Tercer Informe de Evaluación



Descargar 0.77 Mb.
Página3/21
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.77 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

Klaus Töpfer


Director Ejecutivo

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente


y

Director General

Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi


Prefacio

El presente informe es la primera evaluación completa de las bases

científicas del cambio climático desde que el Grupo de trabajo I del

IPCC hiciera su segundo informe, titulado Cambio climático 1995: La

ciencia del cambio climático, en 1996. Este informe aumenta y actualiza

la información del segundo informe y de los informes anteriores,

pero, principalmente, evalúa las nuevas informaciones e investigaciones

de los últimos cinco años. Analiza el enorme conjunto de observaciones

de todas las partes del sistema climático y llega a la conclusión

de que este conjunto de observaciones nos da ahora una imagen de conjunto

de un mundo en fase de calentamiento. Cataloga las crecientes

concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera y evalúa

los efectos de estos gases y de los aerosoles atmosféricos en la

modificación del balance de la radiación del sistema Tierra–atmósfera.

Evalúa la comprensión de los procesos que rigen el sistema climático

y, mediante el estudio de la precisión con la que la nueva generación de

modelos climáticos representa estos procesos, valora la idoneidad de

los modelos para proyectar en el futuro el cambio climático. Estudia

detalladamente la influencia humana en el clima y si dicha influencia

puede identificarse con más confianza que en 1996, llegando a la conclusión

de que hay nuevas pruebas más fehacientes de que la mayor

parte del calentamiento observado en los últimos 50 años se debe a las

actividades humanas. Las proyecciones del cambio climático futuro se

presentan por medio de una amplia gama de escenarios sobre las emisiones

futuras de gases de efecto invernadero y de aerosoles. En todos

los escenarios estudiados se prevé que tanto la temperatura como el

nivel del mar seguirán subiendo durante el siglo XXI. Por último, el

informe estudia las carencias de información y de conocimientos que

siguen existiendo y la manera en que podrían tratarse.

Este informe sobre la base científica del cambio climático es la primera parte de Cambio Climático 2001, Tercer Informe de Evaluación (TIE) del IPCC. El Grupo de trabajo II (impactos, adaptación y vulnerabilidad) y el Grupo de trabajo III (mitigación) han elaborado otros manuales de evaluación. Uno de los objetivos importantes del TIE es facilitar una información objetiva que sirva de base a las políticas del cambio climático, las cuales habrán de cumplir el objetivo de la CMCC, que se expresa en el artículo 2, es decir, la estabilización de las concentraciones en la atmósfera de los gases de efecto invernadero a un nivel que podría evitar la interferencia antropógena peligrosa con el sistema climático. Con el fin de apoyar el logro de este objetivo y como parte del TIE, se está elaborando un informe de síntesis que, a partir de la información socioeconómica y científica pertinente de los informes de los grupos de trabajo, planteará nueve preguntas que tratarán de cuestiones normativas concretas evocadas por el objetivo de la CMCC.

Este informe fue compilado entre julio de 1998 y enero de 2001 por

122 autores principales. Además, 515 colaboradores presentaron borradores

de textos e información a los autores principales. El borrador del

informe fue distribuido para que fuera revisado por expertos y 420 revisores

presentaron valiosas sugerencias de mejoras. Tras esto, hubo una

revisión por parte de gobiernos y expertos, en la que participaron varios

cientos de revisores más. Se analizaron cuidadosamente todos los

comentarios que se recibieron y se integraron en un documento revisado que se presentó en la sesión del Grupo de trabajo I que se celebró en Shanghai del 17 al 20 de enero de 2001. En esta reunión se aprobó en detalle el Resumen para responsables de políticas y se aceptó el informe en el que se basa.

También se hizo un gran esfuerzo para facilitar al máximo la utilización del informe. Como en 1996, el informe contiene un Resumen para responsables de políticas y un Resumen técnico, además de los capítulos principales del informe. El Resumen para responsables de políticas y el Resumen técnico tienen la misma estructura, de manera que la información sobre los puntos de interés del Resumen para responsables de políticas se puede encontrar fácilmente en el Resumen técnico. Asimismo, cada sección del Resumen para responsables de políticas y del Resumen técnico contiene referencias a las secciones correspondientes del capítulo pertinente, mediante fuentes de información. De esta forma, la información del Resumen para responsables de políticas y del Resumen técnico puede encontrarse fácilmente y con más detalle en los capítulos. A finales de 2001, será posible efectuar búsquedas más precisas en la versión electrónica del informe, que podrá consultarse en http://www.ipcc.ch.

Deseamos expresar nuestro más sincero reconocimiento a todos los coordinadores y autores principales y a los redactores, gracias a cuya competencia, diligencia y paciencia fue posible terminar este informe, así como a los numerosos colaboradores y revisores por su valiosa y laboriosa dedicación y trabajo. Nuestro agradecimiento a Jean Jouzel, Hervé Le Treut, Buruhani Nyenzi, Jim Salinger, John Stone y Francis Zwiers, por ayudarnos a organizar las reuniones de redacción; y a Wang Caifang por ayudarnos a organizar la sesión del Grupo de trabajo I celebrada en Shanghai del 17 al 20 de enero de 2001.

También deseamos manifestar nuestro agradecimiento a los miembros de la oficina del Grupo de trabajo I, Buruhani Nyenzi, Armando Ramírez Rojas, John Stone, John Zillman y Fortunat Joos, por sus acertados consejos y por su orientación durante la preparación del informe.

A Dave Griggs, María Noguer, Paul van der Linden, Kathy Maskell,

Xiaosu Dai, Cathy Johnson, Anne Murrill y David Hall, del Servicio de

apoyo técnico del Grupo de trabajo I, con la ayuda de Alison Renshaw,

les agradecemos su apoyo incansable y su buen humor durante la preparación

del informe. Asimismo deseamos expresar nuestro agradecimiento

a Narasimhan Sundararaman, Secretario del IPCC, Renate

Christ, Secretaria adjunta, y al personal de la Secretaría del IPCC Rudie

Bourgeois, Chantal Ettori y Annie Courtin, por el apoyo logístico en la

coordinación con los gobiernos y en los viajes de los expertos de los

países en desarrollo y de los países con economías en transición.

Robert Watson, Presidente del IPCC

John Houghton, Copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC

Ding Yihui, Copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC


RESUMEN PARA RESPONSABLES DE POLÍTICAS

CAMBIO CLIMÁTICO 2001:

LA BASE CIENTÍFICA

Informe del Grupo de trabajo I

del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

Basado en un borrador preparado por:

Daniel L. Albritton, Myles R. Allen, Alfons P.M. Baede, John A. Church, Ulrich Cubasch, Dai Xiaosu, Ding Yihui, Dieter H. Ehhalt,

Christopher K. Folland, Filippo Giorgi, Jonathan M. Gregory, David J. Griggs, Jim M. Haywood, Bruce Hewitson,

John T. Houghton, Joanna I. House, Michael Hulme, Ivar Isaksen, Victor J. Jaramillo, Achuthan Jayaraman, Catherine A. Johnson,

Fortunat Joos, Sylvie Joussaume, Thomas Karl, David J. Karoly, Haroon S. Kheshgi, Corrine Le Quéré, Kathy Maskell, Luis J. Mata,

Bryant J. McAvaney, Mack McFarland, Linda O. Mearns, Gerald A. Meehl, L. Gylvan Meira-Filho, Valentin P. Meleshko,

John F.B. Mitchell, Berrien Moore, Richard K. Mugara, María Noguer, Buruhani S. Nyenzi, Michael Oppenheimer, Joyce E. Penner,

Steven Pollonais, Michael Prather, I. Colin Prentice, Venkatchala Ramaswamy, Armando Ramírez Rojas, Sarah C. B. Raper,

M. Jim Salinger, Robert J. Scholes, Susan Solomon, Thomas F. Stocker, John M. R. Stone, Ronald J. Stouffer, Kevin E. Trenberth,

Ming-Xing Wang, Robert T. Watson, Kok S. Yap, John Zillman, con la colaboración de numerosos autores y revisores.

RESUMEN PARA RESPONSABLES DE POLÍTICAS

CAMBIO CLIMÁTICO 2001:

LA BASE CIENTÍFICA

Informe del Grupo de trabajo I

del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

Basado en un borrador preparado por:

Daniel L. Albritton, Myles R. Allen, Alfons P.M. Baede, John A. Church, Ulrich Cubasch, Dai Xiaosu, Ding Yihui, Dieter H. Ehhalt,

Christopher K. Folland, Filippo Giorgi, Jonathan M. Gregory, David J. Griggs, Jim M. Haywood, Bruce Hewitson,

John T. Houghton, Joanna I. House, Michael Hulme, Ivar Isaksen, Victor J. Jaramillo, Achuthan Jayaraman, Catherine A. Johnson, Fortunat

Joos, Sylvie Joussaume, Thomas Karl, David J. Karoly, Haroon S. Kheshgi, Corrine Le Quéré, Kathy Maskell, Luis J. Mata,

Bryant J. McAvaney, Mack McFarland, Linda O. Mearns, Gerald A. Meehl, L. Gylvan Meira-Filho, Valentin P. Meleshko,

John F.B. Mitchell, Berrien Moore, Richard K. Mugara, María Noguer, Buruhani S. Nyenzi, Michael Oppenheimer, Joyce E. Penner, Steven

Pollonais, Michael Prather, I. Colin Prentice, Venkatchala Ramaswamy, Armando Ramírez Rojas, Sarah C. B. Raper,

M. Jim Salinger, Robert J. Scholes, Susan Solomon, Thomas F. Stocker, John M. R. Stone, Ronald J. Stouffer, Kevin E. Trenberth,

Ming-Xing Wang, Robert T. Watson, Kok S. Yap, John Zillman, con la colaboración de numerosos autores y revisores.

Resumen para responsables de políticas del Grupo de trabajo I del IPCC

El Tercer Informe de Evaluación (TIE) del Grupo de trabajo I del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) reúne las evaluaciones anteriores e incorpora nuevos resultados procedentes de las investigaciones sobre el cambio climático1 de los últimos cinco años. En su preparación y revisión han participado muchos centenares de científicos2 de numerosos países.

Este Resumen para responsables de políticas (RRP), que fue aprobado por los Gobiernos miembros del IPCC en enero de 20013 en Shanghai, describe el estado actual de los conocimientos sobre el sistema climático y facilita cálculos de su evolución futura prevista y de sus aspectos inciertos. Puede encontrarse más información en el informe en el que se basa y las referencias anexas remiten a los capítulos del informe.

Un conjunto de observaciones cada vez mayor describe la imagen global de un mundo en fase de calentamiento y de otros cambios en el sistema climático.

Desde la publicación del Segundo Informe de Evaluación (SIE4) ha sido posible mejorar nuestros conocimientos del cambio climático gracias a nuevos datos procedentes de nuevos estudios sobre el clima actual y los paleoclimas, mejores análisis de series de datos, evaluaciones más rigurosas de su calidad, así como comparaciones de datos de fuentes diferentes.

La temperatura media mundial de la superficie ha aumentado de 0,6°C aproximadamente en el siglo XX.



  • La temperatura media mundial de la superficie (es decir, el promedio de la temperatura del aire cerca de la superficie de la tierra y de la temperatura de la superficie del mar) ha subido desde 1861. Durante el siglo XX , el aumento ha sido de 0,6 ± 0.2°C5,6 (véase la Figura 1ª). Este valor es superior en 0,15°C a la previsión del SIE para el período que iba hasta el año 1994, debido a las temperaturas relativamente altas de los años restantes del siglo (1995 a 2000) y a la mejora de los métodos de tratamiento de los datos. Estas cifras tienen en cuenta varios ajustes, como los efectos de las islas de calor urbanas. El registro muestra una gran variabilidad. Por ejemplo, la mayor parte del calentamiento que se produjo en el siglo XX tuvo lugar en dos períodos: de 1910 a 1945 y de 1976 a 2000.

  • Mundialmente, es muy probable que los años noventa hayan sido el decenio más cálido y 1998 el año más cálido en el registro instrumental desde 1861 (véase la Figura 1ª).

  • Los nuevos análisis de datos indirectos del hemisferio norte indican que el aumento de la temperatura en el siglo XX probablemente haya sido el mayor de todos los siglos en los últimos mil años. También es probable que, en el hemisferio norte, los años noventa hayan sido el decenio más cálido y 1998 el año más cálido (Figura 1b). Al disponer de menos datos, también sabemos menos acerca de las medias anuales anteriores a los últimos mil años, así como de las condiciones reinantes en la mayoría del hemisferio sur antes de 1861.

  • Entre 1950 y 1993, las temperaturas diarias mínimas del aire por la noche sobre el suelo aumentaron un promedio de 0,2°C por decenio, lo cual equivale al doble del ritmo de aumento de las temperaturas diarias máximas del aire durante el día (0,1°C por decenio). Esto ha alargado la estación sin heladas en muchas regiones de latitudes medias y altas. El aumento de la temperatura en la superficie del mar a lo largo de este período es aproximadamente la mitad de la temperatura media del aire en la superficie de la tierra.

Las temperaturas han aumentado durante los cuatro últimos

decenios en los 8 kilómetros inferiores de la atmósfera.

  • Desde finales de los años cincuenta, época en la que se efectúan observaciones adecuadas mediante globos meteorológicos, el aumento de la temperatura mundial general en los 8 kilómetros inferiores de la atmósfera y en la temperatura de la superficie ha sido similar a 0,1°C por decenio.

  • Desde el inicio de los registros por satélite en 1979, las mediciones efectuadas por los satélites y por los globos meteorológicos muestran que la temperatura mundial general en los 8 kilómetros inferiores de la atmósfera ha cambiado en +0,05 ± 0,10°C por decenio, pero la temperatura mundial general de la superficie ha aumentado considerablemente +0,15 ± 0,05°C por decenio. La diferencia en los ritmos de calentamiento es estadísticamente significativa. Esta diferencia se produce principalmente en las regiones tropicales y subtropicales.

  • Los 8 kilómetros inferiores de la atmósfera y la superficie están influidos de manera distinta por factores como el agotamiento del ozono estratosférico, los aerosoles atmosféricos y el fenómeno El Niño. Por lo tanto, físicamente es verosímil esperar que en un corto período de tiempo (por ejemplo, 20 años) pueda haber diferencias en las tendencias térmicas. Además, las técnicas de muestreo espacial también pueden explicar ciertas diferencias en las tendencias, pero estas diferencias no están totalmente aclaradas.

1 La expresión cambio climático para el IPCC se refiere a cualquier cambio del clima a lo largo del tiempo, ya sea debido a la variabilidad natural o como consecuencia de la

actividad humana. Esta acepción es distinta de la que se da en la Convención Marco sobre el Cambio Climático, donde cambio climático se refiere a un cambio del clima directa o

indirectamente debido a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima que se observa en períodos de tiempo

comparables.

2 En total, 122 coordinadores y autores principales, 516 colaboradores, 21 redactores y 337 revisores expertos.

3 En el octavo período de sesiones del Grupo de trabajo I, que se celebró en Shanghai del 17 al 20 de enero de 2001, participaron delegaciones de 99 países miembros del IPCC.

4 El Segundo Informe de Evaluación del IPCC se menciona en este Resumen para responsables de políticas como SIE.

5 Las tendencias de las temperaturas generalmente se redondean al 0,05°C más próximo por unidad de tiempo. Los períodos a menudo están limitados por la disponibilidad de datos.

6 En general se utiliza un nivel de significación estadística del 5 % y un nivel de confianza del 95 %.

7 En este Resumen para responsables de políticas y en el Resumen técnico se han utilizado las siguientes expresiones para indicar cálculos de confianza basados en apreciaciones:

prácticamente seguro (más del 99 % de probabilidades de que el resultado sea verdad); muy probable (90 a 99 % de probabilidades); probable (66 a 90 % de probabilidades);

probabilidad media (33 a 66 % de probabilidades); improbable (10 a 33 % de probabilidades); muy improbable (1 a 10 % de probabilidades); excepcionalmente improbable (menos

del 1 % de probabilidades). Se aconseja al lector remitirse a cada capítulo para mayor información.
Cambio climático 2001–– La base científica

Figura 1: Variaciones de la temperatura

de la superficie de la Tierra en los últimos Variaciones de la temperatura de la superficie de la Tierra en:

140 años y en el último milenio.

a) La temperatura de la superficie de la a) los últimos 140 años

Tierra se expone anualmente (barras gri


1860 1880 1900 1920 1940 1960 1980 2000

Año


MUNDIAL

Datos de termómetros

ses) y aproximadamente por decenio (línea

azul, curva anual filtrada que suprime las

fluctuaciones por debajo de las escalas

temporales próximas). Hay incertidumbres

en los datos anuales (las barras negras

muy finas representan el intervalo de confianza

del 95 %) debido a las lagunas de
Desviaciones de la temperatura (°C) Desviaciones de la temperatura (°C)

respecto al promedio de 1961-1990 respecto al promedio de 1961-1990

0,4

datos, a las incertidumbres y errores instrumentales aleatorios, a las incertidumbres



en las correcciones de distorsiones en los datos de la temperatura de la superficie del

océano y también en los ajustes por la urbanización. En los últimos 140 y 100

años, la mejor estimación indica que la temperatura promedio mundial de la super

ficie ha aumentado 0,6 ± 0,2°C.

HEMISFERIO NORTE

b) Asimismo, las variaciones anuales (curva gris oscuro) y las variaciones


promedio en 50 años (curva azul) de la temperatura promedio de la superficie en el b) los últimos 1.000 años hemisferio norte durante los últimos 1.000 años se han reconstruido a partir de

Datos de termómetros (negro) y de los anillos de crecimiento de los

árboles, corales, muestras de hielo y registros históricos (gris oscuro)

datos indirectos calibrados con respecto a los datos del termómetro (véase la lista de

los principales datos indirectos en el dia grama). El intervalo de confianza del

95 % en los datos anuales se representa

por medio de la zona gris clara. Estas

incertidumbres aumentan en tiempos más

distantes y siempre son mucho mayores

que en el registro instrumental debido al

uso de datos indirectos relativamente dispersos.

A pesar de ello, el ritmo y la

duración del calentamiento en el siglo XX

han sido mucho mayores que en cualquiera

de los nueve siglos anteriores. También es

probable7 que los años noventa y el año

1998 hayan sido respectivamente el decenio

y el año más calurosos del milenio.




  • 0,5

  • 1,0

[Basado en: a) capítulo 2, Figura 2.7c y

b) capítulo 2, Figura 2.20]
1000

La extensión del hielo y de la capa de nieve ha disminuido.



  • Los datos de los satélites muestran que es muy probable7ue haya habido disminuciones de un 10 % en la extensión de la capa de nieve desde finales de los años 60, y las observaciones en tierra muestran que es muy probable que haya habido una reducción de unas dos semanas en la duración anual de la capa de hielo en lagos y ríos en latitudes medias y altas del hemisferio norte durante el siglo XX.

  • Ha habido una recesión generalizada de los glaciares de montaña en las regiones no polares durante el siglo XX.

  • La extensión del hielo marino en primavera y verano en el hemisferio norte ha disminuido de 10 a 15 % desde los años cincuenta. Es probable7 que haya habido una disminución del 40 % en el espesor del hielo marino en el Ártico desde finales del verano hasta principios del otoño en los últimos decenios y una disminución considerablemente más lenta en el espesor del hielo marino en invierno. Año 1200 a 2000

El nivel medio del mar en todo el mundo ha subido y el contenido de calor de los océanos ha aumentado.



  • Los datos de los mareógrafos muestran que el nivel medio del mar en el mundo subió entre 0,1 y 0,2 metros durante el siglo XX.

  • El contenido de calor mundial de los océanos ha aumentado desde finales de los años cincuenta, período para el que se dispone de observaciones adecuadas de las temperaturas submarinas. También se han producido cambios en otros aspectos importantes del clima.

  • Es muy probable que las precipitaciones hayan aumentado de 0,5 a 1 % por decenio en el siglo XX en la mayoría de las latitudes medias y altas de los continentes del hemisferio norte y es probable que la cantidad de lluvia haya aumentado de 0,2 a 0,3 % por decenio en las regiones tropicales (de 10°N a 10°S). Los aumentos en los trópicos no son obvios en los últimos decenios.

También es probable que la cantidad de lluvia haya disminuido

en un 0,3% por decenio en gran parte de las zonas subtropicales

(de 10°N a 30°N) del hemisferio norte durante el siglo XX.

Contrariamente al hemisferio norte, no se han detectado cambios

sistématicos comparables en los promedios latitudinales amplios

del hemisferio sur. No hay datos suficientes para establecer las tendencias

de las precipitaciones en los océanos.



  • En las latitudes medias y altas del hemisferio norte es probable que en la segunda mitad del siglo XX haya habido un aumento del 2 al 4 % en la frecuencia de las precipitaciones fuertes. El aumento de estas precipitaciones puede deberse a diversas causas, como los cambios en la humedad atmosférica, las tormentas y las tempestades a gran escala.

  • Es probable7 que haya habido un aumento de la nubosidad del 2 % en las zonas de latitud media y alta durante el siglo XX. En la mayoría de las zonas las tendencias corresponden bien a la disminución observada de la amplitud de la variación de las temperaturas diarias.

Resumen para responsables de políticas del Grupo de trabajo I del IPCC 5

Figura 2: Los extensos registros de los cambios pasados en la composición atmosférica proporcionan el contexto para apreciar la influencia de las emisiones antropógenas.

a) muestra los cambios en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), y óxido nitroso (N2O) en los últimos 1 000 años. Los datos de las muestras de hielo y de las nevizas en diversos sitios de la Antártida y de Groenlandia (se utilizan símbolos diferentes), se suplementan con datos de las muestras atmosféricas directas de los últimos decenios (se indican por medio de la línea para el CO2 e incorporados en la curva que representa el promedio mundial de CH4). El forzamiento radiativo positivo calculado del sistema climático de estos gases se indica en la escala de la derecha. Dado que estos gases tienen un período de vida atmosférica de un decenio o más, están bien mezclados y sus concentraciones reflejan las emisiones de fuentes de todo el globo. Los tres registros muestran los efectos del gran incremento creciente de las emisiones antropógenas durante la era industrial.

b) ilustra la influencia de las emisiones industriales en las concentraciones atmosféricas de sulfato, que produce un forzamiento radiativo negativo. Se muestra el diagrama evolutivo de las concentraciones de sulfato, no en la atmósfera sino en las muestras de hielo en Groenlandia (se indican mediante líneas; se han eliminado los efectos episódicos de las erupciones volcánicas). Estos datos indican la deposición local de aerosoles de sulfatos en el lugar, lo cual refleja las emisiones de anhídrido sulfuroso (SO2) en las latitudes medias del hemisferio norte. Este registro, a pesar de ser de un ámbito más regional que el de los gases de efecto invernadero (GEI) mezclados a escala mundial, demuestra el gran crecimiento de las emisiones antropógenas de SO2 durante la era industrial. Los signos + indican las emisiones regionales importantes de SO2 calculadas (escala de la derecha).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal