Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página12/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12
N 45.48607 // E 10.32039. Es un parking gigante donde la mayoría de sus ocupantes son camiones, dormir en compañía de camiones tiene la dificultad que se levantan temprano y no tiene un horario fijo, pero en este caso optamos por la seguridad de dormir en un parking que es vigilado.

La noche es tremendamente calurosa, tenemos que dormir con las ventanas abiertas y ni con esas conseguimos coger el sueño profundo, cuando el calor empieza a remitir aparece un autobús lleno de gente, aparca a nuestro lado y parece que van a descansar sus pasajeros pero tienen puesto el aire acondicionado y esto nos impide descansar, el ruido que hace es parecido a un thermo-king de un camión frigorífico. Como el tiempo pasa en la misma situación opto por marcharme yo lo mas alejado posible para no escuchar semejante ruido.

Día 18 de agosto (sábado)

RUTA: Brescia (Italia) Narbona (Francia)

Partimos por la mañana temprano hacia la frontera española, el precio del parking vigilado es de 4,50 euros por toda la noche. La única pega de este tipo de establecimientos es que tenían que tener un sitio reservado para las autocaravanas un poco alejados de los demás usuarios.

La jornada de hoy es para recorrer todo el norte de Italia y el sur de Francia e intentar llegar lo más cerca posible a la frontera española. Contrariamente a lo pensado las autopistas italianas son relativamente baratas comparándolo con Francia pero el precio del combustible es tremendamente más caro en Italia en comparación a Francia, nos pasamos todo el recorrido intentando echar gasóleo en una estación un poco más barata, llegamos a parar en una que marcaba 1,92€ l., nos salimos sin repostar, al final optamos por una estación a 1,74€ l. y llenamos escasamente el combustible necesario para llegar hasta la frontera francesa.

Todo el recorrido lo hacemos perfectamente hasta que llegamos a la altura de Génova cuando nos vemos inmersos en un atasco monumental que nos retrasa más de dos horas, imaginamos que todos los italianos quieren ir de vacaciones al sur de Francia. Aparecen los primeros millonarios con sus imponentes coches que marcan la diferencia, durante el tiempo del atasco intercambiamos miradas y gestos con alguno de ellos, especialmente con uno que llevaba un Mercedes descapotable y un perro pastor en la parte trasera apunto de la deshidratación, nada más pasar la frontera le vimos tirado en una fuente repostando agua al perro.

Nuestra intención es pasar unas horas en Mónaco, no llevamos información del parking cubierto para autocaravanas pero tenemos la esperanza de poder descubrirlo. Recorrer la ciudad a bordo de una autocaravana es fascinante porque contrariamente a lo pensado todo el mundo te mira, hasta la policía local nos mira, quizás están hartos de esos coches lujosos que hacen tanto ruido, por el contrario les llama la atención una simple autocaravana. La ciudad es impolutamente maravillosa, tiene un color crema perfecto, la luz es fascinante, los comercios tiene un diseño y unas formas que nos hechizan, pasamos delante del casino, en estos momentos no tienen clientes porque son las 14,00 horas, esos clientes que se juegan impunemente el dinero que han ganado tan fácilmente en transacciones especulativas muchas de ellas contra la deuda pública española. Bajamos hasta la costa y vemos aparcamientos pero ninguno de ellos que permita albergar una autocaravana, como sabemos como se la juega la policía en estos parajes y ante la imposibilidad de aparcar decidimos marcharnos y comer a las afueras de Mónaco.

Llegamos a Narbona, bien entrada la noche, al área de autocaravanas, las coordenadas GPS del lugar corresponde con: N 43.18060 // E 3.02341, precio de 9€ por todo el día, llenado y vaciado de grises es de pago.

El área de autocaravanas es de pago, parece que de gestión privada, a la entrada tienes que identificar la matricula y te dan una tarjeta con ella podrás utilizarla para la gestión de tus necesidades, y con esta, se paga a la salida.

Afortunadamente hemos tenido mucha suerte a la llegada porque hay sitio suficiente para todo el grupo, miedo tengo las áreas de autocaravanas por la mala gestión que hacemos los autocaravanistas en la colocación de nuestros vehículos desplegando los elementos de acampada que impide poder completar los aforos. En este caso muchos vehículos tienen desplegadas mesas, sillas, bicicletas, motos y todo tipo de accesorios, aunque en todos los casos se respetan las marcas en el asfalto, el único año, en este caso, es la mala imagen que damos al exterior, sobretodo en los parking o áreas situados en el centro de las ciudades.



Día 19 de agosto (domingo)

RUTA: Narbona-Madrid

Partimos a primera hora de la mañana desde Narbona, enseguida atravesamos la frontera española y nos damos cuenta de la terrible catástrofe que ha supuesto el incendio de este verano, son kilómetros y kilómetros totalmente negros.

Los kilómetros hacen mella y verdaderamente estamos cansados, han sido muchos kilómetros este año y estamos con ganas de regresar a casa; llegamos a Madrid a las 21,00 horas.

El marcador parcial de nuestro vehículo indica que hemos recorrido estas vacaciones 7.020 Km., los doy por bien aprovechados.


CONCLUSIONES

El viaje que acabamos de concluir ha sido todo un sueño y a la vez ha constituido un verdadero reto; si cierras lo ojos es difícil de poder imaginar dar la vuelta a Europa llegando por el norte y regresar por el sur mediterráneo en tan corto espacio de tiempo, es posible realizar un viaje de estas características sin pensar que se ha producido gracias a un arrebato imaginativo. Han sido tantos lugares visitados y con tanta intensidad que regresamos llenos de satisfacción, además, el viaje se ha manifestado lleno de efectividad, gracias a que las paradas han sido disfrutadas con toda la fuerza que este tipo de viajes ponen en nuestras manos.

Después de casi 15 días visitando las principales ciudades de Polonia no podemos decir que conocemos el país para hacer unas manifestaciones categóricas de la vida de los polacos, pero si hemos descubierto muchas de las importantes posibilidades que Polonia puede ofrecer de interés al viajero, además, creo poder decir que si podemos sacar una vagas conclusiones de la cultura polaca.

Acabamos de descubrir que Polonia no tiene grandes monumentos, tampoco tiene grandes obras de arte que pudieran definirse como obras maestras de la humanidad. Sin embargo hemos podido ver y destacar un puñado de obras capaces de trascender a su tiempo, de inspirar y de transmitir un sentimiento especial que seguramente se acrecentará en nuestra memoria con el paso del tiempo. Hemos visto como aún se conservan obras románicas, como procedente de los Países Bajos el arte gótico floreció en Polonia, después como llegó la fuerza el Renacimiento de la mano de las nuevas corrientes clásicas italianas, más adelante, el arte barroco se apodera de las iglesias dotando los edificios tanto civiles como religiosos de un esplendor único, gracias a el último siglo se produce la llegada del arte moderno y sobretodo hemos de destacar la época cuando Polonia vivía dentro del telón de acero, cuyas obras de arte parecen querer eliminarlas o al menos ocultarlas.

Polonia no tiene una arquitectura propia, simplemente se ha visto inmersa durante el paso de los siglos en una continua evolución de numerosas influencias que llegaron desde Holanda, Suecia, Alemania también desde Italia. Aunque es difícil comprender la enorme variedad de estilos arquitectónicos si podemos adivinar que es un país lleno de creatividad con una gran capacidad para el trabajo en comunidad.

-FIN-
by



A. López
Propiedad:
© Bajo el soporte de:
www.viajeuniversal.com





Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal