Universidad de las palmas de gran canaria



Descargar 1.92 Mb.
Página11/26
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.92 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   26

¿Qué son las habilidades sociales?

Son las conductas necesarias para interactuar y relacionarse con los iguales y con los adultos , de forma efectiva y mutuamente satisfactoria.

Monjas Cásares, 1996

Hemos elegido esta definición del término habilidades sociales, puesto que su autora hace especial hincapié en la utilización de éstas como medio de interacción social en la escuela.



Introducción.

En el contexto escolar, la importancia de las habilidades sociales vienen dada por los comportamientos contrarios a la propia habilidad de interacción positiva de algunos alumnos

Con los iguales y con las personas adultas Vallés Arándiga y Vallés Tortosa, 1996

Tal y como comentan estos autores, la escuela es un lugar idóneo para el desarrollo de las habilidades sociales, puesto que l mayoría de los conflictos que tienen los alumnos , tanto con sus compañeros como con los profesores, se originan por la misma falta de habilidades que los menores poseen.

De ahí, que nos centremos en el desarrollo de estas habilidades para la prevención y / o intervención educativa de las agresiones escolares.

Por otro lado, aconsejamos encaminar el desarrollo de las habilidades sociales hacia dos aspectos fundamentales dentro de la institución escolar, tales como el clima de centro y las relaciones interpersonales.

Tal y como hemos apuntado, anteriormente, la sociabilidad del individuo en sus primeras relaciones interpersonales será de gran importancia para su posterior contacto social; por lo que hemos considerado fundamental el entrenamiento en una serie de destrezas , mediante las habilidades sociales. Este entrenamiento se llevará a cabo desde el entorno escolar , ya que se trata éste de uno de los principales focos de socialización del individuo.

Clima de centro.

En el contexto escolar se producen interacciones entre los alumnos y alumnos y de éstos con los adultos. Ello conlleva la necesidad de establecer una convivencia saludable y eficaz para poder disfrutar de las relaciones con los demás y poder aprender en un clima positivo de comunicación. Vallés Arándiga y Vallés Tortosa, 1996

Para alcanzar este clima de colaboración, participación ( entre los diferentes miembros de la comunidad educativa ) al que hacíamos referencia, y que consideramos idóneo para el desarrollo de una saludable tarea educativa, aconsejamos llevar a cabo una serie de actividades.

Dentro del aula

Consideramos imprescindible que los alumnos encuentren en el aula un ambiente distendido y relajado , identificándola como algo propio , puesto que en este espacio e donde pasarán la mayor parte del día.

La creación de este clima confortable en el aula se podría conseguir si , por ejemplo:

Los murales de los trabajos que los alumnos hayan hecho a lo largo del curso, se expusieran en clase.

Elaborasen sus propias normas de convivencia.

Participasen todos en las tareas de cuidado de material.

Llevaran a cabo actividades tales como la celebración común de los cumpleaños de todos los compañeros, mensualmente.

Dentro del recinto escolar.

Así mismo, opinamos que ese ambiente que aconsejábamos crear dentro del aula, se debería extender al recinto escolar , en general.

Este buen clima escolar, ayudará a que los estudiantes se sientan más implicados en el proceso educativo, lo cual originaría una mejor motivación para asistir a la escuela.

Con todo esto, queremos conseguir que los alumnos no sólo se sientan compañeros de aquéllos con quien compartan aula, sino de todas las personas que les rodean a lo largo del día.

Por otro lado, con esta cohesión entre los menores, se podrían evitar una serie de conflictos, dando lugar – también –a que los alumnos ampliasen su campo de interacción ; no limitándose a los niños que son de su clase, sino siendo compañeros de todos por igual.

Así pues, hay una serie de actividades que aconsejamos llevar a cabo para la obtención de lo anteriormente expuesto :

Buzón de sugerencias para que los estudiantes aprendan a realizar propuestas.

Los alumnos deberían ser quienes realizasen propuestas para la decoración de zonas comunes, siendo ellos quienes posteriormente lo lleven a cabo ( pintar murales en las paredes de los patios …)

Darles utilidad a aquellas zonas abandonadas dentro del recinto.

La organización del patio debería favorecer la comunicación entre los compañeros ( los bancos o lugares para sentarse, deberían estar lo más agrupados posible, para dar lugar a tertulia entre los menores ).

Organización de actividades lúdicas, tales como torneos deportivos ( fútbol, baloncesto, ajedrez… ) , ya no sólo entre el alumnado, sino con la participación del profesorado , con lo cual se conseguiría que los alumnos tuvieran relación con el profesor fuera del aula; concurso de poesía, dibujos, etc., a fin de que los alumnos desarrollen su capacidad creativa.

Celebración de actos puntuales, tales como el día de la paz, fiesta de carnavales, día de los derechos humanos; desarrollando una serie de actividades, de acuerdo con el contenido de estas celebraciones .



Relaciones interpersonales.

En el caso de los niños y niñas, sus habilidades sociales para interactuar con los iguales y con los adultos significativos ( padres, familiares, profesores,conocidos,etc) forman parte del desarrollo infantil deseable. Estas relaciones entre iguales constituyen oportunidades únicos para que se desarrollan sus habilidades sociales. Díaz Aguado,1986.

Abogando por el hecho de que no surjan agresiones ni problemas de inadaptación en la escuela, destacamos la importancia de las relaciones entre los miembros de esta institución.

Queremos exponer aquí, una serie de pasos para la resolución de problemas interpersonales( ya sea entre profesores, como entre alumnos o entre el alumnado y el profesorado):

- Controlar el impulso inicial.

- Identificar y definir el problema.

- Buscar muchas alternativas de solución.

- Anticipar consecuencia para cada solución prevista.

- Elegir una solución.

- Poner en práctica y probar la solución elegida.

- Evaluar los resultados obtenidos.

Alumno-alumno

Puesto que ya hemos propuesto la creación de un clima que favorezca la cohesión grupal, vamos a centrarnos ahora en las relaciones entre alumnos en situaciones de conflicto; tratando de manera individualizada al agresor y a la víctima.



Víctima

Dado que la víctima, por lo general, suele tener un carácter en el que se acentúan la indefensión y falta de autoestima, aconsejamos su entrenamiento en técnicas asertivas, de manera que aprenda a defender sus derechos, sin violar los de los otros.

Dentro del programa de asertividad que aconsejamos llevar a cabo en el tratamiento de la víctima, creemos oportuno hacer especial énfasis en los siguientes puntos:

Transmitir al agresor -de forma clara y directa- sus deseos u opiniones.

Aprender frases asertivas.

Resistir la manipulación y amenazas.

Responder a los motes.

Salir de una situación de abuso entre compañeros.

Buscar ayuda de las personas ajenas a la situación.

Mejorar la autoestima.

Mantenerse calmado en situaciones estresantes

Agresor


Puesto que el agresor manifiesta, normalmente, unos rasgos como: falta de empatía y autocontrol, proponemos llevar a cabo un programa de habilidades sociales para la mejora de estos aspectos.

La empatía:

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro, intentando entender sus problemas, miedo, sentimientos, opiniones, rechazo…apreciando, que no todos percibimos de igual manera una determinada situación.

Así pues, los siguientes puntos, serían los que consideramos adecuados desarrollar par para alcanzar dicha habilidad:

- Escucha activa.

- Identificar el tipo de emoción experimentada por la otra persona.

- Empleo de expresiones verbales de aceptación.

- Empleo de gestos con la cara acordes con la expresión verbal.

Autocontrol:

Permite conocernos mejor y actuar de forma más adecuada a nuestros intereses, respetando a los que nos rodea. Fernández (1998)

De esta manera , con los agresores deberán trabajar una serie de puntos a fin de que sea capaz de autorregular su propio comportamiento:

- Autoinstrucciones, que el individuo se autodirige para afrontar las interacciones sociales con probabilidades de éxito.

- Autobservación, dándose cuenta de lo que hace, dice o piensa; intentando así, modificar aquellas conductas que estime pertinente.

- Autoevaluación, se atribuye valor al propio comportamiento, juzgando -de esta manera- la adecuación de la propia conducta a los requisitos o características de la situación.

- Autoconcepto, es la capacidad que el individuo adquiere para reconocer el propio patrón de vida y sus actividades hacia sí y hacia los demás.

- Autoestima, la actitud hacia uno mismo ( aceptando frustraciones,logros y nuevos retos, entre otros casos).



Profesor-alumno

No siempre las relaciones entre alumnos, son motivos de conflictos en la escuela, también las relaciones que se establecen entre el profesor y el alumno pueden dar lugar a situaciones problemáticas.

De ahí , que propongamos una serie de habilidades a desarrollar en este contexto:

- Negociación: ésto implica ofrecer otra visión a las soluciones, que por lo general, utilizamos ante un conflicto( ganar o perder); intentando ser más tolerantes.

- Mediación: mediar en los conflictos, sin tomar parte por ninguno de los implicados, sino ayudando a resolverlos.

- Resolución de problemas: todos los problemas ocasionan conflictos, que a su vez, pueden dar lugar a la aparición de conductas inadecuadas, la cuestión es enseñar a encontrar la respuesta idónea a cada situación.



CASO PRÁCTICO : agresión alumno-alumno.

Supongamos que nos encontramos ante determinados casos en los que dos alumnos están, continuamente, agrediendo y ridiculizando a otros dos compañeros de clase. A raíz de este problema, estos alumnos víctimas empiezan a faltar a clase - inventándose todo tipo de enfermedades - .

Así pues, intentaremos que los alumnos víctimas acudan a la escuela para entrenarles en un programa de asertividad. Con los agresores, trabajaremos el desarrollo del autocontrol y la empatía.

Víctimas.

1ª sesión.

Introducimos reglas.

Confidencialidad. Debemos explicar a los alumnos que pueden contar a sus compañeros las actividades que están realizando, pero - en ningún caso- podrán decirle a éstos la información personal del otro compañero con el que se está trabajando en las sesiones .

Dinámica de conocimiento.

Enseñar nuestras manos. Se le dará a cada uno de los niños dos cartulinas en las que dibujarán sus manos . La actividad consiste en que dentro de la que consideren su mejor mano , escriban todo aquello que les gusta de sí mismos; en la otra, aquello que crean que deberían mejorar.

Hay que dejar claro a los alumnos que no escriban aquellas cualidades que les resulten incómodas comunicar . Por último, tendrán que presentarse a través de sus manos . ( duración aproximada de la actividad : 10-15 min. )



Recibo halagos.

1. Los alumnos se colocarán uno frente al otro.

2. Cada uno presumirá de cuatro aspectos de sí mismos.

Finalizando.

Cada sesión se terminará con una serie de dinámicas en las que los alumnos reflexionarán y decidirán dos cambios que intentarán llevar a cabo tras la sesión.



el semáforo: Se repartirá a cada uno de los alumnos tres papeles de distinto color, en los que tendrán que escribir…

- Verde: algo que hayan aprendido y puesto en práctica inmediatamente.

Amarillo: algo que han aprendido y que utilizarán de vez en cuando.

Rojo: algo que han aprendido y que tendrán que cambiar a largo plazo.



2ª sesión.

Ser asertivo y resistir la manipulación.

Aprender a decir NO

En este caso, comenzarán diciendo : no, no quiero, con la finalidad de demostrar la confianza mediante el mensaje verbal y el lenguaje corporal

Aconsejaremos a los alumnos la obtención de esta expresión corporal, mediante:

cuerpo estirado

voz clara y firme

tono medio

expresión facial neutra : ni risa ni ira.

manos y brazos relajados.

3 ª sesión.

Disco rayado. Intentaremos que los alumnos sean conscientes de que el agresor, seguramente, utilizará una serie de frases como amenaza:

me chivaré

no seré más tu amigo

ya verás después del colegio

le diré a … que te pegue.

Seguramente, para el alumno será difícil mantener esta postura de firmeza, pero habrá que hacerles ver que , por lo general, el agresor después de dos o tres intentos y tras la negativa de la víctima, desistirá.



4ª sesión.

Respondiendo a los motes.

Los motes malos:

proporcionaremos una lista con los motes más comunes de los niños de esta edad y se adjudicará cada mote a uno de los niños. A éstos se les dejará de llamar por sus nombres, para hacerlo - mediante frases- con los motes que les corresponda.



2. Despiste:

- aquí, los niños responderán a los motes de los demás con indiferencia : … si tú lo dices, … pues vale…

Autocharla positiva:

- el niño se convence a sí mismo de que lo que le están diciendo no es cierto: …soy maravilloso, … puedo estar tranquilo.



5ª sesión.

Búsqueda de ayuda. En caso de agresión , se le aconsejará al niño que lleve a cabo las siguientes acciones:

chillar


meterse en una tienda

acercarse a un adulto

llamar a la policía

6ª sesión.

Escapar de la situación. Se ofrecen una serie de alternativas:

- caminar con confianza después de haber mirado , directamente, a los ojos al agresor.

buscar ayuda de los observadores

técnicas de defensa personal

peso corporal hacia el centro , con los brazos cruzados

escapar rápidamente, y con tranquilidad

salir por los lados, en vez de por el medio del grupo



7ª sesión.

Desarrollando la autoestima. Introducir actividades de cómo recibir y decir halagos, como por ejemplo:

me gusto a mí mismo porque…



8ª sesión.

Mantenerse tranquilo en situaciones estresantes. Ofreceremos tres técnicas para controlar el estrés.

relajación física

respiración

visualización



Agresores.

Empatía.

Para que el alumno pueda desarrollar la empatía, es decir, responder de manera adecuada a las emociones y sentimientos de otras personas, deberá llevar a cabo una serie de conductas ( Monjas, 1993 ) :



Escucha activa . Debe mirar a la otra persona, observando , también, su expresión facial y corporal.

Identificación de emociones. Tiene que llegar a reconocer el tipo de sentimientos que experimenta la otra persona.

Empleo de expresiones verbales de aceptación. Entre éstas, podríamos destacar algunas como, por ejemplo: ya te entiendo; claro, te comprendo perfectamente…

Empleo de gestos. Éstos deben ser acordes a la expresión verbal.

Autocontrol.

Autoinstrucciones. El alumno debe hacerse una serie de comentarios a sí mismo; a fin de dirigir, mantener o prohibir su propia conducta. Estas autoverbalizaciones le permitirán afrontar las interacciones con posibilidad de éxito.

Autoobservación. De esta manera, el alumno se da cuenta de lo que hace, dice o piensa; pudiendo valorar su propio comportamiento y modificar aquellas conductas que considere oportunas.

Autoevaluación. El alumno deberá valorar su propio comportamiento, con el objetivo de que juzgue si su conducta es la más adecuada a esa situación.

Autoconcepto. En esta ocasión, la intención es que el agresor reconozca su patrón de vida y las actitudes que tiene, tanto hacia sí mismo como hacia los demás.

Autoestima. Ésta incluye una serie de rasgos que el alumno deberá conseguir, como por ejemplo:

estar orgulloso de sus logros.

asumir sus responsabilidades.

actuar con independencia.

aceptar las frustraciones.

afrontar los nuevos retos con entusiasmo.

sentirse capaz de influir sobre otros.

Bibliografía

MELERO,M. ( 1993 ): Conflictividad y violencia en los centros escolares . Siglo XXI de España Editores.

MONJAS , C ( 1995 ) : Programa de enseñanza de habilidades de interacción social , para niños y niñas en edad escolar. CEPE

VALLÉS, A y VALLÉS , T ( 1996 ) : Habilidades sociales en la escuela, una propuesta curricular. Eos.

ORIOL , C y PEREZ , T ( 1997 ) : Tribus urbanas.

ROJAS, M ( 1995 ) : Las semillas de la violencia . Espasa Calpe.

FERNANDEZ , I ( 1998 ) : Prevención de la violencia y resolución de conflictos . El clima escolar como factor de calidad. Narcea

10. PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE DROGAS EN JÓVENES.

María Belén Ramírez Estévez, Nereida Mendoza Quintana, Mª Isabel Medina Albadalejo
.INTRODUCCIÓN

Este Programa de Prevención de Drogas está destinado a aquellos jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y 17 años. Este Programa está formado por una parte introductoria en la que se da una explicación teórica sobre las drogas y sus efectos, y una parte en la que se dan los objetivos y las actividades correspondientes para lograr esos objetivos, que son los de este programa. Al final de las actividades, proponemos una evaluación que puede servir de ayuda para evaluar este Programa de Prevención de Drogas en jóvenes

CONCEPTO DE DROGA

La Organización Mundial de la Salud define fármaco o droga como “toda sustancia que, introducida en el organismo vivo, puede modificar una o más de las funciones de éste” (Kramer y Cameron, 1975, pag. 13). Por drogas entendemos, pues, aquellas sustancias que tienen propiedades psicoactivas, como pueden ser el alcohol, el tabaco, los opiáceos, etc.

CARACTERÍSTICAS DE LAS DROGAS

Son psicoactivas (alteran una o más funciones psíquicas).

Son reforzadores positivos (induce en el consumidor la tendencia a repetir el consumo por el efecto placentero).

Generan dependencia física o psíquica.

DEPENDENCIA

Por farmacodependencia la Organización Mundial de la Salud entiende el estado psíquico y a veces físico causado por la acción recíproca entre un organismo vivo y una droga, que se caracteriza por cambios en el comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un impulso irreprimible a tomar la droga en forma continuada o periódica, a fin de experimentar sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar producido por la privación. Las características de la sustancia son importantes para explicar la adicción al consumo de las mismas, pero existen otras variables fundamentales para explicar el proceso de adicción, entre éstas está la función inicial que tenga dicho consumo y las características personales del sujeto.

TOLERANCIA

La tolerancia es un estado de adaptación que se caracteriza por una disminución de la respuesta a la misma dosis de droga o por el hecho de que para producir el mismo grado de efecto farmacodinámico, es necesario una dosis mayor.



¿POR QÚE SE CONSUMEN DROGAS?. LO QUE OPINAN LOS CHICOS DE PRIMERO DE B.U.P. DE UN INSTITUTO ES LO SIGUIENTE:

Incomprensión total por parte de la familia, dice una chica. Y lo dice con tono convincente. Se le nota en la cara que en su caso al menos es verdad. Y si ellos lo viven así, no hay vuelta de hoja, aunque nosotros digamos que “en familia estamos bien y no tenemos ninguna tensión”. Además a menudo olvidamos que los chicos no quieren mucho dinero, regalos, objetos; ni siquiera cariño. Lo que los hijos necesitan es que los padres se quieran entre sí y creen un ambiente donde puedan respirar afecto y comprensión y se sientan a gusto.

Huida. Dicen que huyen del mundo, de un fracaso amoroso, “de mí mismo”, del ruido, del alboroto, “huyo de huir”, “de parecerme a mis padres”... Y así siguen diciendo, cada uno desde su propio punto de partida y por su camino particular para coincidir todos en el mismo destino: la insatisfacción de la vida y la búsqueda de fáciles soluciones que de hecho nada solucionan.

Por placer: como suena, y no es de extrañarse. Están acostumbrados a tenerlo todo en sus manos, a no privarse de nada, a carecer de valores objetivos o hacer del placer supremo valor. Y fuman también en busca de placer. La realidad sigue siendo dura, normativa, frustrante y exigente. Ellos seguirán refugiándose en el principio del placer, pues es lo único que han vivido y aceptan.

Por divertirse: hemos perdido el juego, la creatividad, el encuentro sencillo y la comunicación. El tiempo es una carga más que una posibilidad de vivir con plenitud. Hay que matar el tiempo. Algunos roban para no aburrirse. Otros fuman para ver se pueden divertirse. Mal remedio es, pero el único que algunos tienen.

Por chulería: eso dijeron. “Aquí estoy yo, que no soy menos”. “Aquí estoy yo, que también fumo y soy muy hombre”. Todo es cuestión de empezar.

Por no ser menos: “no puedo quedar atrás” dicen. Y reconocen que han sido los compañeros los principales iniciadores. No pueden después dejarlo tan pronto o tan fácilmente como quisieran.

Como muerte lenta”: “Si, porque es un camino que poco a poco me lleva hacia el fin”. Y lo elige por eso. Sin comentarios.

Como vida rápida”, salta otro. Para vivir lo más posible. Para acumular cuantas más sensaciones se puedan. Todos estamos metidos en esta carrera entre ruidos y prisas y anonimatos y zancadillas. Hay que experimentarlo todo. Después ya no nos queda nada que hacer en la vida. Es el fin.

CONSUMO DE DROGAS

De gran importancia para la comprensión del problema de la droga es establecer una clasificación precisa que identifique las muy diversas formas en que una persona entra en relación con las mismas. De no ser así, los estudios sobre incidencia, la elaboración de actuaciones preventivas, la planificación asistencial, etc., estarían elaborándose con tal imprecisión que serían ineficaces para poder alcanzar los objetivos que se propusiesen.
De este modo, podemos considerar o clasificar a las personas en su posible relación con las drogas en cinco grupos:

Abstinentes: Estas personas no han tenido ninguna relación con la sustancia, no habiéndola utilizado en ninguna ocasión para ninguna finalidad.

Usuarios experimentales o casuales: Personas que sólo en una ocasión han experimentado la droga y que tras esa única experiencia no han vuelto a consumirla. Aquí podrían incluirse las personas que con fines médicos y bajo estricto control han consumido una droga durante un período muy limitado de tiempo.

Usuarios ocasionales: Personas que consumen sólo de cuando en cuando alguna sustancia, sin que aparezca ningún síntoma de tolerancia a las mismas.

Usuarios habituales: Utilizan la droga con relativa frecuencia, apareciendo los síntomas de tolerancia, generándose comportamientos tendentes a la continuidad del uso, si bien no se presenta el síndrome de dependencia en su totalidad. En estas personas puede observarse ya un detrimento de su funcionamiento personal.

Drogodependientes: Personas que hacen uso muy frecuente de la droga. Este uso prolongado y frecuente conduce al síndrome de abstinencia.

TIPOS DE DROGA Y SUS EFECTOS.

Hasta ahora hemos hablado de la dependencia en general, no cabe duda que las características de la farmacodependencia muestran grandes diferencias de un tipo de droga a otro, por lo que parece necesario describir los tipos principales de dependencia correspondientes a cada tipo de droga.

EL ALCOHOL

El alcohol ha sido sin duda la droga por excelencia de los pueblos mediterráneos, actualmente el alcohol se ha utilizado en nuestro país con unas pautas de consumo generalizadas, y ha sido aceptado como pieza habitual, en nuestros hábitos de vida.




Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal