Trafico ilicito de drogas



Descargar 0.65 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño0.65 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

CAPÍTULO I

CONSIDERACIONES GENERALES

  1. CONCEPTO

El narcotráfico es una industria ilegal mundial que consiste en el cultivo, manufactura, distribución y venta de drogas ilegales. Mientras que ciertas drogas son de venta y posesión legal, en la mayoría de las jurisdicciones la ley prohíbe el intercambio de algunos tipos de drogas. El narcotráfico puede ser visto desde una doble dimensión:

    • Narcotraficancia: donde se encuentra el llamado narcotraficante, individuo inescrupuloso al que solo guía el desmedido afán de lucro, y que se encarga de mantener la relación entre las fuentes de producción de las drogas y el consumidor.

    • Farmacodependencia: esta el usuario o normalmente conocido como drogadicto o fármaco - dependiente, es quien adquiere la droga, se la suministra y sufre sus efectos.

2. CARACTERÍSTICAS

El fenómeno de las drogas ilegales presenta características propias:



  • Organización transnacional: Este fenómeno no reconoce fronteras, incluye en diversos países dirigentes para realizar sus operaciones.

  • Alta rentabilidad: El tráfico de drogas genera ganancias tan fabulosas que difícilmente pueden ser superadas por otras actividades ilícitas. Según la UIF-PERU, se calcula que entre los años 2003 al 2007, 500 millones de dólares, provenientes del narcotráfico estarían insertados en nuestra economía.

  • Carácter oculto o encubierto: Debido a que es una actividad ilícita, sus operaciones se realizan con el mayor secreto posible.

  • Inexistencia de lo que jurídica y políticamente se conoce como denunciante o agraviado: Resulta casi imposible obtener una denuncia por parte del consumidor ya que estaría perdiendo su fuente de aprovisionamiento o podría sufrir graves represalias.

  • Flexibilidad: Los mecanismos de producción y de tráfico de estas sustancias varían constantemente debido a que existen medidas de control gubernamental.

  • Intercomunicación con otros delitos: El TID no es ajeno a otros delitos, normalmente esta relacionado con las prostitución, lavado de dinero, trata de blancas y eventualmente subversión.

  • Relatividad de estadísticas: Existen dos fuentes de estadísticas, las policiales donde se encuentran o los detenidos o transgresores de la ley, y las de carácter médico donde se encuentran los adictos convertidos en pacientes. Pero en realidad ninguna refleja la totalidad del fenómeno.



3. PRODUCCIÓN DE CULTIVOS PARA FINES ILÍCITOS EN EL PERÚ

3.1. El Cultivo De Coca

El consumo creciente de las drogas, estimulado por las mafias internacionales, incentivo su producción. Algunas zonas de nuestro país y otras de América Latina, por sus características climáticas y de su suelo, así como por la situación socio-económica, de sus poblaciones, son blanco de estas organizaciones delictivas, para generar una producción que diera respuesta al crecimiento vertiginoso de la demanda.

La hoja de coca, se produce en nuestro país, en la región oriental a la Cordillera de los Andes que cubrió para el año 2006 una extensión de 48 200 Has., aproximadamente 2.3 veces la destinada al cultivo de espárragos, uno de los principales cultivos de exportación de nuestro país. En las zonas de coca y sus áreas de influencia habitan un total de 2.1 millones de personas que en su gran mayoría viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza. Se estima que mas de 120 mil familias a nivel nacional están involucradas directa o indirectamente e el cultivo de la coca.
Numerosos pobladores de la sierra peruana han venido migrando a las ciudades de la costa así como a la selva del Perú en búsqueda de mejores condiciones de vida, lo cual fue aprovechado por las organizaciones de narcotraficantes quienes promovieron en los territorios de la Selva Alta peruana el cultivo de coca mediante habilitaciones de dinero para la instalación y mantenimiento de los cultivos y compromisos asegurando la compra de la producción de hoja, generándose así una relación de dependencia económica del campesino respecto a los narcotraficantes.


    1. La Elaboración De Drogas Cocaínicas

En nuestro país, se diferencian dos modalidades de uso para la coca: los usos tradicionales e industriales de carácter lícito, y el uso para fines ilícitos de elaboración de drogas.




  • De los usos tradicionales de la hoja de coca

En el Perú, el cultivo y el consumo de la hoja de la coca ha formado parte de la tradición y costumbres del campesino andino, estimándose que ésta se remonta a épocas prehispánicas, tanto en el aspecto social como en la practica medica tradicional andina


  • Del uso industrial de la hoja de coca

Según la ley 27634 del 16-02-2002 El Estado a través de la Empresa Nacional de la Coca Sociedad Anónima --ENACO S.A. realizará la industrialización y comercialización de la hoja de coca proveniente exclusivamente de los predios empadronados en aplicación de la primera disposición transitoria del Decreto Ley Nº 22095. Tal disposición transitoria señala:


Mientras la Empresa Nacional de la Coca (ENACO) no cuente con los medios para asumir las atribuciones que le confiere el presente Decreto-Ley, controlará normará el acopio secado y transporte para su distribución, a fin de que la producción de la coca no derive a fines ilícitos
ENACO S.A. fabrica pasta básica de cocaína y clorhidrato de cocaína para atender la demanda legal internacional, donde los laboratorios lo requieren para fines médicos y científicos. Al año se exporta 300 kilogramos de pasta básica de cocaína al 92% y 115 toneladas de hoja de coca tipo industrial, previo permiso de las autoridades competentes del país importador.



Según la ONUDD, el año 2006 se produjeron 106, 000 TM de hoja de coca que representaron 11 veces la demanda legal estimada en 9000 TM. A su vez ENACO, solo cubrió la tercera parte de la demanda legal, pagando poco más de la mitad de los precios ofrecidos por el narcotráfico
El Tribunal Constitucional cuestiona la “débil capacidad de gestión” de Empresa Nacional de la Coca (ENACO). Para el TC existe en esta institución estatal “escasa voluntad política para controlar la informalidad” en las compras de hoja de coca. La Defensoría también lo hace, cuando señala que “el padrón de productores y el registro de extensiones de cultivos a cargo de ENACO, que marcan la frontera entre la legalidad e ilegalidad de los cultivos y por tanto el criterio de erradicación, se encuentran desactualizados y deslegitimados socialmente”.


  • De la hoja de coca como insumo para la elaboración de drogas ilícitas.

Mediante un sencillo proceso químico se obtiene de la hoja de coca la Cocaína. La Pasta Básica de Cocaína bruta y lavada –fases intermedias del proceso de extracción de la cocaína- se produce en prácticamente todas las zonas cocaleras del Perú, constituyendo la materia prima fundamental del narcotráfico internacional vinculado a la cocaína. El Perú ha pasado de producir pasta básica de cocaína (PBC), a producir y exportar cocaína. La ONUDD ha señalado que en el año 2005 se produjeron 108 TM de cocaína, de las cuales se decomisaron 13.4 TM de cocaína, es decir, solo el 8.25%.


Se estima también que la cocaína producida en el país representa un monto aproximado de 20, 000 millones de dólares americanos en el mercado internacional a nivel de menudeo.
El Perú es en la actualidad el segundo productor mundial de hoja de coca después de Colombia, con una extensión aproximada al año 2006 de 48 200 hectáreas de coca. Las zonas donde los cultivos de coca han tenido mayor producción histórica, han sido localizadas en las siguientes zonas:
_ Zona del Alto Huallaga

_ Zona del Huallaga Central y Bajo Huallaga

_ Zona de Aguaytia y Pachitea

_ Zona de Apurimac



_ Zona del Cuzco
La evolución que se ha observado en el cultivo de la coca para fines ilícitos ha sido variable, manteniéndose constante en la zona del Alto Huallaga que de 15,200 hectáreas de cultivo de coca en el año 1999 se ha logrado reducir a 11,000 hectáreas en el año 2006, es decir una reducción de 4,200 hectáreas en una zona que se considera peligrosa por la presencia de delincuentes terroristas.
En el área de Pachitea puede observarse que la producción ha sido nula durante los años del 2004 y del 2006, esto se debe al abandono voluntario de los campos de cultivo por los agricultores debido más que nada por la caída estrepitosa de los precios en años anteriores.
Respecto a las zonas de Aguaytia y el Bajo Huallaga y Huallaga Central la producción de coca se ha mantenido con tendencia a disminuir en forma inconstante y gradual.
La zona del Valle del Rió Apurimac- Ene (VRAE) han tenido un alza de 8,700 hectáreas en el año 2001 a 10, 000 hectáreas al año 2004, la misma que se ha mantenido constante durante el año 2006.
La zona del Cusco, lugar donde se localizan la mayoría de productores empadronados por ENACO, desde el año 1999 ha mantenido una producción constante de 7,500 a 7,400 hectáreas hasta el año 2004, ya en el año 2006 la producción de coca en esta zona descendió hasta las 6,500 hectáreas.
A pesar que en el año 2003, se eliminaron 11,312.84 hectáreas de coca, la reducción real sólo significó una baja de 5,450 hectáreas con relación al año 2006, debido al incremento de nuevos cultivos.
Con relación a la amapola y marihuana, en el Perú no ha sido posible todavía cuantificar la superficie de estos cultivos, en razón de que se trata de cultivos de corto período vegetativo (6 meses en el caso de la amapola), y se encuentran dispersos e itinerantes, no constituyendo por ahora superficies significativas que puedan ser fácilmente identificados como en el caso de la coca. Sin embargo, su adaptabilidad ecológica, hace que su cultivo pueda potencialmente abarcar una gran parte de nuestro territorio nacional.
4. Daño Al Medio Ambiente
Los impactos ambientales que ocasiona el cultivo de la coca en el Perú se inician con la deforestación - tala y quema - de los bosques naturales ubicados mayormente en suelos con capacidad de uso mayor para la protección, producción permanente y Áreas Naturales Protegidas. Para luego seguir con el cultivo de la coca, uno de los más extractivos de nutrientes del suelo, y su secuela de erosión, lavado y contaminación con agroquímicos y precursores químicos de las drogas. El resultado final es la desertificación de los suelos con pérdidas de biodiversidad y paisaje natural por muchas décadas, afectando los recursos naturales y la economía de las zonas tropicales reduciendo nuestras reservas nacionales.
La deforestación para el cultivo de la coca durante las últimas décadas es de 2.3 millones de hectáreas, considerando que este cultivo emigra periódicamente y que por cada hectárea de coca se utilizan cuatro hectáreas para cultivos alimentarios.
5. La Reducción De Las Áreas De Cultivo De Hoja De Coca
Desde que el 30 de marzo de 1961, se aprobó, en Viena, la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, en la que la hoja de coca fue incluida en la Lista.
Entre las medidas de fiscalización aplicables a la coca, la Convención de 1961 prevé dos medidas de especial relevancia, porque, de ellas, deriva el actual esquema jurídico de la legislación Peruana: (i) la prohibición del cultivo del arbusto de coca para proteger la salud pública y evitar que sea objeto de tráfico ilícito y (ii) la obligación de arrancar de raíz todos los arbustos de coca silvestre y destruir los que se cultiven ilícitamente.
La única excepción a esta prohibición y a la erradicación recaía sobre aquellos agricultores de coca que se hubieran empadronado en el Registro de Productores de ENACO, dentro de 90 días subsiguientes a la entrada en vigencia de la ley. En consecuencia, todos los cultivos efectuados con posterioridad a 1978 resultan ilegales y deben ser erradicados.
6. DEMANDA DE DROGAS EN EL PERÚ
Teniendo el narcotráfico la producción en nuestro territorio, iniciar la fase de comercialización es el paso siguiente.
Las estadísticas indican que al año 2000, existían en el mundo alrededor de 140 millones de consumidores de marihuana, 13.5 millones de consumidores de cocaína, 8 millones de consumidores de heroína y otros derivados del opio, 30 millones de consumidores de estimulantes de tipo anfetamínico2 y 25 millones de otras drogas alucinógenas. Esta enorme demanda es uno de los principales impulsores de la expansión de los cultivos ilícitos y con fines ilícitos en países como el Perú, donde existen condiciones naturales favorables para dicha producción.
En el Perú, el consumo de drogas como fenómeno epidémico se remonta a los años 60 con el uso extendido de marihuana, tendencia que se mantiene en la actualidad convirtiéndose en la droga ilegal con mayor prevalencia de consumo, a lo que debe añadirse una equivocada percepción social de inocuidad de esta droga, principalmente entre la población adolescente y juvenil.
Este panorama se complicó con la aparición hacia 1970, en el mercado nacional, de la Pasta Básica de Cocaína (PBC). A finales de esta década se realizaron investigaciones que establecieron con claridad la alta toxicidad y carácter adictivo de la PBC.
Los últimos años, están caracterizados por el incremento significativo del consumo de marihuana y clorhidrato de cocaína; Se estima que en el Perú existen más de un millón de personas que han consumido PBC o cocaína por lo menos una vez en su vida lo que puede asociarse al tránsito relativamente rápido del Perú, de país productor a país productor - consumidor de productos cada vez más elaborados.
A la luz de los resultados de la I y II Encuesta Nacional, sobre Prevención y Consumo de Drogas, se puede observar que las estadísticas señalan un mayoritario y alarmante consumo de drogas legales, actualmente reconocidas como precursoras de drogas ilegales.
En el ámbito de las drogas ilegales se ha hecho evidente un incremento significativo del consumo de marihuana y clorhidrato de cocaína, mientras que en el caso del consumo de pasta básica de cocaína e inhalantes se observa un descenso, aunque no significativo estadísticamente. De esta manera, el mayor incremento en la proporción de consumidores de drogas ilegales de los últimos años, se da para el clorhidrato de cocaína y los tranquilizantes con cerca de 1.5%, mientras que en la marihuana se da un incremento del 1%. De acuerdo a estudios realizados, entre el 2002 y el 2006, el consumo de marihuana aumentó en un 75% en los estudiantes de secundaria del país.
De otro lado, y en relación con las sustancias legales, como el alcohol y el tabaco, las normas de venta y distribución a menores de edad, así como las normas de expendio de tranquilizantes sin prescripción médica, no son respetadas, elevándose el riesgo social por la facilidad de acceso de grupos adolescentes y juveniles. El 60% de los delitos comunes se cometen bajo los efectos de las drogas y el alcohol.
Existe una abundante oferta de sustancias en todo el país, que se grafica en la facilidad para obtener drogas ilícitas y a bajo costo en las principales ciudades del Perú. Esta afirmación se sustenta en que para casi la tercera parte de la población resulta fácil conseguir marihuana y para la cuarta parte de la población resulta fácil conseguir pasta básica de cocaína.
NARCOTRÁFICO



CAPÍTULO II

BREVE HISTORIA DEL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

    1. LAS DROGAS: DE LOS ORIGENES A LA PROHIBICIÓN

A lo largo de la historia universal las distintas civilizaciones del orbe han consumido drogas. Hasta nuestros días se repite como una constante casi infranqueable el uso de drogas, ilícitas o licitas, por el ser humano.

Por ello se puede afirmar que el consumo abusivo o indebido de las drogas no es privativo de nuestra época. El uso de los tóxicos se debe a causas muy diferentes, algunas de las cuales aun impulsan el consumo actual.

Entre estas se ubican: Primero. “Religiosas”: Conocer y adorar a la divinidad, impetrar su amparo, la inmortalidad y la salvación. Perfeccionar los valores morales y éticos; comunicación con el mas allá, con la espiritualidad y los espíritus, o para ordalías (juicios de Dios, etc.). Segundo. La “Salud”: evitar mitigar o calmar el dolor, curar…, tranquilizar, sueño reparador, fuerzas que combaten la fatiga y el sufrimiento… Tercero. Afán de “éxito”: potenciación de las facultades físicas y psíquicas, valor – coraje, inspiración, creatividad, fecundidad, fertilidad, virilidad… Cuarto. “Mágicas”: trascender, soñar, ilusionarse; mitos irrealidad, adentrarse en lo desconocido, lo oculto. Quinto. “Poder” y “Dominio”: capacidad de manipulación para lograr sumisión, entrega, acatamiento, riquezas. Sexto. “Hedonismo”: Gozar de la vida toda costa: placeres, sensualidad, sexo, amortiguar la conciencia.


    1. LA DROGA EN LA PREHISTORIA

La primera noticio escrita sobre la adormidera aparece en tablillas sumerias hace 3, 000 años A.C. Cabezas de esta planta aparecen también en los cilindros babilónicos mas antiguos, así como en imágenes de la cultura cretense – micénica. Jeroglíficos egipcios mencionan ya el opio y lo recomiendan como analgésico y calmante.

En China se cultivo el cáñamo desde el 4, 000 A.C. aproximadamente. Los restos de esta fibra datan de esa fecha. Asimismo, el cáñamo es conocido en el Turquestán hace 3,000 A.C. y es inmemorial su empleo en la India.

En América el Arbusto de coca y otras muchas plantas sico – activas eran conocidas desde muy antiguo por la población nativa antes del descubrimiento. Desde el siglo III A. C. hay esculturas de rostros con las mejillas hinchadas por la masticación de la hoja de coca. Por muchos siglos, por lo menos desde hace 2,000 años a 4.000 a. C., en la parte Sur de los Andes, en el Amazonas y parte de Centroamérica (Panamá, Nicaragua se han consumido las hojas de coca)

Algunos autores señalan que la domesticación de las especies silvestres del arbusto tuvo lugar en las yungas de Chuquioma en el actual territorio de la república de Bolivia. Los indicios que sustentan esta hipótesis son hallazgos de objetos relacionados al cultivo y al culto de la coca como hachas, moledores y batanes. La tipología de estos instrumentos es claramente incaica. Esto contrasta con las hojas de coca en los recipientes de cal encontrados en Huaca Prieta, en la costa norte del Perú, cuyo influjo cultural corresponde a los años 2, 500 1, 800 a.C. recientes descubrimientos arqueológicos en Ecuador presentan testimonios mas antiguos del uso original de la coca. Se trata de una figurilla que representa a una hombre cuyo rasgo mas saltante es una protuberancia en las mejillas, característica del “chacchador”. Tal parece fue moldeada 3, 000 a.C.

Estos datos arqueológicos en realidad no deslindan definitivamente el origen y antigüedad de la coca, pues las evidencias que proporciona la ciencia botánica ubican a la coca como una especia original de la ceja de selva peruana

La ciencia aun no ha podido esclarecer definitivamente el origen de la coca, por esta razón se hace preciso recurrir a algunos de los mitos recopilados en las zonas culturales donde los pobladores aun hacen uso cotidiano y ritual de la hoja sagrada. Así se puede delinear con mayor claridad la dimensión sociocultural de este legendario arbusto.

En la zona central del Perú se explica el origen sagrado de la hoja de coca recordando que en épocas preincaicas la Mama Quilla o Mama Luna derramó en sitios cálidos este arbusto por orden del Dios Inti, para que sus hojas mitiguen la fatiga, el cansancio, el hambre, y diese mas fuerza a los hijos del Tahuantinsuyo, de acuerdo con un mito de los Incas, la coca les fue entregada por Manco Capac, como un regalo del dios, para soportar las penas, restablecerse del cansancio, del agotamiento y apaciguar el hambre.

Los efectos reductores de la fatiga, el hambre y el dolor otorgaron a la coca un rol mágico – religioso y hasta político; esto ocurrió en las culturas precolombinas que habitaron el antiguo Perú, así como durante el imperio incaico.

El consumo de coca en el imperio incaico no era generalizado. Se trataba de un privilegio exclusivo de la elite imperial. El resto del pueblo solo podía usarla en circunstancias muy especiales. Se debe a la conquista la masificación del consumo de hoja de coca en el pueblo indígena. Durante la colonia se convierte en primer momento, en medio de pago del colono español a los sirvientes indios.

En 1560 como prueba de l incongruente tolerancia de la corona y la iglesia española hacia la coca, está que ella ingreso a la vida cotidiana no indígena, bajo la forma de mate o té, e incluso de chaccha. Muchos españoles asimilaron la costumbre indígena de saborear la coca.

Posteriormente desde que es identificada por la clase dominante española como un factor esencial en el ritual mágico y religiosa de la cultura andina, la coca fue perseguida como una hierba “diabólica”, que era necesario extirpar para asegurar la salvación de las almas indígenas.

El concilio de lima de 1567 a 1569 considero inútil y perniciosa la masticación de la hoja de coca. En virtud de tales aserciones la Iglesia prohibió la masticación de la hoja de coca con pena de excomunión. Sin embargo ya para entonces era tal el arraigo que había alcanzado dicho hábito que era utilizado por correos de mulas, marineros, mineros, a tal punto que los propietarios de minas y plantaciones impusieron a la coca como papel moneda.

Sin embargo, y pese a distintas disposiciones emanadas de Reales Cedulas que se remontan al año 1569, y aun dentro de la gesta emancipadora, las hojas de coca continuaron siendo consumidas en modo cada vez mayor, entre las principales causas de esta difusión se pueden mencionar las siguientes:


      1. El comercio de coca fue uno de los más lucrativos durante el régimen colonial.

      2. En esa época se produjo una disminución considerable de la producción alimenticia, lo que indispensable la costumbre de masticar hojas de coca para apaciguar el hambre.

      3. La obligación de realizar trabajos forzados, principalmente en las minas, hizo también de la coca un artículo de primera necesidad, puesto que su masticación produce una sensación ilusoria de vigor físico y suprime la fatiga.

El Virrey Toledo en 1571 dispone el proceso de erradicación de los cultivos de coca con pena de ser arrancados, quemados y destierro.

    1. LAS DROGAS EN EL MUNDO ANTIGUO

En la antigüedad se elaboraban bebidas alcohólicas obteniéndolas de la vid, cereales o leche. Tampoco se dejó de lado el consumo de opio.

La negra estela de diorita que conserva el código de Hamurabi (siglo XVIII A.C.) protege a bebedores de cerveza y vinos de palma. La ordenanza 108 castiga con la muerte quién adultera estas drogas.

En el papiro de Ebers (1550 A. C.), se cita que los gramos de opio, mezclados con excrementos de mosca, y hecha una masa administrándola 4 días, hace cesar el llanto o gritos de los niños.

La escuela hipocrática griega presenta la enfermedad y la cura como resultado de procesos naturales, las drogas ya no son cosas sobrenaturales, sino como dice el corpus hippocraticum: sustancias que actúan enfriando, calentando, secando, humedeciendo, contrayendo y relajando o haciendo dormir.

Heráclito de ponto (340 a. C.), dice que era costumbre en la isla de Keos suprimir a las personas de edad avanzada con opio para evitarles los inconvenientes de la vejez.

Los griegos daban muerte a los condenados por medio de una infusión de cicuta y de adormidera.

En el mundo griego, además de vinos y cervezas, los griegos usaron con fines ceremoniales y lúdicos el cáñamo y otras solanáceas (beleño, belladona, mandrágora), en ocasiones mediante sahumerios o inciensos. Las drogas no escaparon de ser objeto para las especulaciones filosóficas; según los estoicos, el sabio podía beber sin limita, hasta caer dormido, antes de verse llevado a alguna necedad.

En china el Taoísmo, en el siglo IV a. de J. C. empleaba ya drogas y alcohol para lograr la comunión con el Tao.

Las plantas fundamentales en Roma fueron la adormidera y la vid. Los romanos eran bastante afectos a beber, aunque una costumbre inmemorial excluía a las mujeres y menores de treinta años.

En líneas generales, el criterio de la civilización romana en materia de drogas es similar al griego.



    1. EL USO DE LAS DROGAS EN LA EDAD MEDIA

En al edad media, además de uso y elaboración de las drogas provenientes de la antigüedad, se descubrieron nuevas materias primas y procedimientos para obtenerlas. Desde esa época se empieza a destilar el alcohol, a la vez se descubren mas plantas que alteran la actividad mental.

Hacia el siglo X cuando la Iglesia y el Imperio son una unidad sin fisuras, emplear drogas con fines terapéuticos puede ser sinónimo de herejía. A quienes se llamo brujos o curanderos fueron, en muchos casos, personas que tenían amplios conocimientos en el uso de drogas con fines medicinales.

A pesar de que sus conocimientos tenían una eficacia mayor a la de la medicina parametrada por los perjuicios religiosos de la época, fueron combatidos y perseguidos por ir contra los intereses políticos e ideológicos de la iglesia.

La persecución de los brujos fue implacable, en España, Francia y Alemania murieron en la hoguera a millares. En 1596 el Obispo de Ginebra hace quemar a más de 600 en menos de 6 semanas. La iglesia y los poderes públicos se unen para luchar contra esta especie de disidencia ideológica y, en algunos casos, únicamente política.



    1. LA EDAD MODERNA Y EL PERMISIVISMO RACIONAL

Con la caída del antiguo régimen y la secularización del Estado, emergen las drogas del “paganismo”. Las drogas que eran utilizadas por los brujos o hechiceros y que motivaba, según el discurso oficial, su martirio en la hoguera, es amparado ahora por médicos, boticarios o químicos. El racionalismo y la ilustración aparatan al manto de oscurantismo que se había desplegado sobre las ciencias. Las drogas son objeto de análisis y experimentación científica. A esto se una el auge de las democracias parlamentarias y el afianzamiento de la libertad y la responsabilidad del ciudadano que, en buena cuenta, significa que el Estado como la Iglesia no pueden suplantar el juicio del adulto en materias de conciencia o de usos. Entre estos últimos, el uso de drogas ya no es visto como parte de ritos diabólicos, sino como una facultad libre del ciudadano en cuanto no menoscabe la libertad de sus iguales.

    1. LA GUERRA DEL OPIO

La prohibición del comercio de opio entre chinos y europeos, dispuesta por el emperador Manchú Yun–Cheng en 1729, tuvo entre sus principales motivos preservar las reservas imperiales de metales preciosos. El trueque de té, especies y seda por opio, resulta desfavorable para la economía china. La decisión de Yung-Cheng propago la corrupción burocrática y una firme resistencia pasiva del pueblo. Posteriormente, el emperador Chia-Ching prohibió no solo la importación del opio, sino el cultivo de adormidera en todo el territorio, proporcionando así una definitiva ventaja al contrabando.

En 1820, cuando la pena de muerte se aplica tanto a traficantes como a usuarios, el contrabando asciende a más de 750 toneladas de opio. En 1840 supera las 2, 000. Los comerciantes portugueses, ingleses y holandeses se disputan el suministro de opio a China pero son, finalmente, los ingleses quienes monopolizan este comercio a través de la East India Company.

En 1838 la balanza comercial China arroja un saldo desfavorable, y el emperador Tao – Luang reúne a sus consejeros para tomar medidas; una acción propone legalizar nuevamente el uso y volver a cultivar adormidera, mientras otra propone insistir con mano dura.

Lin Tse – Hsu uno de los quien proponía mantener la mano dura arroja al mar casi 1400 toneladas de opio almacenados en Hong-Kong. Este hecho y otros colaterales desembocan en una declaración de guerra por parte de los ingleses, basada en “el intolerable atentado contra la libertad de comercio”

Al ganar la guerra del opio, Inglaterra obliga a China a firmar el tratado de Nanking (1843), mediante el cual se establece una alta indemnización en metálico, la cesión a Inglaterra de Hong-Kong y Amoy y la apertura al comercio de 5 nuevos puertos.

Posteriormente, estalla la segunda guerra del opio debido a la negativa de Canton para pagar las indemnizaciones previstas en el tratado de Nanking. La guerra concluye rápidamente con la rendición de China y la firma del tratado de Tientsing (1858), en el que entre otros puntos se establece la apertura de 10 nuevos puertos. Sin embargo, la importación de opio sigue nominalmente prohibida. La guerra continúa hasta que el tratado de Tientsin, fue finalmente extendido y ratificado por el hermano del emperador, el príncipe Gong, en la Convención de Pekín del 18 de octubre de 1860, en la cual el comercio del opio fue legalizado.

La situación comercial creada por las guerras del opio favorece el negocio de esta droga, al mantenerse la prohibición. El contrabando ilegal mantiene precios rentable para la mercancía. Será la emperatriz Tseu-Hi,reconocida opiómana, quien asesta un golpe mortal a la East India Company de Inglaterra al legalizar la importación y el consumo de opio ( a cambio de un arancel del 5%), y su sucesor en el trono consuma la catástrofe para la compañía en 1880, cuando decide volver a cultivar adormidera en el suroeste de China, en 1890 el país produce el 85% de su demanda interna, y amenaza con abastecer a toda Asia en pocos años.


    1. EL DESCUBRIMIENTO DE NUEVAS DROGAS EN EL SIGLO XIX

El año 1806, Federico Guillermo Serturner, logra aislar del opio un alcaloide que produce el sueño que bautiza con el nombre de “morfina”, pero si que nadie sospechara que sus virtudes curativas ocasionaran mayores posibilidades de dependencia. Usada en la guerra civil americana por su capacidad para calmar o suprimir el dolor, convirtió en silenciosos recintos a hospitales de campaña antes poblados por aullidos y llantos.

En 1898, Crecer, de la Bayer, encontró un nuevo fenómeno analgésico, fabuloso, calma el dolor con mas eficacia – 5 veces - que la morfina, sin sus efectos secundarios, la diacetilmorfina o “heroína”. Gracias a este fármaco y a la aspirina la pequeña fábrica F. Bayer se convirtió en un gigante químico mundial.

La cocaína es aislada por primera vez en 1895, y pronto se comercializa a gran escala. Su propaganda resulta aun mas intensa que la de al morfina y heroína, pues pasa por alimento para los nervios y forma inofensiva de curar la tristeza.

Otras drogas que se descubren en el siglo XIX son: la codeína (1832), atropina (1833), cafeína (1841), y la mescalina (1896). A principios del siglo XX se descubren los barbitúricos (1903), en 1910. Burger y Dale, ponen a disposición de la terapéutica y de la voracidad humana una peligrosa sustancia sico-actica: las anfetaminas.

En 1943, Hoffman, de la Sandoz en Basiles, obtiene una nueva droga: la L.S.D. 25.

A tales descubrimientos debe agregarse el notable desarrollo del transporte que literalmente, ha reducido las distancias entre la naciones, así como los medios de comunicación social que han llevado el conocimiento de las propiedades farmacológicas y las diversas formas de uso y abuso de los productos químicos, a todos lo continentes en un proceso de generalización violenta que algunos sociólogos han denominado “El Boom de las Drogas”, y otros “La Oferta Agresiva”.



    1. LAS DROGAS EN EL SIGLO XX: PROHIBICIÓN Y PERMISIVISMO

Por influjo del puritanismo y la progresiva liquidación del Estado mínimo en los Estados Unidos, surge una corriente prohibicionista del uso y comercialización de algunas drogas calificadas “ilegales”. Así, en 1920 el Volstead Act o ley seca entró en vigor. Esta ley prescribía multa y prisión para la venta y fabricación de bebidas alcohólicas.

En 1932, después de doce años de vigencia, la ley seca había creado medio millón de nuevos delincuentes y una corrupción en todos los niveles. En 1933 se deroga la ley seca, atendiendo a que ha producido “injusticia, hipocresía, criminalización de grandes sectores sociales, corrupción abrumadora y creación del crimen organizado”. Las grandes mafias pierden uno de sus más rentables negocios debido a la permisión del consumo y venta de alcohol en los EE.UU. Sus intereses se dirigen, ahora, a la venta ilegal de morfina y cocaína que aun se mantienen prohibidas. La prohibición de estas drogas es su “tabla de salvación”.


CAPÍTULO III

ANTECEDENTES LEGISLATIVOS
TÍTULO I
PRINCIPALES CONVENIOS INTERNACIONALES
En los Convenios y Tratados internacionales sobre el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, suscritos desde la primera década del siglo XX, se han definido un conjunto de variables referidas a la represión del TID, la producción y comercialización de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.
El trafico ilícito de drogas, constituye uno de los principales problemas sociales y delictivos que enfrenta la humanidad en su búsqueda del bienestar. La comunidad internacional, ha tratado en forma sistemática este problema desde que se suscribiera en La Haya, un 23 de enero de 1912 la Convención Internacional sobre el Opio, pasando luego por la Convención Única de 1961 Sobre Estupefacientes, el Convenio Sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971, hasta la suscripción de la Convención de Naciones Unidas sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas de 1988.

CONVENCIÓN ÚNICA SOBRE ESTUPEFACIENTES DE 1961

Firmada el 30 de marzo de 1961 en Nueva York, es el tratado internacional contra la fabricación y el tráfico ilícito de drogas estupefacientes que conforma el fundamento del régimen global de control de drogas.

La Convención Única de Estupefacientes suscrita en 1961, estuvo destinada a asegurar dos cosas: primero, garantizar la oferta médico-científica de drogas naturales a través de un sistema de previsiones (estimados) que hacen periódicamente los Estados acerca de sus necesidades de una u otra sustancia; y segundo, evitar el desvío de estas sustancias hacia el narcotráfico. La Convención clasifica las sustancias en cuatro Listas a las que se les aplican distintos niveles de fiscalización: a las de la Lista I se les aplican todas las medidas de fiscalización; las de la Lista II tienen menos restricciones, especialmente respecto al comercio al por menor; a los preparados de la Lista III, se les aplican restricciones menores que a los estupefacientes que contienen ; finalmente a las de la Lista IV se les aplican las mismas restricciones que a las sustancias de la I, pero por sus cualidades peligrosas se les aplican restricciones adicionales.

Clasifica a la hoja de coca en estado natural como estupefaciente e ingresa a la Lista Nº 1 de estupefacientes de la Organización Mundial de la Salud, sin la mayor sustentación científica y sólo atendiendo a un Informe con datos desactualizados que ha merecido las observaciones y críticas de los entendidos en la materia. La estigmatización de la hoja de coca y la inacción de parte del Estado peruano llevó a que se catalogara a la hoja de coca –y no sólo a uno de sus derivados- como estupefacientes-.(*)



Artículo 26

EL ARBUSTO DE COCA Y LAS HOJAS DE COCA

2. En la medida de lo posible, las Partes obligarán a arrancar de raíz todos los arbustos de coca que crezcan en estado silvestre y destruirán los que se cultiven ilícitamente.

Artículo 49

Inc. 2

e) La masticación de hoja de coca quedará prohibida dentro de los 25 años siguientes a la entrada en vigor de la presente Convención…….

Articulo 22

DISPOSICION ESPECIAL APLICABLE AL CULTIVO

Cuando las condiciones existentes en el país o en un territorio de una Parte sean tales que, a su juicio, la prohibición del cultivo de la adormidera, del arbusto de coca o de la planta de la cannabis resulte la medida más adecuada para proteger la salud pública y evitar que los estupefacientes sean objeto de tráfico ilícito, la Parte interesada prohibirá dicho cultivo.

Además, la Convención Única planteó la posibilidad aunque no la obligación- de que los Estados prohibieran específicamente las actividades de cultivo


El cultivo de coca sólo está permitido con fines de preparación como agente soporífero que no contenga alcaloide y por tanto, cualquier cultivo con la finalidad diferente es prohibido. Esta disposición obligaría a eliminar el "cacchado" o el "acullicu" de la hoja de Coca tanto en el Perú como en Bolivia y, consecuentemente, también el cultivo del arbusto, con la salvedad relativa a la utilidad aludida.
Art. 3: “Siempre que una de las Partes o la Organización Mundial de la Salud posean datos que, a su parecer, puedan exigir una modificación de cualquiera de las Listas, lo notificarán al Secretario General y le facilitarán los datos en que basen la notificación.”

La Convención menciona explícitamente la posibilidad de retirar un estupefaciente de las Listas (Art. 3, 6). El gobierno que solicite el retiro de la hoja de coca de la Lista I debe acompañar su notificación con datos y textos científicos que puedan ayudar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la Comisión de Estupefacientes en su consideración del pedido.


Los criterios fundamentales en base a los cuales el Comité deberá determinar si la hoja de coca puede ser retirada de la Lista I son: (a) si produce dependencia y efectos nocivos semejantes a otras sustancias en la Lista, o (b) si es fácilmente convertible en una sustancia de la Lista, en este caso, en cocaína.
La eliminación del masticado de la hoja de coca fue sometida a un plazo al cual estaría sujeto el Perú. El plazo fijado por la Convención de 1961 se venció para el Perú a partir del 12 de diciembre de 1989.

Se permite la aplicación industrial, como en el caso de jarabes y mates, pomadas, etc., también están los productos de índole cosmética: pasta dentífrica y champú.


Las aplicaciones industriales de la hoja de coca no-farmacéuticas más famosas son el Vin Mariani y Coca Cola. Ambos lograron abrir mercados grandes como estimulante natural de uso en las diferentes capas de la sociedad. Coca Cola cambió la receta en 1906, usando la hoja de coca como agente saporífero sin alcaloides, la cual quedaría luego legitimada con el artículo 27 de la Convención Única de 1961.

Artículo 27

DISPOSICIONES SUPLEMENTARIAS REFERENTES A LAS HOJAS DE COCA EN GENERAL

1. Las Partes podrán autorizar el uso de hojas de coca para la preparación de un agente saporífero que no contenga ningún alcaloide y, en la medida necesaria para dicho uso, autorizar la producción, importación, exportación, el comercio y la posesión de dichas hojas.

CONVENIO SOBRE SUSTANCIAS PSICOTRÓPICAS DE 1971
Se celebró en Viena del 11 de enero al 21 de febrero de 1971.

En materia de la información necesaria para prevenir el uso indebido de sustancias psicotrópicas y combatir su tráfico ilícito con la finalidad de restringir su uso a fines lícitos, en su artículo 16, referido a los informes que deben suministrar las Partes, reitera la presentación de informes estadísticos anuales de conformidad con los formularios preparados por la JIFE y, establece que las Partes podrán pedir a la Junta la confidencialidad de los datos suministrados de acuerdo a lo señalado en el numeral 5 de dicho artículo.


CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO DE ESTUPEFACIENTES Y SUSTANCIAS SICOTRÓPICAS DE 1988

Aprobada el 19 de diciembre de 1988

Estableció que los países miembros tenían que adecuar sus legislaciones a dicha Convención.

Señala en su articulo 14 inciso 2 que “cada una de las partes adoptará medidas adecuadas para evitar el cultivo ilícito de plantas que contengan estupefacientes o sustancias psicotrópicas tales como las plantas de adormidera, los arbustos de coca...”. Sin embargo, es bueno resaltar que en este mismo inciso se dice a continuación que, “Las medidas que se adopten deberán de respetar los derechos humanos fundamentales tendrán debidamente en cuenta los usos tradicionales lícitos, donde al respecto exista la evidencia histórica, así como la protección del medio ambiente.”


El derecho fundamental de los pueblos indígenas al consumo tradicional de la hoja de coca quedó recogido de alguna manera en esta Convención a través del artículo 14 inciso 2, donde se establece:

Las medidas que se adopten deberán respetar los derechos humanos fundamentales y tendrán debidamente en cuenta los usos tradicionales lícitos, donde exista evidencia histórica al respecto, así como la protección del medio ambiente”.

Esta provisión bien podría ser la excepción de la regla, pero además de ser ambigua, no funciona en la práctica.


  • El artículo 14 fue añadido, modificando la redacción original, gracias a los esfuerzos de las delegaciones boliviana y peruana que se opusieron a la tipificación como delito del uso, consumo, posesión, adquisición y cultivo de la hoja de coca para consumo personal.

Desafortunadamente el artículo 14 fue "neutralizado" conforme a los pedidos de otros países mediante el artículo 25 de la misma Convención, según el cual las disposiciones y obligaciones que emanan de 1961 no quedan derogadas.


Este documento adoptó frente al consumo personal de drogas y los demás actos dirigidos hacia el propio consumo, una postura abiertamente criminalizadota, es así que en el inc.2 del art.3º declaro punible: “la posesión, la adquisición o el cultivo de estupefacientes o sustancias psicotrópicas para el consumo personal.”

Con sujeción a sus principios constitucionales y a los conceptos básicos de su ordenamiento jurídico, cada una de las partes adoptará las medidas que sean necesarias para tipificar como delitos penales conforme a su derecho interno, cuando se cometen intencionalmente, la posesión, la adquisición o el cultivo de estupefacientes o sustancias psicotrópicas para el consumo personal en contra de lo dispuesto en la Convención de 1961, en la Convención de 1961 en su forma enmendada o en el Convenio de 1971.”

Las NN.UU, preocupadas por la magnitud y la tendencia creciente de la producción, la demanda y el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, que representan una grave amenaza para la salud y el bienestar de los seres humanos y que menoscaban las bases económicas, culturales y políticas de la sociedad; y reconociendo la necesidad de fortalecer y complementar las medidas previstas en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, en su Protocolo modificatorio de 1972 y en el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971; en su artículo 23, en materia de la información estadística reitera que la JIFE preparara  un informe anual y análisis de la información que las partes hagan llegar.
En el  área de la producción de drogas, el problema conceptual y de efectos legales más notorios, es el que se refiere al cultivo y usos "culturales" de plantas de las que se extraen sustancias estupefacientes. En el caso del arbusto de la coca y producción de hoja de coca, en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, se estableció la prohibición respecto a su cultivo al considerársele entre las sustancias estupefacientes de la Lista 1, criterio que ratifica la Convención de Naciones Unidas contra el Trafico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, de Viena de 1988.

Perú y Bolivia, principales productores y exportadores de hoja de coca a nivel mundial, coinciden en proponer la revisión de esta prohibición y la revalorización de sus usos tradicionales (Chacchado o acullicado de hojas secas), científicos e industriales.



LAS CONVENCIONES SOBRE ESTUPEFACIENTES DE LAS NN.UU. VULNERAN LOS DD.HH. DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE LOS ANDES

Así, el mate de coca, considerado inocuo y legal en diversos países de América del Sur, forma parte de una actividad ilegal según lo estipulado en la Convención de 1961 y en la Convención de 1988



TÍTULO II

LAS CONSTITUCIONES

CONSTITUCION DE 1979

Artículo 2.­ Toda persona tiene derecho:

20.- A la libertad y seguridad personales. En consecuencia:

g) Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del Juez o por las autoridades policiales en flagrante delito.

En todo caso el detenido debe ser puesto, dentro de veinticuatro horas o en el término de la distancia, a disposición del Juzgado que corresponde.

Se exceptúan los casos de terrorismo, espionaje y tráfico ilícito de drogas en los que las autoridades policiales pueden efectuar la detención preventiva de los presuntos implicados por un término no mayor de quince días naturales, con cargo de dar cuenta al Ministerio Publico y al Juez, quien puede asumir jurisdicción antes de vencido el termino.

Artículo 17.­ El Estado reglamenta y supervisa la producción, calidad, uso y comercio de los productos alimenticios, farmacéuticos y biológicos. Combate y sanciona el tráfico ilícito de drogas.

CONSTITUCION DE 1993

Artículo 2.- Toda persona tiene derecho:

24. A la libertad y a la seguridad personales. En consecuencia:

f. Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del Juez o por las autoridades policiales en caso de flagrante delito.

El detenido debe ser puesto a disposición del juzgado correspondiente, dentro de las veinticuatro horas o en el término de la distancia.



Estos plazos no se aplican a los casos de terrorismo, espionaje y tráfico ilícito de drogas. En tales casos, las autoridades policiales pueden efectuar la detención preventiva de los presuntos implicados por un término no mayor de quince días naturales. Deben dar cuenta al Ministerio Público y al Juez, quien puede asumir jurisdicción antes de vencido dicho término.

Artículo 8.- El Estado combate y sanciona el tráfico ilícito de drogas. Asimismo, regula el uso de los tóxicos sociales.

…………………………..…..:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::…

Decreto Legislativo 824  Ley de Lucha contra el Narcotráfico – publicada el 24/04/96 – Establece la improcedencia del Hábeas Corpus en Tráfico Ilícito de Drogas. Así, el art. 17 prescribe que no proceden las acciones de Hábeas Corpus a favor de las personas involucradas en el delito de tráfico ilícito de drogas durante la detención preventiva en la investigación policial, en la que haya participado el Ministerio Público y el caso haya sido puesto en conocimiento de la autoridad judicial competente. A sensu contrario, sí procedería el Hábeas Corpus si es que no ha participado el Fiscal Provincial en lo Penal, ni tampoco se le haya comunicado al Juez Penal.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal