Seminario internacional de miami miami international seminary



Descargar 1.29 Mb.
Página1/26
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño1.29 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

Curso de MINTS 1 TESALONICENSES: Cristo te Esperamos N. Montero


Seminario internacional de Miami



I Tesalonicenses

CRISTO TE ESPERAMOS

Narciso Montero

SEMINARIO INTERNACIONAL DE MIAMI

MIAMI INTERNATIONAL SEMINARY

(MINTS)

narcisomontero@gmail.com

Diciembre 2008

1 TESALONICENSES
ÍNDICE.

PRESENTACIÓN E INTRODUCCIÓN DEL CURSO.


LECCIÓN UNO Pagina

I TESALONICENSES, SU CONTEXTO ………………………………………. 7


LECCIÓN DOS

1 TESALONICENSES 1 “UNA IGLESIA DE CARA

A LA SEGUNDAVENIDA DE CRISTO”….…………………………………….. 28
LECCIÓN TRES

1 TESALONICENSES 2:1-12 “CUALIDADES DISTINTIVAS DE UN

MINISTERIO DE CARA A LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO” ………… 66
LECCIÓN CUATRO

1 TESALONICENSES 2.13-20 “ENFRENTANDO LA OPOSICION CON PERSEVERANCIA POR LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO”….…………. 93


LECCION CINCO

1 TESALONICENSES 3 “EL TRABAJO EN EQUIPO” ………………………… 106


LECCIÓN SEIS

1 TESALONICENSES 4.1-12 “NUESTRA MANERA DE VIVIR DE CARA

A LA SEGUNDA VENIDA DE DE CRISTO”………………………………….... 131

LECCION SIETE

1 TESALONICENSES 4.13-5.11 “ESTAR APERCIBIDOS ANTE

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO”………………………………………….. 154

LECCION OCHO

1 TESALONICENSES 5.12-28 “ACTITUDES DE CARA A LA

VENIDA DE CRISTO” …………………………… ……………………….…… 180
BIBLIOGRAFIA….…………………………………………………………..….. 208
APENDICE…………………………………………………………………..…… 210

JUSTIFICACIÓN


El solo hecho de que 1 Tesalonicenses sea parte de la Biblia es una razón con el peso suficiente para que un estudiante serio de la Biblia tenga que estudiar esta carta. Si a esto añadimos que es el documento escrito más antiguo del Nuevo Testamento es una razón más para nosotros estudiar esta carta. Si decimos que tiene un contenido único en cuanto a escatología, y que su énfasis principal es la segunda venida de Cristo, entonces la hacemos una cita obligatoria a la que todo cristiano tiene que acudir, para recibir de sus páginas la instrucción adecuada y atinada que esta carta nos presenta en cuanto a una vida de cara a la segunda venida de Cristo.
Todo cristiano encontrara entonces que estudiar 1 Tesalonicenses no es una opción, sino una obligación de todo cristiano fiel. Por tales razones y otras que el que estudie esta carta aportara, creemos propicio presentar el siguiente estudio de la primera carta escrita por el apóstol Pablo 1 Tesalonicenses.
OBJETIVO GENERAL

1. Desarrollar las características adecuadas de un cristiano que espera al Señor.

2. Conocer todo el consejo de Dios depositado en 1 Tesalonicenses
OBJETIVOS ESPERIFICOS


  1. Dominar el contexto histórico de la fundación de la Iglesia de Tesalónica.

  2. Crear conciencia de la segunda venida de Cristo como algo inminente.

  3. Crear conciencia misionera.

  4. Estudiar 1 Tesalonicenses verso por verso.

  5. Escribir un ensayo sobre un tema escatológico.

REQUISITOS

  1. Asistencia a clase (10%).

  2. Completar las preguntas reflexivas (25%).

  3. Leer 300 páginas para los estudios BA o 600 páginas para los estudios MA (25%) sobre temas escatológicos o misioneros. Presentar informe de lectura.

      1. Lectura requerida para Licenciatura.: 300 páginas, una respuesta crítica de 3 páginas sobre el libro.

      2. Lectura requerida para Maestría. 600 páginas, una respuesta crítica de 5 páginas sobre el o los libro(s).

  1. Escribir un ensayo de 10 páginas de reflexión sobre la vida personal, de su iglesia y su denominación de cara a la segunda venida de Cristo, los estudiantes de Licenciatura y escribir 15 páginas para los estudiantes de Maestría (30%).

  1. Tomar el examen final (10%).

(Ver detalles tareas en apéndice #1).

REGISTRO DE CLASE



Nombre

del


estudiante


Nivel

de

estudio




Asistencia

(10%)



Preguntas Reflexivas

(25%)


Lecturas

(25%)



Proyecto

(30%)


Examen

Final


(10%)


Calificación

Final





























Introducción al presente estudio de 1 Tesalonicenses.
Cuando nos encontramos con la primera carta del Apóstol Pablo a los Tesalonicenses nos preguntamos: ¿Qué motiva a Pablo a escribir esta epístola? Pues hacia pocos días estaba en Tesalónica, ¿Por qué escribirle tan pronto? Aunque el Apóstol amara mucho a los tesalonicenses no sería porque les hacían falta, pues poco tiempo antes estaba con ellos. Además había enviado a Timoteo a saber de los tesalonicenses. ¿Qué motiva a Pablo a escribir esta carta? Aunque hacia muy poco tiempo el Apóstol Pablo estaba en Tesalónica predicando el evangelio, le había ido excelentemente bien, pues en muy poco tiempo (algunos establecen que tres semanas, pues tres semanas es que Pablo menciona en la carta, otros creen que Pablo pudo haber durado allí, hasta 6 meses, pero entendemos que no importa sean 3 semanas o 6 meses el tiempo es muy corto para establecer una iglesia), pero la iglesia estaba allí, el evangelio había tenido muy buena acogida en Tesalónica, y tenemos allí una iglesia, una iglesia que desde sus génesis más prematuras, comienza a afrontar problemas, pues es por un gran disturbio que se da en aquel lugar que el Apóstol Pablo tiene que salir antes del tiempo que él tenia estipulado para salir. Esta salida prematura de Tesalónica hace que el Apóstol salga sin haber enseñado a los Tesalonicenses el conjunto de doctrinas básicas del evangelio, pero en especial Pablo quería compartir con ellos una doctrina que es de valor cardinal para los Cristianos. Al no tener el tiempo, pudo desarrollar algunas doctrinas, pero esta no. ¿Qué doctrina es que hace que el apóstol Pablo escriba esta carta? Si el apóstol Pablo le dio tanta importancia a esta enseñanza, que escribió a los tesalonicenses tan pronto pudo, es porque esa enseñanza es de gran valor para nosotros. Veamos entonces ¿Cuál es esa enseñanza?
Hay dos promesas del Señor Jesús, que para mí son el parámetro para saber si una persona está andando rectamente o está siendo infiel. Y estas dos promesas de Jesús son: enviare otro consolador el cual estará con ustedes la cual encontramos en Juan 14.16-17: “Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce; pero vosotros lo conocéis, porque vive con vosotros y estará en vosotros.1”, y la segunda promesa es que Jesús volvería por su pueblo que la encontramos también en el evangelio según Juan 14.1-3: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis. 2”. El saber que el Espíritu Santo está con nosotros donde quiera que vamos, puede producir en nosotros dos tipos de reacciones; primero puede causarnos miedo, pues saber que el Espíritu Santo está en todos los lugares donde estamos, y está viendo todas las cosas que hacemos, puede producirte miedo. Cuando una persona que no está caminando rectamente delante de Dios, y sabe que donde quiera que esa persona está, ahí está Dios Espíritu, le preocupa, el Espíritu Santo está ahí, cuando hablas la mentira por quedar bien, cuando engañas a una persona, cuando maltratas verbal o físicamente a alguien, en fin el Espíritu Santo está en cada lugar donde estás, viendo cada cosa que haces, no hay un lugar, no hay una actividad que tú estés haciendo en la que el Espíritu Santo no te este viendo, pues está a tú lado siempre. El saber esto te puede dar angustia. Pero también el saber esto te puede dar paz, el saber que el Espíritu Santo está ahí cuando compartes el evangelio con alguien, y que Él es quien te está usando para convencer de pecado a esa persona, te da valor, el saber que el Espíritu Santo está ahí cuando tu hijo o tu hija está en la calle, te da paz, el saber que el Espíritu Santo está ahí cuando estás pasando por una gran necesidad económica o afectiva, una gran crisis de salud, el saber que el Espíritu Santo está ahí en todo momento de tu vida, te da paz, te da valor, te da coraje. Es una gran promesa de Jesús el darnos el Consolador para que esté con nosotros todos los días hasta el fin, esto es de gran valor para nosotros.

Otra promesa de Jesús que nos puede preocupar o nos puede dar paz es la segunda venida de Cristo. El saber que Cristo volverá por nosotros nos puede preocupar dependiendo el estilo de vida que estemos llevando, si estamos entregados al pecado, si no estamos atesorando para el cielo, si todo nuestro tesoro está aquí en la tierra, si nuestras ilusiones solo están aquí en la tierra, el saber que Cristo vuelve es algo que nos preocupa. Pero cuando estamos deseosos que Cristo vuelva, cuando vemos que hay tanto dolor en esta tierra, el saber que Cristo viene nos consuela, al ver tanto pecado, tanta depravación, al ver que por más nos afanemos no logramos la plena felicidad en esta tierra, al saber que hay tantas cosas preciosas que el Señor ha prometido para cuando él vuelva, queremos que el Señor vuelva, y tenemos que decir, Cristo te esperamos, te esperamos para disfrutar de tu presencia plenamente, te esperamos para salir de este mundo de pecado, te esperamos para salir de este mundo de dolor, te esperamos porque nos estamos consumiendo en la adversidad, te esperamos porque el solo hecho de poder ver tu rostro nos llena de esperanza, te esperamos porque queremos regresar a casa.


Estas dos doctrinas, establecidas en promesas de parte de Jesús, pueden marcar la diferencia en la vida de una persona, estas dos promesas deben hacernos cambiar nuestra manera de vivir, nuestra manera de actuar, donde invertimos nuestros talentos, tiempo, dineros, en fin estas dos promesas de la presencia de Cristo en nuestras vidas a través del Espíritu Santo y su promesa de volver por nosotros debe hacernos cambiar, pues es imposible vivir de cara a un encuentro con el Señor y vivir de manera pecaminosa, el que está sumergido en el pecado, el que está teniendo aventuras con el pecado, el que está descuidado en su vida espiritual, es porque no está viviendo de cara a la segunda venida de Cristo. En esta epístola el Apóstol Pablo nos muestra como vivir de cara a la segunda venida de Cristo, es el tema más tratado en esta carta, pues todo termina como un análisis de cara a la segunda venida de Cristo.
Un predicador amigo mío me dijo; que en una ocasión al terminar de predicar en una iglesia que lo invitaron como predicador itinerante, al terminar su sermón muy inspirador sobre la segunda venida de Cristo, se le acerco una señora de unos 60 años aproximadamente y le pregunto: “Hermano; ¿en verdad usted cree que Cristo viene para acá” el hermano se asombro bastante, pues él conocía a esa hermana y sabía que era cristiana de hace muchos años, que casi toda su vida había sido un ejemplo de creyente. Pero el predicador ante semejante pregunta, no encontró que responder a la amable ancianita. Pero me pregunto, ¿Será solo en la mente de esta ancianita que está la duda de la segunda venida de Cristo? O en muchas mentes está ésta misma interrogante. Estoy seguro que si hacemos una encuesta en nuestras iglesias o en los hermanos que nos quedan en nuestro derredor, escucharemos una rotunda respuesta afirmativa, de que estamos seguro que Cristo viene por segunda vez, pero más que nuestras palabras, ¿Qué responderían nuestros hechos? Al analizar nuestros actos, las cosas que hacemos en el diario vivir, ¿en verdad reflejan las cosas que hacemos en el diario vivir, nuestra convicción de que estamos esperando a nuestro redentor? El mismo que nos dijo que iba a preparar moradas para nosotros. ¿Qué cosas hice yo en el día de ayer de cara a la realidad de que Cristo pudo venir ayer o puede venir hoy? ¿Qué cosas hice la semana pasada o el mes pasado? Que evidencian mis convicciones de la segunda venida de Cristo por su pueblo.
¿Cómo podríamos nosotros responder a la pregunta de que si nuestra predicación de la segunda venida de Cristo es una simple proclamación o una verdadera convicción? Como nos dice el Apóstol Pablo en esta carta, somos hijos de luz, 1 Tesalonicenses 5.4-6: “Pero vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. 5Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. 6Por tanto, no durmamos como los demás, sino vigilemos y seamos sobrios.3

LECCIÓN UNO

1.2. I TESALONICENSES, SU CONTEXTO
1.1. INTRODUCCION
Para nosotros poder tener una lectura cabal y comprensiva de todos los detalles que se pueden ver en la primera carta del apóstol Pablo a los tesalonicenses, tenemos que hacer una parada antes de iniciar el estudio del escrito que encontramos en la Biblia y e irnos a las fuentes históricas, que nos puedan situar la ruta histórica cuando se da esta carta. Nos es necesario saber datos importantes como; ¿Qué ciudad era Tesalónica? Su historia en cuanto a fundación, el origen cultural de sus habitantes, características especiales de esta ciudad en comparación con otras de su época, su ubicación, no solo geográfica, sino política, social, intelectual, espiritual, entre otros datos que son de interés saber al momento de hacernos una idea de aquella ciudad.
Además de los detalles de aquella ciudad, necesitamos saber los elementos históricos que dan origen a la presente Epístola, cuales son las particularidades de esta carta; ¿Por qué fue escrita? Par quien, su contenido, y todos los demás detalles que hace de esta carta única. Pero también saber ¿Qué tiene esta carta en común con las demás cartas?
Necesitamos saber datos sobre su autor, ¿Qué pasaba por la mente del autor al memento de escribir esta carta? Como es escrita esta carta, lugar, condiciones del autor. Pero además necesitamos saber las condiciones de a quién va dirigida esta carta, a saber; la Iglesia de Tesalónica, cuáles eran las características particulares de esta iglesia, ¿Qué resolvería la carta? ¿Por qué una carta y no la misma presencia del autor en el lugar? En fin todas estas preguntas y más son respondidas en esta primera lección de este estudio de la primera carta escrita por el Apóstol Pablo a la Iglesia de Tesalónica.

1.2.1. Historia de la Ciudad de Tesalónica.
Fundada después del triunfo de Macedonia para engalanar su nueva posición en cuestiones mundiales, la ciudad aventajó rápidamente a sus vecinas más antiguas y se convirtió en la metrópoli de Macedonia. Situada en la unión de la principal ruta por tierra del Egeo al Danubio, su posición bajo los romanos estaba asegurada, y ha seguido siendo una ciudad importante hasta hoy.4
La ciudad era un centro comercial situado en la ruta más importante, la Vía Ignacia, con una población heterogénea que incluía a los judíos.5

Tesalónica era la ciudad capital de la provincia romana de Macedonia, en la parte norte de la actual Grecia. Era una ciudad muy importante. Pablo la visitó durante el segundo viaje que hizo para anunciar la buena noticia (Hechos 17.1–8).6

Tesalónica era una ciudad clave para la expansión del evangelio, era la capital, por lo tanto tenía mucha influencia. Está ubicada en el llamado golfo Termaico, sobre el mar Egeo; aquella Tesalónica de comienzos de nuestra era, hoy se llama Salónica. Era una ciudad muy antigua, y ya Erodoto en el 600 A. D. Cristo la llama una gran ciudad. Se llamaba Tesalónica en homenaje a la hija de Filipo de Macedonia, también hermana de Alejandro y esposa de Casandro. Era una ciudad libre con una administración independiente (Hech. 17.6). Por la situación de ser una ciudad libre, las mujeres tenían bastante más libertad, comparado con lo que sucedía en otras ciudades de entonces.” 7 Esta ciudad era el principal centro comercial, esto ayudo en gran manera para que el evangelio se extendiera a lo largo de todo el imperio Romano. La gente que vivía aquí era bastante acomodada en gran porcentaje. Por ser un puerto la moralidad también era bastante mala.



Casandro, hijo de Antípater, construyó Ter-ma (llamada así por sus fuentes cálidas) en una hermosa metrópolis y le dio el nombre de Tesalónica por su esposa.8

De todas las ciudades y pueblos existentes a lo largo de esta gran vía, Tesalónica, situada en lo que hoy lleva el nombre de Golfo de Salónica, y construida sobre las laderas en forma de anfiteatro en el seno de la bahía, era la ciudad más grande e influyente. La vía atravesaba el corazón de la ciudad, tal como lo hace aun hoy día lo que subsiste de ella, y llevando siempre el antiguo nombre de Vía Ignacia.

La ciudad fue fundada el año 315 a.C. por Casandro, en o cerca del lugar de la antigua Termes. Casandro fue un oficial al mando de Alejandro el Grande. Asesinó a Olimpia, madre de éste porque se le opuso, y habiendo derrotado a su ejército, acto seguido se casó con la media hermana de Alejandro por razones obviamente po­líticas.9

Cuando los romanos, después de conquistar Macedonia, la di­vidieron en cuatro regiones, Tesalónica fue hecha capital de una de ellas. Más tarde, alrededor de 146 a.C., llego a ser la capital de toda la provincia de Macedonia, En el conflicto civil entre Pompeyo y César, Tesalónica fue una de las primeras bases entre las más im­portantes, pero luego, en el año 42 a.C., se puso de parte de Antonio y Octavio. La lealtad de la ciudad no pasó inadvertida. El gran emperador Augusto la distinguió concediéndole el privilegio de ser ciudad libre. Así pues, obtuvo un considerable grado de "au­tonomía", esto es, gobierno propio en asuntos internos. Eligió sus propios magistrados a quienes denominó "politarcas".

Bajo jurisdicción romana, la ciudad gozó de gran prosperidad, y en los días del imperio bizantino llegó a ser la segunda ciudad después de Bizancio.10
Era una de las ciu­dades más grandes, si no la más grande, a lo largo de toda la Vía Egnatia, una gran carretera militar que conectaba Roma con el este y la cual corría paralelamente a la vía marítima de comunicación por el camino de Corinto. Situa­da a la punta noroeste del mar Egeo, su puerto de refugio era una estación naval y equipado con un muelle por los roma­nos. Su situación entre el Adriático y el Helesponto la hace hasta hoy un mercado natural para comercio de todos lados.

Esta actividad comercial tenía dos resultados importan­tes. Primero, hizo de Tesalónica una ciudad rica. Los ro­manos acomodados se asentaron allí, y los judíos comer­ciantes eran atraídos por las ventajas comerciales de la ciu­dad (Hch. 17:4). Sin embargo, la mayoría de la gente, como en cualquier lugar, ganaban su vida con labores manuales. Así, las mujeres macedonias gozaban de una posición so­cial más alta y privilegios mayores que en cualquier otro lado del mundo civilizado. Segundo, trajo a Tesalónica una reputación de maldad y licenciosidad. Las mezclas extrañas de una ciudad de puerto marítimos y los ritos de adoración del Cabiri necesitaba una atracción especial de parte del apóstol para una vida casta (1.a Ts. 4:1-8).

Tesalónica era una ciudad libre y gozaba de autonomía en todos sus asuntos internos. Aunque era la residencia del gobernador de la provincia, él no ejercía autoridad civil; la ciudad era gobernada por politarcas (véase el relato exac­to de Lucas en Hechos 17:6). Este privilegio político era celosamente guardado por la gente, quienes eran extrema­damente sensibles acerca de cualquier cosa que podría resul­tar en una desaprobación imperial. Por lo tanto, el cargo de traición puesto en contra de Pablo y sus compañeros era el más peligroso que podría habérseles dado en tal ciudad (Hch. 17:7).11
La historia eclesiástica da cuenta de un acontecimiento extraordinario que dio fama a Tesalónica. En el año 390 d.C. el emperador Teodosio el Grande fue causante de una masacre de más de siete mil de sus ciudadanos a raíz de una sedición ocurrida allí. Ordenó la ejecución de los sediciosos sin consideración de rango, sexo, o grado de culpabilidad. Fue entonces cuando el gran obispo Ambrosio, queriendo vindicar los derechos de la ley moral—e incidentalmente los derechos de la iglesia sobre el estado—le rehusó la comunión. Fue necesario que el emperador se sometiese a penitencia pública, pidiese perdón, e hiciese ciertas definidas promesas, para que al fin se le otorgase la absolución.

La ciudad tiene una figuración prominente en la historia de las cruzadas. Quedó bajo dominio otomano en forma más o menos estable en el año 1430. Los turcos la habían conquistado en tiempo anterior, pero la perdieron. Desde 1430 hasta 1912 lograron retenerla. En 1912 fue reconquistada por los griegos. Durante la Primera Guerra Mundial, los aliados iniciaron aquí su Campaña de Salónica (nombre que más tarde tomó la ciudad), y durante la Segunda Guerra Mundial sufrió daño muy considerable. Dado que esta ciudad siempre fue un centro comercial, los judíos se sintieron fuertemente atraídos hacia ella.

Hoy día, Salónica es la ciudad que sigue inmediatamente a la más grande de Grecia, con una población de cerca del cuarto de millón de habitantes. Es el corazón de una región productora de textiles, derivados del cuero, herramientas mecánicas y cigarrillos. Está conectada con Atenas por ferrocarril y gracias a su estratégica posición, es un centro caminero, ferroviario, marítimo y transporte aéreo. Trafica en productos tales como tabaco, ganado, trigo, algo­dón, seda y vegetales. Su universidad abrió sus puertas en el año 1926. Se encuentran allí hoy día las catedrales de Santa Sofía, San Jorge, y San Demetrio. Una de sus más famosas reliquias de la antigüedad es el arco triunfal del Emperador Constantino.12
El poder lograr que el evangelio se sembrara en esta ciudad, era algo muy estratégico de parte del Apóstol Pablo, pues ayudaría a su expansión, puesto que personas de varios lugares venían aquí, como parte de su ruta para llegar a ella, o como destino comercial que era la ciudad. Los resultados de haber sembrado el evangelio en aquel lugar no se hicieron esperar, pues ya en esta primera carta que escribe el Apóstol Pablo a los Tesalonicenses reconoce como el evangelio (su fe) se había extendido no solo en la ciudad de tesalónica, sino que se había extendido también por toda la provincia. 1 Ts. 1.8. Esto nos dice que no solo debemos predicar el evangelio, sino que podemos usar los medios que mejores resultados nos puedan dar, no solo a corto plazo, sino también a largo plazo, no solo con las personas que reciben el evangelio, sino también con las personas que lo podrían recibir a través de ellos. Es como nos dice Airhart en el Comentario Bíblico Beacon: En comercio mundial, en cultura helenista, en gobierno romano, en influencia judía, y subsiguientemente en estrategia misionera cristiana fue un centro clave.”13 No pudo ser más atinada la decisión del apóstol Pablo para establecer una iglesia allí, en verdad se dejo guiar por el Espíritu Santo.

Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal