Tema 3 : el final de la edad media y el nacimiento de la edad moderna. I- el final de la edad media en la península ibérica



Descargar 163.95 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño163.95 Kb.
  1   2   3   4

TEMA 3 : EL FINAL DE LA EDAD MEDIA Y EL NACIMIENTO DE LA EDAD MODERNA.
I- EL FINAL DE LA EDAD MEDIA EN LA PENÍNSULA IBÉRICA.

I.1. Los reinos de Castilla y Aragón

A partir del siglo XI, los estados cristianos peninsulares surgidos en las cornisas cantábrica y pirenaica (reinos de Asturias, posteriormente de León y Castilla; Aragón y los Condados catalanes) se consolidaron como reinos y extendieron considerablemente su territorio.

La Corona de Castilla

La unificación definitiva de Castilla y León se logró en el 1230, cuando Fernando III recibió de su madre Berenguela I el trono castellano y de su padre Alfonso IX el de León. Al primero le sucedió su hijo Alfonso X el Sabio, quien además conquistar, desplegó una gran actividad cultural. Destacan la Escuela de Traductores de Toledo y sus aportes a la literatura.

En el siglo XIV, se produjo en Castilla un cambio de dinastía. El rey Pedro I se enfrentó en una guerra civil (1356-1369) a su hermanastro Enrique de Trastámara, apoyado por la nobleza. Este último se hizo con la Corona, accediendo al trono la dinastía Trastámara. La nobleza castellana logró un gran poder, que unido a la debilidad de algunos reyes, provocó guerras civiles, como ocurrió en el reinado de Enrique IV.

La expansión conquistadora hacia el sur

La victoria sobre los almohades en las Navas de Tolosa (1212) dejó a los musulmanes muy debilitados frente al avance cristiano.

- Alfonso IX de León ocupó buena parte de Extremadura y conquistó Cáceres, Mérida y Badajoz.

- Fernando III protagonizó la mayor expansión, conquistó Murcia, Córdoba, Jaén y Sevilla.

- Alfonso X ocupó Cádiz, el litoral gaditano y el reino de Niebla. La presencia musulmana en la Península se redujo al reino nazarí de Granada.

A finales del siglo XIII, los benimerines (familia Banu Marin del norte de África) cruzaron el estrecho de Gibraltar y tomaron Tarifa y Algeciras. Sin embargo, Alfonso XI los derrotó en la batalla del Salado (1340). A partir de entonces, se frenó el avance conquistador por los conflictos internos castellanos, lo que permitió al reino de Granada resistir hasta 1492.

La Corona de Aragón

En el siglo XIII, Aragón finalizó su proceso de reconquista de los reinos de Mallorca y Valencia.

- Jaime I conquistó las Baleares. En 1229 ocupó Mallorca y luego Ibiza, Formentera y Menorca.

- La conquista del reino de Valencia también fue hecha por Jaime I, en 1238. Por los acuerdos con Castilla, el reino de Murcia fue conquistado por los castellanos, mientras que los aragoneses ocuparon la región alicantina.

La expansión por el Mediterráneo

El final de la Reconquista y los intereses comerciales impulsaron una política expansiva de Aragón en el Mediterráneo. El comercio adquirió gran importancia, favorecido por las posesiones aragonesas y la fundación de consulados del mar.

A finales del siglo XIII, Pedro III ocupó Sicilia, y en 1325 Jaime II conquistó Cerdeña. Paralelamente, una expedición de mercenarios llamados almogávares dominó los ducados griegos de Atenas y Neopatria.



En el 1443 Alfonso V conquistó Nápoles, con lo que la Corona de Aragón lograba un imperio mediterráneo.
Sistemas de repoblación del territorio conquistado
La repoblación de los territorios reconquistados se hizo mediante cuatro sistemas:

SISTEMA DE REPOBLACIÓN

PERÍODO

EXTENSIÓN

CARACTERÍSTICAS

PRESURA O APRISIO

Siglos VIII-X

Territorios al norte del Valle del Duero y Cataluña

  • Se realiza en zonas poco pobladas

  • Realizada por campesinos, órdenes monásticas o nobles, acompañados de siervos agrupados en aldeas.

  • La tierra se ocupaba con o sin conocimiento del rey, que después legalizaba tal ocupación.

REPOBLACIÓN CONCEJIL

Siglos XI- XII

Entre el Duero y el Tajo y en el Valle del Ebro

  • Se realiza en zonas pobladas, con grandes núcleos urbanos preexistentes.

  • El territorio era dividido por el rey en municipios o Concejos, que comprenden una ciudad amurallada y un alfoz (tierras que la rodean y que controla). Para regular la vida municipal, el monarca concede al Concejo un FUERO o una CARTA PUEBLA.

  • Los repobladores reciben terreno según valía (el caballero más que el peón)

REPOBLACIÓN DE LAS ÓRDENES MILITARES

1ª mitad del s XIII

Entre el Tajo y Sierra Morena y en las cuencas altas del Turia y del Júcar

  • Se realiza sobre zonas fronterizas peligrosas con escasa población.

  • El proceso repoblador se encomienda a Ordenes Militares (Calatrava, Montesa, Temple…) que recibieron grandes señoríos (Maestrazgos) a cambio de conquistar y defender las tierras.

REPARTIMIENTO

2ª mitad del s. XIII

En el Valle del Guadalquivir, Murcia, costa levantina e Islas Baleares.

  • Territorio repartido entre los participantes en la reconquista según méritos: Donadíos o grandes propiedades para la nobleza y pequeños lotes de tierra para la gente del común.

  • En los territorios que se rindieron sin luchar, se permitió a los musulmanes permanecer en arrabales o en el campo.

  • En los territorios que se resistieron, los musulmanes perdieron sus propiedades y fueron expulsados.


I. 2. Economía y sociedad en los reinos de Castilla y Aragón

I.2.1. Economía y sociedad en Castilla

■ La economía castellana

La conquista de la Meseta permitió la expansión de la economía castellana y el crecimiento de las ciudades, tras la crisis de mediados del siglo XIV.

a. La agricultura. Era la actividad principal, y se cultivaban cereales y se explotaban la vid y el olivo para la producción de vino y aceite. La mayoría de la tierra pertenecía a las grandes familias de la nobleza y de la Iglesia.

b. La ganadería. En Castilla alcanzó gran importancia la ganadería ovina, por la calidad de la lana de las ovejas merinas, destinada a la exportación y a la industria textil.

En Castilla se practicaba una ganadería trashumante, que desplazaba los rebaños hacia los pastos del norte en verano y hacia zonas de clima benigno en invierno. Para proteger esta actividad, se crearon las Mestas, asambleas de ganaderos. En 1273, Alfonso X fundó el Honrado Concejo de la Mesta, que gozó de privilegios y atesoró gran poder.

c. La industria artesanal tuvo un modesto desarrollo, aunque alcanzó importancia la de la confección de paños de lana. La actividad artesanal estuvo sometida al control de los gremios.

d. El comercio también experimentó cierto desarrollo:

▪ El comercio interior se practicaba en ferias, entre las que destacaron las de Medina del Campo.

▪ El comercio exterior se realizaba a través de los puertos cantábricos, como Bilbao, Laredo y Santander. Se exportaba lana, hierro y otros productos hacia Inglaterra y Flandes.

La conquista de Andalucía y el control del estrecho de Gibraltar impulsaron el comercio con el norte de África y con el Mediterráneo, desarrollando una creciente industria naval.

■ La sociedad castellana

Se caracteriza por el enorme peso de la nobleza, como consecuencia de los privilegios y territorios recibidos en la Reconquista y en las Guerras de Sucesión. Así, se desarrolló una alta nobleza con gran influencia en la corte.

El clero fue el otro estamento privilegiado. Siguió exento de pagar tributos y aumentó su riqueza al recibir extensos territorios durante la repoblación.

La burguesía alcanzó cierta importancia gracias a las actividades comerciales.

El campesinado empeoró su situación por la crisis del siglo XIV, al sufrir un aumento de los tributos y las obligaciones con los nobles. El descontento de los campesinos provocó revueltas contra el dominio señorial, como la de los irmandiños en Galicia.

Además, en Castilla permanecieron dos minorías religiosas, los mudéjares y los judíos, cuya situación fue empeorando por la persecución a que fueron sometidos
■ Las instituciones de la Corona de Castilla

El gobierno castellano se organizó en tres instituciones básicas:

- La monarquía. Era hereditaria y reforzó su autoridad con Fernando III y Alfonso X. El monarca dictaba leyes, impartía justicia, acuñaba moneda y dirigía el ejército. A su alrededor estaba la corte, formada por nobles y funcionarios a su servicio que acabaron constituyendo el Consejo Real.

- Las Cortes. Eran una asamblea consultiva del monarca, formada por representantes de la nobleza, de la Iglesia y de las principales ciudades castellanas. Las Cortes castellanas no tuvieron capacidad de dictar leyes.

- Los municipios. Gozaron de una amplia autonomía gracias a los fueros otorgados durante la repoblación. Estaban encabezados por el cabildo municipal, y controlados por la nobleza y la burguesía.

I.2.2. Economía y sociedad en Aragón

■ La economía aragonesa

Tuvo un notable desarrollo en los últimos siglos medievales. La Corona de Aragón estaba compuesta por diferentes reinos, de ahí que se puedan señalar distintas realidades económicas.

- Aragón. Era un reino poco poblado, con economía agrícola y ganadera. Había pocas ciudades importantes, excepto Zaragoza.

- Cataluña. Tenía una gran industria textil y un activo comercio. El puerto de Barcelona era uno de los principales del Mediterráneo.

- Valencia. Mantuvo un activo comercio con los puertos mediterráneos, especialmente cuando, a mediados del siglo XIV, se produjo una cierta decadencia de Barcelona.

■ La sociedad aragonesa

La nobleza aragonesa estaba dividida en dos grupos diferenciados. De un lado, los magnates, condes, vizcondes y barones, que controlaban buena parte de la riqueza y disfrutaban de importantes señoríos. De otro, la pequeña nobleza, que era muy numerosa y se vio perjudicada por el final de la Reconquista.

El clero era muy influyente, y como en Castilla, adquirió importantes riquezas, controladas principalmente por el alto clero.

La mayor parte del estado llano eran campesinos. Algunos eran propietarios libres, pero muchos estaban sometidos al dominio de los señores feudales. En las ciudades, los burgueses se beneficiaron de la expansión comercial y controlaron el gobierno municipal. Por su parte, los grupos populares urbanos no mejoraron su situación.

■ Los conflictos sociales aragoneses

La crisis del siglo XIV afectó a la Corona de Aragón, sobre todo a Cataluña. La epidemia de peste negra de 1348 provocó gran mortandad y conflictividad social, con violentas revueltas en el reinado de Juan II (1458-1479).

- En el campo, los nobles endurecieron las obligaciones y tributos sobre el campesinado. Lo que provocó la sublevación de los payeses de remensa, estos tenían unas obligaciones llamadas “malos usos”, entre los que se hallaba la “redimensa” o pago de un fuerte rescate para poder abandonar sus tierras.

- En las ciudades, las capas inferiores sufrieron un empobrecimiento, que aumentó la tensión social. En Barcelona, los pequeños artesanos y comerciantes organizados en un partido llamado la Busca se enfrentaron al patriciado urbano que gobernaba la ciudad, agrupado en la Biga.

Ambos hechos desencadenaron una guerra civil entre 1462 y 1472 y en la que la oligarquía catalana, apoyada por la nobleza y el patriciado urbano, se enfrentó al rey, quien contaba con el apoyo de los sectores populares de la sociedad.

■ Las instituciones de la Corona de Aragón

La Corona de Aragón la formaban numerosos territorios que mantuvieron sus propias leyes e instituciones: los condados catalanes, los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca y las posesiones mediterráneas.

Las Cortes representaban a cada uno de los reinos y tenían más poder que las castellanas. Había además instituciones particulares de cada reino. Cataluña y Valencia contaban con su respectiva Generalidad, que velaba por el respeto a los fueros y las leyes.

En Aragón existía el Justicia Mayor, juez supremo y defensor de los fueros aragoneses.

A escala local, los municipios tuvieron gran autonomía, sobre todo los de las ciudades más importantes. El más poderoso fue el de Barcelona, controlado por una asamblea de notables, llamada Consejo de Ciento.



1.3. Cultura y arte en las coronas de Castilla y Aragón.

1.3.1 La cultura

En la Corona de Castilla, la expansión urbana favoreció la aparición de universidades. A la universidad de Salamanca se le sumaron las de Santiago, Sevilla y Alcalá de Henares a finales del siglo XV.

En el campo de las letras, la literatura castellana alcanzó un gran desarrollo, con importantes autores como Don Juan Manuel, Juan Ruiz el arcipreste de Hita o Jorge Manrique

En la Corona de Aragón, la expansión cultural también contó con la aparición de universidades, como la de Lleida (1300) y luego las de Barcelona y Valencia. En el campo de la literatura sobresalió el mallorquín Ramón Llull.

La vinculación de Aragón con el Mediterráneo favoreció la difusión de las ideas humanistas procedentes de Italia. Especial importancia tuvo Alfonso V, que anexionó el reino de Nápoles a la Corona de Aragón.

1.3.2. El arte

■ La arquitectura gótica

En la Corona de Castilla, el Gótico representó gran esplendor artístico. Desde el siglo XIII se construyeron edificios religiosos, como las catedrales de León, Burgos o Toledo. En el siglo XV triunfó el Gótico flamígero, más recargado de decoración, como la catedral de Sevilla. También hay muestras de arquitectura civil, como los castillos de Peñafiel (Valladolid) o Manzanares el Real (Madrid), el alcázar de Segovia o el Palacio del Infantado de Guadalajara.

En cuanto a la Corona de Aragón, las catedrales de Barcelona y Palma de Mallorca, o la iglesia barcelonesa de Santa María del Mar, son ejemplos de edificaciones religiosas. No obstante, en Aragón sobresale la arquitectura civil, como reflejo de la pujanza de las ciudades aragonesas. La construcción de ayuntamientos, palacios, lonjas o atarazanas fue abundante. Entre ellos destacan el Salón del Tinell de Barcelona y la Lonja de Valencia.

■ La escultura y la pintura góticas

En escultura, cabe citar la puerta del Sarmental de la catedral de Burgos o la Virgen Blanca de la catedral de León, entre otras.

Desde el siglo XIV, la escultura se fue independizando de la arquitectura. Aparecen escultores como Gil de Siloé, autor de los sepulcros de la Cartuja de Miraflores (Burgos).

La pintura reflejó una gran influencia flamenca e italiana, y una progresiva tendencia al naturalismo de las imágenes y del paisaje.

La mayor parte de la pintura se practicó sobre tabla. Entre los principales autores sobresalieron Bernat Martorell, Luis Dalmau o Bartolomé Bermejo.


II- EL NACIMIENTO DE LA EDAD MODERNA.

II.1. Las consecuencias de la crisis bajomedieval: las transformaciones económicas y sociales

Los cambios económicos

La Edad Moderna trajo consigo numerosas transformaciones respecto a la Edad Media, que se produjeron de forma progresiva en el siglo XV y modificaron las estructuras económicas y sociales.

Aparecieron nuevas formas políticas, hubo transformaciones culturales y científicas, y se amplió el mundo geográfico conocido.

Este siglo XV se caracterizó por un crecimiento económico:

- Las actividades agrícolas vivieron una expansión por la mejora de las técnicas agrícolas, la roturación de nuevas tierras y el aumento de la demanda de alimentos.

- La industria artesanal gozó igualmente de un importante auge, estimulada por el crecimiento demográfico y por el descenso del control de la producción por parte de los gremios.

- El comercio inauguró un período de prosperidad por el aumento de la demanda, la apertura de nuevas rutas comerciales, y la generalización de prácticas financieras y crediticias que dieron seguridad a los métodos de pago.

Los negocios mercantiles y financieros, vinculados al crecimiento urbano, adquirieron gran peso económico por la búsqueda del beneficio individual, con lo que se pusieron las bases del capitalismo comercial.

Las mayores potencias de la época fueron las ciudades (Venecia, Florencia, Amberes, Sevilla, Lisboa, etc.), que controlaban la producción artesanal y capitalizaban las rutas comerciales.

Las transformaciones sociales

En el siglo XV, la población europea superó la crisis demográfica del siglo anterior y tuvo un crecimiento sostenido, favorecido por el aumento de la producción de alimentos y la existencia de menos epidemias.

Aunque la sociedad mantuvo las estructuras estamentales de la Edad Media, también experimentó importantes cambios paralelos a las transformaciones económicas:

- La nobleza y el clero quedaron sometidos a la autoridad del rey, pero siguieron siendo estamentos privilegiados, ya que no pagaban impuestos, controlaban gran parte de la tierra y ocupaban los cargos principales.

- La burguesía se enriqueció con los negocios comerciales y financieros, y alcanzó protagonismo y creciente poderío.

La posesión de riqueza se convirtió en un medio de ascenso social y de prestigio, por lo que familias de comerciantes y banqueros se emparentaron con familias nobles. Algunas de ellas, como los Medici en Italia o los Függer en Alemania, lograron gran influencia.

- Los campesinos de Europa occidental se liberaron poco a poco de la servidumbre feudal y fueron convirtiéndose en personas libres, aunque la mayoría de ellos llevaba una vida humilde.

II.2. Las transformaciones políticas: el nuevo estado moderno.

El nacimiento de las monarquías autoritarias

A comienzos de la Edad Moderna, los reyes europeos reforzaron su poder implantando la monarquía autoritaria que sustituyó a la monarquía feudal medieval.

Los reyes impusieron su autoridad frente a la nobleza y a la Iglesia y ejercieron un mayor control sobre el territorio, apoyándose en nuevas teorías políticas, como las de Maquiavelo.

Para fortalecer su poder, los reyes utilizaron diversos instrumentos:

- Unificaron el territorio nacional, considerado un patrimonio de la familia real o dinastía.

- Crearon una burocracia de funcionarios, financiada por el propio monarca y que actuaba a su servicio.

- Implantaron una Hacienda Real encargada del cobro de impuestos, y que les permitió obtener importantes ingresos económicos.

- Establecieron un ejército permanente, pagado por el rey y a las órdenes de este, lo que redujo la influencia de los ejércitos nobiliarios.

- Crearon una diplomacia, para tener relaciones permanentes con los otros Estados.

Con ello, surgió el Estado moderno, caracterizado por la creciente concentración de poderes en manos del rey. La corte que rodeaba al monarca dejó de ser itinerante como en la Edad Media, y se estableció en una ciudad que adquirió el rango de capital política, desde la que se dirigía el gobierno del reino.

Las grandes monarquías europeas

A comienzos de la Edad Moderna, algunos reinos alcanzaron gran importancia al ampliar sus territorios bien por conquistas o por alianzas matrimoniales.

Estos reinos fueron el origen de los actuales Estados europeos:

- Inglaterra. A lo largo del siglo XV, el reino inglés se vio sumido en una guerra civil que enfrentó a las familias de Lancaster y York.

Esto debilitó a la nobleza y permitió que la monarquía aumentara su poder. Fue trascendental el papel de Enrique VIII, perteneciente a la dinastía Tudor.

- Francia. Tras la Guerra de los Cien Años los monarcas franceses, sobre todo Luis XI en el siglo XV y Francisco I en el XVI, asentaron el poder real.

- Rusia. El príncipe de Moscú Iván III el Grande unificó el país, dominó la república de Novgorod y conquistó extensos territorios, adoptando el título de zar (emperador) de Rusia.

- España. Los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, finalizaron la Reconquista y unificaron todos los reinos de la Península Ibérica, con la excepción de Portugal.

- El Sacro Imperio Romano Germánico. Incluía las posesiones de la dinastía Habsburgo, compuestas por extensos territorios en la Europa central y por numerosos Estados alemanes, que mantenían una importante autonomía respecto al emperador.



II.3. El nacimiento de la monarquía autoritaria en España: los Reyes Católicos

La unión dinástica

Bajo los reinados de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, llamados Reyes Católicos (1479- 1516), los reinos hispánicos se incorporaron a la Edad Moderna como una de las monarquías más poderosas.

Isabel y Fernando se casaron en 1469. Isabel fue reconocida como reina de Castilla en 1476, en sustitución de su hermano Enrique IV. Tres años después, Fernando se convirtió en rey de Aragón al suceder a su padre Juan II.

Se produjo así la unión de las coronas castellana y aragonesa. Sin embargo, ambos monarcas llegaron a un acuerdo para gobernar de forma conjunta sus dominios en un plano de igualdad, pero manteniendo cada reino sus propias leyes e instituciones. Se trató de una unión dinástica de carácter personal, pero no supuso la unificación de las dos coronas.

La expansión territorial en la Península

Los Reyes Católicos incorporaron a su Corona los diversos reinos peninsulares realizando anexiones territoriales y acuerdos matrimoniales:

- Culminaron la Reconquista. En 1492 conquistaron el reino nazarí de Granada aprovechando las rivalidades internas del rey Boabdil con su tío El Zagal.

- Fernando el Católico invadió e incorporó Navarra en el 1515 a la Corona de Castilla, aunque mantuvo sus leyes e instituciones particulares (Fueros)

- Los Reyes Católicos intentaron vincular a Portugal a sus dominios con enlaces matrimoniales. Dos de sus hijas se casaron sucesivamente con el monarca Manuel I el Afortunado, aunque sus frutos no se lograron hasta años más tarde, cuando Felipe II fue reconocido rey de Portugal.

La política exterior

Los Reyes Católicos ampliaron mucho sus dominios territoriales, atendiendo a las prioridades de las dos coronas:

- Los intereses castellanos se orientaron a finalizar la Reconquista, a expandirse por el Atlántico y a mantener su presencia en la navegación hacia Flandes.

- Los intereses de Aragón se dirigieron sobre todo hacia el mar Mediterráneo y, por tanto, hacia el control de Italia.

Por todo ello, la política exterior tuvo diversos focos de atención. Sus principales logros fueron los siguientes:

- Expansión atlántica. Los Reyes Católicos culminaron la ocupación de las islas Canarias. El archipiélago fue luego una base primordial para el descubrimiento de América.

- Consolidación del dominio de Nápoles. Se hizo efectivo tras diversas guerras, en las que Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido como el Gran Capitán, derrotó a los franceses.

- Hábil política matrimonial. Utilizada como una línea de política exterior más, les permitió emparentar a sus hijos con las casas reales europeas más importantes: Inglaterra y Austria.

- Expansión en el norte de África. La proyección del espíritu reconquistador tuvo su continuación en la ocupación de las plazas norteafricanas de Melilla (1497), Orán y Bujía (1509).

Las relaciones entre Melilla y la Península Ibérica han sido intensas desde la Edad Media. Fue Abderramán III quien, en el 927, la conquistó e incorporó al califato de Córdoba. Tras caer en la órbita del sultán de Fez en el siglo XIV, la ciudad fue abandonada por las constantes guerras.

A finales del siglo XV, Portugal inició su expansión por el norte de África, y Castilla siguió sus pasos. En 1497, Melilla fue conquistada por el ducado de Medina Sidonia, que la cedió definitivamente a la Corona en el 1556.

La política interior

Los Reyes Católicos tuvieron como objetivo político prioritario el establecimiento de una monarquía autoritaria, sobre todo en Castilla, donde existía una mayor tradición de centralismo político.

El resultado fue la instauración de un nuevo Estado, dotado de una autoridad ejercida en todos los dominios de la Corona a través de instituciones al servicio de los reyes. Especialmente importantes fueron los Consejos, asambleas de juristas y funcionarios designados por los monarcas para asesorarles en diversos campos. Entre ellos destacaron el Consejo de Castilla, el de Aragón, el de Guerra, el de la Inquisición o el de Hacienda.

De igual modo, en Aragón se instituyó la figura del virrey como representante del monarca en cada uno de los reinos de la Corona.

La unidad religiosa

Los Reyes Católicos, para que sólo existiera en sus dominios una religión, tomaron estas medidas:

- Establecimiento del Tribunal de la Inquisición (1478), para perseguir a los falsos conversos al cristianismo, a los herejes y a quienes se apartaran de la ortodoxia y de la moral católica.

- Conversión forzosa de los musulmanes. En las Capitulaciones de Granada, los Reyes Católicos garantizaron la libertad para seguir profesando la religión islámica. Pero en 1499 el cardenal Cisneros obligó al bautismo, y en 1502 a la conversión forzosa. A los musulmanes que abrazaron el cristianismo se les llamó moriscos.

- Expulsión de los judíos. En 1492, los judíos que no abrazaron la fe católica abandonaron España. Unos salieron del país (sefardíes, por el nombre bíblico Sefarad de la península ibérica), y otros, los conversos, adoptaron el cristianismo.

Imposición de la autoridad monárquica

En Castilla y en Aragón, el siglo XV destacó por la influencia de la nobleza y por las luchas civiles y conflictividad social. Por ello, los Reyes Católicos pretendieron extender su autoridad sometiendo al resto de poderes. Esto lo lograron por estos medios:

- Sometimiento de la nobleza a la autoridad de los reyes, a cambio de mantener sus privilegios y el mayorazgo (propiedad cedida por el rey y hereditaria).

- Control sobre las órdenes militares, al imponer al rey Fernando como maestre o superior de ellas.

- Creación de la Santa Hermandad para perseguir a malhechores y delincuentes en los campos y caminos.

- Reorganización de la Administración de justicia, creación de Real Chancillería de Granada, como máximo órgano jurídico junto a la de Valladolid.

- Reforzamiento del sistema fiscal creando nuevos impuestos, ampliando los ya existentes y fundando la Contaduría Real de Hacienda.

- Formación de un ejército profesional permanente, en sustitución de las tradicionales huestes feudales, sostenido por la monarquía y dependiendo de ella.

- Dominio de las ciudades de Castilla con la figura de los corregidores, con atribuciones políticas, administrativas y judiciales y a las órdenes del monarca.

Las regencias de Castilla

En el 1504 fallecía Isabel I de Castilla. La sucedería su hija Juana, casada con Felipe de Habsburgo, hijo del emperador Maximiliano I de Austria. Hasta su acceso al trono, la regencia de Castilla recayó en Fernando II de Aragón.

En el 1506, tras la muerte de Felipe, llamado el Hermoso, Juana la Loca se vio incapacitada para gobernar, de modo que el cardenal Cisneros asumió la regencia castellana.

En el 1508, las Cortes volvieron a ceder la regencia a Fernando de Aragón, cargo que ocupó hasta su fallecimiento en 1516. Desde entonces, hasta la llegada a la Península de Carlos I, fue el cardenal Cisneros quien volvió a asumir la regencia.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal