Tercer Informe de Evaluación



Descargar 0.77 Mb.
Página5/21
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.77 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

el ritmo y la magnitud de calentamiento calculados debidos úni-gases de efecto invernadero.

camente a las concentraciones crecientes de GEI son comparables

o mayores que el calentamiento observado. Además, la mayoría de Asimismo, es muy probable7 que el calentamiento del siglo XX

los cálculos con los modelos que tienen en cuenta tanto los GEI haya influido de manera significativa en el aumento del nivel del mar

como los aerosoles de sulfatos son coherentes con las observaciones observado, mediante la expansión térmica del agua del mar y la pérhechas

durante este período. dida generalizada del hielo terrestre. Dentro de las incertidumbres



  • La mejor concordancia entre las simulaciones con modelos y las actuales, las observaciones y modelos son coherentes con una falta de

observaciones en los últimos 140 años se hallan cuando se com-aceleración significativa del aumento del nivel del mar durante el

binan todos los factores anteriores de forzamiento, naturales y siglo XX.

antropógenos, como se ilustra en la Figura 4c. Estos resultados

La influencia humana seguirá cambiando la composición atmosférica durante el siglo XXI.

Se han utilizado modelos para hacer proyecciones de las concentraciones atmosféricas de los GEI y de los aerosoles y, por lo tanto, del clima futuro, basándose en los escenarios de emisiones del Informe especial sobre escenarios de emisiones (IE-EE) del IPCC (Figura 5). Estos escenarios se elaboraron para actualizar las series IS92 que se emplearon en el SIE y que se muestran a título comparativo aquí en algunos casos.

Gases de efecto invernadero (GEI)



  • Es prácticamente seguro7 que las emisiones de CO2 debidas a la quema de combustible de origen fósil constituirán la influencia dominante en las tendencias de concentración atmosférica de CO2 durante el siglo XXI.

  • Al aumentar las concentraciones de CO2 en la atmósfera, tierras y océanos absorberán una parte cada vez menor de las emisiones antropógenas de CO2. El efecto neto de las retroacciones climáticas de tierras y océanos, según indican los modelos, es aumentar más las concentraciones atmosféricas de CO2 previstas al disminuir la absorción de CO2, tanto de los océanos como de las tierras.

  • Hacia 2100, los modelos del ciclo del carbono prevén concentraciones atmosféricas de CO2 de 540 a 970 ppm para los escenarios ilustrativos del IE-EE (de 90 a 250 % por encima de las concentración de 280 ppm del año 1750) (Figura 5b). Estas proyecciones comprenden las retroacciones climáticas de tierras y océanos. Las incluyen, especialmente las relativas a la magnitud de la retroacción climática desde la biosfera terrestre, producen una variación entre –10 y +30 % en cada escenario. El intervalo total se sitúa entre 490 y 1.260 ppm (entre 75 y 350 % por encima de la concentración de 1750).

  • Los cambios en el uso de la tierra influyen en la concentración atmosférica del CO2. Hipotéticamente, si todo el carbono emitido por los cambios de uso de la tierra que se han producido a lo largo de la historia pudiera devolverse a la biosfera terrestre durante el siglo (por ejemplo, mediante la reforestación), la concentración de CO2 disminuiría entre 40 y 70 ppm.

  • Los cálculos por modelo de las concentraciones de GEI distintos al CO2 en el año 2100 varían considerablemente a lo largo de los escenarios ilustrativos del IE-EE: cambios en el CH4 de

  • 190 a +1.970 ppmm (la concentración actual es de 1.760 ppmm), cambios en el N2O de +38 a +144 ppmm (la concentración actual es de 316 ppmm), cambios en el O3 troposférico de –12 a +62 %, y un amplio intervalo de cambios en las concentraciones de HFC, PFC y SF6, todos ellos con respecto al año 2000. En algunos escenarios, el O3 troposférico total se convertiría en un agente de forzamiento radiativo tan importante como el CH4 y, en gran parte del hemisferio norte, amenazaría el logro de los objetivos actuales de calidad del aire.

  • Las reducciones en las emisiones de GEI y de los gases que controlan su concentración serían necesarias para estabilizar el forzamiento radiativo. Por ejemplo, para la mayoría de gases antropógenos importantes de efecto invernadero, los modelos del ciclo del carbono indican que la estabilización de las concentraciones atmosféricas de CO2 en 450, 650 ó 1.000 ppm exigiría que las emisiones antropógenas mundiales de CO2 bajasen por debajo de los niveles de 1990 en unos decenios, en un siglo o en dos

Cambio climático 2001–– La base científica

siglos, respectivamente, y siguiesen disminuyendo constantemente después. A la larga, las emisiones de CO2 tendrían que disminuir y alcanzar el nivel de una pequeña fracción de las emisiones actuales.

Aerosoles


  • Los escenarios del IE-EE incluyen la posibilidad de aumentos y disminuciones en los aerosoles antropógenos (por ejemplo, aerosoles de sulfatos en (Figura 5c), aerosoles de biomasa, aerosoles de hollín y de carbón orgánico) según la amplitud con que se utilice el combustible de origen fósil y las políticas para disminuir las emisiones contaminantes. Además, se prevé que los aerosoles naturales (por ejemplo, la sal marina, el polvo y las emisiones de la producción de aerosoles de sulfatos y aerosoles de carbono) aumentarán como consecuencia de los cambios en el clima. El forzamiento radiativo en el siglo XXI

  • Conforme a los escenarios ilustrativos del IE-EE relativos al año 2000, el forzamiento radiativo medio mundial debido a los GEI seguirá aumentando en el siglo XXI y la parte atribuible al CO2 pasará de un poco más de la mitad a las tres cuartas partes. Se prevé que el cambio en el forzamiento radiativo directo e indirecto de los aerosoles sea de una magnitud menor a la del CO2.

Se prevé que la temperatura media y el nivel del mar mundiales

suban de acuerdo con los escenarios del IE-EE del IPCC.

Con el fin de hacer proyecciones del clima futuro, los modelos tienen en cuenta las emisiones pasadas y futuras de gases de efecto invernadero y de aerosoles. Por consiguiente, incluyen estimaciones del calentamiento hasta la fecha y la contribución de las emisiones del pasado al calentamiento futuro.

Temperatura



  • Se prevé que la temperatura media mundial de la superficie aumente de 1,4 a 5,8°C (Figura 5d) durante el período 1990-2100. Estos son los resultados para el intervalo completo de los 35 escenarios del IE-EE basados en varios modelos climáticos10,11.

  • Se prevé que los aumentos de temperaturas sean mayores que los del SIE, que se situaban entre 1 y 3,5°C de acuerdo con los seis escenarios IS92. Las mayores temperaturas previstas y el mayor intervalo se deben principalmente a las emisiones de anhídrido sulfuroso más bajas en los escenarios del IE-EE con respecto a los escenarios IS92.

10 Los modelos climáticos complejos basados en la física son la principal herramienta para

proyectar el cambio climático futuro. Con el fin de estudiar el intervalo completo de

escenarios, éstos se complementan con modelos climáticos simples calibrados para

producir una respuesta equivalente en la temperatura y en el nivel del mar a la de los modelos

climáticos complejos. Estas proyecciones se obtienen por medio de un modelo

climático simple cuya sensibilidad climática y absorción térmica del océano se calibran

de acuerdo con los siete modelos climáticos complejos. La sensibilidad climática que se

emplea en el modelo simple se sitúa entre 1,7 y 4,2°C, comparable con el intervalo normalmente

aceptado de 1,5 a 4,5°C.

11 Este intervalo no incluye las incertidumbres en la modelización del forzamiento radiativo

(por ejemplo, las incertidumbres debidas al forzamiento de los aerosoles). Se incluye

una pequeña retroacción climática de un ciclo del carbono.


Resumen para responsables de políticas del Grupo de trabajo I del IPCC

Clima mundial del siglo XIX

a) Emisiones de CO2 b) Concentraciones de CO2 c) Emisiones de SO2

2000 2020 2040 2060 2080 2100

5

10


15

20


25

Emisiones de CO2 (Gt C/año)

2000 2020 2040 2060 2080 2100

50


100

150


Emisiones de SO2 (millones detoneladas anuales de azufre)

A1B


A1T

A1FI


A2

B1


B2

IS92a


Escenarios

A1B


A1T

A1FI


A2

B1


B2

IS92a


Escenarios

A1B


A1T

A1FI


A2

B1


B2

IS92a


Escenarios

Concentración de CO2 (ppm)

300

400


500

600


700

800


900

1000


1100

1200


1300

2000 2020 2040 2060 2080 2100

Año Año Año
d) Cambio de la temperatura e) Aumento del nivel del mar Todos

los


6

1,0


B1

2000 2020 2040 2060 2080 2100

A1FI

A1B


A1T

A2


B2

IS92a (Método TIE)

Envolvente de varios modelos

para todos los escenarios del IE-EE

Envolvente del conjunto

de salidas de un modelo

para todos los

escenarios de IE-EE

Las barras

muestran el rango

de proyecciones

para 2100

producido por

varios modelos

Envolvente de varios modelos

para todos los escenarios del IE-EE

Curva envolvente de todos los

escenarios del IE-EE incluyendo

la incertidumbre del hielo terrestre

Envolvente promedio

para el conjunto de

escenarios del IE-EE

A1B

A1T


A1FI

A2


B1

B2


Escenarios

IS92
Cambio de la temperatura (°C)

Aumento del nivel del mar (metros)

0,8


0,6

0,4


0,2

Todos los

IS92

Las barras



muestran el rango

0,0


de proyecciones

para 2100

2000 2020 2040 2060 2080 2100

producido por

varios modelos

Año Año


Figura 5: El clima mundial del siglo XXI dependerá de los cambios naturales y de la respuesta del sistema climático a las actividades

humanas.

Los modelos climáticos proyectan la respuesta de muchas variables climáticas —como el aumento de la temperatura de la superficie y del nivel

del mar mundiales— ante varios escenarios de gases de efecto invernadero y otras emisiones relacionadas con el hombre. a) muestra las emisiones

de CO2 de los seis escenarios ilustrativos del IE-EE, que se resumen en el recuadro de la página 19, junto con IS92a a efectos de comparación

con el SIE. b) muestra las concentraciones proyectadas de CO2. c) muestra las emisiones antropógenas de SO2. No se muestran en esta

figura las emisiones de otros gases y aerosoles, aunque se incluyen en el modelo. d) y e) muestran respectivamente las respuestas proyectadas

de la temperatura y del nivel del mar. La mención “Envolvente de varios modelos para todos los escenarios del IE-EE” de d) y e) muestra respectivamente

la subida de la temperatura y del nivel del mar en un modelo simple cuando se sintoniza con un número de modelos complejos con un

intervalo de sensibilidades climáticas. Todas las curvas envolventes del IE-EE se refieren al intervalo completo de 35 escenarios del IE-EE. La

mención “Envolvente promedio para el conjunto de escenarios del IE-EE” muestra el promedio de estos modelos para un intervalo de escenarios.

Debe advertirse que el calentamiento y la subida del nivel del mar debidos a estas emisiones podrían continuar más allá del año 2100. También

hay que indicar que este intervalo no tiene en cuenta la incertidumbre relativa a los cambios en la dinámica de los hielos en la capa de hielo del

oeste del Antártico, ni explica las incertidumbres al proyectar las concentraciones de los aerosoles que no sean sulfatos y de los gases de efecto

invernadero (GEI). [Basado en: a) capítulo 3, Figura 3.12, b) capítulo 3, Figura 3.12, c) capítulo 5, Figura 5.13, d) capítulo 9, Figura 9.14, e)

capítulo 11, Figura 11.12, apéndice II].



  • El ritmo de calentamiento previsto es mucho mayor que los cam-según el escenario IS92a, similar al rango de proyecciones corresbios

observados durante el siglo XX y es muy probable7 que sea pondiente del modelo simplificado utilizado en la Figura 5d.

algo sin precedente durante al menos los últimos 10.000 años, de • Conforme a las recientes simulaciones mundiales modelizadas, es

acuerdo con los datos paleoclimáticos. muy probable7 que casi todas las zonas terrestres se calentarán más


  • En el año 2100 el rango en la respuesta de la temperatura de la rápidamente que la media mundial, especialmente las situadas en

superficie en el grupo de modelos climáticos ejecutados con un latitudes septentrionales altas en la estación fría. Entre los casos más

escenario dado es comparable al que se obtiene de un modelo destacados se encuentra el calentamiento en las regiones septensencillo

ejecutado con los diferentes escenarios del IE-EE. trionales de Norteamérica y en Asia central y del norte, zona que


  • En la escala de tiempo de varias decenios, el ritmo de calentamiento supera el calentamiento mundial medio en cada modelo en más del

actual observado puede utilizarse para forzar la respuesta proyec-40 %. En cambio, el calentamiento es inferior al cambio medio

tada a un determinado escenario de emisiones a pesar de la incer-mundial en el sur y sureste de Asia en verano y en la región austidumbre

en la sensibilidad climática. Este método indica que el tral de Sudamérica en invierno.

calentamiento antropógeno se situará probablemente7 en el inter-• En muchos modelos se prevé que continuarán las recientes tenvalo

de 0,1 a 0,2°C por decenio durante los próximos decenios dencias de la temperatura de la superficie asemejándose a las de

Cambio climático 2001–– La base científica

El Niño en el Pacífico tropical, con un calentamiento mayor en el Pacífico tropical oriental que en el occidental, lo cual supone un desplazamiento hacia el este de las precipitaciones correspondientes.

Precipitaciones



  • Durante el siglo XXI se prevé un aumento de la concentración de vapor de agua y de las precipitaciones mundiales medias, de acuerdo con las simulaciones mundiales con modelos y para un amplio rango de modelos. Es probable7 que en la segunda mitad del siglo aumenten las precipitaciones en latitudes septentrionales medias y altas y en la Antártida en invierno.

En latitudes bajas habrá aumentos y disminuciones regionales en

las zonas terrestres. Es muy probable7 que se den grandes

variaciones anuales de precipitaciones en la mayoría de las

zonas donde se ha previsto un aumento de las precipitaciones

medias.

Fenómenos extremos


En el cuadro 1 se describe una evaluación de confianza en los cambios

observados en el clima y en el tiempo extremos durante la segunda

mitad del siglo XX (columna de la izquierda) y en los cambios proyectados

para el siglo XXI (columna de la derecha)a. Esta evaluación

se ha hecho a partir de estudios de observación y de modelización, así

como de la verosimilitud física de las proyecciones futuras con

respecto a todos los escenarios habitualmente utilizados y se basa en los criterios de expertos7.


  • En lo que se refiere a otros fenómenos extremos, muchos de los cuales ejercen un impacto importante en el medio ambiente y en la sociedad, actualmente no hay suficiente información para evaluar las tendencias recientes, y los modelos climáticos carecen de la precisión espacial necesaria para hacer proyecciones fiables.

Por ejemplo, los fenómenos a escala muy pequeña, como las tormentas,

los tornados, las granizadas y las descargas eléctricas, no

se simulan en los modelos climáticos.

El Niño



  • El grado de confianza en las proyecciones de los cambios en la frecuencia, amplitud y configuración espacial futuros de los fenómenos de El Niño en el Pacífico tropical se ve disminuido por algunas deficiencias acerca de la precisión con que los modelos complejos simulan El Niño. Las proyecciones actuales muestran poco cambio o un ligero aumento en la amplitud de los fenómenos de El Niño en los próximos cien años.

  • Incluso sin cambios o con pocos cambios en la amplitud de El Niño, es probable7 que el calentamiento mundial produzca mayores extremos en la desecación y en las fuertes cantidades de lluvia y un aumento del riesgo de sequías y crecidas asociadas al fenómeno El Niño.

Cuadro 1: Evaluaciones del grado de confianza en los cambios observados y proyectados en fenómenos climáticos y de tiempo extremos

Grado de confianza en los cambios

observados (segunda mitad del siglo XX)

Cambios en el fenómeno Grado de confianza en los cambios

proyectados (durante el siglo XXI)

Probable7 Temperaturas máximas más elevadas y más

calor en casi todas las zonas terrestres

Muy probable7

Muy probable7 Temperaturas mínimas más elevadas, menos

días de frío y de heladas en casi todas las

zonas terrestres

Muy probable7

Muy probable7 Menor amplitud del margen de variación de

la temperatura diurna en la mayoría de las

zonas terrestres

Muy probable7

Probable7 en muchas zonas Aumento del índice de calor12 en las zonas

terrestres

Muy probable7 en la mayoría de las zonas

Probable7 en muchas zonas terrestres de latitudes

medias y altas del hemisferio norte

Más episodiosb de precipitación intensa Muy probable7 en muchas zonas

Probable7 en algunas zonas Mayor desecación continental estival y

riesgo asociado de sequía

Probable7 en la mayoría de las zonas continentales

interiores de latitud media (faltan

proyecciones coherentes en las otras zonas)

No se observa en los pocos análisis

disponibles

Aumento de las intensidadesc máximas de

los vientos de los ciclones tropicales

Probable7 en algunas zonas

Datos insuficientes para efectuar una

evaluación

Aumento de las intensidadesc máximas y

medias de las precipitaciones de los ciclones

tropicales

Probable7 en algunas zonas

a Para mayor información, véanse los capítulos 2 (observaciones), 9 y 10 (proyecciones).

b Para las otras zonas, no hay datos suficientes o los análisis son contradictorios.

c Los cambios pasados y futuros en la ubicación y frecuencia de los ciclones tropicales no son seguros.

12 Índice de calor: una combinación de temperatura y humedad que mide los efectos en el grado de bienestar humano.


Resumen para responsables de políticas del Grupo de trabajo I del IPCC

Monzones



  • Es probable7 que el calentamiento asociado con mayores concentraciones de GEI produzca un aumento de la variabilidad de las precipitaciones monzónicas estivales en Asia. Los cambios en la duración y fuerza media de los monzones dependen de los detalles del escenario de emisión. La confianza en tales proyecciones también está limitada por la precisión con que los modelos climáticos simulan la evolución estacional detallada de los monzones.

Circulación termohalina

  • La mayoría de modelos muestra un debilitamiento de la circulación termohalina de los océanos que ocasiona una reducción del transporte del calor hacia las latitudes altas del hemisferio norte. No obstante, incluso en los modelos en los que la circulación termohalina disminuye, existe todavía un calentamiento en Europa debido a la mayor cantidad de GEI. Las proyecciones actuales que utilizan modelos climáticos no sugieren que se detendrá la circulación termohalina hacia el año 2100. Más allá del año 2100 la circulación termohalina podría parar completamente, y posiblemente de manera irreversible, en cualquiera de los hemisferios si el cambio en el forzamiento radiativo es suficientemente grande y duradero. Nieve y hielo

  • Se prevé que la extensión de la capa de nieve y del hielo marino disminuirá más.

  • Se prevé que los glaciares y los casquetes de hielo prosigan su retirada generalizada durante el siglo XXI.

  • Es probable7 que la capa de hielo del Antártico crezca debido a las mayores precipitaciones, mientras que la capa de hielo de Groenlandia probablemente7 pierda masa debido a que el aumento de las escorrentías será superior al aumento de las precipitaciones.

  • Se han manifestado inquietudes acerca de la estabilidad de la capa de hielo del oeste del Antártico, ya que está asentada debajo del nivel del mar. No obstante, actualmente se acepta generalmente que es muy improbable7 que la pérdida del hielo asentado en tierra produzca una subida importante del nivel del mar durante el siglo XXI, aunque su dinámica todavía no se comprende muy bien, especialmente para proyecciones en escalas temporales mayores. Nivel del mar

  • Se prevé que el nivel mundial medio del mar subirá entre 0,09 y 0,88 metros entre 1990 y 2100 para el intervalo completo de escenarios del IE-EE. Ello se debe principalmente a la expansión térmica y a la pérdida de masa de los glaciares y de los casquetes de hielo (Figura 5e). El intervalo de aumento del nivel del mar que se presentaba en el SIE era de 0,13 a 0,94 metros en función de los escenarios IS92. A pesar de las proyecciones de cambios de temperatura mayores en esta evaluación, las proyecciones para el nivel del mar son ligeramente inferiores, principalmente a causa de las mejoras en los modelos, que atribuyen una contribución menor de los glaciares y de las capas de hielo.

El cambio climático antropógeno perdurará muchos siglos.

  • Las emisiones de GEI muy persistentes (por ejemplo, CO2, N2O, PFC, SF6) tienen un efecto duradero en la composición atmosférica, en el forzamiento radiativo y en el clima. Por ejemplo, varios siglos después de que se produjeran emisiones de CO2, seguiría en la atmósfera una cuarta parte del aumento en la concentración de CO2 causada por dichas emisiones.

  • Una vez que se hayan estabilizado las concentraciones de GEI, las temperaturas promedio mundiales de la superficie subirían a un ritmo de sólo unas décimas de grado por siglo, en vez de varios grados por siglo como se proyectaba para el siglo XXI sin estabilización. Cuanto menor sea el nivel al que se estabilicen las concentraciones, menor será el cambio total de las temperaturas.

  • Se prevé que la subida de la temperatura media mundial de la superficie y la subida del nivel del mar debida a la expansión térmica del océano continuarán durante cientos de años tras la estabilización de las concentraciones de los GEI (incluso a los niveles actuales), debido a la larga escala temporal con que se ajustan las profundidades del océano a los cambios climáticos.

  • Las capas de hielo seguirán reaccionando ante el calentamiento climático y contribuirán a la subida del nivel del mar durante cientos de años una vez que se estabilice el clima. Los modelos climáticos indican que probablemente7 el calentamiento local sobre Groenlandia será de una a tres veces el del promedio mundial. Los modelos sobre la capa de hielo prevén que un calentamiento local superior a 3°C, de ser constante durante milenios, entrañaría la fusión casi completa de la capa de hielo de Groenlandia, lo que provocaría que el nivel del mar subiría unos 7 metros. Un calentamiento local de 5.5°C, de ser constante durante 1.000 años, probablemente7 supondría una subida del nivel del mar de 3 metros debida a la aportación de Groenlandia.


    Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal