Sistema excretor el aparato urinario o excretor es un conjunto de



Descargar 56.73 Kb.
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño56.73 Kb.

SISTEMA EXCRETOR
El aparato urinario o excretor es un conjunto de órganos encargados de mantener la homeostasis del equilibrio ácido-base y del balance hidrosalino, extrayendo de la sangre productos de desecho del metabolismo celular y eliminándolos hacia el exterior del cuerpo.
El Aparato urinario se conoce también como aparato nefrourinario.

Las funciones del aparato urinario o nefrourinario son:

•  La excreción de los productos de desecho del metabolismo celular.

•  Mantener el equilibrio hídrico.

•  Mantener el equilibrio iónico (concentración de iones en el medio interno) y, por consiguiente, la presión osmática. En otras palabras realiza la osmorregulación.

•  Mantener el equilibrio ácido-base, mediante la regulación de la concentración de iones hidrógenos (H+) en el plasma sanguíneo.

Estas funciones permiten regular el medio interno, lográndose, el mantenimiento de la composición del líquido intersticial y de la sangre.
Además, los sistemas urinarios ayudan a mantener la homeostasis regulando la composición de la sangre y el líquido extracelular (sustancia compuesta por agua que baña todas las células) dentro de los estrechos límites requeridos para un metabolismo celular, regula los niveles de iones en la sangre como potasio, sodio, cloruro y calcio, mantiene el pH apropiado en la sangre al regular las concentraciones de iones hidrógeno y bicarbonato, retienen los nutrimentos importantes como la glucosa y los aminoácidos en la sangre y secreta las sustancias que ayudan a regular la presión arterial y los niveles de oxígeno en la sangre.
El sistema urinario comprende una serie de órganos, tubos, músculos y nervios que trabajan en conjunto para producir, almacenar y transportar la orina y está formado por dos riñones, dos uréteres, esfínteres, la vejiga y la uretra.
El aparato urinario está constituido por dos riñones, donde se elabora la orina, y unos conductos que la llevan al exterior.
1º Los órganos secretores: los riñones, que producen la orina y desempeñan otras funciones.

2ºLa vía excretora, que recoge la orina y la expulsa al exterior. Está formado por un conjunto de conductos que son:



  • Los uréteres, que conducen la orina desde los riñones a la vejiga urinaria.

  • La vejiga urinaria, receptáculo donde se acumula la orina.

  • La uretra, conducto por el que sale la orina hacia el exterior, siendo de corta longitud en la mujer y más larga en el hombre.

La presión de la sangre impulsa el agua y las sustancias disueltas, a excepción de las proteínas plasmáticas, a través de las paredes semipermeables del capilar y hacia la cápsula de Bowmann, mediante un proceso de ultracentrifugación.

De esta manera se extraen del sistema circulatorio, no sólo productos tóxicos del metabolismo, sino también compuestos útiles, como glucosa y aminoácidos.
El aparato urinario está muy relacionado embriológica y anatómicamente con el aparato genital, de tal manera que a ambos aparatos se les llama el aparato urogenital.

Comienza a desarrollarse al principio de la cuarta semana de la gestación, a partir del mesodermo intermedio.

SISTEMAS HOMEOSTÁTICOS.

La homeostasis es la capacidad que tienen los organismos para mantener su medio interno constante.

Entre más especializadas son las células, son menos capaces de efectuar ellas solas todas sus funciones como adquirir sus propios alimentos, eliminar en forma independiente sus derechos, regular su temperatura, etc., por lo que los organismos han desarrollado diferentes mecanismos que mantienen su homeostasis. Los mecanismos homeostáticos son los encargados de cumplir con esta tarea.
Fundamentalmente, se encuentran representados por la irritabilidad celular y por los órganos especializados internos y externos (como la vista, el oído, y el olfato), también conocidos como receptores que contienen estructuras con terminaciones nerviosas.

En la mayoría de los animales la información recibida por los receptores es transmitida al Sistema Nervioso, donde es recibida y procesada, para posteriormente ejecutar las respuestas adecuadas, por medio de órganos nerviosos especializados llamados efectores. Un ejemplo es la temperatura del cuerpo humano, la cual debe de mantenerse constante. Los mecanismos homeostáticos encargados de ello funcionan de la siguiente forma:

Si la temperatura se eleva arriba de su nivel normal (37oC), la temperatura de la sangre se eleva también, lo cual es detectado por las células cerebrales encargadas del control de la temperatura, éstas envían “órdenes” mediante impulsos nerviosos a las glándulas sudoríparas para que aumenten la producción del sudor. El sudor humedece la piel, lo que reduce la temperatura corporal. Por otra parte la dilatación de los capilares sanguíneos de la piel aumenta el flujo sanguíneo, que de este modo lleva mayor cantidad de calor, a la superficie del cuerpo que es por donde se pierde.

Cuando sucede lo contrario, es decir, que la temperatura interna desciende más del límite normal, los impulsos nerviosos que envían las correspondientes células del cerebro, provocan la constricción de los vasos sanguíneos que irrigan la superficie mayor, los impulsos nerviosos provocan contracciones musculares o “escalofríos” pata generar calor.


Los riñones son típicos de vertebrados. Cada riñón está formado por un conjunto de unidades llamadas nefronas o nefrones.

La nefrona o nefrón se puede considerar como la unidad funcional del riñón.

Una nefrona consta de un corpúsculo renal, que filtra a presión el plasma sanguíneo, y de un túbulo contorneado, de longitud variable, donde se producen la reabsorción y la secreción.
RIÑÓN

Los riñones son dos órganos con forma de frijol (judía o habichuela). En el ser humano cada uno tiene, aproximadamente, el tamaño de su puño cerrado. Ubicados en el retroperitoneo, justo debajo de las costillas, a la altura de las primeras vértebras lumbares, filtran la sangre del aparato circulatorio y permiten la excreción a través de la orina de diversos residuos metabólicos del organismo por medio de un sistema complejo que incluye mecanismos de filtración, reabsorción y excreción.


Cada día los riñones procesan unos 200 litros de sangre para producir, aproximadamente, 2 litros de orina, una solución líquida compuesta de agua y diversas sustancias en cantidad variable que se eliminan del organismo, procedentes del metabolismo corporal. La orina baja continuamente hacia la vejiga a través de unos conductos llamados uréteres. La vejiga almacena la orina hasta el momento de orinar.





Partes del riñón
•  La cápsula renal: capa externa formada por una membrana de tejido conjuntivo fibroso.

•  La zona cortical: tiene un aspecto granuloso debido a los corpúsculos de Malpigio. Forma una cubierta continua bajo la cápsula renal con prolongaciones hacia el interior: las columnas renales.

•  La zona medular: tiene aspecto estriado debido a su división en sectores por las columnas renales. Estos sectores se llaman pirámides renales.

•  La pelvis renal: zona tubular que recoge la orina.

El meato uretral se halla por detrás del clítoris, entre éste y la vagina, y es el orificio de la micción. Su cercanía con la vagina y el trayecto corto de la uretra femenina, favorecen el desarrollo de infecciones urinarias bajas comúnmente llamadas cistitis.

Su forma equivale el puño cerrado, es de color rojo y su peso es de 125 a 155g.


El riñón al igual que todos funciona con otros órganos importantes como el pulmón, el corazón, etc, el riñón también secreta tres hormonas importantes como son: la eritropoyetina, la renina y la vitamina D.

  • Eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea.

  • Renina, que regula la presión arterial

  • La forma activa de la vitamina D, que ayuda a mantener el calcio para los huesos y para el equilibrio químico normal en el cuerpo.

La filtración ocurre en pequeñas unidades colocadas dentro de los riñones llamadas nefronas. Cada riñón tiene alrededor de un millón de nefronas. Se produce un complicado intercambio de sustancias químicas a medida que los desechos y el agua salen de la sangre y entran al sistema urinario.

Al principio, los túbulos reciben una mezcla de desechos y sustancias químicas que el cuerpo todavía puede usar. Los riñones miden las sustancias químicas, tales como el sodio, el fósforo y el potasio, y las envían de regreso a la sangre que las devuelve al cuerpo. De esa manera, los riñones regulan la concentración de esas sustancias en el cuerpo. Se necesita un equilibrio correcto para mantener la vida, pero las concentraciones excesivas pueden ser perjudiciales.
Enfermedades que afectan los riñones

Casi todas las enfermedades de los riñones atacan las nefronas y les hacen perder su capacidad de filtración. La lesión a las nefronas puede suceder rápidamente, a menudo como resultado de lesión o intoxicación. Pero casi todas las enfermedades de los riñones destruyen las nefronas lenta y silenciosamente. Quizá pasen muchos años o aun decenios antes de que se manifieste el daño.

Las dos causas de enfermedad de los riñones más comunes son la diabetes y la tensión arterial alta (hipertensión). Listado de enfermedades


  • Cálculo renal

  • Nefropatía diabética

  • Glomerulonefritis

  • Hipertensión arterial

  • Enfermedades hereditarias o congénitas de los riñones

URÉTER


Los uréteres son un par de conductos que transportan la orina desde la pelvis renal hasta la vejiga urinaria. La orina circula por dentro de los uréteres gracias a movimientos peristálticos. La longitud de los uréteres en el hombre adulto es de 25 a 35 centímetros y su diámetro de unos 3 milímetros.






A través de  la arteria renal, llega a los riñones la sangre cargada de sustancias tóxicas.  Dentro de los riñones, la sangre recorre una extensa red de pequeños capilares que funcionan como filtros.  De esta forma, los desechos que transporta la sangre quedan retenidos en el riñón y se forma la orina.












La orina es un líquido amarillento compuesto por agua, sales minerales y sustancias tóxicas para el organismo como la urea y el ácido úrico.

Luego la orina pasa a través de las vías urinarias.

Las vías urinarias están formadas por los uréteres, la vejiga y la uretra.

Los uréteres son dos tubos que salen uno de cada riñón y van a parar a la vejiga urinaria.  Por ellos circula la orina formada en los riñones.


VEJIGA URINARIA

La vejiga urinaria es un órgano hueco músculo-membranoso que forma parte del tracto urinario y que recibe la orina de los uréteres y la expulsa a través de la uretra al exterior del cuerpo durante la micción.

La capacidad fisiológica de la vejiga urinaria o hasta que aparece el deseo de orinar oscila entre los 300 y 350 centímetros cúbicos. Y puede aumentar de 2 a 3 litros en caso de retención aguda de orina. Esta capacidad se reduce en casos de cistitis hasta los 50 centímetros cúbicos.
Dinámica de la Vejiga

Mientras que la vejiga está llena de orina el músculo está relajado. Cuando va al baño, el músculo se contrae para expulsar la orina de la vejiga.

Dos músculos del esfínter rodean a la uretra que es un conducto membranoso. La orina sale por este conducto.

Los esfínteres mantienen cerrada la uretra apretándola como si fueran bandas elásticas. Los músculos del suelo de la pelvis que están debajo de la vejiga también ayudan a mantener cerrada la uretra.

Cuando la vejiga está llena, los nervios que se encuentran en ella mandan señales al cerebro. Es cuando se producen las ganas de orinar.

Una vez que llega al baño, el cerebro manda una señal a los esfínteres y a los músculos del suelo de la pelvis para que se relajen. Esto permite que la orina salga a través de la uretra. El cerebro también manda una señal a la vejiga para que se contraiga y expulse la orina.

El control de la vejiga significa que usted orina sólo cuando quiere hacerlo. Componentes del sistema de control de la vejiga. Para un buen control de la vejiga, todos los componentes del sistema deben actuar en conjunto:


  • Los músculos de la pelvis deben sostener la vejiga y la uretra.

  • Los músculos del esfínter deben abrir y cerrar la uretra.

  • Los nervios deben controlar los músculos de la vejiga y del suelo de la pelvis.

Enfermedades de la vejiga urinaria



Cistitis.

URETRA


La uretra es el conducto por el que discurre la orina desde la vejiga urinaria hasta el exterior del cuerpo durante la micción. La función de la uretra es excretora en ambos sexos y también cumple una función reproductiva en el hombre al permitir el paso del semen desde las vesículas seminales que abocan a la próstata hasta el exterior.
La uretra es más corta en la mujer que en el hombre.

En la mujer la uretra tiene una longitud entre 2,5 y 4 centímetros. Esta corta longitud de la uretra femenina explica la mayor susceptibilidad de infecciones urinarias en las mujeres.

En el hombre la uretra tiene una longitud de unos 20 centímetros. Debido a esta longitud el sondaje urinario masculino es más difícil que el femenino. En este largo recorrido, la uretra masculina tiene distintas porciones que son: Uretra prostática, Uretra membranosa, Uretra esponjosa
Enfermedades de la uretra

Uretritis
ENFERMEDADES HEREDITARIAS O CONGÉNITAS DE LOS RIÑONES

Algunas enfermedades de los riñones son el resultado de factores hereditarios. Por ejemplo,


Poliquistosis renal es un trastorno genético en que se forman muchos quistes en los riñones. Los quistes formados en esta enfermedad pueden reemplazar lentamente gran parte de la masa del tejido de los riñones, lo que reduce la función renal y conduce a insuficiencia renal.

Algunas enfermedades de los riñones pueden ser "silenciosas" por meses o aún años.


Las glomerulonefrosis son enfermedades renales caracterizadas por lesiones fundamentalmente degenerativas de los capilares de los glomérulos, es decir de las estructuras renales destinadas a la filtración del plasma, haciéndose anormalmente permeables a las proteínas plasmáticas.
Enfermedad crónica de los riñones

Es la condición que se produce por el daño permanente e irreversible de la función de los riñones secundario a cualquier causa. A nivel mundial las causas más frecuentes (pero no las únicas) de Enfermedad Renal Crónica son la diabetes, la hipertensión, las enfermedades obstructivas de las vías urinarias (cálculos, tumores, etc), algunas enfermedades inflamatorias de los riñones (llamadas en conjunto glomerulonefritis) y el uso de medicamentos tóxicos para el riñón (especialmente medios de contraste y algunos antibióticos).


Enfermedad renal terminal

El estado en el cual hay insuficiencia renal total o casi total y permanente se llama enfermedad renal terminal. Las personas con esta clase de enfermedad deben someterse a diálisis o a trasplante para conservar la vida.

Se trata de una afección grave en la cual los riñones dejan de eliminar los desechos del organismo. La insuficiencia renal es la etapa final del deterioro lento de los riñones, que es un proceso conocido como nefropatía.

La diabetes es la causa más frecuente de insuficiencia renal, y constituye más del 40 por ciento de los casos nuevos. Incluso cuando los medicamentos y la dieta pueden controlar la diabetes, la enfermedad puede conducir a nefropatía e insuficiencia renal.


Entre estos factores están la herencia, la dieta, y otras afecciones, como la hipertensión arterial. Se ha observado que la hipertensión arterial y las altas concentraciones de glucosa en la sangre aumentan el riesgo de que una persona diabética termine sufriendo insuficiencia renal.
Insuficiencia renal aguda

Algunos problemas de los riñones ocurren rápidamente, como un accidente que causa lesiones renales. La pérdida de mucha sangre puede causar insuficiencia renal repentina.

Algunos medicamentos o sustancias venenosas pueden hacer que los riñones dejen de funcionar. Esta baja repentina de la función renal se llama insuficiencia renal aguda.

La insuficiencia renal aguda puede llevar a la pérdida permanente de la función renal. Pero si los riñones no sufren un daño grave, esa insuficiencia puede contrarrestarse.


Cálculos renales

Estas pequeñas "piedras" se pueden formar tanto en el riñón como en la pelvis renal por la presencia de depósitos de cristales de oxalato de calcio transportados por la orina.

Su aparición está asociada a un aumento del nivel de calcio de la sangre, como cuando aparece un trastorno de la glándula paratiroides, o a exceso de ácido úrico, provocado por una dieta inadecuada (de origen proteico, como el consumo de carnes rojas) o por el consumo excesivo del alcohol.
Cistitis

La cistitis es la inflamación aguda o crónica de la vejiga urinaria, con infección o sin ella.

Los síntomas más frecuentes son: aumento de la frecuencia de las micciones presencia de turbidez de la orina.

La causa más frecuente de cistitis es la infección por bacterias gram negativas.

La cistitis bacteriana aguda afecta a personas de todas las edades, aunque sobre todo a mujeres en edad fértil o a ancianos de ambos sexos.

Otras formas de cistitis son la cistitis, la cistitis química, la cistitis glandular, la cistitis intersticial.


Incontinencia urinaria. Es uno de los trastornos más molestos, porque no se tiene control de la vejiga, las causas pueden ser varias, desde el estreñimiento, consumo de alcohol, beber demasiados líquidos e incluso el embarazo.

OTROS ÓRGANOS EXCRETORES

LA PIEL

Cuando hace mucho calor, sudamos para enfriar el cuerpo y eliminar las sustancias tóxicas.  La cantidad de sudor que excretamos en un día es variable, aunque normalmente la cantidad aproximada es de medio litro.



El sudor es un líquido claro, de gusto salado, compuesto por agua y sales minerales. La cantidad y composición del sudor no siempre es la misma ya que está regulado por el sistema nervioso.

El sudor se produce en las glándulas sudoríparas, que están situadas en la piel de todo el cuerpo, especialmente en la frente, en la palma de las manos, en la planta de los pies, en las axilas... Luego, sale al exterior a través de unos orificios de la piel llamados poros.
LOS PULMONES

Su función es poner el oxigeno aspirado, a través de la nariz, en contacto con la sangre y a través de ella con los tejidos. El dióxido de carbono producido, como desecho metabólico, se elimina de la sangre en los pulmones y sale al exterior a través de las fosas nasales o la boca.
EL HÍGADO

El hígado participa del sistema excretor ya que sus células hepáticas representan sistemas químicos complejos que ayudan a la función de todo el organismo, como la síntesis de proteínas, modificación de la composición de las grasas, transformación de las proteínas y grasas en carbohidratos y de productos de desecho nitrogenados como la urea.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal