Título del artículo, nombre y apellidos del autor[1], Universidad, Facultad o titulación de procedencia en negrita, centrado, con letra Times New Roman, tamaño 12 puntos, interlineado sencillo



Descargar 51.4 Kb.
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño51.4 Kb.


El proceso creativo en la pintura de Juan Uslé y Markus Oelhen

Dra. María Jesús Abad Tejerina y Claudio José Magalhães

Universidad Complutense de Madrid

Facultad de Bellas Artes
Resumen: En este artículo se analizan aspectos relacionados con el proceso de creación en pinturas de Juan Uslé, Markus Oelhen, Nalini Malani y Robert Wilson. La operación creativa, en este caso, es entendida como la herramienta necesaria para la producción de un trabajo original. Bajo esta perspectiva hemos investigado las pinturas, analizando las relaciones (de continuidad o ruptura) que desarrollan con el pasado cercano o lejano, para, desde el momento presente, ver de qué modo la obra de cada uno de los artistas que presentamos contribuye en la producción pictórica actual.
Palabras clave: Proceso de creación, pintura contemporánea, originalidad, análisis.
The creative process in the painting of Juan Uslé and Markus Oelhen

Summary: In this work we expose aspects related to the process of creation in paintings of Juan Uslé and Markus Oelhen. The creative operation, in this case, is understood as the tool necessary for the production of an original work. Under this perspective we will study the paintings analyzing the relations (of continuity or break) that they develop with the nearby or distant past, in order that then, from the present moment, we could see the form in which the work of each one of the mentioned artists, continue contributing in the pictorial current production.
Keywords: Creative process, contemporary painting, originality, analysis.
O processo criativo na pintura de Juan Uslé e Markus Oelhen

Resumo: Neste trabalho expomos aspectos relacionados com o processo de criação em pinturas de Juan Uslé e Markus Oelhen. A operação criativa, neste caso, é entendida como a ferramenta necessária para a produção de um trabalho original. Através desta perspectiva estudaremos as pinturas analisando as relações (de continuidade ou ruptura) que desenvolvem com o passado próximo ou remoto, para que então, desde o momento presente, possamos ver a forma como a obra de cada um dos artistas mencionados segue interferindo e contribuindo na produção pictórica atual.
Palavras chave: Processo de criação, pintura contemporânea, originalidade, análise.

1. La creatividad en artes plásticas
La cuestión de la creatividad está siempre envuelta en un halo de misterio. Lo que hace que una persona sea creativa, o más creativa que otra, es aún un secreto difícil de esclarecer. Sabemos que en general las personas suelen ser creativas en muchas tareas en su vida cotidiana, en actividades sencillas, como construir una frase, modificar una conducta habitual, elegir o combinar una prenda, disponer objetos en un salón, etc. Ahora bien, determinar qué es lo que diferencia a esa persona de nivel creativo cotidiano de aquella que tiene un nivel creativo excepcional es una cuestión difícil de resolver. En este artículo, pretendemos señalar cuestiones relativas a estos últimos focalizando nuestro interés en los pintores excepcionales. Hay muchos escritos sobre el tema de la creatividad y hay también muchos puntos comunes entre los escritos sobre la creatividad. Sin embargo, los textos no tienen el poder de cambiar a una persona poco creativa. Creemos que es posible desarrollar la creatividad en los individuos y pensamos que eso es incluso lo que hacen los artistas. Hay formas de desarrollar la creatividad que son comunes a muchos pintores, como la estrategia de iniciarse bajo la tutela de un maestro estudiando la obra, el estilo y la técnica de maestros antiguos, hasta llegar a un estilo propio. A través de este proceso los artistas suelen obtener un gran repertorio de imágenes, técnicas y estilos, que pueden ser sintetizados, desarrollados o rotos a través de otro estilo original, que será en este caso el suyo. Lo que pasa es que no siempre este proceso común genera resultados comunes, es decir, no siempre un artista que tuvo esta formación va a llegar a un estilo que sea original o que tenga niveles de originalidad sorprendentes. Ahí queda una pregunta sin fácil respuesta que es, precisamente, qué hizo esta persona para llegar a una forma de pintar, escribir, o componer que la aleja tanto de sus colegas, que tuvieron una formación muy parecida, vivieron en una atmósfera intelectual también muy próxima, si no la misma, y aun así llegaron a desarrollar trabajos muy distintos.
Estas cuestiones sirven para demostrar que hay particularidades en la formación y desarrollo de este proceso que son únicos. Hay un momento en la formación de estos artistas que una percepción nueva, una estrategia, un nuevo impulso, y por lo tanto una nueva actuación, debe de surgir y conducir a estos artistas a puntos de vista y manifestaciones en su campo de trabajo aún no imaginadas. Lo que hace que un artista sea considerado original y, por lo tanto, creativo, tiene relación con el grado o nivel de independencia que su trabajo puede alcanzar en cuanto al tipo de arte que se produce en el momento en el que desarrolla su trabajo o que se produjo en el pasado cercano o remoto. Son muy esclarecedores algunos pensamientos de Clement Greenberg sobre la cuestión del desarrollo estilístico de un artista y de cómo su proceso creativo es alimentado por el contacto con obras de otros artistas. Por ejemplo, sobre Arshile Gorky, Greenberg (Greenberg, 2002, p.239) declara:
A menudo, el artista que intenta romper con un precedente demasiado poderoso dirige su mirada, al principio, a otro alternativo. El fallecido Arshile Gorky se sometió a Miró en los últimos años treinta, aparentemente sólo para escapar de Picasso, pero al cambiar una servidumbre por otra, hizo un buen número de cuadros en los que ahora somos capaces de discernir una independencia mucho mayor que antes. Kandinsky, cuyas pinturas iniciales Gorky estudió durante horas en los primeros años cuarenta, tuvo un efecto más liberador aún; y lo mismo se puede decir de esa adopción más frecuente por parte de Gorky del paisaje como punto de partida en lugar de la Ilustración de la naturaleza muerta. Y un poco después, el estímulo personal de André Breton empezó a infundirle la confianza en sí mismo que le había faltado hasta entonces. Pero de nuevo, y por última vez, cayó bajo una influencia, la de Matta, con quien también había mantenido relaciones personales durante los años de la guerra. Matta era y seguramente lo sigue siendo, un dibujante de gran inventiva y en ocasiones un pintor atrevido y fulgurante. Sin embargo, sus ideas adquirieron más sustancia en las manos de Gorky, más sabias pintando, que dotaron a esas ideas de una cualidad de color y superficies nuevas y muy “norteamericanas”, transformándolas y enriqueciéndolas tanto, que el hecho de la imitación carece ya de importancia. Al abrirse un camino de salida fuera del espacio picassoide, Gorky aprendió a poner a flote formas planas en un campo fundente e indeterminado, con una estabilidad difícil que era similar y distinta a la de Miró, al mismo tiempo. No obstante, y pese esta independencia ganada tan tarde, Gorky siguió siendo un entusiasta del gusto francés y un pintor de caballete ortodoxo, un virtuoso de la línea y un pintor de medias tintas más que un colorista.
Tenemos, así, un ejemplo de un larga trayectoria llena de cambios que revelan distintas influencias: Cézanne, Picasso, Miró, Kandinsky y Matta. Si analizamos esta trayectoria, vemos cómo Gorky, que nació en 1904, trabajó bajo la influencia de Cézanne, Braque y Picasso desde 1927 hasta 1936 y después cambió estas influencias por las de Miró, Masson y Matta hasta que, alrededor de los años 40, finalmente encontró su estilo personal, que empieza a surgir en pinturas como Garden in Suchi de 1941. Así, cuando empezamos a conocer el trabajo de un artista que nos despierta admiración, nos quedamos muchas veces sorprendidos por su trayectoria llena de cambios, de intrincadas búsquedas que duran bastante tiempo. Este tipo de investigación ayuda a esclarecer la manera en que suele darse el surgimiento de un artista creativo. Sobre todo, desde el punto de vista didáctico, empezamos a notar que la creatividad, tema difícil de estudiar, sigue manteniendo altas dosis de misterio en sus apariciones más sorprendentes, deja ciertas huellas que pueden ser investigadas en trayectorias de artistas como los que acabamos de presentar.
Otro hecho curioso que se puede notar en los textos de Greenberg, y que a nosotros nos parece que tiene una relación estrecha con la creatividad, está relacionada con las amplias influencias que se mezclan, de forma bastante generalista, en toda la tradición pictórica. Resaltamos el postulado (Greenberg, 2002, p. 196):
El cubismo emprendió una transcripción completamente bidimensional de los fenómenos tridimensionales, desafiando todo lo que los impresionistas habían aprendido sobre la luz y la verosimilitud mediante la luz; pero el cubismo, al ser escultóricamente exhaustivo, al mostrar en relieve sombreado tanto el frente de un objeto como su parte trasera y sus laterales, acabó en una negación aún más radical de toda experiencia que no fuese literalmente accesible al ojo. El mundo fue despojado de su superficie, de su piel y la piel se extendió plana sobre la planitud del plano del cuadro. El arte pictórico se redujo enteramente a lo que era visualmente verificable, y la pintura occidental tuvo finalmente que renunciar a sus quinientos años de esfuerzo por competir con la escultura en la evolución de lo táctil.
Greenberg en este texto no nombra a nadie. ¿Quién es el cubismo?, ¿quién es el impresionismo? El crítico habla de cubismo e impresionismo como personas, como seres que tuvieron que aprender ciertas lecciones y usarlas de una forma o de otra. No podemos olvidar que el impresionismo de Degas era distinto del impresionismo de Renoir, así como los intereses pictóricos y temáticos de Manet le apartaban de Monet, y que las distintas fases de la vida de cada artista produjeron obras diferentes. Es decir, aunque haya cosas comunes que permiten identificar el estilo impresionista, existe, sin embargo, todo un conjunto de cosas que son difíciles de ajustar bajo este mismo nombre. Así que, podemos considerar que los “reajustes impresionistas” fueron definidos por alguien, de la misma forma que cuando se dice que “el cubismo emprendió” en realidad se quiere decir que alguien tuvo que emprender alguna cosa. No obstante, hablar de reajustes y de emprendimientos de una u otra escuela o estilo quiere decir que, en un nivel general, los artistas que crearon estos movimientos actuaron e intervinieron en una situación más atemporal, que podría corresponder a grandes grupos de comprensión pictórica que tuvieron en algún momento que ser rechazados.
En nuestra opinión, para estudiar la creatividad en artes plásticas no se puede olvidar esto. Es evidente que cuando hablamos de que durante el cubismo se hizo eso o aquello, sabemos que fue Picasso, Braque o Gris quienes lo hicieron. Sin embargo, las nociones que tenemos de las escuelas nos permiten hacer amplias generalizaciones, ayudándonos a rechazar los más contundentes y definidores rasgos estilísticos de una u otra escuela. De ahí que la creatividad en arte podrá ser medida o evaluada a partir de comparaciones con lo que se hace o con lo que se hizo. Por ejemplo, los cubistas en relación a los impresionistas, y estos en relación a los artistas de los siglos xvii y xix. De modo que queda más claro cuáles son los rasgos fundamentales del cubismo, para distinguirlo del fauvismo y del expresionismo, que son escuelas que nacen próximas a aquel.
Partiendo de este planteamiento general, estudiamos las estrategias más adecuadas que nos sirvan de base para conocer los niveles creativos de las pinturas y de los artistas estudiados y que vuelquen datos significativos. En un primer plano tenemos que conocer sus fuentes y los préstamos técnico-estilísticos que adoptaron para después valorar o analizar el nivel de independencia que lograron obtener.

Juan Uslé
En estos trabajos Juan Uslé emplea pigmentos y pinturas de óleo y vinilo en lienzos de formato rectangular. En algunas pinturas el artista emplea también tiras cortadas de lienzo pintado. Así, algunas líneas o rayas se hacen a través de un tipo de collage, usando trozos de lienzos cortados. La técnica de aplicación de estos materiales suele recordar a algunas composiciones de carácter expresionista, constructivista o del Op Art, o incluso de la abstracción geométrica de artistas como Barnett Newman, Kenneth Noland o Bridget Riley. Vemos que este pintor trabaja con una gran gama de referencias visuales. Sin embargo, Juan Uslé desarrolla a través de estructuras abstractas una nueva manera de aplicar la pintura que no tiene ninguna relación con la forma de los artistas citados. Es decir, los artistas de la abstracción geométrica aplican la pintura de forma muy impersonal, donde desaparece la “dicción de pincelada”, y el rigor de la geometría también hace que toda la superficie de la pintura sea muy uniforme, generando un patrón de homogeneidad que se repite y se mantiene en toda la composición. Juan Uslé parte de estas técnicas de representación abstractas, pero sus geometrías no tienen esta uniformidad y tampoco son perfectamente geométricas. Si comparamos esta pintura con la pintura de Barneth Newman o Bridget Riley observamos cómo el artista se ha desviado de la estricta representación geométrica y ha alcanzado así un lenguaje personal, cuya preocupación es tal vez la de enseñar la naturaleza dinámica de los materiales, que suelen cambiar de acuerdo con las exigencias técnicas de un nuevo cuadro o composición. La experimentación con los materiales en Uslé es decisiva y uno de los puntos principales donde encontramos el papel de la creatividad, puesto que el tratamiento que da a la pintura construye un nuevo conjunto de relaciones pictóricas y conceptuales.
La composición de las pinturas, como ya hemos señalado, tiene una relación con los cuadros de abstracción geométrica. Juan Uslé utiliza elementos parecidos a los empleados por esta escuela: rayas de color que animan la superficie del lienzo, regenerando ritmos que alternan espacios llenos y otros vacíos como podemos ver en la Ilustración 1. Sin embargo, la diferencia fundamental aparece cuando el artista desestabiliza la perfecta geometría de las rayas, haciéndolas vacilantes, inestables e irregulares. Además sobrepone una línea negra muy delgada sobre estas rayas de color. Esta línea cruza sobre las otras desplazándolas hacia la derecha, derivando en la composición inestable, que es en verdad producto del dominio del artista sobre las reglas que está dispuesto a deshacer. En esta pintura, las líneas de color se repiten, pero no hay una igual a la otra. Todas son distintas y tienen una forma de aplicación de la pintura que produce efectos de luz, como si el artista quisiera hacer pasajes del oscuro al claro y ofrecernos así una dinámica de variaciones tonales a lo largo de la composición.
Los títulos de las pinturas de Juan Uslé guardan una estrecha relación con las obras y nos producen la misma impresión que tenemos delante de sus cuadros: Cortaviento (Ilustración 1), Las navajas, Cuidado que nos miran, Rubicón (Ilustración 2), Nilo Negro, Perdida en Bogotá, El granuja, Malatadas, Espía de Palabras, etc. Uslé introduce en sus cuadros el mismo sentido de inestabilidad que apreciamos en sus títulos. Como este artista trabaja con el arte abstracto, la definición de sus temas es ofrecida por sus títulos, que sugieren alguna relación con las ciudades o con el paisaje. El discurso visual de Uslé es complicado a la hora de mostrarse categórico, puesto que no tenemos elementos visuales con las que comprobarlas, de modo que resulta casi imposible definir de forma tajante los temas con que opera. No obstante, como veremos abajo, no ocurre con los conceptos.






Ilustración 1. Juan Uslé. Cortavientos, 2008. Vinílico, óleo y pigmentos sobre lienzo, 31 x 46 cm.


Ilustración 2. Juan Uslé. Rubicón, 2008. Vinílico, óleo y pigmentos sobre lienzo, 56 x 41 cm.



En las ilustraciones 1 y 2 podemos ver lo que hizo el artista con la organizada y coherente composición de los artistas de la abstracción geométrica. En la pintura Rubicón (Ilustración 2) consideramos el mismo vértigo de una composición del Op Art; sin embargo, la estructura de laberinto de líneas tiene un acabado impersonal que no notamos en Uslé. El artista rechaza el rigor de la geometría fría y adopta un tratamiento donde se aprecian las marcas del hacer pictórico, el rastro del pincel. Lo mismo notamos cuando lo comparamos con Noland o Newman. Las rayas horizontales de Cuidado que nos miran y las verticales de Cortavientos (Ilustración 1) están impregnadas de efectos que escapan a toda posibilidad de relación inmediata con la impersonalidad de la abstracción geométrica.
El modus operandi del artista, su fortaleza creativa, evidencia el uso que hace de las estructuras abstractas para construir su propio universo de representación. En este universo las líneas y rayas de color son elementos que acumulan marcas, texturas, luces, sombras y colores produciendo una confusión visual que huye de la pretendida claridad formal de artistas como Riley o Newman. Conceptualmente el artista mezcla, por un lado, a la pureza visual geométrica, que nos remite a la idea de orden y rigor, y por otro, al inestable universo expresionista, donde el caos se revela por la multitud de formas y colores que rompen con la mencionada precisión. Así, partiendo de los temas del paisaje o de la ciudad, Uslé nos presenta, en términos conceptuales, las dos caras de una misma moneda: las estructuras organizadas de la vida o de la sociedad no consiguen al final resolver los grandes hitos de la civilización contemporánea que sigue presentando laberintos donde el hombre suele perderse.
La abstracción en Uslé agrega distintos estilos y tendencias formales. Como pudimos apreciar, el artista usa libremente un vocabulario geométrico abstracto; sin embargo, produce en el centro de este vocabulario cambios radicales, que casi nos hacen olvidar sus orígenes. De esta forma, evaluamos la creatividad del artista, empleada para el desarrollo de su estilo personal que, sin embargo, parte de conocidas estructuras formales. Pensamos que en Uslé, de la misma forma que en Van Gogh en relación al puntillismo de Seraut, la abstracción geométrica, rigurosa y apoyada en reglas matemáticas podría ser repensada y cambiada, si fuera impregnada de la energía mental que produjo gran número de trabajos expresionistas. Por ello, pensamos que esta misma energía mental, de naturaleza expresionista, interviene en sus trabajos, rompiendo con la uniforme e impersonal composición geométrica. Esta ruptura, planeada y fuente del estilo original del artista, enseña nuevas posibilidades expresivas, dentro de un repertorio de imágenes cuya fuerza está justamente en la capacidad de rechazar las estructuras fijas de la geometría para convertirlas en estructuras móviles, llenas de inquietud y movimiento.
Uslé sigue trabajando con temas, materiales, soportes y técnicas tradicionales. La creatividad de su trabajo está presente sobre todo en el concepto, que le permite manejar de forma distinta los materiales y técnicas. Hemos visto los cambios que se producen al yuxtaponer elementos geométricos (derivados del Op art o de tendencias de la abstracción geométrica) con otros de naturaleza expresionista: producen una nueva forma de expresión plástica generadora de nuevas síntesis en planos técnicos y conceptuales.
Markus Oehlen
Markus Oehlen trabaja con laca sobre lienzo y aplica la pintura de modo impersonal con un sistema de estampación semejante a un sello, lo que le permite repetir y alfombrar el lienzo con un patrón que servirá de base para sus composiciones. Este patrón confiere a las pinturas efectos ópticos, como vemos en el fondo violeta de la pintura Scene I (Vintage Violence), y en la Ilustración 3. Esta forma de aplicar la laca, además de producir estos efectos, añade la sensación de un trabajo mecánico que elimina el rastro personal de la mano del artista, haciendo un uso industrial de la pintura.
Consideramos que Oehlen tiene una preferencia por generar en la superficie del lienzo patrones de aplicación de la pintura que siempre guardan relaciones con el uso de aparatos distintos, para enfatizar la diferencia entre un trabajo artesanal y un trabajo mecánico. Relacionado con la serigrafía empleada por Warhol o Rauschenberg, y sobre todo en Warhol, le imprime la particular apariencia fría e impersonal.





Ilustración 3. (Izquierda) Markus Oehlen. Scene I (Vintage Violence), 2008. Laca sobre lienzo, 200 x 250 cm.




Ilustración 4. (Derecha) Markus Oehlen.

Scene III (Waterworld), 2008.

Laca sobre tela, 200 x 250 cm.

La composición en estos trabajos aparentemente presenta muchas variaciones, en función de la gran cantidad de efectos que el pintor produce y orquesta. Sin embargo, resaltamos que algunas formas de componer se repiten en las pinturas. Esto naturalmente sirve para garantizar la unidad y coherencia estilística de los trabajos. Por ejemplo, la composición en las pinturas de las Ilustraciones 3 y 4 producen la sensación inmediata de caos y desorden: los colores fríos y el deliberado contraste de concentración de imágenes y texturas. El artista conjuga: 1.- juego de texturas producidas por una repetición mecánica de líneas onduladas o rectas, 2.- producción de imágenes reconocibles y áreas abstractas y 3.- fuertes contrastes de luces y sombras, basadas en la distribución de colores claros y oscuros.


Partiendo de estos aspectos formales, Markus Oehlen nos presenta sus temas articulados en torno al mundo en desorden. Los títulos de sus escenas: Scene I (Vintage Violence), Scene II (Squeez), Scene III (Waterworld) y Searchin Eggs. En la pintura Scene III (Waterworld), de la Ilustración 2, vemos una mujer con los ojos cerrados, durmiendo (alusión clara a la muerte, sabemos que el sueño es la más antigua y tradicional metáfora de la muerte). Ella aparece en medio de un grupo de imágenes que son desconcertantes por el contraste que generan. La atmósfera general es casi surrealista y no sabemos si esta mujer está relajada, durmiendo o muerta. Aun así, su cara tiene una expresión que no encaja con la situación en que está expuesta: arriba conseguimos identificar dos soldados, desfilando para la acción, sus cuerpos poco a poco se deshacen… un coche, en la parte superior derecha, resulta casi irreconocible.
Los personajes (los soldados) y el coche parecen desintegrarse en formas abstractas y esta desintegración parece guardar relación con las fuerzas de una energía atómica que deshace los cuerpos y objetos. Sin embargo, la mujer sigue apartada, lejana e indiferente a todo esto. La composición flota entre abstracción y figuración, formas que se deshacen generando conjuntos que remiten a la desintegración. Conceptualmente el tema central es, finalmente, la compleja relación del hombre moderno con los distintos medios y recursos tecnológicos que si por un lado ofrecen comodidad, tranquilidad y seguridad, por otro lado generan destrucción, caos y desigualdad social.
El tema se refleja en la técnica que podríamos entender como subordinada al concepto general de las obras. El artista desarrolla una técnica cuya repetición mecánica de elementos abstractos (las rayas onduladas o rectas) nos recuerda cómo la máquina y los aparatos (desde los móviles a los hornos de microondas), las pantallas de televisión, la reproducción fotográfica y digital están tan presentes en nuestras vidas, que la creación artística se ve obligada a reflejarla como una presencia inevitable de una realidad incontestable. La elección de una técnica que simula efectos mecánicos, o los procesos industriales (incluso aquellos relacionados con la producción de imágenes) guarda estrechas relaciones no solo con la historia del arte, sino también con la historia del hombre. Pensamos que en este caso merece la pena recordar la pintura Tarde en la Grande Jatte, de Seraut, donde este pintor también cambia la técnica de aplicación de la pintura, en un método mecánico de yuxtaposición de puntos, con la intención, como ya comentamos, de acercar el arte a la ciencia. En este sentido, Oehlen parece retomar estas cuestiones al enseñarnos un producto artístico a la vez industrial y artesanal, donde las imágenes abstractas no sirven para promover un universo ordenado o estructurado y las figuraciones reconocibles (las caras, las personas o coches) son encarnaciones de las ideas de alienación, competencia, destrucción, violencia, muerte y desintegración irremediables.
Como ya hemos dicho, Markus Oehlen trabaja en una línea que le permite mantenerse entre los límites de la abstracción y la figuración. En sus cuadros apreciamos grandes áreas en las que el artista desarrolla conjuntos de formas abstractas en oposición a áreas en las que se pueden reconocer las imágenes parcialmente o en su totalidad. En las Ilustraciones 3 y 4, repite este mismo método, que identificamos como la raíz creativa de sus trabajos, de conjugar grupos variados de elementos visuales que, sin embargo, producen la unidad estilística de las obras: figuraciones que se convierten en abstracciones y al revés. Se descubre cómo un conocedor de técnicas y estilos maneja con soltura distintos efectos y transita en distintos sistemas de configuración pictórica. Esta libertad, más que permitir al pintor libre tránsito y uso de estas configuraciones, representa, de hecho, la necesidad de emplear un vocabulario que refleje su universo interior y su visión personal de la vida y del arte.
Markus Oelhen emplea laca sobre lienzo para ejecutar sus pinturas. Este tipo de pintura es la que hace que se identifiquen sus obras, así que, concluimos que el material tiene gran importancia para el proceso creativo de este artista, aunque resaltando que el cambio del material no es suficiente para la realización de una obra original, pero contribuye al desarrollo estilístico del pintor, siendo definitivo para garantizar la originalidad de sus propuestas. Desde el punto de vista del concepto, notamos que el artista sigue en el camino de los movimientos de arte que especulan sobre la posición de hombre y rumbo de la vida, el poder y la esclavitud de la máquina, del desarrollo de la ciencia y de la tecnología. Este artista no produce grandes renovaciones en términos conceptuales o temáticos, pero la forma de presentarlo es totalmente inédita y no guarda relaciones formales o estilísticas con los movimientos de arte que operan en esta misma órbita teórica.

Conclusiones

El objetivo principal de este trabajo ha sido el de investigar cómo la creatividad se manifiesta en la pintura de Juan Uslé y Markus Oelhen, observando las relaciones que esta producción pictórica mantiene con otras culturas y con las más distintas influencias artísticas identificables en sus trabajos. Para poder desarrollar esta investigación, hemos empezado definiendo cómo entendemos la creatividad en artes plásticas, puesto que existen muchas definiciones y, así, basándonos en estas teorías pudimos plantear cómo surge la creatividad en las obras de los artistas aquí analizados. Entre las teorías expuestas sobre la creatividad, consideramos más apropiada para aplicar en este trabajo la teoría de Clement Greenberg, que trata la creatividad como una herramienta que permite al artista alcanzar la originalidad en el arte y el encuentro con lo que Greenberg llama el “Yo artístico”. La originalidad siempre mantiene, en este caso, una relación con las influencias o herencias artísticas. Así, la originalidad es entendida, por un lado, como una progresiva liberación de las influencias que el artista tuvo que vencer para llegar a su estilo o lenguaje personal y, por otro lado, como una forma muy particular de emplear o utilizar las influencias que, aunque identificables, pierden relevancia, dada la forma en que son trabajadas. Una vez así entendida la creatividad, pudimos decir que hemos constatado que las obras aquí analizadas guardan fuertes relaciones con estas teorías, puesto que los dos artistas aquí estudiados desarrollan su trabajo a través de un conjunto de relaciones técnicas y estilísticas identificables.

En función de lo que arriba mencionamos, verificamos que Juan Uslé opera a través de un tipo de apropiación de técnicas y de estilos que son aplicados en un lenguaje personal a través de los métodos desarrollados de manera muy particular. Este pintor logra su independencia estilística al mezclar temas y técnicas conocidas, produciendo al final una técnica que le permite apartarse del conjunto de informaciones que le sirven como punto de partida para la elaboración de sus cuadros. Ya Markus Oehlen presenta una pintura cuyas fuentes técnicas no son rápidamente reconocibles, pero sí los temas y estilos por él adoptados. De modo que renueva la forma de presentar temas conocidos a través del desarrollo de una técnica original. Por lo tanto, para Markus Oelhen, la técnica es la herramienta fundamental que le permite alcanzar la clave que le da acceso a su universo estético personal.
Como conclusión podemos afirmar que estas pinturas alcanzan alto grado de originalidad, sobre todo en la forma en que los artistas manejan las distintas influencias, lo que afecta a la forma y al resultado final de cada trabajo. Hemos estudiado separadamente la obra de cada pintor y en estos análisis hemos podido demostrar cómo aparecen las influencias y cómo los artistas se relacionan con ellas. Las relaciones con el pasado artístico tienen una gran importancia y, por lo tanto, el desarrollo de la creatividad en sus obras está relacionado con el conocimiento de las técnicas, estilos y teorías de arte producidos en el pasado cercano o lejano. De ahí, concluimos que la pintura sigue siendo muy flexible, apta para adaptarse a las condiciones de nuestro momento histórico y demostrando que el pensamiento original encuentra, a través del medio y del material tradicional, una forma igualmente original para manifestarse.
La originalidad, que se manifiesta a través de las formas visibles en la superficie del lienzo, es producto de la apropiación de técnicas, estilos y teorías conocidas, que son a la vez transformadas, mezcladas, reutilizadas y adaptadas, generando así nuevos grupos de estilos, técnicas y teorías de arte en la actualidad.

Bibliografía

Argan, G.C., El arte moderno. La época del funcionalismo. La crisis del arte como ciencia europea. Espinosa Carbonell, J. (traducción), Valencia, Fernando Torres, 1984.


Belting, H., Antroplogía de la imagen, Madrid, Buenos Aires, Katz, Madrid, 2007.
Belting, H., Likeness and presence: a history of the image before the era of art, London, Chicago, University of Chicago Press, 1994.
Clark, K., El desnudo: Un estudio de la forma ideal, Madrid, Alianza Forma, 2002.
Danto, A., Después del fin del arte: el arte contemporáneo y el linde de la historia, Barcelona, Paidós. 2005.
Danto, A., Más allá de la Caja Brillo: las artes visuales desde la perspectiva poshistórica, Tres Cantos, Akal, D.L., 2003.
Didi-Huberman, G., Lo que vemos, lo que nos mira, Buenos Aires, Manantial, 2006.
Greenberg, C., La pintura moderna y otros ensayos, Madrid, Siruela, 2006.
Greenberg, C., Arte y Cultura: ensayos críticos, Paidós, Barcelona, 2002.
Golding, J., Caminos a lo absoluto – Mondrian, Malévicht, Kandinsky, Pollock, Newman, Rothko y Still, Madrid, Turner Publicaciones, 2003.
Krauss, E. R., Pasajes de la escultura moderna, Tres Cantos, Akal, 2002.
Krauss, E. R., “A voyage on the North Sea”: art in the age of the post-medium condition, London, Thames & Hudson, 2000.
Valery, P., Teoría poética y estética, Madrid, Visor, 1998.

Documentos de Internet y páginas web

http://www.soledadlorenzo.com 03/ 05/ 2009 Galería de Arte
http://www.juanadeaizpuru.com 30/07/ 2009 Galería de Arte

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal