Tabla de contenido



Descargar 201.52 Kb.
Página1/11
Fecha de conversión29.01.2018
Tamaño201.52 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11







TABLA DE CONTENIDO

UN DIA DE VACACIONES 7

VOLVER A COMENZAR 11

Raquel Ramos 12



FLOR DE PIEL 13

"Mario Benedetti" 14



POEMA AL AMOR PERDIDO 15

La Piel en la poesía 16

Gustavo Adolfo Bécquer 16



Despedida 17

Antonio Guzmán 17



La Hilandera 18

Andrés Eloy Blanco 19



Elegía a la sarna 20

Antonio Guzmán 20



Se murió Casimiro.... 21

Antonio Guzmán 21



QUERIDA DE ARTISTA 22

Ruben Darío 22



Es tu amor: 23

Antonio Guzmán 23



Muertos de hambre 24

Claudia Contreras 24



Sentir 25

Claudia Contreras 25



Para: Pablo Neruda 26

Antonio José Rondón Lugo 26



AUSENCIA 27

Gabriela Mistral 27



Amada en pénfigo 28

Antonio Guzmán 28



UN DIA EN LA CIUDAD 29

Por Martha Miniño 29

 PABLO NERUDA 32

Despedida 33

Antonio Guzmán 33

Fernando Pessoa 36

Receta 37

Ricardo Arjona 37



A Margarita 39

Federico García Lorca 39



LA MARGINALIDAD SE LLEVA POR DENTRO   40

LA SOMBRA DEL PEZ 42

CUENTO A MI HIJA 43

Antonio Rondón Lugo 43



Coloquio bajo la palma 44

Andrés Eloy Blanco 45



Demanda campesina 46

EL PRESENTIMIENTO 47

Federico García Lorca 47



Carta de Simón Bolívar a su prima Fanny.   Fanny fue su novia cuando él tenía 20 años. Esta carta la escribió El Libertador, en su lecho de enfermo, Santa Marta, Colombia, el 6 de diciembre de 1.830
Falleció once días más tarde. 49

Simón Bolívar. 49



Un Cuento de Fantasmas 50

Por Martha Miniño 50

Palabreo De La Loca Luz Caraballo 56

Andres Eloy Blanco 57



Con tus propias palabras / Tu duda Sartriana 58

Antonio Guzmán 59



La verdad, de Las formas del fuego 60

José Ramos Sucre 60



Acantolisis en Oda 61

Antonio Guzmán 61



La piel 62

Piel 63

AHORA VALE LA PENA 64

Mario Benedetti 64



A una madre 65

Antonio Guzmán F. 66

LA PIEL” 67

Cástulo Gregorisc 67



Mirandote los ojos 68

Alfredo Arvelo Larriva — Venezuela, 1883 68



Yo sueño con los ojos 69

José Martí 69



Libertad de expresión 70

Vladimir Maiakovski. 70



Yo sueño con los ojos 71

José Martí 71



Naufragio 72

Antonio Guzmán 73



LA TRAGEDIA DEL PUEBLO CUBANO 74

SUEÑO HISTORICO 75

Deseo de venganza 77

Gertrudis Gómez de Avellanada (poetisa cubana) 77



LAS CONTRADICCIONES 78

Gertrudis Gómez de Avellanada (poetisa cubana) 78

Antonio Guzmán 79

AL CHINCHORRO 80

 Raquel M. Ramos M. 80

ASI TE QUIERO 81

AMORES. DELIA (II) 82

PEGADITOS 85

 ADOLFO GOMEZ AGAMEZ 85



LA LENGUA 86

ADOLFO GOMEZ AGAMEZ 87



FLOR 88

Libertad de expresión 92

Vladimir Maiakovski. 92

ESPÉRAME 93

Poesia de Raquel ramos 93

http://piel-l.org/blog/archives/694 93

Jaime Sabines. (Poeta Mexicano) 95



GOTAS POETICAS 96

Antonio Gómez Restrepo 97



LOS OJOS 98

Antonio Gómez Restrepo 98

INSPIRACIÓN 99

LA BELLEZA 100

A Juan Ramón Jiménez 101

RUBEN DARIO 101

POEMAS TEMPRANOS   102

Retrato de Mujer 103

Rafael Arévalo Martínez 104

Marilyn en la morgue 105




UN DIA DE VACACIONES


Cuando aquella mañana salió a predicar,

Se preguntó pòr qué habían sacado a pasear el sol

De los domingos.

Pensó que los domingos el cielo debería estar sin nubes.

El aire estaba todo lleno de cascabeles,

La gente iba vestida de más buena,

Los árboles anticipaban el olor de la fruta

Y El volvía a sentir rodando por su pelo el agua del bautismo.

Hoy soy feliz, les dijo a sus discípulos

- dispuesto como estaba a tomarse por un día, vacación de palabras importantes- y adelantando el pie derecho, entró en la jornada



que se abrió ante él, gozosa como un sacramento.

Fue entonces cuando la niña se acercó. Era morena.

Era como podría ser una estrella que un día se empeñase en ser muchacha.

Era realmente lo único que le faltaba a aquel domingo para serlo del todo, y cuando empezó a hablar, fue como si se acabasen de inventar las campanas.

todos te piden –dijo- milagros importantes, volver a caminar desde la muerte. Pero yo tengo todo, Soy bella, soy amada, soy incluso feliz, pero no amo. Voy arrastrando una belleza inútil, deseada de todos. Mi corazón debió morirse en el camino de la vida.



Señor, si eres el hijo de David, haz que yo ame”.

El maestro la miró entonces con amor y dijo : “sea”.

Y vió como sus ojos crecían, como el alma se le multiplicaba,

Como era imposible ya saber si era hermosa,

Como empezaba a nadar contracorriente de la vida.

Luego, tras un recodo, se encontró con los ciegos.

Estaban allí sucios de gritos y de garras,

Cogidos como lobos a la ubre de la vida,

El alma retorcida como un cayado, hartos de mugre y sexo insatisfecho.

Dios ¿qué podía ser para ellos sino una esperanza?

Gritaban al mago de los trucos de prestidigitador,

No porque algo esperasen, sino porque gritar ya es algo para quien nada tiene.

¿Qué quieren? Preguntó.

¡Ver! Aullaron.

¿Ver qué? ¿rosas o cuerpos?

¡Cuerpos! –gritaron-lomos y pechos.

¿y si yo les diera el poder de ver las almas,

de entender el sentido de las cosas?

¿quieres hacernos aún más desgraciados?

Vete si sólo sabes dar eso que los doctores llaman “espíritu”.

Si sólo tienes consuelo, vete.

Les miró, tuvo miedo de que la compasión se apoderase de su alma,

Y de darles una vista que les haría en todo caso, menos hombres.

Ató sus manos antes que se precipitaran al milagro.

 

Fue entonces cuando el joven se acercó y dijo:

Yo daría mis ojos por saber el sentido de las cosas,

yo daría la luz por entender mi alma, saber quien soy,

quien rige nuestra vida o cómo es el corazón de Dios.

Si tienes un poder para hacer este cambio, hazlo en mí”.

El Maestro le miró. Sonreía. Lejos un cielo anunciaba tormentas.

Sé ciego”, y el muchacho sonrió ya sin ojos.



Por el camino se oían alejarse sus palabras bendiciendo a Dios.

 

Y a la caída de la tarde, llegó el fariseo.



Llevaba sobre la frente la palabra de Dios como una corona,

Tenía los dedos desgastados de purificaciones

Y el corazón tan dedicado al cielo

Que apenas se acordaba ya de si tenia esposa.

Maestro bueno –dijo- tú que lo sabes todo, dime:

¿es lícito engendrar un hijo en sábado?

Jesús miró al ilustre y lentamente llevó sus ojos hasta un árbol donde los pájaros cantaban.

¿Por qué preguntas eso? ¿Acaso temes que Dios sea enemigo del amor?

No del amor, sino de dos carnes que se buscan ardiendo.

Todos los libros sagrados piden pureza.

Jesús estaba llorando, y sollozando le dijo: Hay un amor, sólo un amor de distintos colores.

¿Hiere al cielo que escuches el canto de los pájaros?

¿No se abren en sábado las rosas?

¿Estará dios celoso de la belleza de los ríos?

¿Vientos y mares dormirán en los días de precepto?

No os juzgarán por número de palabras aprendidas, no seréis arrastrados al infierno si en la cuenta falta una genuflexión,

¡Pero ay de vosotros si en el camino malgastáis la alegría!

El fariseo miró a Jesús tembloroso. Toda su insigne vida rodaba de su cabeza cual sombrero volado por el viento, y dijo:

¿y Yo podría volver a ser un niño?

Jesús sonrió y dijo. Sea. Y el niño por la orilla se fue buscando conchas y cantando canciones que nunca había aprendido.

Raquel Ramos

http://piel.com.ve/ediciones/10/


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal