Renta versus capital



Descargar 57.12 Kb.
Fecha de conversión16.03.2019
Tamaño57.12 Kb.

Fiscalidad y elección entre renta vitalicia y capital único por los inversores en planes de pensiones: el caso de España

Félix Domínguez-Barrero*

Julio López-Laborda*

(12 de mayo de 2010)
Departamento de Economía Pública, Universidad de Zaragoza, Gran Vía, 2. 50.005-Zaragoza, España

Resumen:

Utilizando la Encuesta Financiera de las Familias del Banco de España para el año 2005, el trabajo encuentra evidencia empírica de que la variable fiscal, medida por el tipo marginal –y su incremento- en el IRPF, influye en la decisión que toma el inversor en un plan de pensiones sobre la parte del capital acumulado en el plan que va a materializar en forma de renta vitalicia. También resultan significativas la renta del trabajo de la pareja, la condición de casado y el grado de aversión al riesgo.


Palabras clave: renta vitalicia, capital único, tipo marginal.

Clasificación JEL: H24, H31.
* Los autores agradecen la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación (proyecto ECO2009-10003) y del Gobierno de Aragón y el Fondo Social Europeo (Grupo de investigación de Economía Pública).

1. Introducción

Al llegar a la jubilación, la persona que ha venido ahorrando a través de un plan de pensiones se enfrenta a la necesidad de elegir el tipo de prestación en qué materializarlo: capital único, renta vitalicia, o una combinación de ambos.

El problema de la elección entre ambos tipos de prestaciones ha sido estudiado desde distintos puntos de vista. Mitchel, Poterba, Warshawsky y Brown (1999) estiman el valor actual de una renta vitalicia y el incremento de utilidad que se deriva de la opción por este tipo de prestación. Según ellos, el valor actual de la renta apenas varía si se toman en cuenta los impuestos.

Bütler y Teppa (2007) analizan los determinantes de las elecciones realizadas en Suiza, donde más de dos tercios de la población optan por una renta vitalicia. Encuentran como variable relevante el valor actual de la prestación en forma de renta (medido en términos de utilidad según los trabajos de Brown y Poterba, 2000), que comparan con el valor del capital, así como las variables sexo, casado, riqueza y número de hijos dependientes.

Mottola y Utkus (2007) realizan un estudio de la elección entre ambos tipos de prestaciones por los partícipes de dos planes de pensiones FORTUNE, de prestación definida, en USA. Encuentran que la prestación en forma de capital es mayoritaria, y que la prestación en forma de renta tiene una relación directa con la edad, el capital acumulado, el estado de soltero y la condición de mujer.

En España no es obligatorio elegir un único tipo de prestación, pudiendo optar por combinaciones de ambas modalidades. El objetivo de nuestro trabajo es encontrar las variables que determinan la parte de la prestación que se materializa en una renta vitalicia en España, y analizar si la fiscalidad, medida por el tipo de gravamen marginal, tiene alguna influencia en el tipo de decisión que toman los individuos. Para ello, en la sección segunda se analiza el régimen fiscal de las prestaciones de los planes de pensiones, según tomen la forma de renta o de capital único y se presenta un modelo para medir la influencia de la fiscalidad en el coste de la opción por la renta vitalicia. En la sección tercera se describe la encuesta que constituye la base de datos utilizada y en la sección cuarta se desarrolla un análisis econométrico y se presentan sus principales resultados. La sección quinta resume las conclusiones del trabajo.


2. Tributación en España de las prestaciones de los planes de pensiones

La tributación de las prestaciones de los planes de pensiones en España varía en función de la forma en que se materialicen. La prestación en forma de renta se incluye en la base imponible general del IRPF sin ningún tipo de reducciones y tributa al tipo marginal. En 2005, año al que referiremos nuestro ejercicio aplicado, los tipos marginales de la tarifa del IRPF español son el 15, 24, 28, 37 y 45%.

La prestación en forma de capital, cuando el plan de pensiones tiene una antigüedad superior a los dos años, disfruta de una reducción en la base imponible del 40%. El resto del capital obtenido se integra en la base imponible general, y tributa a los tipos marginales correspondientes.

La literatura no es unánime a la hora de valorar el efecto esperado de la fiscalidad en la opción entre capital único o renta vitalicia. González-Páramo y Badenes (2000) y Domínguez-Martínez y Carrasco (2000), basándose en la reducción en la base imponible del 40% de la prestación en forma de capital, consideran que el tratamiento fiscal de estas prestaciones es más ventajoso que el de las prestaciones en forma de renta, pero no aprecian ninguna relación entre tipo marginal e incentivos para preferir una opción u otra. A partir de Domínguez-Barrero (1999), podemos modelizar la relación entre el tipo marginal y los incentivos a optar por la prestación en forma de renta.

Podemos expresar de la siguiente manera el valor de una renta vitalicia en el momento de devengarse el derecho a su percepción, :

(1)

siendo R la cuantía anual de la renta vitalicia; i, el tipo de interés y l, la esperanza de vida del inversor (que coincide con el beneficiario) del plan.

El valor actual de la renta se igualará al valor del capital acumulado, en el mismo momento del tiempo, Q:

(2)

En consecuencia, el valor actual de la renta, neta de impuestos, será el siguiente:





donde tp es el tipo marginal del beneficiario aplicable a la renta vitalicia percibida.

El coste de oportunidad de optar por la prestación en forma de renta vitalicia será igual al valor del capital acumulado en el plan, neto de impuestos,. Teniendo en cuenta la reducción en la base del 40%:

(4)

Siendo , dondees el incremento del tipo marginal que se produce al aumentar la base imponible en el importe del capital acumulado en el plan de pensiones. es una función de y (creciente) de Q

El coste relativo de la renta vitalicia, C, será igual al cociente entre el capital disponible neto y el valor actual de la renta vitalicia neta. Dividiendo (4) entre (3):

(5)

A partir de esta expresión pueden obtenerse algunos resultados de interés. En primer lugar, la opción de la renta vitalicia se verá favorecida si crece el incremento en el tipo marginal debido a la incorporación a la base imponible del capital acumulado en el plan, , ya que se cumplirá que.

Por otro lado, para los tipos marginales del IRPF español de 2005 indicados más arriba, se cumple, en todo caso, que el coste relativo de la renta vitalicia aumenta a medida que aumenta el tipo de gravamen marginal, , lo que desincentiva la opción de la prestación en forma de renta frente a la opción del capital único. El efecto de un aumento simultáneo de y sobre la opción de la renta vitalicia no se puede determinar a priori.

Estos resultados nos permiten plantear las hipótesis, que contrastaremos en las secciones siguientes, de que la opción por hacer efectiva la prestación de un plan de pensiones en forma de renta vitalicia decrece a medida que se incrementa el tipo marginal que grava la renta, y aumenta a medida que se incrementa el volumen de capital disponible.
3. Descripción de la base de datos

La base de nuestro de estudio son los datos proporcionados por la Encuesta Financiera de las Familias (EFF), realizada por el Banco de España. Esta encuesta se realiza cada 3 años, desde 2002. Se trata de una encuesta estratificada por tramos de riqueza, seleccionada a partir de las declaraciones fiscales de IRPF y del Impuesto sobre el Patrimonio. Trabajaremos con la EFF de 2005, en la que existen datos de 5.962 familias.1

En la EFF se recoge información sobre las características demográficas de los hogares, la composición de su patrimonio (activos reales, activos financieros, deudas) y la renta obtenida, tanto la derivada del trabajo como de los activos patrimoniales.

Dentro de los activos financieros, se dedica un apartado a los planes de pensiones. En él se recoge información sobre las características de los planes suscritos por la familia: si son planes individuales (contratados por una persona de forma independiente), de empleo (contratados por una empresa para sus empleados) o asociados (contratados por un colectivo para sus asociados), quién es el titular del plan, la cuantía de la aportación anual, el capital acumulado en el mismo, y si el titular tiene intención de percibir la prestación en forma de renta, capital o mixta.


4. Aplicación econométrica

Para contrastar nuestras hipótesis, hemos aplicado una estimación mínimo cuadrática, robusta a heteroscedasticidad, tomando como variable dependiente el porcentaje del ahorro acumulado en planes de pensiones que cada individuo manifiesta que va a percibir en forma de renta vitalicia (annuities). En caso de planes de un solo titular, la parte de capital destinada a financiar una renta vitalicia está formada por la totalidad del capital acumulado en un plan de pensiones que se percibirá en forma de renta vitalicia, más el 50% del capital acumulado en aquellos planes que se percibirán de forma mixta. En los planes de titularidad compartida, la cuantía a percibir en forma de renta será el 50% de la que corresponde en casos de titularidad única.

De acuerdo con el desarrollo teórico de la sección anterior, hemos construido dos variables representativas del tipo impositivo: el tipo marginal del inversor (taxrate), como medida del tipo de gravamen de la renta vitalicia, ; y el incremento en el tipo marginal (Δtaxrate), como medida del incremento en el tipo que se produce al aumentar la base imponible en el importe del capital acumulado en el plan de pensiones,. Para cuantificar este incremento, en primer lugar se ha calculado el cociente entre la cuota soportada por el capital y la cuantía de dicho capital, siendo la cuota soportada por el capital el incremento de cuota que se origina al añadir a la base imponible el capital acumulado en el plan de pensiones. A continuación, se determina el valor depor la diferencia entre el cociente anterior y el tipo marginal del inversor.

Como variables adicionales de control se han utilizado las que son habituales en la literatura: el logaritmo neperiano de la riqueza familiar (lwealth), el capital acumulado en planes de pensiones (plan), la renta del trabajo de la pareja (earnings), la edad (age), la condición de casado (married), el sexo (male), la educación (education) y la aversión al riesgo (riskav). La aversión al riesgo se mide por el valor, entre 1 y 4, que cada familia le atribuye en la encuesta. Consideramos como educada a la persona que ha realizado estudios más allá del bachiller superior.



Los principales estadísticos descriptivos se recogen en el cuadro 1, y los resultados de la estimación, en el cuadro 2.

Cuadro 1. Estadísticos descriptivos de las variables

 

Mean

Minimum

Maximum

Standard Deviation

Skewness

Kurtosis

Annuities

0.54

0

1

0.46

-0.17

1.17

taxrate

0.23

0

0.45

0.12

-0.57

2.61

Δtaxrate

0.07

0

0.43

0.08

1.4

5.32

lwealth

11.95

6.22

18.58

1.14

1.11

6.63

plan

13,478

0

1,682,834

28,076

9.49

264.79

earnings

26,281

0

818,400

23,850

2.74

25.3

age

47.49

25

85

9.9

0.05

2.37

married

0.74

0

1

0.44

-1.09

2.19

male

0.55

0

1

0.5

-0.18

1.03

education

0.42

0

1

0.49

0.34

1.12

riskav

3.65

1

4

0.63

-1.99

7.16

Cuadro 2. Resultados de la estimación MCO

Variables

Valor del coeficiente

INTERCEPT

TAXRATE


ΔTAXRATE

EARNINGS


MARRIED

RISK


0.425900***

0.325452**

0.441395*

-0.000002***

-0.067227*

0.041955*



Number of observations

F(3, 2343)

Prob > F

R-squared

Root MSE


2.347

3.60


0.0030

0.0180


0.45869

*** Coeficiente significativo al 1 por ciento, ** coeficiente significativo al 5 por ciento, * coeficiente significativo al 10 por ciento.
Como puede observarse en el cuadro 3, existe un mínimo que se percibirá en forma de renta, que es el 42,6% del capital acumulado. El signo de la variable Δtaxrate es el esperado, de forma que el incremento en el tipo marginal debido a la incorporación a la base imponible del capital del plan influye positivamente en la parte de la prestación que se va a percibir en forma de renta. Sin embargo, el signo de la variable taxrate es el contrario al esperado, ya que los resultados obtenidos también muestran un efecto positivo de esta variable sobre la endógena. Este signo puede explicarse si los inversores en los planes no comparan las dos alternativas para hacer efectiva la prestación –renta y capital- de acuerdo con el modelo desarrollado en la sección segunda, sino atendiendo a cuál de las dos opciones permite un mayor diferimiento del pago del IRPF. De acuerdo con este comportamiento miope, cuanto mayor sea el tipo marginal, mayor será también el impuesto debido en la opción de capital único, lo que aumentará el incentivo por la opción de la renta vitalicia. En Domínguez-Barrero y López-Laborda (2007) ya concluíamos que uno de los factores que tienen en cuenta los individuos cuando deciden invertir en planes de pensiones es, precisamente, el diferimiento en el pago del IRPF.

Entre las variables de control, la aversión al riesgo incrementa la prestación en forma de renta vitalicia, mientras que la renta del trabajo de la familia tiene un efecto desincentivador de esta prestación, posiblemente porque esta variable reduce el riesgo de carecer de recursos suficientes en edad avanzada. La condición de casado también reduce la parte de la prestación que se recibe en forma de renta vitalicia.


5. Conclusiones

En el trabajo se ha encontrado evidencia empírica de que la variable fiscal, medida por el tipo marginal –y su incremento- en el IRPF, influye en la decisión que toma el inversor en un plan de pensiones sobre la parte del capital acumulado en el plan que va a materializar en forma de renta vitalicia. Los resultados obtenidos sugieren que el inversor puede estar tomando su decisión desde una perspectiva miope, que se preocupa por el diferimiento en el pago del IRPF más que por la elección de la alternativa que le resultaría más favorable de acuerdo con su esperanza de vida.


Referencias

BROWN, J. y J. M. POTERBA (2000): «Joint life annuities and the demand for annuities by married couples», Journal of risk and insurance, 67 (4):1063-1093.

BÜTLER, M. y F. TEPPA (2007): «The choice between an annuity and a lump sum: Results from the Swiss pension funds», Journal of Public Economics, 91: 1944-1977.

MOTTOLA G. R. y S. P. UTKUS (2007): «Lump sum or annuity? An analysis of choice in DB pension payouts», The Vanguard Centre for Retirement Research, 30: 1-9.

DOMÍNGUEZ-BARRERO, F. (1999): «La fiscalidad del ahorro en la nueva Ley del IRPF: ¿Un paso hacia la neutralidad?», Hacienda Pública Española, 149: 115-136.

DOMÍNGUEZ-BARRERO, F. y J. LÓPEZ-LABORDA (2007): «Why do people invest in personal pension plans?», Applied Economics, 39 (9): 1115-1126.

DOMÍNGUEZ-MARTÍNEZ, J. M. y G. CARRASCO (2000): «Reforma del IRPF y rentabilidad del ahorro financiero», Hacienda Pública Española, 155: 35-70.

GONZÁLEZ-PÁRAMO, J. M. y N. BADENES (2000): Los impuestos y las decisiones de ahorro e inversión de las familias, Madrid: Funcas.



MITCHEL, O. S., J. M POTERBA, M. J.WARSHAWSKY y J.R. BROWN (1999): «New evidence on the money’s worth of individual annuities», American Economic Review, 89 (5): 1299-1318.


1 Véase http://www.bde.es/webbde/es/estadis/eff/eff.html.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal