Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página2/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Día 2 de agosto (jueves)

RUTA: Köln-Berlín Km. 580; tiempo estimado 5h 31’
Salimos para visitar fugazmente la ciudad de Köln, tan solo disponemos de mediodía para ver esta interesante ciudad alemana, nos centraremos en su monumental catedral gótica.

La estación del tranvía de Haus Vorst se encuentra pegada en el ala del aparcamiento P+R; cogemos la línea número 7 en dirección a Zündorf, veinte minutos y llegamos a la estación de Neumarkt, allí hay que hacer trasbordo coger el metro línea 18 dirección Thielenbruch, tres minutos más, hasta la estación de Dom/Haptbahnhorf.

El precio del tranvía, también es valido para el metro, que nos lleva hasta al centro urbano, el billete se puede utilizar durante todo el día, el precio es de: 2,60 adulto y de 1,50 los niños; en total 11,50€.

Nada más salir a la superficie ante nuestros ojos aparece las torres de la catedral de Colonia, es la gran obra maestra del gótico del Rin ‹‹Mágnum Opus›› pese a los 600 años en que se tardó en completar la obra, el estilo arquitectónico es uniforme en toda ella, es únicamente gótica. El río Rin a su paso por Colonia se ensancha para transitar por la extensa llanura de aluvión, desde su inicios era una fuente natural para el transito comercial entre Champagne y Flandes, también facilitaba el comercio con las ciudades del mar del Norte y del Báltico. Donde hay comercio hay ideas, esto hace que en Colonia se cree una casta de ricos mercaderes que monopolizan el gobierno de la ciudad.

Eran familias de los antiguos burgueses –Reicbürger–, que los había hecho sumamente poderosos, no solo por su control comercial, también porque tenían el apoyo de los campesinos que habían llegado a la ciudad huyendo del despotismo de los barones. Esta casta tenía el derecho exclusivo de dirigir las corporaciones y consejos de gremios.

Los inicios del obispado de Colonia se remontan al siglo IV con la elección de su primer obispo Maternus. Antes de la presente construcción gótica hubo otra iglesia que fue consagrada en el 870.

El arzobispo Rainal de Dassel trajo en 1164 las famosas reliquias de los Reyes Magos desde Milán a esta iglesia. Su sucesor el arzobispo Felipe de Heinsberg comenzó a construir el relicario para albergar las reliquias, obra del orfebre Nicolás de Verdum, esta obra de arte fue terminada en 1225.

La fama de las reliquias rápidamente se extiende por toda Europa y los peregrinos comienzan a llegar para adorar a los Reyes Magos, convirtiéndose la ciudad de Colonia en uno de los lugares de peregrinación más importante de la Edad Media. Es tal la fama de la iglesia que se decide su ampliación en 1248 siendo el arzobispo Honrad de Hochstaden. El nuevo proyecto abandona el estilo románico alemán para proyectarse por la nueva influencia moderna gótica procedente de las catedrales francesas. El proyecto era de una gran magnitud que superaba en sus dimensiones a todas las construcciones eclesiásticas de su época.

Las obras comenzaron y en 1265 se había terminado las capillas y el deambulatorio del coro. En 1300 se termino todo el coro mayor pero hay que esperar hasta 1322 para que se consagrase. En 1360 se comienzan las obras de la torre meridional pero se paralizan en la primera planta. En 1388 estaban concluidas las naves laterales del sur. A finales del siglo XV se abovedaron siete sectores de las naves laterales septentrionales. En 1560 se paran las obras, se podía usar parte del coro y la plata baja de las naves longitudinales y de la transversal. Se había pensado colocar el relicario de los Reyes Magos en la intersección de las naves de la catedral terminada.

La terminación de la catedral tuvo que esperar hasta el siglo XIX para que se reiniciasen las obras, fue Federico Guillermo IV de Prusia quien puso la primera piedra de la continuación de la obra y las obras concluyeron en 1880 cuando se colocó el florón cruciforme de la torre meridional dando por concluida la catedral, en presencia del emperador Guillermo I.

Las torres de 157 metros de altura es lo más destacado la fachada exterior, todo ello fue realizado en el siglo XIX, de la parte más antigua son 5 de las 8 estatuas de los santos y el tímpano con el Martirio de san Pedro, pertenecen a la segunda mitad el siglo XIV. El ábside también es muy destacado sustentado por contrafuertes, caen una multitud de arbotantes, pináculos y agujas. Las estatuas de las portadas laterales de transepto fueron realizadas recientemente.

El interior, la planta esta dividida en cinco naves, la central es mucho más ancha que las dos colaterales gemelas. Un ancho transepto formado por tres naves que miden 75 x 31 m. En el ala derecha, en los pilares, se pueden ver las estatuas de San Cristóbal y de la Virgen del siglo XV, en el muro de la izquierda se encuentra Agilophusaltar, obra flamenca del siglo XVI. La nave central da paso al coro rodeado por una la girola formada por cinco capillas radiales; esta sustentado por grandes arcos que se abren en ventanas germinadas y ventanales de 17 metros de altura. En los pilares se hallan las estatuas de Cristo, la Virgen y los Apóstoles realizadas entre 1270 y 1280. En el centro se encuentra la sillería, fue realizada en el siglo XIV, sobre las que corre un friso de pinturas al temple de la misma época: a la derecha, los emperadores romanos y escenas de la Virgen, los Reyes Magos y los Santos; a la izquierda, los arzobispos de Colonia y escenas de la vida de san Pedro, san Silvestre y Constantino. El altar mayor es una losa monolítica de basalto negro, de 4,25 x 2,15 m. cuya parte inferior esta decorada por un grupo escultórico que representa la Coronación de la Virgen, y estatuas de los Apóstoles. Detrás del altar se encuentra el Dreikonigenschrein –Cofre de los Reyes Magos– relicario de plata dorada, fue regalado por el emperador Otón IV, a finales del siglo XII, para guardar las reliquias de los Reyes Magos.

Comenzamos la visita por la nave lateral del evangelio (situado a la izquierda), si se sigue el itinerario se puede ver: Cinco vidrieras construidas en el siglo XVI, en la primera, donde se pueden ver: escenas de la pasión (arriba) san Lorenzo y la virgen María (abajo); en la segunda, habla de la leyenda de san Pedro y el árbol de Jesé (arriba), donde aparece en donador de la obra, se encuentra arrodillado con san Pedro y san Sebastián (abajo); en la tercera vidriera, la adoración de los pastores (arriba); patronos de la ciudad de Köln vestidos de caballeros: san Jorge, san Mauricio, san Gereon y san Albino (abajo); en la cuarta vidriera la adoración de los reyes Magos (arriba), san Pedro, la Virgen María, santa Isabel y san Cristóbal (abajo); y la ultima vidriera de la nave, coronación de la Virgen María (arriba), María Magdalena y san Jorge (abajo).

Antes de llegar al transepto hay un altar dedicado a la veneración de santa Clara, fue construido en el siglo XIV. Es el altar sacramental más antiguo de la catedral que se ha conservado en el tabernáculo incorporado. El altar es un tríptico que proviene del antiguo convento de las franciscanas de santa Clara y se trajo a la catedral en 1811.

Junto a la puerta norte de la catedral se encuentra la entrada al tesoro. En la parte superior báculos dorados cuyo numero corresponde a los años del arzobispo de Colonia.

A su lado se encuentra la Virgen de la Misericordia, también es conocida como la Virgen de la Joyas. Instalada en la pared delantera del mausoleo barroco de los tres Reyes Magos, creado en 1667 para la capilla central.

En la entrada a la girola o deambulatorio hay un mosaico en el pavimento según el proyecto de August Essenwein entre 1885 y 18925. La primera escena muestra al arzobispo Hildeboldo (+818), portando el modelo de construcción de la catedral anterior al actual.

El deambulatorio tiene siete capillas radiales del coro. Esta parte es la más antigua de la catedral, por aquí se empezó a construir en 1248. Separado pon una pared el coro inconcluso que pudo ser utilizado litúrgicamente en 1265.

Accediendo a la girola por la izquierda, la primera capilla se la llama la Cruz del Crucifijo de Gero, fue donada por el arzobispo Gero (+976). Se considera el crucifijo de tamaño más grande y antiguo que se conserva en occidente. Representa a Jesucristo muerto, es decir como salvador de la humanidad, y no como Cristo Rey o Cristo en el suplicio. Según la leyenda: el arzobispo Gero cerró una grieta que la había salido en el cabeza de crucifijo, mediante la introducción de una Sagrada Forma. A partir de ese momento se considero un crucifijo milagroso y como un objeto sagrado. El altar donde se encuentra actualmente la cruz fue donado por Enrique de Mering en 1683.

La siguiente capilla de Engelbertus tiene un mural con un epitafio del arzobispo Antonio de Schauenburg (+1558), de Cornelius Floris, originalmente se encontraba situado en el interior del coro.

Continuamos por la Capilla san Maternus, se encuentra la tumba del arzobispo Felipe de Heinsberg (+1191) fue construida en el año 1300, en su interior hay una representación de las murallas que tenia la ciudad en Colonia.

La Capilla de san Juan, contiene la tumba del arzobispo Honrad de Hochstaden (+1261), fue el arzobispo que puso la primera piedra para la construcción de la actual catedral gótica, esta capilla fue construida alrededor de 1265.

La capilla de los tres Reyes Magos, es la capilla central o capilla mayor, con motivo de la consagración del coro se instala en esta capilla el relicario de los Reyes Magos en 1322. A partir de ese momento se permitió la entrada al deambulatorio a los creyentes y a los peregrinos, esta zona hasta ese momento solamente podían visitarlas el clero y el cabildo de la catedral. En el centro se encuentra la vidriera que habla de la Biblia, es la más antigua de la catedral, construida en 1265, a la izquierda, esta la escena de los Reyes Magos; a la derecha esta la vidriera con la escena con san Pedro y san Maternus, construida en 1330.

En el contracoro se encuentra la tumba del arzobispo Dietrich de Moers (1463), atribuido al maestro de obras de la catedral Honrad Kuyn.

La siguiente capilla del deambulatorio, comenzando la parte derecha, la capilla de Santa Inés, donde se encuentra la tumba de Santa Imingardis de Suchtein (+1085), realizada en 1270.

La siguiente capilla es la de san Miguel, donde se encuentra la tumba del arzobispo Walram de Jülich (+1349).

La próxima capilla es la de San Esteban, aquí se encuentra la tumba del arzobispo Gero (976), fue construida en 1270. En la ventana cuelga la vidriera como bíblica, fue instalada en 1280, procedía de una antigua iglesia dominical. En el epitafio del mural corresponde con el arzobispo Adolfo de Schauenburg hace pareja con el instalado en la capilla de Engelbertus, situada enfrente de la girola.

La siguiente capilla de la girola se encuentra la tumba del arzobispo Friedrich de Saarwerdeb (+1414).

La capilla de la Virgen María, tiene un altar dedicado a los patronos de la ciudad de Colonia, construido por Esteban Lochner, en 1442, proviene de la antigua capilla instalada en el ayuntamiento. En su lugar se hallaba originalmente la Virgen Milanesa.

La siguiente capilla es la de la Virgen Milanesa, fue construida en 1290, en sustitución de la imagen milagrosa de la Virgen que fue traída en 1164 por Reinaldo de Dassel desde Milán a Colonia. Se venera como Virgen milagrosa porque es uno de los tres objetos sagrados más importantes de la catedral.

El coro interior, es el centro litúrgico, a su interior solamente podían tener acceso en la época medieval el arzobispo y el cabildo.

El Altar mayor fue construido en 1310, es uno de los más populares de la cristiandad en la Edad Media, solamente el arzobispo de Colonia el privilegio de celebrar la misa dirigida al pueblo.

El relicario de los Reyes Magos, fue llevado a este lugar entre 1190-1225. Su programa de imágenes no está dedicado a los Santos guardados en el relicario, sino abarca la historia de la salvación desde el principio del Antiguo Testamento hasta la venida apocalíptica de Jesucristo. A lo largo de los laterales, abajo, profetas y reyes como representantes del Antiguo Testamento hasta la venida apocalíptica de Jesucristo. Por encima de ellos, los apóstoles en calidad de representantes del Nuevo Testamento. En el frente, la adoración de los Reyes Magos, el bautismo de Jesús en el río Jordán y el regreso de Jesucristo. Como juez del mundo, las tres formas en que se representa el Señor (epifanía). En la parte trasera se ven, abajo, la flagelación y la crucifixión del Señor, y encima, la coronación de dos santos del interior del relicario de dos Mártires cuyas reliquias guardan también el relicario: san Félix y san Nabor.

La sillería del coro fue construida en 1308, tiene 104 sillas es la más grande y bonita de toda Alemania. Los Palenques del coro fueron construidos en 1340. Sobre los pilares del coro hay varias esculturas o relieves, fueron construidos en 1290, representan a Jesucristo y la Virgen Maria con 12 apóstoles.

Las vidrieras reales del coro fueron instaladas en 1310. Se representa a los 24 reyes de Judea y los 24 sabios del Apocalipsis. En el ventanal central la adoración de los tres Reyes Magos ante María con el niño. A la derecha una figura de san Cristóbal de 1470.

Más adelante, a la derecha, en la nave de la Epístola se encuentra el altar de Agilolphus, fue construido en Amberes en 1520, proviene de la antigua Colegiata santa María ad Gradus.

Las vidrieras de la nave de la Epístola se las llaman Bávaras, fueron donadas en 1722 por el rey Luis I de Baviera, fueron colocadas en 1848, la primera, representa el sermón de san Juan Bautista (arriba), y los altos personajes: Carlomagno, Federico Barbarroja, Elena, Constantino (abajo); la siguiente, habla de la adoración de los pastores y los Reyes Magos (arriba, los profetas: Isaias, Geremías, Ezquiel y Daniel (abajo); la siguiente vidriera, el descendimientos de la cruz (arriba), los cuatro evangelistas (abajo) y la siguiente, Pentecostés (arriba), los cuatro santos Padres (abajo); y la ultima vidriera de la nave derecha lapidación de san Esteban (arriba) y Santos (abajo).

Salimos a la plaza de la catedral, en estos momentos esta muy animada por las esculturas de la calle, son numerosas las esculturas vivas que ponen colorido, hay una muy especial que nos muestra a dos ciudadanos de la India en dos niveles de altura, el que se encuentra en el primer nivel esta levitando con la sola ayuda de una rama de bambú. La gente da vueltas sobre este grupo escultórico para adivinar el secreto para saber como consiguen esa figura, sorprendidos sin conseguir adivinar el secreto y se marchan decepcionados.

Al frente de la plaza y en la portada principal se halla una columna del siglo XI y la fuente de las palomas de Mataré de 1953. Una escultura del papa Juan Pablo II entregando unas cruces.

Al lado de la plaza en la portada del transepto sur se encuentra uno de los museos más importantes de Colonia, el Römisch-Germanisches Museum, se halla el Museo Romano-Germánico, es uno de los museos arqueológicos más modernos de Europa, uno de los más importantes con obras como la tumba de Lucio Polibio, veterano de la Regio V.

Marchamos por la zona peatonal y comercial de Colonia sin rumbo definido, los comercios alternan las cadenas internacionales con las nacionales y sobretodo una amplia representación del pequeño comercio local.

Hay pequeños puestos de fruta con una amplia representación de procedencia española, nos sorprende los precios de la fruta española que ronda los 6€ Kg., le indico al dueño que como es posible que esta fruta en nuestro país no supere los 2€ Kg., me indica que la diferencia corresponde con los gastos de transporte. Quizás es una de las peculiaridades para la exportación de nuestros productos alimentarios son los precios abusivos que los comerciantes en destino imponen, lo que hace que se frene la expansión de nuestros productos por Europa.

Es la hora de la comida, nos aprieta nuestros estómagos, y nos reclaman la atención, qué mejor que buscar los tradicionales puestos de salchichas en el centro de la ciudad, allí encontramos uno que nos ofrece unos descomunales bocadillos, en total incluido la bebida pagamos 18,50€. La atención de la muchacha que nos atiende nos es para tirar cohetes pero se compensa con la eficacia y calidad propia de los alemanes.

Llegamos al antiguo Ayuntamiento –Altes Rathaus–, fue totalmente reconstruido después de la Segunda Guerra Mundial, fue iniciada en el siglo XII. La parte más bella es la sala de reuniones del siglo XIV “Hansasaal”, corresponde con sala de reuniones que utilizaba la Hansa, decorada con una estatua de héroes, realizadas en 1410. La gran torre de 61 m construida en 1414 Rathausturm, obra maestra de Wihelm Vernukken. A su lado hay otro edificio es el Spanischer Bau, un palacio construido entre 1605 y 1615, fue llamado así porque era la sede de la Liga española en 1623.

Llegamos al mercado viejo que se encuentra unido al Heumarkt, aun conserva las funciones de centro comercial. En el centro hay una fuente con la estatua del general Jan von Perth, de 1884, al este se puede ver la iglesia de San Martín el Grande, en los números 20 y 22 aún se conservan dos casas renacentistas construidas en 1580, llamadas Zur Breizel y Zum Dorn.

El antiguo centro comercial de Colonia es la Heumarkt, hoy es un importante cruce trafico de comunicaciones terrestres de la ciudad, se halla la estatua ecuestre del rey Federico Guillermo III, realizada por G. Bláser en 1878.

A las 17,00 cuando cogemos el tranvía de vuelta en las estación de Heumarkt para emprender nuestro regreso al área de autocaravanas. La visita a la ciudad de Köln ha sido interesantísima aunque muy breve porque la habíamos considerado como una etapa puente y con unas horas de descanso para evitar la tediosa tarea de llegar por carretera hasta Polonia, hemos dejado sin ver muchas cosas en la ciudad, pero apuntamos en nuestra agenda porque seguro tendremos nuevas oportunidades para visitar esta ciudad; Köln nos ha gustado y nos hemos sentido muy bien gracias a las facilidades que ofrece el transporte por la ciudad.

Abandonamos la ciudad de Köln en dirección a Berlín, hacemos un alto para descansar en un área de la autopista y aprovechamos para repostar, el precio del gasóleo ha subido un poco en referencia con España y Francia, pero es aceptable 1,439 € por litro. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con N 52.31308 // E 10.63514. Aprovecho dado que la estación tiene un excelente estand de mapas para comprar uno, llamado Shell Polen, es exclusivamente dedicado a Polonia, viene a una escala 1:700.000 por un precio de 8,50 euros, de esta forma cuando entremos estaremos mejor informados del lugar donde andamos.

A las 23 horas estamos en Berlín delante de la puerta del área de autocaravanas, situada en la calle Chausseestrabe, las coordenadas GPS del lugar corresponde con N 52º32’15.59 // E 13º22’20.08; la sorpresa es que tiene un cartel que indica “COMPLETO”, un autocaravanista italiano nos indica que ellos se están quedando en la primera calle a la derecha y hay sitio para todos, hasta allí nos vamos, el sitio no ofrece dudas y siendo un lugar sin ninguna limitación de aparcamiento, nos quedamos.

El aparcamiento para autocaravanas en plena calle de Boyenstrabe de la ciudad de Berlín corresponde con las coordenadas GPS N 52.53732 // E 13.37141.

Por la noche la calle no es muy transitada por los coches y esta en la zona de un gran parque con grandes árboles, nos hace pasar una noche segura y placentera.
Día 3 de agosto (viernes)

RUTA: Berlín-Poznan (Polonia) Km. 281; tiempo estimado 3h 27’

Estamos ante otra de las ciudades míticas del mundo, y que no conocíamos, después de haber visitado París, la ciudad de Berlín parece que no es nada, pero nos sorprenderá muy gratamente, no llegando a su altura pero si para tener en consideración como una ciudad muy interesante.

Berlín ha tomado desde el término de la Segunda Guerra Mundial la condición de “Martir” al ser bombardeada, ocupada y posteriormente dividida en dos, durante medio siglo, sobre mi balanza siempre queda las imágenes de cómo los alemanes dejaron muchas de las ciudades del mundo; los alemanes y como consecuencia algunos berlineses fastidieron al mundo y el mundo les fastidió finalmente a ellos, y además durante muchos años, estas son las desagradables consecuencias de una cruel Guerra Mundial.

Ahora, Berlín ha conseguido zanjar todo esto y se ha entregado para vivir su propia historia actual, muy alejada de los pasados traumas, y esto se ve en sus calles como poco a poco se han ido ocultando todos los restos de la guerra y de la ocupación hasta hacer desaparecer todo de su reciente pasado histórico. El muro de separación ha sido prácticamente borrado del mapa como consecuencia de la euforia de la reunificación, pasando a ser una de las ciudades que sirve de punta de lanza para la actual vanguardia cultural y económica del mundo.

Marchamos para hacer otra breve visita a la ciudad de Berlín, antes nos pasamos por el área de autocaravanas para ver si podemos entrar, nos indican que seguramente a las 14,00 horas podrán tener alguna plaza disponible y si queremos vaciar y llenar tenemos que pagar 8 euros a cualquier hora, decidimos dejar la autocaravana donde esta y marcharnos a visitar Berlín.

Para transportarnos por Berlín marchamos hacia la izquierda de la calle Chausseestrabe, estando situado en el área de AC. La parada del metro “Reinickendorfer” esta situada a unos 300 metros, cogemos la línea azul y en nueve paradas estamos en la estación de “Gesundbrunen”, hacemos trasbordo hacia la línea verde y cuatro parada más llegamos a la estación Friedrichstrabe. El precio del metro no es especialmente caro 8,60 para las cuatro.

Para llegar a la isla de los museos nos servimos de una encantadora alemana que nos ha acompañado durante el trayecto en metro, tiene 90 años, hemos realizado un pacto, ella nos lleva al Museo de Pérgamo y nosotros la llevamos las bolsas con la compra. Entre risas y fotografías nos presentamos en la puerta del museo.

La isla de los museos esta formada por edificios neoclásicos que se encuentran limitados por un canal. Nuestro plan es visitar solamente el Museo Pérgamo que nos ofrece una amplia colección de antigüedades, el museo del próximo oriente y el dedicado al arte islámico; la entrada para dos adultos y dos niños es de 47€ euros.

Antes de iniciar la visita me gustaría hacer una pequeña observación que es la que me hice a mi mismo, si quieres disfrutar del interior del museo de Pérgamo es mejor no preguntarse nada sobre el origen de las obras de arte, sobre los medios que les condujeron hasta allí y por qué se mantienen en un mundo ajeno con la pasividad de sus legítimos propietarios, todo esto exigiría un amplio debate pero nosotros hemos llegado solo con la intención de disfrutar de las imágenes de unas obras de arte que se han reunido en unas salas y bajo un mismo techo desde hace dos siglos y que gracias a esto están protegidas para disfrute de la humanidad. Aquí encontraremos obras maestras de Turquía, Grecia, Líbano, Italia, Siria, Libia incluso una parte de la Alhambra de Granada (España), de todas las obras expuestas encontraras una referencia explicativa por parte de museo que indica de la legalidad de sus adquisiciones pero es imposible creérselo a pies juntillas porque indicaría que los países de donde fueron extraídas las obras son verdaderamente “tontos” para permitir un expolio de semejante magnitud.

Para entender el expolio hay que comentar que Berlín se convierte en capital del Imperio Alemán unificado, en 1871, en esa época casi todo el mundo, me refiero a la tierra, estaba dividido en manos tanto británicas como francesas. Alemania carecía de colonias, solamente quedaba sin adjudicar una parte de Oriente Próximo, en esos momentos se encontraba en manos de un decadente Imperio Otomano, hacia allí se fueron sus esfuerzos económicos y su influencia cultural. Como consecuencia de todo esto, Alemania consiguió los derechos de exploración y explotación de numerosos yacimientos arqueológicos: Asiría y Babilonia. El mismo kaiser financió numerosas expediciones para hacerse con piezas de arte que nutrieran los recién inaugurados museos berlineses que rivalizasen con el parisino Museo del Louvre y con Museo Británico de Londres.

Las ruinas de estas ciudades fueron trasladas hasta Berlín, además, esta forma de actuar se extiende por Oriente Próximo y empezaron a llegar obras de numerosos reinos de la antigüedad, obras de la antigua Grecia y hasta llegar al filón de oro en una de las obras helenísticas en la ciudad de Pérgamo.

En estos momentos se encuentra aun la exposición llamada “Pergamon” es una recreación en 360º de lo que fue la ciudad de Pérgamo, obra de von Yadegar Asisi que se esta celebrando desde el 30.09.2011 hasta el 30.09.2012, tendemos oportunidad de verla antes de que finalice el periodo.

Se trata de una enorme fotografía que ocupa 360º donde el espectador se sitúa dentro de un promontorio y puede ver y escuchar como era la vida en la ciudad y como era su composición urbanística.

La historia de la construcción del Museo de Pérgamo se inicia entre 1830 y 1876 con la construcción de tres edificios sobre uno de los canales del río Spree: el llamado Museo Antiguo (Altes Museum, el Museo Nuevo (Nenes Museum) y la Galería Nacional Antigua (Alte Nationalgalerie), con las numerosas aportaciones sobre las continuas excavaciones en la zona del Mediterráneo y Oriente Próximo supuso la saturación de espacio museístico.

En el año 1881 se diseñaron los edificios que pudieran albergar las obras de arte procedente de Olimpia y de Pérgamo.

En diciembre de 1901 se inaugura el primer Museo de Pérgamo que ofrecía todos los hallazgos en Pérgamo, Magnesia del Meandro y Priene. El altar de Pérgamo fue reconstruido el tamaño original, ocupaba todo el centro del museo.

En 1930 se inaugura un nuevo edificio que albergaba en el ala norte el museo alemán; en el ala central la sala de la arquitectura antigua y el altar de Pérgamo; en el ala sur las obras traídas desde Babilonia.

Durante las Segunda Guerra Mundial el museo se cierra y las obras se ponen a salvo porque el edificio, al final, fue seriamente dañado por las bombas. Muchas de las obras fueron sacadas del país por los rusos que luego las devolvieron.

Con la partición de la ciudad de Berlín también las obras expuestas en los museos fueron divididas, una parte quedo en la isla y la otra en Berlín Oeste. Con la Reunificación alemana el museo experimento nuevos cambios que se espera queden definitivamente terminados en el año 2025.

La colección del actual museo de Pérgamo se remonta desde 1698 en que llegó una colección de obras de arte procedentes de Roma que se instalaron en la cámara del Príncipe Elector. En 1830 se inaugura el primer museo con todas las obras de la época clásica que había en Alemania.

Durante el siglo XIX las colecciones se van ampliando con donaciones y adquisiciones con las numerosas excavaciones en grandes santuarios del arte como Troya u Olimpia, sobretodo los trabajos arqueológicos en la ciudad de Pérgamo –actualmente se denomina Bergama, en Turquía– donde el ingeniero alemán Carl Humann inicio la toma en consideración del gran valor de sus restos.

En Magnesia del Meandro (Turquía) en 1842 se iniciaron los trabajos para el descubrimiento del templo y el ágora. En el yacimiento de Priene en 1894 donde sacaron a la luz el templo de Atenea y gran parte de la ciudad helenística denominada “La Pompeya del Asia Menor” donde se completaron los estudios urbanísticos. En 1899, se iniciaron los trabajos en Mileto, Dídima y Miunte de donde se extrajeron las mejores obras de arte.

La visita al museo se inicia por la sala central donde se encuentra El Altar de Pérgamo, fue descubierto en el siglo XIX y llevada pieza a pieza al museo de Berlín, que fue posteriormente inaugurado en 1930.

La antigua acrópolis de Pérgamo se encontraba en la región costera de Anatolía, frente a la isla de Lesbos, la ciudad consigue la relevancia política bajo los sucesores de Alejandro Magno. El monumento más importante de la ciudad es su Altar, fue construido en el año 170 a.C. bajo el reinado de Eumenes II dentro de una de las terrazas en que estaba situada la acrópolis, todo el esplendor de la ciudad se vino a bajo durante la época pro-bizantina, en que tuvo que derribarse los edificios para la construcción de una muralla que les protegiera del dominio árabe entre los siglos VII y VIII.

El altar tiene una base cuadrada de 36,8 por 34,20 con un friso de zócalo de 113 metros de largo por 2,20 metros de alto. La base estaba formada por una galería que lo circulaba con columnas, cuya pared posterior conducía a un patio con un horno de incineración. El patio interior estaba decorado con un friso donde se narraba la leyenda de Télefo. Sobre la cubierta de la galería de columnas estaban las acroteras (figuras que representan las divinidades de la época, siempre están acompañadas de personajes mitológicos como: tritones, grifos, centauros.

En el friso del zócalo del altar hay un altorrelieve donde se muestran la lucha de los dioses del Olimpo contra los rebeldes hijos de la tierra. Es una de las obras maestras de la escultura clásica donde los detalles de la batalla esta perfectamente recreados con duelos, en la escena las piernas están recreadas con atributos de animales que acentúan el drama.

En el lado oeste del altar tiene una escalinata de 20 metros que levaba al patio del altar, fue reconstruido con sus galerías de columnas jónicas, aunque para su acabado se utilizaron también fragmentos originales.

El friso oriental se representa la batalla de la lucha de Zeus, padre de los Dioses y su hija Atenea que luchan con varios gigantes. En la escena esta también Gea, diosa de la tierra, se encuentra suplicando por la vida de su hijo Alcioneo, derrotado por Atenea. A su derecha se encuentra el tiro de caballos de Ares, constituía el dios de la guerra. La mitad del friso muestra a Deméter, Apolo, Leto y Artemisa; sobre la esquina sureste se representa la diosa de tres cuerpos Hécate con la fuerza que la daba sus tres piernas formadas por serpientes.

El friso situado al sur se representan antiguos titanes y divinidades astrales, también encontramos la diosa Cibeles que cabalga en la escena a lomos de su león. En el friso norte se representa con la figura de Afrodita, hijos de Ares y diosa de la guerra y el destino; también esta acompañada de las Gorgonas y Poseidón, dios del mar. En el lado oeste se representan las divinidades marinas, también Dionisio y su séquito.

La sala contigua esta dedicada a la arquitectura romana, se llama sala Mileto, se expone numerosos monumentos de la época de los emperadores romanos, entre el siglo I y el siglo II d.C., procedentes de la zona entre Italia y Siria, se completa con una balaustrada de la sala contigua “el pabellón del templo de Trajano”.

La sala esta reconstruida la Puerta del Mercado de Mileto, fue construida en el siglo II d.C. era el paso entre el ágora y el mercado sur, en el centro del prospero Mileto, la puerta ordinalmente estaba policromada pero pocos son los restos que aún quedan. De las estatuas que acompañaban la puerta solamente han llegado a nuestros días dos: una del emperador con una coraza de general, con una bárbara a sus pies, y otra de un héroe desnudo con un cuerpo de la abundancia.

En el centro de la sala hay un mosaico perteneciente al comedor (triclinio) de una casa privada de Mileto. El mosaico fue construido con una ornamentación en blanco y negro, destaca del colorido de los personajes. En la parte superior, en el centro, está representado dentro de un cuadrado más grande el cantante Orfeo, se presenta sentado en una piedra, sobre su mano izquierda una citara y sobre la derecha una plumilla para tocar las cuerdas. Era conocido por su canto que adormilaba a los animales, estos, están representados en los ocho cuadros que lo rodean. Contrasta con la segunda escena inferior, donde se presenta a Erotes haciendo una de sus míticas cazas.

En la misma sala en la pared oeste se encuentra la tumba circular de Cartinia en Faleria, actual civita Castellana, al norte de Roma, compuesto de almenas, antepechos decorativos; el pabellón de Trajano en Pérgamo, es una reconstrucción del pabellón norte, fue construido entre los años 110 y 129 d.C. y al que pertenece la columna de la esquina del templo con capitel en orden corintio, el frontón y acroteras de la esquina del templo con capitel en orden corintio, el frontón y acroteras de la esquina sureste de la sala; y fragmentos del templo de Júpiter en Baalbek.

Las siguientes salas del alero de la derecha estan formadas por el Museo del Próximo Oriente es uno de los más importantes de la antigüedades orientales del mundo, tiene unos 2000 metros cuadrados de superficie donde se hace un amplio recorrido por 6000 años de historia, arte y cultura del Oriente Próximo. La colección comienza con la unificación de todos los objetos que había en los Museo de Berlín de las grandes civilizaciones del Asia antigua, todas estas obras se trasladaron en 1930 a la salas del Museo de Pérgamo. A ambos lados de eje central formado por la Vía de las procesiones y la Puerta de Ishtar de Babilonia, las dos obras más importantes de la colección.

El acceso a esta parte del museo se hace por la Puerta de Ishtar con catorce metros de altura y diez de ancho, construida en el año 575 a.C bajo el mandato de Nabucodonosor II, era una de las ocho puertas interiores, con sus leones caminantes, el símbolo de la diosa babilónica Ishtar, adornaban la muralla a lo largo de 180 metros se levantaba la Vía de las Procesiones cuyos muros exteriores estaban recubiertos con relieves de 575 animales hechos con ladrillos esmaltados en color azul y dorados. Hay una mezcla de dragones y toros, símbolos de Adad, dios de la tempestad, y el Marduk, todas estas divinidades participan en la procesión de los dioses celebrada con motivo del año nuevo babilónico. Durante el mandato de Sadam Hussein en Irak, se mando reconstruir dentro de la zona de Babilonia, cuya replica se levanto delante en la misma zona de la original.

La vía procesional que salía de la puerta de Ishtar estaba igualmente decorada con ladrillos de color azul y dorados, unos lisos y otros moldeados con relieves, donde se representaban diferentes modelos zoomorfos. La mayoría son leones con las fauces abiertas sobre un fondo azulado. Eran un total de ciento veinte figuras, sesenta a ambos costados, de un tamaño de dos metros.

Las siguientes salas en el ala sur del museo están dedicadas al norte de Mesopotamia y su vecina Urartu, en ellas se exponen todas las obras de la cultura asiría del siglo III al I a.C. Muchos de los relieves provienen de Kalhu (actualmente Nimrud) y de Nínive (Kujundshik). Se exponen la decoración de los muros laterales en el palacio noroeste de Kalhu es la representación de una caza de leones del rey asirio Asurnasipall II, la antigüedad de su reinado es 883-859 a.C. En estos paneles se muestra como era la vida del rey, la caza de animales en libertad, también organizaba caza en cotos de caza cautivos. Derrotar y cazar a un león era un testimonio de las fuerzas de su rey para defender a su pueblo. En el centro de la sala se exponen numerosos objetos del templo de Ishtar como incensarios, pequeños altares y estatuillas de oradores, en alabastro. De Azur hay un relieve de culto con la representación de un dios de la montaña, pertenece al siglo II a.C, realizado en piedra de yeso. El zócalo simbólico con la representación de un rey, realizado en alabastro. Un relieve erótico realizado en plomo en el último cuarto del siglo II a.C. Este tipo de relieves eran considerados como un acto de culto, una representación de la Boda Sagrada en el que el acto carnal se convierte en un ritual para la fertilidad. Del mismo periodo hay una serie de objetos encontrados en el templo de Assur: una gran cruz de bronce con un remache dorado, otra cruz de bronce más, dos colgantes de oro y un sello circular.

Las salas contiguas es una reproducción de un palacio asirio sobre los relieves del palacio de Kalhu y la pintura de la sede de Tulki-Ninurta I. La entrada al templo se hace al lado de los guardianes de la puerta (lamassu), este tipo de figuras eran un híbrido de divinidad alada con cuerpo de león.

Una de los objetos más destacados es una inmensa pila de basalto instalada en el patio del templo Azur, las paredes exteriores están adornadas con relieves de divinidades dispensadoras del agua, a su lado sacerdotes vestidos con mantos en forma de pescado.

En la sala número 1 hay fragmentos de una serie de estelas de Azur. Se trata de estelas de gobernantes y altos funcionarios sirios, destaca la estela de la reina Sammuramat, esposa del rey Shmshi-Adab V.

En otras salas se exponen los enterramientos privados de Azur y los sarcófagos de basalto de los reyes asirios, entre las que esta la gran puerta de piedra de Asurnasirpal II.

En la sala número 13 se presentan todas las obras de las excavaciones arqueológicas alemanas en el Reino de Urartu: grandes recipientes con motivos zoomorfos y de cerámica roja, objetos de bronce, hierro y metales preciosos, inscripciones, cámaras y tumbas excavadas en la piedra. Una estela del rey Rusa III que conmemora el palacio real de Rusahinili, restos de muebles con elementos de bronce.

Del norte de Siria y Anatolia, se hallan unas importantes obras de la cultura hitita son relieves en yeso encontrados en Yazilikaya, son representaciones de dioses y reyes, vasijas de cerámica, piezas de metal, estatuillas, bridas de caballos y una hacha ceremonial de bronce con abundante decoración.

En la sala número 3 se exponen la estela del rey sirio Asaradón imitando en lo posible la situación en la que fue hallada, conmemora la victoria del monarca sobre Egipto en 671 a.C. La reconstrucción de un portal con esculturas de leones y ortostatos con relieves del palacio del rey Barrakib, con el relieve del rey en su trono, del siglo VIII a.C.

Una inmensa representación del dios de las tormentas “Abad” con una inscripción del rey Panamuwa I en la lengua de Sam’al, lenguaje que esta emparentado con el arameo, obra del siglo VIII a.C.

Los relieves y esculturas de la fachada de entrada del palacio de Kepara, formados por leones, el toro y la figura de los dioses de tres metros de altura. Del palacio de Kepara se exponen sus zócalos con varios motivos pictóricos elaborados en basalto gris y caliza roja. Un altar decorado con ladrillos esmaltados y la gran ave rapaz de la terraza pavimentada.

Las salas números 4 al 7 exponen monumentos del sur de Mesopotámica e Irán, datan del siglo IV al I del milenio a.C, son objetos cotidianos agrupados que nos hablan de cómo era la vida desde las primeras culturas urbanas. Una colección de monumentos de Irán, de los cuales cabe destacar los relacionados con la Babilonia de la época persa. Además de objetos de la región que se encuentra entre los ríos Tigres y Eufrates hasta llegar a su desembocadura del golfo Pérsico.

Por último, subimos a la primera planta de ala derecha (ala norte) donde se encuentra el Museo de Arte Islámico. Esta colección fue inaugurada en 1904 con las colecciones de arte islámico mayoritariamente procedían de las excavaciones en el Imperio otomano que estaban llevando a cabo los alemanes en la ciudad de Samarra, estas colecciones se integraron en el Museo de Pérgamo en 1932.

Las tradiciones musulmanas están basadas en su libro sagrado, el Corán, estos preceptos conceden mucha importancia para el desarrollo del arte. Muchas de las manifestaciones artísticas musulmanas se producen en las interpretaciones de su texto sagrado, en ese texto sagrado no dice que no se puedan reproducir imágenes de figuras. Pero como eran herederos del arte bizantino, pronto se adopto la práctica de abolir las imágenes de los espacios religiosos. El arte islámico conoce la representación de imágenes desde todas sus épocas, como veremos más adelante en las vitrinas del museo.

El museo a lo largo de la exposición exhibe numerosos ornamentos arquitectónicos y piezas, bajo la dinastía de los Omeyas se construye el pequeño castillo del desierto Jurbat ak-Minya, así como fragmentos de murales antiguos del baño real Qusair Amra.

Los omeyas integran en el arte muchos de los elementos cristianos y transforman y enriquecen su forma de construir sus edificios y sus manifestaciones artísticas.

Las excavaciones alemanas llegan a la ciudad de Samarra para descubrir los restos arqueológicos del califato abasí: murales, revestimientos de madera, vidrio tallado, cerámicas y relieves de estuco.

Esta influencia de los califas abasíes disminuye tras la conquista de la ciudad de Bagdad por los selyúcidas –fueron una dinastía turca oğuz que reinó en los actuales Irán e Irak– en 1055 y desaparecieron con la llegada de los mogoles en 1258. El califato fatimí se extendía por Egipto y Siria y al museo llegan numerosas obras de ese periodo como platos de cerámica, cubiertas de marfil tallado y estelas con inscripciones en árabe.

Con la llegada de los selyúcidas en 1157 se convierte en un apogeo del periodo creativo de las regiones de la ruta de la seda, de ese periodo es el Mihrab de la mezquita de Maidám en Kashan, fue construido en cerámica mezclada con cuarzo con un fondo blanco, la decoración sobresale el color azul turquesa bajo un esmalte transparente y una decoración dorada, tiene 2,80 metros de altura. Está constituido por un triple nicho con dos semicolumnas y seis franjas caligráficas. Las inscripciones en caligrafía cúfica tiene la firma de al-Hasan bin Arabas y la fecha de construcción 1226, además de suras y versos del Corán.

Con respecto a los árabes que vivían en la Península Ibérica esta representada por la cúpula de madera de madera de la Alhambra de Granada, es de los principios del siglo XIV, en madera de cedro y chopo, tallada y pintada. ¿Cómo llego hasta el museo esta parte de nuestro palacio árabe? La cúpula era propiedad del banquero alemán Arthur von Gwinner que lo hacia adquirido a la corona española la Torre de la Damas de la Alhambra, esta parte se hallaba dentro de uno de los palacios del interior, cuando el alemán se marcho de Granada donó la Torre a la ciudad pero quiso llevarse a Alemania esta joya, en agradecimiento por la devolución de la Torre las autoridades españolas le permitieron sacarla.

La Cúpula fue decorada con un elaborado trabajo de estuco, que originalmente se encontraba situada en una de las salas de la torre de las Damas dentro del palacio del Partal. Desde las ventanas de esta torre se tienen vistas de la ciudad de Granada y del complejo palatino, incluyendo partes desaparecidas en la actualidad y construidas por el gobernante nazarí Muhammad III (r. 701–708 / 1302–1308). El lema de los gobernantes nazaríes, “No hay más vencedor que Dios”, tiene un lugar destacado.

La cúpula es un gran trabajo de los artesanos árabes, arranca de un cuadrado que se convierte luego en un octógono y luego en un polígono de 16 lados que sustenta otros tantos paños trapezoidales de la cubierta. Cada ángulo del cuadrado está decorado con un triángulo que tiene una cúpula en miniatura en el centro y lacería decorada con motivos vegetales alrededor. Por su parte, los lados con pequeños arcos que forman el octógono están decorados con inscripciones cúficas simétricas sobre un fondo rojo, en el que también se aprecian piñas, pequeñas conchas y arabescos. 

Contiene textos del espíritu nazarí se repite, bajo arcos de mocárabes, en cada uno de los 16 lados en que se subdivide el octógono. Finalmente, los 16 paños trapezoidales presentan una característica lacería tallada; pequeños polígonos y estrellas repiten nuevamente los textos aquí. La cúpula está terminada con un tablero horizontal de 16 lados decorado asimismo con lacería tallada.

Procedente de Irán llegaron numerosos objetos de los palacios que tenían una influencia de China gracias a las caravanas de la ruta de la seda: del siglo IV, se expone un panel de madera con textos árabes en madera de nogal, también azulejos con escenas de caza, del siglo XIV, realizados en cerámica vidriada con una decoración pintada sobre esmaltes, añadiendo pan de oro.

El objeto más impresionante del museo es la fachada del palacio de Mushatta, fue llevada a Berlín como regalo en 1903 del sultán osmanlí Abdul Hamid II al emperador Guillermo II, era uno de los palacios que los omeyas habían construido en la ciudad de Amán en el siglo VIII.

El palacio tenía 23 torres semicirculares construidas con muros de piedra caliza. El edificio principal que debió de albergar nunca fue construido porque tenia una planta de 20.000 metros cuadrados. La puerta esta construida en relieve sobre un zócalo cubierto por un friso de sarmientos y motivos vegetales, una franja con hojas de acanto en zigzag divide en triángulos un muro decorado también con sarmientos. A la izquierda del portal una serie de pájaros, animales, criaturas mitológicas e incluso figuras humanas completan la exposición.

Después de la visita al Museo de Pérgamo tenemos que hacer grandes esfuerzos para centrarnos en la ciudad, sin ningún mapa de ayuda, simplemente preguntando a la gente por la calle llegamos a la Puerta de Brandeburgo, es nuestra segunda parada obligada. Sobre nuestra imaginación la esperanza de encontrar las imágenes que tantas veces habíamos presenciado sobre este lugar del Berlín ocupado y dividido en cuatro partes, según los acuerdos de la conferencia de Yalta: sector francés, sector soviético, sector británico y sector americano, afortunadamente nada de esto ya existe.

La construcción de la puerta fue gracias al diseño del arquitecto Kart Gotthard Langhans, en 1791, en plena fiebre de victoria prusiana y dentro del estilo clasicista reinante, fue inspirada en el Partenón de Atenas. Es una grandiosa construcción de 65,5m x 11 m de profundidad y 26 m. de altura. Esta coronada con la cuadriga de la diosa Victoria realizada en cobre por el escultor Johann Gottfried Schadow, como curiosidad la figura de la diosa fue sacada del posado de la amante del escultor. Napoleón en 1807 se la llevo a París y siete años después la devolvió, fue refundida en Berlín Oeste en el año 1958 por la fundición Noack; se restauro a su emplazamiento original sin el águila prusiana ni la cruz de hierro.

Tras la caída del gobierno comunista de la Alemania Democrática el 9 de noviembre de 1989, se ordeno que se abatiera el muro que se levantaba ante la puerta y se puede señalar como el momento de la reunificación de la Alemania.

De todos estos acontecimientos pocos restos quedan, uno de ellos, es el edificio de las líneas aéreas Aeroflot, el edifico de la embajada británica, la embajada rusa.

Al otro lado de la puerta se encuentra la Platz des 18 de März, solamente unas líneas pintadas en el suelo son los restos del antiguo muro de Berlín. Enfrente se encuentra las cruces que testimonian las personas que durante el periodo de división territorial murieron saltando el muro.

Cerca se encuentra el edificio con la leyenda en la fachada que dice “Dem Deutschen Volke”, se trata del Parlamento alemán, sufrió durante la Segunda Guerra Mundial muchos daños y el arquitecto Norman Foster fue el encargo de devolver su actual estado.

Decidimos ir hasta el parking de autocaravanas pero antes queremos visitar la zona que aún hay vestigios del antiguo muro de Berlín, regresamos para ir en nuestras autocaravanas porque esta un poco alejado del centro urbano, las coordenadas GPS del aparcamiento para visitar el muro de Berlín corresponde con N 52.50313 // E 13.44583.

La historia de la construcción del Muro de Berlín comienza en agosto de 1961, las autoridades de la República Democrática Alemana ordenan construir una barrera que impidiera que numerosos berlineses huyeran hacia la zona Occidental. En muy poco tiempo se levanto una pared prefabricada que rompió la ciudad en dos zonas enfrentadas, hasta ese momento los vehículos podían circular libremente entre el sector británico y el soviético. Esa noche los soldados de la parte oriental levantan una primera separación con alambradas que rodean la parte Occidental. Durante esos años los telediarios abren con imágenes desgarradoras de personas saltando desde las ventanas de los edificios que quedaban junto a esa frontera improvisada; otros corriendo para pasar los alambres de espino, la fotografía del policía que salta dejando su fusil en la zona oriental, después este muro se consolida y las imágenes de los familiares sobre escaleras hablando desde la otra parte de Berlín; luego se dio paso a un muro de ladrillo para terminar con uno de hormigón a lo largo de las 140 kilómetros de perímetro.

Esta obra del hombre recibió el nombre “Muro de la Vergüenza” para la prensa Occidental y “Muro de Protección Antifascista para los periodistas de la parte Oriental.

El presidente de los Estados Unidos visito el 26 de junio de 1963 la ciudad de Berlín grito desde un balcón “Soy un berlinés”, la imagen del momento recorrió el mundo.

El 9 de noviembre de 1989 los habitantes de ambos lados de Berlín se reúnen frente a frente y deciden atravesarlo ante la pasividad de los guardias de oriente, se produce uno de los hechos históricos más importantes y emotivos para la ciudad. La gente fue cogiendo confianza y cogieron picos para derribarlo, subían hasta su cima para brindar con champán.

Una vez conseguida la reunificación había que esconder cualquier señal de su existencia y las autoridades consiguieron desmantelarlo con la máxima rapidez. Tal era su destrucción que hay que viajar hasta el extremo de la ciudad para poder contemplar un trozo del vestigio histórico que podemos contemplar en este momento.

El tramo del muro que se puede visitar mas fácilmente tiene de 1316 metros, se halla en la calle de Mühlenstrasse, entre el puente Oberbaumbrücke y la estación Ostbahnhof, en el distrito de Friedrichshain.

Después de la caída de muro en 1990 se reunieron 119 artistas de 21 países para pintar este tramo y se le dio el nombre de “East Side Gallery”.

Como resultado se creo una galería al aire libre de pinturas sobre el muro y en el lado Este de la ciudad. Con diferentes técnicas sobre todo con pinceles y spray los artistas lo conmemoraron de esta forma esta forma tan idílica sobre este hecho histórico de nuestro tiempo.

En total hay 103 murales, los principales pintores fueron: Bodo Sperling, Barbara Greul Aschanta, Jörg Kubitzki y David Las pinturas más famosa es la que muestra del líder ruso Leonid Brezhnev besando a Erich Honecker, líder de la República Democrática Alemana; uno de los eslóganes pintados dice: "No más guerras. No más muros. Un mundo unido."; de Danke hay uno muy famoso que se ve la cabeza del premio Nóbel Andréi Sájarov de 1975.

A las 18,00 horas salimos hacia la frontera polaca donde llegamos a las 21,00 horas, aun no es totalmente de noche, lo primero que debemos de buscar es un “Kantor”, oficinas de cambio de moneda, numerosos carteles publicitarios situado a ambos lados de la frontera nos llevan hasta una de ellas, el precio del cambio no es muy favorable porque esta marcado en 4,02 Zl por 1 euro cuando en otros momentos han llegado a 4,50 Zl., imagino que esto es debido a los movimientos convulsos de la zona euro.

La autopista polaca esta recién terminada y es una copia de cualquier autopista alemana; esto nos hace pensar que sus empresas son las que han participado en su construcción, aunque es seguro que el dinero alemán a través del los fondos europeos son el motor del cambio económico en Polonia.

La entrada de Polonia en la Unión Europea tenia prevista la unión monetaria el día 1 de enero de 2012 pero con las tensiones monetarias que vivimos el gobierno ha tomado la decisión de suspender la entrada de Polonia en el euro. Decisión acertada que evita que Polonia participe de la vorágine económica como la que estamos viviendo especialmente en el sur de Europa.

Un poco más adelante paramos en un área de servicios de la propia autopista, parece que seguimos en Alemania por la construcción de la vía y de sus servicios. Aprovechamos para cenar y llenar el deposito de combustible, el precio del gasóleo es similar al alemán 5,69 Zl al cambio un poco más de 1,40€ por litro.

Entramos en la ciudad de Poznan, es nuestro primer contacto con las ciudades de Polonia, la primera impresión es una ciudad un poco descuidada, el asfalto no esta en muy buen estado pero podemos circular con cierta normalidad. Los semáforos están permanentemente en intermitentes, no hay nadie por la calle, poco a poco el Tom-Tom nos sitúa en el centro urbano. Acudimos al parking de pago señalado como “24 horas”, es el más céntrico, el precio no es nada barato 3 Zl por hora, pero pensamos que si no hay que utilizar un medio de transporte puede compensar. Las coordenadas del parking para autocaravanas en la ciudad de Poznan (Polonia) donde pernoctamos corresponde con: N 52.40895// E 16.93953.

El parking para autocaravanas en Poznan tiene una situación inmejorable porque se halla a escasos 400 metros de la plaza Vieja del Mercado, esta en una plaza y nos permite estar un poco alejados del ajetreo logico de la ciudad.

La noche es tranquila y no se escucha nada hasta cerca de las 9,00 horas en que nos despiertan porque están cortando las hierbas del parking con una máquina segadora de cinta.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal