Sangre se puede considerar que la sangre es un tejido de tipo conectivo muy fluido, pues corresponde a la definición de este tejido, esto es compuesto por células y una sustancia intercelular líquida, que aquí se llama plasma sanguíneo



Descargar 26.92 Kb.
Fecha de conversión06.03.2018
Tamaño26.92 Kb.

HISTOLOGIA T. Sangre




5. SANGRE
Se puede considerar que la sangre es un tejido de tipo conectivo muy fluido, pues corresponde a la definición de este tejido, esto es compuesto por células y una sustancia intercelular líquida, que aquí se llama plasma sanguíneo. Las células forman en conjunto los elementos figurados.

La cantidad total de sangre en un individuo es de aproximadamente 5 litros, es decir, alrededor del 7 u 8 % del peso corporal.


PLASMA SANGUÍNEO
Está compuesto principalmente por agua, además de proteínas, fibrinógeno, lipoproteínas, lípidos, hidratos de carbono, vitaminas, hormonas, iones, sales orgánicas.

ELEMENTOS FIGURADOS.
5.1. GLOBULOS ROJOS O ERITROCITOS O HEMATÍES.
Son células incompletas, carecen de núcleos y adoptan una forma que físicamente es un disco bicóncavo (esto facilita el intercambio gaseoso); están en la sangre en una cantidad grande: 5.000.000 por mm3 (midiendo 7,4 micrones de diámetro, ubicados uno al lado de otro llegarían a la luna) en el sexo femenino es un poco menor 4.2 a 4.6 millones por mm3; en el hombre, de 4.6 a 5.2 millones por mm3.

Contienen hemoglobina, lo que le confiere a la sangre su característico color rojo.

Se producen en la médula ósea y son muy resistentes a los cambios físicos mecánicos del medio, se deforman con facilidad, lo que les permite pasar por los capilares más pequeños; un citoesqueleto muy desarrollado y bien anclado a la membrana les permite recuperar su forma original.

Son sumamente frágiles a los cambios osmóticos: si están en un medio hipertónico, se hacen más pequeños y se presentan como esféricos, arrugados y con unas puntas, esto se llama crenación y a la célula se le llama crenocito; en un medio hipotónico la célula se hincha, aumenta de volumen y se rompe finalmente, en este caso se habla de un esferocito (esto ocurre generalmente en la manipulación de sangre, pero difícilmente en el organismo, aunque hay patología relacionadas con estos fenómenos).

Tienen la propiedad de aglutinar, tendencia a adherirse unos con otros, formando “pilas de monedas”; esto se da cuando hay cambios en el medio (coagulación sanguínea).

El número de eritrocitos puede aumentar como un fenómeno compensatorio; por ejemplo, si alguien vive en la altura, donde la presión de oxígeno es menor, aumentan los eritrocitos: policitemia, También hay policitemias que son anormales.

Tienen un período de vida definido de 120 días. Después su membrana cambia de estructura, lo que es captado por el baso; este los atrae, hace que pasen al intersticio del baso, donde hay macrófagos que los fagocitan.
MANEJO CLÍNICO


  • Cantidad de hemoglobina (Hb): que se expresa en gr en cm3, en promedio son 14.5 por cada 100 cc. de sangre (hasta 16 gr por 100 cc es normal); también se expresa en porcentaje (lo normal es 100%), en la mujer es un poco menos.

  • Hematocrito: corresponde al volumen ocupado por los eritrocitos respecto de un volumen de sangre, esto expresado en porcentaje. Para el sexo femenino es de 37 a 40%, para el masculino, de 40 a 54%. Esto se consigue colocando sangre en un tubo graduado y centrifugándola, con lo que los eritrocitos decantan. (Puede que el recuento de eritrocitos sea normal, pero si el porcentaje del hematocrito es, por ejemplo, de 10%, nos encontraríamos frente a microcitos.)

  • Volumen corpuscular medio (V.C.M.): 87 micrones cúbicos promedio; los límites son de 82 a 92; si está en este rango se llama normocito; si está por sobre los 92, se llama macrocito, si está bajo los 82, se llama microcito; si la alteración es macro o micro, la alteración se llama anisocitosis.

  • Valor globular o índice de volumen: el normal es 1, expresa la relación que existe entre el volumen de la célula normal y la célula que estamos estudiando; si la célula estudiada mide 87, el índice es 1, si es 82, 0,9, y si es 92, 1,1.

  • Concentración de hemoglobina corpuscular media (C.H.C.M): lo normal equivale a un 33%, la hemoglobina equivale a ese porcentaje de su peso.

  • Cantidad de hemoglobina corpuscular: cantidad de hemoglobina en peso.

  • Anisocitosis: si hay o no.

  • Poquilocitosis: aquí se anota si las células son anormales en forma.

  • Reticulocitos: el valor normal es 1%. El normoblasto expulsa el núcleo y lo último que expulsa es el REG (algunos lo expulsan pero no totalmente) y se convierte en eritrocitos; alrededor del 1% están recién formado; esta es una célula normal llamada reticulocito. Este valor es importante, porque si hay algún problema, la médula va a producir eritrocitos más rápidamente, y aumentarán los reticulocitos.

Todos estos valores hay que asociarlos, ninguno de ellos sirve en forma aislada para saber el estado de los eritrocitos.

Este examen se pide para descubrir si hay una anemia. Anemia se define como la capacidad disminuida de los eritrocitos para transportar oxígeno. Uno de los tipos de anemia es la baja cantidad de eritrocitos. Puede haber mayor cantidad de eritrocitos, pero de menor tamaño.

Se habla de hemolisis cuando el eritrocito pierdo hemoglobina sin dañarse o rompiéndose. Si la madre gestante no tiene el factor Rh (es Rh-), reacciona en contra de la sangre del niño si este es Rh positivo, y la inmunoglobulina anti Rh produce pérdida de hemoglobina, lo que se denomina hemolisis del recién nacido, donde el niño presenta asfixia metabólica.


5.2 GLOBULOS BLANCOS O LEUCOCITOS
Son células eucarióticas que contienen núcleo. Existen 5 tipos de leucocitos en la sangre y se clasifican de acuerdo con su contenido de gránulos citoplasmáticos en leucocitos granulares y agranulares. Los granulocitos se clasifican, a su vez, de acuerdo con las características tintoriales de los gránulos citoplasmáticos es granulocitos neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Los leucocitos agranulares incluyen a los linfocitos y los monocitos.


  1. GRANULOCITOS




  • NEUTRÓFILOS: tienen el núcleo de forma globular con vesículas muy pequeñas (3 a 5 globulos), que le dan un color rosado característico al citoplasma; como no se tiñen ni con colorantes básicos ni ácidos, se llaman neutrófilos. Mide 10 a 12 micrones. Los neutrófilos juegan un papel muy importante en la defensa contra bacterias invasoras, fagocitando. Constituyen el denominado sistema microfágico; se diferencian de los macrófagos por no poder regenerar sus lisosomas tras la fagocitosis; además viven sólo unas semanas. Son la defensa más eficaz al comienza de una infección porque se encuentran en gran cantidad, se llenándo de elementos extraños, hasta destruirse; cuando se acumulan en un sector determinado forman lóbulos de pus y constituyen la secreción purulenta, la que puede ser de diferentes aspectos: amarillento, transparente, hemorrágico (rojiso).




  • EOSINÓFILOS: son un poco más grande, con un núcleo con menos lóbulos; se ven llenos de granos de un color rojizo. Estos se llaman eosinófilos o acidófilos (porque la eosina es un colorante ácido). Tienen un diámetro de 12 a 15 micrones. Su función no se conoce exactamente: son móviles y levemente fagocíticos; pero su principal función parece radicar en el hecho que son atraídos por los complejos antígeno-anticuerpo, a los que fagocitan, con lo que hacen disminuir esa reacción, especialmente en las de naturaleza alérgica.




  • BASÓFILOS: con núcleo no muy lobulado; ahora las vesículas son muy grandes y se tiñen intensamente con colorantes básicos. Tienen un diámetro de 12 a 15 micrones. Contienen la sustancia anticoagulante heparina, además de histamina, de gran efecto vasodilatador. Además contienen la denominada sustancia de reacción lenta de la alergia.




  1. AGRANULOCITOS




  • LINFOCITO: célula pequeña que tiene un núcleo muy grande y redondeado y poco citoplasma, mide 6 a 7 micrones. Juegan un papel fundamental en las reacciones inmunológicas.




  • MONOCITOS: es el más grande de todos los leucocitos, mide 16 micrones; poseen un núcleo compacto con forma de herradura y el citoplasma no presenta granulaciones y se ve celeste. Estas células son macrófagos.

Todos, excepto el linfocito, se generan en la médula ósea. En general son células de defensa, que utilizan la sangre para desplazarse por el organismo, llegando a un lugar determinado cuando se requiere. Las células tienen, además de histaminas, sustancias que atraen a los leucocitos (factores quimiotácticos).


MANEJO CLÍNICO

  • CANTIDAD: 6.000 a 8.000 por mm3 de sangre. Esta cantidad aumenta cuando hay infecciones, lo que se denomina leucocitosis, que es una respuesta fisiológica normal; si frente a una infección no se produjera una leucocitosis, sería un problema. Pero también hay leucocitosis que son patológicas, cono en el caso de leucemia (o leucocis); esto puede ocurrir en la médula ósea o en órganos linfáticos; esta multiplicación descontrolada es una neoplacia que invade el organismo y la médula ósea (impidiendo producción de eritrocitos y plaquetas) y los elementos normales no son funcionales. Estas células también disminuyen en cantidad, esto si constituye siempre un problema conocido como leucopenia. La administración de fármacos puede producir leucopenia, por eso muchos de ellos indican que no se usen por períodos prolongados, dentro de estos hay muchos analgésicos y antiinflamatorios no esteroidales (piroxican, paracetamol, dipirona, aspirina, cloranfenicol); algunos de estos medicamentos producen leucocitosis en personas susceptibles, otros, en la mayoría de las personas después de una ingestión prolongada. También causan leucopenia algunos tóxicos, como el benzol, (que se usa como solvente industrial y se encuentra en la bencina.)

  • No todos los tipos de leucocitos están en la misma proporción; aquí hay que conocer el recuento diferencia. (del Sr. Schilling). Cuando se da un resultado, además de traer la cantidad total, vienen los porcentajes:

  • basófilos: 0 a 1 %

  • Eosinófilos: 1 - 3 %

  • Neutrófilos: 65 -75 %

  • Linfocitos: 25- 30 % (20 y 35%)

  • Monocitos: 4 - 8 %.

En la médula ósea hay distintas líneas plásticas: las células troncales se dividen y van, por ejemplo, a la línea de granulocitos. Hay una división permanente seguida de una diferenciación. En el caso del neutrófilo, hay una cierta cantidad de ellos que salen a circular en estado maduro, caso en que se llama polimorfo nuclear; otros maduran cuando están circulando, por lo que tienen otro aspecto; por eso se dividen en:

  • mielocitos (no debe salir a la circulación porque está muy inmaduro: 0%, si aparecen, puede ser una leucemia)

  • juveniles (0 - 2 ó 3%)

  • basiliformes (núcleo como bastón: 3 - 5%)

  • segmentados (o polimorfo nucleares: 70 %).

La respuesta inmune demora 5 días. Normalmente al comienzo de una infección la primera defensa es el neutrófilo; luego aparecen monocitos y más tarde los linfocitos.

En el examen de una persona con infección se debe esperar una Leucocitosis y Neutrofilia; si hay monocitosis y linfocitosis y una neutropenia, es probable que tenga una infección crónica; si hay rinitis, con estornudo, y está todo normal pero una eosinofilia (por lo tanto, los demás elementos figurados disminuidos), es probable que la persona tenga una alergia.

El hemograma, en lo que se refiere a la serie eritrocítica, tiene valor de diagnóstico. Pero para efecto de la lectura de leucocitos, ésta solo sugiere posibilidades de diagnóstico.


5.3 PLAQUETAS (TROMBOCITOS)
Son partes pequeñas de células que se generan a partir de una célula grande, que está en la médula ósea, llamada megacariocito. Estos se acercan a los capilares sanguíneos, llamados sinusoides, que son muy grandes y tienen aberturas en la pared, las que permiten que trozos de megacariocito pasen a la sangre.

Las plaquetas son los elementos figurados más pequeños (2 micrones de longitud y 1 de grosor). No poseen núcleo y al microscopio la parte central de la plaqueta se ve más oscuro (cronómero) debido a la presencia de organelos, y el citoplasma se ve más claro (hialómero).

La cantidad de plaquetas en la sangre oscila entre 250.000 hasta 350.000 por mm3 de sangre. Como son pequeñas, ocupan muy poco espacio.
FUNCIONES


  • Participan en la coagulación sanguínea: sin su presencia no se forma el coágulo.

  • Temporalmente tapizan la pared interna de los vasos sanguíneos cuando de estos se desprenden células endoteliales, formando un revestimiento temporal. Si esto no ocurriera, la sangre comenzaría a coagular.

Las plaquetas pueden disminuir en cantidad hasta 200.000, bajo esta cifra se habla de trombocitopenia. Si alcanza a 80.000 o menos, las complicaciones de una hemorragia son claras.


MECANISMO DE COAGULACIÓN.

El plasma sanguíneo tiene proteínas, entre ellas, fibrinógeno, que en el plasma sanguíneo es una proteína filamentosa: finas y largas; bajo ciertas circunstancias polimeriza y se forma una malla complicada, lo que se denomina malla de fibrina, donde se empiezan a enredar los elementos figurados, también las plaquetas. Esto es un coágulo.

Las plaquetas tienen en su interior muchas sustancias, que tienen varias acciones en el organismo, dentro de ellas, el factor plaquetario. En una herida salen todos los elementos, también las plaquetas, pasan a otro medio, con lo que las plaquetas se degranulan y rompen; entonces en el plasma aparece el factor plaquetario, el que se encuentra con otros elementos del plasma, como calcio iónico, inmunoglobulinas, fibrinógeno, hormonas, glucosa, aminoácidos y varias sustancias llamados factores plasmáticos, como el AHF (factor antihemofílico), PTC (componente plasmático de la tromboplastina), etc. El factor plaquetario, en presencia del calcio y estos factores, se activa y se forma tromboplastina (Tp), la cual ejerce su acción sobre la protrombina, y por la presencia de calcio iónico se transforma en trombina. El fibrinógeno, por acción de la trombina, polimeriza y forma la malla de fibrina, donde aglutinan glóbulos rojos y plaquetas y se enreden los demás componentes sanguíneos.

Si la cantidad de plaquetas es muy baja, no se producirá la cantidad suficiente de factor plaquetario.

Cuando hay una herida, el control de la pérdida de sangre no depende solamente de un buen coágulo, sino también de que las paredes estén en buen estado, que los capilares se retraigan y que el coágulo se contraiga.

Un examen sanguíneo que indique una buena cantidad de plaquetas no asegura una ausencia de riesgo de hemorragia, pues hay muchos otros factores que influyen:

Si una persona tuvo hepatitis, por lo tanto una pérdida de células del hígado, puede haber poco fibrinógeno o protrombina, que se sintetizan allí.

La persona que tiene una hemofilia carece de AHF. La hemofilia se manifiesta en forma cíclica, no siempre es hemofílico.




Esteban Arriagada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal