V tercera impugnación titulada: “La intolerancia político-religiosa vindicada”



Descargar 375.01 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño375.01 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7

VI) Tercera impugnación titulada: “La intolerancia político-religiosa vindicada”

“...¿Y quién podrá sin temeridad llamar plagiario al que copie opiniones, inserte cláusulas, junte doctrinas, y use de los que otros produjeron en el mismo asunto, para justificar lo que pretende, y convencer lo que se ha propuesto?. Si esto fuese un delito literario, pocas obras carecerían de él. La mayoría de los historiadores no son originales; pero esfuerzan sus razones, alientan sus discursos, y fortifican sus ideas con lo que dejaron escrito los que presenciaron los sucesos, o los que los escucharon a los que los escucharon a los que en sus respectivos tiempos vivieron. ...” 1



La intolerancia político-religiosa vindicada 2 fue presentada como una refutación3. Su impugnador fue Juan Nepomuceno Quintana, un miembro prominente de la Real y Pontificia Universidad de Caracas, y futuro diputado del Congreso Constituyente de 1811. La circunstancia de su procedencia lo hace ver como un orador instruido en la retórica sagrada, como especialista en el campo de la teología y del derecho canónico. Fue un caraqueño formado bajo la ortodoxia del catolicismo español, al igual que los dos primeros impugnadores. Para Quintana; la tesis de Burke es un error capital que ataca el sistema político-religioso de los pueblos, y compromete la tranquilidad con novedades peligrosas en materias delicadas, que pretenden imponer los prestigios de una filosofía especiosa; con la intención de cautivar con sus protestaciones insinuantes la amistad más desinteresada con el deseo de restablecer la caridad cristiana. Consideró que la materia religiosa es muy delicada en éste país, y que su tratado lastima la profunda ortodoxia del pueblo venezolano, alarmando la creencia popular y arriesgando la unión y la paz. En el curso de su disertación realizó la exégesis del significado de la tolerancia en diversas acepciones: civil, política, teológica; estableciendo analogías y diferencias para concluir que Burke se ha referido a la tolerancia civil y cristiana.
En su refutación consideró que invadió diversos campos y dirigió sus ataques y críticas a instituciones, gobiernos y hasta en contra del dogma católico de la visibilidad y potestad de la Iglesia de Jesucristo. Para Quintana no hay duda que la autoridad de los monarcas tiene un origen divino y que sus potestades son inviolables, aún tratándose de que sean tiranos; sin embargo no está de acuerdo en que la voluntad de los Reyes sea del mismo Dios, ya que es confundir maliciosamente la voluntad con la potestad de los Reyes. Fue categórico cuando afirmó que el Cristianismo no está reñido con los derechos del hombre y de la sociedad, y que son los filósofos modernos quienes abusan de los derechos del hombre para turbar y aniquilar a la sociedad. Elaboró largos razonamientos con respecto a España en sus relaciones con la Inquisición, la defendió alegando que gracias a su acción mantuvo la unidad de la fe; no obstante el grave problema que representaron los extranjeros. Consideró como principio que la intolerancia es una doctrina conforme al verdadero espíritu de la caridad evangélica. En su refutación no mencionó los acontecimientos del presente, y se generó una discusión doctrinaria, aspecto que originó una polémica en el terreno político-religioso.

A los cuatro días de haberse publicado el tratado sobre la “libertad de cultos”; el Claustro de la Real y Pontificia Universidad de Caracas bajo el mandato de Manuel Vicente Maya tuvo su primer pronunciamiento para recomendar la elaboración de ésta impugnación a Juan Nepomuceno Quintana y a Felipe Paúl, bajo la consulta de los siguientes personajes: Gabriel Lindo, Francisco Javier Sosa, Domingo Viana y Antonio Gómez. El Claustro consideró que dicho tratado es opuesto a la conservación de la religión y a la pureza de las costumbres ya que prepara un mal inevitable a las futuras generaciones con una funesta anarquía. Por consiguiente prohibió cualquier nueva edición referente a su escandalosa opinión 4.

En lo retórico ésta impugnación pretendió iniciar un debate a partir de un género judicial: se condenó el tratado sobre la “libertad de cultos” como un acto abominable en contra de las leyes. La tercera impugnación demostró sus argumentos a través de una refutación; en donde existió la primera intención en deliberar a partir de varias disertaciones lo perjudicial que puede ser el tolerantismo y los beneficios que puede tener la intolerancia. Tardó tres meses en ser elaborada. En una comunicación que Juan Nepomuceno Quintana envió a Manuel Vicente Maya, el 3 de junio de 1811, señaló que su demora se debió principalmente por sus ocupaciones imprescindibles en sus asistencias diarias en el Congreso. Para Quintana la presente refutación es justa y averiguada; y no desea comprometer demasiado al respetable cuerpo de la Universidad Real y Pontificia5 a pesar de las graves circunstancias. El 6 de junio de 1811, el Claustro de la Real y Pontificia Universidad de Caracas, aprobó la refutación y decidió enviarla al Arzobispo Narciso Coll y Prat, por intermedio del Rector Manuel Vicente Maya, para que fuera impresa bajo el encargo de José Antonio Montenegro, con la aprobación del Arzobispo 6.


La tercera impugnación fue la más extensa en el contexto de la controversia en contra de William Burke. No fue redactada en primera persona, sino a nombre de todos los representantes del Claustro Universitario. Fue elaborada con 66 argumentos divididos por números romanos, y fue sustentada con 159 fuentes; presentó un razonamiento riguroso que ofreció una orientación pragmática; y consideró en una forma exacta los argumentos que pretendió refutar para manifestar una tesis contraria como hipótesis para explorar sus consecuencias, y demostrar la parte absurda de los argumentos de William Burke. En la fuerza argumentativa de sus disertaciones existió un encadenamiento lógico de los siguientes pasos: causalidad, oposición, ilación, conclusión, complementación, condición y finalidad. Utilizó como elemento retórico, el exordio, en los tres primeros argumentos. A partir del tercer argumento se consideró los argumentos utilizados por Burke a partir de su nota inicial que sirvió de exordio para anunciar la presentación de su tratado; para el impugnador el exordio de éste autor sirve para indagar y descubrir la ocasión, el designio, el fin y los fundamentos del discurso sobre la tolerancia religiosa:


La libertad de cultos


La intolerancia político-religiosa vindicada

“...Si el orden del discurso ha obligado al autor de estas páginas a tratar una materia tan delicada en este país como la tolerancia religiosa, lo hace con la esperanza de que el respetable clero y pueblo americano, no verán en sus raciocinios sino un deseo de restablecer la más pura caridad cristiana, y de promover la felicidad del país. Los textos sagrados de que usa, son claros y terminantes; el resto son hechos indubitables. El autor cree no estar errado; su conciencia le absuelve; pero se someterá voluntariamente al que le demuestre su engaño. El no teme de ser sindicado de irreligioso; además de haber nacido en un país católico, todo el mundo sabe cuánto cuesta serlo a los irlandeses y que para ellos han sufrido mil vejaciones y las más duras privaciones políticas. ...”7


“...El orden del discurso, la tolerancia religiosa, el restablecimiento de la más pura caridad cristiana, del que depende la felicidad del país, y los textos sagrados, junto con hechos indubitables; he aquí pues la ocasión, el designio, el fin, y los fundamentos de la empresa de Burke. Motivo harto poderoso para que considerando justamente aquella nota estampada después de los primeros renglones del discurso como su propia y verdadera introducción, no hayamos debido anteponerla al contexto del discurso mismo; ya sea ella del propio autor, como lo indica la absolución de su conciencia; ya sea del redactor de la gaceta, u otro por lo que ella tiene de prospecto apologético. ...” 8




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal