Sistema reproductor masculino



Descargar 33.63 Kb.
Fecha de conversión31.05.2018
Tamaño33.63 Kb.





SISTEMA REPRODUCTOR MASCULINO
El sistema reproductor masculino está compuesto por los genitales externos, los genitales internos y las glándulas anexas. Los genitales externos corresponden al pene y a los testículos; estos últimos suspendidos en el escroto. Los genitales internos se componen del epidídimo, el conducto deferente, conducto eyaculador y la uretra. Acompañando al sistema de conductos del sistema reproductor masculino se encuentran glándulas como las vesículas seminales, la próstata y las glándulas bulbouretrales o de Cooper
Testículos

Los testículos tiene forma ovalada, su longitud es aproximadamente de 4 a 5 cm, su ancho es de cerca de 2,5 cm y su diámetro anteroposterior es de 3 cm y en promedio pesan 14 g, aunque estas medidas pueden variar dependiendo de los diferentes grupos étnicos. Estos órganos son considerados como glándulas mixtas ya que tienen función endocrina porque producen hormonas como andrógenos y estrógenos y poseen función exocrina debido a que a través de su sistema de conductos conducen a los espermatozoides desde los testículos hacia el epidídimo. Los testículos por ser glándulas constan de un estroma y un parénquima. El estroma está constituido por la túnica vaginal y la albugínea, tabiques y una malla laxa que sostiene al parénquima testicular. El parénquima está formado por los túbulos seminíferos, el sistema de conductos y las células de Leydig.


- Estroma

La túnica vaginal, corresponde a una serosa la cual rodea al testículo durante su proceso de descenso. Esta estructura se localiza en la cara anterior y lateral del órgano en donde está compuesta por dos capas; una capa parietal relacionada con el escroto y una capa visceral que se adhiere directamente a la túnica albugínea, entre las dos capas existe una pequeña hendidura que contiene una pequeña cantidad de líquido, En general la túnica vaginal disminuye hasta cierto punto, los traumatismos que puedan afectar al testículo y permite a su vez, que el órgano se deslice entre sus envolturas como mecanismo de protección. En la parte posterior de cada uno de los testículos la capa visceral se adosa a la capa parietal y son cubiertas por mesotelio; es por este sitio anatómico por donde ingresan los vasos y nervios al testículo.


La túnica albugínea corresponde a la cápsula de la glándula, es bastante gruesa, fuerte y fibrosa compuesta por tejido conectivo denso irregular que rodea al testículo completamente. En la parte posterior del testículo, desde la cápsula parten tabiques de tejido conectivo denso que se ramifican y anastomosan para formar una red denominada mediastino testicular por donde viajan los vasos y nervios, además de permitir la salida de los conductillos eferentes del órgano. Desde el mediastino se extienden tabiques delgados que se dirigen hacia la parte anterior de la túnica albugínea del órgano quienes dividen al testículo en aproximadamente 250 lobulillos de forma piramidal que se comunican entre sí por medio de pequeños poros existentes entre los tabiques, exceptuando en el mediastino testicular. Cada lobulillo presenta una malla de sostén de tejido conectivo laxo areolar que forma una red tridimensional denominada intersticio testicular en donde se encuentran fibroblastos, macrófagos y células cebadas. El intersticio testicular es muy rico en capilares que presentan pericitos.
- Parénquima

El parénquima testicular está constituido por el parénquima exocrino y el parénquima endocrino, el primero está compuesto por los túbulos seminíferos encargados de la producción de los espermatozoides y un sistema de conductos (túbulos rectos, la rete de testis y los conductillos eferentes) que los transporta desde los túbulos seminíferos hacia el epidídimo y el segundo está formado por las células de intersticiales o Leydig quienes sintetizan los andrógenos y estrógenos en el varón.


Túbulos Seminíferos

En el intersticio de cada uno de los lobulillos se encuentran entre 1 y 4 túbulos seminíferos delgados y de forma muy tortuosa con una longitud entre 30 y 70 cm. Cada túbulo está formado por un epitelio muy especializado, el epitelio seminífero y su lámina basal. En la parte externa del túbulo se encuentra un tipo de células epiteliodes contráctiles, las células miodes quienes forman una capa limitante continua alrededor del túbulo seminífero y se sugiere que contribuye a reducir la luz del túbulo para el avance de los espermatozoides. El epitelio seminífero es un epitelio estratificado compuesto por linajes celulares que corresponden a los diferentes estadios de diferenciación y maduración que se presentan durante la espermatogénesis y que se denominan en conjunto células espermatogénicas y cuyas células se ubican desde la lámina basal hasta la luz del túbulo seminífero en el siguiente orden: espermatogonias, espermatocitos 1rios, espermatocitos 2rios, espermátides y espermatozoides y están acompañadas por otro tipo celular diferente las células de sostén o células de Sertoli. Para que se suceda la espermatogénesis se realizan modificaciones secuenciales y sincrónicas a partir de las espermatogonias que corresponden a la línea celular germinal diploide, son células stem que originan a los diferentes estadios celulares del epitelio germinativo. Esta población celular se localiza inmediatamente por encima de la lámina basal. Existen dos tipos de espermatogonias, las tipo A quienes proliferan para mantener su población celular y después de realizar mitosis se diferencian a las tipo B que a su vez realizan mitosis y luego se diferencian a espermatocitos 1rios. De las espermatogonias tipo A las hay de dos clases, tipo A oscuras que se consideran una línea de reserva quienes han detenido temporalmente su ciclo celular, son células pequeñas con forma de cúpula, núcleo ovalado y aplanado de aspecto denso por su heterocromatina y éste posee dos nucléolos, las tipo A claras se originan de las A oscuras, se asemejan mucho a ellas pero su núcleo presenta eucromatina. Las espermatogonias tipo B se asemejan a las A claras pero se caracterizan por su núcleo que es de forma redonda y su cromatina se condensa en grumos contra la envoltura nuclear, presenta un nucléolo central. Para que se suceda la proliferación y diferenciación de las espermatogonias es necesaria una concentración alta de testosterona que actúa sobre el epitelio seminífero para su desarrollo. Durante la proliferación y diferenciación de las espermatogonias ellas se mantienen unidas entre sí a través de puentes citoplasmáticos que les permiten comunicarse entre sí y con toda su progenie. Los espermatocitos primarios resultan de la diferenciación de las espermatogonias tipo B, se disponen por encima de las espermatogonias y se caracterizan por ser las células más grandes del epitelio seminífero, son de forma redondeada, presentan un núcleo redondo y grande de disposición central y de aspecto vesiculoso ya que los cromosomas se encuentran en diferentes etapas de condensación. Los espermatocitos secundarios son células pequeñas y su vida es muy corta por lo que su identificación en el túbulo seminífero se hace dispendiosa, ellos originan a las espermátides que son células pequeñas, de forma redonda, estas células se encuentran unidas entre sí por puentes citoplasmáticos por lo que forman conjuntos celulares pequeños ubicados muy cerca a la luz del túbulo seminífero. Las espermátides se diferencian a espermatozoides mediante un proceso denominado espermiogénesis en donde el espermatozoide adquiere su estructura y forma característica, compuesto por una cabeza y una cola. El espermatozoide se ubica próximo a la luz del túbulo seminífero para iniciar el viaje por el sistema de conductos que lo llevará al epidídimo. Las células sustentaculares o de Sertoli son una población propia del epitelio del túbulo seminífero que se ubican entremezclada con las células espermatogénicas y a quienes les proporcionan apoyo físico y nutricional. Las células de Sertoli se encuentran apoyadas sobre la lámina basal; tienen forma cilíndrica, son altas y sus membranas apicales se proyectan hacia la luz del túbulo y están muy plegadas dando la apariencia de que la célula tiene forma piramidal, su núcleo es de posición basal y de coloración clara, tiene forma ovalada o redonda e incluso triangular, éste presenta un nucléolo grande de disposición central. Las células de Sertoli emiten prolongaciones muy delgadas que rellenan todos los espacios existentes entre las células del túbulo seminífero. Las células de Sertoli cumplen con diversas funciones: establecen la barrera hematotesticular, sintetizan y secretan la Proteína Ligadora de Andrógenos (ABP) y algunas hormonas, aportan sostén y nutrientes a las células germinativas y realizan fagocitosis de restos citoplasmáticos de las espermátides, también aportan líquido a la luz de los túbulos que sirve como medio de transporte para los espermatozoides. La barrera hematotesticular corresponde a una barrera de permeabilidad que es muy importante e indispensable para crear una compartimentalización fisiológica para el epitelio seminífero con respecto a la composición de iones, aminoácidos, proteínas y carbohidratos; que hace al líquido de los túbulos seminíferos y de las vías espermáticas muy diferente a la composición del plasma sanguíneo y de la linfa del testículo. La barrera hematotesticular formada por las células de Sertoli alrededor de las células espermatogénicas consiste en una estructura especializada en donde las células de Sertoli están firmemente unidas entre sí por sus membranas laterales a través de complejos de unión especializados compuestos por zónula ocludens que forman uniones herméticas, también existen nexos, desmosomas y hemidesmosomas. Las zónulas ocludens existentes entre las células de Sertoli en la barrera hematotesticular dividen al epitelio seminífero en compartimientos, uno basal y otro luminal; en el compartimiento basal se ubican las espermatogonias y los espermatocitos 1rios, los espermatocitos 2rios y las espermátides se ubican en el compartimiento luminal, estableciéndose de esta manera que los procesos de meiosis y espermiogénesis se realicen en el compartimiento luminal. Esta división en compartimientos protege a los gametos de la influencia de sustancias provenientes del intersticio testicular que pueden lesionarlos, además, la barrera protege a las células espermatogénicas y a los espermatozoides del ataque del sistema inmune ya que estas células poseen unas moléculas que no son reconocidas como propias del individuo por el sistema inmune; porque como la espermatogénesis sólo se inicia en la pubertad cuando la persona ya se ha hecho inmunocompetente (reconocimiento de moléculas extrañas y producción de anticuerpos contra ellas), entonces el sistema inmune las reconocería como células extrañas y se producirían anticuerpos específicos contra ellas. Las células de Sertoli producen una macromolécula denominada Proteína Ligadora de Andrógenos (ABP) la cual se encuentra en altos niveles en la luz de los túbulos seminíferos, esta secreción se une a la testosterona y a la dihidrotestosterona facilitando el incremento de la concentración de la testosterona a nivel de la luz del túbulo seminífero, proporcionando un microambiente favorable para la diferenciación de las células espermatogénicas y lo que es más importante; es que la ABP quien concentra a la testosterona en el compartimiento luminal, en donde se necesita una concentración alta de andrógenos para la maduración normal de los espermatozoides. Las células de Sertoli sintetizan y secretan varias hormonas como la inhibina que mediante retroalimentación inhibe la liberación de FSH, produce también factor activador de plasminógeno quien mediante una enzima proteolítica activa a la plasmina, también las células de Sertoli secretan transferrina testicular que une hierro a la proteína sérica y lo trasporta a los gametos en maduración. A su vez las células de Sertoli presentan receptores de membrana para la FSH y la testosterona y las cuales son necesarias para que las células de Sertoli produzcan la ABP, el factor activador de plasminógeno y la transferrina. Durante la embriogénesis estas células producen hormona antimülleriana que induce la involución del conducto Paramesonéfrico o de Müller en el varón, porque este conducto es el precursor del sistema reproductor femenino. Las células de Sertoli no proliferan pero las espermatogénicas si lo hacen desde la base del compartimiento y poco a poco y muy lentamente se van desplazando en sentido ascendente hacia la luz del túbulo a medida que se diferencian y forman a los espermatozoides. A medida que los túbulos seminíferos se acercan a la rete de testis sólo están constituidos por células de Sertoli
Células Intersticiales o de Leydig

En intersticio testicular que rodea completamente a los túbulos seminíferos se encuentra inmersa una población celular denominada células intersticiales o de Leydig; estas células representan el principal componente endocrino del testículo y produce andrógenos entre ellos testosterona. Las células de Leydig se distribuyen en pequeños grupos dispuestos muy cerca de los vasos sanguíneos, estas células tienen forma poliédrica con un citoplasma abundante acidófilo que se tiñe intensamente de rosa o fucsia con H. E, por lo general presentan un núcleo redondo y de disposición central. La testosterona producida por las células de Leydig es esencial para que se realice la espermatogénesis y necesaria para mantener la función de las glándulas anexas al reproductor masculino, además la testosterona permite el desarrollo y el mantenimiento de los caracteres sexuales secundarios en el hombre. La producción de los andrógenos depende de la secreción de la LH por parte de la adenohipófisis por lo que las células de Leydig presentan receptores de membrana para esta hormona.




Sistema de Conductos en el Testículo


Tienen como función transportar los espermatozoides desde los túbulos seminíferos hasta el epidídimo. Los túbulos seminíferos que se dirigen hacia la parte posterior del testículo, abruptamente se estrechan y forman conductos muy cortos denominados los túbulos rectos que desembocan en un sistema de lagunas o canales llamados rete de testis; ésta y los túbulos rectos están revestidos por un epitelio que varía de plano simple a cilíndrico simple muy bajo con numerosas microvellosidades.. De la rete de testis se originan aproximadamente de 12 a 20 conductos, los conductillos eferentes formados por un epitelio cilíndrico simple cuyas células varían en altura y unas presentan cilios y otras no. Los conductillos eferentes abandona el testículo atravesando la túnica albugínea por la parte posterior del mismo para ingresar a la cabeza del epidídimo, estos conductillos eferentes son muy tortuosos y tanto en el testículo como en el epidídimo forman lobulillos.
Genitales Internos

A medida que los conductillos eferentes convergen formar un solo conducto; el conducto del epidídimo que es muy contorneado y tortuoso y que mide aproximadamente 7,5cm de longitud, pero que si éste se desenvuelve llega a alcanzar una longitud aproximada de unos 6m. Este conducto se sitúa entre el polo superior e inferior del testículo. El epidídimo es el sitio en donde se almacenan y maduran los espermatozoides (capacitación) y mientras esto sucede pasan de 3 a 5 días. El epidídimo está constituido por una mucosa compuesta por un epitelio pseudoestratificado cilíndrico con esterocilios encargados de captar por pinocitosis cerca del 90% del líquido testicular, inmediatamente adyacente al epitelio hay una lámina propia de tejido conectivo laxo areolar entremezclado con miocitos lisos, en la cabeza del epidídimo estos miocitos se disponen de forma circular, en el cuerpo del conducto los miocitos se disponen en haces de distribución longitudinal y oblicua formando una muscular incompleta, en la cola hay una muscular continua y bien delimitada y en su porción distal aparece una tercera capa muscular que se continua con las capas de músculo del conducto deferente, inmediatamente y externa a la muscular se encuentra una capa de tejido conectivo laxo areolar con abundantes vasos y nervios. Las túnicas del conducto del epidídimo están cubiertas externamente por la túnica albugínea. En la porción distal del epidídimo éste gira hacia arriba formando un asa para continuar como conducto deferente dentro del cordón espermático hasta llegar a la próstata. El conducto deferente está constituido por una mucosa con epitelio pseudoestratificado cilíndrico con esterocilios que se apoya sobre una lámina propia rica en fibras elásticas, la mucosa de este conducto forma numerosos pliegues haciendo su luz muy irregular. Inmediatamente contigua a la lámina propia se encuentra la muscular que es bastante gruesa de aproximadamente 1mm y formada por tres capas de músculo liso; una longitudinal interna, una circular media y otra longitudinal externa, periférica a la muscular se encuentra la adventicia de tejido conectivo laxo areolar que une al deferente con las estructuras que lo acompañan. Hacia la parte caudal del conducto este se dilata para formar la ampolla del deferente que es de forma fusiforme, su mucosa forma numerosos pliegues que se ramifican formando compartimentos dentro de la ampolla, cada pliegue está constituido por un epitelio cilíndrico simple, por lo general bajo y una lámina propia. La ampolla del deferente se une con el conducto de la vesícula seminal y forman el conducto eyaculador un conducto recto y corto formados por una mucosa la cual forma pliegues que proyectan hacia su luz y consta de epitelio cilíndrico simple y una lámina propia, los dos conductos eyaculadores convergen en la próstata y se abren en el colículo seminal; una abertura engrosada en la pared posterior de la uretra prostática; en el colículo se forma una estructura que se invagina formando un fondo de saco denominado el utrículo prostático.
Glándulas Anexas

Son un conjunto de glándulas encargadas mediante sus secreciones de formar junto con los espermatozoides el semen. Cada secreción glandular tiene importancia fisiológica para brindarle a los espermatozoides un microambiente favorable para que estos puedan fertilizar. Las vesículas seminales corresponden a una evaginación lateral del conducto deferente y por lo tanto presentan básicamente la misma estructura. Estas glándulas están formadas por las siguientes capas: una mucosa que forma numerosos pliegues que se extienden hacia la luz, tiene un epitelio cilíndrico estratificado y su lámina propia, la muscular presenta una capa circular interna y una longitudinal externa y una adventicia que es la más externa y ella fija las partes plegadas de la vesícula. La vesícula seminal aporta el 70% del volumen al semen con gran contenido de fructuosa, el cual es utilizado por los espermatozoides como fuente de energía. La Próstata se encuentra debajo de la vejiga, rodea la primera porción de la uretra y es recorrida en su parte posterior por los dos conductos eyaculadores El estroma está compuesto por una cápsula de tejido conectivo denso irregular y una malla también de tejido conectivo denso irregular con abundantes fibras colágenas y elásticas entremezclado con miocitos lisos Su parénquima está representado por 30 a 50 glándulas alveolares y sus conductos que se vacían en la uretra a través de 15 a 25 conductos. Los alvéolos tienen un epitelio que varía ente cúbico y cilíndrico simple dependiendo de una actividad secretora y del influjo de la testosterona. Algunas células del epitelio almacenan fosfatasa ácida y en la superficie apical se observan pequeñas evaginaciones que se van liberando hacia la luz como resultado de su secreción. El epitelio de los conductos es cilíndrico simple el cual se va transformando a transicional al acercarse a la uretra. En la luz de las glándulas se encuentran ocasionalmente unas estructuras redondeadas formadas por zonas concéntricas denominadas cuerpos amiláceos o concrementos prostáticos que corresponden a pequeñas calcificaciones de la secreción glandular. La próstata se pude dividir histológicamente en tres zonas concéntricas dependiendo de la distribución de sus glándulas, la zona periférica es la más grande conteniendo a las glándulas que se les ha denominado glándulas principales, sitio preferido para el desarrollo de un cáncer, en la zona media se encuentran los alvéolos que constituyen las glándulas submucosas y en la zona interna se encuentran los alvéolos que conforman las glándulas mucosas siendo las más escasas y con tendencia a presentar hiperplasia nodular benigna. Los adenómeros de las glándulas producen la secreción prostática rica en fosfatasa ácida y ácido cítrico, la cual es expulsada durante la eyaculación por la contracción del músculo liso. Las glándulas bulbouretrales: Tienen un diámetro aproximado de 1cm. A partir de cada glándula parte un conducto excretor de aproximadamente 3 cm de longitud que desemboca en la porción membranosa de la uretra. Su parénquima está formado por glándulas túbuloacinares compuestas y sus conductos, sus adenómeros tienen un epitelio que varía entre cúbico y cilíndrico simple el cual sintetiza mucina cuya función es lubricar y cambiar el pH de la superficie uretral antes de la eyaculación. Los conductos secretores están revestidos por un epitelio cilíndrico estratificado. El estroma está representado por la cápsula y una malla de tejido conectivo laxo areolar con algunos miocitos lisos.
El Pene

El pene es un órgano tubular cubierto por piel delgada y pigmentada con abundantes fibras nerviosas y vasos sanguíneos. Debajo de la piel se encuentra una cápsula gruesa de tejido conectivo denso irregular; la túnica albugínea que presenta abundantes fibras colágenas y elásticas. De la parte posterior de la túnica albugínea se desprende un tabique de tejido conectivo denso irregular denominado tabique medio, cuyas fibras de colágeno son de distribución circular y longitudinal y rodean y circunscriben a cada uno de los cuerpos cavernosos y al cuerpo esponjoso, el tabique medio presenta orificios que permitan la comunicación entre los dos cuerpos cavernosos. Del tabique medio se van originando fibras colágenas que se ramifican y anastomosan formando unos espacios que están revestidos por endotelio y corresponden a las cavernas y entre ellas se encuentran miocitos lisos, las cavernas y los otros elementos estructurales a su vez forman cada uno de los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso, este último rodea a la uretra, el tejido conectivo que lo rodea es mucho más delgado y contiene mayor cantidad de fibras elásticas. El glande no presente túnica albugínea sino dermis cubierta por epidermis. El prepucio es un repliegue cutáneo que cubre parcial o totalmente el glande. Sobre la superficie que limita con el glande no hay glándulas sudoríparas o sebáceas. En la piel próxima a la base del glande se encuentran glándulas sebáceas modificadas, las glándulas prepuciales o glándulas de Tyson, cuya secreción grasa realiza una función protectora. La capa subcutánea de la piel constituye una capa laxa de tejido conectivo denominada fascia peneana, en la que no aparece tejido adiposo. Esta capa no se encuentra en el glande, contiene células de músculo liso aisladas unidas a fibras provenientes del escroto. En la parte profunda de la capa conectiva laxa hay abundante fibras elásticas que están muy próximas entre sí.





Autor: MSc. Sonia González Pineda



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal