Tesis de Licenciatura



Descargar 84.25 Kb.
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño84.25 Kb.

La poética de Heredia y Li Bai: una feliz coincidencia

Ding Bowen

Universidad de Estudios Internacionales de Beijing

Resumen: Si la literatura es la esencia del arte universal, la poesía constituye un encuentro emocionante de la lengua y la literatura. En esta tesina, comparamos las obras de José María Heredia(1803--1839) y Li Bai(701-762), dos poetas de Cuba y de China respectivamente. Cuba y China son dos países geográficamente alejados. Sus historias tampoco disfrutan de mucha similitud. Además, los dos poetas vivían en distintas épocas, cuyas obras se expresaban en dos idiomas totalmente diferentes. Sin embargo, la poesía es un mar donde convergen diferentes afluentes. De tal manera las obras de estos dos poetas también gozan de coincidencias. Analizando estas coincidencias, nos acercamos a los elementos comunes entre personalidades de diferentes épocas y razas y literaturas en diversos idiomas, los cuales son muestra de una feliz armonía y contribuyen al entendimiento y solidaridad entre distintos pueblos.

Palabras clave: Coincidencia; poesía; personal; trascendencia

Introducción

Cuba y China son dos países remotos, con diferencias territoriales, históricas y culturales. A pesar de dichas distinciones, existen muchos puntos comunes entre ambas naciones: un pueblo laborioso e inteligente, una cultura rica, el espíritu amistoso, entre otros. En cuanto al campo artístico, ambos cuentan con una literatura brillante. En esta tesis, voy a presentar las características comunes entre las obras de dos destacados poetas de Cuba y de China: José María Heredia y Li Bai, respectivamente. Es sabido que estos dos creadores viven en épocas distintas; además, sus obras tampoco se expresan en un mismo idioma. Sin embargo, tras leer las obras de José María Heredia, y meditar en los poemas de Li Bai, consolidé esta propuesta. Sus experiencias personales extraordinariamente parecidas también constituyen un estímulo para hacer esta comparación.

El trabajo se estructura en tres capítulos: Caracteres y experiencias personales; Elementos comunes en sus poemas; Trascendencia de ambos poetas. En el primer capítulo, analizamos cuatro puntos coincidentes: Frecuentes cambios de residencia; Gran amor a la patria; Dedicación y frustración políticas; Desprecio a la riqueza, en busca de justicia y libertad. En el segundo capítulo, estudiamos tres aspectos fundamentales: Imágenes poéticas en sus obras; Obras del estilo lírico; Obras del estilo romántico. En los poemas de tanto Heredia como Li Bai, se destacan las imágenes relacionadas con la naturaleza, el amor íntimo interpersonal y el amor a la patria y al pueblo natal. Y muchas veces se abordan temas filosóficos e históricos. En el tercer capítulo, presentamos la trascendencia de ambos poetas. José Martí admiró muchas veces al poeta cubano. Li Bai también se destaca en la historia literaria de China. Además, ellos dos, situados en una etapa de transición, abrieron un nuevo período espléndido de poesía en la historia literaria de su país. Como los poemas de Li Bai son escritos en el idioma chino, citamos la versión de las traducciones realizadas por un erudito peruano, Guillermo Dañino.
ParteⅠ Caracteres y Experiencias Personales

Capítulo 1 Frecuentes cambios de residencia

1.1 José María Heredia

Heredia recorrió todo el archipiélago. Nació en Santiago de Cuba el 31 de diciembre de 1803. Con su familia pasó Heredia, muy niño, a la Florida; luego a Santo Domingo; después, en 1810, a Venezuela, por haber sido nombrado su padre Oídor de Valencia. Excepto los dos años en Santo Domingo, vivió en Venezuela hasta los 13 años junto con su padre. Cuando abandonó Venezuela a fines de 1817 por haber sido designado su padre Alcalde de Crimen en la Audiencia de México, José María Heredia pasó por México y luego permaneció en Cuba unos 18 meses. Poco después de ser denunciado por sus actividades políticas, fue a los Estados Unidos en 1823. A partir de 1825 Heredia empezó a vivir en México lo que le quedaba de su corta vida. Durante esos años en México, él tenía muchas ganas de ver de nuevo a su madre y pisar la tierra cubana, luego de tantos años de destierro. Escribió al capitán solicitando su regreso. Así, José María Heredia volvió a La Habana en noviembre de 1836 para una estancia de solo 2 meses. Fue recibido con frialdad por los círculos criollos. Finalmente tuvo que regresar a México donde murió muy poco tiempo después, apenas a los 35 años. Sus huesos se perdieron en una fosa común.



1.2 Li Bai

Li Bai fue el hijo de un comerciante rico. El lugar de su nacimiento es incierto, pero muchos investigadores creen que nació en Suiye de Asia Central, o sea, cerca del actual Tokmak de Kirguizistán. Cuando tenía solo cinco años se trasladó con su familia a Jiangyou, cerca de Chengdu de la actual provincia de Sichuan. A los 25 años, se dedicó a viajar por toda China, desarrollando una personalidad salvaje y libre.

El poeta fue presentado al emperador Xuan Zong en 742. Le fue otorgado un cargo en la Academia Hanlin, para formar a intelectuales de la corte imperial. Li Bai permaneció durante menos de dos años como poeta al servicio del emperador, pero al fin fue despedido por una indiscreción. En consecuencia, vagó por China durante el resto de su vida.

En el momento de la rebelión de An Lushan se involucró en una revuelta en contra del emperador. El fracaso de la rebelión tuvo como consecuencia su segundo exilio hacia Yelang. Fue absuelto antes de que el tiempo de su destierro terminara.

Esta gran personalidad en la historia china murió en Dangtu, en la provincia de Anhui. Algunos especialistas creen que su muerte fue resultado de un envenenamiento por mercurio luego de un largo historial de consumo de elixires taoístas para la longevidad, mientras que otros creen que murió por envenenamiento con alcohol.
Capítulo 2 Gran amor a la patria

2.1 José María Heredia

El despertar de la conciencia patriótica independentista se hizo bien envidente en la revolución ideológica y poética de José María Heredia, quien creó los primeros ejemplos de la lírica cubana. Siempre tuvo una preocupación humanista y un espíritu cívico.

Aunque nació en Santiago de Cuba, él tomó a España como patria en los primeros años. Sin embargo, frente a la patria hispánica, un tanto idealizada, se fue concentrando otra: el suelo que lo vio nacer. Las circunstancias ayudaron a precipitar el encuentro con su verdadera patria. El 31 de octubre de 1820 murió su padre y en febrero del año siguiente regresó a Cuba, junto con su familia.

Ya radicado en Matanzas hacia mediados de 1822, el 6 de agosto en el periódico El Revisor Político y Literario, se publicó la composición de Heredia titulada A la insurrección de la Grecia en 1820. En ella, por primera vez, se aludió directamente a la independencia de Cuba, para lo cual puso de ejemplo la insurrección de los griegos contra los turcos. El poeta ya había encontrado su patria. Y después salió su famoso poema patriótico La estrella de Cuba (Ángel Augier, 2003: 100).



Al sonar nuestra voz elocuente

Todo el pueblo en furor se abrasaba,

Y la estrella de Cuba se alzaba

Más ardiente y serena que el sol.

2.2 Li Bai

Li Bai concibió un amor profundo tanto al país como al pueblo durante toda la vida.

En un inicio, quería dedicarse al gobierno. Pero tras una serie de decepciones, él no pudo soportar más la corrupción de la corte. Por fin fue despedido por los soberbios. Se marchó de la capital; sin embargo, a pesar de eso, incluso en el destierro nunca dejó de preocuparse por el país.

A la vez, él mostraba mucha misericordia por la vida penosa de los compatriotas pobres. Escribió muchos poemas sobre la situación difícil de la gente común: campesinos, mineros, simples soldados, mujeres abandonadas y criadas de la corte, etc1.


Capítulo 3 Dedicación y frustración políticas

3.1 José María Heredia

Guiado por su padre, Heredia apareció como un pacificista desde niño. El ideal que el padre hizo asimilar al hijo era el de una paz bajo buenos gobernantes españoles, postura ingenua e idealista. Aunque viviendo la realidad venezolana de aquellos años de lucha por la independencia, no pudo ir más allá de la ideología paterna. Pero ya era un buen inicio su interés por graves asuntos de política en tan temprana edad.

Al llegar a Cuba, inició estudios de derecho. Heredia, desde Matanzas, no era un espectador ajeno a la convulsa situación del país. Publicó muchos artículos en el periódico, expresando que la independencia era la única solución tanto para evitar el restablecimiento del absolutismo, como para impedir que pasara la isla a manos de otros imperialistas.

Pero lamentablemente, poco después, comenzaron las detenciones. Por fin Heredia se fue de la Isla para Estados Unidos. Después, en México, Heredia participó activamente en la vida política. Era un mundo de disputas, revueltas, burocratismos y traiciones, así que sufrió más de una injusticia. La práctica de la independencia mexicana lo llevó a una desesperación. Trató de regresar a la querida isla. Sin embargo, lo que encontró durante los dos meses en La Habana no era más que la frialdad de los criollos. Volvió otra vez a México totalmente decepcionado. Así, no pudo morir en la tierra de la patria. Tampoco logró ver realizado su mayor sueño, la independencia de Cuba.



3.2 Li Bai

Gracias a su talento literario, Li Bai fue presentado al emperador Xuan Zong. Le concedieron un puesto en la Academia Hanlin donde el poeta trabajó menos de dos años. Luego fue despedido por una imprudencia. Por eso, se vio obligado a salir de la capital Chang´an.

Aunque no pudo cumplir su aspiración política, después de esa experiencia, logró conocer muy bien la corrupción política de la corte y la vida difícil del pueblo.

Guiado por el pensamiento del Confucio, se preocupó por el país durante toda la vida. Quería trabajar para el gobierno. Pero al mismo tiempo, no pudo soportar la realidad penosa y oscura. Esto se ve muy frecuente y claramente en sus poemas. Li Bai siempre criticaba la corrupción del gobierno con ironía y expresaba misericordia por el pueblo.


Capítulo 4 Desprecio a la riqueza, en busca de justicia y libertad

4.1 José María Heredia

Su obra era una literatura revolucionaria. La poesía era el eco estruendoso de los anhelos de libertad del creador. Heredia fustigó a los gobernantes que oprimían a Cuba, y los llamó: viles, traidores, insolentes, feroces. La estrella libre de Cuba, se elevaba ante los opresores, simbolizando los ideales de la emancipación.

También fue el pionero de ampliar el ámbito literario con una poesía que comprendía las ardientes protestas de indignación contra las injusticias.

El 30 de noviembre de 1889 José Martí hizo referencia a Heredia en un discurso pronunciado en Nueva York. En la parte inicial de su intervención asumía la responsabilidad de rendir homenaje a Heredia:“Despertó en mi alma, como en la de los cubanos todos, la pasión inextinguible por la libertad, se levante en su silla de gloria, junto al sol que él cantó frente a frente, y me tache de ingrato”2.

En sus poesía folosófica, José María Heredia manifestó desinterés por la riqueza. Por ejemplo, tenía versos como Quien se afana en ser rico no es prudente (Ángel Augier, 2003: 173), ¿Riquezas? ¿Para qué, si las riquezas causan a su dueño mil sustos, mil riesgos y mil ansias? (Ángel Augier, 2003: 262).

4.2 Li Bai

Fue influido tanto por el pensamiento confuciano como por el taoísta. Por eso, frente a la corrupción e injusticia política, Li Bai no podía soportar la realidad oscura y la vida sin libertad de expresión.

En sus obras, el poeta progresista cantó la justicia y libertad, criticó a los gobernantes y ricos, y también despreció el código ritual feudal. A pesar de su aspiración por proezas y méritos, nunca admiró la riqueza. En un principio, había decidido retirarse del gobierno después de contribuir con hazañas. La libertad, la justicia y el desprecio a la riqueza son precisamente la élite del pensamiento taoísta y Li Bai lo asimiló perfectamente.
ParteⅡ Elementos comunes en sus poemas

Capítulo 1 Imágenes de los poemas

José María Heredia transfirió su ímpetu amoroso en la identificación de los elementos como naturaleza, patria y amor íntimo interpersonales. Estas imágenes también constituyen los temas principales de los poemas de Li Bai.



1.1 Poema de la naturaleza

Niágara (Ángel Augier, 2003: 230-237) era el poema que más fama le había dado a José María Heredia, hasta el punto de que éste era conocido universalmente como “el cantor del Niágara”. La enérgica brillantez de la descripción de las cataratas siempre nos ha impresionado mucho. El poeta marchó del plano objetivo al subjetivo, o sea, desde la descripción de las cataratas hasta una meditación profunda.

Este poema era una de las culminaciones de la línea poética de Heredia que funcionaba como naturaleza-mujer-patria. Lo escribió en los Estados Unidos. Ante la contemplación de la naturaleza extranjera evocó la de la patria. Él describió las cataratas con unos versos donde predominaban los efectos auditivos dentro de un ritmo enfático, lleno de fuerza.



Sereno corres, majestuoso; y luego

En ásperos peñascos quebrantado,

Te abalanzas violento, arrebatado,

Como el destino irresistible y ciego.

Al mirar esa férvida corriente,

Que en vano quiere la turbada vista

En su vuelo seguir al borde oscuro

Del precipicio altísimo: mil olas,

Cual pensamiento rápidas pasando,

Chocan, y se enfurecen,

Y otras mil y otras mil ya las alcanzan,

Y entre espuma y fragor desaparecen.

Pasemos al gran poema de Li Bai del mismo tema, titulado Contemplo la Cascada del Monte Lu (Guillermo Dañino, 2004: 83).



El sol alimbra el Incensario Perfumado. Abunda la niebla morada.

Lejos, cuelga la cascada sobre el río.

Se precipita con ímpetu mil pies hacia el abismo.

¿No será el río de plata que desciende del noveno cielo?

En el primer verso, el Incensario Perfumado se refería a la montaña Xianglu, cuya forma era muy parecida a un incensario. El agua amerizando muy rápido, bajo el sol, se parecía a La niebla morada. Después, el poeta contempló la catarata desde lejos, describiendo el aspecto estático de la cascada. Estos dos primeros versos presentaban el panorama del paisaje, mostrándonos un dibujo magnífico. Mil pies era una hipérbole para describir lo alto de la montaña. Según la leyenda antigua de China, exiten 9 capas de cielo, y el superior es el noveno cielo. El río de plata se refería a La Vía Láctea. Le daba a la cascada cierto sentido mágico. Así, Li Bai nos presentó una cascada maravillosa con una serie de metáforas, hipérboles y fantasía, con las cuales nos dejó mucho espacio para imaginar.

Al comparar estos dos poemas trascendentales sobre la cascada, podemos encontrar muchos puntos comunes. Por ejemplo, ambas obras describen lo grandioso de la cascada a través de los sentidos del ser humano. En Niágara, destacan los efectos sonoros, mientras en Contemplo la Cascada del Monte Lu, se usa más el sentido visual. Además, igual que el verso Se precipita con ímpetu mil pies hacia el abismo de Li Bai, Del precipicio altísimo: mil olas, Y otras mil y otras mil ya las alcanzan también es una gran hipérbole.

1.2 Poema de amor íntimo interpersonal

Apasionados en los amores, decepciones, amistades y su propia concepción poética, José María Heredia y Li Bai nos han dejado una considerable cantidad de poemas con respecto al amor íntimo interpersonal.



1.2.1 Amor entre hombre y mujer

En el caso de José María Heredia, el tema amoroso en su expresión más personal se encontró ya en la colección manuscrita de poesías que realizó cuando tenía 16 años. Ya el diciembre de 1821 escribió el poema titulado A…,en el baile (Ángel Augier, 2003: 23-25), en cuya primera estrofa existía una curiosa identificación entre la mujer y elementos de naturaleza.



¿Quién hay,mujer divina,

Que al mágico poder de tus encantos

Pueda ya resistir?El alma mía

Se abrasó a tu mirar: entre la pompa

Te contemplé del estruedoso baile,

Altiva y mejestuosa descollando

Entre tanta,hermosura,

Cual palma grandísima y erguida

De la enlazada selva en la espesura.

Más grata es ¡ay! Que en el ardiente julio

De balsámica brisa el fresco vuelo,

Y tus ojos divinos resplandecen

Como el astro de Venus en el cielo.

En este poema, la palma, la brisa y la estrella solitaria de Venus son los tres elementos naturales utilizados para comparar la belleza femenina. Una gran parte de sus poesías tiene esto como el tema principal, entre ellas, Voto de amor (Ángel Augier, 2003: 64-66), A mi amante (Ángel Augier, 2003: 60), Recuerdo (Ángel Augier, 2003: 12), etc.

El siguiente es un poema de Li Bai, titulado Canción de Medianoche (Guillermo Dañino, 2004: 85), cuyo tema consiste en la añoranza de una mujer al esposo quien estaba luchando en la frontera del país.

En Chang´an,bajo un trazo de luna,

El ruido de mucha gente que golpea la ropa.

El viento de otoño no puede llevarse

Los sentimientos de la Puerta de Jade.

¿Cuándo aplstaremos al enemigo?

¿Cuándo volverá el amado de tierras lejanas?

En los primeros cuatro versos, la luna, el ruido y el viento de otoño nos muestran un ambiente melancólico. La Puerta de Jade era donde luchaba el esposo de la protagonista. Los últimos dos versos expresan directamente la tristeza y añoranza de la mujer.

Este poema también tiene mucho significado social. A través del amor conyugal, podemos ver que la gente común odiaba la guerra y aspiraba a tener paz.

1.2.2 Amistad

José María Heredia fortalecía mucho su amistad con Domingo del Monte. En los años de destierro, intercambiaba correspondencia con ese amigo.

Cuando estaba en México, rodeado de la frialdad del ambiente político y la injusticia, rogó al Capitán que le permitiera regresar a Cuba. Y obtuvo su consentimiento, pero cuando regresó todos los criollos lo recibieron con frialidad, excepto Domingo del Monte. Se puede sentir la amistad profunda entre los dos.

Aquí son los últimos versos del poema A D. Domingo Delmonte, desde el campo (Ángel Augier, 2003: 14-16), los cuales revelan perfectamente la importancia que le concedía Heredia a la amistad.



¡Oh amigos míos!

Vosotros ¡ay! Vosotros por ventura

También me olvidaréis...también perjuros...

¡Antes perezca yo! ¡Baje a la tumba,

Si nadie me ha de amar...! Desamorado,

Sin padre,sin amigos cariñosos,

¿Quién será más que yo desventurado?

Li Bai también nos dejó muchos poemas sobre la amistad, entre los cuales se destaca el siguiente titulado A Wanglun (Guillermo Dañino, 2004: 105).



Li Bai aborda el bote a punto de partir.

De pronto escucha en la orilla : se aproxima una canción.

Las aguas del lago Flor de Durazno no son tan profundas

como el sentimiento de Wang Lun al despedirme.

Wang Lun y Li Bai se conocieron al lado del lago Flor de Durazno que actualmente está ubicado en la provincia de Anhui. Cuando Li Bai viajaba por ese lugar, frecuentaba la casa de Wang Lun, quien no era más que un simple campesino. Antes de su partida, Wang Lun acudió a la costa con otros campesinos para despedirlo.



De pronto muestra la sorpresa del poeta. El se emocionó mucho por el afecto amistoso del amigo y decidió escribir un poema para expresar su agradecimiento. Como estaba al lado del lago Flor de Durazno, el poeta comparó la amistad con el agua. Y sacó la conclusión de que el sentimiento del amigo era incluso más profundo que el lago.

A través de este poema, podemos sentir directamente los afectos amistosos de este gran poeta, que incluso escribió para un simple campesino. Estos últimos versos se encuentran entre los más famosos de toda la historia literaria de China.



1.3 Poema filosófico e histórico

Ambos poetas cuentan con un espíritu filósofico, y también nos han legado muchas poesías históricas.



1.3.1 Poema filosófico

Además del ansia por la libertad, otra coincidencia evidente de sus conciencias es el desinterés por la riqueza, que también se muestra en sus obras.

En el soneto Vanidad de las riquezas, José María Heredia expresó la idea con estos versos.

Si la pálida muerte se aplacara

Con que yo mis riquezas le ofreciera,

Si el oro y plata para sí quisiera

Y a mí la dulce vida me dejara.

Quién se afana en ser rico no es prudente:

Si en que debe morir nadie se engaña,

¿Para qué trabajar inúltilmente?

A la vez, La vida pródigo con manjar delicado no es nada admirable, Volverán los miles de oro que se pierden son dos de los versos más famosos de Li Bai, con los cuales, expresó el desprecio a la riqueza.



1.3.2 Poema histórico

Los genios siempre saben aprender de la historia, entre ellos, están José María Heredia y Li Bai. Al pensar en las figuras y acontecimientos hitóricos, ellos pueden resumir algo significativo.

Por ejemplo, Heredia concluyó la vida de Napoleón con estos versos (Ángel Augier, 2003: 188):

Sin rey ni leyes,Francia desolada,

De anárquico furor cayó en la hoguera.

Tembló a su voz Europa consternada:

Reyes la dispensó con faz severa.

Al contemplar su fin desventurado,

Clama la Historia,que su genio admira:

¡No hay opresión,por fuerte,irresistible!

Li Bai tiene un poema de cuatro versos titulado Evocar la historia en el estado Yue. A través los primeros tres versos, Li Bai describió la famosa historia del rey del estado Yue, llamado Gou Jian. También imaginó lo espléndido del estado en aquella época. Pero en el último verso, el poeta volvió a la realidad. Frente al estado actual desolado, Li Bai suspiró por las vicisitudes frecuentes del mundo.



1.4 Poema de amor a la patria y al pueblo natal

El amor a la patria y al pueblo natal se expresa en dos tipos de poesía. Primero, las de nostalgia; segundo, las que cantan el paisaje de la patria.



1.4.1 Poema nostálgico

Por las actividades políticas, José María Heredia fue denunciado en 1823. Tras permanecer oculto más de un mes, se vio obligado a salir de Cuba rumbo a Estados Unidos. La visión de Heredia desterrado alcanzó su cumbre en el poema Himno del desterrado (Ángel Augier, 2003: 114-117) que escribió en septimbre de 1825, cuando avistó las costas cubanas en el viaje de los Estados Unidos hacia México.



¡Dulce Cuba!en tu seno se miran

En su grado más alto y profundo,

La belleza del Físico mundo,

Los horros del mundo moral.

¡Cuba! Al fin te verás libre y pura

Como el aire de luz que respiras,

Cual las ondas hirvientes que miras

De tus playas la arena besar.

Como un verdadero desterrado, Li Bai también solía expresar su añoranza al pueblo natal en sus poemas. Citamos el siguiente poema Añoranza en la Noche Serena (Guillermo Dañino, 2004: 85) como ejemplo.



Ante mi lecho un charco de luz.

¿La escarcha cubre la tierra?

Levanto los ojos y contemplo la luna.

Bajo la cabeza y pienso en mi hogar.

Es un poema nostálgico muy popular en China. Una noche tranquila, bajo la luna, el poeta pensaba en su tierra natal. Desde la antigüedad, la luna ha sido símbolo de nostalgia en China. Para un desterrado, es menos difícil olvidar esa añoranza en el día con el trabajo. Sin embargo, al caer la noche, la gente siempre se pone más sensible. No se oye nada más que el sonido del corazón.

El poeta acababa de despertarse, entreabrió los ojos, y confundió el chorro de luz de la luna con la escarcha. Aquí, la escarcha es una imagen muy bien usada, porque puede mostrar tanto el frío como lo brillante de la luna. También constituye una muestra de la soledad y la tristeza del poeta.

Los últimos dos versos describen el movimiento de la cabeza. Al contemplar la luna, el poeta se dio cuenta de que su pueblo natal también estaba bajo esa misma luna en ese momento, y cayó en la meditación. Esta meditación tiene mucho contenido. Nos deja un gran espacio para imaginar en qué estaba pensando, en sus padres, sus amigos o la tierra natal.



1.4.2 Poesía de paisaje de la patria

Al salir de los Estados Unidos, José María Heredia llegó a México. Precisamente al aterrizar en el suelo del sur, no tardó en cantar al paisaje y al clima típico del sur como los de la patria.

En la poesía Vuelta al sur (Ángel Augier, 2003: 112), se describen múltiples imágenes de la isla.

¡Cómo yo, del naranjo a la sombra,

En su seno mi frente posaba,

Y en sus labios de rosa libaba

Del deleite la copa falaz!

¡Dulce Cuba! en tu seno se miran

En su grado más alto y profundo,

La belleza del físico mundo,

Los horrores del mundo moral.

Te hizo el Cielo la flor de la tierra.

Como Li Bai viajó mucho por China, nos dejó gran cantidad de poemas de paisaje. A través de esos poemas, podemos concebir su amor a la naturaleza de la patria. Este poema de cuatro versos tiene mucha fama hasta hoy, cuyo título es Salgo de Baidi (Guillermo Dañino, 2004: 107).



Al partir por la mañana,Baidi entre nubes de colores.

Mil leguas a Jiangling en una vuelta de sol.

En las riberas no cesan los chillidos de los monos.

Ligero,nuestro bote cruza diez mil montes escarpados.

Baidi es una montaña ubicada en la provincia de Sichuan. Está en el curso superior del río Yangtsé. Jiangling, una ciudad de la provincia Hubei, se encuentra en el curso medio del dicho río.

Durante la rebelión de An Lushan, Li Bai se involucró en una revuelta contra el emperador. El fracaso de la rebelión causó su segundo exilio hacia Yelang. Fue absuelto cuando llegó a Baidi. Por eso, estaba muy contento y quería volver a Jiangling lo más pronto posible. De camino, escribió este poema.

Baidi entre nubes de colores quiere decir que la montaña es muy alta. También los diferentes colores son una buena muestra del buen humor del poeta. El segundo verso se trata de su deseo. Esperaba regresar a Jiangling en un día. Aquí se usa la hipérbole para mostrar la velocidad del barco y su impaciencia por volver. En los últimos dos versos, el poeta descripió la rapidez del bote con chillidos de los monos. El era capaz de fijarse en cualquier rincón de la nauraleza y encontrar imágenes geniales para expresar el sentimiento. Por eso, aquí mezcló muy bien el paisaje con el afecto. Li Bai ha dejado muchos poemas de este tipo, los cuales constituyen precisamente el símbolo de su amor a la naturaleza de la gran patria.
Capítulo 2 Estilo lírico

2.1 José María Heredia

Considerado por muchos como el mejor poeta lírico de la Perla del Caribe, su calidad lírica esencial es admitida desde su misma aparición y pronto se colocó a la cabeza de los poetas cubanos del momento.

La variedad de temas y motivos se enlaza en un hábil diseño interno, al cual le presta unidad el sentimiento sincero que cubre todas sus partes. Es bien conocida la caracterización del poeta como un ser de una sensibilidad penetrante y una imaginación que tiende a desbordarse. Por eso, encontramos a veces muy ligados sentimientos como el entusiasmo por la naturaleza, la amistad y el amor a la patria en sus versos líricos.

Aquí, ponemos como ejemplo unos versos suyos llenos de emoción del poema España libre (Ángel Augier, 2003: 69-77).



¡Cuánto es digna de envidiar vuestra suerte!

El morir por la patria es la bella muerte,

Muerte que eterna hará vuestra memoria.

¡Libertad! ¡Libertad! Himnos sonoros

A los héroes que firmes nos ladiero

2.2 Li Bai

Los poemas de Li Bai son cultivados con sentimientos. A veces, el poeta expresaba emociones directamente, mientras en otras tantas mezclaba su afecto con el paisaje. He aquí ejemplos de diversos casos.



¿Cuándo aplastaremos al enemigo?

¿Cuándo volverá el amado de tierras lejanas? (Guillermo Dañino, 2004: 93)

Estos dos versos líricos llenos de la tristeza y añoranza de la protagonista, expresan directamente sus emociones en forma de pregunta.



Esta noche, entre las notas, escucho arrancar los sauces.

¿Quién no se levanta el sentimiento de su pueblo natal? (Guillermo Dañino, 2004: 89)

Arranque de los sauces es una canción de nostalgia. Por eso, el poeta se preguntó, ¿Quién no se levanta el sentimiento de su pueblo natal? En este caso, el poeta fue emocionado por la canción y emergió la nostalgia sin darse cuenta.

Vaporosas nubes. Corazón de viajero.

Puesta de sol. Separación de viejos amigos. (Guillermo Dañino, 2004: 101)

Aquí, Vaporosas nubes y puesta de sol representan sus sentimientos afligidos. Li Bai mezcló la naturaleza con el afecto en los versos tiernos.



Al partir por la mañana, Baidi entre nubes de colores.

Mil leguas a Jiangling en una vuelta de sol. (Guillermo Dañino, 2004: 107)

En estos dos versos, no hay ninguna palabra de sentimiento. Sin embargo, el poeta era capaz de expresar sus emociones solo con la descripción de la naturaleza. Podemos percibir su entusiasmo a través del paisaje bajo su pluma.


Capítulo 3 Estilo romántico

3.1 José María Heredia

Heredia fue el primer romántico de América. Sus poemas perdurables en la memoria y en el corazón adoptan una forma de romántico lirismo comunicativo. Fue romántico en gran medida, por su agitada y azarosa vida de desterrado, enfermo y condenado a muerte en ausencia por la colonia, pero siempre en su inquieta existencia, poeta de la libertad; errante mensajero de la dignidad del hombre en desconsoladora misión.

Sobre todo en su famosa obra Niágara, Heredia se reveló como un gran poeta romántico. Un torrente de palabras, comparaciones y metáforas revelan la verdadera inspiración romántica del poeta, que logró dar al lector la impresión real de una escena aterradora por su grandeza y su hermosura. Heredia ofreció una descripción perfecta de aquella maravilla natural, luego se lamentó de su soledad, lejos de la patria amada, y finalmente, elevó su pensamiento al Creador de todas las cosas terrestres. En Niágara, la imaginación irrefrenable y el frenesí del entusiasmo lírico se equilibran en la perfecta unidad de forma.

Heredia había compuesto el primer poema romántico en lengua española, aunque fueron pocos los críticos que lo advirtieron. Este hito, En el Teocalli de Cholula (Ángel Augier, 2003: 179), fue escrito en 1820, diez años antes de que en Europa apareciera el romanticismo. Por su compenetración con la riqueza y de la hermosura del paisaje y por las ideas del poeta acerca de la decadencia y de la muerte, es indiscutiblemente una obra romántica.



3.2 Li Bai

En sentido amplio, Li Bai es un poeta del estilo romántico, aunque este término “romántico” no es totalmente igual al Romanticismo del siglo XIX en el Occidente. Aquí, me refiero al espíritu elemental del estilo romántico. Es decir, los poetas ansiosos por un mundo ideal, reflejan la sociedad con sus propios sentimientos, mediante una serie de versos emocionantes, imaginaciones e hipérboles geniales. El gran poeta Li Bai es exactamente así.

Li Bai solía usar hipérbole y metáfora en su obra. El poema siguiente titulado Canción de Qiupu también constituye un buen ejemplo de la hipérbole de sus versos.

Nevado cabello de diez mil varas.

Largo como la tristeza.

No descubre el brillante espejo

de dónde vino esta blanca escarcha de otoño.

Qiupu era el lugar donde escribió este poema. Nevado cabello de diez mil varas es una perfecta hipérbole. El segundo verso nos explica por qué tenía tan largo cabello. En realidad, lo que medía diez mil varas no era el pelo sino la tristeza. El nevado pelo sólo era el símbolo de su corazón afligido. Los últimos dos versos siguen expresando su melancolía. Blanca escarcha de otoño se refería al nevado cabello. Mostraba el aspecto demacrado del poeta. El no podía entender de dónde venía el nevado pelo, o sea, no podía entender por qué la sociedad era tan oscura que le había dado tanta tristeza. A través del estilo romántico, Li Bai expresó su tristeza y decepción.


ParteⅢ Trascendencia de ambos poetas

Capítulo 1 La importancia de las figuras

1.1 José María Heredia

En la escritura herediana se fusionan el amor, la naturaleza, la patria, la pasión por la libertad, el anhelo de justicia, la nostalgia por su tierra lejana.

Dentro de la historia literaria cubana José María Heredia se unió a la primera gran floración poética, surgida al conjuro de razones históricas que llevaban a identificar al inicial Romanticismo en Cuba con la afirmación literaria de la nacionalidad cubana. La presencia herediana se iba a dejar sentir con mucha fuerza en toda la literatura cubana. Identificado siempre el gran poeta con el primer cantor de la independencia cubana, cuyas obras han quedado raigalmente situada en la historia de literatura cubana.

Nunca pudo ocultar su admiración por Heredia, el gran maestro José Martí, que se refirió muchas veces al poeta, en discursos, conferencias y ensayos: “El primer poeta de América es Heredia. Sólo él ha puesto en sus versos la sublimidad, pompa y fuego de su naturaleza. El es volcánico como sus entrañas, y sereno como sus alturas”3.



1.2 Li Bai

Li Bai se ha destacado entre todos los poetas de la larga historia literaria de China, tanto por sus obras como por su carácter impresionante. El no se interesó por el poder ni por la riqueza. Se atrevía a ironizar al gobierno y revelar corrupciones políticas. Era nada menos que un gran héroe progresista en el campo literario.

Sus obras han marcado un hito inmortal en la historia literaria. Los temas variados, la imaginación, la hipérbole, el estilo lírico han sido élites de sus poemas. Reciben múltiples elogios los poemas que reflejan la sociedad y describen la naturaleza, y los que expresan sus aspiraciones y sentimientos, con los cuales Li Bai logró abrir un nuevo mundo artístico de poesía china que llegó a un apogeo insuperable. También ha influído en los poetas posteriores en muchos aspectos.

Du Fu, otro poeta famoso de la misma época, elogió a Li Bai con estos versos, Con su pluma maravilla al viento y la lluvia, tanto el demonio como la deidad sollozan ante su poema.


Capítulo 2 Su contribución a la transición de la literatura de su país.

Ambos poetas, situados en una etapa de tránsito, abrieron un nuevo período espléndido de poesía en la literatura de su país.



2.1 José María Heredia

José María Heredia fue el último poeta neoclásico y el primer romántico de Cuba. Aun considerado por muchos como el mejor poeta lírico de la isla caribeña, fue también el primero en expresar los ideales patrióticos y del exilio cubano. Este escritor fue el señor a quien José Martí reconoció como su padre literario.

Situado en un período de transición estilística, en sus obras se manifestaban las contradicciones de mantener principios estéticos tan neoclásicos como el del estricto acatamiento de las reglas y estar permeado por las corrientes prerrománticas y románticas. Unido todo a su variable, pero fina y penetrante sensibilidad.

2.2 Li Bai

En china, desde la época de Seis Dinastías hasta la dinastía Tang, la concepción estética cambió en gran medida. En la época de Seis Dinastías, dominaba el estilismo. Se apreciaban demasiado el estilo refinado y palabras elegantes. Pero al entrar en la dinastía Tang, empezó a destacar la importancia del sentimiento íntimo y la expresión directa. Así, les dieron a los poetas más espacios para la creación artística.

Durante este proceso, Li Bai contribuyó mucho al desarrollo de poesía con su propio genio artístico. Frente a los poetas antecesores, Li Bai sabía asimilar las esencias y rechazar los deshechos. Con palabras sencillas, él logró expresar ideas significativas. Junto con otros poetas de la época, Li Bai llevó a la poesía china al esplendor con su espíritu sin par.
Conclusión

Con el análisis anterior, hemos visto las características comunes entre José María Heredia y Li Bai, desde la vida, la obra, hasta sus contribuciones. Se evidencia que la feliz coincidencia existe en gran medida a pesar de la diferencia de sus razas, naciones y épocas en que vivían. Cuando enfrentamos a la cascada, ¿en quién pensamos? No importa, porque en cierto sentido, el poeta de Niágara es igual a la gran figura china. Esa lírica, ese romanticismo, esa preocupación política, ese amor a la patria, esa idea filosófica, ese corazón sensible y firme, son lo que pensamos.

A lo largo de la historia humana, surgen muchos tipos de manifestación artística. La literatura constituye uno de los ramos más significativos y preciosos. A su vez, la poesía es una célula activa y conmovedora del arte literario. En los poemas, sean en español o en chino, sean antiguos o contemporáneos, siempre se pueden encontrar resonancias.
Bibliografía:

1 Fernández Robaina Tomás, (1970). Bibliografía sobre José María Heredia. La Habana: Biblioteca Nacional José Martí.

2 Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba, (1983). Perfil histórico de las letras cubanas desde los orígenes hasta 1898. La Habana: Editorial Letras Cubanas.

3 Cairo Ana, (2003). Heredia entre cubanos y españoles. Santiago de Cuba: Editorial Oriente.

4 Méndez Roberto, (2003). José María Heredia, La utopía restituida. Santiago de Cuba: Editorial Oriente.

5 Augier Ángel, (2003). José María Heredia, Obra poética. La Habana: Editorial Letras Cubanas.



6 Dañino Guillermo, (2004). La Pagoda Blanca, Cien Poemas de la Dinastía Tang. Beijing: Editorial de la Universidad de Beijing.


1 Obras como Canción de Medianoche, y Escucho la flauta una noche de primavera en Luoyang, págs 89-93 de La Pagoda Blanca.

2 Citado del discurso de José Martí, en el Hardman Hall, Nueva York, el 30 de noviembre de 1889, Obras Completas, t.5, La Habana, Editorial Nacional de Cuba, 1963, págs 165-176.

3 Citado de José Martí, discurso en el Hardman Hall, Nueva York, el 30 de noviembre de 1889, Obras Completas, t.5, La Habana, Editorial Nacional de Cuba, 1963, págs 165-176.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal