Tesis judaísmo Cuáles son los 13 principios de fe de Maimonides?



Descargar 1.35 Mb.
Página1/30
Fecha de conversión19.04.2018
Tamaño1.35 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30



Tesis judaísmo
1. Cuáles son los 13 principios de fe de Maimonides?


  1. Que el creador, bendito es su nombre, existe y dirige todo lo que existe.

  2. Que el es uno y único

  3. Que el no es corpóreo ni tiene aspecto corporal

  4. Que el antecedió a todos lo seres, incluso a los primeros

  5. Que solo a el hay que rendir culto, y no hay ningún otro ser

  6. Que el conoce los pensamientos de los seres humanos

  7. Que la profecía de nuestro maestro Moshe es verdadera

  8. Que Moshe fue el mas grande de todos los profetas

  9. Que la Torah fue entregada del cielo

  10. Que la Torah nuca cambiara en ningún momento

  11. Que el santo, bendito es, castiga a los malvados y otorga buena recompensa a los justos

  12. Que el Mesías vendrá

  13. Que en el futuro los muertos resucitaran.

INTRODUCCION

En todos los axiomas que hemos de enumerar se habla del "Creador" y del deber de adquirir "Emuná" en cada uno de los principios. El término Emuná no es creencia ni fe. La palabra Emuná está relacionada con la palabra Amen, que, a su vez está implicada con Emet, o sea, verdad. Cuando en cada principio se habla de Emuná Shelemá, significa que aceptamos estos axiomas con certeza absoluta. Cuando se habla de "Creador", se refiere al Todopoderoso, Quien creó el mundo de la nada absoluta. Incluso los conceptos elementales como el tiempo y el espacio fueron creados por D"s. Asimismo, la creación no fue un evento único del pasado, sino que es un fenómeno continuo, es decir, que el mundo se mantiene y sigue existiendo continuamente a partir de Su voluntad.

LOS TRECE PRINCIPIOS DE NUESTRA FE ENUNCIADOS POR RAMBAM


Yo creo con Fe completa...

Que el Creador alabado su nombre, creó y dirige el mundo, El únicamente hizo, hace y hará todos los hechos.

1. D"S COMO PRIMERA CAUSA Y FUENTE, PERFECTO Y QUE TODO DEPENDE DE EL

Que el Creador alabado su nombre no es corporal, no lo alcanzan las influencias corporales, y nada puede compararse a El.

2. UNICIDAD DE D"S, INDIVISIBLE, E INMUTABLE, SOLO CONDUCE EL MUNDO.


Que el Creador no posee cuerpo ni forma alguna.

3. D"S INCORPOREO, INCONDICIONABLE, OMNIPRESENTE.

Que el Creador alabado su nombre, Él es el principio y la eternidad.
4. D"S ETERNO E ILIMITADO EN EL TIEMPO.

Que a El Creador alabado su nombre es digno de hacer Tefilá y no hay a quien pedir fuera de El.


5. D"S OMNIPOTENTE.

Que todas las palabras de nuestros profetas son verdades.

6. QUE D"S REVELA CONOCIMIENTO Y SU VOLUNTAD A LOS SERES HUMANOS.

Que la profecía de Moshe Rabenu es verídica y él fue el padre de los profetas de todos los tiempos.


7. LA SUPERIORIDAD DE LA PROFECIA DE MOSHE SOBRE TODOS LOS DEMAS PROFETAS.

Que la Torá que tenemos es la misma que fue entregada a Moshe Rabenu.


8. LA DIVINIDAD ABSOLUTA DE LA TORA.

Que esta Torá no será cambiada y no habrá otra del Todopoderoso.


9. CARACTER INMUTABLE DE LA TORA.

Que el Creador alabado su nombre, sabe todo lo que la persona hace y conoce todos sus pensamientos.


10. D"S CONOCE TODAS LAS ACCIONES E INTENTOS DEL SER HUMANO.

Que el Creador alabado su nombre recompensa bien a los que cumplen sus Misvot y castiga a los que transgreden sus preceptos.


11. D"S RETRIBUYE CON PREMIO A QUIENES OBEDECEN LAS LEYES Y CASTIGA A QUIENES LAS VIOLAN.

Que el Mashiaj vendrá. Y aunque se demore esperamos cada día su llegada.


12. D"S ENVIARÁ AL MASHIAJ Y AUN SI SE DEMORARA, DE TODOS MODOS ANTICIPO DIARIAMENTE SU LLEGADA.

Que los muertos van a resucitar cuando sea la voluntad del Todopoderoso, alabado su nombre.


13. D"S HARÁ SUCEDER LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS EN EL MOMENTO QUE ÉL LO DECIDA.

DESARROLLO Y EXPLICACION DE CADA PRINCIPIO O AXIOMA

El primer axioma nos enseña a "saber" que todo aquello que ocurre en el mundo depende exclusivamente de D's para que acontezca. Nada sucede si no es Su voluntad que así sea. Cuando usamos el término "saber", nos referimos a un conocimiento claro con experiencia propia. De la existencia de D"s no sólo intuimos porque el orden y el diseño del mundo así lo implican, sino que lo sabemos a partir de todo lo que vimos en el momento de la salida de Egipto, como así también cuando lo percibimos claramente frente al Monte Sinaí. Si bien los seres humanos somos libres para poder obedecer Su mandato, y, por lo tanto, pudiera parecer que nosotros fuésemos los artífices de lo que está sucediendo, ningún movimiento del hombre sería posible sin la asistencia Di-vina aun cuando se oponga a lo que El ordena.

El segundo axioma nos enseña que D's es único y no existe absolutamente ninguna soberanía fuera de El o que compartiera el poder con El en el mundo. Como tal. El es indivisible, es inmutable y todo el mundo es conducido por El únicamente. Aún cuando muchos fenómenos que suceden alrededor nuestro pudieran parecer contradictorios unos con otros, lo cual condujo a muchos pueblos a atribuir poder a distintas deidades que adoraron, la Torá nos enseña que todo lo que acontece, tanto si nos parece bien o nos parece mal, surge a partir de un D's único. Los Sabios nos enseñan que "todo aquel que entra en ira, se considera como si fuese idólatra". La razón de esto es que si tuviese presente la Omnisciencia (conocimiento ilimitado de D's) y Su Omnipotencia, sabría que aquello que lo está irritando no escapa al Conocimiento y Voluntad Di-vina.


El tercer axioma nos enseña que D's es incorpóreo. Es imposible definir a D's en términos humanos porque estos son limitados. Aun cuando la Torá menciona los ojos, manos, corazón, etc. o sentimientos como ser el amor, el enojo y la alegría de D's, éstos son antropomorfismos (hablar de D's en términos humanos) para que podamos entender en nuestra experiencia y terminología aquello que se nos quiere hacer saber acerca de D's. Otras religiones crearon imágenes de sus deidades y les atribuyeron mitologías (historias de sus dioses con rasgos y debilidades humanos). Para el judaísmo, toda calificación física o anímica de D's sería una limitación inaceptable a Su omnipotencia.


El cuarto axioma nos enseña que D's es Eterno. Dado que es así, el pasaje del tiempo no Lo limita y no cabe en lo divino la idea del pasado, presente y futuro como tiempos separados. La eternidad es un concepto que trasciende al ser humano, quien en su estado físico tridimensional es finito. No obstante, el alma que posee todo ser humano le fue insuflada por D's, como esta escrito en Bereshit (Génesis) cuando nos habla de la creación del hombre, es a su vez eterna por extensión de lo Di-vino. Es así, que cuando fallece una persona y se lo entierra de acuerdo a la ley de la Torá, su alma no perece, sino que sigue existiendo.


El quinto axioma nos enseña acerca de la omnipotencia de D's: que no existe nada que El no pueda hacer y que, por lo tanto, no debemos invocar ninguna fuerza espiritual, humana o material para realizar nuestros deseos. (Aun cuando hay quienes piden ayuda espiritual a las personas santas, es para que ellos sumen sus plegarias a D's, Quien es el único que puede realmente asistir al ser humano). El hecho de que D's puede cumplir con todos nuestros pedidos, no quita que debamos emplear los recursos que por la Torá son lícitos para lograr aquello que necesitamos. La Torá misma nos exige que obremos con los medios terrenales en búsqueda de nuestros objetivos. Al mismo tiempo debemos rezar a D's para que colme nuestros deseos con éxito. El hecho que invoquemos a D's, no implica que El esté obligado a responder de acuerdo a nuestro pedido.


El sexto axioma nos enseña que D's hace saber Su voluntad a los seres humanos mediante los profetas a quienes Se revela para informarles aquello que quiere que sepan y, en ciertas ocasiones, que transmitan a una o muchas personas. Algunas profecías fueron reveladas para la posteridad, mientras que otras lo fueron únicamente para el momento. No llegan a ser profetas, sino ciertas personas con características morales determinadas. El profeta debe ser una persona libre de toda influencia que pudiera interponerse entre el mensaje de D's y su destinatario. Es por eso, que todos los profetas de Israel demostraron no temer a la reacción del pueblo ante los duros mensajes que transmitieron. Asimismo, debe ser libre de influencias internas, es decir que su mente debe gobernar totalmente su acción, sin que sus pasiones lleguen a dominarlo. En el momento que D's transmite una idea al profeta, éste sabe con certeza absoluta que se trata de una Revelación Di-vina.

El séptimo axioma nos enseña que la profecía de Moshe fue superior a la de todos los demás profetas. Así lo dice la Torá en Bamidbar (Números): "boca a boca hablo con él, con claridad y no con parábolas...", como así también al final de Devarim (Deuteronomio): "y no se levantó ningún otro profeta como Moshé en Israel a quien D"s se le comunicara cara a cara...". Después que el pueblo de Israel en su totalidad experimentó la profecía al percibir directamente la Voz de D"s en el Monte Sinaí cuando El transmitió los mandamientos, pidieron no escuchar m s el resto de los mandatos, sino por medio de Moshé. Ninguno de los profetas de Israel contradijo la profecía de Moshé, sino que, por el contrario, instaron al pueblo a seguir fíeles a su enseñanza.

El octavo axioma nos enseña que toda la Torá escrita, como así también la Torá Oral, son íntegramente divinas. Sería inconcebible que un D's bondadoso creara seres racionales con conciencia moral (del bien y del mal) y no nos informara cuál es el bien y cuál es el mal. D's informó a Adam, el primer hombre, cuáles eran sus deberes y luego la Torá contiene las leyes que D's ordenó a Israel en el pacto que hicieron frente al Sinaí y nuevamente a la entrada a la tierra de Israel. Ninguna palabra de lo que enuncia la Torá fue invento de Moshé. Los Sabios, desde el mismo Moshé, sumaron decretos que sirven para proteger a la Torá. Esto lo hicieron porque la misma Torá exige a los Sabios que cuidarán que el pueblo siga observando la Ley. Los decretos de los Sabios deben ser respetados con la misma minuciosidad que las leyes de la Torá (salvo cuando ellos mismos decretaran lo contrario, como ser en caso de enfermedad).

El noveno axioma nos enseña que la Torá no será modificada en absoluto siquiera por D's Mismo. La ley de la Torá es perfecta, por ser obra de D's Mismo y por estar creada "a medida" para la necesidad moral del ser humano. Aún cuando, con los tiempos, los aspectos periféricos del ser humano pudieran modificarse, sus rasgos morales son idénticos a través de los tiempos y la observancia de la Torá que es la Voluntad de D's, lima sus asperezas para convertirse en un ser espiritual y poder percibir Su remuneración en el Mundo Venidero. Los judíos de todas las épocas no escatimaron esfuerzos para transmitir totalmente la Torá, su estudio profundo y su observancia estricta y cabal. Distintos grupos de judíos intentaron crear modos de vida en los cuales aceptaron observar únicamente las leyes que les agradaban. Todos desaparecieron con el tiempo y el judaísmo se siguió transmitiendo solo a través de aquellos que fueron fieles a la integridad de la Torá.

El décimo axioma nos enseña que D's sabe absolutamente todo lo que hace cada ser humano como así también los motivos que lo mueven a actuar de cierta manera. Aun cuando las personas podemos intentar (y llegar a engañar a) otros y hasta a nosotros mismos aparentando como si fuésemos nobles y bondadosos, no hay nada que el ser humano pueda esconder de D's, Quien sabe y recuerda hasta aquello que el propio ser humano olvida con el tiempo, dado que con El no hay olvido.


El decimoprimero axioma nos enseña que todas las acciones del ser humano trascienden y que: D's retribuye al hombre de acuerdo a sus acciones: Premia por el bien y castiga por el mal. Una acción buena no cubre por otra mala, ni viceversa. Tanto el premio como el castigo se dan en el Mundo Venidero que es completamente espiritual. Este mundo en el que vivimos es un mundo de prueba para, mediante la obediencia a D's, lograr llegar a estar cerca de El eternamente en el Mundo Venidero que es el mayor placer al que puede aspirar un ser humano. Ningún placer y ninguna satisfacción de este mundo pueden retribuir siquiera por una sola buena acción, pues los placeres terrenales nunca son eternos. Aun así, D"s promete en la Torá que asistirá a quienes observan la Torá, para que puedan seguir observándola. Aun cuando los profetas pudieron percibir algo de lo que sucederá cuando venga el Mashiaj (axioma decimosegundo), ninguno pudo observar en su profecía alguna de las características del Mundo Venidero.


El decimosegundo axioma nos enseña que llegará el Mashiaj en el momento que D's lo disponga y aún si se demorara no dejamos de anticipar su llegada diariamente. En muchos lugares de la Torá y de los profetas se hace alusión a la llegada del Mashiaj. Sin embargo, existen muchos detalles de su naturaleza que ignoramos, como así también la fecha de su llegada. Sí sabemos que será un rey de carne y hueso que reinará sobre Israel y quitará el yugo de sumisión debajo de las demás naciones. Será un Sadik (una persona santa) descendiente del rey David y traerá paz al mundo, entre Israel y entre todas las naciones. Asimismo, provocará que todo Israel observe la Torá. Hay disenso entre los Sabios acerca de si habrá alguna modificación en las leyes de la naturaleza cuando llegue el Mashiaj. La razón por la cual los Sabios ansiaron tanto la llegada del Mashiaj se debe a que en aquel momento podrán dedicarse de lleno al estudio de la Torá sin interrupciones y molestias que sufrimos actualmente.


El decimotercero axioma nos enseña que en algún momento del futuro resucitarán todos los fallecidos, si fueron justos en esta vida y creyeron en este axioma a partir de lo que está escrito en la Torá. En este axioma, tal como en el anterior, no sabemos ni cuándo se cumplirán, ni las características de aquel evento. En varios lugares de la Torá como así también en la profecía de lejezquel (Ezequiel), se hace alusión a que la muerte terrenal es temporaria y que, en algún momento, las almas volverán a vestirse con cuerpos. Esto explica, a su vez, ciertas leyes y ritos que se acostumbran en el momento de la muerte y del entierro.


Extraído de la pagina www.shavuatob.com

2. Describa los siguientes símbolos:


LOS TEFILIN
Constituye una de las más importantes mitzvot. Fue observada y guardada por miles de años, como preciado tesoro, hasta el presente:

Y atalos como señal

sobre tu mano
y como un emblema

entre tus ojos


(Deuteronomio 6:8)
¿QUE ES LO QUE ATAMOS?

A simple vista, los tefilin no son más que un par de simples cajitas negras con largas correas de cuero. Cuál es el sentido? Para qué tantos reglamentos y leyes con respecto a los tefilin? Qué secreto encierran?.


¿QUE SON LOS TEFILIN?

Un concepto fundamental relacionado con los tefilin es la Salida de Egipto, el Exodo. "Y será una señal (...) porque con mano fuerte te sacó D´s de Egipto". El Exodo ocurrió hace 3000 años, pero sigue presente constantemente y constituye un factor muy importante en el judaísmo. Para poder comprender el motivo de este fenómeno, debemos remontarnos al nacimiento mismo del judaísmo y notar su diferencia con todas las demás religiones. Las otras religiones del mundo comienzan a partir de un solo individuo. Este afirma tener un mensaje especial y gradualmente va reuniendo seguidores, quienes diseminan y difunden su palabra, logrando más adeptos, y, así, nace una nueva religión. El judaísmo es totalmente distinto. D´s reunió a un pueblo entero, tres millones de personas, al pie del monte Sinai, y proclamó Su mensaje.


Cada hombre, mujer y niño oyó la voz de D´s enunciando los Diez Mandamientos. Tal fue el lazo fraguado entre D´s e Israel. Este acontecimiento - punto culminante del Exodo - fue único en la historia de la humanidad. Es esencial no olvidarlo. Nos dice la Tora (Deut.4:9,10): "Estén alertas y cuiden de no olvidar las cosas que vieron con sus propios ojos. No permitan que se les vaya de la mente mientras vivan. Enséñenselas a sus hijos, y a los hijos de sus hijos. El día en que estuvieron ante D´s...". los tefilin contienen en su interior pergaminos cuyo texto trata del Exodo. Por lo tanto, nos unen a nuestro pasado, en particular a aquel acontecimiento maravilloso, único.

Es necesario comprender el verdadero significado del Exodo y el Sinaí: todo un pueblo oyó la voz Divina. Oír la voz de D´s no es algo sencillo. Sólo los profetas llegan a ese nivel. En Sinaí, todo el pueblo - hombres y mujeres, jóvenes y ancianos - llegaron al nivel de profecía. Hay muchas maneras de acercarse a D´s: filosóficamente, por medio del intelecto y análisis; un nivel más íntimo sería por medio de la meditación y el rezo, místicamente; no obstante, la claridad total con respecto a lo Divino es el nivel de profecía. Se oye una voz clara y se recibe un mensaje lúcido.

En el Sinaí, cada judío llego a este nivel. Los tefilin nos regresan a este único momento. No cualquiera puede ser filósofo, menos aún comprender el misticismo. Profetas ya no hay. Pero podemos recordar. Cuando atamos los tefilin a nuestros cuerpos, revivimos el infinito lazo de amor que se forjó en Sinaí Hubo Tzadikim -hombres santos- que tuvieron una experiencia mística cada vez que se pusieron los tefilin. Podían sentir que las palabras de los pergaminos literalmente les quemaban en el corazón y el alma. Es posible que nunca lleguemos a este nivel,. Pero podemos comenzar... D´s nos ha dado el mandamiento de Tefilin y explicado claramente como hacerlo. Los tefilin pueden parecer simples cajas y correas, pero son mucho, mucho más...


(Extraído del libro "Tefilin", Rabi Aryeh Kaplan)


¿COMO SON LOS TEFILIN?

Los Tefilin son dos: uno se coloca en el brazo (Shel Yad) y el otro sobre la cabeza (Shel Rosh). Los tefilin están compuestos por dos cajas cuadradas forjadas artesanalmente con cuero de un animal kasher. Las cajas deben ser cuadradas. La caja (ktzitzá) esta apoyada sobre una base (titurá) con una especie de ojal alargado (ma´abarta)por la que pasa la cinta de cuero (retzuá). Lo mejor , dentro de lo posible, es que la ktzitzá y la ma´abarta estén hechas de una sola pieza de cuero, preferentemente grueso, dado que las cajas deben ser cuadradas y el cuero puede ser limado. Los tefilin deben ser de color negro. El tefilin del brazo (shel yad) es hueco y contiene una sola cavidad, mientras que en el tefilin de la cabeza (shel rosh) hay cuatro divisiones donde se introducen los fragmentos correspondientes. El Tefilin de la cabeza tiene en sus caras laterales dos shin en relieve, la de la derecha es la shin común de tres brazos, mientras que la del lado izquierdo tiene cuatro. Las cintas deben ser de cuero de animales puros (kasher) y deben ser negras en su parte externa.


¿QUE CONTIENEN LOS TEFILIN?

Los tefilin contienen en su interior cuatro párrafos de la Torá: - Kadesh Li (Exodo 13:1-10), contiene nuestra obligación de recordar el Éxodo de Egipto. - Vehaya Ki Yeviaja (Exodo 13:11-16), trata nuestra obligación de transmitir esta tradición a nuestros hijos. - Shemá Israel (Deut. 6:4-9), trata la unidad de D-s y de nuestro mutuo lazo de amor. - Vehaya Im Shamoa (Deut. 11:13-21), declara la responsabilidad del hombre hacia D-s. Estas cuatro secciones de la Torá que hablan de los tefilín: dos secciones lo describen como señal de la redención de Egipto, la cual condujo a nuestra nación cerca de D´s. La tercera declara que los tefilín son para atestiguar la unicidad de D´s, para motivarnos a amarlo y dedicarnos a la Torá; la cuarta sección nos enseña nuestro deber de cumplir las mitzvot y de tener conciencia de la Providencia de D´s y la recompensa y el castigo. Todo esto recordamos cuando vestimos los tefilín.

En cuanto al orden en que deben ir los cuatro fragmentos existen dos tradiciones:la más aceptada es la de Rashi y Maimónides,que conserva el orden de aparición de los párrafos en la Torá; la otra tradición es la el nieto de Rashi, Rabenu Tam, quien dejó el orden original en los fragmentos de Shemot (Exodo) pero invirtió los de Devarím (Deut.) . La Halajá adopta la modalidadn según Rashi, pero hay quienes acostumbran colocarse también los Tefilin de Rabenu Tam luego de los de Rashi en la parte final de la tefilá de Shajarit (matutina). Estos párrafos deben ser escritos sobre un klaf (pergamino de cuero animal curado y alisado en su parte interior para poder escribir sobre él) por un sofer stam (escriba de textos sacros).
EL EFECTO DE LOS TEFILIN Y SU INFLUENCIA

El Rambam (Maimónides) dice: "la santidad de los tefilín es extremadamente grandiosa, mientras los tefilín están sobre la cabeza del hombre y sobre su brazo, él es humilde, teme a D´s, no se inclina hacia el desenfreno y la conversación inútil, y no tiene pensamientos malos; por el contrario, su corazón se vuelve hacia las palabras de verdad y justicia". (Mishné Tora Hiljot Tefilin 4:25) El no escribe que debería ser de este modo, sino sencillamente lo que es. Un hombre llevando el tefilín es un hombre ideal. La verdad y la justicia son la melodía fundamental de la Tora y aquí se la escucha claramente. Este es uno de los tres signos o señales Divinas palpables en el mundo material (junto con Shabat y Brit Milá).

Los tefilin de la mano santifican el miembro que representa la acción. Se llevan cubiertos: "para ti como una señal, pero no para los otros como una señal" (Shuljan Aruj, Oraj Jaím 27:11 - Talmud Menajot 37b) Los tefilin de la cabeza santifican el deposito del conocimiento. Ellos deben ser llevados descubiertos: "y todas las naciones del mundo verán que el nombre de Hashem es dirigido hacia ti, esto se refiere a los tefilin de la cabeza".(Talmud Berajot 6a). Los actos deben ser realizados recatadamente. Las creencias deben ser expresadas claramente delante de todos. Los tefilin, también, son un "signo". Mientras los llevamos, sentimos la inspiración divina como el Rambam (Maimónides) declara en el párrafo citado arriba. (Extraído del libro "Senderos. Breve introducción al mundo de la Torá", Rabino Shelomo Wolbe, editado por la Asociación Religiosa Educativa y Cultrural "Concordia Israelita- Ajdut Isael") EL MENSAJE DE LOS TEFILIN Una de las cajitas se coloca sobre el brazo izquierdo de modo que descanse contra el corazón, lugar donde residen las emociones. La otra cajita se coloca en la cabeza, arriba de la frente de modo que descanse sobre el cerebro. De esta manera nuestra atención es dirigida a la cabeza, el corazón y la mano, que representa la acción.

No sirve actuar sin medir consecuencias, tampoco dejarse llevar por las emociones y los impulsos inmediatos; sin embargo quedarse sólo en el campo teórico e intelectual tampoco es bueno; muchas veces lo estrictamente racional no implica satisfacción ó tranquilidad emocional. Debemos comprender y efectivizar el mensaje de los tefilin: para actuar de la mejor manera hay que saber encontrar el equilibrio entre el intelecto, las emociones y la acción, lo que nos conllevará en todos los órdenes de la vida a la decisión más acertada y a un nivel elevado de tranquilidad, armonía y paz.


La mayoría de los pesares, angustias y sufrimientos de la vida podrían ser evitados, si aprendiésemos esta importante lección: debemos aplicar simultáneamente la cabeza y el corazón para emprender la solución todos nuestros problemas, Ambos y no uno solo. este saludable balance constituye el primer paso en el camino a nuestra seguridad personal, al coraje, a la esperanza y a la paz interior. Estas eternamente preciosas cualidades que el judío debe desplegar, son esenciales para servir al Creador y a la humanidad. Y los TefiÍin producen esas características beneficiosas si el precepto es observado con espíritu de verdadero respeto.


COLOCACION DE LOS TEFILIN

Se coloca el tefilin shel yad (del brazo) sobre el biceps de la brazo débil (contrario al que realiza trabajos: escribir, cortar, etc), levemente inclinado hacia el corazón, antes de ajustar la retzuá (correa) se dice la bendición. Hay que tener en cuenta que esta bendición recae también en el tefilin shel rosh (de la cabeza), por lo tanto debe cuidarse de no interrumpir ni hablar hasta que no termine de colocarse ambos tefilin.


BARUJ ATA A-DO-NAY E-LO-HENU MELEJ HAOLAM ASHER KIDESHANU BEMITZVOTAV VETZIVANU LEANIAJ TEFILIN


Bendito Tú, Eterno, D´s nuestro, Soberano del Universo, Quien nos santificó con sus preceptos y nos ordenó colocarnos Tefilin.


Coloca la retzúa (correa) sobre el antebrazo, y continúa dando desde allí siete vueltas, hasta llegar a la muñeca.





Sostiene la correa con la mano (para que no se suelte del brazo) y se coloca el tefilin shel rosh (de la cabeza) en la parte delantera de la cabeza, aproximadamente hasta donde comienza a crecer el cabello (no sobre la frente!), justo en el centro de la misma. El nudo del tefilin shel rosh debe estar más arriba del hueso de la nuca. Las retzuot (correas) penderan de ambas partes del cuello, sobre el frente. Sólo si interrumpió o habló entre la bendición y la colocación del tefilin shel rosh, dice la siguiente bendición:

BARUJ ATA A-DO-NAY E-LO-HENU MELEJ HAOLAM ASHER KIDESHANU BEMITZVOTAV VETZIVANU AL MITZVAT TEFILIN. Bendito Tú, Eterno, D´s nuestro, Soberano del Universo, Quien nos santificó con sus preceptos y nos ordenó lo referente al precepto de Tefilin.







 


Concluye rodeando la correa del tefilin shel yad (de la mano) sobre el dedo mayor, primero dando una vuelta el el hueso medio de la falange, luego dos vueltas en el hueso de la falange que esta unida a la palma , de modo que forme la letra Shin, finaliza rodeando la correa sobre la palma.



Mientras coloca la retzúa sobre el dedo medio recita lo siguiente:

VEERASTIJ LI LE OLAM VEERASTIJ LI BETZEDEK UBMISHPAT UBJESED UBRRAJAMIM. VEERASTIJ LI BEEMUNA VEYADATA ET A-DO-NAY.


Te desposaré conmigo para siempre. Te desposaré conmigo con rectitud y justicia, con amor y compasión. Te desposaré conmigo con fidelidad y conocerás a D´s.












Extraído de la pagina www.shavuatob.com


Talit:
La primer prenda que un varón judío debe ponerse por la mañana al levantarse es el talit katán, un manto flecado también conocido con el nombre de arba kanfot (literalmente cuatro extremos o puntas).

El Creador a través de Su profeta Moisés, nos ha ordenado portar tzitzit (flecos), enlazados a las cuatro esquinas de un manto "para que puedas mirarlos y recordar todos Mis preceptos y cumplirlos" (Números 15:39). La palabra Tzitzit tiene un valor numérico de 600 (sumando el valor de cada una de sus letras en hebreo) que junto a los ocho hilos y a los cinco nudos de los flecos o tzitzit equivale a 613, los 613 preceptos. Los tzitzit infunden a su portador la determinación de observar las leyes divinas, controlando los impulsos y absteniéndose de caer en incitaciones y tentaciones no deseadas que llevarían a transgredirlas.

Se cuenta que en sus últimos días el Gaon de Vilna fue visitado por sus alumnos quienes lo vieron llorar con gran desconsuelo. Muy sorprendidos le dijeron: "!Rab, Ud se ocupó de la Torá día y noche con esfuerzo y dedicación! seguramente será recibido en el Gan Eden con especial honra y su lugar será junto a los ángeles. Por qué llora?. El Rab tomó su talit diciendo: "En este mundo, por pocas monedas puedo comprar un talit y cumplir con la mitzvá de Tzitzit, que equivale a todos los preceptos juntos. Cuando parta de este mundo ya no podré cumplir mitzvot y es por eso que estoy llorando..." Una anécdota por demás elocuente sobre el valor que tiene este precepto.

El Talit gadol o manto grande de oración de cuatro extremos es el que se usa diariamente en el servicio religioso. El hombre judío se cubre con él durante todo el servicio religioso matinal, en Shabat y en días hábiles, exceptuando el 9 de Av. No se utiliza en los servicios vespertinos, excepto en el 9 de Av por la tarde y en Yom Kipur por la noche. Es generalmente largo y amplio para que el judío pueda envolverse con él o cubrirse la cabeza, logrando así apartarse de los asuntos mundanos y concentrarse más en su plegaria. Siempre debe colocarse antes de los tefilín, cuidando de que el ribete superior quede hacia afuera.

Se lo extiende, se lo toma con las dos manos y se pronuncia luego la siguiente bendición:

Baruj Atá Ado-nay Elo-he-nu Melej Haolam asher kideshanu vemitzvotav vetzivanu leit-atef betzitzit.

Bendito eres Tú, Señor,D"s nuestro, Rey del Universo, Que nos has santificado con Tus preceptos y nos has ordenado envolvernos en el talit.

Se coloca luego el talit sobre los hombros a modo de capa.

Si se debe acudir al lavatorio durante el servicio, se quitará el talit antes de entrar dejándolo afuera; no será necesario repetir la bendición al vestirlo nuevamente.

Extraido pagina www.judaicasite.com
Talit y Tzitzit

§ El precepto del siguiente pasaje ordena agregar franjas a prendas de cuatro bordes como recordatorio de todos los mandamientos del Señor:


"El Señor habló a Moisés diciendo: "Habla a los hijos de Israel y diles que se hagan flecos en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada fleco de los bordes un cordón azul. Y os servirá de fleco, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos del Señor, para cumplirlos; y no os dejéis llevar en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os corrompéis. Para que os acordéis, y hagais todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios. Yo, el Señor, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, el Señor, vuestro Dios.(Números 15:37-41)

§ Las prendas que no posean cuatro o más bordes no deben tener necesariamente los flecos especiales.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal