Universidad de las palmas de gran canaria



Descargar 1.92 Mb.
Página2/26
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.92 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

INTRODUCCIÓN A LA INTERVENCIÓN

El hecho de que hallamos escogido para trabajar el tema de la depresión, es porque creemos que como Educadores Sociales, podríamos desempeñar un trabajo efectivo con personas que la padeciesen.

Tenemos muy claro que el trabajo que podríamos llevar a cabo con sujetos depresivos, no se refiere al ámbito psicológico, pero sí que podríamos trabajar determinados temas, tales como; técnicas de autocontrol, de motivación, relaciones de grupo, dinámicas, etc., lo cual podría abrir el camino para que paralelamente con el trabajo psicológico, la persona depresiva pueda cambiar y/o modificar sus conductas, actitudes, etc. Lo que pretendemos hacer además de dar información básica acerca de la depresión, es estudiar la intervención a partir de tres situaciones tipo personalizadas, que en este caso se llaman María, Alexis y Alberto. La intervención será distinta en los diferentes casos, pues con María será de forma grupal pero teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra. Partiremos de que María asistirá al taller de forma voluntaria aunque con escasa motivación.

En cuanto al caso de Alexis, cabe destacar que no hubo tiempo de hacer la intervención, cuyas razones daremos en su debido momento.

Y por último, la intervención con Alberto, será compartida, pues tendrá una parte individual y otra grupal, las cuales veremos cuando expongamos su caso.

MARÍA, 10 AÑOS

Características:

Va con su madre a la consulta por una modificación de su carácter. ”Desde hace algunas semanas no está bien, no se sabe que tiene. No sabe lo que quiere y nunca está contenta. Siempre fue buena, pero ahora siempre está cansada y gruñendo. No se quiere levantar, se queda sola en un rincón, hable poco. A veces se altera por su nimiedad, se vuelve colérica y rompe sus objetos personales. Cuando le pido que arregle su habitación, ponga la mesa o saque al perro, obedece con gran esfuerzo y tarda mucho. Puede ser que ya esté cansada porque hace semanas que duerme mal: se despierta por las noches y con frecuencia viene a mi habitación a quejarse de que le duele la cabeza o el vientre... y luego se le pasa. En el colegio es lo mismo: la maestra dice que no la escucha. Parece que duerme de pie. No se fija en nada, no retiene bien las lecciones y no tiene nada de imaginación. Durante el recreo se queda sola. Desde hace algunos días, ni siquiera quiere ir ya al colegio y debo obligarla todas las mañanas.”



Introducción:

Los trastornos de carácter son variables en función de la edad, pero en todos los casos contrastan con el carácter habitual conocido.

El niño deprimido presenta perturbaciones de su desarrollo afectivo y psicomotor que tiene consecuencias negativas en la calidad de sus relaciones posteriores y en sus logros escolares.

Hemos pensado que la manera de potenciar la mejora de los comportamientos de María, es acudiendo a este taller. Al ser actividades entretenidas y participativas, la niña irá corrigiendo y/o modificando las conductas y comportamientos que ha tenido hasta ahora, con lo cual el cambio esperado tendrá resultado.

Creemos que la mejor solución es que ocupe su tiempo libre en actividades de ocio, pues este tiempo vacío debe convertirse en un tiempo donde se realicen los objetivos particulares de perfeccionamiento personal.

Denominación del Taller:

Taller de Cuenta – Cuentos

El taller consistirá en la elaboración y la puesta en práctica de un cuento, el cual elaborarán todos los participantes.

Objetivos:

 Potenciar mejoras en las actitudes de María.

 Educar a María en un ambiente de juego, diversión, entretenimiento y amistad.

 Enseñarle conocimientos básicos sobre el tema tratado en las distintas sesiones.

 Ocupar sus momentos de ocio y hacer que aprenda a compartirlos.

 Mejorar habilidades de relación.

 Promover conductas de deshinibición.

Metodología:

El trabajo a realizar con María, será grupal, pues participará de un taller donde hay más niños. Tendremos en cuenta la participación directa de todos pero con especial énfasis en la situación de María.

El taller se dividirá en cuatro sesiones, las cuales serán explicadas a continuación:

1ª sesión:

Estará dedicada al conocimiento de los participantes mediante técnicas de grupo, intentando que durante los próximos días de trabajo, el grupo tenga el mayor nivel de relaciones interpersonales posibles. Esto hará que el trabajo, la participación, la comodidad y la disponibilidad de todos los asistentes al taller sea mucho más fluida y rica.

Además se informará a los participantes del funcionamiento del taller el resto de los días y en concreto del trabajo a desarrollar.

2ª sesión:

Esta segunda sesión y apoyándonos en la buena relación existente entre los niños, estará dedicada a la elaboración del cuento y a la designación de los personajes.

También se hará con los niños juegos de psicomotricidad, entendiendo esto como el “término genérico que designa el conjunto de fenómenos y procesos de tipo sensoriomotor o ideomotor relacionados con el comportamiento normal o patológico.”

3ª sesión:

Estará dedicada a la preparación del cuento, así como al ensayo del mismo, será la última sesión antes de la puesta en práctica del cuento.



4ª sesión:

Este será el gran día, será el día en que los niños puedan representar el cuento que han ido elaborando en las sesiones anteriores. A esta puesta en práctica sólo asistirán los padres y familiares más cercanos de los niños, pues teniendo en cuenta el problema de María para relacionarse y para hablar en público, hemos decidido que el hecho de participar en el taller y tener un papel dentro del cuento ya es un gran reto para sí misma.

Para la representación del cuento será necesario que los niños asistan con la vestimenta adecuada para cada papel, la cual irán elaborando en sus casas en coordinación con los padres.

Recursos:

Humanos: 2 educadores sociales

Materiales: - Salón de actos del colegio

- Disfraces

- Cassette

Destinatarios:

El taller de cuenta – cuentos, está destinado a un grupo de entre siete y diez niños con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años.



Temporalización:

Serán dos sesiones semanales, con una duración de hora y media cada una durante un período de dos semanas. Los días ocupados para el taller serán los lunes y los miércoles en horario de 5:00 a 6:30 h.

Consideramos que el horario y la duración es la oportuna para que María, se pueda empezar a integrar en otros grupos o para que se interese por realizar actividades extraescolares.

Evaluación:

Para evaluar la actividad que vamos a realizar, se utilizará la técnica de la observación participante, la cual consiste en la toma de contacto del observador con el grupo a estudiar, pero permaneciendo ajeno a la situación que observa. El carácter externo y no participante de este tipo de observación no quita que ella sea consciente, dirigida y ordenada hacia la finalidad propuesta. El educador, en este caso observador, es más espectador que actor. Para ello tomará una serie de indicadores:

Participación activa

Grado de satisfacción

Grado de relación intergrupales e intragrupales

Actitudes de María



ALEXIS, 22 AÑOS:

Características:

Soltero que vive en casa de sus padres con su hermano y su hermana más joven, estudiante de segundo año de filosofía se presenta en la consulta de psiquiatría acompañado por su padre.

Este joven sin antecedentes especiales ha presentado un crecimiento sin problemas así como una escolaridad correcta hasta los dieciocho años, en que suspendió dos veces en el bachillerato. En esa época los padres empezaron a notar un cambio en su comportamiento. Alexis, que siempre había sido tranquilo, reservado y dócil, ahora parece distante y lejano. Su contacto es frío. Se muestra insensible a las reacciones ajenas. Se separa de su familia y de sus amigos y prefiere aislarse. Parece enfadado y sombrío. No encuentra nuevos compañero y tampoco ve a los antiguos. No tiene vida sentimental. Se queja de sentirse abandonado, pero es difícil entablar conversación con él. Sus pensamientos son impenetrables. Expresa alternativamente intenciones opuestas que son raras e incoherentes. Sus propósitos parecen a veces muy extraños para las personas cercanas, sobre todo cuando éstos se centran en un sentimiento vago de modificaciones del cuerpo y de sensaciones de no ser ya el mismo. Alexis pasa horas enteras mirándose al espejo.

Desde su admisión en el curso final experimenta una sensación de vacío interior, una desmotivación. Continúa sus estudios para contentar sus padres, pero con grandes dificultades, pues se queja de incapacidad para ordenar sus ideas, de una concentración difícil, de una pérdida de interés y de falta de energía. No presenta problemas de memoria. Sus rendimientos escolares no han mejorado a pesar de un superávit de trabajo y la ausencia de toda actividad exterior. Alexis se siente miserable, impotente para actuar y ve el futuro con pesimismo Ha terminado su primer año de facultad y lucha por seguir el segundo. Ante la fatiga crónica y el desaliento de su hijo –viendo que estos síntomas continúan progresivamente desde hace cuatro años y que ahora se han agravado, sus padres van a solicitar consulta.

El cansancio, el humor triste, la pérdida de interés, el pesimismo, la disminución intelectual con trastornos de la concentración y todas las características de comportamientos anteriormente citadas han provocado que Alexis sólo asistiera a dos sesiones de conocimiento, pues mientras preparábamos la propuesta de intervención... Alexis se suicidó...

...Como dato de interés aportamos que el suicidio es el mayor riesgo de la depresión, ya que desde hace diez años el suicidio está en aumento en los países occidentales convirtiéndose en la tercera causa de fallecimiento después de las enfermedades del aparato circulatorio y los tumores. Hay equivalentes suicidas, pero las conductas suicidas son asimismo desafíos a la muerte realizados con la finalidad de reafirmarse y no de morir, como en el caso de ciertos deportes peligrosos o ciertas toxicomanías.



Todo deseo de muerte en un deprimido debe ser tomado en serio.

Es por estas últimas afirmaciones y hechos irreversibles por lo que dejamos una puerta abierta a los programas de prevención primaria (antes de que aparezca la enfermedad), tomando en consideración que, según la OMS la definición de salud mental tiene por objetivo mejorar la calidad de vida, reformar las instituciones sociales y ayudar a la comunidad a tolerar una mayor diversidad de modos de reajustes”.



ALBERTO, 80 AÑOS

Características:

Agricultor retirado, es acompañado por su mujer a la consulta de su psiquiatra habitual, pues presenta unos síntomas muy familiares para su esposa. Hace algunos días Alberto, un anciano ágil, ha empezado a estar ansioso y agitado, preocupado por su salud y persuadido de que padece una enfermedad incurable, pues presenta dolores permanentes en la nuca. Se queja de haberse convertido en un inválido, de que ya no puede ocuparse de su jardín ni de su perro. Se culpabiliza por sentirse inútil y ser una carga para su mujer. Se queda sentado en un sillón mortificándose, y aunque su esposa trata de animarlo, es inútil pues Alberto permanece triste y de fatal humor. Habla poco, apenas come, descansa, pero sin poder dormir, o bien se agita inútilmente y deambula de una habitación a otra sin poder encontrar ocupación. Ya no lee el correo ni friega los platos, se niega a salir y a recibir a los vecinos y le da vueltas él solo a sus penas.

Desde los treinta y cinco años, Alberto ha presentado idénticos episodios al menos una vez al año, producidos sin causa determinante.

Introducción:

Aparte de la libertad de movimiento físicos –que sólo se pueden defender con la medicina -, el viejo sufre otra limitación de movimientos: la económica. Y aquí movimiento se entiende en su sentido más amplio, como libertad de escoger el modo de vida

En efecto, el viejo, si no pertenece a un grupo privilegiado, ha de vivir de su pensión. La estructura actual de la economía es tal que cuando una persona deja de trabajar a causa de su edad (a menudo por decisión de la sociedad y no de ella misma), percibe una pensión, cuyo monto es menor que el de sus ingresos cuando trabajaba. Esto significa que el jubilado debe reducir, de un día para otro, su nivel de vida. O sea, que al encontrarse con más ocio, no dispone de la posibilidad de llenarlo, viajar, ir a espectáculos, afiliarse a sociedades, adquirir discos, libros, etc. porque sus ingresos han disminuido.

Por todo ello, si la persona cuando llega a vieja no puede seguir gastando según su costumbre, y si dispone de más tiempo libre del que está habituado, ¿qué puede hacer?. La respuesta es evidente: gozar de la vida que le rodea, en la medida en que no haya que pagar o comprar ese gozo. Pero el viejo no es una persona “nueva” en el momento en que se retira. Es la misma persona que durante decenios trabajó sin saber gozar de la vida. ¿Cómo, de repente, sabría disfrutar de su existencia?. Nada le ha preparado para ello.

Aquí surge el papel del Educador Social, el cual debe intentar mejorar la calidad de vida de estos ancianos, los cuales no saben qué hacer durante todo este tiempo libre, hecho que puede sumirlo en una profunda depresión, lo cual indicaría la necesidad de una intervención inmediata, ya que el estado de ánimo negativo en una persona de edad avanzada provoca el aislamiento, la pérdida de razonamientos normales y de estabilidad emocional. Por otro lado, el educador social también debe dirigir su intervención hacia las personas adultas que no están preparadas para la vejez.

Denominación:

Debido a las características de Alberto, es decir, un anciano de 80 años con todo el tiempo libre, hemos decidido que lo mejor para su recuperación es elaborar entre Alberto y los educadores un planning semanal ocupando parte del tiempo de Alberto en actividades personalizadas y seleccionadas por él mismo, asesorado, por otra parte por los educadores.

Por otro lado, decir que todas las actividades programadas exigen una implicación familiar para poder alcanzar una recuperación positiva en Alberto y, al mismo tiempo, de la propia familia; potenciando para ello la comunicación y las relaciones interpersonales.

Objetivos:

Mejorar la calidad de vida de Alberto.

Ocupar su tiempo con actividades diversas.

Hacer que Alberto asuma las actividades programadas como propias responsabilidades.

Evitar el aislamiento mediante actividades de tipo grupal.

Fomentar la implicación familiar.

Orientar a Alberto en la importancia de la actividad física diaria.

Metodología:

La metodología de esta actividad será en tutorías individualizadas, es decir, será un trabajo personalizado que los educadores irán asesorando con y para Alberto dos días por semana, en este caso martes y jueves. De este modo podremos llevar un “control” del cumplimiento de Alberto con respecto a su horario y/o responsabilidades, Creemos que esta metodología nos ayudará a elaborar un trabajo muy fructífero, pues el hecho de estar continuamente en contacto hará que Alberto se sienta asesorado y respaldado por los educadores. Esto le servirá como “terapia de grupo”.

No debemos olvidar que la participación de la familia en el proceso es imprescindible, pues dentro del planning hay actividades específicas que tendrá que realizar con ellos

Actividades de mañana:

Paseo: Partimos de la idea de que el ejercicio físico se constituye en un componente clave para conseguir mantener unas capacidades físicas óptimas en los grupos de edad avanzada, ya no sólo por el amplio abanico de beneficios que comporta, sino muy especialmente por mantener la capacidad funcional del anciano y con ello su independencia. Es por ello, por lo que hemos decidido que Alberto, un anciano de 80 años, realice todos los días una actividad física, en este caso hemos elegido el paseo, pues teniendo en cuenta sus características y, en principio, su poca motivación, creemos que es la que más se asimila a sus condiciones.

Este paseo matinal ayudará a Alberto a relajarse y a empezar la mañana de forma estimulante.

Esta actividad se realizará todos los días de 9’00 a 10’30, menos los domingos.

Jardinería y perros: Ésta se trata, tal vez, de una de las actividades más personalizadas, ya que son dos tareas que normalmente realizaba Alberto; por ello consideramos que son imprescindibles, ya que, sobre todo, hay que tener en cuenta los gustos y preferencias de Alberto. La actividad consistiría en que Alberto se encargara del mantenimiento de los jardines de la casa y del cuidado de los animales, en este caso, de los perros.

Esta actividad la realizará todas las mañanas de 11’00 a 12’30, menos los domingos.



Comida y descanso: Todos los días de la semana, Alberto tendrá que ocupar un poco de su tiempo en ayudar a su esposa a prepara la comida, ya sea ayudándole a hacer la misma, como a poner la mesa, recogerla, fregar, etc.; sería cuestión de organizarse entre ellos. Posteriormente, también dispondrá de un rato de descanso, en el cual Alberto realizará todo aquello que le apetezca en el momento, e incluso no hacer nada y descansar.

Esta actividad se realizará todas las mañanas de 12’30 a 16’30, menos los domingos.



Preparación del almuerzo familiar: La actividad consiste en que Alberto, con ayuda de la familia, organice y prepare el almuerzo un día a la semana, en este caso el domingo por la mañana. Posteriormente se disfrutará del mismo intentando mantener un clima agradable, intentando promover la comunicación entre los miembros de la familia.

Actividades de tarde:



Salida a la residencia: El objetivo de esta actividad consiste en fomentar las relaciones interpersonales en Alberto y elevar su autoestima, para ello lo ideal es que Alberto visite regularmente una residencia situada en su municipio donde, a parte de relacionarse con personas de su misma edad, conseguirá aumentar su autoestima participando en diversos talleres preparados para este fin. También decir que Alberto podrá participar en otros talleres que le resulten interesantes, ya que se trata de eso mismo, es decir, de que Alberto aprenda a ocupar su tiempo libre en actividades de su gusto.

Esta actividad se realizará los lunes, miércoles y jueves de 17’00 a 19’00.



Charla con una persona: La finalidad de esta actividad no es otra que evitar el aislamiento en Alberto y, al mismo tiempo, conseguir que él mismo sea capaz de iniciar una conversación o invitar a alguien a tenerla, consiguiendo con ello que Alberto desarrolle un carácter más extrovertido y dinámico, compartiendo sus ideas y pensamientos con otros, al igual que capacitándolo para escuchar y/o empatizar con otras personas. Esta actividad la podrá realizar con la persona que desee, pero es importantísimo que no pase ni un solo día sin realizarla, ya que se trata de un proceso continuado y por un período de tiempo no muy extenso.

Esta actividad se realizará todos los días de lunes a viernes de 19’30 a 20’30.



Visita a los educadores: El fin de la visita a los educadores consiste en llevar un seguimiento al cumplimiento “correcto” del planning y evaluación de las actividades realizadas, comprobando el grado de satisfacción de Alberto para con las actividades y realizar cualquier cambio oportuno, e incluso asesorar a Alberto en la capacidad de elaborar sus propios planning dependiendo de las actividades que desee realizar.

Esta visita se realizará los martes y viernes de 17`00 a 19’00.



Salida con los nietos: Aunque parezca una actividad bastante normal, son muchos los objetivos que alcanzamos con esta actividad: relación intergeneracional, asimilación de responsabilidades, compromiso, etc. Una salida con los nietos puede ser tan beneficiosa para Alberto como para sus propios nietos, los cuales se enriquecerán con las historias y pensamientos de su abuelo. Por otro lado, esta actividad podrá aumentar el grado de autoestima en Alberto porque verá la actividad como una propia responsabilidad tanto en la organización de la tarea, como en el desarrollo de la misma.

La actividad se realizará los sábados de 17’00 a 19’00.



Salida al club de pensionistas: El objetivo principal de esta actividad consiste en que Alberto se relacione con personas de su misma edad y disfrute, al mismo tiempo, de un rato de ocio y diversión. Esta actividad puede ser realizada en compañía de su esposa o de otra persona, ya que consideramos de gran importancia que Alberto se sienta acompañado de una manera positiva.

Esta actividad se realizará todos los domingos de 19’00 a 22’00.



Recursos:

El único recurso que podríamos necesitar es que dejen que Alberto participe en el taller de autoestima que se imparte en la residencia de ancianos de su barrio.



Destinatarios:

En este caso, el destinatario es Alberto, pues ya mencionábamos anteriormente que la actividad es la elaboración de un planning; trabajo que será realizado y asesorado conjuntamente entre Alberto y los educadores.



Temporalización:

Con respecto a la temporalización, decir que la intervención duraría un mes, ocupando la primera semana en la elaboración conjunta del planning, y las tres semanas restantes se llevaría la puesta en marcha de la actividad y el asesoramiento de la misma. Las actividades serán en unos días y horas concretas, las cuales se podrán modificar. Una vez finalizado el mes se evaluará la actividad y si el resultado es positivo, Alberto continuará su vida normalmente sin el apoyo de los educadores, sólo con el de su familia. En el caso de una evaluación con resultados negativos, se plantearía la intervención desde otra perspectiva.



Evaluación:

Para evaluar la situación de Alberto tendremos en cuenta una serie de indicadores:

Grado de implicación de Alberto y familiares.

Nivel de satisfacción por las actividades que desempeña.

Modificaciones en el estado emocional de Alberto (tristeza, humor, comunicación, etc.).

CONCLUSIONES

1 La depresión es una enfermedad mal conocida por el público en general y, aunque se ye hablar mucho de ella, las ideas que circulan a propósito son a menudo falsas y peligrosas y acrecientan los sentimientos de incomprensión y de hostilidad que experimenta el deprimido.

2 Tanto el estado depresivo como la depresión propiamente dicha, interfieren en la persona produciendo alteraciones en su medio, en su familia, en su trabajo y en su sexualidad.

3 Al igual que cualquier otra enfermedad, los síntomas de la depresión pueden variar en función de las personas. Todo el mundo no presenta los mismos síntomas.

 No existen criterios específicos que permitan describir el perfil del deprimido.

5 La depresión es una enfermedad muy frecuente. Afecta a unos cien millones de personas en el mundo.

6 Tras la curación de la depresión, el paciente recupera su estado anterior.

7 El suicidio, que consiste en darse la muerte, es el mayor riesgo de la depresión.

8 Quizás sea recomendable hacer programas de prevención primaria de la depresión.

BIBLIOGRAFÍA

ALBA, V. (1992). Historia Social de la Vejez. ( Barcelona): Laertes.

MORAND DE JOUFFREY, P. (1991). La depresión. ( Madrid): Acento.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal