Universidad de las palmas de gran canaria



Descargar 1.92 Mb.
Página17/26
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.92 Mb.
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   26

BIBLIOGRAFÍA:

“MONTSERRAT CERVERA. Riesgo y prevención de la anorexia y la bulimia. Barcelona: Martínez Roca.


INTERNET.
CARMEN FERNÁNDEZ BENNÁSAR, JOANA FORNÉS VIVES. Educación y salud. Baleares: Universidad de la Isla de Baleares.
RUTH GASTEN, JAMES CAROTHERS. Juegos de autoestima. Madrid (adaptación): El Manglar.
TASOC 97. Libro de Técnicas.
EL CEDEPO. Técnicas participativas para la educación popular. Buenas Aires: Humanitas.
SILVINO JOSÉ FRITZEN. 70 ejercicios prácticos de dinámica de grupo. Santander: Sal Terrae.

CONTAMINACIÓN URBANA (DEL TRANSPORTE).


¿Qué es? ¿En qué consiste?
El crecimiento desbocado de la movilidad, el aumento de las emisiones de CO2 y de otros contaminantes, el altísimo coste en vidas humanas, la expansión de la urbanización y la degradación de la vida urbana y del medio natural que lleva aparejada, son aspectos tanto del alto precio que pagamos por transportarnos como de la creciente importancia que tiene el transporte en la destrucción de la Naturaleza.
El consumo de energía es el mayor problema ambiental del transporte.
¿Por qué ocurre?
Por que la generalización del transporte motorizado exige la utilización de enormes cantidades de materiales y energía, cuya extracción, transformación y consumo produce grandes masas de residuos sólidos, líquidos y gaseosos.
El problema es porque en la combustión se producen plomo y óxidos de plomo que son emitidos a la atmósfera a través del tubo de escape y tienen un efecto contaminante, con posibles repercusiones sobre la salud.
¿Cómo se produce esta contaminación?
El transporte no sólo es uno de los sectores que más contribuye a las emisiones de CO2, sino que es el sector donde más crecen. Este gran derroche energético es consecuencia de la opción institucional a favor de la Triple A del transporte – Automóvil, Avión y AVE- que son los medios más consumidores de energía, además de ser los de mayor impacto ambiental y mayor coste económico.

Los vehículos emiten también elementos y compuestos contaminantes a la atmósfera claramente nocivos para la salud y medio ambiente –monóxido de carbono (CO) , óxidos de nitrógeno (NO x) , dióxido de azufre (SO 2) , aldehidos, metales pesados, compuestos orgánicos volátiles y el ozono (O 3) troposférico-.

El tráfico es la principal fuente de contaminación atmosférica.
Principales contaminantes atmosféricos emitidos por los vehículos:
Humos negros: Están formados principalmente por partículas de carbón y de hidrocarburos no quemados; son característicos de los gases que emiten los motores Diesel y se hacen muy evidentes al observar el escape de un motor mal reglado.
Monóxido de carbono: El monóxido de carbono se genera por la combustión incompleta del carburante producida por la falta de oxígeno. Se trata de un gas tóxico, inodoro e incoloro, cuya presencia en los embotellamientos de tráfico puede llegar a niveles elevados.
Hidrocarburos: Productos orgánicos que se generan por una combustión incompleta de carburantes. Estos compuestos, en combinación con los óxidos de nitrógeno y en presencia de la luz solar, forman oxidantes fotoquímicos que son componentes de la niebla fotoquímica.
Plomo: Metal pesado tóxico aún presente en la gasolina llamada “super”, necesario para asegurar un funcionamiento sin problemas de los motores antiguos. Actualmente, el nivel máximo de plomo presente en esta gasolina está establecido a 0,15 gr. De plomo por litro de gasolina.
Óxidos de azufre: Gases que provienen de la combustión de ciertos combustibles líquidos que contienen azufre.
Óxidos de nitrógeno: Gases resultantes de la reacción del oxígeno y el nitrógeno del aire en las combustiones por efecto de la temperatura y de la presión.
Algunas de las alternativas técnicas para reducir las emisiones son la gasolina sin plomo, los biocarburantes, el catalizador de tres vías y el motor Diesel.
-¿Para qué un cambio?
Las infraestructuras de transporte consumen gran cantidad de espacio, e inducen el crecimiento y la dispersión de la urbanización, lo que disminuye el suelo fértil disponible, afectan a cursos de agua y escorrentías, crean barreras en el territorio, empobreciendo con ello el medio natural y acentuando la pérdida de biodiversidad.

Disminuir la cantidad de viajes supone condenar menos recursos no-renovables y contaminar menos. También implica menos superficie de terreno para la infraestructura del transporte, salvando así la naturaleza y la vida silvestre.

El uso limitado del vehículo –especialmente en las zonas residenciales y en el centro de la ciudad- mejora la calidad del aire, limita el ruido y la congestión, y reduce drásticamente el número de accidentes

Conducir menos limita el riesgo de contraer cáncer por la contaminación del aire, reduce el estrés en tu vida y, sin duda, te ahorrará dinero.

Se evitarían afecciones del aparato respiratorio (bronquitis, cáncer de pulmón, enfisema, asma,) irritación de ojos. Deterioro de la calidad de vida.

Un cambio generalizado a gasolina sin plomo reduciría el riesgo de daños cerebrales, senilidad y cáncer.

El plomo atmosférico también es venenoso para la vida silvestre, especialmente para los pájaros y los peces. El uso de la gasolina sin plomo evita la emisión de plomo y permite el uso de catalizadores, con lo que se reducen los niveles de contaminantes emitidos.

Los óxidos de nitrógeno –que en tiempo seco se mezclan con los hidrocarbonos para formar nubes venenosas, y en tiempo húmedo participan en la lluvia ácida, junto a otros gases contaminantes- son, con certeza, la causa más importante de la muerte de millones de árboles. El monóxido de carbono y el plomo también perjudican a muchas plantas y animales.

Un uso mayor del transporte público exige menos terreno, materias primas y energía, destruye menos vida silvestre y hábitats naturales, y contamina menos.

No se deteriorarían edificios, piedras, tejidos, pinturas, cauchos, papel, libros,....

No habría una pérdida de luz solar, depresiones mentales, deterioros de la estética de paisajes,...

A continuación se propone un decálogo ambiental del buen conductor:


* Utilizar los medios de transporte más limpios. La utilización del vehículo es con frecuencia demasiado sistemática. Debe pensarse en el uso de otros medios de transporte para desplazarse: metro, autobús, tren,...
* Mantener el vehículo en perfectas condiciones. El filtro de aire sucio, no llevar los neumáticos con la presión adecuada y el mal funcionamiento del encendido, de la carburación o de la inyección aumentan a la vez el consumo de combustible y las emisiones de contaminantes.
* Conducir suavemente. Las aceleraciones y los frenazos y bruscos aumentan notoriamente el consumo y las emisiones de contaminantes.
* Calentar el motor circulando. El motor se calienta más rápido si se circula.
* Parar el motor en paros prolongados. La no parada del motor implica un gasto innecesario de combustible.
* Comprar vehículos con bajo consumo de combustible. Una disminución del consumo de combustible se relaciona directamente con un descenso de las emisiones de contaminantes y, además, comporta un ahorro energético.
* Comprar vehículos con catalizador de tres vías. El catalizador modifica los gases contaminantes que se generan durante la combustión en gases inocuos.
* Respetar los límites de velocidad. La circulación a gran velocidad aumenta notoriamente el consumo de combustible y las emisiones de contaminantes de los vehículos.
* Utilizar el más limpio. Si se dispone de más de un vehículo, se debe utilizar el mejor equipado desde el punto de vista de la prevención de la contaminación.
* Seguir los consejos del fabricante respecto al combustible que se debe utilizar.
Los coches están diseñados mecánicamente para que usen unos determinados tipos de gasolina; la selección incorrecta del combustible puede estropear algún componente del vehículo y aumentar las emisiones.

CONTAMINACIÓN DEL AGUA.


¿Qué és? ¿En qué consiste?
La búsqueda de agua como contrapuesta a la contaminación existe desde hace muchos años.

Hasta los años 1960 y 1970 los especialistas en salud pública no empezaron a caer en la cuenta de que las substancias vinculadas a la industrialización y a la actividad agrícola eran una gran amenaza para la limpieza de las aguas utilizadas para beber y bañarse debido a la contaminación de las aguas.

Los nitratos procedentes de los fertilizantes artificiales, la saturación de plaguicidas químicos, las aguas residuales y las infiltraciones de las ganaderías son, con los vertidos tóxicos de la industria, los peores problemas que inciden en la salud de los seres humanos.

También la contaminación provocada por la presencia de plaguicidas en nuestras aguas subterráneas va en aumento. Bastantes de estos plaguicidas tóxicos pueden encontrarse en nuestras aguas, así como concentraciones de plomo y aluminio, metales implicados en la enfermedad de alzheimer.


¿Por qué ocurre?
La mayor parte de los contaminantes de las aguas debidos a la actividad humana derivan de fuentes agrícolas e industriales. El espectro de contaminantes es enorme. Los más importantes son los metales tóxicos pesados (plomo, arsénico, cadmio y mercurio), los pesticidas y otras substancias químicas de uso en la agricultura (como los nitratos, las substancias químicas orgánicas cloradas, los organofosfatos, insectividas y herbicidas y las substancias químicas volátiles (como los derivados de la gasolina y los disolventes halogenados, el tricloroetano y el tetracloroetano).

También por algunas fuentes naturales de substancias peligrosas; por ejemplo, los pozos profundos pueden estar contaminados con arsénico de origen natural.


¿Cómo se produce esta contaminación?
Los fertilizantes aplicados a la agricultura contienen nitratos que se disuelven en el agua con facilidad.

El agua de lluvia que se filtra en el suelo puede arrastrar nitratos en disolución.

Las industrias o los hogares pueden descargar aguas residuales procedentes de fosas sépticas o de contenedores de desperdicios.

Los contenedores subterráneos utilizados para almacenar substancias químicas, como gasolina o gasóleo, pueden tener fugas, vertiendo su contenido en las aguas.

La mayoría de casas tienen desagüe por donde viajan las aguas usadas. Estos desagües desenvocan en el mar, y lo contaminan de excrementos humanos.

Todos los días acumulamos basura al cocinar, comer, pintar, construir casas, etc. Esta basura muchas veces se echa a los ríos o al mar. Así también se contamina el agua.

Así como en tu casa, en las minas se acumula un tipo de basura llamado relave. Este relave generalmente se bota a los ríos, contaminando.

Mucha gente utiliza el agua de los ríos para lavar. El detergente queda en el agua y contamina los campos de cultivo cuando se riega.


Las personas pueden exponerse a unas aguas contaminadas a través de diversos caminos. Lo más común es que el agua contaminada se recoja o se bombee y se utilice directamente para beber o cocinar. Algunas substancias químicas se acumulan en los peces que a continuación se pescan y se comen. Si el agua utilizada para el baño está contaminada, ciertas substancias químicas pueden absorberse por la piel o se pueden inhalar en forma de tenue atomización en la ducha.

¿Cuándo ocurre?


Como se exponía en líneas anteriores, la contaminación del agua puede ocurrir a raíz del final de un conducto de una planta industrial o una planta de tratamiento de residuos que descargue substancias químicas, del arrastre de pesticidas debido al agua de la lluvia desde la tierra, de la adicción de fertilizantes a la agricultura o de los mismos hogares cuando descargan aguas residuales, ...
¿Para qué un cambio?
Los procedimientos que se pueden emplear en el tratamiento de las aguas pueden ser una reversión de la ósmosis, la ultrafiltración, el intercambio de resinas y la filtración a través de carbones vegetales. Pero está claro que la solución del problema de las aguas es la prevención.

Los procedimientos utilizados para desinfectar las aguas potables pueden tener tóxicos, debidos a los desinfectantes o a los productos derivados. También se utiliza el cloro, aunque junto con substancias que se encuentran normalmente en el agua incrementa el riesgo de cáncer.

Una mejora en la calidad del agua beneficiará a todos y te ayudará a prevenir y protegerte de muchas enfermedades, incluyendo el cáncer y la enfermedad de Alzheimer.

Los bebés y los niños pequeños son los que más riesgo corren con los nitratos, plaguicidas y la contaminación de metales pesados, aunque actuáramos ahora, probablemente los problemas seguirían empeorando durante al menos otros veinte años.

La contaminación por nitratos y residuos tóxicos en las aguas interiores y en las de la costa es uno de los problemas ambientales más serios. Entre los seres que mueren hay pájaros, peces, pequeños mamíferos y microorganismos marinos. Todos salimos ganando con agua más limpia.

PERDIDA DEL OZONO Y CONSECUENCIAS PARA LA SALUD DEL INCREMENTO DE LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA.


¿Qué es? ¿En qué consiste?
El ozono (O3) es uno de los componentes más característicos de la estratosfera (capa de aire que envuelve la tierra). A altitudes entre los 15 y 30 Km puede alcanzar unas concentraciones muy elevadas si lo comparamos con la concentración media de ozono en las zonas baja s de la atmósfera.

El ozono absorbe la radiación ultravioleta emitida por el sol actuando como escudo protector ante los efectos de dichas radiaciones.


¿Por qué ocurre?


Porque en el proceso de reacción del ozono con las radiaciones UV intervienen otros elementos emitidos desde la superficie terrestre que alteran el proceso natural desencadenando reacciones secundarias que inciden en la destrucción de la capa protectora de ozono.
¿Cómo se produce esta destrucción?
El proceso natural que sigue el ozono en reacción con la radiación ultravioleta es el siguiente:

O3 + radiación UV = O2 + O

Este proceso de descomposición del ozono es el que le da a la capa de ozono su papel fundamental como protector de las radiaciones UV, que si llegaran a la superficie terrestre causarían efectos muy perjudiciales.

El ozono puede destruirse lentamente mediante la reacción: O3 + O = 2 O2, proceso que aumenta considerablemente su velocidad en presencia de cloro, bromo o moléculas NO o CO. Los contaminantes atmosféricos señalados deben superar importantes dificultades hasta llegar a la estratosfera, pero una vez allí son altamente eficaces para lograr la descomposición del ozono.

El uso de clorofluorcarbonos (CFC), utilizado como refrigerantes, propelentes de aerosoles, disolventes y en la fabricación de plásticos, y también el uso de NO que se produce a partir de N2 O que proviene fundamentalmente de los abonos nitrogenados, son los principales causantes de este proceso de degeneración de la capa de ozono.
Efecto sobre la salud
La progresiva transparencia de la capa de ozono y el consiguiente incremento de la radiación de UV que llega a la Tierra se esperaba que tuviese efectos directos para los seres humanos. La exposición a las radiaciones ultravioletas de la luz solar desempeña un importante papel en la aparición prematura del envejecimiento de la piel.

También dan lugar a otro tipo de complicaciones en la salud que afectarán en mayor o menor grado según el tiempo expuesto a estas radiaciones pudiendo encontrar entre estas complicaciones enfermedades tales como cáncer de piel, problemas oculares como cataratas, afecciones sobre el sistema inmunológico etc.


Para qué un cambio
Es evidente que el nivel de incidencia de los rayos UV, sin la protección que aporta la capa de ozono, puede suponer un alto riesgo para la salud humana, esta es razón de más para favorecer un cambio que ayude a eliminar riesgos y que nos permita llevar a cabo una vida más sana donde tomar el sol en el campo o la playa no suponga un peligro para nuestra piel, nuestros ojos, nuestras cosechas, nuestros alimentos o nuestra vida en general.

EFECTO INVERNADERO


¿Qué es? ¿En qué consiste?
1. El nombre de este efecto viene dado porque el desarrollo del mismo funciona igual que el de un invernadero de cultivo, esto es, la Tierra está rodeada de una capa de gases invisibles (como dióxido de carbono) que actúan exactamente como un invernadero (el sol entra a través de los cristales y plásticos calientan el invernadero y los mismos cristales y plásticos impiden que el calor se escape), el sol entra y la capa de gases retiene el calor como si fuera un techo, manteniendo el calor cerca del planeta. Esto es bueno: no podemos vivir sin calor.

Lo que sucede es que cada vez se retiene más calor del sol y esto está provocando un una elevación de las temperaturas que resultan excesivas. Esto se llama efecto invernadero o calentamiento del globo.

2. El efecto invernadero es el fenómeno por el cual la Tierra experimenta un calentamiento debido a su atmósfera. Algunos gases permiten que la radiación solar pase a través de la atmósfera y caliente la superficie terrestre evitando que la radiación que refleja la tierra se escape al espacio. Esto hace que la atmósfera y también la Tierra se mantengan calientes, contribuyendo a la existencia de vida sobre nuestro planeta. El aumento desproporcionado de gases por la polución, ha hecho que el efecto invernadero aumente, lo que nos lleva al incremento constante de la temperatura de la Tierra.

¿Por qué ocurre?


Las fábricas, las centrales termoeléctricas y los coches están produciendo muchos gases como el dióxido de carbono. Muchas de las actividades que desarrollamos diariamente conllevan una emisión de estos gases a la atmósfera, y es este exceso de gases los causantes del incremento de temperatura en la Tierra, porque la acumulación de estos gases en la atmósfera impiden que el calor desprendido por las diferentes actividades realizadas en la Tierra se escape al exterior, por lo que la temperatura cada vez es más elevada y se produce una subida progresiva de temperatura que da lugar al cambio climático.

El efecto invernadero es causado por la emisión de una serie de gases que aumentan desproporcionadamente en la atmósfera como consecuencia de ciertos factores como:


quema de combustibles fósiles (óxido nitroso, dióxido de carbono)

procesos de refrigeración y utilización de aerosoles (CFCs)

procedimientos agrícolas y métodos de cría de ganado (metano)

vertederos de basura (metano)


¿Cómo se produce?
Alrededor del 50% del efecto invernadero lo provoca el dióxido de carbono; los clorofluorocarbonos, el metano y el óxido nítrico son otros factores de importancia.

Estos gases permiten la entrada de los rayos solares pero impiden que el calor se escape por lo que cada vez aumenta más la temperatura debido al calor que se consigue acumular bajo esta, cada vez más densa, capa de gases.

Los efectos más conocidos por el momento de este fenómeno son:

Aumento constante de la temperatura de la Tierra. Recalentamiento

Cambios climáticos. Cambio en el sistema de lluvias

Fundición de casquetes polares

Elevaciones del nivel del mar. Inundaciones
Efectos sobre la salud
El cambio climático global puede tener efectos directos e indirectos sobre la salud humana. Los impactos más temibles son los de la escasez del agua y de los alimentos y el de la subida del nivel del mar. Todos estos efectos pueden suponer un alto riesgo para la salud humana hasta el extremo de preocuparnos por su continuidad y la del resto de seres vivos del planeta.
Para qué un cambio
Los científicos del Jurado Intergubernamental del Cambio Climático consideraron numerosos escenarios y calcularon que la temperatura media global se incrementará en torno a los 0,3 ºC cada década. Ello llevará a un incremento de la temperatura media global de 1 ºC sobre los valores actuales en el año 2025 y de 3 ºC en el año 2100. Se han comprobado subidas de la temperatura en una cuantía de del 60-80 % del incremento final porque la inercia térmica de los océanos actúa como amortiguador.

Numerosos mecanismos de realimentación pueden entrar en juego, y pueden ampliar el cambio o reducirlo. En su mayoría parecen acentuar el proceso de calentamiento.

Si no conseguimos que este proceso de aumento de temperatura global se frene las consecuencias serán una subida en la temperatura que aunque sea de unos pocos grados afectará de forma directa a la dinámica natural de la Tierra afectando a cosechas, a las temperaturas de las aguas y consecuentemente a todos los seres vivos que viven en ella y en general al resto de seres vivos de forma muy negativa.

Alguna de las soluciones posibles pasa por:

Reducir las emisiones de gases:

Hay que utilizar mejor los combustibles fósiles

Reducir la cantidad de metano emitido a la atmósfera o bien eliminarlo, bien quemándolo o convirtiéndolo en metanol con la posibilidad de su reutilización como fuente de energía.

La plantación de nuevos bosques que contribuya a eliminar parte de la cantidad de dióxido de carbono de la atmósfera

La emisión de los CFCs que además de contribuir al calentamiento de la atmósfera mundial causa grave daño en la erosión de la capa de ozono.

EXTINCIÓN DE LAS ESPECIES Y PERDIDA DE LA BIODIVERSIDAD: REPERCUSIONES PARA LA SALUD HUMANA.


¿Qué es? ¿En qué consiste?
La perdida de la diversidad es el proceso más importante del cambio ambiental...porque este es el único proceso irreversible.

E.O. Wilson


...hay un a especie que se ha hecho tan eficiente para reproducirse y para dominar otras formas de vida, que está a punto de poner en peligro a todas las especies, incluida ella misma.

D.E. Koshland


La actividad humana está causando la extinción de las especies animales, vegetales y microbianas que está miles de veces por encima de las que se hubiesen producido por causas naturales.
¿Por qué ocurre?
Existen factores determinantes en la evolución actual del deterioro y extinción de especies en el planeta, por ejemplo: El crecimiento exponencial de la población humana (hay un número de nosotros 100 veces mayor de lo que nunca había existido de cualquier animal terrestre de similar envergadura), el consumo cada vez mayor de recursos (consumimos o destruimos entre el 20% y el 40% de toda la energía solar asimilada por las plantas), y la producción de desperdicios son los principales factores que ponen en peligro la supervivencia de otras especies. El calentamiento global, la lluvia ácida, la merma de ozono estratosférico y la descarga de sustancias químicas en el aire, el suelo y el agua potable, y en el ecosistema marino han llevado finalmente a la pérdida de la biodiversidad.

Pero es la destrucción del hábitat debida las actividades humanas, y especialmente la deforestación, lo que se ha constituido en el gran elemento destructor.


¿Cómo se produce?
La deforestación es una actividad que priva de espacio vital a cientos de miles de animales en cada tala de árboles. Éste es especialmente el caso de los bosques tropicales. Queda menos de un 50% del área cubierta por el bosque pluvial prehistórico, pero estos bosques se siguen talando y quemando a razón de unos 142.000 kilómetros cuadrados al año. Esta destrucción es la principal responsable de la extinción masiva de las especies del mundo.

Para qué un cambio


Si la gente comprendiese del todo el efecto que tendrá esa masiva extinción de especies – al acabar con la posibilidad de comprender y tratar muchas enfermedades incurables, y finalmente, quizá, al amenazar la supervivencia humana -, entonces comprendería que la actual pérdida de la diversidad biológica representa que nada menos que una emergencia médica y exigiría que a los esfuerzos para preservar las especies y el ecosistema se le diese máxima prioridad.
Efectos sobre la salud
Puede parecer difícil creer que especies tan diferentes de nosotros mismos como las ranas, los insectos, los corales, las cepas y las bacterias puedan ofrecernos tanto para la comprensión de la fisiología y la enfermedad del hombre. Pero a un nivel bioquímico, y especialmente a un niel genético, todos estamos hechos a partir del mismo molde. Toda vida contiene ácidos ribonucleicos como principal código de información y utiliza parecidos mecanismos químicos para regular el metabolismo, para reproducirse y defenderse a sí misma contra organismos invasores.

Debido a estas similitudes pueden encontrarse modelos de estudio entre otras especies –modelos que nos dan la posibilidad de comprendernos a nosotros mismos. Sin ellos la medicina estaría perdida.

La destrucción de hábitats y la pérdida de especies puede trastornar el delicado equilibrio entre los ecosistemas de los que depende toda la vida.
Suministro de alimentos
El suministro de alimentos puede verse seriamente amenazado. La deforestación, por ejemplo, puede abocar en una pluviosidad significativamente reducida en las áreas agrícolas adyacentes, comprometiendo la productividad de las cosechas.

También afectan a los niveles de suministro de alimentos la pesca masiva; la contaminación del agua y del mar; la destrucción de las tierras húmedas costeras, de los manglares y de los arrecifes coralinos..., poniendo en peligro una gran proporción de la población mundial que depende casi exclusivamente de las proteínas de la pesca para las necesidades de su dieta.


Enfermedades infecciosas
Las enfermedades infecciosas pueden incrementarse de forma sustancial o convertirse en epidémicas si el equilibrio entre anfitriones y parásitos y entre predadores y presas se ve perturbado por la destrucción del hábitat o por la pérdida de la biodiversidad. Sólo se ha empezado a comprender la complejidad de estas interacciones.
GLOSARIO

Aerosol atmosférico: Es la dispersión de un sólido o un líquido en el aire. Los aerosoles contaminantes como humo, ceniza, neblina ácida, etc, modifican perjudicialmente las propiedades de la atmósfera. Son partículas de diámetro inferior, a la centésima de milímetro, que se encuentra en suspensión en el aire.

Clorofluorcarbonos (CFCs): Sustancias químicas, que se utilizan en aerosoles, frigoríficos, espumas sintéticas, materiales de embalaje, etc. Destruyen la capa de ozono, descomponiéndolo en diferentes formas de oxígeno.

Combustibles fósiles: Son el carbón, el petróleo y el gas natural. Estas sustancias han estado enterradas bajo la tierra durante millones de años. Se generaron gracias a la fermentación de organismos vivos, tanto animales como vegetales. Cuando se queman liberan la energía acumulada.

Dióxido de carbono: (CO2) Gas incoloro, incombustible y de olor ligeramente ácido. Componente natural de la atmósfera en una pequeña cantidad (0,3%) y elemento fundamental para las plantas que con el agua y la energía del sol sintetizan la materia orgánica. Es también un contaminante procedente de la quema de combustible de vehículos y calefacciones. Actualmente se supone que está aumentando en la atmósfera, lo que podría tener efectos climáticos globales como un aumento de temperatura por acción del llamado "efecto invernadero". En el importante ciclo del carbono integra la parte gaseosa del mismo. Es un perfecto ejemplo de los niveles de dosis: imprescindible para la vida puede ser mortal a mayores concentraciones.

Óxido de nitrógeno: Sustancias compuestas de nitrógeno y oxígeno. Se producen al quemar combustible, y también se evaporan a partir de los fertilizantes que se utilizan en grandes cantidades en la agricultura actual. Ayudan a la formación de lluvia ácida, convirtiéndose en ácido nítrico en la atmósfera cuando se combinan con el agua. Los más importantes son: N2O , NO y el NO2.

Radiación: Energía emitida, en forma de ondas o de partículas materiales por una fuente. Todas las radiaciones electromagnéticas se propagan en el vacío con la misma velocidad (la de la luz), y difieren tan sólo en el valor de su frecuencia, la cual determina los efectos que producen sobre la materia. Por orden decreciente de esa frecuencia, se clasifican en: rayos gamma, rayos X, radiaciones ultravioleta, luz visible, radiaciones infrarrojas y ondas Hertzianas





Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal