación, uno de los países de procedencia más numerosos eran los españoles con 2.184 personas que se salvaron del horror y pudieron contar su experiencia.

El campo de concentración se creo para los trabajos en la cantera pero en los primeros años hasta 1939 la mayoría de los reclusos trabajaban en la propia construcción del campo y el alojamiento del personal de vigilancia. Más adelante, en 1943 muchos de los reclusos trabajaban para la industria armamentística. En muchas de las grandes fábricas existentes en Austria dedicadas al armamento había reclusos de Mauthausen.

Los horarios en el campo eran muy rigurosos, los reclusos se levantaban de lunes a sábado a las 4,45 horas. A las 5,15 se producía el recuento y la revista. Los trabajos eran desde las 6,00 hasta las 12,00 horas, se hacia una pequeña pausa para comer entre las 12,00 horas y las 13,00, a las 13,00 se comenzaba la faena hasta las 19,00 horas, en que se producía un nuevo recuento y revista. Los domingos solamente trabajan los reclusos que se dedicaban a la industria del armamento, así como las personas que se le había condenado sin descanso semanal.

La vigilancia en el campo de concentración era hecha por las SS (schutztaffel), con unos 1500 hombres en 1939, luego con la masificación del campo se llegaría hasta una cifra de 9.000.

Accedemos al campo de concentración por la puerta del garaje, es de piedra y en el frente se encuentra el águila con las plumas desplegadas símbolo de la alemana nazi, fue lo primero que se derribo con la entrada y la liberación por las tropas aliadas en mayo de 1945.

El acceso al campo se realiza por la única entrada existente. Tiene dos grandes torres de vigilancia y una plataforma de madera usada por el personal de vigilancia. El piso bajo de la torre derecha estaba la recepción, donde se controlaba la entrada y la salida de los reclusos. En la pared de la torre izquierda cuelga una cadena de hierro, era empleada como el primer instrumentos de tortura.

Traspasado la puerta de acceso, se llega al gran Patio de Revista. Era el lugar donde se pasaba revista a los presos tres veces al día. También era el lugar donde se ejecutaban públicamente. En el centro se encuentra el monumento erigido por el Gobierno austriaco en conmemoración de todas las víctimas en este campo de concentración.

A la derecha del campo se encuentra el “Muro de las lamentaciones”, era el lugar donde se recibía a los presos formados, también correspondía donde las SS hacían sus primeros actos de humillación, se les ataba con argollas y de cara a la pared estaban varias horas o incuso varios días. En la actualidad hay numerosas placas conmemorativas que hacen referencia en recuerdo a sus víctimas.

El primer barracón que se encuentra en el patio de revista, acogía la oficina de los reclusos, con la cantina, se hallaba un taller de zapatería, a la izquierda, desde 11 de junio 1942 con las instrucciones de Heinrich Himmler, se abrió un burdel donde unas diez prostitutas daban asistencia a los presos austriacos y alemanes que desempeñaban funciones en el campo, era principalmente colaboracionistas, se trataba de premiar algunos los reclusos por su excelencia productiva, era una nueva estrategia piloto para incrementar la producción pero en este caso eran muy pocos los que tenia fuerzas para un contacto con mujeres. En el barracón había varias habitaciones, las mujeres eran principalmente alemanas que solamente podían acostarse con los de su propio país, otras mujeres de origen eslavas lo hacían con eslavos. Los hombres se les hacia un pequeño chequeo y antes y después se les descontaminaba. Cada mujer recibía entre 10 y 20 presos diarios, los guardianes vigilaban por pequeños agujeros que todo fuera bajo un estricto control, solamente se permitía la posición del misionero y sin ningún tipo de besos o caricias, no se permitía hablar y el acto estaba tasado un máximo de 20 minutos, de no terminarse antes se perdía la oportunidad. Las mujeres se quedaban embarazadas y se las incluía en programas de seguimiento y experimentación para la realización de abortos y estudios sobre las enfermedades de transmisión sexual.

El barracón numero 5, la sala B era dedicado al pabellón judío. Estuvieron alojados cerca de 2.800 presos judíos. Casi todos terminaban asesinados en un breve plazo de tiempo. La sala A estaba dedicada como prevención.

Los barracones numerados del 6 al 11 estaban dedicados al alojamiento de los presos para unos 300 miembros aunque en los últimos momentos llegaron a tener cerca de 2.000 reclusos. En el número 6 se alojaba el personal de cocina, se le llamaba “bloque” se dividía en dos salas, la A a la izquierda y la B, a la derecha. Cada sala constaba de una sala de estar y un dormitorio. Entre ambas salas estaban los retretes, un pequeño cuarto de baño. El dormitorio estaba equipado con literas de madera de dos pisos. En cada cama dormían dos presos. El barracón número 11 se alojaban los niños y los adolescentes, era los aprendices de picapedreros, también fue utilizado mayoritariamente por los españoles.

Los bloques del 16 al 19 estaban dedicados a la cuarentena de los presos recién llegados. Fue ocupado por presos de guerra soviéticos, también durante algún tiempo se dedico a las mujeres. En estos momentos se encuentra ahora el cementerio con los restos de 10.850 reclusos, exhumados de la fosa común de Marbach.

La barraca número 20 fue ocupada por los enfermos “Enfermería especial”. Desde la primavera de 1944 se alojaron aquí los reclusos denominados “K”, personas que no se registraban y pasaban directamente a engrosar la lista de asesinados, eran rigurosamente incomunicados y bajo una vigilancia estricta, aquí llevaban los oficiales soviéticos que eran cogidos evadidos de otros campos de concentración. La denominación “K” viene de “Kugel”, que significa bala, era el destino de estos prisioneros mediante el tiro en la nuca. Aunque la mayoría de estos presos lo hacían muertos de hambre. El 2 de febrero de 1945 se evadieron todos en lo que se llamo “la cacería de los conejos”, fue una hazaña espectacular, provocaron un cortocircuito dejando el campo a oscuras, los jefes de barracón fueron atados, amontonaron muchos enseres por medio de mesas y sillas para saltar el muro, en total se evadieron 419 algunos de ellos llegaron a Hungría, al día siguiente se organizo una gran batida que duro los 4 días siguientes, tan solo entre 10 y 20 salieron con vida, muchos fueron capturados y asesinados, los que se quedaron en el barracón terminaron con la misma suerte. A la llegada al campo se les ahorcaba públicamente se le entonaba una frase en alemán que decía “el pájaro ha vuelto a su nido” y la banda de música entonaba la canción Danubio Azul. Podéis imaginar como se desarrollaba la escena pulsando el enlace adjunto con el vídeo del Danubio Azul de Herber Von Karajan en youtube, aquí.

Los barracones del campo numerados del 21 al 24, se destinaban acoger los últimos ingresos, también se utilizo como “Campo de Cuarentena”, posteriormente este espacio fue dedicado albergar el cementerio de los americanos.

La barraca de la lavandería se encuentra en la actualidad habilitada como capilla desde 1949 y es un espacio para actos religiosos. En sus sótanos se encuentran las duchas, la sala de desinfección y las calderas.

La barraca de la enfermería es actualmente el museo, en los sótanos están situados los hornos crematorios, todavía se conservan dos de los tres hornos con que contaba el campo. La cámara de gas estaba disfrazada de duchas, aquí se utilizaba el ciclón B. Hay también una reducida estancia donde el gas era dirigido hacia la cámara letal. Aunque aquí la mayoría de los reclusos morían de un tiro en la nuca, ahorcados, de enfermedad o simplemente de hambre, también había un espacio dedicado al mayor de los horrores es la cámara de gas. Tenía una capacidad de muerte de 120 personas diarias, estas se utilizaban preferentemente con la llegada de nuevos efectivos para la demostración ante los oficiales alemanes. Otra de las salas especiales se la llamaba “El Rincón del Tiro en la Nuca”, en esa sala esta llena de saña, además se alojaba el horno crematorio por combustión de petróleo. En la parte derecha del muro un medidor de estatura. Se colocaban a los reclusos en un reposacabezas y se disparaba en la nuca al recluso, convencido que lo iban a medir y tallar. También servia para ahorcar algunos reclusos en aquella siniestra sala.

Paradójicamente el propio campo tenia un recinto que servia como prisión, era denominada “Bunker”, era un bloque especial con 33 celdas de 5,2 metros cuadrados, y uno con 8,4, era el lugar donde se internaban a los presos para someterlos a profundos interrogatorios, hasta aquí se llevaron muchos de los eminentes políticos europeos, con nombres falsos. En total pasaron por estas estancias unos 4.600 reclusos y de los cuales murieron 4.200.

El recinto estaba rodeado por una muralla de piedra y coronada por una alambrada de espino a lo largo del perímetro, estaba electrificada con una tensión de 380 voltios que hacia muy difícil la huida. Las torres estaban vigiladas por centinelas equipados con ametralladoras automáticas, por la noche grandes reflectores iluminaban las inmediaciones del campo y la muralla.

Fuera del campo de concentración y dentro del mismo recinto de Mauthausen se han ido erigiendo numerosos monumentos que sirven como memoriales para el reconocimiento de los reclusos que murieron o fueron víctimas del sufrimiento, entre ellos encontramos el levantado por los Republicanos españoles; el gobierno de Franco nunca presto ningún interés por los españoles que allí murieron, tampoco los sucesivos gobiernos democráticos han puesto nada para un reconocimiento oficial, imaginamos que se encuentra dentro del la ley de punto final para olvidar la memoria histórica. Los países que han reconocido a sus víctimas y tienen una escultura en sus recuerdos son : Checoslovaquia, la Unión Soviética, Luxemburgo, Italia, Francia, Albania, Polonia, Bulgaria, Grecia, Gran Bretaña, Bélgica, Hungría, Yugoslavia, Países Bajos, Alemania, El Monumento judío, la República Democrática Alemana, Eslovenia.

Con el corazón encogido en un puño abandonamos el campo de concentración; aprovechamos el tiempo para comer y coger fuerzas en el parking del propio campo de concentración. Nuestro siguiente destino será la ciudad italiana de Venecia y marcará nuestra última y definitiva etapa de este gran viaje.

A primera hora de la tarde salimos hacia la ciudad italiana de Venecia, a donde llegamos después de las 21,00 horas, el área para autocaravanas de Venecia en Tronchetto, situado lo más céntrico posible tiene las coordenadas N 45.44281 // E 12.30519. Precio 24 horas 37€, es caro pero merece la pena.

Nada más llegar intentamos marchar hasta el centro de Venecia para ver la plaza de san Marcos pero un autocaravanista italiano nos informa que el vaporetto solamente funciona hasta la medianoche. Pese a todo ello caminamos hasta la estación marítima para ver algún tipo de información. Justo en ese momento hay un vaporetto que acaba de llegar, el revisor nos informa que las líneas normales funcionan hasta las 24 horas pero que después hay una línea nocturna que pasa cada 40 minutos, esto nos anima y nos montamos en el mismo barco.

La imagen del anochecer sobre el gran canal es memorable, estamos fascinados hasta nuestra llegada y desembarco en la plaza san Marcos. Son momentos en que nuestro estómago nos indica que no hemos cenado, preguntamos en un restaurante que esta cerrando y nos indica que a esas horas solamente encontraremos un lugar en la misma plaza, aun no han cerrado y podemos comer algo rápido en el Bar Americano, aunque el precio es un poco caro.

En estos momentos la plaza esta llena de gente, las terrazas estas ocupadas por atentos viajeros escuchando música en directo de una orquesta de principios del siglo XX que toca melodías ligeras de esa época, sobretodo en el café Quadri, era el preferido de las tropas austriacas durante la ocupación o el café Florian era el favoritos de los literatos del siglo XIX como lord Bayron, Dickens y Proust.

Nos alejamos por las calles adyacentes y descubrimos muchos comercios de restauración abiertos a esas horas de la noche, tienen unos precios más parecidos a los nuestros, incluso tomamos unos helados de calidad italiana a un precio inferior al de muchas heladerías en España.

Para finalizar nuestro recorrido nocturno y una buena aproximación a la realidad de Venecia nos fotografiamos libremente y sin ningún turista en el puente de los Suspiros, bien es verdad que no lo circulaba en esos momentos ninguna góndola.

Con la cantidad de kilómetros que hoy llevamos a la espalda y ahora con la euforia que nos ha producido esta visita tan fugaz a la ciudad de Venecia y pensando en lo que nos espera para poder descubrir mañana lo máximo posible de la ciudad, decidimos retirarnos; enseguida llega un nuevo vaporetto que nos deja en pocos minutos en la Estación Marítima de Tronchetto, antes de llegar pasamos bajo el arco del nuevo puente de Santiago Calatrava que acaba de construir en uno de los canales de Venecia.



Día 17 de agosto (viernes)

RUTA: Venecia-Brescia Km 184 tiempo 1 h 41'

Hemos quedado un poco más temprano para descubrir esta interesante ciudad, en pocos minutos estamos donde ayer, en la estación de Tronchetto, directamente sacamos el billete para uso del transporte durante 12 horas.

Indicaré como es el transporte en la laguna, los billetes del vaporetto son validos para el transporte tanto en autobús como en el barco por las islas de Venecia, Murano, Burano, Torcello, Lido y Mestre; el precio es de 6 euros por trayecto, pudiendo sacar un bono de 12 horas por 18 euros/persona que es el que nosotros sacamos, con este bono puedes subir y bajar en las islas antes mencionadas.

Las rutas del vaporetto y las horarios son ilimitadas hay un amplio mapa que indica el numero de línea y su alcance, luego solamente hay que estar atentos a los anuncios luminosos que nos indican con suficiente anticipación los tres siguientes barcos y el horario de llegada. Una de las experiencias cuando todos los museos están cerrados y nuestro cuerpo esta molido, es subirse a una de las líneas circulares y dejarse llevar por las imágenes tan bonitas que ante nuestras retinas la ciudad nos ofrece; simplemente móntate en el exterior del vaporetto en la parte delantera y pon tu cámara fotográfica a funcionar, los resultados serán impresionantes.

Son pocas estaciones las que nos separan del centro: Sacca Fisola, Molino Stucky, Palanca, Redentore, Zitelle, San Giorio y pasamos al otro margen donde se encuentra San Marcos.

Después de llegar a la estación marítima de San Marcos intentamos concertar un viaje en góndola por los canales pequeños de Venecia, acudimos a una de las compañías de góndolas más famosas se trata de: SERVIZIO GONDOLE DANIELI, el precio que nos dan es de 80 €, sin definir muy bien el recorrido y el tiempo empleado para el regreso; lo que nos hace ser un poco recelosos y nos lo pensamos.

Pasamos ante el Puente de los Suspiros en estos momentos están lleno de gente intentando darse un beso y que sea reflejado por su cámara fotográfica, la verdad que la historia cuenta que era un lugar triste no un lugar para enamorados de mediana edad como nosotros.

Dicen que el nombre de los suspiros era porque el puente fue construido en la entrada para prisioneros al Palacio Ducal, quien pasaba por este puente suspiraba al ver la laguna con la seguridad que no volvería hacerlo en vida.

La generación romántica de escritores encabezados por Lord Byron que trataron de ofrecer una imagen distinta de Venecia a la que había vivida la historia, la vida en la ciudad nunca fue fácil y menos para los más desfavorecidos, pero tampoco se escapaban los grandes barones que eran acusados de conspiradores, de traidores y cuando no, era posible una acusación de brujería o magia, y de suspiros de un condenado a muerte, se sustituyeron por suspiros de hermosas damas dando el si a sus pretendientes.

Llegamos nuevamente a la inmensa Plaza de San Marcos, esta declarada como Patrocinio de la Humanidad por la UNESCO, sin muchas más referencias nos ponemos a la cola para poder visitar la Basílica de San Marcos, la cola corre que se las pela y enseguida estamos para entrar, un primer vistazo a la indumentaria nos indican que con pantalón corto y camisetas no podemos entrar, además debemos de dejar todos lo bártulos en una consigna que han habilitado en una calle a unos 50 metros, después de cumplir con todo los preceptos pasamos una segunda revisión, las mujeres han sacado sus pañuelos y consiguen mitigar la exposición a la luz de sus carnes, parecen que cumplen con las normas, solamente es rechazada una de las niñas que la obligan por su edad a tomar las mismas precauciones que una mujer adulta, como los grandes pañuelos se han acabado y los klinex no cubren esta función preventiva nos ofrecen un trozo de trapo por un 1 euro que nos garantiza el acceso más recatado, en una tercera revisión todos los miembros cumplimos las normas de entrada.

La entrada en la Basílica es memorable y sobre mi imaginación aparece lo que debió de sentir un hombre medieval a la entrada a esta iglesia, en estos momentos la iluminación es natural y seguramente era la misma de hace 700 años. Una de las narraciones documentadas del sentimiento en la época medieval es la narración que hace Alberto Magno, filósofo, teólogo y naturalista del siglo XIII, este hombre describió como fueron las obras de los trabajos de los canteros en la preparación de los revestimientos de las paredes. Afirma que vio sobre las dos caras abiertas de una losa partida le pareció ver “la figura de un rey con la cabeza coronada y barba larga”, esto aparte de ser una apreciación personal era el relato de cómo los constructores intentaban crear en los visitantes una halo de misterio en sus revestimientos. La basílica de San Marcos es uno de los mejores exponentes de las artes constructivas y decorativas, se encuentra situada en uno de los entornos más bonitos de la tierra rodeada de edificios como: el palacio, la plaza con el campanille, la biblioteca, la Procuratie Nuove y a sus espaldas el gran canal.

Para entender la construcción de la basílica hay que referenciar la historia porque durante siglos Venecia fue una república soberana e independiente. El máximo dirigente se le denominaba “DUX” (del latín lider), además, representa el magistrado supremo.

De cara la representación exterior el dux era un rey sin corona, aunque tenía restringidos algunos poderes por parte de la aristocracia que lo elegía: Una de las consideraciones es que el dux no podía residir fuera del Palacio Ducal y la basílica estaba considerada como la capilla del palacio.

El dux era elegido en el Palacio, era presentado públicamente a la ciudad desde el pergolo –púlpito de la derecha– que tenia asignado en San Marcos. Siguiendo la traducción el dux era el primer oficiante de San Marcos, aunque la liturgia la ejercía el canónigo de la basílica.

Además, en la basílica se celebraban otras ceremonias oficiales, como la bendición de los soldados cuando marchaban a la guerra o la presentación de las banderas arrebatadas al enemigo. Sobre sus suelos se firmo “la paz de Venecia” histórico acontecimiento para Italia y el mundo católico –se firmo el acuerdo entre el papa Alejandro III y en antipapa Calixto III que era apoyado por el emperador para evitar el cisma de la iglesia católica– allí el emperador Federico Barbarroja reconoció formalmente al papa para evitar la excomunión, con el patrocinio del dux de Venecia Sebastiano Ziani.

Precisamente el dux Sebastiano Ziani mando cegar el canal que llegaba hasta la puerta de la primitiva iglesia y construir esta nueva basílica en el siglo XII, posteriormente la plaza fue modificándose durante el siglo XVI con la construcción del pie del campanario y la biblioteca.

La caída de la república en 1797, también afecto a la iglesia de San Marcos que tuvo que aceptar dejar de ser la capilla del palacio para convertirse en la catedral de una gran ciudad italiana.

El nombre de san Marcos no era el que en principio tuvo la iglesia, era llamada san Geminiano, el santo fue trasladado a Venecia desde Alejandría en el siglo IX pero sus restos no fueron encontrados hasta el siglo XIII en que se representa en uno de los mosaicos el milagro del hallazgo del cuerpo de san Marcos.

La iglesia de san Marcos se estructura definitivamente a finales del siglo XI y se recubren las bóvedas y cúpulas de mosaicos durante el siglo XII, sufrió algunos añadidos como el atrio en el siglo XII, el baptisterio y la capilla de San Isidoro en el siglo XIV, la capilla de los Mascoli en el siglo XV, la capilla Zen y la sacristía en el siglo XVI, el exterior fue terminado definitivamente en 1496.

La fachada Oeste muestra como san Marcos fue pensado siguiendo los cánones establecidos de la arquitectura románica occidental. La fachada fue revestida posteriormente de mármoles. Tras la conquista de Constantinopla en 1204, Venecia tuvo la oportunidad de disponer de una gran cantidad de mármoles orientales, columnas y capiteles procedentes de los numerosos edificios religiosos y civiles del Imperio Romano de Oriente, lo que llevo a los venecianos para recubrir las tres fachadas de losas de mármol añadiendo los mosaicos decorados. Los mosaicos insertados en la fachada principal representan en el pórtico de la derecha la recuperación del cuerpo de san Marcos; en los siguientes pórticos se representan la llegada del cuerpo de san Marcos a Venecia, la acogida del cuerpo del santo por el dux, el traslado procesional del santo hasta la basílica.

El registro inferior de los mosaicos se representa la presencia de las reliquias de san Marcos dentro de la basílica y en la ciudad, la lectura continua con cuatro lunetas del registro superior donde se representan la vida de Jesús. Muerte, bajada a los infiernos, Resurrección y Ascensión. En el centro sobre el pórtico de entrada se representa la figura del Cristo Juez.

Todo el conjunto de mosaicos exteriores es el mensaje de la salvación de Jesús y la predicación a los hombres, y además, el ensalzamiento de la figura del evangelista de Marcos que propago la fe cristiana por las lagunas, esto es un anticipo de los mayores detalles de los mosaicos de las grandes cúpulas, bóvedas, paredes y bovedillas del interior de la iglesia.

En la fachada sur se representan la figura del san Cristóbal, dentro del templete izquierdo, se representa como el santo cruza el caudaloso río con el Niño a sus hombros. Debajo de este, se abría antiguamente “porta da mar” era la puerta principal porque se encontraba más cercana al palacio y al muelle del canal. El arco esta esculpido con representación de profetas y el gran águila, signo de la resurrección y de la vida. Sobre esta fachada se cubrió con mármoles traídos desde Constantinopla siendo los más famosos el grupo de pórfido de los Tetrarcas, situado en la esquina del Tesoro y los llamados pilares de Acre, también proceden de Bizancio y no como se creía que procedían de san Juan de Acre.

La fachada principal tiene un conjunto de losas que fueron colocadas en el siglo XIII, comenzando desde el pórtico mayor, a cuyos lados se encuentran dos santos guerreros, san Jorge y san Demetrio, cuya función era la defensa contra el mal y los enemigos. La tabla siguiente aparece el arcángel san Gabriel y tiene a la Virgen a la derecha y representan la escena de la Anunciación, tiene dos tablas en los extremos de la fachada con los trabajos de Hércules.

En la fachada Norte se pueden admirar taraceas de mármol de distinta procedencia, en el arco de la puerta de las flores figura una escultura veneciana del siglo III, donde se representa la natividad según los modelos de Bizancio.

Encima de las arcadas del periodo gótico florido donde se asoman los bustos de profetas, son cuatro como los santos guerreros. En la parte superior de la arcada mayor domina la plaza san Marcos bendiciendo, hacia el cual ascienden ángeles incensarios, que le manifiestan el honor y la devoción de todo el pueblo de Venecia. En el centro el mosaico de la estrella, en la parte inferior, donde se representa un león abierto y la frase: “Pax tibi Marce Evangelista meus –Paz a ti, Marcos, evangelista mío–, sobre la galería la cuadriga clásica, procede del botín de Constantinopla y llego a Venecia en 1204. El mosaico del ábside del pórtico de san Alipio, está fechado sobre el año 1265.

Venecia se consideraba por su poder económico y político la heredera del Imperio Romano. Así, Constantinopla animo al dux Enrico Dandolo a trasladar los caballos del hipódromo de Bizancio a la ciudad de Venecia. La cuadriga tenia el significado glorioso para la ciudad, para el dux era un triunfo ver como dicha cuadriga se asomaba diariamente a la plaza de san Marcos. Tetrarca cuenta en 1364 como ve la presencia de la cuadriga diciendo: Se ven cuatro caballos dorados de bronce, a los que su antiguo artífice dio un aspecto tan real que casi parece oírlos galopar y relinchar.

Con la invasión de Napoleón y la caída de la República de Venecia, quiso que los caballos de la Basílica de san Marcos relincharan en París para celebrar sus triunfos. Desde París se devolvieron los caballos en 1815, en la actualidad han sido sustituidos por copias, cuyos originales lucen como antaño en el museo.

Entre los siglos XIII al XV se colocaron sobre las puertas los postigos de bronce, obra del orfebre veneciano Bertuccio, en 1300 la segunda puerta de la izquierda, imitando los motivos decorativos de pequeños arcos del pórtico central probablemente del siglo VI y procedente de Constantinopla. Están construidos mediante dos planchas de bronce decorados con treinta y cuatro hileras de arcos con forma de abanico siguiendo el arte del paleocristiano.

Otro elemento que distingue exteriormente la iglesia son sus cúpulas construidas en el siglo XIII, tiene un gran parecido con las cúpulas de las mezquitas y de las iglesias ortodoxas, tan bien conocidas por los gustos de los mercaderes venecianos que detallaban su influencia oriental. Las cúpulas están construidas con un armazón de madera y recubiertas de planchas de plomo. Sobre cada una de ellas se eleva una cupulilla rematada por una cruz cósmica con sus brazos apuntado a los cuatro puntos cardinales, el remate final con esferas doradas.

La fachada de san Marcos hay dos representaciones de Hércules llevando al rey Euristeo el monstruo jabalí del monte Erimato –losa de la época teodosiana y de procedencia bizantina– y también la losa de Hércules matando a Hidra en el lago Lerna.

Las gárgolas de la Basílica tienen formas humanas por donde llega el agua que procede del tejado, esta agua se recogía por medio de canales ocultos y mediante filtros era consumida por los venecianos. En la fachada septentrional hay cuatro gárgolas que representan: Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno.

El interior de la basílica esta configurada sobre una planta en cinco naves con un amplio transepto donde se levanta el iconostasio gótico obra de Pierpaolo y Jacobello delle Masegne, en 1394, es una estructura levantada en mármol de colores que separa el presbiterio, reservado al clero, de la nave ocupada por los fieles. En la parte superior hay un crucifijo central que esta acompañado de catorce estatuas que representan a los doce apóstoles, más la Virgen y san Marcos, también en el siglo XVI se construyó en bronce con la magnifica puerta que conduce a la sacristía, inspirada en las puertas del baptisterio de Florencia, que representa la puerta de tabernáculo del Altar del Sacramento con Cristo muerto sostenido por dos ángeles. Una de la parte más destacada de la decoración de la basílica es el pavimento de mosaicos que representa elementos de la iconografía clásica muy común en el área del Alto Adriático, con otros que denotan influencias bizantinas, esta dividido por ruedas, cuadrados, hexágonos, octógonos, marcos decorados con esferas y rombos, donde se representan imágenes con animales, ramas de vid, este tipo de mosaico se integra perfectamente dentro de la arquitectura y revela un planteamiento unitario como un gran cuadro para ejecutar una gran alfombra oriental colocada sobre el suelo de una gran iglesia. Los mármoles de vivos colores fueron incrustados siguiendo la técnica de opus sectile, el pavimento se ejecuta con piedras de mármol más grandes formando diferentes formas y dimensiones, también se combina con la técnica del opus tesellatum, donde estas teselas son todas de las mismas dimensiones.

Entre los bellísimos mármoles se encuentran numerosas tablas esculpidas, que hacen referencia a la virgen, sobre la puerta de san Pedro un bajo relieve dorado del siglo XIII donde aparece la Virgen de las Gracias, se representa con actitud orante con las manos levantadas. En la puerta de san Clemente, María acompaña a san Juan Bautista. En el centro de la iglesia, sobre el cruce del transepto hay una gran tabla esculpida con la figura de María, a su lado tiene un fusil, es llamada la Virgen de la Escopeta. En el transepto de la derecha se encuentra la Virgen del Beso, se encuentra muy desgastada por la antigua costumbre que tenían los fieles de besar a la virgen a la entrada a la iglesia, es conocida como la más bella Virgen bizantina de san Marcos. La mayor de las tablas esculpidas con la imagen de la virgen se encuentra en la capilla del transepto norte dedicada a san Juan Evangelista y a María, aquí esta la Virgen Nicopeia, con su rico marco de plata y esmaltes antiguos, piedras y perlas, dentro del nuevo altar barroco, era un icono custodiado en la parte superior de la sacristía que representan las victoria militares.

El atrio es el espacio añadido en siglo XII y fue decorado en el siglo XIII, fue revestido de mosaico veneciano, las vélelas del ario es el mensaje espiritual que desprende, el tema del conjunto es para que sirviera de “marcadores” del tiempo que aún tardaría en llegar, siguiendo las fases de la historia de la salvación.

En el atrio desde la esquina suroeste comienza la narración de los grandes temas del Antiguo Testamento, fueron tomados de los libros del Génesis y del Éxodo. La primera copulilla representa la Creación, esta dividida en veintiséis escenas, por encima se encuentra el texto bíblico en latín con las palabras: “Al principio creó Dios los cielos y la Tierra. El espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de la aguas”

La iglesia de san Marcos se ha convertido en una Biblia gloriosa miniada donde se cuenta la historia en los mosaicos sin necesidad de acudir al papel, de esta forma se puede conocer el contenido de la Biblia sin necesidad de saber leer. A continuación, los días de la creación, en cada uno de los mismos esta representado la figura de Dios creador. Se identifica según la iconografía oriental, como Cristo joven con el nimbo en forma de cruz, la representación más original es la que habla de la bendición del séptimo día. Donde se representa a Dios sentado en un trono rodeado de seis ángeles de los seis primeros días, pone la mano en acto de bendecir el séptimo ángel, hace referencia al séptimo día que es el sábado. Por encima las palabras: “Y bendijo Dios el día séptimo”.

Más adelante se representa: la creación de Eva de la costilla de Adán, la tentación de la serpiente, la desobediencia de nuestros primeros padres y la expulsión del Paraíso Terrenal.

Sobre la puerta de san Clemente continua el relato bíblico con el nacimiento de Caín y Abel y el crimen de Caín, principio del mal que se propagará sobre el género humano hasta la destrucción de este mediante el diluvio.

La puerta de san Pedro, el mosaico narra la vida de Abraham, padre de la descendencia que es elegida por Dios para salvar a la humanidad. La escena aparece Abraham escuchando a Dios, representado por una mano que asoma a través de un jirón del cielo.

Las tres siguiente cupulillas presentan escenas de la vida de José, intérprete de sueños, el justo que será condenado, después de ser vendido por sus hermanos condenados por los egipcios.

La decoración del atrio termina en la cupulilla de Moisés, narra la historia que es salvado de las aguas de Nilo, será el salvador y guía de su pueblo por el desierto a través del mar Rojo en busca de la tierra prometida.

En el pórtico de entrada a la iglesia, dentro de cuatro hornacinas aparecen los cuatro evangelistas: Mateo, Marcos, Lucas y Juan, son los mosaicos más antiguos de la iglesia, datados en el siglo XI, sobre ellos aparecen las palabras en latín: “Estos son los cuatro soldados de la iglesia de cristo, cuyo dulce canto suena y mueve por todas parte los cielos”, estas palabras expresa la función como guardianes de la basílica.

Hay un espacio entre el pórtico exterior y la iglesia donde aparecen nuevamente los cuatro evangelistas con una inscripción que dice: San Mateo, purifica todas las culpas del espíritu malvado; Marcos, se benévolo con nosotros desde los cielos; ¡Oh, piadoso Cristo, condúcenos donde resplandece Lucas, Ho, la Virgen y Juan, condúcenos donde tú permaneces eternamente!.

En el mismo especio central del atrio, sobre el frente de la gran media bovedilla, en la parte superior del pórtico, hay una oración que va dirigida al patrono de la ciudad: ¡Oh, marcos, aleja los pecados de quienes te invocan con las manos juntas, haz que por tu intercesión y por la misericordia de Dios pueden éstos alcanzar la salvación!.

Los mosaicos de la entrada a la iglesia simboliza la llegada a la tierra prometida de Abraham de los antiguos patriarcas. La mayoría fueron realizados en el siglo XII siguiendo los cánones del arte bizantino. El núcleo central habla de la salvación cristiana y la llegada del Cristo Juez. La lectura general se hace siguiendo el curso del sol. En la cúpula del presbiterio nos cuenta la historia de la salvación con la anunciación del Mesías por parte de profetas, entorno a la Virgen, muestran los textos de sus profecías. Al lado de María se encuentra en actitud orante, en el centro se encuentra Isaías indicando sus oraciones a un joven imberbe que pronuncia estas palabras:”He aquí que la virgen grávida da a luz, y le llama Emmanuel”.

Las profecías se representan: la anunciación del ángel a Maria, la adoración de los Reyes, la presentación en el templo y el bautismo de Jesús en el Jordán. En el interior del baptisterio se halla Cristo desnudo cubierto por las aguas del Jordán, como un símbolo del sudario que lo cubrirá después de la muerte.

En los dos transeptos, sobre las paredes y las bóvedas se encuentran los mosaicos que hablan de la vida de Jesús para consolar a los enfermos, a los que sufren y a los pecadores: la entrada en Jerusalén y la condena de Pilatos.

En el centro de la basílica representan escenas de la crucifixión, la bajada a los infiernos, con la victoria de Cristo ante la muerte. La cúpula mayor, en el cruce con el transepto representa la ascensión a los cielos. En el circulo estrellado del centro, Cristo se encuentra sentado sobre el arco iris, es transportado por cuatro ángeles. Debajo, entre las copas de los árboles están los doce apóstoles con la Virgen a los que les asisten dos ángeles.

La cúpula de Pentecostés, donde se representa al Espíritu Santo, en el centro esta el símbolo de la paloma, se representa descendiendo con formas de lenguas de fuego sobre los apóstoles.

El “Retablo de Oro” se alza en el espacio sagrado del presbiterio, construido mediante la decoración de esmalte cloisonné, fueron realizadas en Bizancio entre los siglos X y XII. Sobre cada lámina de oro contienen celdillas que delimitan el dibujo, hay una finísima capa de pasta vidriosa de diferentes colores a través de la cual se transparenta el oro del fondo.

El retablo adquirió la forma definitiva hace más de seis siglos bajo el mandato del dux Andrea Dandolo, en 1343, encargó a Giambattista Bonesegna el marco de plata de estilo gótico de 3,34 metros por 2,51 metros, contiene mas de dos mil piedras preciosas encajadas en esmaltes. Las dos inscripciones narran la historia del retablo, que tuvo dos momentos claves, uno bajo el mandato del dux Ordelaffo Ziani y otro con el dux Pitro Ziani. Este último fue el que lo compuso después del transporte a Venecia de las grandes planchas que procedían de la iglesia del Pantocrátor de Constantinopla, conquistada en 1204 y que ahora están colocadas en la parte superior del actual retablo: formado por seis cuadros con seis festividades de la iglesia siguiendo la serie bizantina, se encuentran dispuestos a los lados del arcángel san Miguel, de izquierda a derecha: la entrada en Jerusalén, la resurrección, la crucifixión, la ascensión, la venida del Espíritu Santo, la muerte de la Virgen.

Todas las figuras de la parte inferior fueron encargadas por Venecia a artistas bizantinos, esta parte simboliza la ciudad de que habla en la Apocalipsis de san Juan: “El ángel se mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendió del cielo de parte de Dios..”

En el centro está la figura del Cristo Pantocrátor, se alza sobre un trono de piedras preciosas, tiene la mano levantada para dar la bendición y en la mano izquierda el libro abierto, esta decorado con gemas. A su lado le rodea los cuatro evangelistas escriben el principio de su propio evangelio. Debajo de Cristo, en la línea directa con el se encuentra su madre, la Virgen María, tiene una actitud orante, a los lados de ésta, se representan los donantes: el dux Ordelaffo Falier y la emperatriz Irene.

Sobre la figura de Cristo se representa la preparación del trono al juicio final, entre dos querubines y dos arcángeles. A los lados de la composición central, figuran, de abajo arriba, doce figuras de profetas, doce apóstoles y doce arcángeles, estos tiene el cuerpo de adoración con el cuerpo cada vez más reclinado. Alineadas en la parte superior y delimitadas por diáconos que esparcen incienso, se encuentran todas las festividades de la iglesia bizantina, de izquierda a derecha: la anunciación, la natividad, la presentación en el templo, el bautismo de Jesús, la última cena, la crucifixión, la bajada al Limbo, la resurrección, la incredulidad de san Tomás, la ascensión y Pentecostés.

A los lados, en sentido vertical, en diez pequeños recuadros donde están representados, a la izquierda, los principales hechos acontecidos en la vida de san Marcos y, a la derecha, los episodios al martirio del santo en Alejandría y el traslado de su cuerpo por Venecia.

Además, el altar se completa con los santos de medio cuerpo más venerados por los venecianos. Actualmente el retablo esta siempre visible girado en dirección al ábside –siempre que no se estén celebrando funciones religiosas y en días laborables– esta forma de exponerse es de hace solo unos años. Antiguamente el retablo estaba fijo y, los días laborables, que no se exponía a la vista del pueblo, el retablo siempre permanecía cubierto por otro retablo que se llamaba “laborables”.

El baptisterio ocupa la zona sur de la Basílica, la capilla fue construida en el siglo XIV, fue manda construir por Andrea Dandolo, un humanista amigo de Francesco Tetrarca, llego al cargo de dux.

La necesidad de que la basílica tuviera un baptisterio conforme con la gran obra llevó al dux a emprender las obras para conseguir una capilla ricamente decorada con mosaicos de la escuela veneciana, también era perpetuar su propia figura junto a la de sus familiares: el dux aparece como donante al pie de la crucifixión. La capilla estaba destinada a servir para permitir enterramientos, tiene dos sepulcros góticos donde están el dux Giovanni Soranzo (+1329) y el propio fundador Andrea Dandolo, que fue el último dux sepultado en la basílica.

La decoración del mosaico del baptisterio recubre paredes, ábsides, bóvedas y cúpulas. Los mosaicos de las paredes hablan de la vida de san Juan Bautista, la zona de antibaptisterio la vida de Bautista se mezclan con escenas de la infancia de Cristo, la escena del bautismo de Jesús.

Sobre las bóvedas se recoge el anuncio mesiánico escrito en los carteles de doce profetas. Los doce están representados bautizando a diferentes pueblos que siguieron sus predicaciones. En el centro, Cristo resucitado se muestra de cuerpo entero pronunciando las palabras del Evangelio de san Marcos: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará”. Sobre la ultima cúpula se representa los nueve coros de espíritus angélicos que rodean a Cristo, abajo la Crucifixión evoca la muerte.

La capilla de san Isidoro, se dedico a un santo griego cuyo cuerpo llegó desde Quíos a Venecia en 1125 por orden del dux Domenico Michael y cuya devoción es comparable a la de san Marcos, se encuentra ubicada en el transepto norte. Detrás del altar yace su sepulcro, guardado por un ángel. Los mosaicos de la bóveda hablan de la vida del santo, su martirio, y su traslado a Venecia.

La cripta se sitúa debajo de las capillas laterales de san Pietro y san Clemente, tiene un antiguo sarcófago central y correspondía con la antigua tumba de san Marcos, fue en 1835 cuando las reliquias del santo subieron al altar mayor del presbiterio.

La sacristía esta cubierta de una alta bóveda iluminada por tres ventanales que dan al canal del Palacio Ducal. Fue construida entre 1486 y 1493 por el maestro de obras Giorgio Spavento. Tiene una sillería de nogal tallado del siglo XVI. Entre el mobiliario hay una serie de lienzos representan un paisaje urbano que narran la vida de san Marcos, obra de los hermanos Antonio y Paolo Mola de Mantua. Son tan bien dignos de mención los mosaicos de la bóveda donde aparece Cristo, los apóstoles, la Virgen con el niño, san Jorge y san Teodoro.

La terraza donde se han colocado una de las copias de cuadrigas de Constantinopla es una oportunidad única de ver en todo su esplendor toda el área de la plaza de san Marcos, delimitadas por las fachadas de las Procuratie viejas y nuevas y por la gigantesca mole del campanario, como en dirección de la piazzetta y del muelle.

El museo que se encuentra sobre el atrio abre su exposición con la cuadriga de los cuatro caballos de Constantinopla que había sido colocado sobre el pórtico central de la basílica y había permanecido durante 700 años. Ofrece una amplia selección de los restos de antiguos mosaicos como es del grupo Mujeres piadosas con una parte de un Descendimiento fragmentado del siglo XI. La reconstrucción de la Matanza de los Inocentes. En el centro de la escena se encuentra la figura de un soldado que arroja una lanza y tiene a sus pies los cuerpos de los niños degollados, uno de ellos envaina la espada, mientras la virgen con el Niño observa tristemente la escena desde lejos.

La siguiente sección del museo figura fragmentos de losas de mármol de la basílica de finales de la Edad Media llegados hasta la iglesia entre los siglos V al XII, probablemente proceden de la antigua iglesia.

Más adelante, se puede admirar dos retablos de la iglesia de santa María la Nueva, cerrada en 1808 por Napoleón y derribada unos años después: san Víctor mártir, obra de Francesco y Valerio Zuccato de 1559, y el beato Pietro Acotando, padre de los pobres, de Pietro Monaco de 1765-1766.

El salón de los banquetes reúne ricos tejidos, tablas pintadas y antiguos códices miniados. Las piezas de la tapicería destacan los bordados bizantinos del siglo XIII; tapices de lana de bella manufactura flamenca del siglo XV, donde se muestran escenas de la Pasión; otros confeccionados en seda con hilos de oro y plata del siglo XVI, donde se representan escenas de san Marcos.

Entre las tablas de pintura está la obra de Paolo Veneziano e hijos titulada “Retablo Laborable”, fue realizada por el encargo del dux Andrea Dandolo en el siglo XIV se empleaba como cubierta del retablo de Oro en los días laborables. En la parte superior aparecen figuras de medio cuerpo de Cristo y los santos, sobre un fondo de oro siguiendo la tradición bizantina; en la parte inferior cuenta el ciclo de la vida de san Marcos.

A la salida de la Basílica nos dedicamos a explorar la composición de la plaza de san Marcos donde uno de los edificios más destacados es la Torre dell’Orologio, es un bello edificio renacentista donde el reloj se sitúa en la parte más alta. Fue construido en el siglo XV, diseñado por Mauro Coducci. El reloj destaca por el colorido, está esmaltado en azul y dorado, se diseño para dar información a los hombres del mar porque muestra las distintas fases de la luna y el zodiaco. La leyenda indica que los trabajadores que montaron el reloj se les sacaron los ojos para que no pudieran hacer una replica. Durante la semana de la Ascensión las horas se marcan y los reyes Magos salen de una portezuela para adorar a la Virgen y el niño que se encuentra dentro de una hornacina sobre el reloj. Esta terminado con las figuras de bronce conocidas con el nombre de mori o moros, tocan las horas cada hora en punto.

El campanile es la torre más alta que con sus 98,5 metros preside toda la plaza, tiene una base cuadrada de 12 metros de lado, el cuerpo principal es de ladrillo sobre el que se asienta el campanario compuesto por cuatro arcos por cara.

El actual campanario se construyó debido a que en julio de 1902 se abrió una profunda grieta que en la mañana de 14 de julio se desplomó, sin causar víctimas.

El campanario esta dotado con cinco campanas, la llamada Parangona, la más grande, marcaba el principio y el fin del día laboral; la Maléfico, es la más pequeña, marcaba el momento de una ejecución; la Mona tañia, marca el mediodía; la Mezza terza, llamaba a los senadores al Palacio Ducal; y la Trottiera anunciaba las reuniones del Gran Consejo.

La base del campanario se denomina Loggetta, la construyó Jacopo Sasovino en el siglo XVI. Las estatuas clásicas conmemoran la gloria de la República veneciana.

En 1962 se instalo un ascensor que facilita el acceso a los visitantes a una de las panorámicas más espectaculares de toda Venecia.

Es uno de los iconos de la ciudad de Venecia. Galileo hizo una demostración ante el dux Leonardo Dona en 1609 de su telescopio, su construcción obedeció a la necesidad de tener un faro para guiar a los navegantes por la laguna. En la Edad Media sirvió como cárcel para encerrar a los delincuentes.

En la entrada a la plaza lo primero que vemos son las dos enormes columnas de granito traídas de Constantinopla, fue erigida por el ingeniero Nicoló Barattieri, arquitecto que construyó el Puente de Rialto en 1172. Como pago se le dio la concesión del derecho de juego entre las columnas. Después en ese lugar se instalo el Patíbulo que funciona hasta mediados del siglo XVIII, razón por la cual los venecianos no pasan entre sus columnas. La columna situada al Oeste esta coronada por una estatua de mármol de san Teodoro, patrón de la ciudad de Venecia hasta el año 828 momento en que trajeron el cuerpo del san Marcos. La columna situada en el Este tiene un enorme león de san Marcos en bronce.

Al lado de las columnas se levanta un edificio alargado que corresponde con la Librería Sansoviana, fue construida en 1537 por Jacopo Sansovino, cuando estaba terminándose las obras gran parte de las construcción se derrumbó y el arquitecto fue encarcelado, luego fue liberado pagando una gran suma equivalente a los daños que había causado.

Todo esto dilato su terminación que fue encargada a Vicenio Scamozzi que termino en edificio en 1582. Destaca por el gran pórtico con forma de galerías, fue coronado con una larga fila de estatuas basando en las divinidades de la cultura griega.

La bóveda de la biblioteca esta decorada con frescos y estuco dorado, obra de Paolo Veronese. Entre sus pinturas hay una obra maestra de Tiziano “La Sabiduría”, pintada en 1564 que se encuentra en el vestíbulo de la biblioteca.

Otro de los edificios importantes de la plaza de san Marcos es el Palacio Ducal, es uno de los palacios más bonitos del mundo, como resultado de estar ante una auténtica obra maestra de la arquitectura gótica.

El edificio anterior era un castillo en el siglo IX pero en uno de los incendios fue pasto de las llamas. La configuración del actual palacio llegó a finales del siglo XIV y principios del siglo XV. Los arquitectos rompieron la tradición de apoyar el palacio de mármol veronés rosa sobre arcadas de piedra de Istria.

El palacio fue construido para albergar la sede del Gobierno de Venecia, además tenia como doble función ser el Palacio de Justicia y como residencia del dux. Durante siglos era el único edificio que tenia el honor de poderse ser nombrado como palazzo, los demás palacios se los nombraba con la palabra Ca’, abreviatura de una simple “Casa”. El poder de sus ocupantes queda reflejado en las manifestaciones que ofrecen las decoraciones de las pinturas alegóricas que adornan paredes, techos y estancias. El diseño estaba perfectamente premeditado para mostrar el esplendor económico de la República de Venecia exhibía ante los dignatarios y embajadores extranjeros.

Entre las salas que correspondían como Palacio de Justicia estaban los calabozos, eran celdas donde se encerraban los pequeños delincuentes, los más peligrosos se les enviaba a otros más húmedos que se les llamaba pozzi (pozos). La cámara de la tortura que tiene una enorme cuerda que evoca la practica de interrogar a los sospechosos colgados de las muñecas.

Unas de las estancias más fascinantes son las que recorren el Itinerari Segreti, la Cancillería, la sala de la Inquisición, la cámara de la tortura y los calabozos. Desde una de sus celdas Giacomo Casanova, en 1755 llevó a cabo su espectacular escapada.

La fachada exterior tiene una doble galería corrida que más parece el claustro de un convento, las columnas de mármol rosado y blanco. El pórtico de la planta baja esta apoyado cobre treinta y seis columnas con unos enormes capiteles ricamente esculpidos del más puro estilo gótico. En las esquinas hay varios grupos escultóricos donde se representan de izquierda a derecha el Juicio de Salomón; Adán y Eva donde la serpiente esta representada en piedra en una esquina de la piazzeta; y Noé ebrio. En la segunda planta tiene setenta y una columnas rematadas con óculos cuadrilobulados.

La entrada principal se la conoce con el nombre de “Porta Della Carta”, fue construida en el siglo XV, su nombre es Puerta del Papel y era donde se publicaban los decretos oficiales; tiene un estilo gótico flamígero de influencia holandesa, sobre el tímpano se representa san Marcos ante el que se arrodilla el dux Foscari.

Paseamos sin orientación por Venecia, muchas de sus calles no se ve el cielo pero son tan interesantes que es fácil no perderse. Uno de los sentidos que seguro pierdes es el de la orientación muchas veces no puedes reconocer el lugar de la ciudad en que te encuentras y pierdes la necesidad de saber donde estoy y a donde voy, en algún momento puedes aparecer en el lugar más famoso del plano; dejándonos llevar sin rumbo visitamos comercios, comemos y descubrimos la famosa comida rápida veneciana.

Nos ha informado una turista española que en Murano los artículos de cristal son mucho más baratos que en las tiendas de Venecia, para hacer un paréntesis entre tanto arte ¿por qué no acudir hasta esa isla?.

Las pequeñas islas solamente estaban frecuentadas por pescadores y cazadores pero ante el desarrollo de la República se fueron habitando por la seguridad que ofrecía la pantanosa laguna. Muchas de las islas que antes acogían monasterios, hospitales o fábricas de pólvora están abandonadas pero otros se instalaron fábricas de cristal que siguen en pleno funcionamiento.

Murano se encuentra al norte de Venecia, comprende varias islas pequeñas unidas mediante puentes, las fábricas de cristal fueron instalándose a partir de 1291, sus hornos eran peligrosos por los incendios y decidieron concentrarlos en esta isla. Dado la prosperidad de su cristal que la hizo mundialmente famosa llegó a tener hasta 30.000 habitantes. Era una isla independiente gozaba de gobierno propio y acuñaba su propia moneda, se llego a tener un Libro Dorado donde se inscribía a todos los miembros y quien no estuviera inscrito no podía trabajar en la isla, ni pertenecer a su propia aristocracia. Estaba completamente prohibido abandonar la isla para instalarse en otro lugar con grandes penas, llegando incluso a la muerte.

El viaje hasta Murano en el vaporetto y por toda la bahía es una bonita experiencia, nos separan un poco más de 1 Km. por la laguna, hasta llegar a la isla, también conocida como “isla de los fuegos”, debido a la cantidad de hornos que llego a tener.

Desembarcamos en la primera parada que se llama “murano colonna”, esta recomendación la dan todas las guías pero es un error los comercios que se encuentran en este lado de la isla tienen los precios que triplican a los de las tiendas de las calles en Venecia.

Después de ver que el comercio en esta parte no se asemeja a nuestras necesidades nos alejamos por el canal para descubrir una de las joyas de la isla se trata de la Basílica de Santi Maria e Donato.

La Basílica es uno de los mejores ejemplos del románico veneciano, fue construida en el siglo XII; los primeros datos oficiales es que el 7 de agosto de 1125, se traslada desde Cafalonia el cuerpo de San Donato, fue obispo de Évria, que había vivido en el siglo IV, para ser depositado en la antigua iglesia.

El exterior destacamos el ábside mayor presenta líneas bizantinas y ravenesas: internamente es semicircular y visto desde el exterior presenta unas formas poligonales, muy semejantes a santa Teresa de Torcello y de san Marcos en Venecia.

La portada es muy sencilla, esta decorada con un bajorrelieve con la figura del obispo san Donato de Évria y a sus pies un oferente que reza. En la parte baja de los dos contrafuertes hay una base que corresponde a un altar clásico de Altino, decorados con relieves tradicionales del románico, hojas, flores, bayas y caras masculinas.

Separado y a su izquierda se encuentra el campanile o torre de la campana; esta construido con cuatro cuerpos de ladrillos, los tres primeros son ciegos y el último esta coronado con tres arcos apuntados, por cada lado, apoyados en columnas blancas de mármol.

La parte más destacada de la iglesia es el ábside. Esta dividido horizontalmente en dos ordenes: la parte baja esta construida por hornacinas cóncavas intercaladas con columnas de mármol, en la parte superior tiene forma de galería, permite entrever una serie de arcos convexos sostenidos por columnas y balaustradas de mármol resaltados por un marco de hojas de acanto. Ambas secciones están separadas por un bandó doble a dientes de sierra: la banda inferior esta adornada con piezas de mármol policromo con representaciones simbólicas. En los dos absidiolos laterales se encuentran inscripciones y fajas de mármol decoradas, posiblemente se tratan de fragmento de la anterior iglesia. En los extremos de la galería absidial hay losas de mármol blanco formando bajos relieves, a la izquierda se representa un árbol que cuelgan racimos de uva con pájaros en sus ramas; a la derecha tiene una corona circular sobre el que esta inscrito un rombo, una cruz de san Andrés, pequeñas hojas y una gran flor central.

El interior, la planta esta dividida en tres naves por dos hileras de siete enormes columnas de mármol con capiteles corintios decorados con hojas de acanto que apoyan arcos de medio punto de ladrillos que sujetan una techumbre de madera.

El pavimento sigue la tradición con mosaicos construidos con mármoles policromos formados en opus sectile que en opus tesselatum. Justo a la entrada hay varios mosaicos compuestos por cuatro grandes ruedas y por una menor, en el centro, donde se puede leer: In nomine Domini nostri Jhsu Christi Anno Domini Millesico C.X.L. Primo mense septembris indictione (En nombre de nuestro Señor Jesucristo en el año del Señor 1140 primero del mes de septiembre, quinta indicción). A lo largo del perímetro de los dos lados, se representan parejas de pavos reales afrontados, es el símbolo de la inmortalidad, también se representan parejas de grifos que nos indican la lucha contra la vicios.

En la primera columna de la derecha se encuentra la pila bautismal de mármol colocada sobre un pie hexagonal de estilo románico, donde se encuentran esculpidos con motivos vegetales.

En la pared de la nave central encontramos un crucifijo devocional de madera construido en el siglo XVIII y junto a este, la tela titulada La Prédica de san Antonio en las cercanías de Rimini, obra anónima del siglo XVII. En la pared cerca del transepto se halla el Crucifijo vítreo exento, obra de Ermanno Nason, realizado en 1979. En el mismo transepto encontramos la tela de Benedetto Scaligero, fue realizada en el siglo XVII, que representa La Virgen del Carmelo que entrega un escapulario a san Simón Stock a su lado san Gerardo Sagrado –protomártir veneciano y evangelizador de Hungría– cuyos restos reposan en una urna del altar mayor.

La capilla del Santísimo Sacramento, a la derecha, hay una tela titulada El descenso del Espíritu Santo, del siglo XVI, obra de Marco Vecellio. Sobre el altar, el expositorio con forma de templete, obra del siglo XVIII construido con mármoles policromos que evoca el Santo Sepulcro de Jerusalén. Sobre la pequeña cúpula, Cristo resucitado en metal fundido, en el pilar se encuentra una antigua pila bautismal de la antigua familia de Altino, a su lado la estatua de madera policromada de san Juan Bautista, obra del siglo XVI de la escuela de Alessandro Vittoria, sobre el pilar una tabla del siglo XIV de la llamada Virgen de las Estrellas, conocida por ese nombre por las estrellas que tienen pintadas en su manto.

El presbiterio, fue levantado sobre tres escalones según la restauración del arquitecto Antonio Gaspari en 1695. El altar mayor tienes un frontal con tablas de estilo barroco decorado con ángeles que sostienen la mesa del altar. Encima del tabernáculo se encuentra la urna con el cuerpo de san Donato de Évria. El altar termina con un gran templete con cuatro columnas y un marco con forma de arco discontinuo, obra de Laureato. A la derecha del altar se encuentra la estatua de san Eliodoro, obra Pietro Baratta primer obispo de Altino; a la izquierda se encuentra la estatua de san Lorenzo Giustinian, obra de F. Penso Cabianca, era el primer patriarca de Venecia y abuelo del obispo Marco Giustinian.

La bóveda del ábside esta decorada con un mosaico dorado con la figura de la Virgen orante. Tiene una inscripción: María es la nueva Eva en la que entra Cristo quien por ella salva y redime. La virgen viste de azul la cubre un manto de oro, a los lados de la aureola aparece las inscripción en griego MP-/OV, que significa Madre de Dios, en la parte inferior se encuentran pintadas al fresco las figuras de los Evangelistas, se encuentran sentado dentro de sus cátedras góticas: Mateo, Marcos, Juan y Lucas, obra del pintor Nicolò di Pietro, fueron fechadas en 1404. En el centro se encuentra la Virgen de la Asunción, de estilo barroco, construida en piedra blanca de Vicenza, se encuentra encerrada dentro de una hornacina de mármol donde cuelgan tres vértebras y parte de la columna vertebral de un cetáceo, huesos extraídos de Cefalonia junto con el cuerpo de san Donato y considerados, los huesos de un dragón al que el obispo había vencido haciendo la señal de la cruz.

El facistol tiene fragmentos escultóricos con figuras de los apóstoles del siglo VI y un plúteo del misterio bautismal del siglo VIII con la inscripción HEC VERA LEX DEI que significa La Ley del Señor es buena. Sobre un pilar se instalo un gran crucifijo de madera del siglo XV.

La capilla de la izquierda, tiene un pavimento de mosaico, el altar es muy sencillo adornado de mármoles policromos con la tabla de la Virgen de Gracia, obra del siglo XV, se representa la Virgen que sostiene el Niño Jesús vestido con una túnica dorada con flores bordadas. A los lados de la cara de la Virgen hay una inscripción: MATER/GRATIE/MP/OV. Era la virgen en que la isla de Murano ponía sus ojos ante las grandes calamidades naturales. A su lado el cuadro de la Asunción de la Virgen en el cielo entre los ángeles y debajo los apóstoles rezando alrededor de una tumba vacía, obra de finales del siglo XVI, de la escuela de Tiziano. En la pared de transepto hay una tela del altar que representa a San Lorenzo Giustinian a quien se le aparece el Niño Jesús mientras celebra la misa de Nochebuena, obra de Bartolomeo Letterini, realizada en el 1700. Adosado al pilar, en el lado hacia la nave, se levanta el antiguo púlpito de mármol, una parte es del siglo VI.

En la pared de la nave lateral hay tres importantes obras: el retablo del altar ferial es un político del siglo XIV de la escuela de Paolo Veneziano. En el centro superior se representa la Dormitio Virginia, describe como alrededor de la Virgen los once apóstoles velan tristemente. En el centro aparece Cristo, se representa dentro de una mandarla azul sostenida por ángeles, que tiene el alma de la Madre. A los lados seis santos: Esteban protomártir, Gerardo Segredo, Juan Bautista, Marcos Evangelista, Eliodoro, primer obispo de Altino. Lorenzo Diácono. En la parte inferior: santa Elena, san Francisco, santo Domingo, la Virgen María, Cristo, san Juan Evangelista, Santo diácono, san Antonio Abad y las siguientes figuras son ilegibles. También hay un cuadro Lazzaro Bastiani, obra del siglo XV, obra de un pintor veneciano de la escuela de Vivarini. La tabla tiene en el centro la Virgen María sentada en el trono con el Niño en brazos, a sus espaldas el párroco Giovanni Degli Angeli –miembro de una antigua familia noble de Murano– que es presentado a la Virgen por los santos Donato y Juan Bautista. La tercera tabla, representa a san Donato, obispo de Évria, se presenta vestido con sus ornamentos litúrgicos sosteniendo un libro. En la parte baja, a los lados, las figuras oferentes de Podestá de Murano, Donato Memo y de su esposa. Entre la columna y el pastoral hay una inscripción con uno de los textos más antiguos en veneciano.

La ampliación de la nave se hace en el siglo XIX y se construye la Capilla de Santa Filomena, además encontramos bajo relieves de mármol, frontones de sarcófagos que se encontraban entre los mosaicos y fueron retirados en el siglo XIX, constituye un pequeño museo.

Al lado de la iglesia hay una pequeña plaza donde se ha construido Campiello dei Cavalieri di Vittorio Veneto, es un memorial a los caídos en la guerra de 1915-1918, obra de Napoleone Martunizzi.

Las calles de Murano están divididas en cinco zonas atendiendo a la división de los canales, zona 1 San Donato; zona 2 Santa Teresa y San Mattia; zona 3 San Giacomo y San Maffio; zona 4 Santa Chiara y Santo Stefano; zona 5 San Pietro Martir.

Las casas de canal de Murano son del siglo XV y XVI, una cruz nos anuncia el edificio que fue un convento de la obra de santa Teresa en el siglo XVIII, el palacio de Barovier del siglo XVII, destaca por sus ventanales renacentistas. Numerosos pequeños palacios nos indican en sus ventanas, puertas o pequeñas decoraciones de su esplendor pasado.

Cogemos nuevamente el vaporetto camino del gran canal de Venecia, hacemos un trasbordo y cogemos el vaporetto número 2 que nos lleva a la otro orilla del Gran Canal donde se encuentra la Basílica más fotografiada de Venecia, y digo fotografiada pero también reproducida en numerosos lienzos porque se encuentra enfrente de la plaza de san Marcos.

La Basílica san Giorgio Maggiore pertenece al antiguo monasterio del siglo XVI es una de las obras arquitectónicas más importantes del Andrea Palladio, en su afán de plasmar su estilo renacentista sacado del clasicismo con unas proporciones perfectas, su construcción se inicia en 1565 y se termina en 1610 ya después de la muerte del gran arquitecto, fue terminada gracias a la dirección de Simona Sorella. Es una de las iglesias más grandes de Venecia. El frontón es de estilo clásico con cuatro columnas compuestas sobre altos plintos con un entablamento de inspiración griega.

El interior, la planta esta divida en tres naves con un transepto en el centro creando un espacio sereno, destaca por la cantidad de obras de arte que posee como los dos Tintorettos tardíos en las paredes del presbiterio: “La Ultima Cena” y “Congregación del Maná” (ambos son de 1594), en la capilla de los Difuntos se encuentra la última obra de Tintoretto “El destronamiento” fue terminada por su hijo Domenico.

Además, la Basílica exhibe numerosas obras arte, empezando por la nave de la izquierda se encuentra la pintura de Leandro Bassano titulada “Santa Lucia”; más adelante la estatua en mármol de la Madonna, obra de Gerolamo Campagna; el retablo con la pintura titulada “San Jorge y el dragón” obra de Matteo Pozone; en la parte izquierda de transepto la obra de Domenico Tintoretto “Lapidación de San Estefano; en el retablo de la nave de la epístola se encuentra la obra Domenico Tintoretto “Cristo Resucitado”; en la capilla de la izquierda esta la obra de Palma il Giovane la obra “Presentación de Jesús en el Templo”; el coro es de una sobriedad maravillosa con unas sillerías impresionantes; a la izquierda del altar mayor esta el cuadro de Jacopo Tintoretto “Deposizione” y a su derecha del mismo pintor “La última cena”; el altar mayor es obra de Gerolamo Campagna; en el altar del lado del Evangelio esta la obra de Jacopo Tintoretto “Deposición”; en el lado derecho del transepto esta la obra de Sebastiano Ricci “Madonna en el Trono con el niño”; sobre la nave del Evangelio (derecha) la obra de Domenico Tintoretto “San Benedetto, Gregorio Mauro y Placido y otros santos benedictinos”; caminando por la misma nave hacia la puerta una obra de la escuela de Tintoretto “Martirio de San Cosme y Damiano”; un crucifijo de autor desconocido en siglo XVI; y la ultima pintura de Jacopo Bassano “Natividad”.

Son las 19,00 horas cuando decidimos que es la hora de cenar, decidimos seguir los consejos de otros viajeros y por una de las estrechas calles donde asoman un campanile que nos sirve de referencia y de faro llegamos a una pequeña plaza donde el silencio es total, los turistas parece que hace mucho tiempo no han pasado por allí, unas pocas mesas vacías y un pequeño restaurante de comida rápida, es todo perfecto para disfrutar de un minuto de sosiego, pedimos: paninis, pizzas y otras cosas sin nombres definidos, el precio incluido la bebida es de 40 euros.

Decidimos marcharnos para visitar el nuevo puente de Santiago Calatrava esta en el otro extremo de la ciudad, dos paradas antes de la nuestra de Trochentto, para llegar hasta allí hay que coger el vaporetto número 2 en destino contrario al que hemos venido esta mañana, porque esta línea hace un recorrido circular.

Nuestro punto de partida es la famosa parada de vaporetto san Marcos Vallaresa, en sus cercanías esta el Harry’s bar, es un sitio muy recomendable y famoso, esta situado sobre un almacén de la calle Barreos al final del gran Canal y encara a la plaza de san Marcos, entre sus clientes ilustres estaba Ernest Hemigway que le gustaba ir después de una jornada de caza, si tienen tiempo pide el cóctel más famoso Bellini de Capriani.

Enfrente destaca la veleta del edificio Dogano di Mare, es la antigua aduana, esta coronado con una bola del mundo con un personaje que representa la fortuna. A su lado destaca la inmensa cúpula de la iglesia de santa María Della Salute, es una de las iglesia más grandes de Venecia de estilo barroco, para su construcción se tuvo que cimentar bajo un millón de pilares de madera, se construyó en 1630 en memoria del fin de la peste. Contigua se encuentra otra pequeña iglesia, está es de estilo gótico, se erigió para la veneración de san Gregorio, es de ladrillo con ventanales de gótico floridos, ahora se conserva un pequeño claustro y está desacralizada.

El vaporetto hace una pequeña parada en la estación de santa María del Giglio, a su lado destaca el lujoso hotel de cinco estrellas El Palazzo Gritti-Pisani, ocupa un palacio gótico del siglo XV, perteneció a la familia Gritti, uno de los miembros Andrea, llegó ser dux de Venecia.

Pasamos por debajo del Puente de la Academia, fue construido en madera en el siglo XIX y reconstruido en el actual en hierro con una estructura temporal, pero a petición popular se ha conservado.

Hacemos una nueva parada en la estación de Accademia, da nombre al edificio más destacado La Accademia ocupa la antigua iglesia, monasterio y la escuela de la caridad. Sus galerías contienen la mejor colección del mundo de pintura veneciana, fue fundado por el pintor veneciano Giovanni Battista, me lo apunto para la próxima visita.

Enfrente se encuentra el Palazzo Falier fue la residencia del dux Marin Falier, fue decapitado por traición en 1355, fue construido en el siglo XIV en estilo gótico y en su fisonomía fue añadida dos pórticos de madera en el siglo XIX.

Nueva parada del vaporetto en la estación Ca’Rerzzonico, el edifico más importante es el Palazzo Corner Spinelli, de aire gótico y estilo renacentista, fue construido entre 1490-1510 por Mauro Coducci, su característica principal que sirvió de modelo veneciano para otras muchas mansiones.

Llegamos a la siguiente parada Sant Angelo, a su lado el Palazzo Garzoni, forma parte de la Universidad, fue construido en estilo gótico en el siglo XV, su fachada se identifica por el escudo de armas del tercer piso.

Cruzamos a la otra orilla donde se encuentra la estación de San Tomás a los pies del Palazzo Civran-Grimani, es un edificio clásico construido en el siglo XVII, el edificio es propiedad de una de las ramas de los Grimani, destaca la decoración interior clásica.

Otro edificio importante es el Palazzo Grassi, fue construido en 1730 con una fachada en mármol blanco, diseñado por Giorgio Massani para la rica familia boloñesa de los Grassi. En 1984 fue adquirido por la empresa Fiat y convertido en sala de exposiciones.

El vaporetto de una gran curva siguiendo la línea del canal hasta parar en la estación de San Samuele, se encuentra a los pies de Palacio Capello Malipiero, fue construido en 1622 en estilo gótico, a su lado el Campo di San Sanuele, donde se halla la iglesia del mismo nombre, destaca su precioso campanile de estilo véneto-bizantino del siglo XII, es una de las reliquias que dejo para visita en otra ocasión.

La siguiente parada es Ca’Rezzonico, da nombre al palacio del mismo nombre donde se encuentra el museo de la Venecia del siglo XVIII. Este palacio de estilo barroco esta lujosamente amueblado, fue encargado por la familia Bon que se quedó sin fondos y fue comprado por los Rezzonico, familia de banqueros, que gastaron una gran parte su fortuna en la adquisición y en la decoración.

Pasamos por unos de los puentes más famosos de Venecia y que es uno de sus iconos, es el Puente de Rialto, cruza el gran Canal en el barrio más comercial de Venecia. Es la primera construcción de piedra sólida porque hasta ese momento los puentes de Venecia eran de madera, tiene una anchura de 48 metros a una altura de 7,5 metros y esta inspirados en la imagen de los puentes chinos.

El puente desemboca en unos de sus extremos a los pies del Palazzo Camerlenghi, fue construido en 1528, fue la sede del camarlengo de la ciudad, fue edificado en estilo renacentista. En la planta baja era utilizada como prisión, los reos eran expuestos en pleno puente de Rialto.

La siguiente parada es Rialto donde a su pies se encuentra el Palazzo Manin-Dolfin, fue construido por Sansovino entre 1538-1540 pero solamente se conserva la fachada de piedra, su interior fue transformado por el último dux Dorico Manin.

Cerca, se encuentra la Casetta Dandolo, fue el lugar donde nació el dux Enrico Dandolo y gobernó entre 1192-1205. Es uno de los edificios más pequeños del canal, tiene cuatro plantas y tres con arcadas y es estrechísimo. La familia Dandolo era una de las más ilustres dio cuatro dux a Venecia, doce procuradores de san Marcos, un patriarca de Grado y una reina de Serbia.

La siguiente parada es San Silvestre donde se encuentra el Palazzo Farsetti and Palazzo Loredan, fueron dos edificios construidos en el siglo XIII y unidos en 1868, están ocupados por el ayuntamiento.

Mas adelante y en la otra orilla se encuentra el Palazzo Grimani, edificio de estilo renacentista, fue construido Michele Sanmicheli en 1556 para el procurador Girolamo Grimani, ahora esta ocupado por el Tribunal de Apelación.

La siguiente parada del vaporetto es Ca’ D’Oro a los pies del Palazzo Sagrado fue construido por la familia Morosini y luego fue vendido a la familia Sagredo en el siglo XVIII. La fachada tiene un estilo véneto-bizantino y gótico.

Enfrente esta La Pescheria es un popular mercado de pescado desde hace seis siglos, a principios de siglo se instalo un edificio de imitación gótica.

Sin abandonar este margen del canal llegamos a la parada del vaporetto San Soe, a su lado Ca’Foscarini edificio gótico del siglo XV perteneció a la familia de los Foscarini entes de convertirse en la residencia de los duques Mantua en 1520.

Seguimos en el mismo margen y la siguiente estación es San Stae, esta a los pies del edificio del mismo nombre, tiene una fachada barroca adornada con numerosas estatuas de mármol clásicas. Fue construido gracias al legado económico que dejo el dux Alise Mocenigo en 1709.

La siguiente parada se encuentra en lado opuesto del canal y corresponde con San Marcuola, da el nombre la iglesia a sus pies, dedicada a la veneración de los santos Ermagona y Fortunato, fue construido en 1736 por Gierogio Masari, aunque la fachada nunca llegó a completarse según el proyecto.

Cruzamos al otro margen donde esta la estación Riva di Biasio, cerca esta el Palazzo Doná Babi, construido en el siglo XVII debe su nombre a la unión de dos importantes familias veneciana, la familia Donà que dio cuatro dux a la República.

Enfrente se encuentra la iglesia de san Geremia, fue levantada en el siglo XVIII, destaca por su cúpula, obra de Carlo Corbellini, su planta está inspirada en la iglesia de la Madonna Della Salute, contiene los restos de santa Lucia.

Al fondo se encuentra la estación Ferrovia que se encuentra contiguo al tercer puente del canal, Puente Scalzi, fue construido en 1934 y reemplazo el puente original de hierro.

Enfrente, una gran iglesia que destaca por su cúpula su nombre es San Simeone Piccolo, a pesar del nombre es una gran iglesia construida en 1738 y su diseño esta inspirado en el Panteón de Roma.

Llegamos a la estación de vaporetto Piazzale de Roma, nos paramos y bajamos para admirar el puente de la Constitución, o también conocido como el puente de Calatrava, fue construido en el año 2008 y forma parte del cuarto y ultimo puente sobre el Gran Canal.

El puente que el arquitecto Santiago Calatrava Valls realizo en el Gran Canal de Venecia fue bautizado como Puente de la Constitución, es el cuarto puente que une las dos orillas del canal, además, del: Rialto, Academia y Scalzi. Los venecianos le llaman puente del Dinosaurio porque su estructura parece la columna vertebral de ese animal.

El espacio que el puente quiere dar servicio constituye la Plaza de Roma con la estación de trenes de santa Lucia, se trata de unir la parte continental y accesible en automóvil con la estación de trenes.

La intención del arquitecto es dotar a la entrada a la ciudad de un símbolo de modernidad creando un espacio lo más transparente posible lleno de funcionalidad.

El puente mide 94 metros fue construido en acero ligero, el ancho varia desde los cinco metros en su inicio hasta los 9,38 en la parte media, diseñado como un abanico que se cierra por los extremos y es más ancho por el centro para que los viandantes puedan pararse y disfrutar de las vistas para admirar Venecia sin molestar a los peatones que simplemente quieren utilizarlo como un nudo de comunicaciones.

El tablero tiene un vano de 81 metros y una altura máxima de 9.28 metros, suficiente para el paso de las barcazas que navegan por el canal.

La estructura es metálica pintada en rojo veneciano, el pavimento es ligero, una parte es de vidrio que lo hace más ligero y transparente y otra parte es de piedra de Istria, las barandillas en sus inicios son de piedra y de vidrio con unos pasamanos de bronce.

Las dificultades de construcción del puente vienen dadas por el terreno fangoso donde se asienta el puente. Los cimientos llegaron hasta una profundidad de 20 metros donde descansa la pasarela metálica con un arco de descarga hacia cada orilla de 1700 toneladas.

Muchas son las criticas vertidas sobre la construcción de este puente, la más patente es la falta de un diseño eficaz para personas con movilidad reducida, que debería haber estado en el pliego de condiciones para una obra que se proyecte hace el futuro del siglo XXII, como este no fue el caso, ni el proyecto se contemplaba, ni el arquitecto puso objeciones, se esta construyendo una bola cerrada que circulará horizontalmente por unos de los extremos de las estructura, aunque parece que esta paralizado este proyecto.

Otra de las objeciones es si el autor había olvidado su función arquitectónica y ha desarrollado un proyecto siguiendo unas bases, simplemente, de un ingeniero. Verdaderamente no podía ser de otra forma porque un puente es el trabajo de un equipo de ingeniería, la perfección de sus cálculos y su diseño se derivan en la seguridad de la obra, poco se deja para la arquitectura pero casi como un complemento y ornamentación se percibe las manos de un genio de nuestro tiempo que ha conseguido hacer un puente en una obra de arte de nuestro tiempo.

Otra de las críticas es la forma como un puente del siglo XXI se mete en las entrañas de una obra magnifica de la Edad Media como es la ciudad de Venecia, sin tener en cuenta que no deja de ser una gran ciudad y que sus habitantes quieren disfrutar del bienestar de nuestro tiempo.

De la misma forma que Gaudí fue criticado en los albores del siglo XIX y los comienzos del siglo XX por ser un irreverente en sus diseños, sobretodo porque chocaba con sus propias convicciones religiosas más profundas; ¿qué pensaron muchos críticos al ver los contrafuertes de la Sagrada Familia?, seguramente lo mismo que piensan ahora las costillas del Puente de la Constitución, a ciencia cierta Calatrava no llega interactuar con el espacio como lo hacia Gaudí que pensaba sus obras hasta en los detalles más mínimos.

Después de ver la ciudad de Venecia en mi cabeza queda por casi su uniformidad gótica, en efecto Venecia es predominantemente gótica. El arte gótico nace en el sur de Europa, algunos ponen como punto de partida la ciudad de Aviñón y como edificio el palacio de los papas. Gracias a los intercambios culturales se extiende rápidamente. A Italia llega un poco más tarde y se le puso el nombre de tardogótico en las primeras décadas del siglo XV Venecia tiene en esa época todo su esplendor económico y se dedica a la construcción de obras de arte lo más bonitas y refinadas posibles para exportar su fama y su prestigio, todo este movimiento cultural desemboco en un gran movimiento pedagógico que centro al hombre en el mundo y se le llamo humanismo.

La República de Venecia durante el siglo XV trata de alcanzar la clasificación de “Ciudad Ideal”, donde los debates urbanísticos es el centro de atención de los ricos mercaderes hacia una vuelta hasta el clasicismo y la modernización de las técnicas de construcción que hacen de los edificios más proporcionados al hombre, partiendo de la premisa “”el hombre es la medida de todas las cosas”. Venecia se pone de moda a finales del siglo XV gracias a que todo el mundo reconoce como “la ciudad triunfante del universo”, con un incomparable marco urbano se lleva a la pintura. Las principales casas monárquicas intentan tener cuadros donde aparezcan imágenes de la ciudad, donde en esas imágenes se representan con mareas de ciudadanos que revelan la congestión del espacio, es una de las ciudades europeas con mayor densidad de población y esto no se puede dar en otra parte del mundo por que la congestión es sinónimo de enfermedades, se da en Venecia dado sus adelantos urbanísticos y qué la riqueza previene muchos de los males que todavía azotan a las grandes ciudades. En estas imágenes donde además de gente aparecen edificios ricamente decorados, puentes inspirados en los estilos orientales, chimeneas en los tejados, ventanas y postigos de madera, son detalles que no escapan a la realeza europea.

En cuanto al arte de la pintura la ciudad de Venecia crea sus propios maestros, aunque se nota la presencia de los maestros florentinos como: Andrea del Castagno, Paolo Uccello o Donatello pero esto no tuvo trascendencia para que triunfasen los talleres locales como los de Jacopo Bellini y sus hijos Gentile y Giovanni, el taller de la familia Vibarini que estaba situado en la isla de Murano, después atraídos por el momento económico y la demanda de cuadros llegan Antonello de Messina y el local Giovanni Bellina que adquieren un nuevo sentido del espacio, introduciendo la luz y el espacio y que darán carta de naturaleza a la escuela veneciana.

Son tiempos en que se produce una importante reforma arquitectónica hacia el clasicismo y el equilibrio, estilo propio que crea el arquitecto Mauro Codussi y los miembros de la familia Lombardo, está nueva forma de ver el espacio se aplica tanto en edificios públicos como en privados. A finales del siglo XV, el imperio de Venecia que había comenzado en el siglo XIII, llega a su máximo esplendor. El descubrimiento de América por España supuso el comienzo del declive de Venecia porque la balanza del comercio se inclino hacia el Oeste.

La noche se nos echa encima venimos satisfechos de lo que hemos podido ver en la ciudad de Venecia, ha sido como estar en el cielo del viajero, semejante al que ofrecen otras ciudades en el mundo como: París, Londres o Nueva York. Las islas de Venecia podemos considerarlas como una de las grandes metas para cualquier viajero, nuestra cámara fotográfica no ha parado de trabajar y aunque ha sido breve la estancia pero ha sido muy intensa.

Cuando llegamos al parking de autocaravanas de Trochetto no damos cuenta de la realidad y es que nos quedan dos días de vacaciones y estamos a 1800 Km. de Madrid. Después de la paliza que nos hemos pegado para descubrir la ciudad de Venecia no nos queda más remedio que coger la autocaravana y conducir un par de horas para intentar estar un poco más cerca.

Aprovechamos que hay un grifo de agua en el área para llenar, pagamos el importe de los 37 euros del parking y partimos de inmediato. En estos momentos no hay apenas circulación y podemos salir de la isla rápidamente. Hacemos como doscientos kilómetros cuando nuestro reloj biológico nos indica que estamos muy cansados, una indicación sobre los luminosos de la autopista nos anuncia que hay un parking vigilado, la primera hora es gratuita, se encuentra a la altura de la ciudad de Brescia. Salimos de la autopista y perfectamente señalizado llegamos al citado parking. Las coordenadas GPS del aparcamiento vigilado corresponde con



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal