Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página10/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

Día 15 de agosto (miércoles)

RUTA: Auschwitz (Polonia)-Loosdorf (Austria) 400 Km. 6h 50’

La noche en este lugar ha sido muy especial estamos ante una de las visitas más esperadas y además más impactantes de todo el viaje, es quizás la estrella más emotiva y triste del viaje.

Hemos estado acompañados en el parking por una veintena de autocaravanas, durante el transcurso de la noche, escuchabamos como llegaban nuevos compañeros que seguro nos acompañaran en este día a uno de los iconos de la barbarie humana.

La mañana es fría y tengo que reconocer el terreno, la zona esta muy limpia y estamos durmiendo a escasos 50 metros de la entrada al campo de concentración de Auschwitz I no sabemos mucho más de cualquier otro campo de concentración y es la palabra que lo define como “horror”.

Estamos ante lo que yo llamo la tercera pata de un banco, el año pasado visitamos el Campo de Concentración de Dachau (Munich), este año hemos comenzado el viaje visitando el Campo de Concentración de Majdanek (Lublin), y ahora comenzamos la visita a esta tercera pata el Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau en Oswiecim.

Enseguida y ante nuestros ojos aparece la tan temida puerta de los campos nazis, como en todos los anteriores aparece la frase alemana Arbeit Macht Frel que quiere decir “El Trabajo hace Libre”, quizás los diseñadores de estos espacios querían expresar una idea de futuro y dar un rayo de esperanza a los reclusos que entraban por su umbral.

Dicen que el cartel fue robado por los neonazis en el año 2009 y desapareció, luego fue restaurado y vuelto a colocarse en su sitio.

A la hora que llegamos al campo de concentración ya esta repleto de gente, enseguida nos ponemos en la taquilla para sacar los ticket, y realizar la visita, hay que formar grupos de unas 50 personas, un guía va dando las explicaciones más o menos apasionadas de lo que más significo Auschwitz como uno de los destinos más trágicos de la humanidad; uno a uno se nos entrega un receptor para escuchar las informaciones del guía.

El aspecto del Campo de Concentración de Auschwitz aparentemente no es tan terrorífico como lo han sido los anteriores que hemos tenido oportunidad de visitar, los edificios fueron construidos en ladrillo, lo que nos da las claves de la vocación de permanencia del lugar en el tiempo, los barracones se construyen de dos y tres plantas, verdaderamente tiene aspecto de una gran fabrica alemana.

La construcción del campo de concentración de Auschwitz obedece a la necesidad de los invasores alemanes para recluir todos los prisioneros políticos polacos, hasta allí fueron conducidos destacados socialistas, comunistas, curas, maestros, representantes de la cultura, de la ciencia, todos eran considerados como gentes peligrosas. El 14 de junio de 1940 se estrena el campo con la llegada de los primeros 728 prisioneros políticos que provenían de la cárcel de Tarnów.

Un poco antes se había producido el estallido de la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia por parte de Alemania, pronto las tropas alemanas se anexionaron la ciudad de Oswiecim.

La experiencia alemana en la construcción de los campos de concentración era mucho anterior al estallido de la guerra, ya en 1933 se crearon los primeros campos en territorio alemán para encarcelar a los oponentes políticos, estas personas eran consideradas como “elementos indeseables”. Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial este fue el modelo a exportar de grandes cárceles a los territorios ocupados.

El campo de concentración se hizo famoso con el nombre de Auschwitz, era la traducción del nombre en alemán de la ciudad polaca de Oswiecim. La construcción se inicio en 1940 con el desalojo a la fuerza de uno de los barrios de Oswiecim, en total fueron ocho aldeas habitadas en una mayoría por judíos que fueron trasladados a los nuevos guettos o en campos forzados en Alemania, en total se derribaron más 1.200 viviendas. Los talleres existentes antes de la guerra fueron ocupados por los alemanes ampliando unos y construyendo otros nuevos, dedicados a la fabricación de productos militares.

El excelente emplazamiento de la ciudad en el pleno corazón de centro de la Europa ocupada, así como las excelentes conexiones por ferrocarril animaron a los alemanes a la ampliación del campo a gran escala, el campo de Auschwitz se construyeron tres divisiones:

Auschwitz I, fue llamado Stammlager y estaba diseñado para albergar entre 12.000 y 20000 prisioneros, ocupaba los terrenos de una antigua guarnición polaca que fue sucesivamente ampliada.

Auschwitz II-Birkenau, fue construido en 1944 y llegó albergar a más de 90.000 prisioneros; su construcción empezó en 1941 en unos terrenos situados a 3 Km. de Oswiecim, en la aldea de Brzezinka. El resultado de este nuevo subcampo fue la mayor fábrica de exterminio masivo de toda Europa.

Auschwitz III-Monowitz, también llamado Buna, fue construido en 1944 para albergar un total de 11.000 prisioneros, esta localidad se encuentra a 6 Km. de Oswiecim y tenia como misión servir de mano de obra en régimen de esclavitud a los talleres de goma sintética y gasolina de Buna-Werke, fue construido durante la guerra por el consorcio alemán IG Farberindustrie.

Con el paso del tiempo los alemanes fueron enviando personas de otros países ocupados, gitanos, prisioneros de guerra Rusos. A partir de 1942 se asigno también el campo para los nuevos “peligrosos” eran los judíos, eran tantos que se dedicaron directamente al exterminio masivo. Los médicos del campo fueron autorizados para elegir como conejillos de Indias a las personas que necesitasen para la elaboración de programas de estudio.

Los reclusos fueron tatuados o marcados en ocho grupos, los judíos fueron los más numerosos unos 200.000 y se les tatuó con la estrella de David; los prisionero políticos, unos 160.000 se le puso un triángulo invertido rojo; los prisioneros que llamaban asóciales en total unos 21.000 se les asigno un triángulo invertido en negro, principalmente este grupo estaba formado por gitanos y marginados; los prisioneros de guerra soviéticos fueron unos 15.000 y se les marco con las letras“SU”; los presos disciplinarios, eran principalmente trabajadores que no rendían lo suficiente en sus puestos de trabajo en total llegaron unos 11.000 y se les asigno el símbolo “EH”; lo presos policiales, se trataba exclusivamente de población polaca que eran llevados a las cárceles por la GESTAPO, se estima que llegaron a varios miles, mucho de ellos eran condenados a muerte por fusilamiento, a estos se les asigno el símbolo “PH”; presos criminales, hasta aquí eran trasladados presos alemanes criminales que ayudaban a los guardias en el funcionamiento del campo, estos estaban marcados con el triángulo verde invertido; los testigos de Jehová también eran peligrosos por sus convicciones religiosas, en esta categoría se inscribieron al menos 138 personas, se les asigno la marca del triángulo invertido morado; y por ultimo los homosexuales formaban un grupo no muy numeroso de presos principalmente alemanes, a estos se les asigno el símbolo del triángulo invertido con el color rosa.

La llegada de los judíos supuso una masificación en el campo de concentración y entro a funcionar como un centro de masivo de exterminio. Se les hacia una selección a su llegada y los qué los médicos consideraban como no aptos para los trabajos forzados, se les asesinaba en las cámaras de gas, eran principalmente ancianos, niños, mujeres embarazadas o personas enfermas, estas eran asesinadas sin pasar por los registros del campo.

El personaje alemán más famoso de la trágica historia fue el comandante que dirigía el campo de concentración era Rudolf Franz Ferdinand Höß o también escrito como Rudolf Hoess, consiguió escapar durante la liberación del campo de concentración, se disfrazó de suboficial de la marina alemana y tomo el nombre de Franz Lang gracias a su nueva identidad permaneció en libertad en una granja cerca de Dinamarca. El l de marzo de 1946 la policía británica interroga a su mujer y consigue saber la nueva identidad y donde esta escondido, fue capturado gracias a que su ampolla de veneno se había roto dos días antes. Fue juzgado por el caso más famoso, que se llamo el Juicio de Nuremberg, mientras esperaba la ejecución de su condena escribió sus memorias y en un pasaje dice:


"Por voluntad del Reichsführer de las SS, Auschwitz se convirtió en la mayor instalación de exterminio de seres humanos de todos los tiempos. Que fuera necesario o no ese exterminio en masa de los judíos, a mí no me correspondía ponerlo en tela de juicio, quedaba fuera de mis atribuciones. Si el mismísimo Führer había ordenado la solución final del problema judío, no correspondía a un nacionalsocialista de toda la vida como yo, y mucho menos a un Führer de las SS, ponerlo en duda"

El día 2 de abril de 1947 se ejecuto la sentencia en el mismo Campo de Concentración de Auschwitz en el patíbulo levantado con cuatro maderas.

Comenzamos la visita al campo siguiendo las huellas de nuestro guía que nos detalla con mucha minuciosidad los hechos históricos de los distintos lugares que visitamos. El grupo ya he mencionado está compuesto por unas 50 personas, a la entrada nos señalan una frecuencia en el receptor para que podamos seguir las explicaciones de nuestro guía. El grupo es muy numeroso compuesto por personas de distintos países, hay judíos que hablan castellano, hay chilenos, argentinos, mejicanos y los españoles que somos los más numerosos.

Al principio sigo sin dificultan al grupo, aunque al escuchar las explicaciones por el oído, mi sentido de la vista está puesto en las imágenes fotográficas que me hace abstraerme del grupo, durante la visita pierdo muchas veces el contacto físico con el resto del grupo y aunque escucho el relato en castellano me encuentro unido a grupos de franceses o polacos que son los que van inmediatamente después de nuestro grupo, muchas de las veces me doy cuenta que por mi oído están llegando unas informaciones que mis ojos no ven y es que el grupo esta ya en otro barracón. Cuando salimos ambos a la calle confluimos nuevamente y me reintegro a mi grupo de origen.

En estos momentos el guía nos explica como era la vida tan difícil en el campo, a las 4 de la mañana se escucha los sonidos de los sacos de paja es el movimiento previo al silbato de los kapos que les anuncian la hora para levantarse. La obligación del recluso es estirar la manta y dejar la cama con una uniformidad milimétrica. Los que tenían la suerte de tener lavabos o un simple grifo acudían para hacer sus necesidades básicas. Se formaba la fila para recibir el desayuno, consistía en medio litro de leche con café (achicoría o agua sucia) o té sin azúcar. La norma del campo indicaba que había que suministrar un total de 2.150 calorías a cada recluso, la verdad es que muchas veces no llegaba ni a las 1.500 calorías diarias. Después se hacían unas filas de 10 personas para el recuento visual y anotar los que faltan por muerte o los fugados. Una vez hecho el recuento tocaba la orquesta que servia para dar ánimos a los prisioneros que marchaban al trabajo durante las siguientes 11 horas. Solamente se paraba media hora para descansar y almorzar, por lo general el menú era una sopa de mondas de patatas con un total de unas 300 calorías. El trabajo duraba hasta comienzos de la noche en que se producía un nuevo recuento para detectar las fugas, muchas veces si el trabajo no había sido satisfactorio para los alemanes este periodo llegaba a ser de dos horas como castigo masivo.

La cena era el momento más esperado del día por los prisioneros, se les entregaba unos 300 gramos de pan con embutido y mantequilla y una porción de mermelada; a las 21,00 horas era el momento del silencio, ya debían de estar todos los prisioneros en los barracones, estaba completamente prohibido salir a la calle bajo pena de muerte.

Comenzamos la visita por el bloque 4, sala 1 planta baja, se encuentra expuesta una urna que contiene cenizas recogidas en el terreno del campo de concentración para recordar a todos los prisioneros que perdieron su vida durante su estancia en Auschwitz.

La sala número 2, en la planta baja, se expone un museo con numerosos documentos del archivo con los registros de las defunciones, donde se anotaban las causas y la hora de la defunción y es curioso que con intervalos de 5 minutos la gente moría de parada cardiaca. Hay un apartado a la minoría de los gitanos con los libros de registro donde se pueden ver que llegaron ha ser más 21.000 personas.

La Sala 3, planta baja, esta dedicada a los judíos deportados desde cualquier rincón de Europa, llegaban aquí con las falsas esperanzas de tener un trozo de tierra, eran los viajes de la muerte, trayectos de más de siete días donde no se les daba comida. La exposición presenta varias fotografías realizadas a la llegada de estos convoyes. Hay un plano donde se representa el lugar para las ejecuciones masivas: cámaras de gas, crematorios, fosas y piras funerarias.

La Sala 4, planta baja, hay una maqueta de una cámara de gas y del crematorio II. Tras la selección por parte de los SS se le informaba que iban a tomar una simple ducha, se desnudaban, pasaban a una sala subterránea que imitaba un cuarto de baño colectivo, de los techos colgaban unas duchas que nunca echaba agua, era una sala de 210 metros cuadrados que lograba reunir alrededor de 2.000 personas. Por los orificios en el techo entraba el gas letal y en 15 o 20 minutos los prisioneros morían. Se despojaba a los cadáveres de dientes de oro, pendientes y sortijas y se les cortaba el pelo, se les trasladaba a los hornos crematorios y cuando había mucho trabajo a los fosos de incineración.

La empresa “Degesch” era la fabricante del veneno Zyklon B, se necesitaban entre 5 y 7 kilos para matar en una sesión para entre 1.500 y 2.000 personas, se dice que el campo de Auschwitz llevo a consumir más de 20.000 Kg. de este producto químico.

Sala número 5, primera planta. En el momento de la liberación del campo se encontraron 7.000 Kg. de cabellos humanos que eran vendidos a las fábricas alemanas. En su análisis se detecto restos del cianuro, elemento del Zyklon B. Las fábricas utilizaban el cabello humano para la fabricación de telas de crin.

Los dientes de oro extraídos de los cadáveres, fueron fundidos y enviados a la Oficina General Sanitaria de las SS. Las cenizas humanas fueron aprovechadas como fertilizantes o vertidas directamente a los ríos.

La Sala número 6, planta baja. A la llegada al campo de concentración todos los bienes que portaban eran requisados, una parte se quedaba en el campo de concentración. Esta ingente cantidad de cosas se almacenaba en 30 barracones que fueron incendiados pero se llegaron a salvar miles de pares de zapatos, ropa, cepillos, brochas, gafas.

El bloque 5 contiene las salas donde se muestran los diferentes objetos hallados tras la liberación del campo que pertenecían a los condenados a muerte: zapatos, maletas con nombres y direcciones de sus propietarios, cepillos, gafas y una curiosa vitrina con las prótesis de los condenados.

Bloque 6, sala 1, planta baja, muestra la ropa carcelaria de arpillera que tenían, además de los distintos distintivos que tenían los presos dependiendo de su origen. La ropa interior era cambiada una vez a lo alargo de varios meses y los detenidos no tenían posibilidad de lavarla. Estas condiciones de vida contribuían a la aparición de varias epidemias de tifus exantemático y abdominal y, de sarna.

Sala número 2, esta sala muestra los detalles de los 400.000 hombres que fueron inscritos en el registro del campo de concentración. Muestran la dureza de la vida en el campo y el trato en el paso de revista a los presos, siendo obligados a permanecer de rodillas o en cuclillas.

Sala número 3, primera planta, aquí se muestra cual era la misión de los prisioneros, que no era otra de servir de mano de obra barata en las numerosas fábricas alemanas. Las condiciones de trabajo eran de total esclavitud.

Sala número 4, planta baja. Muestra la comida diaria en el campo de concentración. La dureza del trabajo producía mella en los prisioneros un debilitamiento continuo que desembocaba en la desnutrición y en la muerte. Las fotografías expuestas muestran reclusas después de la liberación que pesaban entre 23 y 35 Kg.

La sala número 6, planta baja. Muestra la vida de los niños que llegaban al campo, se les trataba igual que a un adulto. La mayoría se les declaraba no aptos y morían en las cámaras de gas. Los que sobrevivieron trabajan en las fábricas realizando muy duros trabajos.

Bloque 7, planta baja. Muestra el alojamiento en los barracones. Los detenidos dormían sobre paja tirada en el suelo de cemento, en una sala para 40 o 50 personas dormían cerca de 200. Luego aparecieron camastros de tres alturas que tampoco mejoraron mucho la situación.

Sala 6, primera planta, aquí se muestra en fotografías y maquetas los dos tipos de barracas, en este campo construidas de ladrillo y en el otro campo de Birkenau en madera.

Sala 7, primera planta. Las condiciones del asentamiento del campo entre las zonas húmedas y cenagosas, donde ya de por si había paludismo, mezclado con las condiciones de hambre y de la escasa ropa para defenderse del frío, mezclado con las ratas y los insectos provocaron verdaderas epidemias. Los médicos hacían revisiones permanentes y los prisioneros que no daban el nivel adecuado eran traslados a la cámara de gas sin acudir a los hospitales.

Ante este caldo de cultivo los médicos decidieron crear estudios sobre enfermedades utilizando los prisioneros. Por ejemplo el profesor Carl Clauberg “doctor muerte” que buscaba un método rápido para el exterminio biológico de los eslavos, experimentaba con la esterilización de las mujeres judías en el bloque 10. El doctor Joseph Mengele, experimentaba investigaciones genéticas y antropológicas con niños y mellizos y con personas minusválidas. Numerosas pruebas para la absorción de medicamentos y sustancias tóxicas a través de la piel.

Bloque número 11, es el llamado “Bloque de la Muerte”, era un pasillo entre los bloques números 10 y 11 estaba cerrado en los dos lados por un alto muro. Los cajones de madera en las ventanas de los bloques debían de impedir a lo reclusos observar las ejecuciones sumarias. En el patio los oficiales de las SS aplicaban el apaleamiento y la suspensión, esta última consistía en colgar al condenado de un poste y tirar de él hacia arriba con los brazos retorcidos detrás de la espalda. En el subsuelo se encontraba la prisión del campo.

Planta baja, según entramos hay una sala que servia para el cuerpo de guardia. En las siguientes estancias a la derecha un corredor donde se ingresaban los presos a la espera de su juicio sumario por la Gestapo, en los juicios de 2 o 3 horas se dictaba más de 100 sentencias muerte. Antes de ser ejecutados, se les desnudaba en los baños donde eran ejecutados si el número era bajo, si no eran fusilados en el patio.

En la última sala a la izquierda se encuentran las fotografías de las pinturas del ex-prisionero Wladyslaw Siwek, imágenes que representan el juicio, la selección en el sótano y las ejecuciones en el patio del bloque 11. Cualquier cosa era castigada en el campo, siempre había un motivo de sanción, recoger una simple manzana de un árbol, hacer las necesidades fisiológicas en el tiempo del trabajo, cambiar una muela de oro por una rebanada de pan, rendir poco en la fábrica. La pena más frecuente era encerrarlos en las celdas del bloque, se les obligaba a estar de pies durante muchas horas. En esta exposición hay un potro donde servia para el castigo de suspensión y una horca portátil para las penas de muerte.

El Sótano del bloque 11, fue donde se efectúo la primera prueba de ejecución masiva mediante el Zyklon B en esa ocasión murieron 600 prisioneros de guerra soviéticos y 250 enfermos del campo.

Aquí había tres tipos de celdas que servían para hacer los interrogatorios. La celda 18 servia para los presos condenados a la muerte de hambre. En 1941, esta celda sirvió para el sacerdote polaco Maksymilian Maria Kolbe, recibió el numero de registro tatuado en su antebrazo 16.670, este hombre cambio su vida en nombre de otro recluso llamado Francis Gajowniczka, su cuerpo fue quemado en el crematorio del campo de concentración, el hombre que salvo el sacerdote, fue liberado al acabar la guerra, el cura fue canonizado estando de papa Juan Pablo II, pese a la oposición de la comunidad judía. La celda número 20 era dedicada a la muerte por asfixia a causa de la falta de aire. La celda numero 21 se conservan algunos dibujos realizados por uno de sus prisioneros. La celda número 22 se divide en cuatro pequeños compartimentos de 90x90 donde se aplicaban los castigos especiales, era ocupada por cuatro presos en el espacio de uno solo.

La Plaza del recuento era la explanada donde los presos formaban para que los SS controlasen el número de los presos o para observar las ejecuciones públicas en la horca. El día 19 de julio de 1943 fueron ejecutados 12 prisioneros polacos por mantener contactos con la población civil.

Fuera de la alambrada se encuentra el crematorio y la cámara de gas, aquí esta el patíbulo de la horca donde se ejecuto a muerte al primer comandante del campo de concentración.

La mayor sala del crematorio lo ocupa el depósito donde se llevaban los cadáveres, luego se transformo en una sala de gas provisional e improvisada.

En la parte posterior se encuentran los hornos crematorios, en los que se incineraban cerca de 350 cadáveres al día. En cada boca de los hornos se colocaban dos o tres cadáveres a la vez. El crematorio fue construido por la empresa Topf und Söhne de Erfurt.

Aquí damos por finalizada la visita a esta aparte del Campo de Concentración, un autobús nos traslada a 3 kilómetros donde se encuentra la ampliación en la aldea de Brzezinka, el campo se extendía en los que se llamo Auschwitz II-Birkenau. Esta es la parte del campo de concentración que salen en todas las películas y que tenemos en grabado en nuestra memoria.

El campo de Birkenau esta dividido en varias zonas y sectores donde se concentraron hasta 100.000 prisioneros en agosto de 1944. En el campo faltaba el agua, las condiciones higiénico-sanitarias era deplorables y todo estaba lleno de ratas. Era el lugar utilizado para el exterminio mediante la construcción de cuatro hornos crematorios con sus cámaras de gas, dos cámaras de gas provisionales situadas en las granjas adyacentes de los campesinos, así como fosas y piras para su incineración.

Se inicia la visita por la torre del antiguo recinto del centinela, frente a ella se encuentra la plataforma de tren destinado a la descarga, donde llegaban los trenes con los deportados de Hungría.

El campo de Birkenau todavía conserva en estado original las barracas que utilizaban los prisioneros. Las barracas de ladrillo están a la izquierda de la plataforma de descarga. Ambas fueron construidas sin cimientos sobre un suelo fangoso. La mayoría de los barrocotes no tenia un pavimento era simplemente de tierra apisonada que con las lluvias se convertía en barro. Las mujeres dormían en camastros de tres niveles cubiertos de paja podrida, en cada nivel era ocupado por 8 personas.

Las barracas de madera ocupan a la derecha de la plataforma de descarga, eran antes los establos para los caballos, después de hacer unos arreglos fueron alojados más de mil presos. En medio de estos edificios se instalaron unas chimeneas para calentar el interior con el humo que pasaba por ellos.

Siguiendo las vías del tren se llega a las ruinas de los crematorios y las cámaras de gas que los alemanes hicieron estallar para borrar las huellas de sus crímenes.

Entre los restos es posible ver el vestuario subterráneo donde se desnudaban los condenados a muerte, una cámara de gas, así como los restos de los cinco hornos crematorios y los raíles sobre los que eran transportados los cadáveres.

El crematorio número IV fue parcialmente destruido durante la sublevación de 7 de octubre de 1944.

La vía de servicio del ferrocarril discurre por todo el campo de concentración se la llamaba Judenrampe, esta vía condujo desde mayo del 1942 hasta 1944 una cantidad ingente de judíos, polacos y gitanos. En la explanada de la vía los recién llegados eran explorados por los médicos para la selección de los aptos, ¡a seguir con vida! o los no aptos ¡directamente a la cámara de gas!.

En las ruinas del crematorio II y III, se encuentra el Monumento Internacional de las Víctimas de nazismo en Auschwitz, inaugurado en abril de 1967.

El poeta León Felipe creo este poema titulado Auschwitz, puedes escucharlo de la misma voz del poeta en http://www.youtube.com/watch?v=acdGfxajV6I


Esos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud…
Que hablen más bajo…
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín…
¡Oh, el gran virtuoso!…
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres…
Y solo.
¡Solo!
Aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante… tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, “gran cicerone”)
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue un aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa… otra cosa…
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú… no tienes imaginación,
acuérdate que en tu “Infierno”
no hay un niño siquiera…
Y ese que ves ahí…
Está solo
¡Solo! Sin cicerone…
Esperando que se abran las puertas del infierno
que tú ¡pobre florentino!
No pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa… ¿cómo te diré?
¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido, poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud…
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo!…¡Chist!…
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista…
Y he tocado en el infierno muchas veces…
Pero ahora aquí…
Rompo mi violín… y me callo.

León Felipe


Después de la visita al Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau aprovechamos para comer; preguntamos en el parking y nos permiten vaciar y llegar agua, hay unos baños con w.c. y ducha de pago.

Ya he comentado que con lo visita al campo habíamos completado la tercera pata del banco, es posible que el banco se quede cojo y para completar la cuarta pata nos haría falta visitar el cuarto campo de concentración más importante de Europa, se trata de Mauthausen (Austria).

En estos momentos estamos a cerca de 2.500 Km. de nuestra casa, nos quedan dos días más para completar la visita a Polonia habíamos pensado ir hasta visitar el mayor y más importan centro de peregrinaje de Polonia La Virgen Negra de Częstochowa y al día siguiente la importante ciudad de Wroclaw situada muy cerca de la frontera con Alemania.

Cambiando los planes hemos decido salir esta misma tarde para Mauthausen (Austria) y después, al día siguiente, hacia Venecia para estar un poco más cerca de nuestro regreso a Madrid. Hemos comprobado como esta nueva ruta es similar en la distancia con la que teníamos programada, añadiremos al viaje un nuevo día triste en Mauthausen (Austria) y un día y medio mucho más alegre en Venecia (Italia). En estos momentos nos separan 562 Km. intentaremos hacerlos esta misma tarde. La verdad es que este cambio no estaba programado y no sabemos exactamente como hacerlo pero podremos un poco de improvisación en el viaje que siempre ese punto de aventura es bien recibido, si al final sale bien, ¡claro!.

Uno de los problemas actuales de Polonia son los profundos cambios en las carreteras, se están haciendo nuevas autopistas y la conexiones muchas veces no figuran en los mapas del Tom-Tom, como es en este caso, durante los primeros 50 km del recorrido nos intenta conectar por la campiña polaca con una carretera nacional que se ha desdoblado en una autopista, el punto de conexión ha desaparecido y nos cuesta trabajo encontrarlo.

Una vez conectados en la autopista lo bueno dura poco porque enseguida nos llega el paso fronterizo con Chequia, hemos intentado conectarnos a internet para buscar información sobre las viñetas pero no lo encontramos, tampoco sabemos los precios de los combustibles.

Nada más llegar al paso fronterizo una persona nos hace una señal para que aparquemos y lo hacemos. Nos indica que como no llevamos viñeta debemos de sacarla en una oficina de la propia frontera, es un busca vidas, pero parece que la cosa va en serio.

En la oficina nos informan de las distintas modalidades, indicamos que solamente la necesitamos atravesar Chequia esa misma tarde porque queremos llegar a Austria en unas horas, al parecer hay que sacar la viñeta, ¡si o si!. La más barata para 10 días es de 16€ y también se puede sacar para los países limítrofes, aprovechamos y sacamos la misma modalidad de 10 días para Austria precio 10€.

La pegatina tiene un resguardo donde debes de indicar el numero de matricula por si te para la policía de carreteras, la pegatina para Chequia debe de estar colocada en el parabrisas en la parte inferior derecha. La correspondiente a Austria tiene también un resguardo donde se apunta el numero de matricula y debe de estar pegada en el parabrisas en el ángulo superior izquierdo. Le doy una pequeña propina al busca vidas, aunque no esta de acuerdo porque me indica que gracias a él nos ha evitado una multa, pero le digo o lo coges o lo dejas, al final le parece suficiente 2€.

Las carreteras de Chequia no son mucho mejores que las de Polonia, seguimos con las marcas de rodaduras lo que nos hace ralentizar mucho el viaje. Aprovechamos para comprar vivieres cuando vemos un Lidl cercano a la frontera, la noche se nos echa encima, nos damos cuenta que la mayoría de los productos son un poco más baratos que en Polonia, consecuentemente más baratos que en España.

Antes de entrar en la frontera con Austria circulamos por la E 59, es lo más parecido a Las Vegas, los neones se apoderan del paisaje, esta lleno de burdeles de lujo típicos de las carreteras americanas, aparecen los nombres más recurrentes: Love, Estela, Marylin, El Jardín de los sueños, Venus, etc, también hay salas de bingo, casinos, licorerías, tiendas de colonias, ropa de lujo y todo tipo de locales de alterne.

La entrada en Austria es muy parecida a la salida de Chequia, en lo referente a la carretera, pero pronto la cosa cambia radicalmente y el firme corresponde con uno de los países europeos más avanzados, nos incorporamos a la autopista que nos diferencia de las españolas porque tiene muchos tramos iluminados.

La noche se nos echa encima en la población de Loosdorf (Austria), aun nos queda unos 100 kilómetros para llegar a Mauthausen pero el cansancio hace mella; buscamos un aparcamiento abierto y el tom-tom nos indica el OBB, corresponde con un parking llamado en otros países P+R, se encuentra situado enfrente de la estación de ferrocarril, las coordinas GPS del lugar corresponde con N 48.19397 // E 15.40443.




Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal