Unidad morfologíA: las palabras y sus clases



Descargar 0.97 Mb.
Página1/7
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño0.97 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7

UNIDAD 1.

MORFOLOGÍA: LAS PALABRAS Y SUS CLASES.


  1. El nivel morfológico

  2. Palabras homónimas y polisémicas

  3. Las categorías gramaticales

    1. Nombre o sustantivo

    2. Pronombre

    3. Determinante

    4. Adjetivo calificativo

    5. Verbo

    6. Adverbio

    7. Preposición y conjunción

  4. Respuestas de los ejercicios


Introducción

La lengua se divide en cinco niveles fundamentales: la fonética (estudia los sonidos o fonemas), la morfología (estudia la estructura de las palabras), la sintaxis (estudia el orden y la función de las palabras en la oración), la semántica (estudia el significado de las palabras) y el texto (estudia la agrupación de oraciones).

En primer lugar, veremos unas nociones básicas de lo que conocemos como morfología, para poder observar el funcionamiento de los denominados morfemas. A continuación, estudiaremos algunas palabras desde el punto de vista semántico. Finalmente, analizaremos el comportamiento de las ocho categorías gramaticales (clases de palabras) que conforman la lengua castellana.


  1. El nivel morfológico


La Morfología o Gramática se ocupa de la forma de las palabras y de los procedimientos que contribuyen a su creación (composición, derivación, etc.).

En el nivel morfológico distinguimos unos constituyentes esenciales llamados



monemas. Estos, a su vez, se dividen en dos tipos:



  • Lexemas: poseen significado léxico.

  • Morfemas: poseen significado gramatical. Pueden ser:

    1. Morfemas derivativos: son los prefijos (colocados antes del lexema) y los sufijos (colocados después del lexema); conforman palabras nuevas que pueden pertenecer a categorías gramaticales distintas.

    2. Morfemas flexivos: no alteran el significado de la palabra, ni su categoría gramatical, sólo especifican el género, el número y, en el caso de los verbos, el tiempo y el modo verbal.

Por ejemplo: en la palabra ágilmente, el lexema está formado por el elemento ágil- (con significado) y –mente es un morfema derivativo que le añade la categoría de adverbio. En la palabra abuelos (abuel-o-s) el lexema está formado por el elemento abuel- mientras que –o- sería un morfema flexivo que indica género masculino, y –s es otro morfema flexivo que indica número plural.


Teniendo en cuenta lo anterior podemos clasificar las palabras, por su forma, en: Palabras simples: un solo lexema.

Palabras compuestas: dos o más lexemas.

Palabras derivadas: un lexema y morfemas derivativos (prefijos y sufijos).

Palabras parasintéticas: se forman por composición y derivación a la vez, o por Prefijo + Lexema + Sufijo.


Observa los siguientes ejemplos:



SIMPLE

COMPUESTA

DERIVADA

PARASINTÉTICA



Agua Clavel Luz

Paraguas Agridulce Vaivén

Marinero Preposición Deshacer

Aterrizar Engordar Anochecer

Por otro lado, dependiendo de que tengan o no morfemas, las palabras pueden ser:





  • Palabras variables: las que poseen morfemas de género, número, tiempo, etc.

(niño-a, fui-mos, lenta-mente).

  • Palabras invariables: las que no poseen morfemas (hoy, se, antes…).

Ejercicio 1

Delimita los lexemas y los morfemas, y, atendiendo a esto, clasifica las palabras en simples, derivadas, compuestas o parasintéticas. A continuación te mostramos un EJEMPLO de cómo debes hacerlo:




  • Honestidad: HONEST – IDAD (palabra derivada).

Lexema Morfema derivativo Sufijo



  • Mar: MAR (palabra simple).

Lexema



  • Submarino: SUB - MAR - INO (palabra parasintética).

Morf. Der. Lexema Morf. Der. Prefijo Sufijo



  • Blancura: BLANC - URA (palabra derivada) Lexema Morfema derivativo

Sufijo



  • Hermosura:




  • Jardinero:




  • Abrelatas:




  • Trasnochar:




  • Lavable:




  • Anticiclón:




  • Sol:




  • Entristecer:




  • Sacacorchos:




  • Saltamontes:


  1. Palabras homónimas y polisémicas

La lengua es un complejo sistema de signos, los cuales dependen unos de otros, y se organizan en subsistemas (fónico, morfológico, sintáctico, semántico y textual).





Creador del estructuralismo lingüístico. www.tallercfilpe.com.ar
El signo lingüístico está formado por la unión de un significante (la secuencia de sonidos o letras que forman las palabras) y un significado (el contenido significativo de esas palabras). Así, por ejemplo, la palabra “niño” está formada por su significante (las letras/sonidos n-i-ñ-o) y por su significado (“persona de poca edad”). En el apartado anterior, hemos visto la clasificación de las palabras atendiendo al comportamiento de su significante.Por su parte el significado de una palabra puede ser:

Denotativo: el significado real, objetivo.

Connotativo: las asociaciones o sugerencias que despierta en nosotros esa palabra.

Teniendo en cuenta la unión de significante+significado podemos distinguir varios tipos de palabras:


Monosémicas: un solo significante y un solo significado (jabalí, reloj).

Polisémicas: un solo significante y varios significados (gato, cabo). El origen del significante fue único, pero al evolucionar la lengua este significante ha adquirido distintos significados.
Homónimos: el fenómeno de la homonimia consiste en que dos palabras tienen un significante igual o parecido y distinto significado. Las palabras homónimas tienen origen en dos étimos distintos. Son homógrafas cuando se escriben igual (llama puede significar “animal” o “fuego”): las dos palabras que en origen eran distintas han acabado por ser idénticas al sufrir la evolución lingüística; y homófonas se dan cuando suenan igual pero se escriben de diferente manera (aya “cuidadora de niños” y haya del verbo haber): las dos palabras que en origen eran distintas siguen manteniendo diferencias en sus formas.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal