Rama judicial tribunal superior de distrito judicial de neiva



Descargar 1.14 Mb.
Página13/18
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño1.14 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, veintiuno (21) de mayo de dos mil diez (2010)



Radicación número: 41001-31-03-001-2004-00073-00

Actor: AUDELINA QUESADA GONZÁLEZ Y OTROS Y OTROS

Demandado: CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE BETANIA S.A. E.S.P. HOY EMGESA S.A.





SIMULACIÓN / ADMINISTRACIÓN Y DISPOSICIÓN DE LOS BIENES CONYUGALES / CÓNYUGE SUPÉRSTITE / LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA
En el caso bajo examen, los inmuebles ubicados en la Vereda San Ambrosio, del municipio de Colombia, Departamento del Huila, adquiridos mediante escrituras públicas Números 042 del 2 de abril de 1996, con matrícula inmobiliaria 200-0053463 y 041 del 2 de abril del mismo año, con folios de matrícula inmobiliaria 200-0053464 y 200-0122370, que fueron englobados en un solo inmueble en la escritura pública número 073 del 1 de agosto de 2002, registrada en el folio de matrícula inmobiliaria número 200-168610, no hacen parte del haber de la sociedad conyugal, por cuanto al momento de la adquisición de los mismos, la misma se había disuelto por muerte de la cónyuge señora TERESA STERLING. Este bien propio del cónyuge supérstite, por lo tanto, tenía facultad para celebrar cualquier negocio jurídico sobre el mismo.
Como consecuencia de lo anterior, le asiste razón al juez a quo al declarar que el demandante no tenía la legitimación en la causa para deprecar la declaratoria de simulación del negocio jurídico recogido en la escritura pública número 037 del 1 de agosto de 2002.

(…)


El actor como interesado que fue en la sucesión de marras, tenía la facultad de participar en la facción de inventarios y avalúos, señalando el bien al que hemos hecho mención, como parte del caudal relicto, pero como ya se ha expresado, guardó silencio.
Igualmente, a sabiendas de la existencia de este proceso ordinario de simulación que afectaba el aludido inmueble, no utilizó la facultad establecida en el artículo 605 del C. de P. C. que señala la exclusión de bienes en la partición y que prescribe que “en caso de haberse promovido proceso ordinario sobre la propiedad de bienes inventariados, el cónyuge o cualquiera de los herederos podrá solicitar que aquellos se excluyan total o parcialmente de la partición, según fuera el caso, sin perjuicio de que si el litigio se decide a favor de la herencia, se proceda conforme al artículo 1406 del Código Civil”.
Por el contrario, al dejar ejecutoriar como interesado la partición con su aquiescencia perdió legitimación para alegar la simulación ya que la sentencia de partición que liquidó el proceso de sucesión de la causante, TERESA STERLING DEVIA, ha pasado por autoridad de cosa juzgada y mal podría esta instancia desconocer los efectos del fallo proferido por el Juzgado Tercero de Familia de Neiva, despacho judicial al que le correspondió llevar adelante la liquidación de la referida herencia.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, diez (10) de julio de dos mil nueve (2009)



Radicación número: 41001-31-03-002-2005-00029-01

Actor: ALFONSO CHACÓN STERLING

Demandado: HAROLD HERNANDO CUELLAR CHACÓN Y OTRO





RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL / VALORACIÓN PROBATORIA / HECHO EXCLUSIVO DE UN TERCERO
A juicio de esta Sala y a juzgar por la posición de los vehículos y las huellas de arrastre de la buseta por parte del camión, nos indica que en el momento del impacto el camión se desplazaba a mayor velocidad que la buseta correspondiente a la Compañía TAXIS VERDES S.A., es por ello qué, en la reconstrucción pericial relativa delos vehículos y lugar de la vía en el momento del impacto y posterior a él, muestran qué los vehículos chocaron de frente en la parte central de la vía.

(…)


Este asunto, analizadas las pruebas aparece nítidamente establecido qué, el conductor de la buseta afiliada a TAXIS VERDES S.A., no incurrió in ninguna conducta imprudente ni violatoria de las normas regulativas del tránsito vehicular terrestre, de manera qué la colisión se produjo por causa exclusivamente al conductor del camión, plurimencionado.

(…)


Siendo que la responsabilidad civil se le imputa al conductor del camión, de placa BBJ 344, y no habiendo sido su propietario como guardián jurídico del bien, o sus herederos, y denunciado el pleito a la compañía transportadora PESACOL LTDA., con quién no se tenía ningún vínculo contractual ni legal, con el propietario o conductor del vehículo cambión, ha de exonerarse al denunciado en el pleito, por falta de legitimación por pasiva; y al llamado en garantía, como consecuencia de la prosperidad de la excepción, hecho exclusivo de un tercero, entendido como causa extraña o fuerza mayor.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, dos (2) de junio de dos mil diez (2010)



Radicación número: 41298-31-03-002-2005-00050-01

Actor: LEONIDAS CHACUE MANRIQUE Y OTROS

Demandado: DIÓGENES MENDEZ MANRIQUE Y OTROS





DECLARACIÓN DE PERTENENCIA / REQUISITOS SUSTANCIALES DE LA PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA ORDINARIA / SUMA DE POSESIONES
En el caso bajo examen, ab initio se aprecia que la posesión ostentada por el demandante en usucapión, es una posesión irregular. En efecto de los hechos de la demanda y de las pruebas, se deduce tal aserto. Al observar el certificado de matrícula inmobiliaria correspondiente al bien por usucapir identificado con el número 2002-28524 de la Oficina de Instrumentos Públicos de Garzón, aparece una serie ininterrumpida de falsas tradiciones desde la misma apertura de dicho folio de matrícula, que da cuenta de la escritura No. 411 del 10 de julio de 1957, y de las anotaciones del referido folio que se refieren a los distintos negocios jurídicos que sucesivamente se han realizado.

(…)


Este Tribunal considera que la razón fundamental por la cual en este asunto no es posible la suma de posesiones estriba en que no se puede pretender sumar una posesión regular a una posesión irregular, o viceversa; en el caso bajo examen, el asunto resulta más claro pues la única suma de posesiones que puede realizar el actor es la constituida por la cadena interrumpida de posesiones irregulares iniciada desde sus primeros causahabientes, esto es, la iniciada por la adquisición de PEDRO BACIAS por compra de derechos y acciones a la señora ERNESTINA CHÁVEZ DE VARGAS, hasta culminar con la liquidación de la sucesión de la causante CECILIA SUÁREZ, escritura pública No. 1559 del 2003, los cuales superan un término para adquirir por prescripción adquisitiva extraordinaria, cuya exigencia es la posesión irregular. Sin embargo, lo que se pretende en este proceso es que se declare que el demandante ha adquirido por prescripción adquisitiva ordinaria sin reunir los requisitos exigidos para tal efecto, en consecuencia, por virtud del principio dispositivo que rige el proceso civil el Juez de primera Instancia estaba ante la imposibilidad de salirse de los estrictos límites que señaló el actor, declarando una usucapión extraordinaria sin que se hubiese solicitado en la demanda ordinaria.
En el mimo error juris in judicando incurre el recurrente, quien después de transcribir las normas que se refieren a la posesión regular indicando que es la que procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe, al analizar lo que se ha de entender por justo título y el carácter mismo de la posesión, llega a la conclusión de que ostenta una posesión regular, ininterrumpida que se inicia desde sus antecesores o causahabientes hasta la fecha de presentación de la demanda. Es lo cierto, que el impugnante ha ejercido una posesión ininterrumpida que traspasa ampliamente el término de 20 años, sin embargo, esta Sala aclara que el poder de hecho por él ejercido, sumado al de sus antecesores debe ser catalogado como una posesión irregular y por tanto no apta para adquirir por prescripción ordinaria.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, veinticuatro (24) de junio de dos mil nueve (2009)



Radicación número: 41298-31-03-001-2006-00007-01

Actor: ROGELIO SUÁREZ

Demandado: HEREDERO DE ENRIQUE QUINTERO Y MERCEDES MANRIQUE DE QUINTERO Y OTROS





REVOCATORIA TÁCITA DEL MANDATO GENERAL / INOPONIBILIDAD / INEFICACIA / BUENA FE
Al respecto, la Sala enfatiza que siendo el mandato un contrato en virtud del cual una persona confía la gestión de uno o más negocios ajenos a otra que se hace cargo de ellos, por cuenta y riesgo de la primera; en el caso bajo examen, al haber sido revocado de manera tácita el mandato general, desde mucho antes del otorgamiento de la escritura pública 1515 del 12 de septiembre de 2005, el negocio jurídico contentivo en la misma, no puede tener efectos jurídicos por cuanto al momento de la realización del mismo, ya la señora JULIA GÓMEZ DE YARA, no era la mandataria de ERNESTO YARA GÓMEZ, por tanto no podía representarlo, de suerte que el negocio jurídico recogido en la señalada escritura, no podía radicarse en cabeza del mandatario, razón suficiente para dejar sin efectos la mencionada escritura pública.

(…)


Si la buena fe es la creencia de haberse adquirido el dominio por medios legítimos exentos de fraude, por quien era el verdadero propietario, el demandado, GILDARDO GUZMÁN RAMOS, adquirió de mala fe, por cuanto tenía conocimiento de que su causahabiente, señora NIDIA SOCORRO YARA GÓMEZ, había utilizado medios fraudulentos en el otorgamiento de la escritura pública de división material. Mala fe que se materializa no solo en la circunstancia de que con la sola observancia del folio de matrícula inmobiliaria podía haber adquirido la conciencia de que el predio prometido en compra pertenecía a una comunidad, sino también porque en realidad existió un concilio fraudulento entre los demandados en este proceso, como ya quedó develado; además, de las afirmaciones de los demandados realizadas en los interrogatorios de parte, se extraen indicios del conocimiento que tenía GUZMÁN RAMOS de la existencia de la comunidad, entre los hermanos GOMEZ YARA, sobre la finca “EL MOLINO” y de la exigencia de entenderse con ellos para cualquier negocio jurídico respecto de la misma, ya que este demandado guardaba relaciones de amistad muy cercanas con las demandadas, JULIA GÓMEZ DE YARA y NIDIA SOCORRO YARA GOMEZ, y estaba al tanto de las vicisitudes sobre la explotación de la finca, inclusive tuvo conocimiento del eventual remate del inmueble “EL MOLINO” pues precisamente con el dinero producto de la venta se cancelaría las obligaciones garantizadas hipotecariamente con el referido inmueble.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, veintinueve (29) de octubre de dos mil nueve (2009)



Radicación número: 41001-31-03-005-2006-00077-01

Actor: ERNESTO YARA GÓMEZ

Demandado: JULIA GÓMEZ DE YARA Y OTROS





PRENDA ABIERTA SIN TENENCIA SOBRE CULTIVO DE ARROZ / RESTITUCIÓN DE DINEROS / ACUERDO CONCILIATORIO / OPONIBILIDAD
En conclusión, teniendo en cuenta que la conciliación no vincula a la Sociedad demandada y que la Dirección de Justicia de Yaguará en ningún momento ordenó retener dineros por no tener competencia para ello, MOLINO ROA S.A. debió ceñirse a los contratos suscritos con el señor JARO CABRERA POLANCO, es decir, debió dar cabal cumplimiento a las obligaciones derivadas de los contratos de mutuo y de prenda abierta sin tenencia que celebró con el demandante, los cuales sí constituyen para la Sociedad una fuente de obligaciones, máxime cuando hay claridad de que el deudor CABRERA POLANCO solucionó las obligaciones dinerarias a su cargo.
En el presente caso ambas partes cumplieron con las obligaciones principales de los contratos de mutuo y prenda abierta sin tenencia del acreedor, sin embargo, MOLINOS ROA S.A. incumplió con una obligación nacida después del contrato de mutuo pero como consecuencia del mismo, consistente en devolver el excedente que es solicitado por el aquí demandante, pues, después de haberse pagado el crédito con el producto de la cosecha, nació para la Sociedad la obligación de devolver al señor CABRERA POLANCO el dinero que quedó a su favor, y es con éste con quien tiene tal obligación y no con la señora MARÍA DANILA CEDEÑO, pues no fue con esta última con quien celebró los contratos referidos.
INDEXACIÓN DE LA SUMA RETENIDA E INTERESES MORATORIOS
Por lo anterior, se concederán solamente los intereses moratorios solicitados por el demandante a título de lucro cesante, desde el 20 de agosto de 2008 hasta el pago total de la obligación, ya que a partir de esta fecha señor JARO CABRERA POLANCO requirió a MOLINO ROA S.A. para la entrega de los dineros. Tales intereses se liquidarán a la tasa de interés máxima permitida, de conformidad con el artículo 884 del C. de Comercio y con lo solicitado por el demandante.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, trece (13) de agosto de dos mil diez (2010)



Radicación número: 41001 31 03 005 2008 00200 01

Actor: JARO CABRERA POLANCO

Demandado: MOLINO ROA S.A.





SIMULACIÓN / APRECIACIÓN DE PRUEBA INDICIARIA
Ahora bien, vistos los planteamientos de a quo, considera la Sala que si bien este desestima las pretensiones de la demanda, basado para ello en la confusión presentada entre las acciones de nulidad y simulación, considera la Sala se deben evaluar los indicios apreciados por el apelante, con el fin de que se vislumbre si efectivamente en el negocio de compraventa contenido en la escritura pública No. 1820 de 1983 se realizó o no un negocio aparente o simulado.
Así las cosas, procederá esta sala a evaluar si los indicios señalados como no apreciados por parte del Juzgador de primera instancia, e indicados por el recurrente en el escrito de apelación, cumplen los requisitos probatorios que la Jurisprudencia de la H. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación laboral, ha señalado para ello, apoyándose igualmente en la doctrina que respecto de la prueba de estos indicios, se encuentra establecida.
INDICIO DE NO PAGO DEL PRECIO DEL CONTRATO
Teniendo de presente las ambivalencias presentadas en la declaración del mismo comprador del negocio aparentemente simulado, esta Sala considera que debe apreciarse como cierto este indicio, el cual puede dar fe de la celebración oculta o escondida, de un negocio jurídico, aparentemente verdadero. Para la Sala resulta bastante sospechoso, que el mismo comprador, confunda en múltiples oportunidades el valor total de transacción, máxime si es del patrimonio de este, que se descuenta la suma pagada y que quien más que el mismo comprador, puede dar fe del costo o valor de lo comprado, para así sumarlo o restarlo de su patrimonio.
INDICIO DE INTENTO DE ARREGLO AMISTOSO
Analizado lo dicho por el demandando, en el interrogatorio absuelto, se puede tener de presente que el demandando, buscó de alguna manera formulas de arreglo en cuanto a la devolución de los gananciales, supuestamente enajenados, indicando que lo manifestado era cierto, es decir que estaba dispuesto a efectuar dicha devolución, señalando al respecto que lo haría siempre y cuando de efectuara la escritura a todos los herederos y no solo al señor LUIS ANTONIO REYES.

EL PROPÓSITO SIMULATORIO
En efecto el propósito simulatorio, en el presente caso, consistía en aparentar la compra de los gananciales por parte del demandando ISAIAS VANEGAS AMAYA, para posteriormente transferírselos a su cuñado y también demandado LUIS ANTONIO REYES RODRIGUEZ. Prueba de este negocio se puede observar, primeramente en la familiaridad que estos dos tenían, el hecho de que fuera ese último quien acompañara a su madre al momento del levantamiento de la escritura, con la cual se aparentaba la solemnidad de la compraventa demandada de simulada, y la no comparecencia por parte de este demandado en todo el trámite del proceso.
Dicho propósito simulatorio, se observa en la familiaridad existente entre el los demandados, quienes son cuñados entre sí, pues las esposas de ambos son hermanas, demostrando así el indicio del affectio, existente entre estos, quienes confabularon aprovechándose de las condiciones de la vendedora, el primero de ellos como hijo de esta, para posteriormente obtener la parte que a esta le correspondía en la sucesión de su esposo, haciendo pasar a su cuñado ISAIAS VANEGAS AMAYA, como comprador de dichos derechos, no tenía muy claros algunos apartes de la negociación efectuada, entre ellos el precio exacto de la negociación.

(…)


Ahora bien, vistos los indicios señalados a lo largo de esta providencia y la causa simulatoria existente en el presente caso, se tiene que efectivamente confluyen estos, de manera asertiva y unísona para indicar entre los demandados, se presentó una negociación oculta, con el fin de obtener provecho de los bienes que legalmente le correspondían a la señora GUMERCINDA RODRIGUEZ DE REYES, por lo que deberá revocarse la sentencia apelada, y en su lugar, acceder a las pretensiones de la demanda, por lo que se entiende agotado el segundo problema jurídico, al estarse probada la existencia de un contrato simulado.
DIFERENCIA ENTRE LA NULIDAD Y LA SIMULACIÓN EN CUANTO A SU ORIGEN CONTENIDO Y EFECTOS
Identificados como han quedado los caracteres diferenciadores de estas figuras jurídicas, esta sala revocará la decisión del a quo al encontrar manifiestamente existentes los indicios de Pretium Comfessus, Nescientia, Transactio y affectio, en el negocio jurídico contenido en la escritura pública 1820 de 1983, corrida en la Notaría Primera de Neiva.
Por tanto, al estar acreditado que el comprador no da cuenta del precio de la compraventa, que existe una familiaridad entre el los demandados para la realización del concilio fraudulento, que el comprador dio cuenta de posibles arreglos para deshacer el negocio jurídico efectuado, es que se revocará la decisión adoptada por la primera instancia y en su lugar se accederá a las pretensiones de la demanda de manera parcial.
FRUTOS CIVILES Y NATURALES
Lo anterior, comoquiera que la Sala considera que no es procedente la condena al pago de frutos civiles y naturales, pues como se dijo en precedencia, el contrato demandado de simulado, trataba sobre los derechos gananciales de la simulada vendedora GUMERCINDA RODRIGUEZ DE REYES, sobre la sucesión de su difunto esposo ANTONIO REYES QUINTERO, negocio jurídico que no recaía sobre ninguno de los bienes que hacen parte de la sucesión en particular.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, diecinueve (19) de noviembre de dos mil nueve (2009)



Radicación número: 41001 31 03 003 1999 00714 01

Actor: ZENAIDA REYES RODRIGUEZ Y OTROS

Demandado: ISAIAS VANEGAS AMAYA Y OTRO





SIMULACIÓN / MANDATO SIN REPRESENTACIÓN / RESOLUCIÓN DE CONTRATO / LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA

Examinado el recaudo probatorio, encontramos, que quien ostenta en el negocio jurídico en cuya simulación se demanda la calidad de compradora, no lo es en realidad, puesto que la verdadera interesada en el mismo fue su progenitora.

(...)

Como consecuencia de lo anterior, probado está, la divergencia entre lo real y lo declarado, en donde se camufla a una de las partes en este caso la compradora, quien hoy es demandante por la interposición de un tercero, es decir, la demandada Yuleidy Duque Ríos.



(...)

Conforme a los presupuestos fácticos el asunto se traslada al problema de la gestión de negocios en interés ajeno, razón por la cual ésta Sala no comparte el alegato de la apelante, pues resulta irrelevante frente a la situación jurídica que a continuación se plantea.

(...)

En el caso sublite la demandante, Ernestina Ríos progenitora de la demandada Yuleidy Duque Ríos, no quería fungir como propietaria, por estar en tramites de separación y por los problemas con la DIAN, como lo señalaron los testigos; pero tampoco tenía la oportunidad de hacerlo, puesto que por aquella época sufría quebrantos de salud que le impedían celebrar el negocio jurídico de manera personal. Sobre el particular ha sostenido la doctrina italiana, al hablar de la representación, lo siguiente: "esta noción, que identifica la representación en la legitimación de obrar en nombre ajeno se refiere propiamente a la representación directa, al lado de ésta representación se coloca la denominada representación indirecta, también llamada representación de intereses, que indica la legitimación del sujeto para obrar en nombre propio en interés ajeno (obrar por cuenta ajena),"


En síntesis lo que acaeció en el negocio jurídico cuya simulación se pide, no fue una simulación, sino una representación indirecta o como lo denomina algún sector de la doctrina y la jurisprudencia un mandato sin representación.

(...)


Esta Sala no puede soslayar la solicitud de resolución del contrato, formulada en la demanda como pretensión subsidiaria. Al respecto, recuerda la Sala que de conformidad con el principio de la relatividad de los contratos firmemente arraigado en nuestro sistema jurídico, los contratos producen efectos únicamente entre las partes concernientes; para el caso, quienes intervinieron en la estipulación del negocio jurídico, fueron quienes hoy aparecen como demandados en este proceso; ninguna participación activa tuvo la demandante, en consecuencia mal podría declararse la resolución del contrato de compraventa con el argumento a todas luces cerrado de que quien realmente pagó el precio fue un tercero, queriendo dar a entender que hubo un incumplimiento de la parte compradora en lo referente al precio.

(...)


En el caso puesto a consideración de esta Sala, en lo concerniente a la resolución del contrato por no haber sido la demandada quien realmente realizó el pago, la pretensión está destinada al fracaso, pues como ya se anotó y se reitera, quien invoca la resolución del contrato no esta legitimado para esgrimir tal pretensión, puesto que es ajeno a la relación contractual que aquí se debate, por virtud del ya anunciado principio en el efecto relativo de los negocios jurídicos.
SALA CIVIL

SALA QUINTA DE DECISIÓN

Magistrado ponente: EDGAR ROBLES RAMIREZ

Neiva, seis (6) de octubre de dos mil diez (2010)



Radicación número: 41001-31-03-004-2009-00038-01

Actor: ERNESTINA RÍOS JIMÉNEZ

Demandado: BANCO POPULAR Y OTRA







EXISTENCIA Y LIQUIDACIÓN DE UNIÓN MARITAL DE HECHO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO / APLICACIÓN DE LA SENTENCIA C-075 DE 2007 / LAPSO DE CONVIVENCIA / COMPUTO ANTERIOR A LA SENTENCIA C-075 DE 2007
No cabe duda entonces que en materia de unión marital de hecho y de los efectos patrimoniales que de ella se derivan, las normas de orden legal son de aplicación restrospectiva, efecto que impone considerar el tiempo de convivencia anterior a su promulgación, con el fin de computar el plazo en ella previsto para la configuración de la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes; sin que ello signifique una aplicación retroactiva de la norma, pues no se estarían desconociendo derechos adquiridos o, mejor aún, situaciones jurídicas consolidadas. Tales afirmaciones son igualmente predicables de las normas de estirpe constitucional, como se dejó sentado en líneas anteriores.
Es por ello que esta Magistratura participa del criterio, según la cual, la sentencia C-075 de 2007 se aplica hacia el pasado, porque tiene un carácter interpretativo y participa de las denominadas sentencias de exequibilidad condicionada, apartándose de la censura en la cual se sostiene que las sentencias de exequibilidad sólo producen efectos hacia el futuro.

(…)


El análisis del acervo probatorio, especialmente de la prueba testimonial, arroja como resultado la existencia de la unión marital de hecho entre el actor y el causante por un término superior a dos años, que permite, al tenor del artículo 2° de la ley 54, interpretado en los términos de la sentencia C-075 de 2007, presumir la existencia de una sociedad patrimonial entre ellos que comprende los bienes relacionados en el libelo impulsor de la acción.

Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal