Que presenta el candidato gaspar jaen I urban, doctor arquitecto en el concurso para la provision



Descargar 2.42 Mb.
Página9/25
Fecha de conversión11.11.2017
Tamaño2.42 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   25

3.- FUENTES DE INFORMACION DE LA DISCIPLINA: BIBLIOGRAFIA COMENTADA

Las vías esenciales para la adquisición del conocimiento son dos: en primer lugar, el estudio y análisis de la realidad a través de un proceso de investigación y, en segundo lugar, la captación del producto de dicha investigación a través de las fuentes informativas (Hernández 1989, 313).


La primera vía, representada por la metodología investigadora, es también una manera de comprender las características de una disciplina, como hemos visto. Pero otro tanto sucede con las fuentes de información, ya que el conocimiento, sistematización y análisis de estas fuentes, constituye un modo de comprender la identidad y situación actual de esa disciplina.
Así, nos referiremos a continuación a los textos básicos para el desarrollo del concepto del Dibujo Arquitectónicos y para la investigación en el mismo, comentados de forma individual y ordenados en los epígrafes temáticos que nos han parecido esenciales.
Haremos especial hincapié en aquellos textos considerados de fundamento de la disciplina (tratados, textos clásicos, últimas aportaciones etc.), en los manuales que puedan ser útiles para el profesor y para el estudiante y en los libros de historia y teoría del dibujo, de la arquitectura, de la urbanística y de la construcción que contengan una importante información gráfica, ya sea basada en dibujos antiguos o originales de los edificios, ya sea en dibujos actuales que interpreten dichos edificios o espacios urbanos o que muestren sus detalles formales o constructivos.
En un apartado similar a este dentro de la parte dedicada al programa incluiremos la bibliografía comentada relativa a la enseñanza del Dibujo Arquitectónico dentro de los currícula de la carrera de arquitectura técnica, con vistas al ejercicio de esta profesión.
Las referencias bibliográficas detalladas de cada obra, incluyendo su título original completo, los posibles subtítulos, la colección donde apareció, la editorial y el número de páginas, pueden encontrarse en el apartado III de este Proyecto Docente y de Investigación, relativo a Referencias bibliográficas generales

3.01 OBRAS DE GENERALIZACION EPISTEMOLOGICA. TEORIAS DEL DIBUJO

Un texto clásico sobre la arquitectura y su representación es la obra de Bruno Zevi Saber ver la arquitectura (1948, v. cast. 1951), la cual ha tenido una gran influencia en el pensamiento arquitectónico de la segunda mitad del siglo XX. En ella se propone que la razón de ser última de la arquitectura estriba en su espacio interior, así como en la vida y las actividades que puede albergar y en la posibilidad de ser recorrida por el hombre. Esta idea se desarrolla indicando formas diferentes de aproximarse a la representación de ese espacio y haciendo un interesante repaso por la historia de la arquitectura.


Por otra parte, podemos considerar los textos de Luigi Vagnetti como específicamente fundacionales de la disciplina. Entre sus obras cabe destacar Disegno e architettura (1958), Il linguaggio gráfico dell'architetto, oggi (1965), L'architetto nella storia di occidente (1973) y «De naturali et artificiali perspectiva» (1979), monumental bibliografía crítica sobre los fundamentos históricos de la perspectiva de Euclides a Monge.
Como obra epistemológica de carácter general, es de interés el texto de Manuel Baquero Los dibujos de los arquitectos (1983), cuyos conceptos sirvieron de base para la definición de la disciplina y para establecer la enseñanza del dibujo de arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (cfr. Cátedra de Dibujo I, 1985). Baquero plantea la necesidad innata del hombre de manifestarse mediante la expresión y la representación con el fin de comunicarse y el papel fundamental que en este proceso juega el dibujo. Seguidamente examina y desarrolla las posibilidades que ofrecen los distintos tipos de dibujo y sus unidades gráficas. En esta obra se incluye, asímismo, un interesante repertorio de dibujos hechos por diversos arquitectos.
También son fundamentales las obras de Vidaurre El lenguaje gráfico de la expresión arquitectónica (1974), Dibujo técnico I (1975), Escalas conceptuales. Escalas gráficas. Escalas relacionales (1975), Funciones y usos de los sistemas de representación en el proyecto arquitectónico (1975),

La geometría como infraestructura gráfica de la ordenación de la idea arquitectónica (1975) y Dibujo técnico II (1976). Se trata de un corpus teórico de difícil acceso y consulta al estar formado básicamente por apuntes editados por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, pero que sentaron las bases de la disciplina y han sido citados en numerosas ocasiones.
Algunos aspectos de interés de la epistemología del dibujo en la vertiente más 'científica' del mismo y desde una perspectiva muy actual, pueden encontrarse en la obra de los catedráticas de geometría descriptiva de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona José Antonio Sánchez y Lluís Villanueva Temes clau de dibuix tècnic (1991), texto que comentaremos en el apartado bibliográfico relativo a "Libros de texto".
Para conocer las relaciones entre arquitectura y Dibujo Arquitectónico desde un punto de vista de generalización epistemológica de la disciplina a lo largo de su evolución histórica, puede verse la obra de Sainz El dibujo de arquitectura (1990a), el origen de la cual se encuentra en la tesis doctoral del autor. En este libro, Sainz revisa el papel del Dibujo Arquitectónico en tanto que sistema gráfico específico a lo largo de la historia y su importancia en los procesos de proyectación, construcción y análisis arquitectónico.
A lo largo de sus páginas, y a través de aspectos tales como el afán de precisión o de inventiva o la búsqueda de la definición, clasificación y disección de los temas tratados, se evidencia que el libro es una obra resultado de una tesis doctoral. Tanto la gran amplitud del tema tratado como el hecho de hacerlo desde múltiples y diversos puntos de vista, características propias de las tesis 'panorámicas' (Eco 1977, v. cast. 1982, 27-32), podría haberle restado profundidad analítica, sin embargo el resultado es de un gran interés disciplinar y está expuesto en una forma bien estructurada, acompañándose de ilustraciones abundantes y clarificadoras.
Así, la sistematización y definición de los aspectos tratados, la correcta elaboración de los datos y la cuidada selección de las imágenes gráficas, hacen de esta una obra de interés, ya que supone un esfuerzo por sistematizar muchos aspectos disciplinares (analíticos, descriptivos, expresivos, etc.) del Dibujo Arquitectónico. Como indica Ramírez (1990, 13) en el prólogo, con esta obra "se traza el mapa de una disciplina que queda ahora sistematizada por primera vez entre nosotros, al tiempo que se señalan nuevos caminos y propuestas a desarrollar". Destaquemos también, finalmente, la cuidada y selecta bibliografía que se incorpora al final del libro.

3.02 TRATADOS CLASICOS DE DIBUJO ARQUITECTONICO

Un texto que resume de forma interesante los distintos tratados clásicos de arquitectura escritos entre los siglos XV y XVIII es la sistemática y enciclopédica obra de Dora Wiebenson, Los tratados de arquitectura (1982, v. cast. 1988), la cual se estructura en tres bloques:

1, «Descubrimiento de Vitruvio», con 35 tratados generales anteriores al seiscientos y ediciones de Vitruvio;

2, «Arquitectos y aficionados», con 49 tratados del siglo XVII;



y 3, «Los elementos de la Arquitectura», con tratados relativos a órdenes (32), geometría y perspectiva (34), tecnología (29) y arquitectura pública y privada (45).
Cada tratado se reseña brevemente, haciendose una valoración histórica del mismo, señalando los dibujos que, en su caso, contiene e indicando los datos de la edición príncipe, así como de las principales reediciones y versiones a distintas lenguas. Se incluyen, asímismo, en la cuidada edición española abundantes reproducciones de páginas o dibujos de los tratados que se reseñan.
El tratado de arquitectura en el que bebieron todos los demás fué De architectura, también conocido como Los diez libros de arquitectura, del arquitecto romano del siglo I aC Marco Vitruvio Polion. Una copia manuscrita de esta obra fue descubierta en 1414, siendo publicada la edición príncipe en una fecha comprendida entre 1486 y 1492 y haciéndose a partir de entonces numerosas reediciones, la mayoría de las cuales incluían dibujos, evidentemente apócrifos, de gusto renacentista. Entre las ediciones de Vitruvio en español son destacables la de 1761, traducción de la versión francesa de Perrault por Joseph Castañeda y la de 1787, traducida por Joseph Ortiz, ambas editadas en facsímil recientemente.
Entre los tratados renacentistas, el más antiguo fue De re aedificatoria (1485), de Leon Battista Alberti, que carecía de ilustraciones y se avanzó a la edición príncipe de Vitruvio. Aunque no sea propiamente un tratado de arquitectura, la obra del matemático Luca Pacioli De divina proportione (1496) también tuvo gran importancia teórica durante el renacimiento en la codificación de la representación geométrica.
Una gran importancia tuvieron también los ocho libros de arquitectura de Sebastiano Serlio, que contenían numerosos dibujos, y siete de los cuales fueron publicados de forma discontinua entre 1537 y 1575, siendo el primero que se publicó el Libro IV, Regole generali di architetura (1537), el cual tuvo una gran transcendencia en la codificación de la arquitectura clásica. Según Summerson (1963, v. cast. 1991, 14) la obra de Serlio supuso la primera gramática arquitectónica completa y plenamente ilustrada del Renacimiento, convirtiéndose en la biblia arquitectónica del mundo civilizado.
De una importancia semejante fueron I quattro libri dell'architettura (1570), de Andrea Palladio, que ejerció una gran influencia en la arquitectura europea de los siglos posteriores, en parte debido a las xilografías dibujadas por el autor. Y otro tanto sucedió con Regola delli cinque ordini d'architettura (1562) de Giacomo Barozzi da Vignola, que contó con innumerables versiones y traducciones posteriores.
Entre los tratados españoles son destacables Medidas del romano (1526) de Diego de Sagredo, el Libro de traças de cortes de piedras editado como Tratado de arquitectura (1575-1580), de Alonso de Vandelvira, y el que quizá sea uno de los más bellos tratados renacentistas de arquitectura: In Ezechielem Explanationes et Apparatus Urbis ac Templi Hierosolymitany (1596-1604), de Juan Bautista Villalpando y Jerónimo de Prado, editado en facsímil recientemente por ediciones Siruela con un cuidado exquisito, en una edición a cargo de Juan Antonio Ramírez, bajo el nombre genérico de El Templo de Salomón.
Ya en el siglo XVIII cabe consignar la obra de Gaspard Monge Géométrie descriptive (1798-1799), a la que hemos aludido repetidas veces, así como Dell'arte di vedere nelle belle arti del disegno (1781) de Francesco Milizia y el tratado de Benito Bails De la Arquitectura Civil (1783), todos ellos ilustrados con láminas de geometría y de arquitectura dibujadas con la perfección que caracterizaba las obras de la Academia.
Una obra interesante es el conjunto de setenta y seis láminas dibujadas por el arquitecto Pierre Esquié a partir de la obra de Vignola y publicadas bajo el título de Traité élémentaire d'architecture. Alguna de dichas láminas, de gran calidad y expresividad, pueden ser interesantes como ejercicios de delineación y copiado. En ellas se incluyen los cinco órdenes clásicos, los principios de construcción de los mismos y de sus detalles, el trazado de las sombras y diversas composiciones arquitectónicas y edificios.
Aunque no sea un tratado clásico propiamente dicho, consignemos también el conocido Album de Villard de Honnecourt del siglo XIII, donde se recoge una parte importante del saber gráfico y arquitectónico medieval, el cual ha estado editado recientemente en castellano a partir de la edición crítica francesa de 1986.

3.03 OBRAS GENERALES. MANUALES DE DIBUJO. SISTEMAS DE REPRESENTACION

Para la definición de cuestiones y la resolución de problemas relativos a la geometría plana y los sistemas de representación pueden consultarse diferentes libros de texto, donde los temas están expuestos de forma didáctica. Como libro general de geometría puede verse la obra de Castelnuovo La Geometria (1981) y como curiosidad histórica la obra del autor hebraico-catalán Abraam Bar Hiia, Hibbur hameixihà uehatixbòret, de principios del siglo XII, editado en catalán con el título de Llibre de geometria (1931).


Entre los manuales aplicados actuales es interesante la consulta de Dibujo geométrico en la construcción (1973, v. cast. 1979), de Frank Hilton, libro elemental que presta una especial atención a la geometría aplicada y a la resolución de trazados geométricos sencillos, siempre mediante ejemplos prácticos. También se trata brevemente de los diferentes sistemas de proyección y de la representación de cuerpos geométricos.
Entre las obras de carácter más genérico, cabe citar el clásico Curso de dibujo geométrico y de croquización (1965, 10ª ed. 1989), de Rodríguez de Abajo y Alvarez Bengoa, donde se trata del trazado de figuras geométricas planas y curvas, tangencias y enlaces de líneas, arcos y molduras, etc., así como temas generales de dibujo técnico, desde un punto de vista industrial: rotulación, escalas, normalización, sistemas de representación, croquización, etc. En los distintos apartados existen abundantes ejercicios resueltos.
También es interesante la Inicación al dibujo técnico (sin fecha) de José Antonio Tébar, de aplicación directa en nuestro curso, ya que trata un amplio espectro de temas cercanos a los planteados por nosotros: instrumental de dibujo, normalización, acotación, escalas, croquis, principios de representación, sistemas axonométrico y cónico, representación de la arquitectura y color.
Un cierto interés por su nivel elemental tiene el libro de Mauro Villanueva Prácticas de dibujo técnico (1981), con una introducción esquemática de recordatorio sobre normas de representación, técnicas de dibujo, criterios de acotado, etc. y una segunda parte donde se presentan numerosos casos prácticos. Con todo, esta obra se refiere exclusivamente al dibujo industrial de mecanismos y piezas de conjuntos mecánicos.
También podemos considerar que tienen características de manual los interesantes libros Dibujo técnico I (1980) y Dibujo técnico II (1982) de la Cátedra de Dibujo de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia, con una incidencia especial en dibujo de arquitectura. Especialmente, en el primero se recopila una información práctica de gran interés para los alumnos sobre escalas, acotación, toma de datos y procedimientos de croquización y puesta a escala, tipo de líneas a utilizar en cada caso, etc. De hecho, este pequeño texto lo venimos utilizando en la Escuela de Alicante en los últimos años casi como un libro de texto.
Existen asímismo numerosos manuales genéricos y específicos para el estudio de los diferentes sistemas de representación, aunque la mayor parte de los mismos, planteados como libros de texto más que como libros dirigidos a profesionales, son a nuestros efectos excesivamente teóricos y presentan pocos casos de aplicaciones prácticas reales o 'utilitarias' concretas. Así, un texto con ejercicios sencillos es el de García Rozas, Dibujo Técnico (1990), donde se recogen diversos casos prácticos planteados en las pruebas de acceso a la universidad, tanto representaciones de cuerpos elementales en sistema diédrico, como axonométrico y cónico, aunque cabe advertir de la existencia de deficiencias técnicas en algunos dibujos, así como del escaso carácter arquitectónico de los mismos.
Para la geometría del espacio representada mediante el sistema diédrico puede verse la obra de Jorge Doménech, Fundamentos del Sistema Diédrico (1989), bien conocida de los alumnos de la Escuela de Alicante ya que el autor es profesor de Geometría Descriptiva en esta escuela. En dicha obra se tratan de forma sencilla los principios teóricos de la representación del punto, la recta y el plano y diversos casos de intersecciones, perpendicularidad, paralelismo, abatimientos, giros, etc.
Para el estudio de los sistemas de representación cónico y axonométrico pueden consultarse numerosas obras generales y libros de texto específicos. Entre ellos, destaquemos Tratado de perspectiva (1991), de Rodríguez de Abajo y Revilla Blanco, donde se estudian problemas de trazado de figuras y cuerpos geométricos mediante los sistemas axonométrico ortogonal, de perspectiva caballera y cónico. Esta obra tiene el interés de contener numerosos ejercicios resueltos.
También puede verse la obra de Rodríguez de Abajo y Alvares Bengoa Sistema axonométrico (1963), específicamente dedicada a este sistema de representación, aunque presenta el inconveniente de ser en exceso teórica y contemplar exclusivamente las aplicaciones para piezas industriales.
Por lo que se refiere al sistema cónico, puede verse la breve obra de José Luís Ferrer, La perspectiva en las artes y en las técnicas (1981), donde se hace un esquemático repaso del uso de la perspectiva en la pintura desde el Renacimiento en adelante y se dan normas para la construcción de los diferentes tipos de la misma.
Un pequeño y curioso manual, con todo el texto manuscrito, donde se tratan la perspectiva y la proyección acotada, es el de Carreras Cabello titulado Dibujo. Apuntes e introducción a los sistemas de representación (1968), el cual destaca por su sencillez y claridad, así como por algunos de sus ejemplos prácticos.
Pero quizá el manual más interesante sobre el sistema cónico sea el de George Schaarwächter titulado Perspectiva para arquitectos (1990), donde se trata desde un punto de vista práctico y por vía de ejemplos la construcción de diferentes perspectivas: centrales, oblicuas, celestes, con sombras, etc., así como de distintas figuras geométricas: pentágonos, óvalos, espirales, elipses, parábolas, hipérbolas, etc. Todo ello presentado exclusivamente con trazados lineales.
Por lo que se refiere al subsistema de planos acotados, destaquemos la obra monográfica Sistema de planos acotados (1988), de Vicente Collado, de carácter eminentemente teórico, aunque con un capítulo de aplicaciones de este sistema a la ingeniería y la arquitectura donde se incluyen diversos problemas de desmontes y de cubiertas.

3.04 TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS GRAFICOS, FORMAS Y DIMENSIONES, INSTRUMENTOS DE DIBUJO

Entre las obras generales más conocidas sobre técnicas de expresión gráfica pueden verse los cuatro volúmenes de Manual de técnicas gráficas para arquitectos, diseñadores y artistas (1980, v. cast. 1983) de Porter, Greenstreet y Goodman. Esta obra, concebida en su conjunto de forma gráfica, con unos textos claros y resumidos, contiene una gran cantidad de informaciones prácticas sobre 'cómo' y 'con que' hacer una cosa en expresión gráfica, cómo aplicar una técnica, o cómo desarrollar una idea.


En el primer volumen se trata de la superfície, línea y tono, del color, de los dibujos ortogonales y en perspectiva, de las técnicas de reproducción e imitación y de la presentación y exposición de trabajos. En el segundo volumen se trata de la anatomía de la imagen, las mecánicas de representación, las técnicas gráficas, los gráficos sin esfuerzo y la presentación. En el tercer volumen se trata del diseño de rotulación, del dibujo para reproducción, de los procesos básicos de impresión y de las técnicas de maquetismo. En el cuarto volumen se analizan las representaciones en planta, alzado, sección, axonometría y perspectiva.
Del mismo autor pueden verse también las obras posteriores Manual de diseño para arquitectos, diseñadores gráficos y artistas (1988, v. cast. 1990), Graphic Design Techniques for Architectural Drawing (1990) y Diseño: técnicas gráficas para arquitectos, diseñadores y artistas (1991, v. cast. 1992), obras de resumen y complemento de la anterior en las que se vuelve a insistir en la percepción sensorial humana y en los diversos sistemas de proyección geométrica (planta, alzado, sección, axonometría y perspectiva), así como en las posibilitades que ofrece cada uno de ellos para representar la arquitectura. Como es habitual en los manuales anglosajones, se trata de libros prácticos ilustrados con dibujos claros y expresivos.
Aunque no se trate propiamente de un manual, sino de un catálogo comercial, consignemos, asímismo, por su interés específico y práctico el volumen de Letraset, Manual para diseño gráfico, donde se muestran muy bien editados los numerosos productos fabricados por esta firma, así como instrucciones para el uso de los mismos.
Entre los manuales que tratan de aplicacions prácticas de técnicas de dibujo a línea, con abundantes ejemplos de dibujos de arquitectura, generales y de detalle, podemos citar las conocidas y fundamentales obras Manual de dibujo arquitectónico (1985, v. cast. 1990), de Frank Ching y Arquitectura: Forma, Espacio y Orden (1979, v. cast. 1989), de Francis D. K. Ching, ambas manuscritas y con dibujos a mano alzada en su totalidad.
En el primer libro se trata de las técnicas de dibujo, convenciones de la representación, texturas, sombras, símbolos, etc., de forma sencilla y de fácil aplicación y con numerosos ejemplos, como es habitual en los manuales americanos. En el segundo se propone una lectura de las formas de los objetos arquitectónicos, ciertamente discutible por su aleatoriedad, pero para la que se hace una selección de edificios significativos de la historia de la arquitectura los cuales se analizan gráficamente mediante dibujos a mano alzada de gran calidad, aunque reproducidos deficientemente.
Otro libro donde se analizan gráficamente edificios, tanto históricos como contemporáneos, obra de Aalto, Meier y Stirling, es el de Geoffrey Baker Análisis de la forma (1989, v. cast. 1991). En él se incluyen dibujos correctamente realizados, aunque en ocasiones meros sustitutos de la fotografía, así como diagramas de lectura formal arquitectónica y urbanística con el fin de dar una panorámica de algunas etapas de la arquitectura y la ciudad que ofrecen mayor interés. Advirtamos que tanto en este caso como en el anterior, los elementales textos que se incluyen no ofrecen el menor interés, ya que se trata de divagaciones históricas de carácter general típicas de algunos sectores de la cultura norteamericana.
De carácter más instrumental es el clásico libro de Fernando Garcíarramos Prácticas de dibujo arquitectónico (1976, 3ª ed. 1981), resultado de los cursos impartidos por el autor en la escuela de Canarias y el único manual español de dibujo de arquitectura. En él se incluye un extenso repertorio de láminas de arquitectura realizadas por alumnos de arquitectura técnica, con una explicación del planteamiento y la forma de ejecutar cada una de ellas, así como de sus objetivos académicos. También se incluye una breve pero interesante introducción de formación teórica donde se muestra el punto de vista humanista y artístico del autor, así como su capacidad de síntesis.
Por lo que se refiere a la forma y dimensiones de los objetos del dibujo, arquitectónicos o no arquitectónicos, son bien conocidas las obras de Ernst Neufert Arte de proyectar en arquitectura (1982, v. cast., 1983) y la de Schneider y Ossenberg El auxiliar del Dibujo Arquitectónico (1955). En la primera se incluyen las medidas de multitud de objetos físicos y esquemas de proyectos arquitectónicos parciales o de conjunto, mientras que la segunda se compone de plantillas para calcar que contienen multitud de elementos necesarios para la representación arquitectónica, desde fábricas de ládrillo, pavimentos, escaleras o mobiliario hasta árboles, animales o personas.
Otro libro de aplicaciones prácticas de la representación arquitectónica es el de Rudolf Prenzel Diseño y técnica de la representación en arquitectura (1978, v. cast 1980), manual alemán donde se hace un repaso de las técnicas más elementales de dibujo, la forma de representar de forma normalizada o libre los elementos de la arquitectura, el instrumental y los trazados geométricos, ofreciendo abundantes ejemplos prácticos de planos y gráficos.
Por lo que se refiere a aspectos más teóricos, es de interés consultar Las técnicas artísticas (1973, v. cast. 1981), de Corrado Maltese, donde hay un apartado específico sobre el dibujo, en el que se trata de las primeras manifestaciones gráficas y del dibujo sobre pergamino y papel: preparación, instrumental, proyecto, ejecución, conservación y restauración. Además se tratan otras técnicas, bien para objetos tridimensionales, como escultura, cerámica, esmaltación o diseño industrial, bien bidimensionales, como mosaico, grabado, vidriería o tejidos.
Existen, asímismo, abundantes monografías de gran interés sobre arquitectos modernos y contemporáneos que incluyen reproducciones de los dibujos de sus obras hechos por ellos mismos, siempre con una técnica muy particular. Señalemos a título de ejemplo las dedicadas a John Soane (Varios autores 1983), Schinkel (Marchán, ed. 1989), Mackintosch (Billcliffe 1979), Mies van der Rohe (Blaser 1972), Stirling (Jacobus 1982) o los Five Architects (Drexler 1972)
Por lo que se refiere al instrumental de dibujo, su evolución y mecanización, todas las obras generales que hemos consignado en los apartados de manuales y de técnicas de dibujo incluyen un apartado sobre los instrumentos actuales de dibujo. Sobre la mecanización del mismo que se da con la Revolución Industrial y el fin del antiguo régimen puede consultarse la obra de Maya Hambly Drawing instruments (1982), catálogo de la exposición sobre instrumentos de dibujo que tuvo lugar en el RIBA de Londres. Posteriormente la misma autora amplió el tema, publicando un nuevo libro de mayor extensión (Hambly 1988).
En este apartado sobre técnicas e instrumental de dibujo, también es interesante conocer la reproducción de un gabinete de dibujo del siglo XVIII, con instrumentos y material originales, que se encuentra en el Stadtsmuseet de Estocolmo, así como ver la película de Peter Greenaway El contrato del dibujante, donde se muestra la práctica del dibujo en el siglo XVIII como parte del argumento del film.

3.05 ARQUITECTURA, CONSTRUCCION, DIBUJO

Sobre la relación entre arquitectura y Dibujo Arquitectónico puede verse la ponencia de Jorge Sainz, «El Dibujo como instrumento de investigación» (1990b), donde se pone de manifiesto la existencia de un hilo conductor gráfico en el conjunto de conocimientos sobre la arquitectura.


Por lo que se refiere a la relación entre construcción y Dibujo Arquitectónico, la obra de Eduard Permànyer, El detall constructiu a la práctica de la professió (1981), es de interés para conocer y aplicar esta relación, así como para iniciar al alumno en la práctica profesional. En esta obra, el autor parte de la necesidad de vincular la obra arquitectónica con la forma en que está hecha mediante dibujos explicativos adecuados. Así, se relacionan expresión gráfica y arquitectura 'real' mediante la fotografía y mediante textos explicativos y leyendas didácticas que pueden ser de utilidad para el alumno. Los edificios que se estudian se encuentran situados en Barcelona y sus proximidades, fueron construidos entre 1964 y 1980 y fueron mencionados para los premios FAD, lo cual es una garantía de su calidad arquitectónica.
Para conocer la relación entre construcción y arquitectura históricamente es interesante la consulta de los dos libros de Ignacio Paricio sobre La construcció de l'arquitectura, el primero dedicado a las técnicas (1983) y el segundo a los elementos (1985). Ambos libros contienen abundantes dibujos antiguos y actuales que ilustran gráficamente los profundos conocimientos constructivos del autor.
También son de interés las obras clásicas de Pere Benavent Així es construeix (1934) y de Miquel Fullana Diccionari de l'art i dels oficis de la construcció (1974), ambas con una abundante información gráfica basada en dibujos a línea muy constructivos, elementales y bien realizados.
Una obra curiosa sobre el tema, aunque de escasa utilidad a nuestros efectos disciplinares y docentes, es la de Rodolfo Gómez, La proporción y la forma de los objetos urbano-arquitectónicos (1990), toda ella dibujada y manuscrita, donde se plantean relaciones de proporcionalidad de las formas mediante razones matemáticas, con el fin de hacer más bella perceptualmente la forma de la ciudad y sus edificios, a la vez que más factible la construcción de los mismos desde la óptica de la pobreza desde la que se plantea el tema, concretamente en México D. F. El contenido del conjunto de la obra es bastante farragoso, pero entre los numerosos dibujos hay algunos croquis y bocetos interesantes de edificios significativos del Movimiento Moderno, así como algunos detalles constructivos.
Para relacionar arquitectura, construcción y dibujo también es de interés la obra Edificación 92 en Sevilla (1992), dirigida por Juan Manuel Raya y realizada por los profesores y alumnos de Dibujo de Detalles II de la Escuela de Arquitectura Técnica de Sevilla, la cual comentamos en el apartado 9.04, sobre Ejemplos prácticos de Dibujo Arquitectónico.
Aunque estén más cerca de la técnica del dibujo de cómic o de historietas que del Dibujo Arquitectónico vale la pena citar también por su valor informativo los didácticos y entretenidos textos de la colección «Nacimiento de ...», de David Macaulay, editados en los años setenta con un lenguaje gráfico elemental, aunque elaborado. Se trata de álbumes que cuentan con numerosos premios para libros juveniles en Alemania, Holanda, Estados Unidos y España, en los que se expone de forma sencilla y resumida la construcción de diferentes arquitecturas históricas prototípicas.
La explicación se basa en textos cortos y concisos y en una gran abundacia de dibujos, todos ellos hechos a plumilla, muy claros y con una notable calidad gráfica. De los numerosos títulos publicados, los más significativos en nuestra opinión son: Una pirámide, Una ciudad romana, Un castillo medieval, Una catedral, Una ciudad moderna: el subsuelo y El rascacielos, libro muy curioso este último ya que en él se narra el desmontaje del edificio, el Empire State, en vez de su construcción.

3.06 DIBUJO, CRITICA, PROYECTACION Y TEORIA DE LA ARQUITECTURA

Para una visión genérica de la opinión actual de una parte de la crítica arquitectónica en España, puede verse la colección de artículos de Antonio Fernández Alba La metrópoli vacía (1990), donde el autor reflexiona agudamente y con una rica y barroquizante prosa sobre diferentes aspectos de la historia y la proyectación de la arquitectura y su relación con la ciudad en el final del siglo XX. En esta recopilación de artículos se incluye la bella conferencia inaugural del II Congreso de Expresión Gráfica Arquitectónica celebrado en Madrid el 1988, «Niebla y luz en el pórtico del templo de Apolo».


También es de interés la reciente recopilación de ensayos sobre teoría de la arquitectura del lúcido y culto estudioso inglés Alan Colquhoun Modernidad y tradición clásica (1989, v. cast. 1991), donde se aborda la relación entre pensamiento y arquitectura desde el ochocientos hasta la década de los ochenta de nuestro siglo.
Respecto a la proyectación de la arquitectura, o 'diseño', considerada como un proceso abierto y cambiante, puede verse la conocida obra de Oriol Bohigas, Proceso y erótica del diseño (1972), originada en la memoria que preparó el autor para concursar a la cátedra de Composición II de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. A pesar del tiempo transcurrido desde su publicación, esta obra sigue siendo un clásico sobre el tema y para nosotros tiene el interés de tratar algunos aspectos teóricos y metodológicos de la proyectación con la implicación que en los mismos tiene la expresión gráfica.
También, aunque se trata de un caso muy puntual de relación entre Dibujo Arquitectónico y proyectación de la arquitectura, es interesante el artículo que sobre el arquitecto Mario Ridolfi ha publicado recientemente Pedro Feduchi (1992) por su valor ejemplificador de la relación entre los procesos de proyectación y construcción de la arquitectura a través de la expresión gráfica.
Para entender el alcance del valor del dibujo en la ideación de la arquitectura puede consultarse el artículo de Seguí de la Riva, «Notas acerca del 'dibujo de concepción'» (1988b), donde, basándose en textos de Rose, Argan, Jencks, Tafuri y otros, se hace un repaso del valor que históricamente se le ha dado al dibujo en la actividad pictórica y arquitectónica, primero como instrumento preparatorio de la obra y después como forma de ejecución de la misma. Sobre el tema de proyectación y dibujo volvió Seguí en «La imaginación arquitectónica» (1992), donde plantea la importancia del lenguaje gráfico para manipular y adquirir "imágenes figurales espaciales, mecánicas y materiales" a partir de lo que el autor define como "desencadenantes productivos arquitectónicos".
Por lo que se refiere a teorías de la historia de la arquitectura son imprescindibles las obras El ángel de la historia. Teorías y lenguajes de la arquitectura (1982, v. cast. 1985) de Paolo Portoghesi, donde se desmenuzan los razonamientos teóricos y los lenguajes de autores como Alberti, Fontana, Borromini, Miguel Angel, Guarini, etc. y Teorías e historia de la arquitectura (1970, v. cast. 1972), de Manfredo Tafuri, aportación fundamental para la comprensión del concepto actual de arquitectura.
Para la teoría e historia de la arquitectura y las artes visuales y su representación son también fundamentales las obras de Erwin Panofsky donde, desde una perspectiva humanista, se expone una elaboración teórica de la interpretación de los hechos artísticos de forma diferente a la tradicional historiografía del arte, propugnando el estudio de la iconología e iconografía y su relación con el mundo de las ideas y las técnicas.
De la obra de Panofsky, destaquemos en primer lugar su conocida La perspectiva como forma simbólica (1927, v. cast. 1973), donde, más allá de una mera técnica de figuración externa a la obra de arte, se considera esta forma de representación como algo esencial de la misma, relacionándola con el nuevo concepto de espacio desarrollado a partir del Renacimiento.
También cabe señalar Estudios sobre iconografía (1972), El significado en las artes visuales (1955, v. cast. 1979), donde se relaciona la obra de arte con su entorno, planteando la forma en que arte e ideas se influyen mútuamente, Renacimiento y renacimientos en el arte occidental (1960, v. cast. 1975), donde se estudia la huella que supuso para las actividades culturales de toda Europa el cambio que se dió en la práctica artística en Italia en el siglo XIV y Vida y arte de Alberto Durero (1943, v. cast. 1982), donde se estudia la obra del introductor del Renacimiento en los paises germánicos y un gran revolucionario de las técnicas de representación gráfica.
Otra obra de historiografía de la arquitectura que es interesante consignar y en la que se presenta un material gráfico original y elaborado abundante e interesantísimo es Sobre la arquitectura en la edad del humanismo (1974-78, v. cast. 1979), de Rudolf Wittkower, recopilación de artículos donde se plantea la revisión sistemática de la teoría y práctica en la arquitectura del Renacimiento como procedimiento para entender la relación entre los ideales del humanismo florentino y la práctica de la arquitectura inspirada en la antigüedad.
Un texto bien conocido sobre el lenguaje arquitectónico son los guiones radiofónicos escritos por Sir John Summerson y agrupados bajo el título de El lenguaje clásico de la arquitectura (1963, v. cast. 1991). Summerson plantea y demuestra de forma didáctica y sencilla la hipótesis de una continuidad de las formas clásicas griegas y romanas, en tanto que creadoras de 'armonías demostrables', desde el Renacimiento hasta el Movimiento Moderno pasando por el barroco, el neoclásico y los eclecticismos. En el libro se incluyen interesantes dibujos y fotografías de arquitecturas clásicas.

3.07 PATRIMONIO ETNOLOGICO Y MONUMENTAL Y DIBUJO ARQUITECTONICO

Entre las obras clásicas relativas a la arquitectura popular donde se utiliza con abundacia el dibujo puede verse La casa popular en España (1930) de García Mercadal, una obrita clásica sobre el tema con dibujos muy sueltos de plantas, alzados y detalles de construcciones de distintas regiones españolas.


Aunque ofrece un interés menor por sus dibujos de peor calidad y más groseros, señalemos asímismo, por su relación con el País Valenciano, La vivienda rural valenciana (1960), de Almela y Vives, y Arquitectura alicantina. La vivienda popular (1973 y 1975), de Seijo Alonso.
Existen también monumentales obras relativas al tema, aunque habitualmente se basen más en la fotografía que en el dibujo. Con todo, señalemos los cinco volúmenes lujosamente editados de Itinerarios de arquitectura popular española, de Luís Feduchi (1976), de los cuales podemos destacar el tercero donde se incluyen Cataluña, Aragón, el País Valenciano y las Islas Baleares.
De entre las monografias podemos destacar artículos como el de Inyesta y Oliver, «L'habitatge popular de Mallorca» (1990), donde se recogen tipologías de plantas y de fachadas dibujadas a mano alzada, así como numerosas perspectivas hechas a vuelapluma y también nuestro artículo «L'arquitectura popular dels horts de palmeres d'Elx. Tres exemples» (Jaén, 1979), donde se recogen las plantas y alzados de diversas casas ilicitanas.
Una reflexión de interés sobre el tema se contiene en el artículo de Juan Manuel Báez «El dibujo en el estudio de las arquitecturas populares» (1990), donde se analiza el valor de los dibujos a línea, sin sombras ni color, y de las técnicas de lápiz y tinta para el estudio de estas arquitecturas y se propone retomar el tema de la mano de los grandes dibujantes próximos a la etnologia, como Julio Caro Baroja.
Del mismo Caro Baroja son, asímismo, interesantes sus Cuadernos de Campo (1979), preciosa colección de dibujos a línea donde, como señala Fernández Alba en la introducción, se valora el dibujo como un "acto de pensamiento que se traduce en forma de lenguaje".
Otro ejemplo de aplicación del dibujo en este campo es La ventana tradicional (1991) de Fernando Garcíarramos, donde se recogen y estudian gráficamente con gran detalle distintos tipos de ventanas de los siglos XVI a XIX procedentes del norte de la isla de Tenerife.
Respecto al Dibujo Arquitectónico en su vertiente más genérica puede verse la obra de Manuel Baquero Los dibujos de los arquitectos (1983), con interesantes reproducciones de dibujos de pueblos, estancias y paisajes. También son recomendables los Apuntes de Arquitectura (1989) de Iñiguez Almech, editados por Carlos Montes, donde se incluyen dibujos a lápiz y acuarela de una soltura y calidad extraordinaria, y en donde son especialmente impresionantes los dibujos Panorámica de una ciudad con nieve (p. 62) y Monasterio de El Escorial; la galería de convalecientes en un día de nieve (p. 133), realizados ambos únicamente con lápiz negro.
No son menos bellos los dibujos hechos por Julio Cano Lasso y contenidos en su libro La ciudad y su paisaje (1985), donde destacan tanto los planos delineados y tratados con acuarela y lápices de colores como las preciosas vistas dibujadas a mano alzada y los apuntes rápidos a vuelapluma de ciudades históricas y monumentales españolas que, en algunos casos, como el de Madrid, comprenden sugerentes reconstrucciones históricas hipotéticas.
Desde el punto de vista de la utilización del Dibujo Arquitectónico para la representación de la arquitectura construida, son interesantes las numerosas monografías sobre los grandes edificios de la historia de la arquitectura, habitualmente con un tratamiento histórico y editorial sumamente cuidado, donde se incluye a menudo una abundante información gráfica.
Uno de los libros más interesante sobre el uso del dibujo en la presentación de la historia de la arquitectura es Gran arquitectura del mundo (1975, v. cast. 1981) de John Norwich, que contiene unos excelentes y preciosistas dibujos de plantas, alzados y perspectivas a todo color y con un tratamiento casi miniaturista de muchos edificios capitales de la cultura arquitectónica universal.
También tiene sumo interés la conocida obra de Bill Risebero Historia dibujada de la arquitectura (1991), donde se incluyen numerosas láminas ordenadas cronológicamente en las que se exponen didácticamente de forma gráfica las características de cada 'estilo' o 'época' de la arquitectura con una selección de los edificios más importantes construidos en la misma. El texto, atento a la relación entre los edificios y la sociedad que los construía, es breve y no está exento de interés aunque sea en ocasiones excesivamente simplista. La mayor particularidad de esta historia, como se indica en el título, es que todas sus ilustraciones son dibujos y esquemas hechos expresamente por el autor en función del contenido de la obra y los objetivos de la misma.
Por lo que se refiere a monografías de monumentos, de entre las más recientes podemos citar El palau Güell (1990), de De Puig et al., donde se estudia detalladamente este edificio, incluyéndose interesantes dibujos analíticos actuales del mismo y también Arquitectura del Colegio Mayor de Santa Cruz en Valladolid (1982), de Luís Cervera, donde se recogen los dibujos realizados para la restauración de dicho edificio.

3.08 HISTORIA DEL DIBUJO ARQUITECTONICO. COLECCIONES DE DIBUJOS

No existe una historia general del Dibujo Arquitectónico, pero en cambio son abundantes las monografías de arquitectos en donde se pueden encontrar reproducidos sus trabajos gráficos. Asímismo son abundantes las obras monográficas dedicadas a colecciones de dibujos que generalmente suponen una aportación disciplinar de gran valor. Entre las primeras podemos consignar la serie editada por la editorial italiana Electa dedicada a la obra completa de grandes arquitectos, entre los cuales se encuentran Brunelleschi (Battisti 1976), Alberti (Borsi 1980), Borromini (Portoghesi 1977), Palladio (Puppi 1977), etc. Citemos también las colecciones de dibujos dedicados a Sir John Soane (Varios autores 1983), y Leonardo (Meneguzzo 1981, ed. cast. 1987).


También son de interés las series de historia de la arquitectura, donde suelen encontrarse abundantes ilustraciones gráficas de los edificios, bien originales, bien dibujos hechos con posterioridad. De entre todas ellas destaca la monumental «Historia universal de la arquitectura» en 14 tomos, donde se incluyen Arquitectura primitiva (Guidoni 1975, v. cast. 1977), Arquitectura mesoamericana (Gendrop 1973, v. cast. 1975), Arquitectura oriental (Bussagli 1973, v. cast. 1974), Arquitectura mediterránea prerromana (Lloyd 1971, v. cast. 1973), Arquitectura romana (Ward 1972, v. cast. 1976), Arquitectura románica (Erich 1971, v. cast. 1974), Arquitectura gótica (Grodecki 1976, v. cast. 1977), Arquitectura bizantina (Mango 1974, v. cast. 1975), Arquitectura islámica (Hoag 1975, v. cast. 1976), Arquitectura del Renacimiento (Murray 1971, v. cast. 1972), Arquitectura barroca (Norberg-Schulz 1971a, v. cast. 1972), Arquitectura barroca tardía y rococó (Norberg-Schulz 1971b, v. cast. 1973), Arquitectura moderna (Middleton 1977, v. cast. 1979) y Arquitectura contemporánea (Tafuri 1976, v. cast. 1978).
Hay numerosas monografías sobre etapas concretas del Dibujo Arquitectónico cuya consulta puede ser de interés, tales como, por citar dos ejemplos extremos, Architectural Drawings of the Regency Period 1790-1837 (Worsley 1991), con excelentes reproducciones de dibujos ingleses de finales del XVIII y principios del XIX procedentes de la colección de dibujos del RIBA, o la edición crítica del informe y los planos que hizo el arquitecto Ventura Rodríguez el año 1768 para la Catedral y el Palacio de Santa Cruz de Valladolid (Varios autores 1987).
Sobre la actividad arquitectónica y gráfica en las Academias de San Fernando de Madrid y San Carlos de Valencia son de interés las obras La arquitectura y los arquitectos en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1744-1774) (1983), de Alicia Quintana y Catálogo de diseños de arquitectura de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. 1768-1846 (1981), de Bérchez y Corell. Ambos libros contienen interesantes estudios sobre la arquitectura y el dibujo de este período crucial en la formación de la moderna sensibilidad arquitectónica y de la enseñanza de la arquitectura. Cuentan, además, con interesantes ilustraciones de dibujos académicos, muy numerosos y con una elevada calidad de reproducción en la obra de Bérchez.
Una obra útil por su valor de antología gráfica es la de Robert Chitham, La arquitectura histórica acotada y dibujada (1980, v. cast. 1982), donde se incluyen dibujos de arquitecturas antiguas, tanto históricas como recientes, comprendiendo croquis, esbozos, perspectivas etc., así de plantas, fachadas y volúmenes como, sobre todo, de detalles de cornisas, ventanales, etc. También es de interés la primera parte del libro dedicada al estudio histórico del dibujo acotado de arquitectura, a las mediciones in situ y a las distintas variables que intevienen en la elaboración de los planos: materiales, proceso, tipos de proyección, composición, etc.
Entre las historias generales del dibujo puede consultarse la obra de Alfonso Pérez Historia del dibujo en España. De la Edad Media a Goya (1986). Se trata de un texto orientado hacia las cuestiones de 'estilo' y de 'inventario de nombres', pero en el que se expone la evolución del dibujo como actividad artística autómoma o en relación a la pintura y a la escultura, incluyendo referencias de interés al dibujo español de arquitectura entre los siglos XV y XVIII. Es interesante, asímismo, comprobar en esta obra el papel crucial que el dibujo ha jugado como bisagra de las tres artes a lo largo de los siglos finales del antiguo régimen, previos a la formación de la sociedad contemporánea y preparatorios de la misma.
Sobre la historia de la representación de la arquitectura pueden consultarse la tesis doctoral del profesor Lluís Villanueva Los sistemas de representación en la Antigüedad (1973), donde se trata del dibujo arquitectónico y, más en general, de la representación gráfica en la prehistoria, antiguo Egipto, Oriente próximo, extremo Oriente, la América anterior al siglo V, Creta, Micenas, Etruria, Grecia y Roma. Otra obra de gran interés sobre la representación histórica de la arquitectura es Traza y simetría de la Arquitectura en la antigüedad y medievo (1987), de José Antonio Ruiz de la Rosa.

También se pueden encontrar referencias interesantes a la historia del Dibujo Arquitectónico, acompañadas de numerosas ilustraciones, en la obra coordinada por Spiro Kostof El Arquitecto: Historia de una profesión (1977, v. cast. 1984).


Una interesante aportación a la reconstrucción gráfica de uno de los hitos arquitectónicos de la historia de la humanidad, el Templo de Salomón, se encuentra en el libro colectivo editado por Juan Antonio Ramírez Dios, arquitecto (1991), donde diversos autores estudian aspectos del significado de este edificio en diferentes épocas históricas, hipótesis de reconstrucción del mismo, su influencia en el trazado de ciudades y de arquitecturas 'reales' concretas, etc., todo ello con una abundante e interesante información gráfica, como corresponde a un edificio 'inexistente'.
También es interesante ver la reciente obra de Leonardo Benévolo La cattura dell'infinito (1991), donde se trata de la evolución de la ciencia hasta el nacimiento de la geometría proyectiva. Benévolo parte del 'conocimiento de las estructuras' planteado en el Renacimiento, sigue con las primeras leyes de la perspectiva de Brunelleschi y los avances de Piero della Francesca, Durero, Alberti, Apollonius y Kepler y enlaza con los grandes descubrimientos geográficos del XVII y el XVIII.
Destaquemos, asímismo, algunos artículos de carácter general, como el de Fullaondo «Dibujo, historia y proyecto», (1990) donde el autor expone sus preferencias en relación con el dibujo (Durero, Lautrec, Miguel Angel, Velázquez, Oteiza, Scarpa), distintas aproximaciones teóricas a la representación gráfica (Allen, Zevi, Panofsky) y las características del dibujo como elemento autonómo o elemento instrumental de formalización de la arquitectura, en base a algunas de sus propias obras arquitectónicas como la Funeraria madrileña y el pabellón de Arco.

3.09 MOVIMIENTO MODERNO Y EPIGONOS Y DIBUJO ARQUITECTONICO

Como en otras etapas de la historia de la arquitectura, para conocer la relación entre Dibujo Arquitectónico y el Movimiento Moderno y sus epígonos hay que acudir a las historias correspondientes a los movimientos arquitectónicos del siglo XX y a las revistas de actualidad, donde se exponen los documentos gráficos realizados por los autores para la construcción de los edificios y los levantamientos posteriores de los mismos a efectos documentales o didácticos.


Entre las obras clásicas del tema, además de la obra de carácter genérico ya citada Arquitectura contemporánea (Tafuri 1976, v. cast. 1978) y la Historia de la arquitectura contemporánea (1975, v. cast. 1981), de Renato de Fusco, puede consultarse La Bauhaus (1962, v. cast. 1975), de Hans Wingler, una completa colección documental sobre la escuela de diseño más importante de la época contemporánea donde se hace un recorrido por todas las actividades llevadas a cabo en la Bauhaus, desde edificios hasta tipografías, objetos de uso doméstico, telas o vestidos, haciendo hincapié en sus aspectos gráficos y programáticos.
También es de interés consultar la reproducción facsímil de las revistas A. C., Documentos de Actividad Contemporánea, (1931-37) del agresivo grupo de arquitectos racionalistas G.A.T.E.P.A.C., avanzadilla del Movimiento Moderno en España, donde es posible seguir la evolución del dibujo de arquitectura hacia una elementalidad de líneas y figuración acorde con la esquematización de sus contenidos ornamentales, funcionales y programáticos.
Muchos otros textos se refieren a la relación entre el dibujo y la arquitectura del Movimiento Moderno. Así, Luis Bravo en «Dibujo, percepción y arquitectura moderna» (1990), estudia el uso y la valoración del dibujo que hicieron algunos grandes maestros de la arquitectura de comienzos del siglo XX, en especial Mies y Le Corbusier, quienes mantuvieron una relación constante y apasionada con la expresión gráfica, no sólo como medio de expresión, sino como medio de proyectación y, sobre todo, de comprensión del mundo físico.
Relaciona Bravo este acercamiento a la realidad con la influencia oriental en la Europa del ochocientos, especialmente de la pintura china, donde no se perseguía el mimetismo visual sino la identificación o resonancia armónica entre el que pinta y lo pintado y donde pintura y escritura no eran actividades diferenciadas.
Para conocer las tendencias más recientes del Dibujo Arquitectónico en la proyectación de la arquitectura, es fundamental la consulta de las revistas especializadas que se indican en otro apartado.
También son de interés las conocidas obras de Helmut Jacoby El dibujo de los arquitectos (1971, v. cast. 1977) y Dibujos de arquitectura 1968-1976 (1977, v. cast. 1980), donde se reproducen esbozos rápidos y perspectivas muy cuidadas, incluso relamidas en algún momento, pero que siempre tienen un estilo personal característico, realizadas para diferentes proyectos de arquitectura tales como la new town de Milton Keynes de Derek Walker, la plaza central de La Défense de Ieoh Ming Pei o el edificio de oficinas en Ipswich de Norman Foster.
Otra obra de gran interés es Arte y proceso del dibujo arquitectónico (1981, v. cast. 1982), de Allen y Oliver. Se trata de un libro confeccionado a partir de una exposición que el Museo de arquitectura finlandesa de Helsinky dedicó a dibujos recientes de arquitectura realizados por arquitectos norteamericanos. En esta obra se incluyen dibujos de treinta importantes arquitectos, algunos de ellos tan conocidos como Michael Graves, Robert Ventury, Robert Stern, Cesar Pelli, Charles Moore, etc. Una selección tan extensa de autores hace que se pueda ofrecer un variado e interesante panorama de técnicas y modos de representar la arquitectura. La parte gráfica se enriquece al incluir un breve texto en donde cada arquitecto expresa su posición respecto al dibujo, sus preferencias de técnicas y sistemas de representación y la relación de la expresión gráfica con su obra construida.

3.10 SEMIOTICA, PERCEPCION Y COMUNICACION VISUAL

Como ya hemos indicado, el Dibujo Arquitectónico, en tanto que constituye un sistema de signos, puede ser objeto de estudio desde la semiótica o semiología (sobre el término, cfr. Eco 1968, v. cast. 1972, 13).


Como es sabido, el texto fundacional de la semiótica, en tanto que originó una ciencia general de los signos desde los estudios lingüísticos, fué la célebre obra Cours de Linguistique générale (1916) de Ferdinand de Saussure, publicada póstumamente a partir de las notas tomadas por dos de sus alumnos.
Fueron fundamentales, asímismo, para este campo o método de conocimiento las obras Elements de Semiologie (1964) de Roland Barthes y La Struttura Ausente (1968), de Umberto Eco, donde se hace un análisis sistemático de la teoría de la comunicación y de la investigación semiótica. En esta última obra se dedica un apartado específico a la arquitectura («La función y el signo», pp. 322-394) que ofrece interés para situar la cuestión de la 'comunicación' de la obra arquitectónica.
Recientemente, Eco ha vuelto sobre el tema de la semiótica, aunque centrándose exclusivamente en el estudio del texto literario, en la interesante obra Los límites de la interpretación (1990, v. cast. 1992), donde, además del tema que sirve de título, se trata del excesivo dispendio de energía interpretativa y de los criterios de economía de lectura, incluyendo asímismo un polémico ataque a la práctica de la deconstrucción.
Para la aplicación de la semiótica como método de análisis a las artes plásticas y a la literatura, puede consultarse las obras de Umberto Eco, Emilio Garroni y Pierre Guiraud. También pueden verse los estudios encaminados a analizar, sistematizar y fijar repertorios de signos arquitectónicos que favorezcan la formulación de un código comunicacional contenidos en las obras de Eco, Gamberini, o Koening.
Un especial interés por la globalidad de su exposición, ofrece la obra Arquitectura como mass medium (1967, v. cast. 1970), de Renato de Fusco, donde se propone un punto de vista de comprensión de la arquitectura según el cual los edificios, barrios y ciudades no tienen sólo la función que tradicionalmente se les ha asignado como propia de los mismos, sino que, además, comunican, transmiten información y, quizá por ello, constituyen los símbolos más duraderos del mundo contemporáneo.
Desde este punto de vista se analizan múltiples aspectos de la teoría de la comunicación y la teoría de la arquitectura, relacionándolos con distintos enfoques analíticos de las mismas. Se incluyen temas como el debate sobre la relación entre forma y función; el compromiso social y político de la arquitectura; el mantenimiento del patrimonio histórico-artístico; los significantes y significados y su relación con el espacio interior y la envolvente formal exterior de la arquitectura, etc.
La relación entre arquitectura y Dibujo Arquitectónico y semiótica comprende obras como Semiologie graphique (1967), de Jacques Bertin, Arquitectura como semiótica (1971), de José María Rodríguez et al. o «La notation de l'espace du mouvement et de l'orientation» (1969), de Philip Thiel.
Como recopilación general analítica del tema y como aplicación práctica de interés, puede verse la tesis doctoral de García Lisón, Percepción, análisis y expresión gráfica del espacio arquitectónico (1974), donde, basándose en las teorías de la comunicación y de la psicología y conducta de la percepción, se analiza "la interrelación y dependencia existente entre la fenomenología perceptiva de los acontecimientos espaciales propios de la arquitectura respecto a las expresiones gráficas que sobre los mismos se realizan desde las diferentes metodologías de proyectación y diseño" (op. cit., 2). A pesar de las dificultades que puedan derivarse del carácter complejo de esta obra, las numerosas fuentes utilizadas, el método seguido en la exposición, la claridad de su estructura y la concisión de su desarrollo, así como la extensa cultura del autor, hacen de la misma un buen repaso y resumen de las teorías sobre percepción y comunicación que se desarrollaron en los años sesenta y setenta.
También puede verse la obra de carácter didáctico Técnicas de comunicación gráfica (1984), de Alejandro Iranzo et al., donde se tratan en forma clara y resumida la teoría de la información y la comunicación, el funcionamiento de la percepción visual, las características de la representación gráfica y la relación entre esta y la semiótica. Finalmente se exponen temas relativos a los sistemas de señalización. Un aspecto a destacar de esta obra es el hecho de que esté escrita desde la Cátedra de Dibujo Arquitectónico I de la Escuela de Arquitectura Técnica de Barcelona y que vaya dirigida a estudiantes de dicha escuela, con lo que esto conlleva de valoración de la teoría de la comunicación en el campo de la expresión gráfica para el aprendizaje del arquitecto técnico, sin dejarlo reducido a la mera aplicación práctica de unas técnicas de dibujo.
Otra obra interesante es la de Rafael Valldecabres Bases psicológicas para la Expresión Gráfica Arquitectónica (1988), originada en la tesis doctoral homónima del autor, dirigida por García Lisón y leida en 1982. En esta obra se hace un repaso resumido de las teorías de la percepción y la comunicación en relación con la arquitectura y el lenguaje gráfico.
Algunas ideas de interés pueden encontrarse en la obra de Josep Muntañola Poética y arquitectura (1981), donde se contienen anotaciones sobre la situación de la arquitectura a principio de los años ochenta y su relación con la filosofía, la retórica, la semiótica y la postmodernidad. Sin embargo, el paso de los años ha perjudicado una gran parte del contenido de este ensayo que quizá ya en su momento era un texto en exceso denso y de exposición confusa. Con todo, se incluyen algunos croquis y dibujos de arquitectura a mano alzada de interés por su calidad gráfica y su esquematismo.
Sobre la percepción visual y la actividad artística y figurativa son fundamentales los trabajos de Ernst H. Gombrich, uno de los autores más citados por los estudiosos de la expresión gráfica. Entre sus obras traducidas al castellano podemos destacar, El sentido del orden (1980), Arte e ilusión (1982) y La imagen y el ojo (1987).
También es importante la consulta de la obra de M. H. Pirenne Optica, perspectiva, visión en la pintura, arquitectura y fotografía (1970, v. cast 1974), así como el conjunto de las obras de Rudolf Arnheim, entre las cuales cabe citar La forma visual de la arquitectura (1978), Arte y percepción visual (1979) y Nuevos ensayos sobre psicología del arte (1989).
Una obra curiosa de divulgación, aunque de carácter más general es la de Irving Rock La Percepción (1984, v. cast. 1985). Clásicas son por su parte las obras de Bruno Munari Diseño y comunicación visual (1973), la de D. A. Dondis La sintaxis de la imagen (1976) y el conjunto de las obras de Gillo Dorfles, entre ellas Símbolo, comunicación y consumo (1962, v. cast. 1967) y Nuevos ritos, nuevos mitos (1965, v. cast. 1969).
Para la relación entre grafismo y arquitectura, palabra e imagen, desde el punto de vista de la comunicación, es interesante consultar el breve trabajo de Antón Capitel El alfabeto gráfico. Su forma y su empleo como explicación de la arquitectura que lo usa (1973), donde se hace una aproximación desde la semiótica al uso de las letras en la Expresión Gráfica Arquitectónica y en la misma arquitectura. También el breve artículo de María Encarnación Casas, «Los alfabetos y su representación gráfica en las arquitecturas y los diseños» (1988).
Sobre el grafismo más en general puede verse la ambiciosa obra Historia del diseño gráfico en Europa y América (1987), de Enric Satué, publicada como separatas coleccionables por la revista On y estructurada por etapas históricas, así como la obra del mismo autor El llibre dels anuncis (1988), con una abundante información gráfica sobre la publicidad y el grafismo de los años treinta.
La misma época es la tratada en la bella obra Carteles de la República y de la Guerra Civil (1978) de Miravitlles, Termes y Fontserè, editada lujosamente a todo color, donde se contiene un extraordinario inventario visual de la producción gráfica de una etapa clave en la producción artística en España.
Y ya para acabar citemos la clásica obra de Barnicoat Los carteles. Su historia y lenguaje (1972, v. cast. 1973), una breve pero interesante aproximación al nacimiento y evolución del cartel en tanto que medio gráfico de expresión que cumplió un papel fundamental en los orígenes de la popularización de los modernos mass media.

3.11 EL DEBATE HOY EN LA EXPRESION GRAFICA ARQUITECTONICA. FUENTES ACADEMICAS

Para tener noticia de la situación actual del área de conocimiento Expresión Gráfica Arquitectónica en su conjunto dentro de las universidades españolas, así como de las diferentes corrientes y opiniones, es fundamental acudir a las actas de las jornadas y congresos celebrados por los departamentos que contienen dicha área de conocimiento, ya que numerosos docentes han reflexionado en tales encuentros sobre las materias cuya docencia imparten.


De hecho, tanto por la actualidad como por el interés que tienen estas aportaciones, las actas de los congresos de expresión gráfica han sido una fuente importante para la elaboración de nuestro Proyecto Docente.
En primer lugar puede verse las actas de las Primeras Jornadas de Expresión Gráfica aplicada a la Edificación (Raya 1991), celebradas en Sevilla y protagonizadas por las escuelas universitarias de arquitectura técnica, donde se recogen las 38 ponencias presentadas en dichas jornadas. El conjunto de trabajos es muy extenso y cubre un amplio espectro de la aplicación profesional de la expresión gráfica que va desde el diseño gráfico mediante bases de Bsplines hasta el trazado de los relojes de sol y desde la valoración del dibujo en el urbanismo de las pequeñas ciudades hasta la recuperación de las cruces de Granada o los palacetes de Recoletos en Madrid.
También son de interés las reuniones de las escuelas superiores de arquitectura. Las primeras fueron las Jornadas de La Coruña el año 1984 y las siguieron los congresos de Sevilla (1986), Madrid (1988), Valencia (1990) y Valladolid (1992).
Las actas del Congreso de Sevilla (Varios autores 1988) incluyen, además de las conclusiones, 46 ponencias y comunicaciones, por lo general de extensión reducida, agrupadas en cuatro apartados temáticos: Organización departamental, Tercer ciclo de la carrera de arquitectura, Sobre las disciplinas del área de conocimiento Expresión Gráfica Arquitectónica y Líneas de investigación y ensayos específicos. En este congreso, probablemente debido al hecho de que cuando se celebró se estaba en una fase incipiente de formación y organización del área, se hizo, sobre todo, una reflexión introspectiva, insistiéndose en cuestiones como estructuración de los departamentos, delimitación y definición del área de conocimiento, contenido de las diversas disciplinas adscritas a la misma; organización del tercer ciclo de estudios; experiencias pedagógicas, etc. También se expusieron algunos temas de investigación tales como significado semántico del término 'dibujo'; arquitectura, dibujo y cine; teoría e historia del dibujo de arquitectura; soleamiento; Le Corbusier; dibujo de concepción, etc.
Las actas del congreso de Madrid (Bisquert 1990) recogen las dos conferencias inaugurales y las 25 ponencias presentadas. En ellas, los diversos autores tratan numerosos temas de interés para nuestra área de conocimiento y para nuestra disciplina, tales como la relación de la expresión gráfica con la arquitectura y la proyectación, la historia del dibujo, la didáctica de su enseñanza, el dibujo por ordenador, diferentes cuestiones de geometría descriptiva, propuestas gráficas para ejemplos concretos como la arquitectura popular, el movimiento moderno, el pabellón aleman de Mies o El Escorial, etc. etc.
Por su parte, las actas del III Congreso recogen las 35 ponencias presentadas en las jornadas celebradas en Valencia el año 1990 (Varios autores 1990), con participación de profesores de las escuelas de arquitectura de Génova, Roma, Florencia, Milán, Nápoles, Lisboa, Barcelona, Madrid, Navarra, Sevilla, Valladolid, el Vallés y Valencia. El contenido de las mismas es muy diverso y cubre materias relacionadas con la expresión y representación gráfica en la pintura y la arquitectura. Con todo, se insiste más en aspectos relativos a la docencia de nuestro campo de conocimiento que a la investigación en el mismo.
Por lo que respecta a las actas del IV Congreso de Expresión Gráfica Arquitectónica celebrado en Valladolid bajo el título genérico de Investigación aplicada: proyectos y resultados (Montes ed. 1992), se incluyen numerosas ponencias, unas 84 en total, tanto de autores españoles como franceses e italianos, resultado de la importante participación que hubo en el mismo. Entre todas ellas las más numerosas son las que exponen aspectos históricos del dibujo y de la arquitectura tratados en líneas de investigación que se siguen en diferentes escuelas españolas e italianas, así como temas de aplicación práctica del dibujo y la geometría descriptiva tanto en la investigación como en la enseñanza y las relativas a problemas relacionados con el CAD. La elevada participación y el elevado nivel de muchas de las ponencias hacen de este congreso el más interesante de los celebrados hasta ahora.
También es interesante consultar las actas de las Jornadas y Congresos de Expresión Gráfica en la Ingeniería celebrados en Madrid (1989), La Rábida (1990), Las Palmas de Gran Canaria (1991) y Madrid (1992). Un resumen de los tres primeros congresos, así como las conclusiones de los mismos, puede verse en la revista Anales de Ingeniería Gráfica (Anónimo 1992). Las 45 ponencias del IV Congreso, dedicado a "Aplicaciones mixtas de métodos clásicos y modernos" han sido editadas en su totalidad (Varios autores 1992a) y comprenden temas más árduos y alejados de las líneas que se vienen desarrollando en nuestra área de conocimiento, tales como estudios y aplicaciones de la informática a curvas y superficies, homologías, estructuras espaciales, poliedros, tuberías, engranes, señalización vial, establecimientos fabriles, etc.
Aunque de un interés periférico a nuestro ámbito disciplinar, señalemos también el conjunto de diez conferencias impartidas en el VII Seminario de Artes Plásticas celebrado en Valladolid el 1989 con la participación del Departamento de Expresión Gráfica Arquitectónica de la Universidad. En estos trabajos, agrupados bajo el título genérico de Dibujo y realidad. El problema del parecido en las artes figurativas (Montes ed. 1989b) se discuten los límites del concepto del parecido en el dibujo y en las artes gráficas, incidiendo en la distinción ya clásica entre arte realista y arte conceptual.
También, en relación a la epistemología del análisis de formas como materia relacionada con el Dibujo Arquitectónico es de interés consultar los Apuntes redactados para el curso 1974-75 desde la Cátedra de Análisis de Formas de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid (Seguí, 1974). A pesar del tiempo transcurrido estos apuntes tienen el interés de sistematizar por vez primera los límites y características de la disciplina desde una perspectiva actual. La obra consta de siete apartados: "técnicas gráficas", "pensamiento y acción", "arquitectura, dibujo y análisis de Formas", "categorías de análisis de formas", "geometría", "simbolismo", y "praxiología".
Más reciente es, sobre el mismo tema, la obra de Carlos Montes Representación y análisis formal (1992), planteada como un compendio de 'lecciones de análisis de formas', donde se tratan el concepto y las funciones de la representación gráfica, el aprendizaje y sus fases, la representación arquitectónica, la forma arquitectónica, el análisis de formas, la configuración, creatividad, adecuación y significado formal y el concepto de espacio arquitectónico.

3.12 ACTUALIDAD DEL DIBUJO ARQUITECTONICO. REVISTAS

Como muestra de la actualidad de que goza el Dibujo Arquitectónico, tanto en su faceta de creación o proyectación como de representación, pueden verse numerosas reseñas bien en la prensa especializada, bien en publicaciones de carácter general.


Destaquemos el artículo de Josep María Muntaner «Dibujos y diseños de arquitectos» (1992), donde el autor recurre incluso a una cita de Gramsci para reivindicar la obra dibujada de los arquitectos. También el de R. B. «La mano del arquitecto» (1992), sobre la exposición de la colección de dibujos del profesor Baquero en Zaragoza. Y el breve artículo de Jorge Sainz «Dibujar arquitectura: técnica y enseñanza» (1991), donde se reseñan diversos libros de Dibujo Arquitectónico.
También es de interés la citada exposición de la colección Baquero de dibujos de arquitectura celebrada el año 1992 en Zaragoza dentro de la Bienal de Arquitectura y Urbanismo (Baquero 1992), después que se expusiera en la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona, y las muchas exposiciones de dibujos que celebra en Londres el Royal Institut of British Architects, como la titulada Architectural Drawings of the Regency Period 1790-1837 (Worsley 1991) o las del Museum of Modern Art de Nueva York, como la dedicada al dibujo de la Ecole des Beaux Arts de París (1977).
Se puede ver, asímismo, el uso que en nuestro contexto geográfico más inmediato ha hecho en los últimos años la publicidad del dibujo como representación. Así, el Mercado Central de Alicante presentó su campaña de reapertura el 1991 con un anuncio donde se utilizaba el alzado principal del edificio, un interesante ejemplo de la arquitectura modernista. También la compañía de aviación Iberia anunció aquel año la apertura de su vuelo diario Madrid-Berlín con sendos dibujos a vuela pluma de las puertas de Alcalá y de Brandemburgo como elementos identificadores de ambas ciudades.
Por lo que se refiere a publicaciones periódicas de Dibujo Arquitectónico, no existen revistas especializadas dedicadas a nuestra disciplina, por lo que hay que acudir a las revistas de arquitectura que suplen con creces tal carencia, ya que suelen incluir abundante material gráfico, tanto de bocetos previos de las obras presentadas, como planos de proyecto o construcción de las mismas e incluso levantamientos posteriores de los edificios acabados.
Si nos ceñimos solamente a las revistas españolas, tanto de arquitectura como de urbanismo, cabe consignar en primer lugar El Croquis, de periodicidad bimensual, editada en Madrid por la editorial El Croquis. Esta quizá sea la publicación periódica de arquitectura que más atención presta a los aspectos gráficos de la misma; tanto su gran formato, como la buena impresión, la selecta reproducción de dibujos y fotografías y la cuidadosa elaboración de sus contenidos la hacen un instrumento de gran ayuda para el estudio de la arquitectura y, por ende, de la expresión gráfica de la misma.
Otra revista de gran calidad tanto en la expresión gráfica como en los contenidos arquitectónicos es Composición Arquitectónica, sin periodicidad preestablecida, pero que viene apareciendo cada seis o diez meses. Ests revista está editada en Bilbao por el Instituto de Arte y Humanidades de la Fundación Faustino Orbegozo y tiene interés el hecho de que trate tanto de arquitectura como de pintura, así como que la primera esté representada en la mayoría de las ocasiones mediante dibujos. Las obras seleccionadas tienen siempre como característica su 'formalismo' o 'clasicidad', en oposición a los movimientos post-moderno o deconstructivista más agresivos postulados por otros sectores de la crítica arquitectónica.
Las dos revistas españolas señeras de arquitectura son Arquitectura, de periodicidad trimestral, editada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y Quaderns d'Arquitectura i Urbanisme, de periodicidad bimensual, editada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Barcelona. Ambas publicaciones han pasado por diferentes etapas conceptuales y visuales según el equipo redactor de las mismas, en algunas de las cuales, el dibujo tuvo una gran importancia en la configuración de las mismas y de los temas tratados en ellas.
Actualmente, sin embargo, Arquitectura sigue una línea próxima al magazine, con abundantes notícias de todo tipo del mundo de la arquitectura e incluso de las artes en general, pero sin un gran interés por los aspectos gráficos de la disciplina.
Quaderns, por su parte, trata de forma casi siempre monográfica temas que podriamos calificar de vanguadistas, tanto arquitectónicos como territoriales, y cuya principal característica estriba en el hecho de tener un cierto nivel de 'marginalidad' disciplinar y de estar destinados a minorías, sin prestar tampoco una atención especial a la expresión gráfica.
Existen, asímismo, dos revistas bimensuales calificadas de 'hermanas' por sus propios editores, AviSa (Arquitectura Viva, S. L.), de Madrid, en las cuales colaboran algunos profesores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Se trata de Arquitectura Viva, dedicada a monografías sobre temas de arquitectura de actualidad, con artículos cortos y fácilmente 'digeribles' y A & V, magazine de noticias de actualidad del mundo de la arquitectura. Tanto una como otra tienen un marcado carácter periodístico más que académico o disciplinar, pero a nuestros efectos tienen interés tanto por las reproducciones gráficas que se incluyen de las obras presentadas como por las noticias que se dan de bibliografia sobre dibujo de arquitectura.
Ya para acabar señalemos también en el campo de la arquitectura y el diseño la revista On, editada mensualmente por ediciones ARAM en Barcelona y dedicada tanto a la arquitectura como al 'interiorismo' y al 'diseño' de objetos. Esta publicación, de carácter general, no presta gran atención a los aspectos gráficos de la arquitectura e incluye pocos dibujos entre sus páginas, ya que su información se basa sobre todo en fotografías. Su calidad de impresión y edición es inferior a la de las publicaciones anteriormente reseñadas, pero tiene el interés, en cambio, de la 'popularidad' de los temas tratados y la gran cantidad de los mismos.
Por lo que se refiere a las revistas de urbanismo, destaquemos Geometría, de periodicidad semestral, editada en Málaga con una gran calidad de edición e impresión. Esta revista presta una gran atención al proyecto urbano por lo que suele reproducir numerosos planos y dibujos de intervenciones urbanas.
Señalemos también Urbanismo, del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, de periodicidad cuatrimestral, aunque su tendencia preferente hacia la planificación territorial a gran escala, tanto en sus aspectos normativos como económicos, hace que las reproducciones gráficas interesantes a nuestros efectos no sean muy abundantes. Con todo, en ocasiones se trata del planeamiento parcial, incluyendo dibujos de interés.
Otro tanto sucede con Ciudad y Territorio, la revista señera del urbanismo español, editada con una periodicidad trimestral por el Ministerio para las Administraciones Públicas. Los artículos de esta revista tratan de todos los aspectos generales relativos al urbanismo, y solo de forma puntual y escasa de los aspectos de la forma urbana, con lo que los textos suelen predominar sobre los gráficos, aunque también se incluyan en ocasiones esquemas y dibujos.
Y ya finalmente, y aunque su aparición es tardía, consignemos la revista UR del Laboratorio de Urbanismo de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde se presta atención a los aspectos gráficos, históricos y humanísticos del diseño urbano y el urbanismo (cfr. el número dedicado a Trieste).
Aunque de difusión muy restringida, pero con un interés específico para nuestra área de conocimiento, señalemos el «Boletín» que publica anualmente el Departamento de Análisis e instrumentos de intervención arquitectónica y urbana de la Escuela Superior de Arquitectura de Valladolid, estructurado en forma de memoria de actividades realizadas durante el curso, pero que contiene notícias y comentarios sobre cuestiones gráficas.

3.13 ORDENADORES Y DIBUJO ARQUITECTONICO

Sobre la relación entre los ordenadores y el Dibujo Arquitectónico (y, más en general, con los procesos de escritura y tratamiento de textos, gráficos y datos) pueden consultarse diferentes artículos, algunos de ellos escritos por profesores de Expresión Gráfica Arquitectónica de escuelas españolas.


Tales artículos se encuentran tanto en la prensa diaria (El País, suplemento Babelia, 18-01-1992, pp. 4-7) y especializada (Arquitectura Viva, núm. 9, 00-11-1989, pp. 5-13) como en obras colectivas, tales como las actas de jornadas y congresos de expresión gráfica reseñados en apartados anteriores.
De estas últimas señalemos el lúcido texto de Font Comas «La enseñanza de la arquitectura frente al reto informático» (1990) así como el de Manuel Luque, significativamente titulado «Del lápiz al ratón» (1990).
En el ámbito de la docencia y el ejercicio profesional del arquitecto técnico puede verse el artículo de Mercedes Valiente «Evolución de los medios y las técnicas de representación en el Dibujo Arquitectónico» (1991).
Respecto al papel de los ordenadores en el proceso de producción de la arquitectura pueden verse las obras El ordenador en el estudio del arquitecto (1987), de N. Langue y Infografía y arquitectura. Dibujo y proyecto asistidos por ordenador (1992), de Jorge Sainz y Fernando Valderrama. En este último se ofrece un panorama general de la historia, la situación actual y las perspectivas del dibujo por ordenador. Esta obra, quizá como consecuencia de la dedicación periodística de sus autores, tiene una orientación divulgativa y didáctica, incluyendo excesivas previsiones de un futuro feliz y informático, lo cual hace de ella en ocasiones una mezcla de libro profético y de recopilación comentada de los productos existentes en el mercado. A pesar de esto, se trata de un libro ameno y bien estructurado, con abundantes definiciones, que sirve para entrar en el mundo de la informática gráfica, en plena efervescencia actualmente, conteniendo además una extensa bibliografía.
También de carácter periodístico son los numerosos artículos sobre dibujo por ordenador que los mismos autores Sainz y Valderrama han publicado en la revista Arquitectura Viva, generalmente de carácter divulgativo, pero en los que suele incluirse una abundante información gráfica. Destaquemos los números monográficos de la revista dedicados al tema bajo el título Infografías. Imagen electrónica y nueva arquitectura: la informática como forma simbólica (núm. 9, 00-11-1989) y Ciberespacio. Arquitectura informática y realidad virtual (núm 20, 00-09/10-1991)
Desde un punto de vista más genérico, para conocer las posibilidades y las propuestas de aplicación de la informática a la enseñanza de la arquitectura, es fundamental consultar el libro de actas de la conferencia internacional que sobre el tema se celebró en noviembre de 1992 en la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona bajo el título CAAD Instruction: The New Teaching of an Architect? International Conference on Education, Practice and Research in Computer Aided Architectural Design (Varios autores 1992b). En las actas de dicha conferencia se comprenden las 47 ponencias presentadas, todas ellas con un alto nivel de especialización, y agrupadas en cuatro grandes temas:
1, Multimedia and Course Work: estado del arte de la síntesis de la información gráfica y textual, favorecida por los nuevos programas multimedia de ordenador disponibles, y su repercusión en los programas académicos;

2, The New Design Studio: las características físicas, concentración de datos y accesibilidad de un estudio informatizado pueden permitir una mayor aproximación en talleres de este tipo;

3, How to manage the new education system: problemas y posibilidades derivados, desde un punto de vista práctico y de organización, de la educación arquitectónica introduciendo ordenadores en las aulas;

y 4, CAAI. Formal versus informal structure: cómo se verá afectada la estructura de la enseñanza tradicional por la incidencia de los nuevos sistemas en que el acceso al conocimiento y la información se puede obtener de forma fortuita y siguiendo criterios subjetivos y personales.


Como una relación entre los procesos de creación poética y arquitectónica y el papel del ordenador en los mismos, también puede verse nuestro texto «Poesia, arquitectura, ordinadors» (Jaén 1992b).
Especialmente interesantes, aunque de carácter más genérico, son las reflexiones del célebre filósofo, tratadista de estética y novelista italiano Umberto Eco quien en una entrevista con Elisabeth Schemla (1991), se refiere al papel de los ordenadores en la sociedad moderna y los cambios de comportamiento que la informática ha introducido en las sociedades avanzadas.
También desde un punto de vista general es destacable la obra de Davis y Hersh El sueño de Descartes (1986, v. cast. 1989), donde se analiza nuestro mundo actual absolutamente matematizado, dedicando un apartado específico al papel de los ordenadores en la sociedad contemporánea y la transformación que los mismos están introduciendo en nuestra vida cotidiana.

3.14 NORMALIZACION DEL DIBUJO ARQUITECTONICO

En la normativa internacional es importante considerar las normas DIN e ISO. Para la normativa española son fundamentales las normas UNE ('Una norma española'), publicadas sucesivamente por el Instituto Nacional de Racionalización del Trabajo (1946), el Instituto de Racionalización y Normalización, IRANOR (1970), y la Asociación Española de Normalización y Certificación, AENOR (1986).


La dispersión de todo este conjunto de normas, sobre todo las referidas a un campo específico como el nuestro, así como la contínua elaboración e incorporación de nuevas normas a las ya publicadas y la modificación de estas, hace difícil su seguimiento de forma bibliográfica, debiéndose acudir a los catálogos, índices y boletines que suelen publicar los organismos responsables de la edición de cada colección de normas. Una selección de algunas de ellas puede verse en el Manual de normas UNE sobre dibujo (1977) del IRANOR y en el Manual de normas UNE sobre dibujo (1983), de A. Taibo.
Pueden verse también otros manuales, con una estructuración más didáctica, aunque referidos por lo general más al dibujo industrial que al arquitectónico, tales como Elementos de normalización (1970), de D. Corbella, o Normalización Industrial (1988), de González y Palencia. Con todo, son obras que, dado su planteamiento generalístico, contienen algunos apartados de interés a nuestros efectos disciplinares y docentes.
Aunque con un planteamiento institucional-empresarial, es, asímismo, de interés la recopilación que sobre el tema ha realizado recientemente el IMPIVA de la Generalitat Valenciana, bajo el título Normalización, Certificación y Homologación (1991), donde se dan nociones sobre el concepto de normalización, instrucciones para acceder a las normas existentes y formación de las mismas.
Para la normalización del Dibujo Arquitectónico son también fundamentales los datos y conceptos gráficos contenidos en las Normas Tecnológicas de la Edificación del Ministerio de Obras Públicas, en tanto que intento de normalización gráfica, estructural y constructiva. Muchas de estas normas, editadas en un principio como fichas sueltas, han sido recopiladas en forma de libro (MOPT 1991a, 1991b; MOPU 1989a, 1989b, 1990).



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal