Universidad de las palmas de gran canaria



Descargar 1.92 Mb.
Página8/26
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.92 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   26

ACTIVIDAD 4

"GRÁFICO"



Objetivo: Se pretende que el alumno interiorice el problema, lo vea como algo propio y adopte una postura personal.

Procedimiento: Se trata de que los alumnos observen un gráfico simple y respondan a una serie de preguntas sugeridas por éste.

Gráfico:


Preguntas:

1.- ¿Te sugiere algo este gráfico?.

2.- Se suele hablar de "grupos de riesgo". ¿Sabes que se quiere decir con dicho término?. ¿Crees que realmente existen ésta clase de grupos?.

3.- ¿Sabías que uno de cada tres enfermos de SIDA es drogodependiente (toxicómano)?

4.- El SIDA se relacionó al principio con homosexualidad. Mirando el gráfico ¿podemos deducir que éste aspecto es cierto?.

5.- ¿Sabías que muchos niños antes de nacer han contraído el SIDA porque sus madres son seropositivas?. ¿Qué impresión te produce?.

¿POR QUÉ TENEMOS COMPORTAMIENTOS DE RIESGO?

OBJETIVOS

 Analizar el comportamiento humano, en relación a conductas sexuales y/o de consumo de sustancias psicoactivas endovenosas.

 Analizar por qué tenemos comportamientos de riesgo, estando bien formados.

 Valorar las justificaciones más frecuentes, realizadas frente a las conductas de riesgo.



CONTENIDOS

Tras analizar diversos estudios, se ha demostrado que en nuestro país, la mayoría de las personas adultas conocen las vías de transmisión de las E.T.S. y SIDA así cómo los métodos preventivos eficaces.

A partir de ésta reflexión analizaremos el por qué se emiten comportamientos de riesgo.

ANÁLISIS FUNCIONAL DEL COMPORTAMIENTO DE RIESGO DR. R. BAYÉS.

Posiblemente es el modelo con mayor aceptación. Sus consecuencias son las siguientes:

 El comportamiento humano está mediatizado por las consecuencias placenteras o de alivio de tensión inmediatas (tiempo). Así el comportamiento de riesgo (penetración sexual sin protección) supone de forma inmediata la obtención de placer seguro o liberación de tensión. En cambio, las consecuencias negativas de este comportamiento de riesgo (infección por VIH, E.T.S., ...) son tan sólo probables y, además, a largo plazo.

JUSTIFICACIONES MÁS FRECUENTES

A) Carencia de métodos preventivos.

Se producen comportamientos de riesgo por no tener los útiles adecuados. Esto suele estar motivado por:

 Coste económico de los mismos.

 Centros cerrados (p.e. penitenciarios).

 Limitaciones horarias (p.e.: farmacias noche).

B) Monogamia serial.

Pensar que no existe riesgo frente a las E.T.S. ya que se está manteniendo una relación sexual exclusiva. Al terminar ésta, se inicia otra que, en exclusividad perdura y se le añade a la anterior y así sucesivamente.



C) Grado de conocimiento.

Se ha observado en personas que adoptan medidas preventivas al iniciar una relación, cuando ésta se hace estable y se adquiere un mayor grado de confianza, dejan de protegerse, exponiéndose a riesgos.



D) Aspecto externo.

El favorable aspecto externo juega un papel importante, ya que puede justificar la emisión de conductas de riesgo (p.e.: obesidad, ausencia de sintomatología, belleza, limpieza, etc.)



OTRAS VARIABLES

A) Carencia de habilidades.

Manipulativas

Los métodos preventivos pueden utilizarse inadecuadamente (p.e.: colocar mal el preservativo).

Sociales

El no tener habilidades interpersonales para negociar o acceder a la utilización de métodos preventivos (p.e.: no tener habilidad para pedir preservativos en una farmacia).

B) Refuerzo

Las conductas de riesgo, reforzantes por sí mismas (gratificantes), también pueden ser reforzadas por los demás (p.e.: algunos jóvenes elogian a sus parejas por no utilizar el preservativo, asociándolo a una muestra de amor y confianza en la relación).



ACTIVIDADES

ACTIVIDAD 1

¡CONTRADICCIÓN!



Objetivo: Demostrar la naturaleza contradictoria del ser humano.

Procedimiento: Solicitar al grupo que durante varios días observen y registren, en su entorno, las conductas contradictorias que emiten las personas que le rodean. A continuación realizarán una exposición grupal, y concluir explicitando que frente a las E.T.S. se emiten comportamientos de riesgo contradictorios al deseo de emitir conductas preventivas.

ACTIVIDAD 2

¡YA!


Objetivo: Demostrar que el ser humano actúa mediatizado por la búsqueda de placer o alivio de tensión inmediata.

Procedimiento: Solicitar que elaboren, por grupos o individualmente, un listado de comportamientos que resulten placenteros a corto plazo y adversos a largo plazo. A continuación se explicará al grupo el modelo de análisis funcional y se expondrán los ejemplos adaptándolos al mismo.

ACTIVIDAD 3

"FOTOGRAFÍAS"



Objetivo: Comprobar la tendencia a emitir juicios diagnósticos frente al virus del SIDA por características externas.

Procedimiento: Elaborar un panel con 10 fotos enumeradas de personas de diferentes razas, edades y status.

Solicitar al grupo que, en una hoja de respuestas, marque si cree que las personas que aparecen en la fotografía tienen o no el VIH. A continuación se pone en común la respuesta de cada uno, intentando detectar qué juicios diagnósticos se han emitido para llegar a esas conclusiones. Por último, señalar como respuesta correcta el "no sé" frente a todas las fotos.



ACTIVIDAD 4

"NO PUEDO"



Objetivo: Identificar atribuciones irracionales sobre la erección y el preservativo.

Procedimiento: Se pide al grupo que aporte razones para no usar el preservativo. A continuación se analizará cada argumento, intentando desestructurarlo.

¿CÓMO FOMENTAR COMPORTAMIENTOS PREVENTIVOS?

OBJETIVOS

 Definir los principales factores que intervienen en los comportamientos preventivos.

 Aplicar el modelo preventivo P.R.E.C.E.D.E. para fomentar la práctica de un sexo seguro.

CONTENIDOS

Se ha comprobado que resulta muy difícil modificar hábitos y comportamientos previamente adquiridos. Es muy fácil decir a alguien que use preservativos para evitar transmitir o que te transmitan algún tipo de enfermedad, pero llevarlo a la práctica exige la confluencia de muchos factores, ya que nuestro comportamiento está mediatizado por numerosas circunstancias.

Uno de los principales modelos de intervención preventiva que más ha sabido desarrollar y valorar el conjunto de factores que influyen en la práctica de comportamientos preventivos es el modelo "PRECEDE" (L. W. GREEN); el cual divide los factores en tres grupos: F. predisponentes, F. facilitadores y F. reforzantes.

FACTORES PREDISPONENTES

 La INFORMACIÓN; disponer de los conocimientos relacionados con los cuidados de la salud y las medidas preventivas.

 Las ACTITUDES; percepción que cada persona tiene sobre el riesgo que cree que puede estar corriendo. Incluye también la sensación de autoeficacia que tiene cada individuo, es decir, la capacidad de realizar comportamientos preventivos, si se siente capaz o no, por ejemplo: "si uso el preservativo no podré satisfacer a mi pareja".

 VALORES Y CREENCIAS, que posee cada persona.



Ejemplo de percepción de riesgo.

A) Anoche Ana y Hector se acostaron juntos.

B) El año anterior, cada uno se acostó con otras tres personas.

C) Cada año antes de esto, cada una de estas personas se acostó con otras tres personas. En cuatro años Ana y Héctor se habrán acostado con personas que se han acostado con otras 80 personas. En siete años esas personas se habrán acostado con un total de 1460 personas.

D) En doce años, se contaría con un total de 531.430 personas.

FACTORES FACILITADORES

 LAS HABILIDADES; poseer habilidades requeridas para la realización de comportamiento preventivo, tanto de tipo físico o manuales (p.e.: saber colocar bien un preservativo) como las sociales (p.e.: desenvolverse adecuadamente cuando se van a comprar preservativos).

 RECURSOS E INSTRUMENTOS; la existencia y accesibilidad de éstos permiten llevar a la práctica los comportamientos preventivos (p.e.: tener una gran facilidad de acceso a los preservativos o a Centros relacionados con jóvenes y planificación familiar).

FACTORES REFORZANTES

Es la respuesta que el medio (familia, pareja, amigos, medios de comunicación, etc...) proporciona tras la realización de una conducta saludable. Si esta reacción es positiva decimos que tiende a reforzar la nueva aparición del comportamiento, mientras que si la respuesta es negativa se fomenta que no se vuelva a repetir.



EL MODELO P.R.E.C.E.D.E.

METODOLOGÍA

Antes de aplicar este modelo preventivo es conveniente evaluar el nivel de conocimientos, actitudes y conductas de la población sobre la que se va a intervenir. La mejor forma de obtener esta información es a través de cuestionarios estructurados o bien hacerlo mediante entrevistas.

Una vez se tienen los resultados de la evaluación, el siguiente paso es determinar la línea base de cada uno de los factores que intervienen en el modelo P.R.E.C.E.D.E. (p.e.: ver qué métodos anticonceptivos conocen y qué actitud tienen respecto a su uso). Esto permitirá realizar el diagnóstico de la población diana para, posteriormente, diseñar el modelo preventivo haciendo mayor hincapié en aquellos factores que sean modificables y desechando los que no lo sean (p.e.: se puede intervenir sobre las habilidades, enseñando a utilizar correctamente el preservativo, pero probablemente no se podrá influir para que las fábricas de preservativos los vendan más baratos).

Una vez hecho esto, sólo resta aplicar en la población a intervenir el modelo preventivo diseñado. El último paso, siempre debe ser la evaluación, imprescindible para analizar y poder discernir si ha habido cambio respecto a la línea base.



ACTIVIDADES

ACTIVIDAD 1

"QUIERO UNA CAJA DE PRESERVATIVOS"



Objetivo: Desarrollar habilidades asertivas.

Procedimiento: Se trata de un ejercicio en vivo donde: "Una persona hace de farmacéutico medio sordo y no muy convencido de servir el producto que le piden. Otra persona hará de chico o chica joven que va a la farmacia para comprar una caja de preservativos. Dos personas más hacen de público, que acuden a la farmacia a por otras cosas. Uno estará presente y el otro aparecerá después. Estos últimos interpretarán el papel de dos adultos que murmuran entre ellos, al ver al chico o a la chica joven comprando preservativos". Se trata de interponer trabas para ir poniendo a prueba la habilidad del joven a la hora de conseguir lo que quiere, sin ser agresivo, ni ponerse ansioso. El resto del grupo, anotará las estrategias conversacionales para en la discusión posterior ver de qué modo se podrían mejorar.

Esta actividad se completa una vez que aquellas personas que nunca han comprado preservativos o tienen dificultades para hacerlo, van a la farmacia y los compran; luego relatan al resto del grupo la experiencia y cómo se han sentido.



ACTIVIDAD 2

¡SIN PRESERVATIVO, NO GRACIAS!



Objetivo: Desarrollar habilidades de negociación para plantear a la pareja el uso del preservativo.

Procedimiento: Un chico y una chica actúan como una pareja que mantiene una conversación sobre usar o no el preservativo en sus relaciones sexuales. El chico no es partidario de usarlo aludiendo múltiples razones (incomodidad, desconfianza, artificialidad, etc...); ella intentará convencerlo de las ventajas de su uso para ambos. Una vez que finaliza el ejercicio, el resto del grupo da su opinión sobre lo que le ha parecido el ejercicio y los aspectos que podrían mejorarse. Posteriormente se realizará otro juego de roles similar con una pareja homosexual.

ACTIVIDAD 3

"¡PLACER SIN RIESGO!"



Objetivo: Aprender a plantear prácticas sexuales placenteras sin penetración.

Procedimiento: Se trata de una tormenta de ideas. Se dividen en grupos de cinco personas durante cinco minutos, para describir prácticas sexuales que produzcan placer sin penetración y sin riesgo, posteriormente un portavoz de cada grupo las anotará en una pizarra y se debatirán.

ACTIVIDAD 4

"¡A MI NO!"



Objetivo: Demostrar con qué facilidad el VIH puede "viajar" por una población. Crear un sentimiento de proximidad real a la infección.

Procedimiento: Se trata de un juego con cuatro tipos de tarjetas: 3 blancas, 2 marcadas con C+, 2 con C+/- y 1 con V.

El juego lo realizan 8 personas o más, siempre que se mantengan la misma proporción de marcas en las tarjetas colocando sólo una con V. Se les reparte una tarjeta a cada uno, sin explicarles el significado de los signos. Se solicita a cada participante que anote en su tarjeta los nombres que desee de los participantes del juego, pidiendo previamente a cada uno permiso para hacerlo. Pueden además elegir que nadie, todos o que sólo ciertas personas del grupo estén anotadas en sus tarjetas o poner su propio nombre en las demás. De esta forma, al final de un periodo de unos cinco minutos (dependiendo del tamaño del grupo), algunas tarjetas estarán llenas de nombres, otras tendrán pocos y otras ninguno. Se revela entonces el significado de los signos: V=infectado; C+ = siempre usa condón; C+/- = a veces usa condón; tarjeta blanca = no usa nada. A partir de entonces se realiza un seguimiento del posible recorrido efectuado por el VIH.



EVALUACIÓN

1.- ¿Qué es el SIDA? Sí No

a) Las iniciales de Síndrome de Inmuno  

Deficiencia Adquirida  

b) Una enfermedad transmitible.  

c) Una enfermedad de homosexuales y drogadictos.  

d) Un tipo de cáncer.  


2.- ¿Cuál de estas enfermedades son de transmisión sexual? Sí No

a) Sífilis.  

b) Hongos.  

c) Gonorrea.  

d) Herpes.  

e) SIDA.  

f) Hepatitis B.  

g) Condilomas.  


3.- ¿Con qué método o métodos se pueden evitar las ETS? Sí No

a) Píldora.  

b) Marcha atrás.  

c) DIU  

d) Preservativos.  

e) Diafragma.  


4.- ¿Cuál de estas prácticas pueden dar lugar a la transmisión Sí No

del SIDA?

a) Besos húmedos (intercambio de saliva).  

b) Compartir jeringuillas y agujas.  

c) Chupan el pene o el clítoris.  

d) Penetración del pene en el ano sin preservativo.  

e) Masturbación recíproca con la mano.  

f) Compartir un vaso, plato o cuchara.  

g) Penetración del pene en la vagina sin preservativo.  



5.- ¿Por qué se debe utilizar el preservativo? Sí No

a) Por higiene personal.  

b) Para evitar embarazos.  

c) Para evitar enfermedades de transmisión sexual.  



¿HASTA QUÉ PUNTO TE SIENTES CAPAZ ...

1.- de discutir con tu pareja la adopción de conductas preventivas ante el SIDA?

a) Nada capaz.

b) Bastante capaz.

c) Muy capaz.


2.- de usar un preservativo siempre que tienes relaciones sexuales?

a) Nada capaz.

b) Bastante capaz.

c) Muy capaz.



3.- de insistir en el uso del preservativo aunque tu pareja no quiera usarlo?

a) Nada capaz.

b) Bastante capaz.

c) Muy capaz.



4.- de negarte a tener relaciones sexuales si tu pareja no quiere usar un preservativo?

a) Nada capaz.

b) Bastante capaz.

c) Muy capaz.



5.- de entrar en una farmacia para comprar preservativos?

a) Nada capaz.

b) Bastante capaz.

c) Muy capaz.



BIBLIOGRAFÍA E.T.S Y SIDA

Guía Educativa para sexo más seguro "Programa de Prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual y SIDA". Servicio Canario de Salud. Dirección General de Salud Pública.

Enfermedades de Transmisión Sexual (E.T.S.). Método práctico de información sexual en el hogar, la escuela y la enseñanza. Área informativa. Serie monográfica para adultos. 2ª Edición. Nº 18. Edutest Aptdo 231. Irun (Guipúzcoa).

Guía Didáctica del Profesorado. Educación afectivo sexual en la etapa secundaria. Gobierno de Canarias. Consejería de Educación, Cultura y Deportes. Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa.

SIDA, Los hechos y la esperanza. Nueva edición del Instituto Pasteur realizada bajo la dirección del profesor Luc MONTAGNIER con profesor Saad KHOURI, Dr Jean Baptiste BRUNET, y el profesor Claude GRISCELLI. Edición gratuita publicada por la "Fundación CAIXA".

Temas de Educación para la Salud (T.E.P.S.) SIDA. Tea Ediciones, S.A.

Temas de Educación para la Salud (T.E.P.S.) Manual para el profesor. Tea Ediciones, S.A.

7. HÁBITOS HIGIÉNICOS EN ANCIANOS

Mª Pino González Cáceres, Lidia Esther Hernández Lozano, Guacimara Pérez Santana
ENVEJECIMIENTO

Se entiende por envejecimiento el conjunto de modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia del tiempo sobre los seres vivos.

Éste conlleva fundamentalmente una disminución de la capacidad de adaptación a nivel de cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta a las diversas circunstancias que inciden en el individuo.

Las características fundamentales del envejecimiento son:

El ritmo de envejecimiento constante.

Existe una variabilidad, en tiempo e intensidad, entre distintas poblaciones, individuos y estructuras orgánicas.

Esto viene determinado por una serie de factores:

· Genético.

· Sexuales.

· Ambientales.

· Socioeconómicos.

· Culturales.

El envejecimiento fisiológico, debido a la disminución de la capacidad de adaptación y de respuesta a las diversas circunstancias, así como la inestabilidad del equilibrio homeoestático que conlleva, produce como resultado una mayor facilidad para enfermar.

El intento de establecer un límite entre el envejecimiento fisiológico y patológico y, por tanto, de marcar hasta donde unas deficiencias son consecuencias del normal envejecimiento o están causadas por un proceso morboso específico es poco menos que imposible. Esto obedece a diversas causas; por un lado como acabamos de ver, no todos los individuos siguen una pauta común de envejecimiento, y por otro, este proceso fisiológico en sí mismo favorece la superposición de patologías condicionadas en parte por él, que, dificultan aún más su separación.

Otro aspecto fisiológico del anciano, es la modificación de la sintomatología, traducido habitualmente en una menor expresividad clínica ya que:

· El dolor suele ser menos intenso y está peor localizado.

· La fiebre puede ser poco aparente.

· Los estados confusionales son frecuentes.

Por otro lado, existen cambios fisiológicos con la edad que pueden simular procesos patológicos como por ejemplo la alteración de la tolerancia a sobre carga de hidratos de carbono que pueden originar falsas interpretaciones, al proceso de envejecimiento, tales como:

· La mal llamada anemia del anciano.

· El aumento de la queratinina.

· Las alteraciones electrolíticas.

· Los análisis de orina anormales.

Sin duda el anciano, también experimenta cambios importantes en su esfera psíquica y social. El cese de la actividad laboral y la falta de preparación para ello, la disminución progresiva de sus capacidades, la adversidad del medio y la actitud frecuente de rechazo social y familiar hacen que la población anciana se sienta inútil y marginada, no viendo claro su papel dentro de la sociedad que, de hecho, les relega a un plano inferior.

Todo esto actúa negativamente sobre el anciano, ocasionándole en no pocas situaciones, problemas de salud importantes aunque no siempre tengan una clara expresión clínica.

¿Qué es entonces un Anciano?

Marcel Archard decía que “Un viejo es alguien que tiene diez años más que uno”. No obstante, la definición de envejecimiento más aceptada es la conocida de Binet y Bourlíere: “Serie de modificaciones morfológicas y fisiológicas que originan el paso del tiempo sobre los seres vivos”.



HIGIENE DIARIA

¿Cómo planificar un Programa de higiene eficaz?
Con los años, el anciano ha ido desarrollando sus propios hábitos de higiene diaria. Si es posible, no hay que romper su rutina normal por el mero hecho de haber ingresado en el hospital.
El anciano necesita cuidados regulares (ya sea usted quien se los dispense, ya se los procure por sí mismo) para sentirse mejor y prevenir la aparición de problemas sobre añadidos.

En las páginas que siguen se explica como realizar algunos procedimientos básicos tales como:

· Higiene bucal.

· Cuidados de las uñas y de las manos.

· Como colaborar en la higiene y bienestar del anciano.

· La autoestima.

Como sabe, la movilidad y estilo de vida de la persona también cambian con la edad. Sin embargo, tanto si el anciano está encamado como si puede deambular, una buena higiene diaria le ayudará a mantener la sensación de bienestar y autoestima.

Así mismo, al animarle y asumir la mayor parte de sus cuidados, tanto en hospital como en su casa, favorecerá su independencia y sentido de autocontrol.

El plan de higiene del anciano debe incluir los siguientes puntos:

· Cuidado bucal.

· Baño completo o parcial, o ducha.

· El lavado y arreglo del pelo.

· Cuidado de las uñas.

Algunos de estos procedimientos los efectuará a diario y otro a intervalos semanales.

Para darle al anciano un cierto sentido de control sobre su propia vida, déjele que programe (en lo posible) sus propios cuidados y déle el tiempo necesario para realizarlos.

¿Cómo realizar un buen cuidado bucal?
Como bien sabe, se requiere una atención diaria para mantener en óptimas condiciones la cavidad bucal (lengua, dientes, paladar y encías) del anciano. Estos cuidados ayudarán a mantener sus hábitos alimentarios normales y también su autoimagen.
Recuérdele al anciano que una buena prevención comienza por una buena revisión odontológica periódica. La buena alimentación también contribuye a mantener la salud bucal. Los productos lácteos, como el queso y el yogur son muy adecuados para mantener la mandíbula inferior fuerte y con buena movilidad.
El cepillado diario y los hilos dentales eliminan el sarro y los restos orgánicos que podrían provocar, alteraciones de las encías.

Enséñele al anciano y a su familia la importancia de una buena higiene bucal. Comience por explicarle los signos síntomas de las distintas afecciones bucales que preceden a inflamaciones y sangrado de las encías.

Estos signos y síntomas son:

· Lengua saburral.

· Saliva densa y pegajosa.

· Mal aliento.

· Intolerancia a líquidos fríos y calientes.

· Molestias al masticar o hablar.

· Pérdida del apetito.

Para prevenir estos problemas recomiéndele al anciano que se cepille los dientes. Enséñele la manera más adecuada de hacerlo.



Cuidado de la dentadura postiza

La pérdida de piezas dentarias puede iniciar toda una cadena de complicaciones en la boca del anciano. En primer lugar, los dientes adyacentes se desplazan para cubrir el espacio dejado por la pieza perdida, lo que da lugar a un aumento en la tensión sobre las encías y tejidos de sostén. Con el tiempo, esto puede llegar a alterar la fisonomía de la persona anciana por hundimiento de las mejillas. Los dientes que se desplazan pueden provocar mala coaptación y al mismo tiempo afectar el habla. Igualmente, pueden favorecer el depósito de restos de materia alimentaria.

Las dentaduras postizas y los puentes pueden reemplazar los dientes perdidos. Sin embargo, estos aparatos pueden producir molestias pasajeras debido a que su textura y tamaño difieren de los de los dientes naturales. En el caso de que el anciano se coloque una dentadura postiza, necesitará un periodo de adaptación.

Cómo colocar y extraer la dentadura postiza

Enséñele al anciano a colocarse correctamente la dentadura. En primer lugar, debe coger una palangana, colocar una toalla en el fondo y llenarla de agua hasta la mitad. Esto evitará que la dentadura se rompa en caso de caerse. A continuación, inclinado sobre la palangana, se colocará la dentadura en la boca aplicando una suave presión a ambos lados para situarla en su posición. Recuérdele que si se pone la dentadura mientras está húmeda, ésta se adherirá mejor a las encías. Seguramente encontrará más fácil colocarse primero la pieza superior de la dentadura.

Anímele a colocarse la dentadura cada mañana, a menos que esté contraindicado por alguna enfermedad. De este modo, evitará la inflamación de las encías, que podría originar un cambio de forma e imposibilitar el buen ajuste de la dentadura.
Para quitarse la pieza superior, debe coger las superficies frontal y palatal de la dentadura por ambos lados, colocar los dedos índice por encima del borde superior de la dentadura, tirar de ella hasta que desaparezca la fuerza de succión entre la dentadura y la encía y finalmente extraerla.

Para retirar la pieza inferior, el anciano debe coger con los dedos pulgar e índice las superficies frontal y lingual de la dentadura.

Para quitarse una prótesis parcial, ha de ejercer igual presión a ambos lados de la prótesis en la zona adyacente a la encía.

Precaución: Adviértale que no se quite una prótesis parcial cogiéndola por los alambres, ya que podría romperlos.

Limpieza de las prótesis dentales

Insista en la importancia de mantener la dentadura limpia y en buenas condiciones. Para ello, enséñele al anciano a:

Tratar la dentadura con cuidado.

Cepillarla después de cada comida y antes de acostarse. Debería frotarla meticulosamente con un cepillo duro. Si no puede cepillarla después de cada comida, recomiéndele que la enjuague con agua corriente. Insista en que se enjuague la boca tras cepillar la dentadura, especialmente si ha comido alimentos que contengan semillas.

Quitarse la dentadura cada noche, a menos que exista alguna contraindicación, y sumergirla en un recipiente tapado que contenga agua corriente con esencia de menta, zumo de limón o algún producto comercial al efecto. Debe cambiar esta solución a diario.

Guardar la dentadura postiza en un lugar seguro cuando no la esté usando.



Observación: La dentadura debería llevar una identificación permanente.

Enséñele al anciano a realizar algunos cuidados adicionales, tales como eliminar las incrustaciones o manchas a intervalos semanales y siempre que sea necesario. Para disolver las incrustaciones puede sumergir la dentadura en vinagre blanco sin diluir durante una noche. Puede eliminar las manchas sumergiendo la dentadura en una de estas tres soluciones: una cucharada pequeña (5 ml.) de amoniaco en 250 ml. de agua; una cucharada sopera (15 ml.) de Clorox y dos cucharadas soperas (30 ml.) de Calgón en 250 ml. de agua, o una cucharada sopera (15 ml.) de vinagre blanco en 259 ml. de agua. A los 30 minutos, deberá sacar la dentadura de la solución, cepillarla a fondo y enjuagarla con agua abundante.

Asegúrese que el anciano entiende los cuidados que requiere su dentadura. De lo contrario, remítale al dentista para que éste le dé las recomendaciones pertinentes. ¿Por qué tiene esto tanta importancia? Algunos dentífricos pueden decolorar las dentaduras fabricadas con determinados materiales plásticos. Además, las dentaduras fabricadas con aleaciones de cromo, cobalto o níquel requieren cuidados especiales.

Tanto si el anciano lleva una dentadura completa como una parcial, recuérdele que continúe manteniendo la higiene necesaria de los dientes que le queden, así como de las encías, lengua y paladar.



Cómo mantener el cabello sano

Tanto si se encuentra en el hospital como en su propio domicilio, el mantenimiento del cabello sano y limpio le ayudará a sentirse bien y a tener mejor aspecto. Para un cuidado correcto de su cabello, lleve a cabo con detalle las siguientes instrucciones:

· Cepíllese el pelo y péinese dos veces al día a fin de estimular la circulación y redistribuir los aceites naturales del pelo hacia sus puntas.

· Lávese el pelo una vez por semana con un champú que no lo reseque demasiado y que no irrite los ojos. A ser posible, láveselo al ducharse o, si no, utilice una alargadera hasta el lavabo para poder eliminar completamente el champú.

· Después, séqueselo con una toalla. Si lo desea, póngase una loción fijadora para facilitar el peinado.

· ¿Utiliza laca? Si es así, emplee frascos pulverizadores (no sprays de aerosol). Aplíquesela en una habitación bien ventilada y tápese los ojos y nariz con la mano.

· Arréglese y recórtese el pelo al menos una vez al mes a fin de prevenir que se abran las puntas y los enredos. En lugar de utilizar un producto comercial, pruebe a aplicarse una cucharadita (5 ml.) de aceite de maíz o de oliva en el pelo. A continuación envuélvase la cabeza en una toalla templada y húmeda durante 30 minutos y lávese el pelo meticulosamente con un champú. Aclárelo con abundante agua.

· Si está quedándose calvo, protéjase la cabeza con una gorra cuando salga a la calle. Utilice sombrero, durante el invierno para mantener la cabeza cubierta y durante el verano para evitar las quemaduras. Póngase alguna crema protectora o loción en la piel expuesta. Las quemaduras solares repetidas pueden acarrear problemas cutáneos importantes.

Si decide llevar una peluca o peluquín, consulte con un especialista.
Cuidado de las uñas y de las manos

Aunque en el anciano las uñas crecen con lentitud aproximadamente 0’5 mm por semana (más o menos la mitad que en un individuo joven), también requiere un cuidado frecuente. Enséñale al anciano a realizar el cuidado diario de las uñas para mantenerlas sanas y bien arregladas.

Si el anciano no tiene pulso firme o presenta trastornos visuales, diabetes, mala circulación etc..., asuma usted el cuidado de sus uñas. Si vive solo, procure que una enfermera o visitadora se encargue de este cometido.

El cuidado integral de las uñas también incluye tomar medidas contra aquellas actividades o productos que puedan lesionarlas, el anciano debería:

· Evitar en lo posible sumergir las manos en agua colocándose guantes cuando ello sea imprescindible.

· Utilizar guantes con forro de algodón cuando realice trabajo de jardinería o de exteriores.

· Hidratarse las uñas, y cutículas diariamente para mantenerlas blandas y evitar que se agrieten o se rompan.

· Aplicarse masaje en las uñas para estimular la circulación.



Cuidado diario de los pies

El mantenimiento adecuado de los pies es de gran importancia para el bienestar del anciano. Por este motivo debemos enseñarle una serie de medidas que se deberían llevar a cabo de una forma regular. Estas medidas aparecen reflejadas a continuación:

· Examinarse los pies a diario (plantas, uñas, dedos y espacios interdigitales), vigilando la aparición de zonas enrojecidas, fisuras, abrasiones, heridas, descamación, callos, durezas o uñas incarnatas. Recomiéndele que lo haga en una habitación que disponga de buena iluminación y que le notifique al médico cualquier problema que detecte.

· Cambiarse a diario los calcetines o medias.

· Aplicarse diariamente loción corporal a los pies. Indíquele que lo haga siempre tras un lavado minucioso y que elimine el exceso de loción con una toalla. Recuérdele que se ponga calcetines o medias limpias después del procedimiento.

· Hacerse friegas con alcohol o loción de carpe dos veces al día en caso de sudación excesiva o mal olor. Debe secarse escrupulosamente los pies y cambiarse cada día los calcetines.

· Sumergir los pies semanalmente en una palangana de plástico o metal con agua jabonosa tibia. La temperatura del agua debe estar entre 31 y 35º C. Al llenar la palangana, debería empezar por el agua fría y añadir de forma gradual agua caliente según necesidades. Con los pies sumergidos, debe realizar ejercicios de movilidad, tales como mover los dedos y flexionar y extender éstos y la articulación del tobillo. A continuación, debe aclararse los pies y secarlos (sin frotar) de forma concienzuda, incluyendo los espacios interdigitales.


· Pasar un bastoncillo de madera, a ser posible de naranjo, por debajo de cada uña para eliminar los restos de piel adherida.

· Frotarse con una piedra pómez los talones, plantas y caras laterales de los pies para eliminar la piel muerta.

· Las uñas deberán llevarse cortas y limpias no sólo por motivos higiénicos sino también para evitar roces con el calzado que podrían producir algunos problemas molestos y dolorosos. Éstas deben cortarse en línea recta, a menos que lo contraindiquen problemas específicos. En caso de existir alguna complicación, las uñas deberá cortarlas un podólogo.

· Al realizar la higiene de los pies será fundamental no olvidar los surcos entre los dedos, ni de las uñas.

La higiene de los alimentos

Normalmente los alimentos tienen como fin primordial el proporcionar la salud, pero son múltiples las ocasiones en que lo que producen son alteraciones. Estas pueden estar originadas por diversos motivos entre los que se encuentran:

· Contener de modo natural ciertas sustancias tóxicas (ej.: setas venenosas).

· Poder desencadenar fenómenos de alergia(ej.: mariscos)

· Sufrir procesos de contaminación durante su desarrollo.

· Sufrir procesos de contaminación durante los procesos de preparación, conservación, y consumo.

Recomendaciones y prevención de infecciones más frecuentes:

· Estafilococos:

Se localizan sobretodo en la piel, fosas nasales, garganta, orzuelos y heridas infectadas. Se desarrollan con más frecuencias en natas, cremas y salsas, resisten hasta los 100 º C, 30 minutos.

Podemos evitar su transmisión cuidando no hablar, toser o estornudar sobre la comida, también por la manos por lo que es aconsejable lavarlas muy a menudo y sobre todo antes de cocinar y de comer, proteger las heridas y llevar las uñas cortas y limpias, no hay que olvidar tampoco lavar los utensilios de cocina.

· Salmonelas:

Se localiza en los intestinos de los animales y del hombre. Se contamina y desarrolla en las carnes y huevos ( o aquellos alimentos que los lleven, mayonesas, salsas).

No produce toxinas, el germen se destruye a 65 ºC, 30 minutos por eso se aconseja asar la carne.

Para evitar su transmisión hay que mantener las manos limpias después de usar el water, mantener el alimento en un lugar refrigerado hasta su preparación y no exponerlos a temperatura ambiente.

No utilizar los mismos utensilios para la carne cruda y la carne cocinada, pues existe peligro de contaminación indirecta.

· Botulismo:

Es una alteración grave y a veces mortal, el germen es muy resistente, que puede resistir el calor 121 ºC, 15 minutos.

Se suele localizar en la tierra y en el polvo, desarrollándose en ambientes cerrados y mal ventilados (ej. :el interior de una lata o una salchicha).

Hay que tener una rigurosa limpieza de los alimentos manchados de tierra y de los locales, así como de los utensilios a utilizar, desechar las latas hinchadas o abombadas, y sobre todo las caducadas, hay que tener en cuenta que muchas veces la infección no altera sensorialmente (sabor, olor) el alimento.

Mantener la autoestima a través de un cuidado esmerado de la imagen personal

Envejecer no significa necesariamente dar la sensación de descuido personal.

Una persona puede compensar los cambios físicos propios de la edad manteniendo una adecuada higiene personal y vistiendo ropas limpias y arregladas. Si cuida de un paciente anciano subraye la necesidad de preservar la imagen exterior en todo momento.

Por ejemplo una ropa limpia y atractiva ayuda a dar una sensación de dignidad e individualidad. El cambio diario de indumentaria también es una forma de demostrar el control sobre la propia vida y refleja un vínculo con el mundo exterior. Si el anciano está hospitalizado sugiera a la familia que traigan los pijamas, el camisón, las zapatillas y todo aquello que acostumbra a utilizar en casa.



Para el anciano/a:

Dígale al anciano que preste especial atención al vello facial, anímele a afeitarse cada día, o arreglarse el bigote, recomiéndele que se aplique una loción previa al afeitado para proteger la piel de posibles cortes faciales. Asegúrese que tenga gasitas por si se corta.

Si al anciano le tiembla el pulso, ayúdele a afeitarse o recomiéndele que use maquinilla eléctrica. Además, sugiérale que se ponga lociones para después del afeitado o cremas hidratantes para protegerle la piel de la cara.

Las mujeres de edad suelen tener una mayor cantidad de vello facial. Si esto les preocupa pueden eliminarlo mediante afeitado, depilado, cera o electrólisis, o pueden teñirlo.

Para proteger la piel y prevenir la sequedad recomiéndele que se lave bien la cara y que se aplique un producto hidratante. Sugiérale que utilice que aceites de almendras o soja, mejor que glicerina o aguas de rosas, ya que éstos últimos productos pueden deshidratar la piel facial. Aplicarse cremas hidratantes con un movimiento suave en dirección ascendente, especialmente sobre los párpados.
Si utiliza algún tipo de cosmético anímela a que lo siga utilizando. Subraye la importancia de quitarse cada día todo el maquillaje. Tras desmaquillarse, debe lavarse la cara con agua y ponerse algún producto refrescante. A continuación, debe aplicarse una sustancia hidratante, ya sea una crema hidratante hidrosoluble o aceites de soja o almendra.

CATEGORÍAS DE ANCIANOS

El Anciano Inválido

Para definir al ser no válido existe toda una serie de sinónimos que usan indistintamente:

· Discapacitados.

· Minusválidos.

· Deteriorado, etc.

Cuya diferenciación semántica no es fácil y, sin embargo, es necesario matizar.

La OMS prefiere el término inglés “Impairment”, que traducido literalmente significa: Detrimento, menoscabo, etc., y se podría reducir a una alteración que afecta a la totalidad de la persona en su enfoque anatómico.

Discapacitado sería la repercusión funcional producida a la persona afectada por el deterioro antes dicho.

El minusválido refleja ya cierta magnitud en el deterioro que sobrepasa en un 33% de la aptitud funcional de la persona, con repercusión posterior legal en cuanto a valoración de secuelas permanentes.

Para centrar el concepto de INVALIDEZ, que se podría definir como “una reducción de la capacidad funcional del individuo para desarrollar una vida cotidiana útil”. Este impedimento puede afectar al ser vivo en su aspecto físico, psíquico, o a ambos a la vez, siendo de carácter mixto. Lo cual conlleva también a la inadaptación del individuo, al impedimento ocasionado, de manera constante, casi siempre.

En nuestro caso nos estamos refiriendo no a un individuo cualquiera, sino a una persona con características especiales: al ANCIANO.

Es decir, persona envejecida que forma parte en la civilización actual de un colectivo marginado, al sufrir una disminución temporal o permanente de una integridad física, pasa a formar parte de otro grupo humano marginado: Los discapacitados. Acaece, pues, doble marginación: SENECTUD más INVALIDEZ.

El aumento progresivo del envejecimiento a nivel mundial. El índice de envejecimiento no es igual en todos los países, teniendo que distinguir entre países envejecidos, como Inglaterra, Alemania, Suecia, etc.; países intermedios, España, Italia, EE.UU., etc., y países jóvenes, como América Latina, Oriente Medio, Etcétera, cuya variación del índice de envejecimiento pasa desde 15-17% entre los primeros, hasta menor de un 8% entre los últimos, respecto a su población de mayores de sesenta y cinco años.

Causas de la invalidez

Actualmente se exalta la capacidad de movimiento como expresión de la libertad del individuo en su concepción materialista de la vida. Y es que permite el desplazamiento a lugares, contacto con otras personas e independencia para realizar los actos de la vida diaria.

El anciano puede perder este don tan preciado por diversas causas:

· Involución del organismo; Los cambios fisiológicos que el devenir del tiempo ocasiona al ser humano, en sus distintos órganos y sistemas, produce una disminución de respuesta ante situaciones difíciles que anteriormente superaba. Aparte de las modificaciones corporales que evidencian al anciano: pérdida de talla, inclinación hacia delante, rodillas dobladas en flexión, pelo escaso y canoso, boca desdentada, ciertos sentidos y órganos que nos defienden caen en su rendimiento.

En los distintos aparatos orgánicos destacan como causantes de invalidez: El sistema osteo-articular o locomotor, con pérdida de densidad ósea, haciendo más frágiles los huesos, pérdida de masa muscular con menor rendimiento; función cardio respiratoria, con menor capacidad ventilatoria y claudicación cardiaca ante el esfuerzo y la disminución de absorción intestinal, digestión enlentecida, influirá en una deficiente alimentación, con menor aporte de principios inmediatos.

· Enfermedades orgánicas incapacitantes; Con frecuencia, la causa suele ser múltiple: Cataratas, osteoporosis, fracturas o accidentes vasculo-celebrales, pudiendo suceder que la causa inicial desaparezca al final, al agregarse durante la evolución de la enfermedad otra patología sobreañadida, teniendo que recaer la finalidad del tratamiento clínico sobre todas las causas.



El anciano depresivo

Podemos distinguir entre emociones y estados de ánimo. Las emociones son afectos bruscos y agudos como el miedo, la cólera y la angustia. El estado de ánimo de un tipo de afecto de instauración más lenta y progresiva que las emociones. Los más típicos son los que oscilan entre la alegría-tristeza. Las alteraciones de estos constituyen los tramos afectivos, nos referimos a ellos con los nombres de manía y depresión. La depresión es mucho más frecuente que la manía, constituyendo la patología psiquiátrica más frecuente en los ancianos.

La depresión no es una característica de la vejez. El depresivo pierde su propia estima, tiene sentimientos de incapacidad e inutilidad. Se siente inseguro, incapaz de hacer frente a los problemas cotidianos. Disminuye la capacidad de mantener sus actividades. Disminuye su actividad psíquica y tiene dificultad para concentrarse, le falla la memoria, pudiendo confundirse con una demencia. El depresivo pierde el interés por las cosas, por la gente, y no tiene capacidad de disfrutar como antes. La ansiedad casi siempre está presente y puede ser intensa. Son típicos los trastornos del sueño, el insomnio, despertando varias horas antes de lo habitual. Pierden el gusto por la comida y el apetito. En muchos casos las principales quejas de la depresión son: dolor de cabeza, otros dolores, mareos, molestias digestivas, etc... En los ancianos, la depresión supone un riesgo muy elevado de suicidio.

Síntomas de la depresión:

· Tristeza.

· Pérdida de interés por las actividades habituales.

· Incapacidad para disfrutar.

· Ansiedad, miedo, preocupaciones.

· Irritabilidad.

· Enlentecimiento del pensamiento y las acciones.

· Dificultad para concentrarse.

· Desesperanza.

· Ideas de muerte, suicidio.

· Ideas de culpa, rutina o hipocondría.

· Insomnio.

· Pérdida del apetito, adelgazamiento.

· Pérdida del impulso sexual.

· Molestias somáticas (cefaleas, otros dolores, mareos...).

Es importante distinguir entre la tristeza normal y la tristeza patológica. La tristeza normal está provocada por un motivo, tiene una duración de intensidad adecuadas al desencadenante, y no afecta significativamente al rendimiento de la persona, (cuando se ha perdido a un ser querido, etc.). Cuando los síntomas son de mayor intensidad, se mantienen más tiempo del esperado, o afectan de forma importante a los rendimientos del individuo, se produce una depresión que va a requerir tratamiento.

La demencia

¿Qué es la demencia y cómo aparece?

La demencia se caracteriza por la desintegración de la actividad intelectual del anciano, hasta un punto que interfiere, o imposibilita, sus relaciones sociales y su actividad laboral.

La forma de aparición de los síntomas es variable y depende especialmente del tipo de demencia.

¿Cómo se inicia una demencia?

Los hallazgos más frecuentes en los periodos iniciales de un proceso demencial son tres: 1) dificultades para recordar las cosas recientes, especialmente lugares, intenciones (“Qué es lo que iba a hacer”), y hechos de la vida diaria (“¿Dónde dejé el periódico?”), con una conservación relativamente buena de los recuerdos más remotos. 2) Problemas de orientación en el espacio y en la realización de ciertas actividades prácticas, como dibujar. 3) Pérdida de interés, tendencia a la apatía, al descuido personal, desatención al trabajo y a las diversiones o amistades.


Es necesario examinar con cuidado si existe una pérdida de memoria, y las características de la misma. Debe tomarse en cuenta la opinión de los parientes y los compañeros de trabajo, para tener un criterio objetivo y descubrir si realmente existe una pérdida significativa de memoria reciente.

¿Por qué se produce la demencia?

Para algunos tipos de demencia se dispone de explicaciones científicas aceptables, como la demencia por infartos múltiples o demencia arteriosclerótica, en la cual sabemos que hay una disminución en la irrigación sanguínea cerebral. Para otras, no se dispone de explicaciones suficientemente concretas.



¿Cuántos tipos de demencia existen?

Hay dos grupos principales de demencias y un gran número de grupos menores.

Los dos grupos principales son:

1. Las denominadas demencias tipo Alzheimer que, a su vez, se dividen en dos categorías, según la edad de presentación: a) enfermedad de Alzheimer propiamente dicha, si se presenta antes de los 65 años, y b) demencia senil, si aparece después de los 65 años. Sin embargo, se trata de un mismo trastorno, diferenciable únicamente por el momento de aparición, por lo cual es más frecuente denominar ambas modalidades, en conjunto, como demencia tipo Alzheimer.

2. Demencia por infartos múltiples o demencia arteriosclerótica. Cuando existen problemas cardiovasculares pueden producirse obstrucciones en la irrigación cerebral, que llevan a la aparición de zonas carentes de irrigación o zonas de infarto, perdiendo su actividad. Cuando este proceso se repite en diferentes sitios de la corteza cerebral, aparecen múltiples zonas de infarto que terminan comprometiendo, la actividad intelectual del anciano.

Estos dos grupos forman, en conjunto, el 85% de los casos de demencia observados. Algunos ancianos pueden presentar ambos tipos.

Entre los grupos menores se encuentran: 1) La demencia unida a los periodos tardíos de la enfermedad de Parkinson, que se reconoce por el temblor de reposo que presenta la persona. 2) La demencia por neurosífilis. La sífilis en sus etapas avanzadas produce un cuadro demencial, que puede sanar, parcialmente, con un tratamiento adecuado. 3) Existe una gran variedad de cuadros demenciales resultantes de enfermedades transmitidas genéticamente, por virus de acción lenta, por acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia), por trastornos nutricionales, por agentes tóxicos, etc., pero que en su conjunto representan una proporción mínima. 4) Entre los grupos de demencia merecen especial atención las demencias resultantes de coagulaciones de sangre (hematomas) que ejercen presión sobre el cerebro, creando un cuadro de demencia. Este tipo de demencia evoluciona muy rápido, en días, semanas o meses.
Para saber qué podemos hacer, como trabajar y actuar con estas personas, debemos conocer: por un lado, los antecedentes de cómo se ha instalado el cuadro demencial, y por el otro, los síntomas de la demencia.
La incontinencia

Las enfermedades que afectan a las células cerebrales o a los nervios de la vejiga, causan el tipo más grave de incontinencia, es decir la falta de control inhibitorio. La esclerosis múltiple, la apoplejía y la arteriosclerosis pueden afectar los impulsos inhibitorios del cerebro, aunque no resulta inevitable que esas enfermedades produzcan incontinencia.

La falta de control hace que la vejiga vuelva a su sistema original de funcionamiento, que aprendimos a controlar a los dos o tres años de edad, es decir a vaciarse por una acción refleja. Cuando está llena de modo suficiente, se estimula ciertas terminaciones nerviosas, esto hace que la vejiga se contraiga para vaciar el contenido sin previo aviso.

El mejor modo de controlar este tipo de incontinencia es asegurarse de que la vejiga nunca se llena lo suficiente para activar la acción refleja que la vacía. El acudir con frecuencia al urinario, cada dos horas por ejemplo, es muy conveniente. Y si hay que permanecer en la cama conviene tener a mano un orinal.

Otra causa de incontinencia es la debilidad de los músculos que forman la base de la pelvis. Esos músculos son responsables del control de las aperturas de la vejiga y los intestinos. La vejiga en sí es bastante normal pero los esfínteres musculares son débiles y no pueden retener la orina, así que la vejiga se vacía si la persona en cuestión se levanta o, simplemente, cuando tose.

Se pude recuperar el control mediante la reeducación y el fortalecimiento de los músculos responsables.

Otra causa para la incontinencia puede ser una infección en la orina. Esta infección es fácil de curar con antibióticos si es que no se ha venido sufriendo durante un tiempo demasiado largo.

Aparte de las causas físicas existen un buen número de razones psicológicas para explicar la incontinencia. Podría tratarse de una protesta contra una situación impuesta a una persona de edad, o una forma de llamar la atención cuando todos los demás intentos han fallado. Estos son más difíciles de tratar porque la propia persona es incapaz de decir cuáles son las razones que le causan el trastorno, pero la bondad y la comprensión, combinadas con la inclusión del anciano en la vida familiar, pueden resolver el problema.

Las personas ancianas de este grupo pueden no darse cuenta de lo vergonzoso que resulta la incontinencia y lo molesto que puede resultar para otras personas. A ellos no les importa demasiado causar dificultades, pero el enfrentarse demasiado a ellos les hace rebelarse aún más.

La clave para aliviar la incontinencia es compresión y paciencia; compresión de las razones que causan el problema y paciencia para aceptar la situación que éste causa.





ACTIVIDADES

Con respecto a las actividades se establecerán una serie de prioridades que podrían resumirse en estos términos:

·



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal