Universidad de el salvador



Descargar 2.18 Mb.
Página7/19
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño2.18 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19
participativas, para lo cual toma en cuenta las percepciones, conocimientos y experiencias de todos los actores del proceso educativo para construir nuevos aprendizajes, haciendo así significativo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La educación ambiental es práctica, pues está orientada a prevenir y resolver problemas ambientales, por lo tanto, promueve además una relación entre la realidad de los educandos y el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La educación ambiental es valórica, ya que necesita restablecer una relación de respeto con el medio ambiente, por lo tanto incentiva el amor y la responsabilidad hacia todos los seres vivos; busca un cambio cultural, el que debe comenzar por establecer el sentimiento de ser parte del medio ambiente, no viéndolo sólo utilitariamente, sino entendiendo las relaciones existentes entre los distintos factores y elementos que lo componen.

Para la educación ambiental lo afectivo, valórico, cognitivo y conductual tienen igual grado de importancia.

Todo lo anteriormente expuesto se resume en que la educación ambiental, trabaja con el cerebro, el corazón y las manos.


6.6.3 La educación ambiental en el currículo nacional salvadoreño
Educación ambiental, contenido transversal del currículo, uno de los aspectos más destacados del nuevo sistema educativo es la incorporación en el currículo de las llamadas Líneas Transversales, entre las cuales se encuentra la educación ambiental. La inclusión de estos contenidos transversales se justifica, entre otros motivos, por la necesidad de relacionar las vivencias del alumno o la alumna con sus experiencias escolares, mediante la introducción en los currículos de una serie de temas que están "vivos" en la sociedad y que, por su importancia y trascendencia, en el presente y en el futuro, requieren una respuesta educativa. Además, a pesar de que las líneas transversales se presenten separadamente, sus objetivos son convergentes y en ellos subyace un modelo común que debería constituir la base de una educación integral centrada en los valores. Son, pues, temas que entroncan con una base ética, tanto a nivel social como personal, que resulta fundamental para un proyecto de sociedad más libre y pacífica, más respetuosa hacia las personas y hacia la propia naturaleza que constituye el entorno de la sociedad humana salvadoreña.

Se pretende con ello incorporar al currículo una serie de contenidos de enseñanza no contemplados en exclusividad por las diversas disciplinas académicas, sino que pueden estar asociados a todas (o a muchas de ellas), como es el caso de la educación ambiental. Este carácter transversal aporta una manera, diferente a la tradicional, de entender las relaciones entre los conocimientos disciplinares y los problemas ambientales. Según esto, los contenidos de las diferentes áreas curriculares han de ser analizados y formulados teniendo en cuenta las finalidades educativas, especialmente de carácter procedimental y actitudinal, derivadas de los grandes problemas ambientales.

Desde la transversalidad, la integración de la educación ambiental en el currículo, requiere la elaboración de una perspectiva que considere lo ambiental como un principio didáctico, es decir, como una dimensión que ha de estar siempre presente en la toma de decisiones respecto a cualquier elemento curricular. Esto conlleva la elaboración de un marco teórico de referencia basado en una triple perspectiva:

“Perspectiva epistemológica sistémica y compleja, válida no sólo para la comprensión del medio y de la propia realidad escolar, sino también para la caracterización del conocimiento escolar como organizado, relativo y procesal.

Perspectiva constructivista, que nos orienta sobre las condiciones que favorecen el aprendizaje significativo;

Perspectiva ideológica crítica, que busca enriquecer y complejizar el conocimiento cotidiano mediante un proceso de negociación social basado en la comunicación y la cooperación”.46

Por otra parte, el desarrollo de la educación ambiental requiere contemplar no sólo elementos científicos y tecnológicos, sino también éticos. Los primeros nos ayudarán a comprender los fenómenos y a buscar soluciones a los problemas, mientras los segundos nos permitirán realizar una gestión correcta del medio ambiente, aun cuando no conozcamos científicamente todas y cada una de las relaciones causa-efecto que producimos. Y para todo ello han de entrar en juego posicionamientos éticos que conllevan valores como equidad, solidaridad, cooperación, responsabilidad en el uso de los recursos, respeto por la diversidad biológica y cultural. Diseño y desarrollo de programas de Educación Ambiental en el centro. En el ámbito que estamos contemplando, un Programa de educación ambiental es la exposición general de intenciones, estrategias y acciones que una comunidad educativa desea emprender para desarrollar coherentemente la acción educativa ambiental en su contexto escolar. Algunas sugerencias metodológicas para la educación ambiental pueden ser:

El aula, con sus factores ambientales y materiales de uso colectivo (publicaciones y materiales de tipo audiovisual, gráfico, interactivo, o informático);

El centro escolar, considerado en sí mismo como un sistema cuyos componentes impregnan de mensajes todo el currículo, condicionan las actitudes y comportamientos del alumnado y donde éste puede encontrar modelos aplicables a su realidad cotidiana y posibilidades de actuación;

La comunidad, la localidad y el medio externo en general, ámbito donde, además de encontrarse infinidad de recursos capaces de generar aprendizajes distintos (espacios naturales, itinerarios, equipamientos, museos, bibliotecas, archivos, factorías, servicios, etc., y profesionales, técnicos o grupos diversos), surgen las problemáticas ambientales que permiten contextualizar la acción educativa y la intervención del alumnado.

No se puede olvidar, además, que los recursos de educación ambiental han de ser coherentes con los principios y objetivos de ésta, en los planos conceptual, metodológico y ético, además de ajustarse a las necesidades del modelo educativo en el que nos movemos.


    1. Desarrollo comunitario en la dimensión medioambiental

Se dispone metodológicamente sobre intervención comunitaria que esta encaminada en última instancia al logro de un desarrollo humano sostenible, poniendo especial énfasis en la educación ambiental de los miembros de la comunidad; a través de los principios de la participación y la cooperación, provocando con ello el mejoramiento de la salud comunitaria.

Se deriva un complejo aparato conceptual en el que se define:

Desarrollo humano sostenible: es el desarrollo que se produce por y para la población partiendo de que esta es el objeto y el sujeto del desarrollo. Este concepto no tiene muy en cuenta las tasas de crecimiento del PIB, sino del mejoramiento de la calidad de los diferentes niveles sociales de vida de dicha población, sin comprometer la vida, en sus más amplios aspectos, incluyendo las generaciones futuras. En este concepto se reúnen diversos aspectos de la sociedad tales como, la salubridad, la educación, la participación social y la equidad en la distribución y el consumo”.47

Educación ambiental: “es el proceso de educación que se expresa y planifica a través de la introducción de la dimensión ambiental con una orientación sostenible por vías formales o no formales, es un proceso educativo permanente encaminado a despertar la necesidad de universalizar la ética humana e introducir a los individuos a adoptar actitudes y comportamientos consecuentes que aseguren la protección del medio ambiente y el mejoramiento de la calidad de vida de la humanidad”.48

Aquí se incorpora la interdisciplinariedad, a partir de una construcción progresiva del saber, por lo que es de vital importancia en la idea de un medio ambiente global. En nuestra propuesta están presentes en primera instancia las vías no formales aunque hacemos uso también a las formales por cuanto la escuela en su proyección hacia la comunidad concebida como la escuela más allá de sus instalaciones o escuela extramuros, debe servir de sostén y medición de los aprendizajes que se vayan produciendo.

En este particular se aprecia al hombre dentro del concepto y no como los anteriores en su relación con el medio, además de una visión holística del mismo, la comunidad: es un grupo social que comparte espacio donde la participación y cooperación de sus miembros posibilitan la elección conciente de proyectos de transformación dirigidas a la solución gradual y progresiva de las contradicciones potenciadotes de su autodesarrollo.

De aquí se derivan las epítemas que nos sirven de fundamento para el desarrollo de nuestro trabajo y que están contenidos en la definición de autodesarrollo.

Autodesarrollo: “el autodesarrollo comunitario conceptualmente se asume como el proceso de gestación de lo comunitario expresado en un crecimiento en salud donde la participación y la cooperación son cada vez más conscientes”.49

Tal construcción epistemológica deriva en principio de análisis, evaluación e intervención comunitaria desde la concepción del centro de estudios comunitarios y se concreta en la asunción de:

La conciencia crítica, como premisa de la disposición al cambio y una nueva actitud ante la realidad.

La modificación de la realidad comunitaria, como acto creativo teniendo en cuenta las circunstancias y las potencialidades internas de los sujetos individuales y colectivos.

La autogestión y la sostenibilidad concibiéndolas de modo integral, a largo plazo y mediante el aprovechamiento y potenciación de los recursos disponibles tanto materiales como espirituales.

El avance inmediato, como realización de la potencialidad latente y premisa del futuro.

Participación, entendida como la implicación sentida de los actores comunitarios en la identificación de contradicciones.

De lo anterior es necesario destacar que la participación debe ser consciente, democrática, dejar huellas, ser concreta y sobretodo transcurrir en una relación de horizontalidad y no de verticalismo. Solo se concibe participación como sujeto, no como medio u objeto y ante todo es preciso recordar que participando aprendemos a participar, por lo que lograr la participación implica participar uno mismo en algo concreto. En última instancia la participación es la expresión práctica del autodesarrollo comunitario.

Cooperación: se asume como forma de la actividad coordinada de los actores comunitarios con arreglo a un plan.

En el episteme anterior se cumplen los requisitos señalados para la participación, sentenciando además que es imposible promover la cooperación sin tener en cuenta los intereses de la comunidad. Además de la relación de horizontalidad en la cooperación tiene que existir un componente solidario.

Una y otra suponen actividad conjunta y una actitud dialéctica frente a la realidad, pues las contradicciones sociales, en lugar de asumirse desde esquemas valorativos como fenómenos negativos, pasan a reconocerse en su realidad ontológica como fuente de desarrollo de la propia comunidad. Entonces, para propiciar tal posibilidad es necesario movilizar el factor subjetivo, desplegar una reflexión crítica sobre la propia realidad y jerarquizar el papel de lo conciente en el devenir comunitario.

Luego de definir la base conceptual en la cual nos sustentamos para nuestra experiencia estamos en condiciones de detallar como asumimos el proceso interventivo para el cual estamos particularizando cinco momentos siguiendo la lógica del paradigma del autodesarrollo comunitario y tomando en consideración que si bien esta metodología se ha utilizado en el diagnóstico y posterior trabajo hacia lo interno de la comunidad, Nos adscribimos a este Paradigma porque asume la realidad en movimiento, desde su complejo, no construye métodos e instrumentos cerrados sino abiertos, su lenguaje se realiza en términos de mediación, de condicionamiento y no de determinaciones.


6.7.1 Desarrollo comunitario medioambiental salvadoreño
Para abordar este sub-contenido, es preciso mencionar que existen diversas entidades que van tras la vanguardia sobre la protección de “factores endógenos, entendido como aquellos recursos sociales, culturales, históricos, institucionales, paisajísticos, etc. Que una comunidad tiene, estos son considerados como potencialidades para transformar y mejorar las condiciones económicas mediante una acción decidida y concertada entre los diferentes agentes socioeconómicos locales, públicos y privados, para el aprovechamiento más eficiente y sustentable de los recursos endógenos existentes, mediante el fomento de las capacidades de emprendimiento empresarial local y la creación de un entorno innovador en el territorio”.

Existen factores endogenos en diferentes zonas de El Salvador, con el fin de garantizar un desarrollo económico, político, cultural, social, etc. exclusivamente a nivel interior de las comunidades, se encuentran diferentes ONG`s trabajando por el desarrollo sostenible desde la dimensión medioambiental, en el presente citamos una ONG denominada: Cáritas de El Salvador. Su labor se rige en el desarrollo humanitario y en la caridad para la población, fundamentándose en el país con diferentes proyectos, en este documento nos profundizaremos en la labor medioambiental. Por lo que se menciona el proyecto Plan Zonal de Vulnerabilidad Ambiental. Es un proyecto que se esta trabajando en algunos países del continente americano entre ellos: México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. El Plan Zonal de Vulnerabilidad Ambiental es impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y Cáritas Española, a través de las Cáritas de CAMEXPA. El objetivo del plan es, contribuir a mejorar las condiciones de vida, reduciendo la vulnerabilidad ambiental frente a los desastres naturales, mediante el fortalecimiento de la capacidad local en la gestión sostenible de los recursos naturales en el territorio de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua en un período de cuatro años. Las proyecciones: trabajar una metodología comunitaria en función de la recuperación de cuencas.

Alrededor de 300 Líderes Comunitarios, Agentes de Pastoral, Voluntarios(as) y Personal Técnico de Cáritas, han participado en un proceso de capacitación y de sensibilización sobre el contenidos como: Marco Legal del Medio Ambiente: Crisis Hídrica, Ley de Protección Civil, Ley de Medio Ambiente, Ley General del Agua, entre otros. Su meta es establecer con la participación de las comunidades una Red Nacional de Comisiones de Protección Civil.

En El Salvador se encuentra El Plan Zonal de Vulnerabilidad Ambiental en 8 zonas de micro cuencas a nivel nacional ubicadas en las siguientes zonas:



  1. Acajutla

  2. Santa Ana (Metapan)

  3. Panchimalco

  4. San Vicente

  5. La paz

  6. La Unión

  7. Usulutan (Santiago de María)

  8. Chalatenango

Para su funcionamiento existen a nivel nacional redes de comisiones de micro-cuencas y a nivel de sub-cuencas se encuentran comités.

En el departamento de San Vicente se esta trabajando a nivel local sobre la zona alta del la sub-cuenca del río Acahuapa, dividida por 3 municipios Verapaz, Tepetitán y San Cayetano Istepeque, los cuales están en riesgo de contaminación ambiental. Existen en cada municipio una comisión de protección civil comunitaria integrada por 15 personas, que ejercen como funciones y/o objetivos: Concientizar a la población sobre los problemas ambientales provocados por el hombre, proteger en los desastres naturales y satisfacer de alguna manera las necesidades medioambientales existentes en cada comunidad y centros escolares de la zona, no se deja olvidar las instituciones ya que son un agente social educativo, en donde la tarea ambiental es indispensable, en el marco del proyecto se han creado comisiones de medio ambiente dentro de los centros escolares, integrados por 15 alumno/as de cada centro escolar, con el objetivo general de fomentar la participación de los alumnos/as de los centros escolares mediante la ejecución de acciones a corto plazo que permitan contribuir a la disminución de la problemática medioambiental existente. Además se contienen objetivos específicos como ejecutar actividades que permitan disminuir la problemática medioambiental dentro y fuera del centro escolar, capacitar al comité escolar medioambiental con temas de la realidad nacional y local. En esta localidad el proyecto es posible, por lo que existe coordinación de la Comisión de Protección Civil y los comités de los Centros Escolares. Garantizando la sostenibilidad se pueden alcanzar los objetivos del proyecto del Plan Zonal de Vulnerabilidad Ambiental de la zona alta de la sub-cuenca del río Acahuapa, por lo tanto identificar y conservar los recursos medioambientales ayudará a la población en su desarrollo sostenible ambiental. Las comisiones de protección civil comunitarias, trabajan bajo el amparo legal de la ley del Órgano Legislativo, decreto legislativo Nº 777, El presente decreto tiene como finalidad prevenir, mitigar y atender en forma efectiva los desastres naturales y antrópicas en el país y además desplegar en su eventualidad, el servicio público de protección civil, el cual debe caracterizarse por su generalidad, obligatoriedad, continuidad y regularidad, para garantizar la vida e integridad física de las personas, así como la seguridad de los bienes privados y públicos. “Por tanto en su contenido el decreto Nº 777, La Asamblea Legislativa de la Republica de El Salvador a considerado:



    1. Que la persona humana es, el origen y fin de la actividad del Estado, el cual está organizado para la consecución entre otros fines, del bien común, por lo que es su obligación asegurar a los habitantes de la República una efectiva protección civil en casos de desastres.

    2. Que por medio del Decreto Legislativo No. 498, de fecha 8 de abril de 1976, publicado en el Diario Oficial No. 74, Tomo 251, de fecha 23 del mismo mes y año se emitió la Ley de Defensa Civil; de igual forma mediante Decreto Legislativo No. 44, del 29 de julio de 1988, publicado en el Diario Oficial No. 145, Tomo No. 300, del 10 de agosto del mismo año se aprobó la Ley de Procedimiento para Declarar la Emergencia Nacional; no obstante su existencia jurídica, en la actualidad ambos cuerpos normativos no responden a las necesidades de prevenir los desastres, mitigar sus consecuencias y desplegar una protección civil efectiva en la eventualidad de los mismos.

    3. Que en razón de lo anterior, es necesario constituir el Sistema Nacional de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres, con el objeto de que la planificación y coordinación cuente con fundamento legal. Asimismo, es indispensable que dicho sistema actúe tomando en cuenta los adelantos y experiencias en esta materia, ya que el Estado salvadoreño se ha obligado internacionalmente a coordinar operativamente con el resto de países centroamericanos en casos de emergencia, a intercambiar información y a cumplir los Convenios Internacionales ratificados.



6.7.1.1 Desarrollo comunitario del departamento de San Vicente
Existe un importante potencial que puede transformar y mejorar las condiciones económicas, de las comunidades aledañas a la cuenca del río Acahuapa, mediante una acción adecuada con los agentes sociales locales. Este potencial es un recurso hidrográfico, un importante río que esta en peligro de contaminación, Es uno de los factores endógenos de mucha importancia para su protección y recuperación, la cuenca hidrográfica en la zona alta baña a 3 municipios muy importantes los cuales son: Verapaz, Tepetitán y San Cayetano Istepeque, son municipios que tienen factores endógenos ambientales, como fuente vital para el desarrollo económico.

Estos factores de los anteriores municipios son un fuerte potencial que contiene el departamento de San Vicente, en este apartado conoceremos cuidadosamente los factores de las comunidades que pertenecen a la zona alta de la sub-cuenca del río Acahuapa.




      • Municipio de Verapaz, cantón Molinero.

En el cantón molinero perteneciente al municipio de Verapaz existen diferentes fuentes de importancia sobre medio ambiente para la población, por lo tanto es emergente potencializar las capacidades de la población, ya que es uno de los que contribuyen a aumentar la problemática de la contaminación y deforestación de la subcuenca en la zona alta con las actividades diarias. Por falta de concientización, organización, capacitación y alternativas de solución. Este municipio es un punto estratégico donde el río Acahuapa tiene su nacimiento en el lugar conocido como: El salto siendo este la corriente principal de la subcuenca y se le unen las micro cuencas el Infiernillo, el Riito, Río caliente (pantano de don Tule) y Nacaspilo.

Entre los factores endógenos medio ambientales podemos caracterizar:

Hidrografía: en este Cantón la subcuenca es alimentada por las quebradas de: El Infiernillo la cual proviene de el volcán de San Vicente, el Riito, Río caliente (pantano de don Tule), Nacaspilo.

El Clima: es calido, pertenece al tipo de de tierra caliente el monto pluvial anual oscila entre 1800 y 2000 mm. Vegetación: la flora constituye bosque húmedo subtropical. Las especies de árboles más notables son: copinol, Ceiba, cortes negro, chaparro, nance, morro y mango.

Suelos: los tipos de suelos son: Aereosoles y Regosoles Inceptisidas y Entisoles (Fases de onduladas a alomadas); litosoles y Regosoles, Entisoles (Fase de tobas consolidadas ondulada a fuertemente alomadas).

Para su desarrollo local la población se beneficia de la industria y comercio de las potencialidades ambientales entre ellos: Los productos agrícolas de mayor cultivo son: granos básicos (maíz, fríjol), caña de azúcar, hortalizas. La caña de azúcar es uno de los productos agrícolas de mayor importancia. Hay crianza de ganado vacuno, Crianza de aves de corral. Con ello la población elabora azúcar de pilón, dulce de panela entre otros.




      • Municipio de Tepetitan.

Bajo la importancia del medio ambiente el municipio de Tepetitan contiene recursos potenciales para la población entre ellos podemos mencionar los siguientes:

Orografía: como únicos elementos orográficos para estos municipios de la zona alta entre ellos esta; el Volcán de San Vicente o Chinchontepec que hace un clima enriquecido para la vegetación y la población.

Antiguo Tepetitan, también esta en riesgo de contaminación y deforestación por las actividades: Industriales, domesticas y agrícolas. Por falta de concientización, organización, capacitación y alternativas de solución.

Hidrografía: En este municipio la subcuenca es alimentada por los ríos de: Agua Caliente, Acahuapa. Quebradas: El Infiernillo, La Loma, El Zapote, El Blanco, La Quebradota, Los Tres Tubos, El Infiernillo ciego y Los Tubos.

Clima. En dicha zona el clima se torna fresco en la medida que el terreno asciende sobre el nivel del mar; pertenece a los tipos de tierra caliente, tierra templada y tierra fría. El monto pluvial anual oscila entre 1800 y 2400 mm.

Vegetación: la flora constituye bosque húmedo subtropical y bosque muy húmedo montano bajo. Las especies arbóreas más notables son: volador, conacaste, morro, madrecacao, nance, mango.

Suelos. Los tipos de suelos son: Andosoles y Regosoles Inceptisoles (Fases de onduladas a alomadas); litosoles y regosoles, Entisoles (Fase ondulada a montañosa muy accidentada). De los recursos importantes para su comercio existe el café como uno de los enriquecidos industrializados para su desarrollo local.


      • Municipio de San Cayetano Istepeque.

Entre los factores endógenos ambientales importantes para el municipio de San Cayetano Istepeque podemos mencionar:

Orografía: Los rasgos orograficos más notables en el Municipio son los cerros: El pando, El Sobaco, Candelaria. Lomas: Santa Margarita, Guitarra.

Hidrografía: En este municipio la subcuenca es alimentada por los ríos de: Acahuapa, Istepeque, Antón Flores. Quebradas de: Baila Huevos, Infiernillo ciego, Los tres tubos.

El Clima: El clima es cálido y pertenece al tipo de tierra caliente. El monto pluvial anual oscila entre 1800 y 2200mm.

Vegetación: La flora esta constituida por bosques húmedo subtropical. Las especies arbóreas más notables son: cedro, ceiba, conacaste, papaturro y morro.

Suelos: Los tipos de suelos son: Andosoles y Regosoles Inceptisoles y Entisoles (Fases de onduladas a alomadas) y litosoles y regosoles, Entisoles (Fase ondulada a montañosa muy accidentada).

Industria y Comercio: Existe la elaboración de azúcar de pilón, dulce de panela, ladrillos y tejas de barro. Se benefician del café como uno de los recursos satisfactorios para su desarrollo comunitario. También esta en riesgo de contaminación y deforestación por actividades: Industriales, domesticas, agrícolas y Lotificaciones.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal