Universidad de las palmas de gran canaria



Descargar 1.92 Mb.
Página21/26
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.92 Mb.
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26

Nosotras /os y nuestra salud




Introducción.
Con dos dificultades nos hemos encontrado a la hora de diseñar los contenidos de este bloque. La primera hace referencia a la complejidad de acotar el trabajo educativo en el campo de la salud, ya que por salud, cada vez se concibe un mayor número de conceptos. La segunda dificultad consiste en cómo adaptar la acotación antes mencionada a la realidad educativa de las personas sin hogar. Para no perder la riqueza de los contenidos de un programa de educación para la salud, hemos intentado abarcar lo máximo posible. No obstante en un intento de poderlo adaptarlos a la población en cuestión, seremos muy escuetos en el desarrollo de los mismos.

Así pues, a continuación te proponemos una serie de técnicas para el desarrollo de una labor educativa en materia de higiene básica y salud afectivo sexual. El uso de una u otras de estas técnicas irá en función de las condiciones y capacidades de la población. Somos conscientes de que el simple hecho de pretender algunos de los objetivos que estas técnicas implican, puede ser materia para toda una labor terapéutica con las personas. Por ejemplo, cuando se trata de trabajar la autoestima de la persona. No obstante nos parece importante no obviar estas técnicas porque supondría una visión de la labor educativa demasiado pobre. Nosotros te lo proponemos todo, ya tu ves como adaptarlo al grupo de personas con quienes trabajes.




Actividades.
A continuación te ofrecemos una relación de actividades, las cuales presentamos en función de objetivos o finalidades comunes.

Actividades para la educación en hábitos de higiene.-

La situación en la que se encuentran las personas “sin hogar” nos permite detectar en este colectivo una enorme carencia de hábitos higiénicos, por lo que se considera que el trabajo educativo en materia de higiene personal, es imprescindible para permitir que se alcancen las mejores condiciones de salud (promoción) frente a los riesgos del ambiente a los que estamos expuestos (infecciones).

Para trabajar los hábitos higiénicos consideramos que un esquema muy básico a seguir, aunque no es exclusivo, podría ser el que se muestra a continuación:


Higiene corporal: La frecuencia mínima con la que debemos ducharnos es de una vez al día, para eliminar el sudor, las células muertas de la piel y las bacterias que se encuentran en este medio.

Limpieza de la piel. La piel es una barrera protectora que evita la penetración de los gérmenes. Debemos siempre eliminar la suciedad de la piel porque aparte de causar un desagradable olor, la piel sucia favorece los riesgos de infecciones.

Limpieza de los genitales. Los genitales requieren una especial atención por hallarse situados cerca de los orificios de salida de las heces y de la orina. Tanto la vulva como el pene tienen una serie de pliegues que facilitan la acumulación de restos de orina y secreciones, por lo que es conveniente separar los pliegues para lavarlos correctamente. Es importante limpiar las gotitas de orina al terminar la micción.

Cuando las mujeres tienen el período menstrual, la ducha y el lavado de los genitales es imprescindible, debido al aumento de sudoración y al propio olor de la sangre que se desprende.

Limpieza de las manos. Debido a la gran actividad que nuestras manos desarrollan, es necesario su lavado con mucha frecuencia, ya que al ser la zona de nuestro cuerpo que más está en contacto con el exterior, también es más fácil su contaminación. El lavado debe realizarse con jabón (el simple enjuague no basta), y se recomienda que sea después de ir al cuarto de baño, antes y después de las comidas y, en general, después de haber tocado cualquier cosa que pueda estar sucia.

Limpieza de los pies. Los pies son unas zonas que frecuentemente tienden a oler mal porque en ellos abundan glándulas sudoríparas y sebáceas. Lo que favorece este hecho es que los pies se encuentran la mayoría del tiempo encerrados en los zapatos.

Los zapatos deberán ser de un material que permitan la transpiración y de un número adecuado a nuestra medida. Se deben evitar zapatos estrechos que produzcan rozaduras, durezas y que impidan la adecuada movilidad de nuestros pies.

Los calcetines y las medias deben ser cambiados a diario.


Limpieza del pelo. Debido a la facilidad que tiene el pelo para ensuciarse, por la acción del viento y el polvo, unido a la abundante secreción que tiene el cuero cabelludo, resulta necesario que su cuidado sea diario. El lavado debe realizarse con champú y/o jabones que se adapten al tipo de cabello. El lavado debe hacerse con mucha suavidad, frotando con las yemas de los dedos y realizando un suave masaje para activar la circulación, nunca se debe frotar con las uñas, porque de esta manera podemos producirnos daños en la piel.

El pelo se debe peinar varias veces al día para evitar nudos y enredos. Se recomienda mantener el peine o cepillo siempre limpio, y que el uso de este sea individual.

Si se producen infecciones en el cabello, como piojos, se deberá llevar un adecuado tratamiento.
Limpieza de la nariz: Es aconsejable que diariamente, y sobre todo cuando estamos resfriados, limpiemos las mucosidades que se generan en el interior de la nariz. Por ello es conveniente seguir las siguientes pautas:

Llevar siempre un pañuelo limpio, para evitar las posibles infecciones procedentes de pequeñas heridas que podríamos tener en el interior de la nariz.

No se debe utilizar un pañuelo que no sea propio, para evitar el contagio.

Hay que sonarse suavemente, nunca presionando o tapando la nariz.


Los ojos: Los ojos poseen un mecanismo propio de limpieza, este es el sistema lacrimal. Lo que nunca debemos hacer es tocarnos los ojos con las manos sucias o con prendas que puedan estar contaminadas. Si sentimos picor en los ojos, debemos reprimir la tentación de rascarlos, pues lo mejor será acudir rápidamente a lavarlos con abundante agua limpia.
Los oídos: La parte externa de los oídos se lava de igual manera que el resto de la cara. No obstante, la parte interna requiere una limpieza más cuidadosa. Con los bastoncillos debemos limpiar el interior de los oídos de forma muy suave y sin llegar a introducir éstos profundamente, porque de lo contrario podemos producir alguna lesión.
Higiene de la ropa y el calzado: La ropa es utilizada por las personas como una barrera de protección frente al medio y para mantener el equilibrio térmico. Debe proteger, favorecer el movimiento y permitir la transpiración.

Debemos utilizar, siempre que se pueda, tejidos naturales, tales como algodón, hilo, lana, etc., y evitar fibras artificiales que impiden la traspiración y provocan irritaciones en la piel.

La ropa interior al igual que los calcetines deben cambiarse a diario.

Los zapatos, a ser posible, se cambiarán cada semana favoreciendo la evaporación del sudor. Para el cuidado de los zapatos, se recomienda airear y cepillar éstos con frecuencia y guardarlos cuando estén limpios.


Otras normas higiénicas: Resulta muy importante y necesaria la creación de un hábito en la defecación, ya que ésta es un factor reflejo que conviene respetar. Sería conveniente defecar siempre a la misma hora. Para ayudar a esta función resulta necesaria la introducción de bastantes vegetales, verduras y frutas en nuestra dieta, por su alto contenido en fibras.

Después de defecar es importante la limpieza. Se debe utilizar todo el papel higiénico necesario, e incluso son aconsejables los tipos de limpieza que anteriormente nombrábamos, limpieza de las manos y de la zona utilizada en la defecación.


Higiene Bucodental: Otra parte del organismo en que la higiene es fundamental es la boca, la limpieza y cuidado de la misma requieren diariamente una especial atención. Por ello te ofrecemos a continuación unos pasos básicos de cómo mantener una buena higiene bucal:

Cepille y limpie cuidadosamente con hilo sus dientes al menos una vez al día. Lo ideal es que la limpieza de los dientes sea de tres veces diarias, preferiblemente después de cada comida. Los dientes deben limpiarse antes de que pasen 15 o 20 minutos después de haber comido. Cada cepillado debe durar alrededor de 2 a 3 minutos.

Emplee productos dentales que contengan flúor (pasta dentífrica fluorada, elixires fluorados, agua fluorada, etc.) El flúor reduce el desgaste de los dientes, endureciendo el esmalte y protegiéndolo de las bacterias productoras de ácido, también evita que las bacterias se adhieran a los dientes.

Ingiera alimentos ricos en almidón o azúcar sólo durante las comidas y evite hacerlo entre las mismas. El excesivo consumo de productos con un alto contenido de azúcar, tales como la mermelada, los caramelos, los refrescos azucarados, etc., favorecen la aparición de caries. Por tanto, debemos tener cuidado con el azúcar.

Para conservar una buena salud dental, lo ideal es mantener una dieta equilibrada, compuesta de alimentos pertenecientes a los cuatro grupos básicos: grupo lácteo, grupo de los cereales, grupo de las verduras y las frutas y el grupo de las carnes.

Acuda al dentista a revisar periódicamente sus dientes, al menos una vez cada 6 meses. De esta manera se podrán detectar nuevas caries antes de que se extiendan, o posibles enfermedades de las encías.


 Cómo cepillar los dientes:
Colocar el cepillo horizontalmente sobre la hilera de dientes que se van a limpiar y en la zona de unión encía-diente.

Las cerdas se colocarán con una inclinación de 45º de manera que toquen los dientes y las encías.

Los movimientos se efectúan siempre en dirección encía-diente.

Repetir los movimientos sobre todos los dientes e incluso los del fondo de la boca.

Realizar el cepillado en las dos caras de los dientes, tanto en los del maxilar superior como inferior. Se debe insistir en los huecos que hay entre los dientes.

En las caras internas se puede facilitar la limpieza colocando el cepillo de forma vertical (de punta).

Cepillar las superficies de masticación de todos los dientes superiores e inferiores de adentro hacia fuera, sin hacer una presión fuerte, pero consiguiendo que las cerdas penetren en los surcos.

Cepillar la lengua. Las bacterias se depositan en ella, por lo que al cepillarla se consigue un aliento más fresco.

Enjuagar bien toda la boca con agua.

Cómo utilizar un hilo de limpieza dental:

Coger aproximadamente unos 50 cm de hilo dental y enrollar los extremos en los dedos medios, manteniendo un trozo de alrededor de 4 cm entre los dedos pulgares e índices.

Introducir el hilo entre dos dientes con un suave movimiento de vaivén. Se ha de tener mucho cuidado en los movimientos, ya que si se fuerza el hilo, la encía puede cortarse.

Curvar el hilo alrededor del diente en forma de C y mover suavemente de arriba hacia abajo, frotando a ambos lados del diente.

Se debe repetir la misma operación con el diente de al lado, y así hasta limpiarlos todos. Cuando hayamos terminado debemos tirar del hilo con mucha suavidad.

Al finalizar hay que enjuagar cuidadosamente la boca para eliminar las partículas de alimento y las bacterias.

NOTA: La mayor parte de los dentistas recomiendan que el cepillado de dientes debe realizarse antes que la limpieza con hilo.

Pese a que anteriormente nos hemos atrevido a exponer las normas más generales de higiene bucal, se recomienda, sobre todo en el uso del hilo dental, que sea el propio dentista el que enseñe el correcto uso de este instrumento.



Como puedes ver, para abordar el tema de higiene personal, te hemos presentado un contenido bastante sencillo. El perfil del colectivo de personas sin hogar no nos permite reflejar en este manual una teoría más compleja, porque entonces nuestra intervención educativa no estaría al nivel de nuestros destinatarios.

No pretendemos que lo expuesto anteriormente sea seguido al pie de la letra, ni mucho menos que como educador te sientes a leerles a los usuarios el contenido teórico. Esta teoría sería conveniente tenerla sólo como apoyo y como base a la hora de plantear los diferentes tipos de actividades. Pensamos que el verdadero contenido debe quedar reflejado en las actividades que les propongas.


A continuación te presentamos algunas de las actividades, que si consideras necesarias, puedes poner en práctica:
Cuerpo limpio o cuerpo sucio.- Esta actividad consiste en la exposición de dos tableros de corcho o dos cartulinas, colocadas en una zona visible de la pared, donde en una de ellas se refleja la frase CUERPO LIMPIO, y en la otra la frase CUERPO SUCIO. El educador reparte a cada uno de los usuarios, de forma aleatoria, unos trozos de papeles donde aparecen escritas palabras o expresiones como: ducharse a diario, olor desagradable, infecciones, limpieza de los genitales, pies que huelen mal, peinar pelo, usar champú o jabón, etc. (recuerda que el planteamiento de esta actividad es muy general, tú eres quien decidirá la profundización en el tema y quien marca las limitaciones. Para este ejercicio puedes utilizar algunas de las palabras claves que hemos visto en la teoría, concretamente en la parte de higiene corporal).

Una vez repartidos los papeles escritos, los destinatarios deben decidir, bien individualmente o bien en grupos, a qué cartulina o tablero corresponde la frase que les ha tocado, colocando el papel en el lugar que crean apropiado. Después de la finalización de esta técnica, conviene que el educador intente crear un espacio de comunicación, tratando de reflexionar sobre las ventajas de la higiene corporal y como no, sobre las desventajas de la no higiene o suciedad.



La frase incompleta.- Esta actividad es otra alternativa a trabajar el tema de higiene corporal. Consiste en juntar a los usuarios en pequeños grupos (3 o 4 personas) y repartir a cada grupo un folio con una serie de frases a las que les faltan palabras. Los miembros de cada grupo deben ayudarse para tratar de averiguar cuales son las palabras que faltan en las líneas de puntos suspensivos.

Se recomienda que las frases a utilizar no sean de una cantidad excesiva, ya que podrían llegar a aburrir. También sería conveniente que las frases a tratar carecieran de total complejidad, es preferible usar frases sencillas que se puedan ajustar al nivel de comprensión de nuestros beneficiarios.

Si lo consideras oportuno puedes utilizar frases del tipo que a continuación se señalan:
- Como mínimo debemos ducharnos ...... al día.

- La limpieza de nuestro ...... nos hace sentir mejor.

- La ...... de nuestra piel causa un olor muy desagradable.

- La ...... sirve para eliminar la suciedad del cuerpo.

- La limpieza de ...... debe ser muy frecuente; después de ir al baño, antes y después de las comidas y siempre que toquemos objetos que puedan estar sucios.

- Lava siempre tus manos con ...... no basta sólo con enjuagarlas.

- Al terminar de orinar ...... las gotas de orina.

- Lava tus genitales correctamente, separando bien los ...... donde se quedan restos de orina.

- Los calcetines deben ser ...... a diario.

- Debemos usar ...... cómodos y de nuestra talla.

- Pasos a seguir para una correcta ducha:

...11... toda la piel.

Echarnos ...12... por todo el cuerpo.

...13... bien las axilas, pliegues de las ingles, pies, etc.

Aclarar con abundante ...14... para eliminar el jabón adherido.


Solución:

1.- una vez 4.- ducha 7.- limpia 10.- zapatos 13.- limpiar

2.- cuerpo 5.- las manos 8.- pliegues o partes 11.- humedecer o echar agua por 14.- agua

3.- suciedad 6.- jabón 9.- cambiados 12.- jabón


Si prevemos que por las circunstancias que sean, este tipo de actividad no es del agrado de nuestro colectivo, porque les resulta difícil el hecho de tener que ser ellos solos los que den la respuesta, podríamos introducir la variable de tratar que en vez de llegar a la solución por vía razonamiento, los educadores podrían dar pistas haciendo algunos gestos o algo de mímica, pero siempre sin hablar, para ayudar a averiguar las palabras pertinentes.


- Cómo y con qué limpiamos nuestra nariz, ojos y oídos.- Esta actividad consiste en ofrecer la oportunidad de que nuestros destinatarios manifiesten a través de un dibujo o de forma oral acompañada con gestos, los utensilios que emplean y la metodología usada para la limpieza de los órganos citados anteriormente. Tras la finalización de la técnica, sería interesante que se intentara consensuar de alguna manera, cuáles son los hábitos más correctos de limpieza de dichas partes.
- La primera impresión es la que queda.- Esta técnica consiste en imaginar que tenemos que prepararnos para una cita con una persona, a la cual no hemos visto nunca y él o ella no sabe nada de nosotros. Se deben dar un par de minutos para que los participantes piensen en qué factores tendrían que tener en cuenta para atraer a la persona de su cita. Es suficiente imaginar la situación de preparación, no de la cita en sí.

La labor del educador en esta actividad consiste en lanzar una serie de preguntas para que los usuarios reflexionen acerca de la importancia de la higiene corporal, higiene de la ropa y el calzado, con respecto al tema de la atracción física a primera vista.

El estilo de preguntas que se pueden formular son:
- ¿ Cómo te has imaginado físicamente en la preparación para tu cita ?

- ¿ Qué pasos has seguido hasta estar totalmente preparado/a ?

- ¿ Antes de vestirte te has duchado?

- ¿ Te has puesto ropa limpia para tu cita o has acudido tal cual vas vestido/a ?

- ¿ Has limpiado tus zapatos antes de vestirte ?

- ¿ Crees que si acudimos a nuestra cita bien aseados/as, aunque no estrenemos ropa, podemos causar buena impresión en la otra persona ?


- Cepilla correctamente tus dientes.- Esta actividad consta básicamente de dos partes: una primera en la que se facilitará a cada uno de los beneficiarios un trozo de cartulina para que ellos mismo diseñen una dentadura. Una vez se tenga el recorte oportuno, se tratará de enseñar paso a paso cómo se limpian los dientes. Es conveniente que se traten todos los pasos básicos a seguir en una correcta limpieza de los dientes. Si lo prefieres puedes seguir las pautas de este manual, reflejadas en el apartado de higiene bucodental.

Sería conveniente que como educador sirvas como modelo de referencia, es decir, lo ideal es que en tus explicaciones te valgas del modelo de demostración y luego motives a los usuarios para que a base de repetición, si es necesario, consigan aprender los pasos que se deben seguir para una correcta limpieza de los dientes, y sobre todo que les quede claro que este hábito diario que debe perdurar para el resto de nuestras vidas, es importantísimo para garantizar una vida más saludable.


- Para una mejor higiene bucal, usa hilo dental.- La metodología a seguir en esta actividad sería básicamente la misma que la de la actividad anterior. Sería interesante que se repartieran tantos trozos de hilo dental como destinatarios hubiesen, para que tras la explicación del educador acerca de los pasos a seguir en el uso de este instrumento, cada persona ponga en práctica lo aprendido. Es conveniente que la demostración por parte del educador y la puesta en práctica de los pasos a seguir en este proceso, sean repetidas las veces que sean necesarias, para así garantizar el aprendizaje de estos hábitos. Por esta misma razón es aconsejable que esta técnica se realice durante varios días.

Si lo consideras importante refleja, en alguna zona visible del lugar donde trabajes con el grupo, una especie de tablón informativo con las pautas a seguir para el correcto uso del cepillo y del hilo dental.


- Elementos vivientes de la higiene bucodental.- Esta actividad consiste en la representación o dramatización de un cuento previamente preparado. En un primer momento, se trabajaría con el grupo un cuento en el que los personajes fueran por ejemplo: el cepillo de dientes, la pasta dentífrica, el hilo dental, las caries, productos con un alto contenido en azúcares, dentista, etc. Tratando de crear una historia con la máxima variedad posible de elementos que intervienen en el proceso de la higiene bucodental y en los riesgos que existen de padecer caries por motivo de descuido después de las comidas.

Por si estás algo perdido /a, te sugerimos que la historia puede ser planteada a partir de la finalización del acto de comer, pues tras esta situación se puede dar mucho juego a la actividad.

Tras la elaboración del cuento, es necesario contar con una persona que se encargue de la lectura del mismo. Luego se elegirán tantas personas como personajes se hayan determinado en el cuento, para que éstas realicen la segunda parte de esta actividad, la dramatización.

Se trata de que a la vez que uno lee el cuento en voz alta, los demás realicen la representación pertinente. Previo a la representación, lógicamente deben existir dos momentos básicos: la designación de los personajes y el ensayo de la representación.


Actividades para el entrenamiento en autoestima.-

Del cotidiano trato con las personas sin hogar, hemos descubierto una importante carencia de autoestima. Bueno, en realidad no es que no tengan autoestima, sino que la mantienen a niveles muy bajos. Por tanto, un entrenamiento de su autoestima, es algo fundamental en el desarrollo de un proceso educativo con personas sin hogar. Sin embargo, es esta una de las cosas más difíciles a trabajar a nivel de grupo, debido a las inadecuadas formas en el trato, la heterogeneidad del grupo, y las realidades tan duras de las que provienen.

Desde la labor diaria de los educadores hemos extraído, cómo el apoyo y acompañamiento diario a las personas, en su propio proceso dentro de un programa de promoción, es la mejor de las herramientas para el entrenamiento de la autoestima.

No obstante, si el grupo permitiese el entrar a trabajar y entrenar la autoestima, te sugerimos algunas técnicas.
Actividad de introducción.

Valiéndote del clásico ejemplo de las dos voces interiores que pueden haber en nosotros, una que solemos imaginar vestida de rojo, con cuernos y rabo y la otra con alitas blancas y aro en la cabeza; explicar de forma amena la existencia de tales voces en nuestro interior, y algunas consecuencias de las mismas. Describir como la voz sana y realista es la causante de una buena autoestima y como la voz pesimista y acusadora causa malestar. También hacer ver algunas distorsiones de las que se suele aprovechar la voz negativa. Algunas de estas distorsiones son: la generalización (tender a pensar que todo es o será tal y como ha sido una primera experiencia), la observación negativa (supone tan sólo ver el lado negativo de cuanto nos sucede), pensamiento extremo (supone una forma de pensar de manera extrema, sin admitir los términos medios que por lo general tiene todas las cosas reales), y el egocentrismo (creyéndonos el ombligo del mundo, pensamos que todos piensan como nosotros y por tanto nos ven como yo me veo, y me quedo sin descubrir lo bueno que los demás ven en mi).


Descubrimiento de las distorsiones.

Se trata de poner en práctica la teoría anterior. Mediante rol play se van escenificando situaciones en las que se pongan de manifiesto las distorsiones antes vistas. Las personas podrán irlas detectando y sugiriendo formas de cambio. Algunas situaciones podrían ser:



Situación 1: una persona va a una entrevista de trabajo. Tal persona lleva su entrevista preparada y tiene las capacidades adecuadas para el desarrollo de la labor en cuestión, pero el entrevistador tiene un muy mal día y no la atiende como se merece. Durante la entrevista el trato entre ellas es muy duro por parte del entrevistador y casi le dice que no es la persona adecuada. La persona se vuelve a caso con la moral por los suelos y pensando que esto de las entrevistas es más duro de lo que pensaba y que jamás conseguirá un trabajo. Ojo, porque al día siguiente el entrevistador, tras darse cuenta del mal que ha hecho, la llama para una nueva entrevista porque le parece que la de hoy no fue adecuada. (Esto último se puede presentar como una segunda parte del rol play).

Situación 2: una persona sin hogar conoce a otra que hace años estuvo en su misma situación, pero la primera no lo sabe. La primera cuenta a la segunda de su infortunio y le expresa que piensa que su rumbo de vida jamás podrá cambiar, porque de la situación en la que está nunca se puede salir. “Si se nace pobre y desgraciado es así como se ha de morir” dice para explicarse. La segunda persona le explica como hace unos años, por pasar una mala racha se vio en las mismas condiciones, y le explica como lo ha superado.

Actividades para la educación sexual.-

Lo que pretendemos con estas actividades es favorecer la adquisición de una concepto más amplio y correcto de lo que es la sexualidad.
¿Qué es la sexualidad?. Se pretende poner la base conceptual para el resto de las sesiones. Entre todos y todas aclararemos que entendemos por sexualidad y así tendremos un concepto común. Para esta actividad sería bueno que hubiese un educador por grupo a fin de enriquecer la actividad. Se le presenta a la gente que el objetivo es hacer un mural en el que expresemos todo lo que entendemos y concebimos en el término “sexualidad”. Luego tendremos una puesta en común.
¿Cómo llamar a las cosas?. Parecido a la actividad anterior, en esta lo que pretendemos es el poner un lenguaje básico con el que trabajar. Consiste en ir expresando y recogiendo las diferentes formas con que designamos diferentes términos relacionados con la sexualidad. Como apoyo te presentamos algunos de estos términos: mujer, hombre, senos, testículos, coito (acto sexual), masturbación, pene, vagina, menstruación, sexo oral, sexo anal, heterosexual, homosexual, bisexual.
Lo que sabemos y lo que desconocemos. Se pretende sacar a la luz del debate y compartir la que sabemos o desconocemos sobre determinados asuntos relacionados con la sexualidad. La dinámica de trabajo será sacar algunas afirmaciones y discutirlas. Estas pueden ser: (te adjuntamos información)

Una ducha vaginal (explicar lo que es) tras el coito, evita el embarazo. (No es un método efectivo de anticoncepción).

La píldora anticonceptiva cause cáncer. ( pueden proteger del cáncer en ovarios y endometrio, aunque hay algunas evidencias de poder contribuir al cáncer de mama, sobretodo a partir de cierta edad).

El masturbarse conlleva consecuencias negativas, desde problemas psicológicos a trastornos físicos.

EL alcohol y la marihuana son estimulantes sexuales. (Todo lo contrario. Pueden aumentar el deseo y la inhibición, pero reduce el flujo de sangre en el área genital).

También hay lugar a plantear algunas de las aportaciones que la misma gente nos proponga.

Actividades para la prevención de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.-
Embarazos no deseados. Lo que pretendemos es generar una reflexión en los participantes sobre las causas y los efectos de los embarazos no deseados. Para ello comenzaremos con unos breves conocimientos del proceso de reproducción para luego pasar a un análisis de situaciones.

Acto 1: comenzaremos con una breve explicación del proceso de reproducción humana. El nivel de profundización lo marcarán los propios destinatarios de la actividad, por tanto no sería mala idea pedir algún/a voluntario para que desempeñase la explicación y en base a lo que la persona explique, nosotros/as ampliaríamos o corregiríamos la información.

Acto 2: una vez descubierto como se llega al embarazo, ahora se trata de estudiar que es lo que ocurre después. Separados por grupos, iremos analizando las diferentes etapas de la vida e identificando las necesidades de cada momento, a fin de luego ponerlas en común. Por ejemplo, antes del nacimiento será necesario que la madre disponga de una adecuadas condiciones físicas para el buen desarrollo del bebe; por tanto, en el momento de decidir quedarnos embarazados/as (porque tanto el hombre como la mujer serán padres del futuro bebe) debemos ser conscientes de que debemos hacer todo lo posible porque se den esas condiciones adecuadas.

Acto 3: mediante rol play o otras maneras que se nos ocurran, se irán representando los diferentes momentos de la vida de ese bebe. Será función del animador el ir destacando las responsabilidades y funciones de los padres, necesidades del niño/a, etc… de cada momento de su vida.


Métodos anticonceptivos. Pretendemos fomentar un conocimiento general sobre el funcionamiento y uso de los diferentes métodos anticonceptivos. Sería adecuado poder hacer la presentación de los contenidos de la forma más práctica posible, es decir, procurando la adquisición de los diferentes métodos o utensilios necesarios para el desarrollo de los mismos. Te adjuntamos un breve marco teórico de apoyo…

Existen muchos y variados métodos anticonceptivos. De todos el mejor, será aquel que se adapte mejor a la pareja y estos mejor utilicen. A modo de clasificación podríamos diferenciarlos por su nivel de seguridad:

Métodos que realmente no son anticonceptivos:

- Coito interrumpido, consiste en retirar el pene justo antes de la eyaculación. Este método exige un gran control por parte del varón, y además se corre el riesgo de que existan espermatozoides en el líquido preseminal que se produce antes de la eyaculación.

- Lavados vaginales, no son eficaces después del coito, pues los espermatozoides llegan rápidamente al cuello del útero.
Métodos anticonceptivos pocos seguros: precisan de una gran conocimiento por parte de la mujer sobre el funcionamiento de su cuerpo. Además suponen la abstinencia en los días fértiles y requieren el acompañamiento de los especialistas. El uso de otros métodos, las enfermedades de transmisión sexual , o determinados tratamientos, también supondrían una dificultad para su desarrollo.

- Ogino, se calcula en base al conocimientos del día de la ovulación. Cómo el óvulo vive 12 horas y el espermatozoide entre 48 y 72 horas en el útero, hay que evitar el coito durante los 5 días previos a la ovulación y el día siguiente a la misma.

- Temperatura basal, consiste en calcular el momento de la ovulación a través del aumento de la temperatura que se produce después de ésta (aumente entre 0,3 a 0,5º centígrados).

- Moco cervical o Billings, se basa en calcular el momento de la ovulación por medio de la visualización de la mucosidad vaginal, la cual sufre cambios por la actividad hormonal.

- Los espermicidas cuando son utilizados solos.
Métodos anticonceptivos más seguros:

- Diafragma con espermicida, debe colocarse 10 minutos antes del coito y retirarse 8 horas después. La dificultad está en la colocación del mismo (para algunas mujeres), y la posible irritación por parte del espermicida.

- Esponja vaginal, es una esponja especial muy fina impregnada de crema espermicida, rodeada con un cordón de algodón que sirve para su extracción. Se coloca de forma similar al diafragma y se retira 6 horas después del coito.

- Elementos intrauterinos (DIU), son pequeños dispositivos de plástico y cobre que se introducen en el útero por personas cualificadas, con el fin de impedir que el óvulo fecundado anide.

- Preservativo masculino, es una funda de goma sintética, fina y elástica que se coloca sobre el pene erecto antes de la penetración. Debe retirarse el pene de la vagina cuando aún está erecto para evitar que el preservativo no quede en el interior

- Preservativo femenino, es una funda de goma sintética, que la mujer debe introducir en la vagina, colocando el aro flexible en el cuello del útero y el no flexible en el exterior.



- La píldora, es un método químico que impide la ovulación. Es aconsejable usarlo bajo seguimiento médico pues hoy día existen diferentes categorías entre las que poder elegir la más adecuada.

Enfermedades de transmisión sexual. Se pretende dar una información no muy extensa sobre las enfermedades de transmisión sexual más comunes, así como dar a conocer los medios para evitar la transmisión de las mismas. La forma de trabajar estos contenidos puede variar en función de qué métodos hayamos usado en el resto de las sesiones. Podemos ingeniar alguna nueva técnica que los dinamice o bien repartir los contenidos en grupos o personas y que cada cual exponga su parte. También lo podemos hacer en forma de concurso de televisión en el que las personas van respondiendo a preguntas sobre los contenidos vistos, etc…
¿Qué son? Son un tipo de enfermedades que normalmente se transmiten o contagian durante las relaciones sexuales. Pueden afectarnos repetidas veces a lo largo de nuestra vida y no existen vacunas contra ellas. Pueden llegar a ocasionar serias y permanentes consecuencias como la ceguera o la esterilidad.

Gonorrea. Es causada por un microbio, que vive en las áreas más templadas y húmedas del organismo, principalmente en la uretra y cuello uterino. Sólo es transmitida por el contagio sexual. No siempre aparecen los síntomas, pero si lo hacen pueden ser de tres días a tres semanas después del contagio. Los síntomas suelen ser, secreción purulenta de color amarillento por el pene (en los hombres) y aumento de la secreción vaginal en las mujeres, sensación de escozor al orinar, y en la mujer, dolores abdominales y trastornos menstruales.

Sífilis. Es causada por un germen microscópico y casi siempre es transmitida por contacto sexual (también puede a través de la placenta). La enfermedad tiene diferentes etapas con síntomas específicos. Primero aparecen unas ulceraciones rojizas en el área de contacto; esto puede ocurrir entre la primera y las doceava semana después del contacto y puede durar de una a cinco semanas. En la segunda etapa (que va desde el mes a los seis meses después del contacto), aparecen manchas en pecho, espalda, brazos y piernas, bultos en cuello, axilas e ingles, fiebre, dolor de garganta y sensación de malestar general. La tercera etapa puede ser de tres o más años después del contacto, y se caracteriza por ulceras en la piel y órganos internos, artritis y perdida de sensibilidad en las extremidades. Si no se trata conlleva muy graves complicaciones.

Herpes simple. Es causada por un virus, y transmitida por contacto sexual, aunque también puede ser por contacto a través de la anos. Los síntomas son dolores e inflamaciones con picores alrededor de los genitales entre los dos y veinte días después de la transmisión y puede durar entre dos o tres semanas, también puede haber algo de fiebre y escozor al orinar.

Chlamydia. Es causada por una bacteria que afecta a la uretra y el cuello uterino, y se transmite por contacto con mucosas de la vagina, boca, ojos, uretra o recto. Los síntomas son similares a los de la gonorrea, aumentando la necesidad y frecuencia de orinar.

SIDA. Esta enfermedad es causada por el virus de la inmunodeficiencia humana, y su puede transmitir por la sangre, semen o flujo vaginal. La enfermedad se puede llegar a manifestar después de ocho o diez años de estar la infección latente, y se caracteriza por el deterioro del sistema de defensas del organismo, con lo cual se facilita la aparición de diversas dolencias.

Vaginitis. En general hace referencia a la inflamación de la vagina, que puede estar producida por: Tricomonas (parásito que puede sobrevivir algunas horas en ropas o toallas húmedas), o Candidas (hongo que se puede transmitir por ropas).
¿Cómo evitarlas? Lo primero que hay que hacer ante la sospecha de sufrir una enfermedad de este tipo, es acudir al médico. Cuanto antes comenzamos a tratarlas, menor será el riesgo. Por otro lado, la mejor protección es la prevención, así pues usemos elementos de protección para las enfermedades de transmisión sexual. El preservativo es el método de barrera más eficaz, pero también algunas cremas y óvulos espermicidas pueden proteger de algunas de estas enfermedades.



Compartir con tus amigos:
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal