Tema X: la renovación de la narrativa hispanoamericana en la segunda mitad del siglo XX. Gabriel garcía márquez



Descargar 19.76 Kb.
Fecha de conversión30.03.2019
Tamaño19.76 Kb.

LITERATURA ESPAÑOLA. 2º DE BACHILLERATO. TEMA X: LA RENOVACIÓN DE LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ


TEMA X: LA RENOVACIÓN DE LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.

  1. -Renovación de la narrativa hispanoamericana.

Antes de su renovación, la novela hispanoamericana estaba dominada por el regionalismo, tendencia literaria que pretendía reflejar la variada y espectacular realidad americana, bien sea mostrando el enfrentamiento del hombre con una naturaleza hostil y avasalladora (novelas de la tierra), o narrando el proceso revolucionario vivido en Méjico entre 1910 y 1920 (novelas de la revolución mejicana) o denunciando la injusta situación de la población india, despojada de sus territorios ancestrales y de su identidad (novela indigenista). En todos estos casos se trata de una novelística tradicional, muy sujeta a los principios del realismo y naturalismo del siglo XX.

Posteriormente algunos novelistas comenzaron a adoptar procedimientos de las vanguardias europeas y norteamericanas, lo que dio lugar a una gran renovación, tanto en temas como en técnicas. Algunas circunstancias que favorecieron este cambio fueron:

-La emigración de escritores republicanos españoles a América tras la Guerra Civil que contribuyó a dinamizar la cultura de sus países de acogida.

-Los jóvenes autores americanos se distancian de la novela realista y tradicional y se sienten más cercanos de Joyce, Proust, Kafka y, sobre todo, del norteamericano Faulkner.

-Nace una industria editorial hispanoamericana –sobre todo en Méjico y Argentina- por lo que los escritores ya no viven pendientes de su reconocimiento en Europa.

2.-El boom de la novela hispanoamericana.

Con la palabra inglesa boom se alude a la rápida y exitosa expansión de una serie de autores y novelas hispanoamericanas a lo largo de los años sesenta en los ambientes culturales de todo el mundo, y muy particularmente en España. Este fenómeno contó con importantes apoyos de la industria editorial, en especial por parte de la editorial catalana Seix Barral; pero esto no hubiera sido suficiente si no hubieran coincidido en un corto espacio de tiempo un conjunto de obras narrativas deslumbrantes: Pedro Páramo, (1955) de Juan Rulfo (mejicano); El astillero ((1961), de Juan Carlos Onetti (uruguayo); La ciudad y los perros (1962), de Mario Vargas Llosa (peruano); La muerte de Artemio Cruz (1962), de

Carlos Fuentes (mejicano); Rayuela (1963), de Julio Cortázar (argentino); El siglo de las luces (1962), de Alejo Carpentier (cubano); Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera Infante (cubano); y, sobre todo, Cien años de soledad (1967), del colombiano Gabriel García Márquez, que alcanzó un éxito universal sin precedentes hasta convertirse en la novela más popular en lengua española después de El Quijote.

3.-Temas de la nueva novela

Estos son los temas más frecuentes:

-La crisis existencial del individuo: Se trata de novelas que se desarrollan en un ambiente urbano contemporáneo. Los protagonistas viven en soledad y desconocen el sentido de su vida. Esto ocurre en El túnel, de Sábato, El astillero, de Onetti o en algunos cuentos de Borges y Cortázar.

-El dictador: Esta figura, tan presente en la realidad política latinoamericana, ha sido novelada por muchos escritores, acentuando los rasgos que presenta el poder absoluto: terror de las víctimas, la soledad y vejez del tirano, la corrupción generalizada o las conspiraciones de su entorno. Es lo que aparece en El señor Presidente, de M. Ángel Asturias o en El otoño del patriarca, de García Márquez.

-La historia de Iberoamérica: La historia de este continente ofrece muchos acontecimientos propicios para ser recogidos en novela. Destacaríamos Las lanzas coloradas, de Uslar Pietri, y La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa, entre otras muchas.

-La propia creación narrativa: Algunos novelistas hispanoamericanos fueron los primeros en cultivar la metaficción o metanovela, en la que el propio proceso de composición de la novela se convierte en elemento esencial del libro. Un ejemplo sería Rayuela, de Julio Cortázar, que sugiere al lector diversos itinerarios de lectura.

4.-Novedades técnicas

El resultado más notable de toda esta renovación es la presencia de nuevas fórmulas para reflejar la realidad del continente americano:



-Literatura fantástica: Mezcla una trama realista con acontecimientos insólitos, sueños o universos imaginarios que ponen de manifiesto aspectos ocultos de la existencia. Dos autores argentinos, Borges y Cortázar, serían los mejores representantes. En ambos es fácilmente perceptible su vasta cultura literaria y hacen de ella un juego intelectual que articula sus relatos.

-Realismo mágico: También llamado real maravilloso, es para muchos la mejor manera de representar el complejo mundo iberoamericano. Consiste en dotar de dimensiones maravillosas, irreales y exageradas la realidad cotidiana, de manera que los personajes pasan de lo real a lo mágico sin apenas darse cuenta. Autores más destacados: García Márquez, Alejo Carpentier y Miguel Ángel Asturias.

-Realismo renovado: Cuenta historias de la vida corriente a la que aplican una amplia serie de técnicas narrativas como monólogos interiores, múltiples perspectivas, yuxtaposiciones espacio-temporales o collages. Citaremos aquí a Vargas Llosa, en cuyas numerosas novelas transcurre buena parte de la vida y la historia de Perú –su país natal- y de otros países latinoamericanos.

-Antinovela: Obras que investigan sobre los mecanismos de la propia creación narrativa, prescinden de la trama tradicional, de las descripciones e incluso de la psicología de los personajes, obligando al lector a participar en la composición del relato. Entrarían aquí títulos como Rayuela, de Cortázar; Ababdón el exterminador de Ernesto Sábato o Tres tristes tigres, de Cabrera Infante

5. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Nace en Aracataca (Colombia), cerca de la costa caribeña, en 1928. Estudia Derecho y ejerce de periodista durante algunos años en México, Francia y España. Recibió el Premio Nobel en 1982. Murió en Méjico en 2014.

Tras escribir varios cuentos, recogidos posteriormente en Ojos de perro azul (1955), publica un reportaje periodístico a modo de relato, Relato de un náufrago (1955). Ese mismo año publica también su primera novela, La hojarasca, en la que habla de su niñez. A esta le sigue El coronel no tiene quien le escriba (1958), en la que un veterano de una guerra civil, que ha estado quince años esperando una pensión, sólo posee una fuente de ingresos, un gallo de pelea, que se niega a vender, pues lo considera el símbolo de su dignidad.

Las siguientes novelas, Isabel viendo llover sobre Macondo, La mala hora y Los funerales de Mamá Grande, preparan el camino para su obra cumbre, Cien años de soledad (1967), considerada la mejor y más leída en lengua española después de El Quijote.



Cien años de soledad recrea la historia de América mientras narra las aventuras de la familia Buendía. Es una obra que trata de la emigración y la fundación de una ciudad, Macondo. Aunque el nombre de Macondo existía realmente (así se llama una finca de bananos cercana a Aracataca), el autor ha ido recreando un espacio imaginario en sus obras anteriores al que ya da ese nombre. Durante años los habitantes de Macondo viven aislados y sólo la visita de Melquíades, un gitano, los pone en contacto con el mundo exterior; poco a poco el progreso llega y el resultado es la explotación de los recursos naturales y de los ciudadanos. Es éste un reflejo del aislamiento de Latinoamérica, de la llegada del progreso y del neocolonialismo norteamericano. La soledad de los personajes y el carácter cíclico del tiempo son los dos grandes temas del libro, presentes en su acertado título.

Toda la novela es un perfecto ejemplo de realismo mágico:

-Tratamiento del tiempo: Hay ausencia de fechas históricas y en cambio se mencionan días y meses específicos; el futuro y el pasado se contrastan sin que aparezca el presente (“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”, mientras “aquella tarde” nos remite al pasado, “muchos años después” nos traslada al futuro, pero no se menciona el presente); se utilizan el anacronismo, las anticipaciones, los saltos narrativos. De esta forma se llega a instaurar un tiempo mítico (“el mundo era tan reciente que las cosas carecían de nombre y, para mencionarlas, había que señalarlas con el dedo”).

-Creación de un nuevo tipo de realidad, en la que la fusión entre lo mágico y lo real se produce con absoluta naturalidad, sin que ni el autor ni los personajes expresen sorpresa: así, los objetos cotidianos adquieren proporciones mágicas, y la distancia entre los vivos y los muertos prácticamente desaparece, hasta el punto de que parecen convivir. En este aspecto concreto García Márquez utiliza un procedimiento que inauguró el autor mejicano Juan Rulfo en su pequeña gran novela Pedro Páramo.

-Uso muy habitual de la hipérbole (Ej: “La atmósfera era tan húmeda que los peces hubieran podido entrar por las puertas y salir por las ventanas, navegando en el aire de los aposentos”).

-La caracterización de los personajes también es propia del realismo mágico. Son únicos y a la vez son arquetípicos. Durante seis generaciones todos los varones de la familia se llaman José Arcadio o Aureliano, son descomunalmente fuertes o muy curiosos intelectualmente, cualidades ambas que poseía el patriarca fundador de la dinastía.



De entre las siguientes novelas y relatos de este autor destacamos: El otoño del patriarca (1975); Crónica de una muerte anunciada (1981); El amor en los tiempos del cólera (1985); y Noticia de un secuestro (1996), crónica periodística novelada que narra el auténtico secuestro de diez personas durante seis meses, en 1993, a manos del cártel de Medellín. De entre su últimas obras destacan su libro autobiográfico Vivir para contarla (2002) y la novela Memoria de mis putas tristes (2004).




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal