Tema: la europa feudal



Descargar 7.35 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño7.35 Kb.

Kairos – HISTORIA DE ESPAÑA: La Península Ibérica en la Edad Media: Al-Ándalus

Los médicos cordobeses en tiempos del emir M’uhammad (852-886)


“En tiempos del emir Muhammad sobresalieron en el cultivo de la medicina:



Hamdin b. Ubba [= Oppas). Fue experto y hábil médico. Era yerno de los Banu Jalid. Tenía en Córdoba toda clase de bienes y propiedades. Sólo montaba en los caballos de sus cuadras, comía de sus cosechas, vestía de lino de sus fincas y se hacía servir por los hijos de sus esclavos nacidos en su casa.

Yawad, el médico cristiano. Vivía en la época del emir Muhammad. Es autor de la’uq que lleva su nombre y del medicamento ("dawa"‘) del monje. Las pociones "basun" (= veneno compuesto) se atribuyen a él y a Hamdin. La poción de Hamdin tenía ciento un ingredientes ("‘aquir"), todos de ellos vegetales ("sayariyya"). AI-Harrani. Llegó procedente de Oriente, en la época del emir Muhammad. Construyó la mezquita que lleva su nombre, o sea, la de al-Harrani, que está en la proximidad de la mezquita de al-Quman, y allí tenía su casa. Introdujo en al-Andalus un ma’yun [= mezcla, electuario] para los dolores de vientre, que vendía a cincuenta dinares el tratamiento ("saqya"). Así adquirió mucho dinero.

Cinco médicos, entre los que se encontraban Hamdin y Yawad, reunieron cincuenta dinares y le compraron una dosis de esa droga. Cada uno de ellos se marchó con parte de la misma: la olió, la gustó y puso por escrito lo que le habían revelado sus sentidos. Luego se reunieron, se pusieron de acuerdo sobre lo que creían y lo escribieron. A continuación se marcharon a al-Harrani y le dijeron:

"Dios te ha concedido un gran beneficio con esta droga que eras el único en conocer. Nosotros, los médicos, te hemos comprado una dosis y con ella hemos hecho eso y esto y hemos llegado a tal y cual conclusión. Si ésta es exacta hemos conseguido los que buscábamos; si no, haznos copartícipes de su composición, pues ya has obtenido bastantes beneficios." Al-Harrani pidió que le enseñaran la fórmula y luego dijo: "No habéis omitido ni un solo ingrediente, pero no habéis acertado en la determinación de los pesos." Este medicamento es conocido con el nombre de al-Mugit al-Kabir [= el gran auxilio]. Les dio a conocer la composición y desde entonces fue utilizado en al-Andalus. He visto escrito este relato con letra del emir de los creyentes, al-Mustansir. ¡Dios tenga piedad de él!, en casa de Abu-l-Asbag al-Rázi.

Le sucedió otra anécdota: Se encontró la descripción de un medicamento en el cual debía utilizarse la tuffa’ de tal y cual manera. Pero no se sabia qué era la tuffa’ Se le preguntó: “¿Tienes Tuffa’?" Contestó: "Sí" Se le añadió: "¿Cuánto cuesta un peso de dos dirhemes?" Replicó: "Diez dinares." Una vez los tuvo en su mano les sacó hurf [= berro, Lepidium sativum U.) Exclamaron: "¡Esto es hurf y sabemos lo que es!" Al-Harrani les replicó: "No os he vendido la droga en sí, sino la explicación de su nombre".



Sulayman b. Hassan ibn Yulyul, Kitab tabaqat al-stibba’ wa-l-hukama, edic. Fu’ad Sayyid,

El Cairo, 1955 p. 94 y trad. J. Vernet, An, Est. Med. 5 (1968) pp. 454-455.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal