Tecnicas de expresión oral y escrita



Descargar 222.53 Kb.
Página2/6
Fecha de conversión02.02.2019
Tamaño222.53 Kb.
1   2   3   4   5   6

TEXTO INTRODUCTORIO DE REFLEXIÓN

Los fundamentos teóricos y prácticos para un manejo apropiado de un auditorio deben ser analizados desde la misma “complejidad humana” y no desde una visión tecnológica, que piensa que lo fundamental en la comunicación en la utilización sólo de medios audiovisuales. Lo fundamental en la oratoria es desarrollar una serie de actitudes y aptitudes que logren desarrollar la personalidad, el estilo y la conciencia del hablante, para que pueda existir una empatía pertinente en el proceso comunicativo.



El manejo ideal de un auditorio o de un aula de clase requiere de los siguientes procesos:

  1. Etapa inicial de reflexión

  2. Cómo hablar en público desde la complejidad humana

  3. Etapa de planificación

  4. Utilización de un modelo comunicativo apropiado al auditorio

  5. Utilización de auxiliadores del lenguaje.

  6. Manejo de elementos proxémicos.

  7. Diseño de materiales y utilización de medios.

  8. Consideraciones de tipo pedagógico y didáctico.

  9. Etapa de evaluación

  10. Recomendaciones finales.


3.1 LA ORATORIA
Una de las grandes capacidades que tiene el ser humano, es la capacidad de interactuar con el otro y de afectarlo corporalmente a través de la palabra. Todos somos capaces de hablar en público, puesto que somos seres humanos que nos recreamos lúdicamente con el lenguaje. Hablar en público implica comprender los rituales con los cuales construimos nuestra vida cotidiana para darle sentido a nuestra vida. Actividad ésta, que a diario hacemos sin la ansiedad y la timidez que produce enfrentarnos a un grupo grande de oyentes. Hablar en público desde esta perspectiva es similar a hablar cotidianamente; la diferencia radica es en el número de oyentes, en los procesos técnicos que utilizamos, y en los auxiliadores del lenguaje ( Gestos) que usamos para hechizar a los otros, con nuestro discurso.
En la oratoria, es necesario tener en cuenta que en la comunicación no sólo se transmiten ideas, conceptos, saberes sino fundamentalmente emociones.
Lo anterior implica preguntarnos: ¿Cuál será el contenido ideal? ¿Cuál será el tratamiento del tema? Es necesario argumentar al respecto que las dos preguntas son fundamentales para el desarrollo apropiado de una conferencia o de una clase a nivel de aula, pero de otro lado es necesario también preguntarnos ¿Quiénes son las personas que van a recibir nuestra conferencia? Pregunta que muchas veces descuidamos en el manejo de grupos y que a nuestro modo de ver es la pregunta prioritaria para este tipo de procesos de comunicación.
Con respecto a la última pregunta, cabe señalar, que la mayoría de los modelos comunicativos y pedagógicos han dado respuestas tales como: Emisores receptores, emisores, preceptores, educandos, estudiantes, etc. que como se ha visto en las reflexiones teóricas de este libro, tienen una serie de inconvenientes que no podemos compartir. Estos son algunos de los elementos, por los cuales en los primeros capítulos se hace mucho énfasis en aspectos Neuropedagógicos y Lúdicos, para poder entender la complejidad humana y en especial aquellos niños, jóvenes o profesionales que escuchan nuestros discursos.
Por lo anterior, al seleccionar las ideas, los conceptos principales y periféricos, se debe tener en cuenta que lo humano se encuentra atravesado más por lo emotivo que por la lógica y la racionalidad que puedan tener nuestros discursos, De esta forma es necesario abrir brechas emotivas en los oyentes, que les permitan viajar desde los planos afectivos-emotivos, al plano de la intelectualidad. Para lo anterior se deben de estimular a los oyentes con una buena dosis de sentido del humor y de motivaciones , más que con argumentos de tipo lógico-cerebral. En síntesis, para la etapa inicial de reflexión sobre manejo de auditorio son necesarios el qué, el cuándo, el por qué, el cómo, el dónde y el quién del proceso comunicativo.
3.2 CÓMO HABLAR EN PÚBLICO
3.2.1 COMPLEJIDAD HUMANA
Entenderme a mi mismo, para comprender el otro implica como mínimo un acercamiento teórico desde la realidad del sujeto como ser biológico-Psíquico-social-cultura-lúdico, para comprender en forma sencilla que cuando yo le enseño al otro, al mismo tiempo aprendo. Realidad esta última que nos diferencia de los animales, que en cierta forma podrían tener cerebro expresivo (reptílico), cerebro afectivo (sistema límbico), pero no cerebro cognitivo (neo-córtex) que hace que podamos comunicarnos no a través del gesto o lo gritos, sino a través del lenguaje hablado y escrito que en últimos son los que potencian los procesos sicológicos superiores del ser humano, relacionados con la inteligencia.
- En síntesis para comprender lo humano se requiere:

  • Entender al hombre como un ser reptílico

  • Entender al hombre como un ser emotivo

  • Entender al hombre como un ser cognitivo

  • Entender al hombre como un ser integral

  • Entender al hombre como un ser social

  • Entender al hombre como un ser cultural

  • Entender al hombre como un ser lúdico


3.2.2 LAS IDEAS Y CONCEPTOS CLAROS
El arte de la oratoria o de hablar en público, como mínimo requiere dos bases esenciales que consisten en: Tener primero ideas muy claras y conocer apropiadamente el lenguaje, en el cual se va a dar el proceso comunicativo. Con respecto a lo primero, es necesario anotar que para poder establecer el qué o el contenido programático, es necesario tener claridad y precisión sobre las ideas que van a construir el discurso temático. Tenga cuidado con los juicios de valor o los supuestos de que los oyentes ya conocen todo sobre el tema. En este sentido es indispensable en la medida de lo posible, hacer una indagación previa sobre los saberes, los preconceptos que tienen los oyentes, sobre la temática a desarrollar, De esta forma es conveniente que uno como hablante, se ponga en lugar del otro como oyente y preguntarnos: ¿Qué quisiera que le dijeran a uno sobre el tema?. De esta forma es necesario recordar que el público es oyente en un gran porcentaje y no lector.
Las ideas y los conceptos se deben jerarquizar, ojalá utilizando un mapa conceptual, para poder sintetizar y asociar las ideas de tal forma que, se puedan “dosificar”, para poderlas desarrollar de una manera adecuada y tranquila. El gran defecto de muchos oradores es querer presentar muchas ideas en un lapso de tiempo corto, originando que los oyentes no comprendan “lo dicho”, sino que solamente se fascinen por la rigurosidad conceptual del hablante. Lo que hace que el hablante memorice lo dicho, es la habilidad que tiene el conferencista para presentar, insistir y asociar ideas en el discurso.
La capacidad interneuronal del cerebro, en su mayor parte 99.98% corresponde a neuronas de tipo asociativo. En este sentido las ideas principales presentadas en un mapa conceptual, en el que existan las interrelaciones entre los conceptos principales y las ideas secundarias son fundamentales para la memorización y la comprensión de los conceptos.
En síntesis para transmitir las ideas y conceptos se requiere de:

-Es necesario conocer y comprender lo que se desea transmitir

-Es necesario jerarquizar los conceptos claves de la conferencia.

-Es necesario tener ideas claras y precisas sobre la temática

-Es necesario dosificar los contenidos temáticos.

-Es necesario cargar las ideas con emociones

-Es necesario utilizar herramientas que permitan asociar y jerarquizar los conceptos como los mapas conceptuales y holoárquicos.
3.2.3 CULTURA Y LENGUAJE
Fuera de tener ideas claras y conceptos para compartir con el auditorio, es necesario tener un conocimiento apropiado del lenguaje que se va a utilizar, específicamente relacionado con algunas características que se hace necesario resaltar:
3.2.3.1Estilo Personal:

Es una característica de la singularidad humana, en la cual existen variedades de estilos, que se pueden analizar por ejemplo a nivel literario leyendo las obras de diferentes autores, no para reproducirlas, sino para incrementar nuestra creatividad y nuestra originalidad. Se trata en este sentido de ver y sentir lo que han hecho muchas personas con experiencias, pero en forma diferente.


En el estilo de hablar, ocurre lo mismo, cada cual lo tiene lo importante es que se debe de asimilar de tal forma que logre potenciar nuestra personalidad y no traicionarla. De esta forma no es necesario cambiar el estilo sino más bien fortalecerlo con la naturalidad y la espontaneidad, con las cuales hemos nacido.
El buen orador es quien que intenta vencer la tentación de no caer en la “arrogancia intelectual”; utilizando conceptos rebuscados o palabras difíciles que muchos veces son artificiales o extravagantes. Los discursos en este sentido deben de ser claros y precisos y si se tiene la necesidad de introducir nuevas palabras y conceptos, es necesario clarificarlos y utilizarlos; si están de acuerdo con el desarrollo de las ideas principales del discurso. Si se utilizan como adornos de purismo del lenguaje, no contribuyen a un manejo apropiado del auditorio.


        1. Sentido del humor:

Desde los planteamientos de la antropología pedagógica y de la filosofía, podríamos afirmar que el hombre es un ser lúdico, primero que un homo sapiens, el cual llegó a un proceso complejo de maduración personal, gracias al sentido del humor y a la capacidad creadora. De esta forma tanto el sentido del humor como la risa que este produce son productos naturales de la evolución de nuestra cultura. El sentido del humor del orador, hace parte del desarrollo humano, de la cultura y del conocimiento, pues dicha afectación es una emoción de base cognitiva.


Detrás de la risa del oyente, no sólo existen sensación de agrado y de gratitud, sino que la parte socio-afectiva que la sonrisa produce, está ligada de múltiples formas con la parte cognitiva de los sujetos, es decir, la risa no es únicamente como se creía antes, hija de los instintos, de las emociones o de las regiones más profundas del cerebro humano; sino que la risa tiene bases cognitivas profundamente ligados con la inteligencia.
Desde una óptica ligada con las neurociencias, la risa es un ejercicio muscular, es una técnica respiratoria, y sirve fundamentalmente para liberar endorfinas cerebrales (igual sucede en el juego). Es un estimulante psíquico y por su acción con el sistema neurovegetativo combate el estrés.
Por lo anterior, el sentido del humor de un orador crea un escenario adecuado para que se produzca la empatía comunicativa. Desde esta perspectiva, bienvenido sean los chistes, las parodias, las metáforas cargadas de humor, las anécdotas cotidianas, los relatos populares lúdicos, pero dentro de un clima de respeto con el oyente; es decir sin traspasar los límites hacia la vulgaridad o la doble intencionalidad de la palabra, porque de lo contrario puede producir efectos altamente nocivos en el auditorio.
3.2.3.3Comprendiendo nuestra cultura:
La cultura, desde el punto de vista del relativismo cultural, es un conjunto de saberes materiales y espirituales que distinguen una sociedad de otra. Desde una concepción semiótica, “El hombre es un animal suspendido en las entramadas de significación que él mismo ha tejido” . Debido al carácter multifacético y poroso del concepto de cultura, aún así es el elemento fundamental que caracteriza a la comunicación y a lo humano. A manera de ilustración: Si un colombiano y un japonés hablan un mismo idioma, por ejemplo el inglés, de esta forma comparten código (codifican, encodifican), conocen el tema abordado en la comunicación, pero está necesariamente se verá afectada por las tradiciones, costumbres, saberes que tienen cada uno de los sujetos en su cultura. Por eso se dice que aprender un idioma, es aprender una cultura. He ahí su dificultad.

3.2.3.4Comprendiendo algunos errores:
Tanto las palabras altisonantes, las vulgaridades y los clisé, son perjudiciales para el control y el manejo de auditorios. Las palabras del purismo del lenguaje que no se acomoden al discurso son necesario eliminarlas, lo mismo que aquellas que poseen un doble sentido, pues hablar en público, es una actividad que siempre debe de estar acompañada por la seriedad y la rigurosidad, que requiere dicho proceso. El dominio de un lenguaje origina que no tenga que preocuparse en el momento de presentar su discurso.
Evitemos el uso de extranjerismos, que en muchas cosas ni el hablante ni el oyente los comprenden, sólo se hace por no tomar la leve molestia de buscar la palabra adecuada, para lo cual es indispensable el uso del diccionario, si no encuentra la palabra necesaria. Absténgase de usar palabras que no conoce, sea lo más natural y sencillo, estas son las cualidades que más admira un oyente, pues el efecto que estas producen a nivel del sistema emocional, son determinantes.
Las frases clisés se vuelven en muchos casos un efecto negativo, pues resultan aburridas, pesadas, originando en vez de claridad, confusión en el auditorio. Ej.: “la pereza es la madre de todos los vicios”, “Dime con quién andas y te diré quién eres”.
Muchos errores y defectos en el habla provienen de la emisión de sonidos o de la pronunciación inadecuada de las palabras. Tanto la falta de volumen como el volumen excesivo producen efectos nocivos en la comunicación, lo mismo que hablar emitiendo sonidos por la nariz, ronqueras y estridencias agudas. Lo anterior en gran medida se puede corregir haciendo procesos de relajación, acompañado con ejercicios respiratorios, pues la emisión de los sonidos empieza en el fondo de los pulmones, lo que hace necesario ejercicios que nos garanticen tanto la entrada como la emisión de buena cantidad de aire, para hacer vibrar con rigor las cuerdas vocales, Esta caja de resonancia de nuestro aparato fonador es la que utilizan los cantantes al aprender a almacenar aire y utilizarlo adecuadamente, de esta forma se garantiza la relación del tono y la intensidad, favoreciendo las tonalidades gruesas, el mayor volumen y la voz gruesa, para evitar fingir o impostar la voz.
El ritmo conversacional debe de ser regular e irregular, pues un ritmo continuo de voz, hace que la conferencia se vuelva monótona. Existen oradores que hacen que todas las frases tengan la misma intensidad de voz, estos son oradores fríos y lógicos que no le ponen emoción al discurso. Los discursos leídos, los cuales no compartimos en este libro, están expuestos a estos errores; si es necesario leer algo, que sea corte e importante.
Con respecto a la pronunciación de las palabras, la mayoría de los errores se cometen por ansiedad o por el temor, que para muchos implica el manejo de auditorio. Hablar con mucha rapidez o demasiado lento, es nocivo, pues pueden producirse muchas fallas de omisión, de reemplazo de palabras que hacen provocar un desgaste mental al oyente, en el sentido de que requiere pensar mucho o imaginarse cosas para poder interpretar el “lapsus” o el error sintáctico en que ha caído el hablante.
Lo mejor para lo anterior es el manejo adecuado del descanso, o de la pausa. De esta forma los silencios oportunos son tan elocuentes como el mismo acto de hablar.
De otro lado, otros grandes errores en el lenguaje, se refieren a no pronunciar las palabras como son, dejar frases a medias o utilizar muchos estribillos o muletillas que tanto daño hacen a las conferencias, pues en cierta medida lo que hacen es reflejar la inseguridad y la timidez del hablante. Entre otros caben destacar los siguientes: ¡Me han entendido!. Me siguen...desde luego...decía al respecto...por lo tanto... en este sentido...bueno...desde luego... claro está...es por esto... es mejor... recuerden...En síntesis...como acabo de decir...es necesario repetir...o una serie de repeticiones inútiles que no contribuyen a darle fuerza al discurso. Sí un concepto o una idea se repite, se debe de hacer dentro de un recurso didáctico llamado refuerzo, con el objetivo de dar énfasis a una conclusión determinada, “no repetir por repetir.”

En síntesis para aprender nuestro lenguaje y cultura es necesario:



  1. Tener un estilo personal atravesado por la originalidad

  2. Ser sencillo y natural

  3. Tener buen sentido del humor

  4. Conocer nuestra cultura y la del oyente

  5. Evitar las palabras vulgares y doble sentido

  6. Evitar las palabras altisonantes y los clisés

  7. Tener seriedad y rigurosidad en el discurso

  8. Son necesarios los ejercicios de respiración previa

  9. Intensidad y ritmo variados de la voz

  10. Tener el volumen apropiado de la voz

  11. Evitar la ansiedad y el temor frente al auditorio

  12. Evitar las frases y palabras a medias

  13. Evitar los estribillos o muletillas

  14. No hacer repeticiones innecesarias.




    1. ETAPA DE PLANIFICACIÓN

Es la etapa más delicada del proceso comunicativo y es quizás la que mayor rigurosidad conceptual debe poseer, Lo primero que hay que hacer es pensar y reflexionar muy profundamente, sobre cuál es el contenido conceptual del discurso, que en la medida de lo posible debe de ser agradable para el hablante y el oyente, en caso contrario afectará el proceso comunicativo. Desde la perspectiva de este libro, consideramos pertinente resaltar tres etapas a saber:


3.3.1Preparación temática:
En términos pedagógicos lo más importante, para un profesor es: ¿Qué enseñar? ¿y cómo enseñar?. Sobre el segundo aspecto actualmente existen muchas metodología, entre las cuales se sugiere abordar las nuevas propuestas del constructivismo que hacen énfasis en que es el sujeto el que construye conocimientos y que es necesario entender que en los procesos de asimilación de contenidos existe subjetividad, puesto que es una construcción humana.
La transmisión requiere de elaborar ensayos cortos (ver capítulo específico sobre elaboración de ensayos), para lo cual fuera de las sugerencias, que aquí se presentan, es necesario la utilización bien sea de pirámides temáticas, mándalas o mapas conceptuales para elaborar el ensayo adecuado que se va a manejar a nivel de contenidos en el auditorio.

En lo relacionado con las pirámides temáticas, nos sirven para determinar los núcleos básicos o la columna vertebral de nuestra exposición, bien sea para determinar cuales son las ideas principales o los conceptos prioritarios sobre los cuales e ha hacer énfasis en la exposición.

La gran posibilidad de elaborar una síntesis a través de esta herramientas justifica su uso, el cual es muy sencillo:

Tema principal




Temas secundarios




Temas de apoyo



El tema principal conduce a los conceptos prioritarios, los cuales se deben jerarquizar; mientras que las ideas auxiliares y de apoyo deben servir para que actúen como hilos conductores al tema principal, recuerde que estos elementos periféricos acompañadas por las emociones, pueden ser más valiosos que los de tipo argumentativo.


A través de ésta herramienta usted puede preparar el ensayo escrito, el cual le va a servir tanto para preparar el discurso, como material que se debe de entregar de respaldo.
Otra herramienta que se puede utilizar, son las mándalas y los ideogramas. Para los primeros puede elaborar el gráfico correspondiente y como usted puede observar, le da la posibilidad de un mayor rango de posibilidades conceptuarles de asociación.


Grafico Tomado del libro Aprender con todo el Cerebro de Linda VerLee Williams


De otro lado, si va a utilizar los mapas conceptuales, utilizando esta herramienta didáctica usted no solamente podrá captar fácilmente los conceptos jerarquizados, sino la gran posibilidad de elaborar asociaciones cognitivas entre los conceptos. También podrá dividir en forma sistemática los capítulos de acuerdo a cada una de las disciplinas desde donde se desprenden los conceptos.

3.3.2Cronograma de exposición:
Es fundamental poder elaborar un cronograma de exposición, basado en alguna de las herramientas anteriores. Como mínimo debe de poseer la introducción, el desarrollo del cuerpo temático, y las conclusiones correspondientes de la conferencia. Lo anterior debe ir acompañado con el tiempo previsto para cada una de las actividades, lo mismo que con el tratamiento o la forma que va a emplear para cada uno de los items correspondientes.


Con respecto a la introducción, recuerde que la primera impresión es decisiva para que el público lo acepte o lo rechace. Prefiera un estilo amable de presentación personal “Quien soy”, pero verdaderamente lo que es usted como ser humano en su cotidianidad y no un sujeto respaldado por muchos títulos. Sea sencillo, la rigurosidad la determina el conocimiento y los saberes, que tenga usted sobre el tema y no la cantidad de cartones universitarios que posea. Despréndase de la rigurosidad conceptual e intente plantear de entrada una actividad de tipo lúdico, que logre hechizar al auditorio, en últimas un buen manejo de auditorio es poder asombrar y hechizar a su público con su forma de ser y la rigurosidad conceptual.
Para lo anterior se sugieren las siguientes posibilidades de acuerdo a la temática que va a abordar:

  • Presentación de una hipótesis de trabajo

  • Presentación de una red de preguntas, que intentará desarrollar en el transcurrir de la exposición

  • Presentación de un socio drama

  • Presentación de un pequeño relato o cuento que se adapte al problema.

  • Presentación de un fragmento de video que impacte al oyente.

  • Elaboración de una dinámica intergrupal

  • Elaborar un diagnostico de entrada, sobre preconceptos de los oyentes.

  • Otras

Lo importante de la introducción, es que debe hacerse en un tiempo corto 5-10 minutos, prefiera una dinámica directa y que logre conquistar la atención del público, motive el interés del público presentando no sólo la introducción, sino el menú de lo que va hacer, ojalá utilizando el mapa conceptual que le sirvió para elaborar el contenido de la exposición.

En lo relacionado con el desarrollo del corpus o ideas principales, trate en la medida de lo posible de variar sus métodos de exposición, recuerde que lo rutinario vuelve monótona una exposición y sus oyentes se aburrirán fácilmente. No abuse tampoco de los recursos audiovisuales, pues existe muchos oradores que creen que sólo utilizando diferentes sistemas como video y video proyectores multimedia tienen. Esto es un gran error, a pesar de que la nueva tecnología informática, proporciona grandes posibilidades de jugar con las imágenes y los textos computarizados, si los utiliza, hágalo racionalmente. En este sentido es muy importante desarrollar el cronograma de exposición, que aquí se anexa y tener materiales suplementarios (acetatos a color), por si existe algún problema técnico con este tipo de ayudas. Si hace que todo su tema gire alrededor del uso de medios, su discurso puede convertirse en un show, más bien de tipo distractivo y no de ayuda para acceder al conocimiento.


Recuerde dentro del manejo de auditorios, la necesidad de hacer participar a sus oyentes, haga preguntas, relate anécdotas, utilice el sentido del humor y refiera anécdotas personales, que van a reflejar en síntesis la calidad humana que usted posee, que es en últimas más importante que el mismo tema que va a desarrollar, pues aunque parezca irracional decirlo, es así como lo evocarán y recordarán sus alumnos, no por lo que dice, sino por su forma de ser.
Para finalizar, es necesario la presentación de unas conclusiones claras y precisas, a las cuales se les debe de dar un tiempo específico, pues muchas conferencias por falta de planificación, no logran desarrollar lo deseado y mucho menos las conclusiones.
Cómo sugerencia técnica por detrás del cronograma de exposición, se debe elaborar el mapa conceptual temático, el cual le servirá como guía para el orden, o la secuencia de la presentación de la conferencia.
Es conveniente decir aquí, que los papeles o tarjetas que usan diferentes tipos de oradores, no son recomendables, pues producen la sensación de inseguridad frente al tema; es preferible el uso de mapas o guías para desarrollar la temática en forma abierta frente a los oyentes. Si necesita presentar un párrafo textual, no lo memorice, léalo frente al auditorio.
Por último cabe indicar, que no es necesario que se alargue mas de lo que necesita, si usted ha planeado su charla, no tiene necesidad de esto, no busque alabanzas, ni aplausos, pues la rigurosidad temática originará que siempre lo recuerden con agrado.
3.3.3Procesos respiración y de relajación:

Como dijimos con anterioridad, uno de los defectos más importantes en el manejo de auditorios, se refiere tanto a la emisión de los sonidos, como a la pronunciación de las palabras. En este sentido se hace necesario, para muchas personas hacer unos ejercicios que puedan eliminar este tipo de problemas. Aprender a respirar, es un esfuerzo que requiere de entrenamiento, como cualquier actividad de tipo muscular, pues en últimas se trata de fortalecer una serie de órganos biológicos que en cierta forma han quedado oxidados por falta de uso.

Para entender lo anterior, es preciso conocer el funcionamiento biológico de estos órganos. Cuando realizamos la toma de aire en forma relajada e inaudible, en ese instante los músculos dilatadores de la glotis provocan la separación de ambas cuerdas o repliegues dejando libre el espacio glótico, lugar por donde penetra el aire hasta los pulmones. La emisión de sonidos empieza en el fondo de los pulmones. Sólo así puede un orador pronunciar largos discursos. Posteriormente los músculos constructores de la laringe provocan el acercamiento de las cuerdas vocales hasta la línea media estando listos para la fonación, los músculos tensores de la laringe actúan, dando la tensión necesaria en dependencia de la altura y el volumen deseado, luego el sonido viaja por las cavidades de resonancia hasta llegar a la boca, lugar en que encontramos las estructuras duras-fijas que sirven de apoyo y resonancia, y las blandas (lengua) que sirve para articular y modificar los diferentes sonidos.
En síntesis es fundamental hacer ejercicios para estimular el diafragma que me permite sacar los sonidos con mayor fuerza (sin necesidad de micrófono), este separa la cavidad toráxica de la abdominal, si baja se ensancha y se aplana cuanto tomo aire, dejando de esta forma libre los pulmones para que la voz suene más alta y más agradable. Lo anterior justifica en gran medida los ejercicios de relajación que se deben de hacer previamente al manejo de un auditorio.
La brillantez y la belleza de la voz, son cualidades individuales y dependen en gran medida de la consistencia y la forma del cuerpo sonoro (laringe). En este sentido el cigarrillo mata el timbre y el tono se vuelve opaco. Lo mismo sucede cuando tomamos antes de una conferencia bebidas frías, caliente, alcohol o cuando estamos sujetos a cambios bruscos de temperatura, al aire acondicionado. De esta forma es conveniente ingerir dulces, jugos naturales, agua al clima y alimentos poco condimentados antes de hablar ante el público.
Aunque parezca exagerado plantearlo, también es conveniente ejercitar la lengua, elaborando ejercicios que consisten en sacarla y entrarla, hacer círculos con ellas, puesto que la lengua también es un músculo que es necesario ejercitarlo. También los ejercicios con versos, trovas, trabalenguas, hablar con un lápiz dentro de los dientes también ayuda.
Consideramos fundamental el trabajo de relajación, para activar el diafragma y producir una mejor voz. Con respecto a estás técnicas existen muchos a nivel de la cultura oriental (yoga, zen, etc), pero recomendamos específicamente las utilizadas en este libro para el trabajo de la fantasía en las técnicas escriturales propuestas. Es necesario aclarar al respecto que fuera de activar el diafragma eliminan el estrés y la ansiedad que produce el manejo de auditorios.

En conclusión con respecto a la etapa de planificación es necesario tener en cuenta lo siguiente:




        1. Es prioritario definir el qué va exponer, saber el cómo exponer

        2. Es necesario elaborar el ensayo escrito del contenido temático.

        3. Utilice herramientas de ayuda como las pirámide temática, las mandalas, o los mapas conceptuales-

        4. Elabore el cronograma de exposición correspondiente, acompañado del capa conceptual.

        5. Su exposición debe tener introducción-desarrollo del corpus y conclusiones

        6. La introducción debe ser lúdica e impactante

        7. No abusar de los recursos audiovisuales

        8. Recuerde que el sentido del humor es importante.

        9. No utilice tarjetas de respaldo en la oratoria este refleja inseguridad.

        10. Es necesario hacer ejercicios físicos para estimular la laringe y la lengua.

        11. Para eliminar el estrés y la ansiedad utilice mecanismos de relajación previa.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal