Tecnicas de expresión oral y escrita



Descargar 222.53 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión02.02.2019
Tamaño222.53 Kb.
  1   2   3   4   5   6

UNIVERSIDAD LIBRE – SECCIONAL PEREIRA

TECNICAS DE EXPRESIÓN ORAL Y ESCRITA
PARTE 1: MANEJO DE AUDITORIO


Carlos Alberto Jiménez V.
2006

TECNICAS DE EXPRESIÓN ORAL Y ESCRITA
PARTE 1: MANEJO DE AUDITORIO
LOS MODELOS DE LA COMUNICACIÓN
El desarrollo actual de las nuevas tecnologías de la información ha originado que actualmente el concepto de comunicación se asocie y se reduzca al uso que se tiene de los medios de comunicación masiva (prensa-radio-televisión- Internet, etc.), originando una visión fragmentada de dicho problema que tanto daño ha causado en su utilización específicamente cuando relacionamos la comunicación con cultura y la educación.
La comunicación, como proceso en el que existe un intercambio de sentidos, de emociones, de saberes, de conocimientos, de cultura, entre un hablante y un oyente, está altamente relacionado y atravesada por el concepto de “nuevo sensorium” de Walter Benjamín, que son las nuevas sensibilidades que existen en la post-modernidad, que se manifiestan en nuestra cultura a través de nuevos modos de sentir y de percibir el nuevo contexto social, nuevas formas que tienen los sujetos de relacionarse con el espacio y el tiempo (a través de la lúdica y del juego), nuevas formas de socialización, de reconocerse, de reconstruirse, de juntarse; que en síntesis los adultos no podemos comprender debido a la gran brecha generacional existente. Lo anterior se ha agudizado producto de la crisis socioeconómica que viven nuestros pueblos latinoamericanos, originando de esta forma fuera de las problemáticas macro, distancias e incomprensiones en los procesos comunicativos cotidianos (padre-hijo, docente-alumno).
La comunicación como construcción colectiva de sentido y de cultura penetra nuestra cotidianidad construyendo nuevos escenarios, en los que según Jesús Martín Barbero, en su texto “los mapas diurnos y nocturnos” nos dice: “El fenómeno de la comunicación deja de identificarse únicamente con los medios y empiezan a ser el fenómeno de la multiplicidad de los modos y formas de comunicación de la gente: desde el mundo de lo religioso hasta la plaza de mercado, pasando por el estadio y la esquina del barrio”(1999:14). Es desde estos modos de comunicación desde donde la gente mira los medios de comunicación masiva. En este sentido se podría plantear que no se puede comprender el sentido de la comunicación más que desde la cultura, lo que hace necesario entender este proceso como algo activo de lado y lado y no como un simple proceso de emisor-receptor. En palabras del profesor Barbero: “no es sólo el amo el que seduce, al esclavo, el esclavo también seduce al amo; y la gente no recibe pasivamente lo que recibe, la gente actúa, la gente es cómplice.”

En consecuencia, es necesario intentar construir modelos comunicativos que empiecen a mirar y a comprender la complejidad humana, desde lo que la gente hace, lee, mira o escucha hasta las emociones que conllevan estos procesos, con el fin de que su aplicación sea pertinente en el campo pedagógico.


Al respecto, cabría preguntarnos ¿Qué asociaciones o que distinciones podríamos establecer entre comunicación, cultura y educación?. Podríamos decir que la comunicación es un intercambio de sentidos, mientras que el concepto de cultura es muy difícil de definir; No es fácil dar definiciones precisas, pero podríamos ubicar, algunos referentes a saber: Como conjunto de costumbres, herencias, instituciones, arte, derecho, religión, ciencia, etc. que nos llegan por tradición externa. Por otra parte para Franz Boas, sería un conjunto de saberes materiales y espirituales que distinguen a una sociedad de otra. Encontraríamos también, en la literatura existente una serie de definiciones que la ligarían a los conceptos de: Hábitos, costumbres, conocimientos que identifican al hombre como miembro de una sociedad.
Refiriéndose a esto Ken Wilber, en su libro “La breve historia de todas las cosas” nos dice que: “Lo cultural se refiere al conjunto de significados, valores e identidades interiores que compartimos con quienes participan de una comunidad similar a la nuestra ya se trata de una comunidad tribal, de una comunidad nacional o de una comunidad mundial”(1998:115). Lo cultural desde esta última perspectiva tiene que ver con la visión del mundo que compartimos colectivamente, mientras que lo educativo, debería de ser entendido como el proceso más grande que pueda existir a nivel cooperativo, para compartir saberes y experiencias. Es decir, como proceso para ayudar al otro, en toda sus necesidades humanas y no como lo plantean algunas teorías pedagógicas, en las cuales los procesos de enseñanza-aprendizaje, se miran desde una óptica mecanicista emisor-receptor desde lo comunicativo, donde el profesor se limita a reproducir simbólicamente unos contenidos para sustentar su dogma o su arrogancia intelectual.

En la tríada conceptual cultura-educación-comunicación, siempre desembocaremos en el concepto de lenguaje, como el rasgo fundamental que liga y atraviesa estos tres conceptos que son interdependientes y por consecuencia inseparables, como los tres cerebros de la teoría McLean. En este sentido es el lenguaje humano el que realmente produce el salto, (y no una secuencia natural o lógica), entre la naturaleza y la cultura (homo faber-Homo sapiens), entre la cultura y la comunicación (homo sapiens-homo ludens) y entre la comunicación y la educación. (homo ludens-homo computante).


3.1 MODELOS COMUNICATIVOS

Son muchos los modelos de corte informacional-mecanicista en el que se asume el proceso comunicativo simplemente como un acto de producción de la expresión (emisor) y un acto de captación y comprensión de la expresión (receptor). Entre estos modelos caben señalar los siguientes modelos: Shannon y Weaver, Gebner, Lasswell, Westley y McLean e inclusive el de Jakobson a pesar de su influencia lingüística-semiótica.


El siguiente proceso evolutivo de un modelo comunicativo, basado en procesos recoge en alguna medida algunos de los conceptos de los autores mencionados:

El significado de cada uno de los conceptos del esquema anterior, demuestran la gran complejidad que encierra dicho proceso de relación entre al menos dos participantes.


Emisor (E): Agente que realiza la producción o la emisión de la expresión.
Receptor (R): Agente que capta, recibe o comprende la expresión.
Expresión: Manifestación de pensamientos, impresiones, sentimientos por medio de la palabra.
Mensaje: El conocimiento previo de la expresión, hace posible el mensaje, Ej.: Pare (semáforo en rojo)
Señal: Marca para indicar o regular algo: Ej.: Luz roja sería la señal del ejemplo anterior
Código: Sistema de signos y reglas que permiten formular y comprender un mensaje, en síntesis el código es lo que permite que se interprete correctamente una señal.
Referente: Es el tipo de hecho al que se refiere la señal, el cual a su vez es identificado por el receptor. Es decir, es el proceso de comunicación siempre debe de existir un referente o un tipo de hecho que se refiere a una cosa. Ej.: Alimento-objeto, etc.
Contexto: todo proceso comunicativo tiene un medio ambiente propicio al proceso de interacción, el cual se realiza en un lugar, en un espacio y en una circunstancia específica. Para María Consuelo Restrepo M. En su libro “Producción de textos educativos” Jakobson, agrega dos nuevos factores a los modelos anteriores. El contacto, es decir, el canal físico y las conexiones psicológicas entre el destinador y el destinatario, y el código, un sistema de significados compartidos por medio del cual se estructura el mensaje.


Cada uno de estos factores determina una función diferente en el lenguaje:

Emotiva, conativa, referencial, fática, metalingüística, poética.

Función emotiva: Describe la relación del mensaje con el remitente, Ej.: Carta de amor

Función conativa: Se refiere al efecto del mensaje sobre el destinatario, ejemplo respuesta a una orden: Juan, por favor, siéntese. Si Juan efectivamente se sienta, entonces el lenguaje (el mensaje) ha cumplido la función conativa. Desde el texto, el docente en un libro con taller escrito, orienta las actividades.

Función referencial: Es la orientación a la realidad del mensaje, ejemplo: Colombia descrita en su sistema hidrográfico.

Función fática: se orienta hacia el factor contacto, hacia las conexiones físicas y sicológicas que deben existir entre destinador y destinatario, ejemplo: Saludar ¿Cómo está profesor?

Función Metalingüística: Permite identificar el código utilizado; ejemplo: libro es un sustantivo común; concreto, simple. Es todo aquello que subyace.

Función poética: Es la relación del mensaje con los niveles estéticos del lenguaje como la armonía, el estilo de la organización del mensaje. Ejemplo: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” (1997:47)



Es necesario aclarar que estos modelos comunicativos evidencian la gran complejidad de este proceso y en este sentido tienen un alto valor histórico. Sin embargo para el interés de este libro el concepto de comunicación ligado a la cultura y a lo educativo es el eje central del mismo y como tal es necesario abordar unos nuevos modelos comunicativos centrados más en el hombre y en la cultura que en los mismos procesos informativos.
La comunicación encontró en estos modelos un marco de conceptos que se lograron operativizar a través de la matemática-informática-cibernética. Para Jesús Martín Barbero estos modelos resolverían la concepción instrumental de los medios, a decir de este investigador colombo.-español en su libro “De los medios a las mediaciones”: “La comunicación no es reducible ni homologable a transmisión y medición de información, o porque no cabe –como un baile o un ritual religioso- en el esquema emisor-mensaje-receptor, o porque introduce una asimetría tal entre los códigos del emisor y el receptor que hace estallar la linealidad en que se basa el modelo” (1998-224).
Los nuevos modelos comunicativos deben de focalizar su problemática en la “nueva cultura” y no en las ideologías, en la complejidad de los sujetos y no en los medios y en las estructuras; en la producción y la creatividad y no en procesos de reproducción simbólica. En este orden de ideas el sólo concepto de cultura, obliga a reconstruir los modelos comunicativos. Al respecto Claude Levi-Strauss (1973) plantea que el hombre es un primate y, en consecuencia, comparte buen número de características de la sociedad humana no aparecen ni remotamente en las sociedades de primates subhumanos. La discontinuidad que existe entre uno u otro tipo de sociedad es el resultado del paso de la naturaleza de las necesidades y de la fisiología de la especie en un medio ambiente determinado, a una sociedad basada en la liberación de la especie del control biológico directo, con la aparición de la cultura, la esencia primate del hombre es canalizada (a veces completamente reprimida) y deja de ser mecanismo fundamental en la determinación del comportamiento humano.(Leap.1989. Pág. 9)
Retomando algunos de estos elementos se presenta a continuación el modelo de David K. Berló sobre comunicación humana, citado por José A. Leap Barroco (1992), en su módulo “Introducción a la comunicación” el cual recoge algunos de los elementos anotados.


Con respecto a el significado de cada una de las categorías del modelo se precisa lo siguiente:
Habilidades comunicativas: capacidades que tienen la fuente y el receptor para construir la expresión y utilizar adecuadamente los códigos. Existen cinco habilidades dos encodificadoras (hablar y escribir), dos decodificadoras (leer y escuchar) y la última habilidad que se refiere a la reflexión o al pensamiento.
Actitudes: Son predisposiciones o disposiciones que asume la fuente o el receptor en la comunicación. Ej.: si uno tiene miedo, desconocimiento del tema, o el tema no es de su agrado, esto repercutirá en el proceso comunicativo pues tanto el emisor como el receptor se hacen una idea de su interlocutor.
Conocimiento: en el proceso comunicativo son fundamentales los preconceptos y los conceptos que se tengan con respecto al tema a comunicar, no sólo se requiere conocimiento temático, sino conocer las características del receptor (dominio del lenguaje, nivel educativo, saberes, preconceptos, etc.)
Contexto socio-cultural: Es necesario conocer los comportamientos, los saberes, las experiencias, las costumbres del emisor y del receptor del proceso, para que esto no influya en el proceso comunicativo: se puede compartir códigos más no culturas.
Elementos: Con respecto el mensaje tanto de la fuente como del emisor deben de organizarse y de guardar relaciones entre ellos.
Estructura: Modo como estas constituido el mensaje, arreglo o disposición entre el contenido y el tratamiento.
Contenido: Lo que contiene o lo que se quiere decir en el mensaje.
Tratamiento: Acciones que implican el cómo se dice, o la forma del mensaje.
Código: Son las relaciones existentes entre el repertorio de señales y las convenciones de la cultura, para poder interpretar concientemente un mensaje.
Vista-Oído-Tacto-Olfato-Gusto: Para este modelo comunicativo es fundamental, la estimulación multisensorial de los sentidos tradicionales.
Nota: Lo interesante de este modelo operativo es que tanto el Emisor como el receptor deben de tener las mismas características para que se produzcan la empatía que tanto se requiere en los procesos comunicativos especialmente es lo relacionado con el ”manejo del auditorio” (Ver capítulo al respecto), en el cual este modelo es el que más se ajusta para dicho proceso.

3.1.2 MODELOS DE APOYO COMUNICATIVO
Debido a la gran complejidad de lo humano y del proceso comunicativo, se hace necesario proponer algunos modelos alternativos, que nos permitan dinamizar y comprender los procesos comunicativos que se gestan dentro de los aulas (maestro-alumnos) y en la producción de cualquier material escrito (ensayo, cuento, proyecto de grado, etc.)
3.1.1 MODELO DEL CEREBRO TOTAL DE HERRMANN


Con respecto a la explicación de este modelo y sus incidencias con la comunicación y específicamente con la escritura, se recomienda la lectura de los capítulos teóricos al respecto: Teoría del cerebro total- Elaboración de diagnósticos cerebrales – diagnósticos sobre competencias lingüística- Escritura y Cerebro, etc. Que consideramos son el fundamento esencial para replantear, los procesos didácticos, alrededor de la enseñanza de asignaturas como: Técnicas de expresión oral y escrita, Técnicas de estudio, Técnicas de comunicación y otras asignaturas correlacionadas.
3.1.2 MODELO HOLOÁRQUICO SOBRE COMUNICACIÓN (Wilber-Jiménez)
Es de aclarar que el modelo que a continuación se presenta se elaboró y se recontextualizó a partir de los planteamientos teóricos de Ken Wilber, eminente teórico e investigador de la sicología transpersonal, es llamado cotidianamente el “Einstein de la conciencia” y es autor de libros como: La breve historia de las cosas, ciencia y religión, conciencia sin fronteras, los tres ojos del conocimiento, etc.

El interés de presentar este modelo adaptado a lo comunicativo, aparentemente complejo, pero de una gran profundidad es la de poder presentar una propuesta en vía de maduración para que realmente comprendamos el proceso comunicativo de una forma holística en toda su dimensionalidad multidisciplinar. Lo anterior para intentar evitar la utilización de los modelos mecanicistas ya analizados, modelos estos que no logran interpretar la complejidad humana, pues estos simplemente la ven, desde un horizonte empírico-conductista que origina muchos errores en el proceso pedagógico, cuando lo comunicativo se asume en el orden expositivo, unidireccional y dogmático.




Con respecto a la comprensión de este modelo, es necesario aclarar los siguientes conceptos:


Holoarquía: Es un término utilizado por Arthur Koestler para una jerarquía, es decir un orden de totalidad creciente o en vía de evolución categorial. Este despliegue de desarrollo de holoarquías evolutivas, adaptados a la problemática de la comunicación, es similar a lo planteado por los holistas, pensadores sistémicos, ecólogos profundos, etc. cuando presentan los estadios o las jerarquías de desarrollo moral, ego, cognitivo etc. En este sentido podría considerarse una estrategia heurística para resolver un problema.
Ken Wilber adoptó el concepto de holoarquía en su libro “Breve historia de las cosas” porque lo consideró más adecuado que el de jerarquía-categoría-concepto, pues todos los procesos de crecimiento desde la materia hasta la vida y, desde ésta, hasta la muerte discurren a través de holoarquías naturales hacia órdenes de holismo y totalidad creciente (totalidades que se convierten en partes de nuevas totalidades)
Una holoarquía natural, como es la comunicación humana es un proceso de orden y evolución creciente como por ejemplo, las partículas, los átomos, las células y los organismos; Para nuestro caso letras, palabras, frases, párrafos, etc., en que la totalidad de un determinado nivel de la jerarquía forma parte de la totalidad propia del siguiente nivel.
Distribución holoárquica: Cada mapa holoárquico comunicativo representa en cada eje cartesiano, cuatro tipos de holoarquías diferentes, representando secuencias holísticas que se interrelacionan entre los cuadrantes, pero que son completamente distintos a saber:

Distribución holoárquica: Cada mapa holoárquico comunicativo representa en cada eje cartesiano cuatro tipos de holoarquía diferentes, representando secuencias holísticas que se interrelacionan entre los cuadrantes, pero que son completamente distintos a saber:


-LO CONDUCTUAL (cuadrante A) este nivel comprende desde los organismos neuronales, los cuales para su formación requirieron de un proceso evolutivo desde los átomos, moléculas, procariotas, eucariotas cuyo significado es de que cada nivel trasciende, pero incluye a su predecesor, presentando una relación con los otros tres cuadrantes.
Estas holoarquías son individuales-externas-observables-empíricas, presentan un sistema de desarrollo evolutivo que va desde el sistema nervioso hasta llegar al neo-córtex complejo. La evolución de estos estadios filogenéticos se presentan en la teoría triúnica de MacLean. (reptil, límbico, córtex). Es necesario precisar en este sentido que el cerebro hace al lenguaje, y que el lenguaje hace al cerebro, dentro de una concepción en la cual las relaciones existentes entre sistema límbico y neo-córtex es lo que realmente nos diferencia de los animales, pues éstos sólo pueden llegar hasta un lenguaje emocional y no desde el plano de la racionalidad, de la lógica, de la abstracción y de la creatividad como hacen los humanos.
-LO INTENCIONAL (Cuadrante B) esta secuencia holoárquica es de tipo subjetiva e interna, corresponde a la profundidad humana, es decir al mismo proceso de desarrollo evolutivo que requiere la conciencia humana.

En los procesos de comunicación, nos encontramos más familiarizados con los mapas observables de los procesos mecanicistas. (canal-emisor-medios-mensaje, etc.), es decir lo empírico-observable-objetivo, que lo que sucede con la complejidad de la interioridad humana que es incognoscible. Por ejemplo las emociones y los sentimientos que produce un acto de habla, no es observable ni medible, a pesar de que estas holoarquías pertenezcan a la experiencia biológica del sistema límbico, según Ken Wilber los sentimientos sólo pueden experimentarse desde dentro. Cuando usted experimente un estado de alegría interior, por ejemplo, no se dice a sí mismo- ni aún el caso de que sea neurofisiólogo - ¡Hummm! ¡Qué día más límbico tengo!, sino que describe esos sentimientos en términos íntimos, personales, emocionales y sus objetivos como por ejemplo. “me siento maravillosamente bien”; ¡Que gran cosa estar vivo!. O algo por el estilo.(1996:113)


Estas holoarquías interiorizadas-intencionales, trascienden y también incluyen a sus predecesoras, pero también se relacionan con el cuadrante derecho ejemplo: las sensaciones emergen con los organismos neuronales; las percepciones con la cuerda neural (vista); los impulsos con el tronco cerebral (reptil); las emociones con el sistema límbico, etc.
‘LO CULTURAL (cuadrante C) según Wilber “lo cultural se refiere al conjunto de significados, valores e identidades interiores. Que compartimos con quienes participan de una comunidad similar a la nuestra, ya se trate de una comunidad tribal, de una comunidad nacional o de una comunidad mundial” (1996:115)

A decir de este autor en la época en que la evolución alcanza el neocórtex, su espacio fundamental se ha articulado en sofisticadas estructuras cognitivas. Estas visiones del mundo incorporan los componentes fundamentales de los espacios del mundo interior –como la irritabilidad celular, los instintos reptilianos y las emociones de los paleo mamíferos- pero les agregan nuevos componentes que articulan y desarrollan nuevas visiones del mundo. En este sentido Wilber nos dice: “Estos espacios culturales del mundo, evolucionan de lo físico a lo vegetativo y reptiliano (urobórico o serpentino), lo límbico-emocional (tifónico), lo específicamente homínido y lo propiamente humano, atravesando así una serie de estadios diferentes (arcaico-mágico-mítico-racional-existencia) con la posible existencia de estadios superiores todavía sin desplegar” (1996:118)


LO SOCIAL. Este tipo de holoarquías se refiere a las formas materiales e institucionales externas de la comunidad. (Su fundamento tecno-económico, sus estilo arquitectónicos, sus códigos de escrituras y el tamaño de sus poblaciones a manera de ejemplo).

Para Ken Wilber “las distintas visiones del mundo están ligadas a las formas exteriores de las distintas estructuras sociales que sostienen a cada una de las visiones del mundo y a los individuos que las componen. Por ejemplo desde el procariótico sistema Gaia a las sociedades basadas en la división del trabajo (los organismos neuronales), los grupos familiares de los paleo mamíferos y las formas humanas de las tribus recolectoras, las aldeas horticales, los imperios agrarios, los estados industriales y las federaciones informáticas globales”,(1996:118)

En síntesis la intencionalidad de este capítulo fuera de presentar algunos modelos comunicativos tradicionales, fue mostrar otros modelos en vía de construcción de acuerdo a las nuevas evidencias disponibles hasta el momento desde el punto de vista de las Neurociencias, Sicología transpersonal, Antropología, Sociología, Pedagogía etc. Que esperamos de alguna forma puedan contribuir a la complejidad de este debate.

3.1.3 MODELOS COMPLEMENTARIOS

Es pertinente aclarar que a pesar de las bondades del modelo de Berló (1969), para el manejo de auditorio, debido a su fácil manejo, dicho modelo históricamente surgió del modelo informacional de Shannon, que era de tipo mecanicista. Este proceso de comunicación desafortunadamente es concebido en términos de información, cantidad y eficacia del volumen informativo.


Por otro lado, estos modelos informacionales - tecnológicos descuidaron la problemática del significado, para favorecer la eficiencia de los procesos. Podríamos decir en síntesis que estos modelos no fueron pensados para tener en cuenta el significado de las señales y los aspectos psicológicos de la comunicación (atención, interés, emoción, afecto, motivación), pues su interés obviamente era la tecnología de la informática. Es necesario decir que el modelo de Berló intentó superar algunas de estas falencias, pues logró incluir en su modelo conceptos de avanzada como cultura, actitudes, preconceptos, comprensión, atención etc..
Habiendo llegado a estos primeras conclusiones, con respecto a estos modelos de corte conductual - positivista, es necesario plantear los nuevos horizontes comunicativos que nos presentan diferentes autores que han logrado esclarecer la complejidad misma de la comunicación como proceso intersubjetivo de interpretación, puesto que descifrar es finalmente interpretar. En este sentido, la comunicación no es simplemente intercambio de señales – estímulos - conocimientos etc, sino que es un proceso esencialmente social e histórico, debido a la gran cantidad de influencias subjetivas y colectivas que tiene. De otro lado, es importante destacar el lugar decisivo que ocupa el manejo del símbolo en lo comunicativo. Al respecto Leslie White ( 1940 ) nos dice. “Todo comportamiento humano se origina en el empleo de símbolos, Fue el símbolo el que transformó a nuestros antepasados antropoides en hombres y los hizo humanos. Todos las civilizaciones se han engendrado, y se perpetúan, solamente por el uso de símbolos. El comportamiento humano es un comportamiento simbólico; el comportamiento simbólico es un comportamiento humano”.
Autores como Osgood y Sebeok (1965), proponen el cambio de los conceptos de Emisor-Receptor, por los de “hablantes” ( unidad fuente) y “oyentes” -(unidad destino) , e introducen conceptos nuevos como el de “mediador”, superando de esta forma la visión mecánica de los procesos comunicativos.
Para Gregory Batenson (1965) es fundamental establecer cuatro niveles de comunicación: intrapersonal ( dentro de uno ), interpersonal ( de uno a uno ) el grupal ( de uno a muchos y viceversa) y el cultural ( muchos hacia muchos ). Para este autor los elementos comunicativos anteriores deben de tener como mínimo cinco criterios a saber: origen del mensaje - destino del mensaje - transmisor – receptor y canal.
La propuesta del interaccionismo simbólico en cabeza de Dance (1967), en lo referente al proceso comunicativo, plantea la necesidad de cinco elementos básicos: El comunicador, las formas de expresión, la situación social, el desempeño de roles y los fines sociales. Para Germán Rey en su texto “Estudios sicológicos de la comunicación humana” (1982). La sociedad existe en y mediante la comunicación, porque es a través del uso de símbolos significativos que tomamos las actitudes de los otros, así como ellos, a su vez pueden tomar nuestra actitudes hacía ellos. Según este autor, Mead (1934) había insistido en que la mente y la personalidad emergen en la experiencia social mediante la comunicación.
El aspecto pragmático de la comunicación humana fue abordado entre otros por Watzlawich (1981), quien afirma que en la comunicación ya no manejamos una unidad - mensaje monofónica, sino más bien un conjunto fluido y multifacético de muchos modos de conducta verbal, tonal, postural, contextual, etc, todos los cuales limitan el significado de los otros. Para este autor en la comunicación es fundamental tanto el contenido de la misma, como los procesos de Interrelaciones o de relaciones existentes con sentido.
Según Jakobson ( 1974 ), fuera de las funciones referenciales y emotivas en la comunicación, deben de existir la función poética (que posee un valor metafórico), la función fáctica que actúa como auxiliador del lenguaje “ me sigues”, “me escuchas” etc, y la función metalingüística que define y redefine en forma precisa el sentido de los signos que se prestan a ser mal comprendidos por el receptor para M.A.K Halliday en su libro” El lenguaje como semiótica social” (1986 ), apoyándose en Nigel plantea a nivel socio - semiótico siete funciones que debe de tener el lenguaje en la comunicación.


  1. Instrumental (“quiero “) para satisfacer necesidades materiales

  2. Reguladora (“haz lo que te digo”) para regular el comportamiento

  3. Interactiva (“ yo y Tu”) para involucrar a otras personas

  4. Personal (“Aquí estoy”) para identificar y manifestar el yo

  5. Heurística (“ dime por qué”) para explorar el mundo interior y exterior

  6. Imaginativa ( “Finjamos”) para crear un mundo propio

  7. Informativa(“tengo algo que decirte”) para comunicar nuevos informes

Por ultimo, a pesar de que son muchos más los autores que contribuyeron a este proceso ( Bandura - Chomsky - Schaff - Eco etc.), se presentarán algunos aportes de la teoría crítica de Habermas, que son fundamentales para entender la comunicación. Al respecto este autor nos dice que el interés práctico es inherente a la acción comunicativa, entendida esta como aquel proceso comunicativo encargado del desarrollo de la intersubjetividad (capacidad de actuar con otro), la intercomunicación y la interacción.


Desde la perspectiva Habermasiana, se abren nuevas brechas para entender la comunicación ligada a las ciencias históricas - hermenéuticas y no como tradicionalmente se venía haciendo desde un enfoque empírico -analítico que sólo concebía lo mensurable y lo observable de dicho proceso . Para Germán Rey (1982), no puede pensarse el proceso comunicacional desligado de la intersubjetividad. Toda realización histórica es una realización de la comunicación: Por lo tanto toda tarea emancipatoria se sustenta en una transformación de las condiciones de comunicabilidad e incomunicabilidad existentes en una sociedad y momento histórico particulares.
La construcción del sujeto individual y social según Habermas se lleva a cabo en la interacción dinámica de tres dimensiones : El lenguaje, el trabajo y la interacción. Refiriéndose a esto Habermas (1968) nos dice: “ El género humano asegura su existencia mediante sistemas de trabajo social y autoafirmación dominadora sobre la naturaleza y mediante a la convivencia mediada por la tradición gracias a la comunicación en la vida cotidiana; y finalmente mediante la ayuda de procesos de autoidentificación, que consolidan de nuevo en cada nivel de individualización la conciencia del individuo con relación a las normas del grupo. Para este autor la interacción o la acción comunicativa se encuentra mediada por los símbolos.
La Hermenéutica de Gadamer, es decir la teoría generalizada de la interpretación, nos permite ligarla a la comunicación como un proceso crítico, explicativo de la comprensión. Para Germán Rey (1982) “ Para el análisis psicológico del proceso comunicativo en tanto este se construye sobre la base de la interpretación y comprensión como dimensiones ineludibles de toda comunicación. Quien figura como emisor o hablante comprende e interpreta en la medida en que situándose de una manera específica ante la realidad la codifica igualmente de manera particular : Sistemacidad que opera, a su vez, desde la estructuración psicológica del sujeto.

Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal