Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página9/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Día 14 de agosto (martes)

RUTA: Wieliezka-Cracovia- Auschwitz

Por la mañana temprano partimos hacia Cracovia al parking céntrico, se encuentra situado a unos 600 metros de la plaza del Mercado. Las coordenadas GPS del parking para autocaravanas corresponden con: N 50.06540 // E 19.92978, el precio es de 60 Zl (24horas).

Nada más llegar empezamos la visita a la ciudad, no tiene perdida, nos indica el vigilante del parking, simplemente es seguir la misma calle principal a la derecha hasta llegar a la plaza de mercado.

Antes de la llegada a Cracovia, no hacia mucho tiempo que habíamos visto la película de Steven Spielberg la Lista de Schindler para rememorar los escenarios elegidos por el director que le sirvieron para rodar esta película. Intentaremos recorrer los escenarios por donde pasaron las cámaras del cineasta o sirvieron de referencia para la grabación de la película. Del campo de concentración de Plaszow y que estaba muy cerca de Cracovia no queda nada por lo que no podemos verlo, otras escenas se rodaron en el campo de concentración de Auswich donde fueron llevados el segundo convoy con las de mujeres de la fábrica de Schindler, esta visita la dejamos para mañana. Otro de los escenarios es el patio el número 12 de la calle Josefa donde un niño alemán pide a su amiga y madre judía para esconderse. Otro escenario es la propia fábrica de Schindler, se encuentra situada en el número 4 de la calle Lipowa. Otra de las escenas es donde se hace el reclutamiento de los judíos para determinar los hombres que son validos para el trabajo, esta escenas están realizadas en la plaza del Mercado; muy cerca en la iglesia Santa María, destaca la imagen de inmenso Cristo colgado de su bóveda, en su interior se rodó la escena en que se aprovecha la iglesia como lugar para la compra y venta de grandes operaciones comerciales, porqué era el único lugar de Cracovia donde se podían reunir los polacos que tenían prohibido los tratos comerciales, aquí aprende el protagonista esta función de los judíos. Otro de los lugares es la plaza Judía donde se encuentra la sinagoga vieja, esta es la escena que Schendler monta a caballo y ve la escena de cómo los alemanes son sacados de sus casas; muy cerca está también el cementerio judío que aparece en otras escenas.

Llegamos a esta ciudad con unas grandes expectativas de encontrar una de las maravillas de la tierra. Nos damos de bruces con la plaza del Mercado y comprobamos como estamos ante una ciudad que tiene mucho por descubrir. Según los folletos de la Oficina Nacional de Turismo indica que la UNESCO la considera una de las doce ciudades más bonitas del mundo, ¡bueno!, ¡eso esta por comprobarlo!, ¡en eso estamos!, ¡y para eso hemos llegado hasta aquí!.

La ciudad de Cracovia se ha formado poco a poco a través de la historia y esto se refleja en la construcción de sus edificios, sus calles manifiestan todos los estilos arquitectónicos europeos desde el románico hasta el modernismo.

Un poco ha jugado la suerte en la arquitectura de la ciudad por el contrario de Varsovia que fue destruida en su 90 por ciento durante la segunda guerra mundial, Cracovia salía casi indemne. Pero la historia también la ha ayudado para atesorar tantas riquezas porque fue la capital del país hasta 1596 y los reyes la dotaron de magníficos monumentos. La leyenda dice que en la catedral hay una piedra sagrada; mientras permanezca en ese lugar, la ciudad estará a salvo de la destrucción.

Históricamente el mayor esplendor de la ciudad de Cracovia se produce durante el siglo XV cuando se nombra la capital del reino de los Jabellones es una de las ciudades más importantes y atractivas del norte de Europa.

Sobre el promontorio de Wawel se construye el palacio real y la catedral constituyendo el símbolo de la nación. En otros lugares de la ciudad también quedan testimonios del antiguo esplendor de esta ciudad polaca tuvo durante el siglo XV, cuando llego a ser un lugar de encuentro entre los estados occidentales y el mundo eslavo. El mercado de paños también fue construido con un inmenso edifico civil de estilo gótico y la fundación de la Universidad Jagellónica (1460) dio a la ciudad de Cracovia una preponderancia humanística y científica que abarca hacia la Europa del Este, a finales de ese siglo se incorpora la corriente gótica que procede de Alemania y supone una nueva variante. Se producen obras maestras del arte como el retablo de la Dormición de la Virgen en la iglesia de Santa María, obra el recién llegado de Nuremberg Veir Stoss. En la catedral se construye otra importante obra como es la tumba de Casimiro IV Jagellón, descansa bajo un dosel gótico con arcos conopiales.

Entramos en la Rynek Glowny, la plaza del Mercado: es el centro de la ciudad desde aquí la ciudad se extiende radialmente. El lugar es también un ágora, el núcleo de la ciudad, lugar de encuentros, lugar para el comercio y el ocio.

Nada más llegar a la plaza nuestros sentidos del gusto y el olfato se van hacia los chiringuitos de comida, en estos momentos están cocinando distintas especialidades polacas en unas paelleras gigantes. Desayunamos un estupendo grill con salchichas, el precio 40 Zl.

Estamos ante una de las plazas medievales más grandes de Europa, y en su centro se levanta el antiguo mercado gótico de las telas –ahora convertido en tiendas de artesanía para los turistas– a su lado esta el icono de la ciudad, su torre gótica, corresponde con el único resto del antiguo ayuntamiento. La plaza tiene dos iglesias: Santa María (Kósciól Mariacki), es la iglesia más importante de Polonia de la época medieval; y la románica de san Adalberto (Swietego Wojciecha), la más antigua de Cracovia. El perímetro de la plaza esta compuesto de fachadas de palacios de formas distintas, porque el espacio era muy disputado por la nobleza para lucir sus riquezas constructivas.

La plaza esta ocupada por calesas tiradas por dos magníficos caballos, los conductores van vestidos con trajes típicos polacos, son siempre dos, uno tira del caballo y el otro con una sincronía perfecta lleva una especie de caza mariposas que tiene como misión que los caballos no defequen en la calle, cuando ven y oyen que el animal quiere hacer sus necesidades le acercan el caza mariposas que coge al vuelo sus detritus. ¡Esto es una forma de crear puestos de trabajo!.

Cracovia esta clasificada como la cuna de la cultura de Polonia, entre sus calles viven dos premios Nóbel: Czeslaw Milosz (1980) y Wislawa Szymborska (1996). También es la ciudad natal de figuras de la cultura como los dramaturgos: Slawonir Mrozek y Tadeusz Kantor, el cineasta Andrzej Wajda y personalidades de la música de gran prestigio. Todo esto se ve reflejado en sus calles porque en las puertas de las iglesias te van dando un folleto para distintos conciertos, en este caso es de órgano, son unos fragmentos de una opera que se celebran a partir de las 19,00 horas.

En la plaza y a los pies de la torre esta situada una cabeza de bronce, obra del escultor Igor Mitoraj, escultor que había organizado en la Plaza Mayor una exposición con una colección de las principales obras, representadas por 14 estatuas monumentales de los dioses antiguos, en agradecimiento el autor cedió a la ciudad el dios griego del amor “Eros”.

Visitamos la torre gótica, dicen que recuerda la Torre de Pisa porque las dos están inclinadas, aunque ésta tan solo está desviada unos centímetros. En la entrada a la torre se encuentra un par de leones de piedra, procedían del palacio Morstín de Plawowice. Subimos hasta la cima, está coronada por una cúpula barroca que domina toda la plaza Mayor del Mercado es el único vestigio que se conserva del antiguo Ayuntamiento construido en el siglo XIV y derribado en la primera mitad del siglo XIX. En su interior alberga una sección del Museo Histórico de Cracovia. También se documentan aspectos de la historia de la ciudad en el Museo de Historia del Mercado. Ubicado en la cripta de la iglesia de San Wojciech. Los sótanos medievales han desempañado un papel importante, fue prisión junto con la cámara de las torturas, además estaba el sótano llamado Swidnicka, era el lugar de juergas, borracheras y desenfreno.

En la misma plaza destaca la iglesia de san Adalberto, es uno de los vestigios más antiguos de Cracovia, fue construida en el siglo XII en estilo románico sobre los restos del templo anterior. La iglesia fue revestida en el siglo XVIII y perdió su estilo original para actualizarse al barroco predominante de la época.

El edificio es de una sola nave con una cubierta terminada en una bóveda elíptica. El interior es completamente de estilo barroco construido en el siglo XVIII. El presbiterio tiene el altar mayor contiene la imagen de santa María la Mayor. La cúpula presenta unos frescos obra de Eugeniusza Czuhorskiego, sobre el iconostasio del arco triunfal se encuentra un crucifijo del siglo XV.

En estos momentos llueve copiosamente, tanto que los paraguas vuelan, los coches que buscan turistas para hacer los números recorridos están completamente vacíos. Nos proponen hacer esta tarde (19,00h) una visita al Concierto en directo que celebra la Royal Chamber Orchesta en la iglesia de san Adalbert, se trata de la iglesia que acabamos de visitar, según el folleto nos indican que escuchar un concierto en una iglesia tan pequeña es una de las experiencias únicas por la excelente acústica y el ambiente de cámara al tener una nave tan pequeña. El programa es tentador música de Basch, Vivaldi, Chopin, Bizet, tienen otro programa para conciertos los fines de semana con música clásica de la grandes películas: Titanic, La Misión, etc. !Toda una tentación!

Un poco más adelante nos ofrecen otro concierto, este es de órgano en la iglesia de san Peter, también hace referencia el programa a similares compositores. !Vayaaaa! son tantos los programas que tenemos encima de la mano qué no podríamos asistir en un semana.

Caminamos por la armoniosa calle de Grodzka, en el numero 54 se encuentra la iglesia de la orden de la Clarisas, pertenece al monasterio de las hermanas de la orden de santa Clara.

El interior, la planta tiene una sola nave con un profundo altar mayor de estilo barroco tardío, realizado en mármol negro con la imagen de la patrona santa Andrzeja; el interior es obra de Baltazara Fontany y los hermanos Karola y Innocentego Montic, creadores del estuco policromado de la iglesia, tiene un cierto parecido con la Colegiata de santa Ana. Destaca en la nave el púlpito con forma de barco, simboliza el barco de la iglesia, en él que los fieles navegan a través de las enseñanzas de Cristo. Sobre las paredes hay frescos que representan a santa Salomé y santa Clara. Al ser una iglesia de una orden femenina muchas de las figuras hacen referencias a las mujeres dentro de la iglesia católica.

Seguimos hasta la parte más alta de la ciudad donde se encuentra la colina llamada Wawel, se alza 228 metros sobre el río Vístula, en su interior se levanta el castillo real y la catedral, que en su interior tiene uno de los panteones de los reyes de Polonia y alguno de sus héroes nacionales.

Siguiendo las recomendaciones de la oficina de turismo de Cracovia hemos caminado rápidamente para ver este monumento en primer lugar, nuestra sorpresa es que hay una tremenda cola que puede durar un poco más de una hora. Cuando nos toca sacar los tikets la verdad es que no sabemos exactamente que debemos de ver porque esta dividido la visita en por lo menos 20 partes y cada una tiene un precio diferente, indicamos que queremos ver todo ¡vaya afirmación! creo que no se lo cree y nos da un ticket (como comprobaremos más tarde no esta incluido todo, al final se lo agradecemos porque es imposible poder ver todo el castillo de Wawel en el mismo día, es como querer ver todo el museo del Prado, la comparación seguramente no es muy afortunada). Al final creo que nos ha entendió que queremos visitar “todo lo esencial” creo que nos da una entrada en polaco que debe decir: State Rooms, Royal Apartamentos privados y el Tesoro de la Corona y Armería, pagamos 40,79€ por los tickets que nos dan. No se permite acceder con bultos aunque sean pequeños, ni que decir de los paraguas, aunque el día sea lluvioso como es hoy, excepto la cámara fotográfica, aunque su uso es muy restringido y vigilado en todas las salas del castillo, incluido la catedral. Intentamos pedir un audio guía en español y lamentablemente no había, lo que nos hubiera facilitado la visita. Imagino que para visitar uno de los monumentos principales de Polonia nadie ha pensado en que los españoles también viajamos. Cada una de la salas tiene un horario y no hay una forma lógica de seguir una visita uniforme y bien estructurada, caminamos de un extremo a otro para tratar de acomodarnos a la información que nos han dado, como si se tratase de un parque de atracciones.

Comenzamos la visita por el Wawel perdido, se trata de una expedición sobre las excavaciones arqueológicas realizadas durante las numerosas rehabilitaciones y reformas del castillo durante la Edad Media hasta nuestros días.

La exposición se inicia con la representación en 3-D de los que fue el castillo de Wawel durante la época románica, el interior del castillo con sus casas de madera, sus fortificaciones de madera y de tierra.

La exposición nuestra la evolución desde el periodo gótico y los cambios sufridos para convertirlo en un castillo renacentista. En esta parte del edificio se pueden ver como era la cocina del siglo XVI y las cocheras del siglo XVII, se muestra una amplia colección de objetos cotidianos como: ollas de cocina, varios instrumentos de hueso de madera, cuernos, armas, adornos, una selección de monedas, suelos de baldosas y estufas,

Cruzamos el patio y vamos a la primera planta donde se encuentran los apartamentos reales privados, las cámaras de los miembros del tribunal y las habitaciones del castillo.

Las cuatro primeras estancias eran destinadas a los huéspedes del rey. Los techos de las habitaciones se aprecian artesonados construidos en madera de alerce, sobre las paredes frisos pintados, los portales de las estancias son góticos y renacentistas. La decoración del interior es renacentista del norte de Europa y de Italia, los tapices de algunas habitaciones tocan temas grutescos y de animales de la colección del rey Segismundo Augustus; las dos ultimas estancias de las habitaciones tienen pinturas de la antigua colección de la familia Lanckoroński.

El salón de las Columnas destaca por la colección de platería del siglo XVI al XVIII, posteriormente se incorporaron las columnas para actualizar el interior del espíritu clasicista. Esta decorado con retratos de dignatarios polacos realizados durante el reinado de Estanislao Augusto Poniatowski. Entre ellos se encuentra un retrato del Rey del taller de Marcello Bacciarelli. El mobiliario es también clasicista con una tapicería de cuero cordobés.

Caminamos por el patio hasta la sala de “El Tesoro de la Corona”, se encuentra situada en la planta baja de la esquina noreste del castillo. Es una colección que se inició en el siglo XIV compuesta por números objetos: coronas, cetros, orbes, una espada, biblias y una bandeja usada en la ceremonia de la unción del rey, así como una variedad de objetos de valor y curiosidades. La colección fue creciendo con el paso de los siglos por numerosas donaciones y regalos diplomáticos. Con la llegada de los prusianos la colección fue saqueada y números objetos fueron robados o fundidos. También hay una amplia colección de armas de guerra: armaduras, espadas, armas de fuego, etc.

La hora de la comida se nos echa encima y decidimos comer en uno de los chiringuitos que tiene el palacio, básicamente son unas baguettes y la bebida, el precio es 84 Zl (20,86€).

La arquitectura del castillo y su gran patio central es renacentista con tres plantas obra de arquitectos polacos e italianos. El castillo es un símbolo del poder de Polonia en tiempo del rey Segismundo el viejo y su hijo Segismundo Augusto.

En el interior del castillo de Wawel se encuentra la catedral de Cracovia esta dedica a la evocación de San Wenceslao y San Estanislao, fue el lugar destinado a la coronación de los reyes polacos. Tiene 1000 años de historia y contiene numerosos tesoros. Fue construida entre 1320 y 1364 en un perfecto estilo gótico gracias a la intervención del rey Lokielko.

El interior la planta esta dividido en tres naves, con transepto y deambulatorio, posteriormente bajo los contrafuertes se añadieron 18 capillas funerarias de estilo renacentista.

La iglesia esta rodeada por capillas provenientes de diferentes épocas, fueron construidas como capillas para albergar los restos de los distintos reyes y sus familias, también se incluía en este honor a los obispos titulares de la diócesis de Cracovia.

El centro de la nave de la Catedral destaca el mausoleo de 1630 de San Estanislao, el santo patrono de Polonia, el obispo de Cracovia del siglo XI por el rey asesinado Boleslav II el Atrevido (1058-1079). La leyenda dice que el rey ordenó descuartizar el cuerpo del obispo, pero milagrosamente se unieron. El ataúd del mártir es de plata, fue construido en 1670 está adornado con 12 escenas en relieve de su vida y milagros.

La leyenda sobre la maldición de san Estanislao dice que ningún rey del mismo nombre podrá ser coronado o enterrado en la catedral. Los dos únicos reyes polacos que llevaron ese nombre –Stanislaw Leszczyriski y Stanislaw August Ponialowski– no llegaron alcanzar el honor de ser coronados o enterrados en Cracovia.

Además, hay cuatro tumbas de mármol pertenecientes a cuatro prelados del siglo XVII. En el altar mayor el retablo barroco esta presidido por El Crucifijo Negro de la Reina Santa Eduvigis (Jadwiga), fue traído por ella misma a Polonia en 1384. Santa Eduvigis pasaba horas rezando frente al crucifijo, y se alega que en varias ocasiones el Señor le habló desde el mismo. Se trata de un Cristo Negro de 13 pies de altura, ocupa la parte central del altar barroco, visto desde la entrada del vestíbulo que se encuentra en el lado Este de la Catedral desde 1745. La Santa Sede declaró que el escuchar la Santa Misa en éste lugar, podía obtenerse la gracia de librar un alma del purgatorio.

Cerca de la entrada principal a la catedral, entre los pilares, en el lado derecho de la nave, hay un sarcófago del siglo XV de estilo gótico tardío del rey Vladislav II Jagiello (1386-1434), es de mármol rojo húngaro. Y en el lado izquierdo se refleja con una buena imitación de 1906 un sarcófago gótico a través de una tumba simbólica del rey Vladislav III Warnenczyk (1434-1444), cuyo cuerpo no fue encontrado en el campo de batalla de Varna. Al final del pasillo norte se encuentra el sarcófago de piedra arenisca de mediados del siglo XIV, la tumba más antigua de la catedral pertenece al rey Vladislav I el Breve (1320-1333). Su hijo, el rey Casimiro III el Grande (1333-1370), tiene su tumba en el otro lado del altar mayor al final del pasillo sur. El sarcófago de finales del siglo XIV mármol rojo se encuentra entre las mejores de Europa esculturas de la época. En el centro de la nave sur se encuentra el sarcófago de la reina 1902-Saint Jadwiga (1384-1399) tallada en mármol blanco de Carrara con su insignia tumba, el cetro y el orbe de madera, que se muestra en las cercanías

Las dieciocho capillas están llenas de tesoros artísticos La tumba de la reina Jadwiga, la Capilla de Segismundo fue levantada entre los años de 1519-1531, dedicada a dos importantes reyes de Polonia Segismundo I Jagellón el Viejo y a Segismundo II Augusto y su hermana Ana Jagellón. Originalmente la capilla fue construida por Segismundo I para su querida primera esposa, Bárbara, pero finalmente se convirtió en la capilla mortuoria de los Jagellones, es una de las mejores obras del renacimiento de Polonia, obra del constructor florentino Bartolomeo Berrecci. La cúpula fue recubierta de pan de oro, financiado por Ana Jagellón hija de Segismundo el Viejo y Bona Sforza. En el exterior hay una inscripción que dice: “No a nosotros señor, no a nosotros, sino en Nombre Tuyo”.

Además, hay una pareja de túmulos de un barroco más notable de la capilla de mármol negro de la dinastía de los Vasa, parecida en su forma a la anterior, fue construida un siglo después dedicada a los reyes de la dinastía sueca. El primero fue Segismundo III Wasa fue sobrino del último rey de la dinastía de los Jagellones, Segismundo Augusto.

La Capilla de la Santa Cruz parece una iglesia ortodoxa por sus pinturas murales de Rusia 1470 y 1492 el espléndido sarcófago de mármol del rey Casimiro IV Jagellón (1447-1492), obra de Veit Stoss.

La tradición de los entierros se desarrolla hasta el siglo XIX, después solamente se empleaba la catedral para organizar actos solemnes de los héroes nacionales. En la cripta se depositaron los cuerpos del mariscal Jósef Kosciuszko –héroe de la primera Guerra Mundial–, y del general Wladylaw Sikorski, benemérito en la Segunda Guerra Mundial.

La torre del Reloj se ubica en el ala norte donde cuelga la Campana Segismundo. Esta es la segunda más grande de todas las campanas de Polonia, siendo la primera María Madre de Dios en Lichen. Para hacerla funcionar se necesita la participación de 12 hombres para mover sus 11 toneladas de peso. La leyenda cuenta varias historias sobre la campana. Una de ellas es que se hizo fundiendo los cañones de los ejércitos enemigos. Otro cuenta que si se rompiera el badajo de la campana vendrían malos tiempos para el país.

Nada más terminar el complejo de Wawel bajamos hasta la ciudad para visitar lo que constituyó el Guetto judío de Cracovia, llego albergar entre 60000 y 80000, judíos. En el se separaban las personas validas para los trabajos para Alemania de las que se clasificaban de ser dignas de ejecutarse.

La ciudad fue ocupada por los alemanes en septiembre de 1939 durante la campaña de la invasión de Polonia, unos meses más tarde se decreto que todas las personas de origen judío debían de llevar un brazalete, se decreto el cierre de todas las sinagogas y la confiscación de todos sus bienes. Se obligo a la deportación a otras zonas, de los 68.000 judíos de la ciudad se estima que quedaron uno 15.000 que se vieron reunidos en una cerca creada alrededor de 30 calles, 320 edificios de viviendas y 3.167 habitaciones. Cada piso debía albergar 4 familias aunque muchos no se les asigno una vivienda y tuvieron que dormir en la calle.

En la zona fue levantado un muro que separaba el gueto de la ciudad, todas las puertas y ventanas que daban a la zona llamada “aria” fueron tapiadas con algunas de las lápidas de las tumbas extraídas de los cementerios. En los días del 13 y 14 de marzo de 1943 los alemanes diseñaron un plan que llamaron “La Solución Final” se trataba de mandar 8.000 judíos con posibilidades de trabajar al Campo de Concentración de Auschwitz y los considerados incapaces 2.000 personas se calcula que fueron asesinados en las mismas calles del guetto.

A diferencia de Varsovia que los testimonios que han llegado hasta nuestros días de este importante hecho histórico son prácticamente nulos como consecuencia de la guerra, en Cracovia podemos ver que las casas son exactamente las mismas que albergaron a los judíos.

Caminamos por el barrio judío, estamos en la calle Ulica Jósefa, son números los testimonios de las tiendas y casas que manifiestan su pasado hebreo. En el número 38 se encuentra la Sinagoga Alta, se llama así porque la sala de oraciones se encuentra situada en el piso superior. La planta baja esta ocupada por una librería especializada en obras judías.

Esta solución arquitectónica fue poco común, tenía lugar a veces en lugares para mantener la oración con un carácter más privado o entre los judíos sefardíes que provenían de España. Quizás fue una solución improvisada para mantener el culto en lugares en que estaban perseguidos por motivos principalmente de seguridad. En la actualidad la sala de oraciones contiene una exposición fotográfica que relata el destino de numerosas familias judías de Cracovia al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Poco se ha conservado del antiguo equipamiento de la sinagoga, que fue expoliada durante la guerra. Destaca en la sala el portal de piedra del siglo XVI que adorna la puerta del vestíbulo, las policromías son del siglo XVII, en las paredes y, en la parte del retablo del altar con marcos que se componen en el siglo XVII. Una curiosidad es que la Sinagoga Alta de Cracovia es similar a la Sinagoga Alta de Praga.

En el numero 42 de la misma calle Ulica Jósefa se encuentra otra de las casas judías que fueron protagonistas del guetto judío, en su fachada la estrella de David la identifica sin ningún genero de dudas.

Continuamos nuestra visita al guetto hasta el final de la calle Szeroka donde se encuentra la Vieja Sinagoga, es la mas antigua que se conservan en Polonia. Fue construida a finales del siglo XV, en los primeros momentos del asentamiento de la comunidad judía en Kazimierz.

El primer edificio fue reconstruido en varias ocasiones para convertirse en un estilo Renacentista durante el siglo XVI. Un elemento característico fue agregado, es la galería de la entrada con un edificio anexo que servia como sala de oraciones para las mujeres, que interiormente estaba conectada con la sala de oraciones de los hombres con cuatro ventanas en la pared. En uno de los extremos esta reconstruido un fragmento del barrio judío. Esta sinagoga estaba durante siglos separada de la parte cristiana de Kazimierz. Debemos añadir que las murallas fueron levantadas por los propios judíos. De esta forma en casi toda Europa se formaron los barrios judíos independientes llamados “sztetl”. Aquí fue el lugar donde Tadeusz Kosciuszko llamó a los judíos, animándolos a la lucha en defensa de la patria común, y donde el Rabino Ver Meisels pronunciaba sus discursos patrióticos.

En la esquina de la Plaza Nueva y la calle de Meisels hay un edificio no muy alto, que alberga el Centro de Cultura Judía. En 1991 se creo para salvar el patrimonio judío bajo una Fundación Judaica. Dos años después gracias a la colaboración de la fundación con las instituciones polacas.

Estamos en la Plaza Nueva, también conocida como Plaza Judía, fue el nuevo centro comercial de la comunidad judía surgió a principios del siglo XX. En este espacio se comercializan productos agrícolas o ropa.

En la plaza hay un memorial dedicado a la meditación del martirio de 65.000 ciudadanos polacos judíos durante la Segunda Guerra Mundial. En este monumento esta rodeado de pequeñas y grandes piedras que simbolizan el recuerdo y el respeto de los ciudadanos que la han visitado.

Para finalizar la visita al guetto entramos en el antiguo cementerio judío de Remuh o kirkut (en hebreo), se encuentra situado en el número 40 de la calle Szeroka; aquí están enterrados los personajes más celebres, fundadores de sinagogas, poetas, escritores, además de comerciantes y banqueros del siglo XVI y XVII.

El cementerio fue construido en 1551 aunque el permiso del rey Segismundo II no llegó hasta 1556, pese a la oposición de la iglesia católica; en el siglo XIX se prohibieron nuevos enterramientos, en la antesala hay una pequeña sinagoga judía para ofrecer los respetos al difunto y a la familia. Los hombres tienen la obligación de alquilar una Kipá (cofia) para poder entrar en el cementerio.

En la entrada se ha construido un muro con los restos de todas las lápidas que los alemanes destruyeron, fueron unidas para la construcción del llamado “muro de las lamentaciones”.

El edifico actual es de piedra construido entre el siglo XVIII y XIX, durante la ocupación alemana fue convertida en un almacén de equipos contra incendios, fue despojada de todos los elementos litúrgicos, incluido el Bimah –lugar elevado para leer la Torá–. En el arco de la entrada hay una inscripción en hebreo que dice: "La nueva sinagoga de la REMA, de bendita memoria", las paredes de la sinagoga tiene inscripciones con los nombres de los judíos que parecieron durante el holocausto, se accede a través de un pequeño hall, las mujeres tienen reservada otra puerta y el primer piso. La sala de oración es rectangular, el Bimah está recubierto con una reja de hierro forjada del siglo XVIII, sobre la puerta hay inscripciones de la Biblia en hebreo.

La sinagoga de Remuh es la más pequeña del distrito de Kazimierz de Cracovia, fue funda por Israel Ben Josef, un rico banquero, en honor de su hijo Moshe Isserles. Justo a la entrada hay una piedra inscrita con el texto de la fundación de la sinagoga en hebreo que dice así:



Esposo, Reb Israel, hijo de José, de bendita memoria, con destino en la fuerza, a la gloria del Eterno, y de su esposa Malka, hija de Eleazar, su alma puede estar ligado a la porción de la vida, construyó esta sinagoga, la casa del Señor, de su legado. Señor restaurar el tesoro de Israel.

El cementerio seguramente se construyó para albergar a la familia de Israel Ben Josef ante una terrible epidemia que azotó Cracovia y mató a su esposa, su nuera y su hija

Los cementerios judíos tiene una característica especial, en ellos no se dejan flores en las tumbas, estas están consideras como un ornamento para el disfrute de los vivos. Por el contrario todas las tumbas están señaladas con pequeñas piedras, que simbolizan el recuerdo y el resto hacia la persona querida, representa la piedra que perdura siempre y acompaña a la lápida que es la gran piedra de la vida. Algunas de las piedras esconden una pequeña nota escrita en papel que pide un deseo o un simple recuerdo del difunto.

Entre las tumbas más notables del cementerio esta la del rabino Moisés Isserles (1525-1572), enterrado allí junto con su familia, y Mordechaj Saba (llamado Singer), director de la Academia de Cracovia talmúdica –Centro de discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, leyendas e historias–, desde 1572 hasta 1576 (el Talmud es la tradición oral y el Torá es la tradición escrita); así como Kac Joseph, director de la misma academia en 1576-1591; Nathan Nata Spira (1583-1633), Kraków rabino y director de la Academia de 1617 a 1633; Jozue ben Joseph (1590-1648), también director de la Academia; Sirkes Joel (Bach, 1561-1640), rabino de la comunidad judía de Cracovia y director de la Academia; Gerszon Saúl Jom Tow Lipman Heller (1579-1654), rabino de la comunidad judía en Viena , en Praga y de la comunidad en Cracovia 1643 a 1654, un rector de la Academia de Cracovia talmúdica desde 1648-1654; Isaac Landau Lewita, rabino de la comunidad judía de Cracovia desde 1754-1768; Isaac Halewi, rabino de Cracovia y director de la Academia talmúdica desde 1776-1799.

Aquí damos por terminado la visita al guetto de la ciudad de Cracovia, tenemos un dilema para mañana y es prologar la estancia en la ciudad con la visita a la Fábrica de Oscar Schindler, situada en el numero 4 de la calle Lipowa, es la antigua fabrica de vajillas esmaltadas, en el año 1939, después del estallido de la guerra fue tomada por el empresario alemán Oscar Schindler, o bien marcharnos esta tarde con destino al terrible campo de concentración de Auschwitz, después del debate nos inclinamos por la segunda posibilidad para poder hacer la visita con una mayor tranquilidad.

Marchamos hacia la plaza del mercado para hacer las correspondientes compras de artesanía en la Lonja de los Paños, pero antes, hacemos una visita a la iglesia más importante de la ciudad. Tenemos que esperar a que termine la misa para poder visitarla.

La iglesia de Santa María fue construida a finales del siglo XIV y principios del siglo XV sobre los cimientos de la antigua iglesia románica del siglo XIII.

A la entrada de la iglesia hay unos aros de metal usados para castigo en su mayoría para las mujeres adúlteras y libidosas, estando obligadas a exponerlo públicamente como advertencia.

El interior de la iglesia destaca los murales del siglo XIX que contrastan con la arquitectura gótica original y el mobiliario barroco. En el presbiterio se halla su altar mayor, contiene el retablo gótico más grande de toda Europa, es una obra maestra de Velt Stoss del siglo XV. Tiene unas dimensiones de 13 metros por 11 metros de ancho, el cuerpo central tiene las figuras con unas dimensiones de 2,5 metros de alto. Fueron talladas en un solo bloque de madera de tilo, esto nos hace imaginar que se usaron árboles centenarios, el trabajo se demoro más de 12 años. El pago por el retablo correspondía al presupuesto anual de toda la ciudad.

El altar se abre diariamente al mediodía, representa la escena del reposo de la Virgen María rodeada de los doce apóstoles. El retablo tiene dos alas laterales, que cuando esta cerrado muestra 12 escenas de la vida de María y Jesucristo. El altar es un estudio del cuerpo humano logrando una proporcionalidad anatómica asombrosa e innovadora para la escultura del siglo XV. El retablo expone con extraordinaria precisión ciertos detalles y nos da una posibilidad de diagnosticar ciertas enfermedades de la piel que afectaban a gente de la época. El retablo pese a tener una disposición típicamente gótica adelanta ciertos trazos en su realismo y dramatismos que aventura la llegada del renacimiento.

Durante la restauración de 1867 se encontró detrás del altar una babucha amarilla. La leyenda dice que perteneció a Wawrzyk, un chico de campo que había aprendido a esculpir la madera que encontraba en el campo. Un día haciendo sus esculturas las vacas que cuidaba destruyeron el campo de cultivo. El animal sin darse cuenta había destruido el campo del párroco y este campesino escapo horrorizado hasta llegar a Cracovia que fue acogido por un canónigo, allí conoció a Velt Stoss que estaba trabajando en la construcción del retablo, estuvo ayudando al maestro en el taladro de algunas figuras. Hasta el rey Casimiro Jagellón llegaron las habilidades del muchacho y le regalo unas preciosas babuchas amarillas. Pintando las esculturas del altar perdió una de estas babuchas. El joven tuvo que volver a andar descalzo y la babucha permaneció oculta más de 400 años detrás del altar.

La Basílica de Santa María fue el escenario de importantes eventos históricos, aquí bajo el Tabernáculo renacentista realizado por el maestro Italiano Jan María Padovano, repitió el juramento que anteriormente había hecho en la Plaza Mayor, Tadeusz Kosciuszko. Dentro de la iglesia está la capilla de san Antonio era el lugar donde los reos esperaban la última noche cumplir sus condenas a muerte.

La fachada tiene en los extremos dos torres cada una de ellas tiene una altura diferente, la más alta mide 81 metros de altura y se convirtió en el edificio más alto de Cracovia, esta terminada con un casco gótico flamenco, tenia como misión ser torre vigía donde un centinela situado permanentemente con la ayuda de una trompeta alertaba a la población de las invasiones.

El interior, la planta tiene tres naves las amplias columnas nervadas sostiene arcos apuntados góticos policromados. En los laterales tiene numerosas capillas laterales obra de Franciszka Wiechonia Kleparza. En el centro fue añadido un pórtico barroco pentagonal obra de Francecso Placidi en el siglo XVIII. En el mismo siglo se añadieron los 26 altares, los bancos, y las pinturas, y en las paredes están decoradas con murales pintados por Andrzej Radwanski en estilo barroco tardío.

Cenamos en el mismo puesto de la plaza del mercado en que hemos desayunado, en estos momentos hacen suculentos platos de la cocina tradicional polaca, el precio es de 84 Zl.

Por la noche marchamos hasta el campo de concentración en Auschwitz, las coordenadas GPS del parking en el Campo de Concentración son: N 50.02707 // E 19.19933. El precio es de 48 Zl (24horas).



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal