Viaje a polonia, visitando francia, alemania, autria e italia



Descargar 0.68 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.68 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

BLOG DEL VIAJE POR POLONIA, FRANCIA,ALEMANIA,AUSTRIA E ITALIA © WWW.VIAJEUNIVERSAL.COM


VIAJE A POLONIA, VISITANDO FRANCIA, ALEMANIA, AUSTRIA E ITALIA
INTRODUCCIÓN

La elección de Polonia como país central de nuestro siguiente viaje pudiera resultar el fruto de la publicidad resultante de la pasada Eurocopa de fútbol celebrada en ese país, pero este hecho no ha influido en nada esta circunstancia, más bien ha sido como consecuencia de que este año hemos tenido la posibilidad por cuestiones familiares de poder alejarnos un poco más de España. La primera posibilidad que habíamos pensado es un viaje por Suiza y Austria, pero estando inmersos en esta recesión económica y ante los continuos ajustes que nos vemos sometidos decidimos elegir un país que tuviera un nivel de vida inferior al español, también otros de los escenarios es que fuera un país que el clima nos hiciera olvidar los rigores del verano español; con todos los condicionantes puestos encima de la mesa que mejor país que Polonia para pasar las siguientes vacaciones.

Además queremos aprovechar nuestro paso obligado por Francia o Alemania para hacer una pequeña selección de puntos cercanos a nuestros destinos diarios que queremos aprovechar para adornar nuestro recorrido, también en la parte final podemos añadir algunos puntos en Austria o en Italia. Todo esto a un ritmo vertiginoso que solamente se puede hacer tiendo una gran información del recorrido para que las visitas sean eficaces.

Históricamente sobre Polonia sabíamos poco o nada, solamente conocíamos el terrible paso de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y que en su suelo se habían construido los mayores campos de concentración nazis. Sobre su arquitectura esperábamos un similar mimetismo con la alemana. La cocina la imaginamos también similar a la alemana con el uso de salchichas, verduras.

Con todos estos ingredientes salimos para vivir esta nueva y particular nueva aventura, si te apetece participar acompañanos leyendo estas líneas:

EL VIAJE

Para la realización de este nueva aventura hemos preparado minuciosamente todos los aspectos, sabemos que el recorrido es muy largo y en total tenemos que hacer más de 7.000 Km., esto nos hace una media diaria de más de 320 Km. El clima en Polonia, aunque es verano, puede llegar a temperaturas invernales, esto nos hace que tengamos que llevar ropa de abrigo. La comida es uno de los asuntos por descubrir aunque llevamos víveres para casi todo el viaje, sabiendo que podremos comprar nuevos víveres en Francia, Bélgica o incluso en Alemania. Llevamos suficiente agua mineral porque siempre que viajamos es un problema poder distinguir cual es con gas o sin gas, recuerdo una vez en Holanda preguntamos al vendedor y nos recomendado una que estaba especialmente carbonatada, tanto, que tuvimos que ofrecérsela gratuitamente a unos compañeros autocaravanistas holandeses cuando regresamos a España.

Otro aspecto que no hemos podido dilucidar es que llevamos el tom-tom con un mapa sin actualizar, esto sabemos que será un problema porque en Polonia se están produciendo un rápido cambio en las infraestructuras de transporte terrestre, esto nos obligará a complementar la documentación con un amplio mapa de papel que compraremos a la entrada para que nos sirva como una doble guía, por qué estoy seguro que nos perderemos en alguna ocasión.

Nos marchamos con los pasaportes en la mano, aunque para Polonia no es necesario, queremos hacer una pequeña extensión desde la ciudad polaca de Zamosc a la vecina Lviv en Ucrania y poder hacernos una idea como es la vida diaria en la otra parte del Este de esta Europa que estamos construyendo con tantas dificultades, aunque conocemos que es complicado por el tiempo que se necesita para el paso fronterizo.


Día 30 de julio (lunes)

RUTA: Madrid-Burdeos; tiempo estimado: 6h 33’

Salimos de Madrid a las 13,30 horas con los mismos nervios de otros años, cuando tan solo llevamos 27 Km. en ruta, nos entra hambre, imagino que es una reacción fruto de estos nervios y paramos apresuradamente para calmar este sentimiento tan profundo.

Enseguida estamos nuevamente en ruta sabiendo que no podemos parar mucho más para no retrasar la llegada al punto más ambicioso de llegada, como es Burdeos.

Pasamos el desvío de Burgos, afortunadamente las obras estas casi completamente finalizadas en todo el tramo de la autovía A-1 y que otros años nos han retenido durante varias horas.

Hacemos un pequeño descanso nada más entrar en el País Vasco. La frontera lo marca un túnel en una montaña para indicar que hemos llegado, tomamos un café, y un dulce, como antídoto contra la fatiga, las coordenadas GPS del lugar corresponden con N 42.70464 // W 2.94787. Antes de abandonar la frontera española aprovechamos para llenar el depósito de combustible, seguro que no volveremos a ver durante el viaje estos precios de 1,36 €. Litro.

La noche se nos echa encima, los kilómetros no pasan con facilidad, aprovechamos para hacer un pequeño descanso en un área de una gasolinera francesa; las coordenadas GPS del lugar corresponde N43.93685 //W 1.08891; hay muchos camiones, vehículos y autocaravanas pasando la noche pero decidimos seguir después de cenar; continuamos nuestro camino hasta el objetivo marcado.

A las 0,00 a.m. llegamos al complejo comercial de Burdeos en Le Lac, es un sitio inmejorable para hacer la pernocta y que hemos utilizado en otras ocasiones; las coordenadas GPS del parking para autocaravanas corresponde con N 44.87814 // W 0.56588. En esta ocasión ya no estoy solo, al fondo hay varias autocaravanas que pernoctan a nuestro lado.

La noche es tranquila en aquel lugar aunque a las 7 a.m. se producen los primeros movimientos de vehículos de carga y de limpieza que enturbian un poco nuestro merecido descanso



Día 31 de julio (martes)

RUTA: Burdeos-Tours-París Km. 590; tiempo estimado 5h 29’
Hemos pasado la noche en la puerta de Norauto, abren a las 9,30 horas, quiero comprar los nuevos etilómetros que son obligatorios llevarlos para conducir por las carreteras de Francia; enseguida un empleado me dice que están totalmente agotados en todo el país, que no me moleste en buscarlos, aunque me indica que hasta noviembre la gendarmería francesa no multará.

Enfrente, tenemos el hipermercado Auchan donde aprovecharé para hacer la compra de algunos productos franceses y que en España son mucho más complicado comprarlos: quesos, pan, patés, croissants, melones, etc. Siempre que duermo en un parking de un supermercado me gusta agradecerlo con una pequeña compra. A un lado del centro comercial se encuentra la gasolinera del mismo Auchan, los precios me sorprenden porque coinciden con los de la última gasolinera en la autopista española 1,36€ por litro.

Marchamos en dirección a la ciudad de Tours, en mitad del camino hacemos un pequeño descanso para comer en el área de descanso; las coordenadas GPS corresponden con N 47.37919 // E 0.71797.

Estamos a pocos kilómetros de Tours y en poco tiempo estamos en el corazón de la ciudad, la referencia del aparcamiento la había sacado directamente de Internet, corresponde con el parking de la catedral de Tours, las coordenadas GPS del parking para autocaravanas en la ciudad de Tours son N 47.39677 // E 0.69472, es un parking de pago de la ORA, situado inmejorablemente en el centro de la ciudad, echamos 2 euros lo que nos permitirá ver en varias horas los principales monumentos.

El parking de Tours tiene como principal atractivo la cercanía a la catedral, esta bien dotado de sombra, su acceso en relativamente bueno, es un buen sitio para la pernocta, aunque la salida es un poco más complicada pero lentamente se puede hacer sin ninguna dificultad.

La ciudad de Tours se encuentra situada en una lengua de tierra que cierra el Loira por el norte, es la capital del departamento de la región de Turena, es una ciudad pequeña con poco más de 120.000 habitantes, tuvo un gran protagonismo en la Edad Media y fue residencia de los reyes de Francia.

Al lado del parking de la catedral se encuentra la Torre de Guise, es uno de los vestigios del antiguo castillo real, fue construido entre los siglo XII y XIII del que solamente queda esta torre, da nombre en memoria al joven duque de Guise porque aquí lo encarcelaron después de la muerte de su padre. Tiene una estructura cilíndrica protegida por matacanes y aspillera, formaba parte de la Logis de Gobernadores, en este edificio ha sido instalado el museo Grevin que muestra la historia de la región de Turena reconstruida a través de figuras de cera.

El primer monumento que visitamos es la Catedral de Saint-Gatien, es una de las más bonitas del estilo gótico francés, su construcción fue financiada por Blanca de Castilla y San Luis. Forma parte del Camino de Santiago francés y por sus naves pasaron Juana de Arco, diversos reyes de Francia y multitud de peregrinos, además de san Francisco de Paúl y María de la Encarnación.

Los primeros restos corresponden a una pequeña iglesia construida por san Lidoire, en esta iglesia tuvo lugar la consagración de san Martín y el milagro del globo de fuego.

Esta iglesia se amplio, destacaba por los mosaicos que mostraban la vida y la historia de san Martín. Después se construyó una iglesia románica que después de un siglo fue destruida por la guerra y los incendios.

Las obras de la actual catedral comenzaron en el siglo XIII con la construcción de las dos torres laterales, con un coronamiento renacentistas, que cierran la estrecha fachada de estilo gótico flamígero, se abre al exterior por tres portadas –aunque la decoración exterior ha sufrido graves mutilaciones– en el centro de la fachada hay un inmenso rosetón central.

El interior, la planta se divide en tres naves unidas por el transepto y la cabecera que tiene forma de girola. El arquitecto fue Etienne de Mortagne, ofrece un conjunto al mas puro estilo gótico, sobre ventanales, ojivas, arcos y sillares, están decorados con motivos vegetales inspirados en la flora turonense.

Las vidrieras son excepcionales fueron incorporadas en el mismo siglo XIII, destacan por su viveza y variedad de colores, están dedicadas a representar distintos aspectos de la Biblia como: el Génesis, la Alianza situada en la capilla mayor Absidial, la de San Martín, situada en la girola capilla de San Francisco; en la girola también esta la Vara de Jesé; la historia de los grandes testigos Juan el Bautista o Juan el Evangelista.

El crucero tiene dos rosetones en los extremos de un bonito colorido que hablan de la Gloria de la Jerusalén Celestial, esta parte fue terminada en el siglo XIV.

Las naves centrales y laterales fueron terminadas entre el siglo XIV y XV, en esta parte se puede ver las diferencias constructivas en los dos siglos que se tardaron en terminar la iglesia, de esta época es la vidriera del rosetón de la fachada principal. En el brazo derecho se halla la tumba renacentista de los hijos de Carlos VIII construida en el siglo XVI, que muestra el contraste con las figuras yacientes y los ángeles, de estilo gótico.

En el lado izquierdo de la nave se abre el Claustro de la Psallette, era el lugar de trabajo de los canónigos, cuya asamblea formaba el cabildo de la catedral de Saint-Gatien.

El claustro estuvo formado por tres galerías porque la sala Capitular fue destruida en 1802 para la apertura de una calle porque se encontraba anexa a la torre norte.

El claustro de Psalette debe su nombre porque se encontraba la escuela de canto “manécanterie” y el nombre evoca el canto de los salmos. El cabildo tuvo gran interés cultural después de la Edad Media con la creación del scriptorium y su biblioteca, fue ampliada por el canónigo Raoul la Sagaler con el ánimo de crear una biblioteca humanista siguiendo la corriente del modelo procedente de Sélestat, en Alsacia. El cabildo se disolvió durante la Revolución de 1793 y la biblioteca fue desecha.

La conexión del claustro con la catedral se hace por medio de un pasaje que era utilizado por los canónigos, hay un pequeño hueco donde estaba la sala Capitular, en las paredes se exponen fragmentos que han aparecido de la antigua ciudad romana de Caesarodonum. La galería contigua es la parte más antigua del claustro, fue construida en el siglo XV, tiene una decoración con un contenido del tipo floral de época medieval. La siguiente galería fue construida en 1508, de estilo gótico flamígero. En la pared norte hay dos puertas renacentistas: una conducía a la escuela de canto y la otra la residencia del primer cantor –maestro del coro de la catedral– , la ultima galería tiene restos de la pintura mural del siglo XVII que representan la masacre de los Santos Inocentes y la huida a Egipto. Sobre las bóvedas aparecen los vestigios de un decorado de cielo estrellado. En el ángulo de las dos galerías hay una pequeña capilla con techo artesonado. Al otro lado se encuentra la escalera, esta abierta al exterior por grandes ventanas que forman la barandilla exterior. Esta cubierta por un techo ornamentado con rosetones, la decoración es clásica dentro de los cánones renacentistas.

Subiendo al primer piso de las galerías se tiene una perfecta imagen de la arquitectura y de los contrafuertes que apuntan las bóvedas así como los grandes arbotantes que sostiene el brazo del crucero de la catedral. La decoración está dispuesta por pilastras que enmarcan las ventanas en el siglo XVI. A lo largo de la galería superior destacan las gárgolas de diferente tipología, al fondo hay una habitación llamada scriptorium, tiene una chimenea dedicada al trabajo de los copistas. Una puerta gótica nos permite llegar hasta la librería, estaba dedicada a la conservación de los libros del cabildo. Esta estancia esta compuesta de ocho tramos, presenta bóvedas ornamentadas con claves renacentistas. En el último tramo, se puede ver los escudos de armas de Raoul le Segaler. Una selección manuscritos de la biblioteca Municipal nos hace pensar como debió de ser esta sala en pleno funcionamiento.

Paseamos por el centro de Tours cogemos la rúe de Colber y la rúe de Comerse, son dos largas calles que como sus nombres indican están dedicadas al comercio. Un comercio minorista que esta muy especializado en el lujo y ofrece otros muchos artículos que en otros lugares de la ciudad no podríamos encontrar, este es el triunfo de la sociedad francesa en comparación que el abandono del comercio minorista en las ciudades españolas. La ciudad no es muy grande y su visita es muy sencilla, en esta parte de la ciudad algunas de las casas que aún se conservan son de piedra y ladrillo construidas a finales del siglo XV, algunas tienen hermosos patios.

Al fondo destaca una torre sobre todos los edificios, se trata de la Torre de Carlomagno, fue construida en tres los siglos, del XI y XIII, domina la Plaza Châteauneuf, antiguamente formaba parte de la Basílica de San Martín.

Paseamos por los barrios más antiguos donde predominan las viejas casas con entramados de madera y revocadas con vivos colores, donde conviven antiguos comercios con otros más modernos. En estos momentos la ciudad de Tours esta haciendo su propia revolución urbanística con la incorporación del tranvía que discurrirá por el centro de la ciudad.

Después de esta breve visita a la ciudad de Tours marchamos en dirección París, donde llegamos pasados las 19,00 horas. La entrada a la ciudad es bastante buena, todo el mundo conoce que París es una de las ciudades con mayores conflictos en sus accesos por carretera.

Tenemos tres puntos de referencia para nuestra visita a la ciudad de París, uno de ellos es el parking de la Défense, hasta allí acudimos y ¡bingo! hay sitio para aparcar. Este parking lo habíamos utilizado con anterioridad, se encuentra situado en Putereaux municipio limítrofe con París, aunque es de pago durante todo el año, en el mes de agosto es gratuito, una de las de sus peculiaridades es que se encuentra a 500 metros del Arco de la Défense dentro de la primera estación de la línea central del metro de París. Las coordenadas GPS del Parking para autocaravanas en la ciudad de París corresponden con N 48.88581 // E 2.22778; el marcador parcial del nuestro vehículo indica que llevamos 1271 Km.

Nada más llegar a París a todos se nos ilumina la cara, teníamos muchas ganas de disfrutar de sus luces, su bullicio y principalmente de su imagen tan acogedora y familiar que desprende al viajero.

Somos unos de los quince millones de turistas que visitan cada año la ciudad de París y siempre que tenemos la suerte de ir sucumbimos a su seducción, vayas donde vayas, haga lo que hagas, la ciudad te sorprenderá satisfactoriamente.

Mañana tenemos la intención de acudir a ver una parte de París que fue diseñada por Napoleón III para hacer uno de los cambios profundos en el urbanismo y conseguir que la ciudad brillara con el máximo esplendor hasta la llegada del siglo XXI. La mayor renovación de la ciudad comienza en 1852, cuando el ingeniero Georges-Eugène Haussmann recibió el encargo del emperador de hacer los cambios necesario para la actualización de la gran urbe con la renovación del suministro del agua, la construcción de las conducciones de alcantarillado y la implantación del alumbrado publico mediante combustión de gas.

El alcance de las nuevas reformas no podían llevarse a cabo sin poner en peligro la antigua fisonomía de la ciudad pero para definir el proyecto no había ningún inconveniente en desterrar el estilo gótico imperante y cualquier signo de sombras medievales para crear una unidad neoclásica, con calles bien trazadas, edificios bien iluminados. El Abogado contrato un estudio de ingenieros que llevaron a termino una gran obra siguiendo los postulados del Siglo de las Luces, obras que se hacían de la mano de inútiles arquitectos, sino se hizo gracias al trabajo de eficaces ingenieros como Haussmann.

Todas estas obras que se hacían en París no solamente tenían como finalidad hacer un urbanismo más moderno sino que en el fondo la cuestión principal es que tenia una trascendencia política porque que había que hacer unas grandes avenidas rectilíneas para facilitar la entrada y la circulación del Ejercito y así sofocar las continuas revueltas populares.

El centro de París aun sigue el diseño de Haussmann, los cinturones periféricos sustituyeron a las calles, callejuelas y callejones sin salida que llegaban a ahogar hasta la Catedral de Notre Dame.

Las novelas de Balzac y de Víctor Hugo describen perfectamente como era el París de la época que lo definían como una ciudad que no se veía nada al anochecer y el transito eran misión imposible sin salpicarse de barro e inmundicias.

Posteriormente Balzac siguió describiendo la evolución de la ciudad durante la primera mitad del siglo XIX, pero fue Zola quien contó en su prosa como era los profundos cambios de la ciudad durante la época del Segundo Imperio. Narra como era la nueva vida en los recién estrenados bulevares y el beneficio económico de las grandes inversiones tenían para la sociedad parisina de la época.

La obra de Haussmann se desarrolla tanto en la parte vista de la ciudad como en la que nunca se ve. El subsuelo fue trasformado con una renovación del alcantarillado y se desconecto los vertidos del tramo urbano que discurre por el río Sena, llevando los desagües río abajo, más allá de la ciudad; además, doto de agua corriente, todo ello supuso una nueva revolución con clara influencia sanitaria. Todo esto tendremos mañana oportunidad de poder verlo porque hemos planificado la visita al Museo del Subsuelo de París que no es otro que bajar hasta la parte más maloliente de la ciudad.

Marchamos hasta el gran Arco de la Défense, tan bien iluminado y tan majestuoso como la gran obra de Françoise Miterrand lego a la posterioridad, es sus bajos se encuentra la estación del metro que coincide con el tren de cercanías.

Sacamos el taco de 10 billetes del metro, el precio es de 12,70 €, creo que no ha subido desde la última visita a París del año pasado. Nos bajamos en Trocadero para hacer lo que hacen todos los turistas cuando llegan a París, ver la Torre Eiffel. Cenamos como siempre unas baguettes en el entorno, a las 22,00 horas la torre empieza a parpadear su iluminación tan famosa, mientras los miles de turistas del entorno exclaman el ¡Ohhhhh!, después de mil y una fotografía regresamos hasta nuestro particular aparcamiento pasado las 24,00 horas.



Día 1 de agosto (miércoles)

RUTA: París-Köln (Alemania) Km. 498; tiempo estimado 4h 54’

La noche ha sido tranquila y no es hasta pasado las 7,00 horas cuando empiezan a llegar los primeros coches que ocupan las plazas sobrantes en el parking para irse a trabajar al complejo de oficinas y de servicios financieros de la Défense.

Me visto y marcho rápidamente para sorprender el amanecer sobre la imagen más moderna de París. En estos momentos los trabajadores salen del metro con aires de pocos amigos y se van distribuyendo por los grandes edificios alrededor del gran arco de la Défense.

Estoy en la Place des Degrés, es como tener la llave de una puerta invisible que te sumerge en el proyecto urbanístico del siglo XX con vocación para ser ampliado en el siglo XXI. A mi izquierda esta el edificio Pascal, a mi derecha el edificio Voltaire, subo las escaleras que me conduce a un promontorio desde donde se denomina la Plaza le Dôme, esto nos conduce a un laberinto donde se encuentra el edificio UGC Ciné Cité, a la derecha el Centro Comercial Le Quatre Temps, este es el punto llamado Elysées la Défense desde aquí se puede bajar a la explanada Le Parvis, a las espaldas el Gran Arco de la Défense, de frente, el eje imaginario que divide el barrio en dos y que soñó el presidente Françoise Miterrand y que proyectado sobre la ciudad de París, en su imaginación formaría un perfecta recta constituida por el Arco del Triunfo, los Campos Eliseos, la Plaza de la Concordia y terminaría en la Pirámide del Louvre.

A la izquierda de la gran plaza tengo a mis pies el Tour Cnit, es uno de los primeros edificios levantados en la zona, es propiedad del Centro de Nuevas Industrias y Tecnologías (CNIT) fue construido y utilizado por primera vez en 1958, destaca por la parábola que describe la techumbre.

Sigo de frente, a mi izquierda dejo el edificio Les Hollines de l’Arche, llegó a la gran plaza Carpeaux, estoy guiado por un gran faro, en realidad es un gran dedo, la gente esta a lo suyo, todos pensando en llegar a su oficina antes de las 8,00, nadie mira alrededor para darse cuenta del espectáculo arquitectónico por donde transita, seguramente desde que fueron contratados nunca lo hicieron, para algunos, es como llegar a una sórdida fabrica en los suburbios de París, el nombre de la escultura es “Le Pouce”, obra de César Baldccini, fue instalada en 1965 y aunque parezca un simple dedo, las proporciones de su tamaño son semejantes a los edificios que apunta, 12 metros.

Enfrente, esta una de las torres más importantes de la zona, se trata de Tour Séquoia de la empresa SFR, Societe Francaise du Radiotelephone, el edificio tiene una fachada de media luna que destaca por su curvatura. Construida mediante dos bloques simétricos de hormigón, luego esta revestida de vidrio. Fue construido por los arquitectos: Michael Andrault, Pierre Parat, Ennio Torrieri.

Atravieso un pasaje que salva el Bulevar Circular, es uno de los nudos de comunicaciones de París y uno de los accesos al barrio. A mi derecha se encuentra el edificio Tour Egée, es la sede de la famosa consultora Ernst&Young, fue construido en 1999 por los famosos arquitectos Michael Andrault y Nicolás Ayoub, este edifico es gemelo al de la izquierda Tour Adria pero esta revestido de vidrio.

En la entrada como garante de la consultora y para vigilar las firmas de sus auditorias el escultor Igor Matoraj instalo su obra llamada “Icare” fue realizada en 1999, es enorme figura en bronce, siguiendo la tradición clásica del escultor que trata de imitar a Miguel Ángel con la figura de David, el rey de Israel. Este nos presenta una figura sin brazos y la cara recortada con una mirada pensativa.

Un poco más adelante esta el edificio de la Tour Cédre, fue construida en 1998, obra de los arquitectos Roger Saubot y Francois Jullien, forman la empresa de arquitectura SAUBOT et JULLIEN, originalmente el edificio se la llamo T4 torre, esta es la sede de la empresa EDF, ha sido construido en hormigón, se distingue por la fachada marrón y las cristaleras negras. A sus pies esta otra de las obras de arte de Igor Mitoraj retrata de la estatua Ikaria, fue construida en 1996, se representa un hombre o quizás una mujer (el sexo esta tapado por una cabeza) es un ser alado, sin cabeza, una mano sujeta su pie derecho para evitar de esta forma que pueda volar en libertad.

El siguiente edificio nos recuerda al Museo Guggenheim en Nueva York, se trata del Póle Universitarie Léonard de Vinci, fue construido para dedicarse a la enseñanza superior, tiene una fachada redonda con un diámetro más pequeño en la base.

Cerca se encuentra la estatua de fundición de hierro, si titula "La Connaissance" tiene 5,5 metros de altura, pintados en azul y rojo, en el extremos termina con dos manos que quieren atrapar el espacio, fue realizada por Paul Fluir en el 2003, tiene una placa donde el autor explica que el significado de la obra es para ensalzar la transmisión del “Saber” porque esta instalada delante de la escuela de Léonard de Vinci.

El día ha comenzado y tengo que regresar urgentemente hasta el parking para ver si toda la expedición esta lista para comenzar el tour por París, en esta ocasión es un recorrido que no mucha gente quiere o puede ver.

Nos marchamos en el metro, el precio es de 12,20 euros para un taco de diez billetes; la estación La Défense es la primera de la línea número 1, hacemos un trasbordo en Franklin D. Ruosevelt, donde cogemos la línea 9 para llegar a la estación de Alma-Marceau; nada más salir a las calles de París nos chocamos con “Flamme de la Liberte” es una replica exacta de la antorcha que sujeta la estatua de la libertad en Nueva York, ofrecida por el pueblo francés para todos los destinatarios del mundo entero. Es un símbolo de la amistad franco-americana, coincidiendo con el centenario del periódico Internacional Herad Tribune, París 1887-1987.

Desde aquí el Sena nos descubre la figura de la torre Eiffel, el escenario nos recuerda que el río no es solamente de uso turístico, las gabarras circulan llenas de contenedores y esto confirma que Francia todavía se sigue transportando las mercancías por todos los medios de transporte, no solo por carretera como en España.

Atravesamos uno de los puentes de París, se trata del Puente d’Alma, es de nueva construcción pero se ha mantenido en uno de sus pilares la estatua de la Zouave, es la figura de Georges Diebolt, es una de las cuatro estatuas que representan los participantes en la guerra de Crimea, los parisinos miran el nivel del agua sobre su cabeza para saber si las lluvias torrenciales tendrán consecuencias sobre la ciudad atendiendo a las crecidas del río Sena.

Un cartel informativo nos indica que estamos cerca de nuestro primer destino “Visite Des Egouts de París”. Todos conocemos la facilidad que tienen los franceses de dar valor económico a cualquier actividad pero uno de los museos más insólitos de toda Francia, es este, más o menos seria la traducción como: Museo de las Cloacas de París. Cuando llegamos a la puerta hay una veintena de personas que hacen fila esperando para poder entrar, no es un lugar muy frecuentado pero seguro que cada vez que se haga publico la gente sentirá curiosidad por verlo, el anuncio publicitario dice: Visita las Alcantarillas de París.

¿Qué nos puede ofrecer las alcantarillas de París?, pues mal olor, eso es lo primero que sientes nada más vas descendiendo, y además sientes cierta curiosidad de por ver: ratas, compresas, preservativos y todo tipo de objetos que circulan por los canales subterráneos, pues es verdad todo eso lo vemos y mucho más.

París desde la Edad Media ha sido una de las poblaciones más importantes del mundo, la ciudad se aprovisionaba directamente de las aguas del río Sena. La costumbre indicaba que aguas residuales se arrojaban directamente por la ventanas a las calles de tierra o a los campos, contaminado la capa freática y llegando nuevamente al río Sena creando un circulo que acaba por contaminar las aguas del propio río, en esos momentos se decía que la ciudad era una de las más bonitas y prosperas del mundo pero una de las más insalubres, se dice que la gente que visitaban París por primera vez podía olerla varios kilómetros antes de verla.

En el año 1200, Philippe Auguste ordena pavimentar las calles de París y se construye un canal en medio del pavimento por donde las aguas arrojadas desde la ventanas circulen libremente hasta el río Sena, esto supuso un primer paso para el control de las aguas residuales.

Es hacia el año 1370 cuando Hugues Aubriot, preboste de París, que ordena construir en la rúe Montmartre una alcantarilla cubierta y revestida con mampostería que desembocará en el riachuelo de Ménilmontant, aunque por toda la ciudad las aguas residuales siguen transcurriendo a cielo abierto.

El rey Louis XIV estaba muy preocupado de la insalubridad de París y encargo una investigación que concluía que uno de los principales problemas eran las aguas sucias, había que aumentar el alcantarillado, se construye la gran alcantarilla de las murallas de la orilla derecha, se conducen las aguas hasta el río de Bièvre desempeñando el papel de alcantarilla natural de la orilla izquierda del Sena. Con la llegada de Napoleón I se construyen los 30 primeros kilómetros de alcantarillas cubiertas.

Ya hemos hablado anteriormente del barón Hausmann, prefecto del Sena, y del ingeniero Eugène Belgrand, en 1850, para ver como se diseña la actual red de alcantarillas y aprovisionamiento de agua de París. En 1878 se construye una red de agua potable, única en el mundo, y una red separada para las aguas residuales de 600 Km. de longitud, que ha llegado a nuestros días.

Para evitar la contaminación y evacuación de las aguas Belgrand hace prevalecer la concepción totalmente nueva en el tratamiento del agua y es arrojar las aguas residuales río abajo y lo más lejos posible de la ciudad.

Para poder llevar a cabo esta idea, se instala una red de alcantarillas que utiliza el tipo de desagüe gravitatorio, donde no es posible por el terreno, se emplean estaciones de bombeo, que extraen las aguas de los barrios bajos para llevarlos a los altos y en cada calle se instala una alcantarilla.

El tamaño de las canalizaciones es tan grande que permiten circular las aguas potables y los trabajadores pueden circular por verdaderas calles subterráneas. Este vasto proyecto se completa en 1894 con una ley que tiene que educar a los parisinos con una filosofía que decía: “todo a la cloaca”.

Durante el siglo XX entre el periodo de 1914 y 1977 se construyen más de 1000 Km. de nuevas obras. Actualmente la red de alcantarillado de París es única en el mundo con 2.100 Km. de galerías técnicas. Contiene, además de dos redes de alimentación de agua potable y agua no potable, canalizaciones de agua helada para la climatización de edificios y almacenes, cables de telecomunicaciones y en algunas llegan tubos de aire comprimido para trabajos neumáticos. Se eliminan cada día 1,2 millones de metros cúbicos de agua, cada año se retiran de la red 15.000 m3 de residuos sólidos.

En 1935 se inicia el plan para la depuración industrial de las aguas de París, el objetivo es transportar todo el agua residual de la ciudad hasta Achères mediante una red de emisarios para ser tratada, se amplio con una nueva estaciones en Noisy-le-Grand, Valenton y Colombes.

La visita al museo comienza en la galería Victor Turgot, en un antiguo tramo del colector Biere, que circulaba entre la Concorde al Alma, se puede ver un conjunto de canalizaciones que constituye su particular sistema nervioso de la ciudad. Al final de la galería llegamos a un vagón compuerta utilizado para transportar los grandes residuos que se arrojan a las alcantarillas.

Después pasamos a la galería Pierre Emmanuel Bruneseau tiene sobre sus aguas un barco compuerta, esta máquina navega por los grandes colectores y pesa cinco toneladas, es el encargado de pescar lo que nadie quiere. Hay en la orilla una gran cuenca que es la encargada de atrapar las partículas sólidas que circulan por las aguas residuales, luego son extraídas mediante una draga que se puede observar por encima de la cuenca. Una pasarela situada al final de la galería tiene una alcantarilla básica como la de cualquier calle, esta situada en la rúe Cognac-Jay, así como la desembocadura del colector Bajo que se extiende a lo largo del río Sena desde el puente de Bercy.

Llegamos al pasaje de Duleau, hay que subir una escalerilla por donde circula el colector Bosquet que desemboca en la Escuela Militar, próximo a la torre Eiffel. Accedemos a la galería Eugène Belgrano se encuentra por encima para servir de decantador del Colector Bosquet, aquí se encuentra el pequeño Museo donde se muestra el ciclo del agua y el combate librado a lo largo de los siglos para preservar el equilibrio ecológico de la ciudad.

Seguimos por la galería Adolphe Mille, aquí hay un aliviadero previsto para las aguas de las tormentas, a su derecha una locomotora que tiraba de vagones donde se sacaban los sedimentos. A su izquierda, una antigua bomba de recogida de aguas, un poco más adelante se reconstruye una alcantarilla básica equipada con un depósito de descarga.

En el extremo izquierdo de la galería se inicia el punto de partida del emisario sur que lleva las aguas residuales de la orilla izquierda hacia el centro de depuración “Seine Aval” en Achères. La visita concluye con la visita a una pequeña exposición donde podemos ver algunos de los objetos que ilustran la historia de este museo.

Una vez realizado el tour por el subsuelo salimos a la superficie y verdaderamente nos damos cuenta lo mal que debía de oler París para hacer ese tipo de construcciones que llevaron los olores a muchos metros bajo la tierra; una buena experiencia que nos hace recapacitar como seria nuestra vida sin todas estas experiencias que ha ido acumulando el hombre, seguramente estemos en un punto que ya el hombre conocía durante el Imperio Romano y que supuso un retroceso cultural y técnico que tuvieron que pasar casi dieciocho siglos para darnos cuenta que la salud depende de la calidad del agua que bebemos.

Nuestro siguiente destino esta un poco alejado y necesitamos utilizar el metro, lo hacemos en la estación Pont de l’Alma de la línea numero 9, vamos hasta Cham de Mars Tour Eiffel donde hacemos trasbordo en la línea 5 que nos conduce hasta la estación Denfert Rochereau.

Son las 13,30 horas, nada más salir del metro nos damos cuenta que el siguiente destino que queremos visitar son las Catacumbas de París no será tan fácil la visita, porque la fila se adivina desde la propia estación del metro, preguntamos a la seguridad y nos dan 2 horas de espera. Nos dividimos por grupos para guardar la cola y marchamos para comprar unas hamburguesas en el Macdonalds cercano, aprovechamos a almorzar mientras esperamos nuestro turno para sacar las entradas, la gente nos mira por nuestro atrevimiento pero a la vez sentimos que muchos de los que esperan les gustaría compartir nuestras patatas fritas.

Las catacumbas se construyeron en el siglo XVIII porque se estaba produciendo una transformación urbanística de París y en 1780 se cerro el cementerio de los Santos Inocentes, en les Halles, era el más grande de todo París. Por decreto del Consejo de Estado del 9 de noviembre de 1785 se ordena el traslado de los restos a un osario, se encargo el Servicio de Canteras creado por el decreto del Consejo de Rey, el 4 de abril de 1777 para la protección y consolidación del subsuelo de París. Se acondiciono las antigua canteras pera dar cobijo a los huesos del cementerio en el emplazamiento llamado “Tombe-Issoire”. Hasta este punto llegaron todos los huesos exhumados de todos los cementerios de París hasta 1860, especialmente cuando se aplico la reforma urbanística de Haussmann. Desde principios del siglo XIX, las catacumbas abrieron al publico creando una curiosidad entre los viajeros, durante la visita de 1814 del emperador de Austria Francisco I, quiso ver estos restos, también Napoleón III descendió hasta el osario acompañado de su hijo el Príncipe Imperial.

A las 15,00 horas accedemos al interior de las galerías, según el folleto de entrada indica que solamente pueden permanecer en su interior 200 personas, pero el marcador electrónico de entradas y salidas indica que hay más de 900, también nos indica que el recorrido es de 2 kilómetros y la duración se puede hacer en 45’ minutos, no hay aseos, guardarropas, tiene 130 escalones de bajada, 83 escalones de subida, la temperatura del interior es constante a 14 grados, se desaconseja la visita a las personas que sufran de insuficiencia cardiaca o respiratoria, también a las personas sensibles y a los niños. No es un recorrido practicable para las personas con movilidad reducida y los menores de 14 años tienen que estar siempre acompañado de un adulto. Se pueden hacer fotografías sin flash, ni trípode. Pero la ultima recomendación nos deja mas sorprendidos: cualquier persona que sea descubierta deteriorando o sustrayendo huesos en las Catacumbas de la Ciudad de París será sometida a la acción judicial. Los bolsos se revisaran a la salida.

Con todas estas recomendaciones comenzamos la visita por la avenida de René Coty, la bajada por una escalera, que muchas veces nos parece la torre de un campanario, por lo estrecho del lugar, el descenso de mas de 20 metros, parece no terminar nunca; hasta que llegamos a las entrañas de la tierra, durante más de 600 metros recorremos galerías sin ver absolutamente nada. Las galerías estas señalizadas con el nombre de las calles de la superficie por donde vamos caminando, cuando empezamos a estar desmoralizados se abren una galería donde comienza nuestro asombroso viaje. Pasamos por una indicación que menciona la consolidación del terreno del acueducto de Arcueil, fue construido entre 1613 y 1623 por orden de María de Médicis. Las canteras de París constituyen la mayor necrópolis del mundo con cerca de seis millones de personas.

Llegamos al taller de una antigua cantera construido con pilares cilíndricos que forman parte de la roca y pilares de sillería compuesto por piedras superpuestas, que corresponden con las dos técnicas de consolidación del techo de la galería utilizadas durante la explotación de la caliza de Lutecia –nombre galorromano de París– la formación del subsuelo data de 45 millones de años de nuestra era.

En el subsuelo del Quartier de Cazerne se encuentra la galería de Port-Mahon, es una obra tallada en la piedra que representa el puerto de Mahón. Un cantero llamo Décure, veterano del ejército de Luis XV, esculpió en la pared una maqueta de la fortaleza de Mahón (Isla de Menorca), donde fue prisionero de los ingleses durante un largo periodo de tiempo.

Llegamos a una sala que era el baño de los canteros, aprovechaban una pequeña lámina de agua, descubierta por los canteros y utilizada para mezclar el cemento en los trabajos de albañilería.

La gran sala que precede al osario contiene numerosas explicaciones de la formación del osario. Las puertas del osario están enmarcadas por dos grandes pilares de albañilería adornados con un triángulo blanco sobre un fondo negro. El dintel muestra en letras negras el verso alejandrino “Detente, este es el imperio de la muerte”, es la primera de las frases y reflexiones sobre la fragilidad de la vida humana que encontraremos en el museo.

Entramos en la primera galería donde podremos visitar el reposo de más de 6 millones de parisinos, en los 780 metros de galerías que forman un bucle en el distrito formado por la avenida René Coty, las calles Hallé, Dareau y d’Alembert.

Los primeros huesos comenzaron a llegar en 1786 y se depositaban de forma desordenada. Hubo que esperar la llegada del imperio en 1810 para que Héricart de Thury inspector general de las Canteras, dé la orden de acondicionar el lugar. Dispuso los huesos largos y los cráneos de una forma decorativa.

Más adelante pasamos en lo que era la fuente de la Samaritana, se acondiciono un espacio circular cuyas paredes están construidas por osamentas procedentes del cementerio de los Inocentes.

Seguimos el camino y llegamos a la Cripta de Sacellum, aquí la galería se amplia alrededor de un altar que imita a una antigua tumba. A la izquierda hay una placa que recuerda las primeras osamentas trasladadas del cementerio de los Inocentes en abril de 1786.

El primer monumento que se levanto en el osario es la Lámpara Sepulcral. Se trata de una copia donde los canteros que trabajan allí mantenían una llama permanente para activar la circulación del aire en las galerías. La excavación de pozos de servicio sustituyó este primitivo sistema de ventilación.

La “Tumba de Gilbert” es una obra de consolidación del terreno encubierta bajo este disfraz de sarcófago, aprovechando se inscribieron los melancólicos versos del poeta Gilbert, fallecido en 1780 a los 29 años, pero no esta enterrado en este lugar.

Hay dos placas que conmemoran dos hechos históricos en París: el combate en la manufactura de Rëveillon, el 18 de mayo de 1789 y el combate en el castillo de las Tullerías, el 10 de agosto de 1792, dos hechos importantes acaecidos durante la Revolución Francesa, aquí llegaron los cuerpos enterrados directamente en este lugar, junto con las de las masacres de septiembre de 1792.

Una lápida conmemora de Fraçoise Géllain (dama Legros), era un aventurero que estuvo internado en la prisión de la Bastilla donde permaneció encarcelado varias veces. Paso más de treinta años en distintas prisiones de París.

La cripta de la Pasión esta formado por un pilar revestido de cráneos y tibias con forma de tonel. El dos de abril de 1897, entre la medianoche y las dos de la madrugada, en este lugar se celebró una fiesta macabra: sabios, artistas y distinguidos burgueses se reunieron para participar en un concierto clandestino, organizado con la complicidad de varios obreros, durante la noche construyeron este tonel.

La salida del osario continúa a través de una galería subterránea que ha sido transformada para una información educativa de la Inspección General de las Canteras. Las campanas de fontis fueron vaciadas y después consolidadas, muestran la forma de degradación más frecuente en las canteras de caliza. Las bandas de color en las bóvedas cimentadas indican la alternancia de las capas de tierra. La escalera de salida, nos conduce hasta el número 36 de la calle Rémy Dumoncel.

Después de más de dos horas sin ver el cielo abierto salimos un poco desorientados y caminamos por una calle con la esperanza de encontrarnos una estación de metro que nos devuelva a nuestro parking en la Défense, sin quererlo llegamos a la estación de Alésia, donde cogemos el metro.

Aquí finaliza nuestra fugaz visita a la ciudad de París pero gracias a este paron en el viaje hacemos muchos más llevadero los distintos itinerarios para llegar a nuestro destino final. Llegamos rápidamente a La Défense donde se encuentra la primera estación de la línea número 1, en esos momentos ya los ejecutivos se han marchado a sus casas, son sustituidos por jóvenes parisinos que acuden a los numerosos locales de ocio, en las calles muchos de ellos practican saltos en patines por el mobiliario urbano, practicando el Skatebarding, saltando bordillos, escaleras, barandillas y cualquier reto que presente la arquitectura urbana.

Son las 18 horas nos marchamos de París, la salida es mucho más complicada que la llegada porque en la ruta que nos marca el GPS se están produciendo obras en uno de los puentes, lo que nos retrasará una hora.

A la ciudad de Köln llegamos poco antes de la medianoche, tenemos referencias de dos áreas de autocaravanas, una situada en el centro de la ciudad, y que había pedido la reserva por e.mail, contestándome que en estas fechas no se realizan reservas por Internet; y la otra situada a la afueras de la ciudad. Dado que la hora de la noche es tan avanzada, imaginamos que la primera área estará totalmente llena, elegimos el área de autocaravanas para pasar la noche la que se encuentra situada en el aparcamiento P+R Haus Vorst; las coordenadas GPS del área en la ciudad de Köln corresponde con N 50.91646 // E 6.84710. En estos momentos esta casi llena pero tiene algún hueco para todos nosotros.

El ejemplo de esta área es lo que esta sucediendo con muchas infraestructuras de este tipo que se deterioran rápidamente por la falta de mantenimiento y por el mal uso que nosotros, los usuarios, le damos. En esta área pernoctamos hace ahora cuatro años en nuestro camino a Cabo Norte, los servicios que ofrecía cuando estaba totalmente operativa, ahora no funcionaban: ni el servicio de vaciado y de llenado de aguas y el servicio de luz, están totalmente clausurados, solamente tiene el uso para pernoctar y visitar la ciudad como un simple aparcamiento.

Pese a todo ello creo que es una de las mejores opciones para la visita a la ciudad de Köln, gracias a que tiene el servicio de tranvía en su puerta.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal