Real decreto 18/1999, de de febrero, por el que se establecen las condiciones sanitarias de producción y comercialización con países terceros de carnes frescas, productos cárnicos y otros determinados productos de origen animal



Descargar 124.71 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño124.71 Kb.
  1   2   3

REAL DECRETO 218/1999, de 5 de febrero, por el que se establecen las condiciones sanitarias de producción y comercialización con países terceros de carnes frescas, productos cárnicos y otros determinados productos de origen animal.
La aprobación del Real Decreto 147/1993, de 29 de enero, por el que se establecen las condiciones sanitarias de producción y comercialización de carnes frescas, así como del Real Decreto 1904/1993, de 29 de octubre, por el que se establece las condiciones sanitarias de producción y comercialización de productos cárnicos y de otros determinados productos de origen animal, constituyeron la incorporación a nuestro ordenamiento nacional de la Directiva 64/433/CEE, relativa a las condiciones sanitarias de producción y comercialización de carnes frescas, modificada por la Directiva 91/497/CEE, de 29 de julio, y de la 77/99/CEE, relativa a problemas sanitarios en materia de producción y comercialización de productos cárnicos y de otros determinados productos de origen animal, modificada por la Directiva 92/5/CEE, de 10 de febrero, respectivamente, y han supuesto la unificación de las normas sanitarias para la producción y la comercialización de las carnes frescas, los productos cárnicos y otros productos de origen animal, tanto en el territorio nacional como en el resto de la Unión Europea.

Asimismo, esta normativa en materia de carnes se completó con los Reales Decretos 1543/1994, de 8 de julio, por el que se establecen los requisitos sanitarios y de policía sanitaria aplicables a la producciónyala comercialización de carne de conejo doméstico y de caza de granja; 2044/1994, de 14 de octubre, por el que se establece las condiciones sanitarias y de sanidad animal aplicables al sacrificio de animales de caza silvestre y a la producción y comercialización de sus carnes, y 2087/1994, de 20 de octubre, por el que se establece las condiciones de producción y comercialización de carnes frescas de aves de corral, que supusieron la incorporación a la normativa nacional de las Directivas 91/495/CEE, de 27 de noviembre de 1990, relativa a problemas sanitarios y de policía sanitaria en materia de producción y puesta en el mercado de carne de conejo y de caza de cría; 92/45/CEE, de 16 de junio, sobre problemas sanitarios y de policía sanitaria relativos a la caza de animales silvestres y a la comercialización de carne de caza silvestre, y 92/116/CEE, de 17 de diciembre, por la que se modifica y actualiza la Directiva 71/118/CEE relativa a problemas sanitarios en materia de intercambios de carne fresca de aves de corral, respectivamente.

Para tener en cuenta estas modificaciones y dado que no pueden ni deben concederse condiciones más favorables a los productos procedentes de países no pertenecientes a la Unión Europea que a los elaborados y comercializados en su ámbito, se hace necesario establecer las nuevas disposiciones, en materia sanitaria, aplicables para la importación de carnes frescas y productos cárnicos de los países terceros, de conformidad con lo establecido en las Directivas 72/462/CEE, de 12 de diciembre, así como en sus correspondientes modificaciones, entre otras las introducidas por la Directiva 89/227/CEE, de 21 de marzo, relativas a problemas sanitarios y de policía sanitaria referente a la importación de animales de las especies bovina, porcina, ovina y caprina, de carnes frescas y de productos cárnicos procedentes de países terceros, que fueron incorporadas a la legislación española, inicialmente, mediante el Real Decreto 1728/1987, de 23 de diciembre, en cuanto a las condiciones sanitarias, y en los aspectos de sanidad animal, mediante los Reales Decretos 110/1990, de 26 de enero; 1066/1990, de 27 de julio, y 646/1992, de 12 de junio, por los que se establecen los requisitos de sanidad animal aplicables a las carnes y a los productos cárnicos procedentes de países terceros.

Asimismo, es necesario recoger en esta norma los aspectos sanitarios contemplados en la Directiva 92/118/CEE del Consejo, de 17 de diciembre, por la que se establecen las condiciones de policía sanitaria y sanitarias aplicables a los intercambios y a las importaciones en la Comunidad de productos no sometidos, con respecto a las condiciones, a las normativas comunitarias específicas a que se refiere el capítulo I del anexo A de la Directiva 89/662/CEE y, por lo que se refiere a los patógenos, de la Directiva 90/425/CEE, traspuesta mediante el Real Decreto 2551/1994, de 29 de diciembre, en lo relativo a otros determinados productos de origen animal y de productos cárnicos elaborados a partir de carne de aves de corral, de carne de conejo doméstico, de caza de granja o de caza silvestre, y en la Decisión de la Comisión 97/41/CE, de 18 de diciembre de 1996, por la que se establecen las condiciones sanitarias y el certificado de inspección veterinaria para la importación de productos cárnicos obtenidos de carne de aves de corral, de caza de cría, de caza salvaje y de conejo procedentes de terceros países, con el fin de incluir en un solo texto todas las exigencias sanitarias aplicables a estos productos.

Por otra parte, se incorporan las disposiciones previstas en la Directiva del Consejo 96/91/CE, de 17 de diciembre, por la que se modifica la Directiva 72/462/CEE, de 12 de diciembre, relativa a problemas sanitarios y de policía sanitaria de las especies bovina, porcina, ovina y caprina, de carnes frescas y productos a base de carne procedentes de terceros países.

A la vez es necesario contemplar también la posibilidad de exportación de carnes frescas, productos cárnicos y otros productos de origen animal a los países no pertenecientes a la Unión Europea y las condiciones en que ésta debe hacerse.

Por todo ello se ha procedido a la recopilación, en un único texto, de las condiciones sanitarias aplicables en la importación de carnes frescas, productos cárnicos y otros productos de origen animal procedentes de países terceros y a las pautas generales para la exportación de los citados productos a dichos países contempladas anteriormente en el Real Decreto 1728/1987, de 23 de diciembre, por el que se aprueban las normas técnico-sanitarias que regulan las prescripciones exigibles para el comercio intracomunitario e importación de terceros países de carnes frescas, así como las que deben reunir los mataderos, salas de despiece y almacenes frigoríficos autorizados para dicho comercio, modificado por el Real Decreto 467/1990, de 6 de abril, en el anexo B del Real Decreto 646/1992, de 12 de junio, por el que se establecen los requisitos de sanidad animal aplicables a los productos cárnicos importados de países terceros; en el Real Decreto 171/1989, de 3 de febrero, por el que se establecen normas para la importación de carnes frescas con destino a las islas Canarias, y las partes correspondientes de los Reales Decretos 379/1984, de 25 de enero, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria de industrias, almacenes al por mayor y envasadores de productos y derivados cárnicos elaborados y de los establecimientos de comercio al por menor de la carne y productos elaborados; 1011/1981, de 10 de abril, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de grasas comestibles (animales, vegetales y anhidras), margarinas, minarinas y preparados grasos, modificado por los Reales Decretos 3141/1982, de 12 de noviembre, y 1356/1991, de 13 de septiembre, en todo lo referente a grasas animales fundidas, y el título noveno del Real Decreto 512/1977, de 8 de febrero, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración, circulación y comercio de platos preparados (precocinados y cocinados), al objeto de establecer la necesaria claridad que debe reunir cualquier regulación para los afectados por la misma y evitar la dispersión en distintas normas.

Este Real Decreto se dicta al amparo de lo dispuesto en el artículo 149.1.10.ª y 16.ª de la Constitución y en virtud de lo establecido en el artículo 38 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, que establecen la competencia exclusiva y plena del Estado en materia de comercio y sanidad exteriores.

En la tramitación de esta disposición se ha cumplimentado el trámite de audiencia de los sectores afectados. Asimismo ha emitido su preceptivo informe la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria.

En su virtud, a propuesta de los Ministros de Sanidad y Consumo, de Economía y Hacienda, de Industria y Energía y de Agricultura, Pesca y Alimentación, previa aprobación del Ministro de Administraciones Públicas, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 5 de febrero de 1999,

DISPONGO:

CAPÍTULO I

Condiciones generales

Artículo 1. Ámbito de aplicación.

Sin perjuicio de los acuerdos entre la Comunidad Europea y países terceros sobre medidas sanitarias aplicables al comercio de animales vivos y productos animales, el presente Real Decreto establece las condiciones sanitarias aplicables a la producción y comercialización, con países terceros, de los siguientes productos destinados al consumo humano:

1. Carnes frescas de animales domésticos de las especies bovina (incluidas las especies «Bubalus bubalis» y «Bison bison»), porcina, ovina y caprina, así como de solípedos domésticos.

2. Productos cárnicos obtenidos a partir de carnes frescas de las especies bovina (incluidas las especies «Bubalus bubalis» y «Bison bison»), porcina, ovina y caprina, así como de solípedos domésticos, aves de corral, conejos domésticos, caza de granja y caza silvestre, incluidos los platos cocinados cárnicos y los productos cárnicos con un contenido mínimo de carne.

3. Otros determinados productos de origen animal:

los extractos de carne, las grasas animales fundidas obtenidas por extracción de carnes, incluidos los huesos, y destinadas al consumo humano, los chicharrones, las harinas de carne, la corteza de cerdo en polvo, la sangre salada, la sangre seca, el plasma sanguíneo salado o seco y los estómagos, vejigas y tripas lavados, salados o secos y/o tratados por calor.

Artículo 2. Definiciones.

A efectos del presente Real Decreto se entiende por:

1. Veterinario oficial: el veterinario designado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, para el control de las importaciones, o por la autoridad competente, para el control de la producción de los productos a exportar contemplados en este Real Decreto y el veterinario designado por la autoridad central competente del país tercero exportador.

2. País destinatario: el Estado miembro de destino al que son expedidas las carnes frescas, los productos cárnicos o los otros productos de origen animal, procedentes de un país tercero, o el país tercero de destino al que son expedidas las carnes, los productos cárnicos o los otros productos de origen animal, procedentes del Reino de España.

3. País tercero: el país al cual no le son de aplicación las normativas sanitarias sobre producción y comercialización de carnes frescas, productos cárnicos y otros determinados productos de origen animal que rigen en el ámbito de la Unión Europea.

4. Exportación: el envío a países terceros desde el territorio español de carnes frescas, productos cárnicos y otros productos de origen animal.

5. Importación: la introducción en el territorio español de carnes frescas, productos cárnicos y otros productos de origen animal procedentes directamente de países terceros.

6. Muestra comercial: una porción sin valor comercial, tomada en nombre del propietario o del responsable de un establecimiento, que sea representativa de una producción concreta de productos de origen animal de dicho establecimiento o que constituya un modelo de un producto de origen animal cuya obtención o fabricación se tenga prevista y que, para su ulterior examen, deberá llevar la indicación del tipo de producto, de su composición y de la especie animal de la que se ha obtenido.

Asimismo se aplicarán las definiciones que figuran en el artículo 2 de los Reales Decretos 147/1993, de 29 de enero, por el que se establece las condiciones sanitarias de producción y comercialización de carnes frescas; 1904/1993, de 29 de octubre, por el que se establece las condiciones sanitarias de producción y comercialización de productos cárnicos y de otros determinados productos de origen animal; 1543/1994, de 8 de julio, por el que se establecen los requisitos sanitarios y de policía sanitaria aplicables a la producción y a la comercialización de carne de conejo doméstico y de caza de granja; 2044/1994, de 14 de octubre, por el que se establecen las condiciones sanitarias y de sanidad animal aplicables al sacrificio de animales de caza silvestre y a la producción y comercialización de sus carnes; 2087/1994, de 20 de octubre, por el que se establecen las condiciones sanitarias de producción y comercialización de carnes frescas de aves de corral, y 2022/1993, de 19 de noviembre, por el que se establecen los controles veterinarios aplicables a los productos que se introduzcan en territorio nacional procedentes de países no pertenecientes a la Comunidad Europea.

Artículo 3. Excepciones de aplicabilidad.

El presente Real Decreto no se aplicará a:

1. Las carnes frescas, los productos cárnicos distintos de los contemplados en el apartado 4, y los otros productos de origen animal que formen parte del equipaje personal de viajeros y destinadas a su propio consumo, en la medida en que la cantidad transportada no supere 1 kilogramo por persona y siempre que los productos procedan de un país que figure en las listas comunitarias de países autorizados y no estuvieran prohibidas las importaciones desde el mismo por motivos de salud pública o de sanidad animal.

2. Las carnes frescas, los productos cárnicos distintos de los contemplados en el apartado 4, y los otros productos de origen animal que sean objeto de pequeños envíos dirigidos a particulares, siempre que se trate de importaciones desprovistas de cualquier carácter comercial, en la medida en que la cantidad enviada no supere 1 kilogramo y siempre que los productos procedan de un país que figure en las listas comunitarias de países autorizados y desde los que no estuvieran prohibidas las importaciones por motivos de salud pública o de sanidad animal.

3. Las carnes frescas, los productos cárnicos y los otros productos de origen animal que se encuentren, en concepto de abastecimiento del personal y de los pasajeros, a bordo de medios de transporte que efectúen desplazamientos internacionales. Dichas carnes y productos, así como sus desperdicios y los de las cocinas, cuando procedan de países terceros, deberán destruirse en el momento de su descarga. No obstante, no será preceptiva su destrucción cuando estas carnes y productos se trasladen, directamente o después de haber pasado el correspondiente control aduanero, de ese medio de transporte a otro también internacional.

4. Los productos cárnicos contenidos en envases herméticamente cerrados y que hayan sido sometidos a un tratamiento térmico, de tal manera que su valor F o sea igual o superior a 3, en la medida en que la cantidad transportada no supere 1 kilogramo por persona, contenidos en el equipaje personal de los viajeros y destinados a su consumo personal, o bien se trate de pequeños envíos dirigidos a particulares, siempre que se trate de importaciones desprovistas de cualquier carácter comercial.

5. Las carnes frescas, los productos cárnicos y los otros productos de origen animal introducidos, con una autorización nacional expresa, emitida previamente, para otros usos que no sean los de la alimentación humana, a los que les será de aplicación las normas correspondientes según su destino.

6. Las carnes frescas, los productos cárnicos y los otros productos de origen animal destinados a exposiciones o a estudios particulares o análisis, que requerirán una autorización nacional expresa emitida previamente a su importación. En todo caso, una vez terminada la exposición o los estudios particulares, o efectuados los análisis correspondientes, se procederá a la destrucción de las citadas carnes o productos y los restos de las mismasoasureexpedición al país tercero de origen.

7. Las carnes frescas, los productos cárnicos y los otros productos de origen animal introducidos, previa autorización nacional expresa, destinados exclusivamente al abastecimiento de organizaciones internacionales y/o de fuerzas armadas estacionadas en territorio nacional, pero bajo otra bandera. Dichas carnes frescas, productos cárnicos y otros productos de origen animal procederán de países terceros incluidos en las listas de países que pueden introducir carnes frescas o productos cárnicos en la Unión Europea.

CAPÍTULO II

Importaciones

Artículo 4. Condiciones de los países terceros.

1. La importación de carnes frescas, de productos cárnicos y de otros productos de origen animal procedentes de países terceros o de parte de un país tercero, queda condicionada a:

a) El estado sanitario de la ganadería del país en cuestión, en particular lo referente a enfermedades exóticas de los animales y a la situación sanitaria del medio ambiente susceptible de comprometer la salud de la población y de la ganadería.

b) La red de información rápida en el caso de aparición de enfermedades transmisibles en los animales, principalmente las que se mencionan en las listas A y B de la Oficina Internacional de Epizootias (OIE).

c) La legislación relativa a la prevención y lucha contra las enfermedades transmisibles de los animales.

d) La estructura de los servicios veterinarios.

e) La legislación concerniente a la utilización de determinadas sustancias, principalmente en lo relativo a su prohibición, autorización, distribución, comercialización y a las normas sobre su administración y control.

2. En el caso de los productos cárnicos y de otros productos de origen animal se tendrá en cuenta, principalmente, las garantías ofrecidas por el país de origen en materia de salud pública y de sanidad animal.

3. Los países o partes de los mismos de los que se autorice la importación de carnes frescas y de productos cárnicos obtenidos a partir de carnes frescas de las especies bovina (incluidas las especies «Bubalus bubalis» y «Bison bison»), porcina, ovina y caprina, así como de solípedos domésticos, de productos cárnicos obtenidos a partir de carnes frescas de aves de corral, conejos domésticos, caza de granjas y caza silvestre y de grasas fundidas y manteca de cerdo destinadas al consumo humano, serán las que figuran en el anexo I, del presente Real Decreto.

4. Los países terceros de los que se pueden importar los otros productos de origen animal contemplados en la presente norma y no incluidos en regulaciones comunitarias específicas, serán aquellos autorizados por los Ministerios de Sanidad y Consumo y de Agricultura, Pesca y Alimentación, en tanto en cuanto no sean aprobados expresamente por la Comisión Europea y se publiquen en el «Diario Oficial de las Comunidades Europeas» (DOCE).

5. No obstante lo antes dispuesto, e independientemente de las condiciones de sanidad animal, se autoriza la importación de productos cárnicos procedentes de un país tercero o de una parte del mismo que figure en el apartado «productos cárnicos» de la lista que figura en la Decisión del Consejo 79/542/CEE, de 21 de diciembre, así como en sus modificaciones, pero de los que está prohibida la importación de carne fresca de la especie de que se trate, siempre que dichos productos cumplan los siguientes requisitos:

a) Procedan de un establecimiento que, cumpliendo las condiciones generales de autorización, posea una autorización específica para este tipo de producción.

b) Se hayan obtenido a partir de o con carnes frescas que cumplan lo dispuesto en el presente Real Decreto o con carnes procedentes del país de fabricación que deberán:

1.º Cumplir los requisitos de sanidad animal establecidos para cada caso particular por la Comisión Europea.

2.º Proceder de un matadero especialmente autorizado para el suministro de carnes al establecimiento contemplado en el párrafo a).

3.º Estar provistas de un sello especial que determinará la Comisión Europea.

c) Se someterán a un tratamiento térmico, en un recipiente cerrado herméticamente, de tal manera que se obtenga un valor F o igual o mayor de 3,00, u otros tratamientos de los contemplados en la parte IV del anexo de la Decisión de la Comisión 97/222/CE, de 28 de febrero, o en sus modificaciones, en función de la situación zoosanitaria del país exportador.

Artículo 5. Condiciones de los establecimientos.

1. La autorización de los mataderos, salas de despiece, establecimientos elaboradores de productos cárnicos o de otros determinados productos de origen animal y almacenes frigoríficos situados fuera de alguno de los establecimientos antes mencionados, a partir de los cuales se pueden importar carnes frescas, productos cárnicos y otros determinados productos de origen animal, estará sujeta a las siguientes condiciones:

a) El establecimiento estará situado en un país tercero o en una parte de un país tercero que esté autorizado según lo dispuesto en el artículo 4 anterior.

b) El país tercero ofrecerá garantías sanitarias en cuanto al cumplimiento de las disposiciones previstas en el presente Real Decreto.

c) Se ofrecerán garantías, en cuanto a las disposiciones reglamentarias vigentes en el país tercero, en lo concerniente a la administración o a los niveles máximos admisibles de aquellas sustancias que puedan afectar a la salubridad de las carnes, de los productos cárnicos y de los otros productos de origen animal.

d) En el caso de las carnes frescas cumplirán, en cada caso particular, las disposiciones del presente Real Decreto y las del anexo I del Real Decreto 147/1993, de 29 de enero.

No obstante, de acuerdo con la normativa comunitaria prevista al efecto, se podrán establecer derogaciones específicas en lo referente a los locales donde se transforman las tripas, se limpian y preparan despojos y se almacenan cueros, cuernos, pezuñas y cerdas de porcino, así como a la búsqueda de cisticercosis en porcino, de muermo en solípedos y de triquina en las carnes frescas de porcinos y équidos, siempre y cuando el país tercero interesado aporte garantías sanitarias similares y se establezcan, mediante el procedimiento comunitario previsto, condiciones sanitarias al menos equivalentes.

Asimismo, mediante el mismo procedimiento comunitario, podrán exigirse garantías particulares en lo referente a la calidad del agua potable utilizada por un establecimiento y a la vigilancia médica del personal encargado del trabajo y de la manipulación de las carnes frescas.

e) En el caso de los productos cárnicos cumplirán, en cada caso particular, las disposiciones del presente Real Decreto y las disposiciones pertinentes de los anexos A y B del Real Decreto 1904/1993, de 29 de octubre.

f) En el caso de los otros productos de origen animal cumplirán, en cada caso particular, las disposiciones del presente Real Decreto y las del anexo A, las partes que le sean de aplicación del anexo B, y el anexo C del Real Decreto 1904/1993, de 29 de octubre.

2. Para que los mataderos, salas de despiece, establecimientos elaboradores de productos cárnicos o de otros determinados productos de origen animal y almacenes frigoríficos situados fuera de alguno de los establecimientos antes mencionados figuren en la o las listas de establecimientos a partir de los cuales se pueden importar, hacia el territorio nacional, carnes frescas, productos cárnicos y otros determinados productos de origen animal, elaboradas según el procedimiento previsto en la normativa comunitaria, deberán estar situados en países terceros o parte de países terceros que figuren en las listas mencionadas en el artículo 4 del presente Real Decreto y que hayan sido autorizados oficialmente, para la exportación hacia la Unión Europea, por las autoridades competentes del país tercero, en base a que:

a) En el caso de las carnes frescas cumplan, en cada caso particular, las disposiciones del anexo I del Real Decreto 147/1993, de 29 de enero, y en el caso de los productos cárnicos cumplen, en cada caso particular, las disposiciones pertinentes de los anexos A y B del Real Decreto 1904/1993, de 29 de octubre.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal