Que para obtener el grado de



Descargar 0.55 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.55 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

ICONOS

Instituto de Investigación en Comunicación y Cultura




Abiecta Natura

T E S I S


QUE PARA OBTENER EL GRADO DE

MAESTRÍA EN COMUNICACIÓN Y LENGUAJES VISUALES


P R E S E N T A
Iliana Salomé Torres Hernández

Asesor: Dr. José Rafael Mauleón Rodríguez

Ciudad de México │ Noviembre 2016


RECONOCIMIENTO DE VALIDEZ OFICIAL DE ESTUDIOS DE LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN

PÚBLICA SEGÚN ACUERDO NO. 2005626 DE FECHA 22 DE SEPTIEMBRE DE 2005. Clave 2012

ÍNDICE





INTRODUCCIÓN 3

CAPÍTULO 1: TEORÍA CONTEMPORÁNEA DE LA METÁFORA 9

1.1 Panorama de las teorías de la metáfora 9

1.2 Teoría conceptual de la metáfora 11

1.2.1 Embodiment: corporeización 12

1.2.2 Dominio origen y dominio destino 15

1.2.3 Metáfora conceptual 16

1.2.4 Clasificación de las metáforas según su tipología 16

1.3 Metáfora visual 24

1.4 Categorías para el análisis de un corpus visual 25

1.5 Preliminares 27

CAPÍTULO 2: LA ABYECCIÓN Y EL ARTE ABYECTO 30

2.1 La noción psicoanalítica de la abyección, según Julia Kristeva 30

2.2 La corporalidad 34

2.2.1 El cuerpo sin límites 36

2.2.2 El cuerpo dionisiaco 38

2.2.3 El cuerpo sin órganos 50

2.2.4 El cuerpo es un recipiente 53

2.3 Lo abyecto como categoría estética 55

2.3.1 Panorama del arte abyecto 57

2.3.2 Características del arte abyecto 69

2.4 Preliminares 72

CAPÍTULO 3: EL CUERPO ABYECTO Y LAS METÁFORAS CONCEPTUALES EN LA IMAGEN EN MOVIMIENTO 75

3.1 Abyección y metáfora visual 76

3.2 Categorías de análisis 78

3.3 Aplicación de las categorías al análisis de algunas metáforas visuales de la película Anticristo de Lars von Trier 79

3.3.1 Anticristo: Estructura y condiciones de producción 81

3.3.2 Memento mori, montaje abyecto 83

3.3.3 El cuerpo sin límites no es abyecto 85

3.3.4 El cuerpo es un recipiente 91

3.3.5 Naturaleza dionisíaca: la potencia “demoniaca” de lo femenino 100

3.3.6 Sinestesia: un efecto bipolar 107

3.3.7 Efectos abyectos 109

3.4 Preliminares 111

CONCLUSIONES 114

FUENTES DE CONSULTA 122




INTRODUCCIÓN

Lars von Trier (Dinamarca, 1956) es un director cuya propuesta cinematográfica causa controversia y rechazo, por un lado, y por otro, una innegable fascinación. Fue miembro fundador del movimiento Dogme 95  (1995-2005) caracterizado por reglas que buscaban dar énfasis a la historia y la actuación, en vez de apoyarse en la tecnología, los efectos especiales o la post-producción1, con el fin de “purificar” el cine y restituir a los creadores su importancia.


El estilo de von Trier, más allá de los preceptos establecidos en el Manifiesto de Dogme 95, reúne imágenes contrastantes, belleza, pulcritud, elegancia, y en varias de sus películas, escenas de sexo explícito. Otro punto que ha levantado polémica es la preferencia del director por usar el método de actuación brechtiano (en alemán Verfremdungseffekt) que consigue que el espectador (lo real) se distancie de los personajes y de la historia (la ficción), y de esta manera pueda conservar una postura crítica ante el filme, en vez de engancharse a nivel emocional. Así, la película se convierte en una alegoría.2 Ante este método, el público reacciona de manera virulenta, muchas veces abandona la sala de exhibición presa de enojo e incomprensión. Los actores, por su parte, sufren el exceso de presión que les provoca permanecer “en personaje” durante periodos excesivamente largos y desgastantes; así lo constatan las declaraciones hechas por Nicole Kidman (Dogville, 2003)3 y los comentarios negativos de la cantante islandesa Björk (Dancer in the Dark, 2000) “[Trier] necesita a una mujer para que le infunda alma a su trabajo. Les tiene envidia y las odia por ello. Entonces tiene que destruirlas durante la filmación y esconder la evidencia.” (Heath 8)4
Una muestra más de su reputación contradictoria es que entre muchos otros galardones, en 2000 recibió la Palma de Oro, el Gran Premio y el Premio del jurado en el Festival de Cannes por su película Dancer in the Dark. Pero, la mesa directiva de ese mismo festival lo nombró persona non-grata en mayo de 2011 por algunos comentarios pro-nazi (a mi entender malentendidos), que hizo durante la conferencia de prensa de su película Melancolía5.
A principios de 2007 von Trier fue ingresado en el hospital. Según posteriores declaraciones, el motivo fue su ansiedad transformada en depresión. Sufrió tal condición durante medio año y en una entrevista publicada en un diario danés, manifestó que la resaca de la depresión lo había dejado como “… una hoja de papel en blanco…” (Burke 2) y que tal vez no podría volver a filmar, pues había perdido el enfoque y su trabajo no le daba alegría. Posteriormente declararía que usó su trabajo como guionista y director, lleno de horarios y rígida planeación, como una herramienta que le aportaría la estructura y el orden necesarios para tratar su depresión. Anticristo (2009) es la primera entrega de la llamada “Trilogía de la depresión”, fruto de esta época, que sería seguida por Melancolía (2011) y Ninfomanía, I y II, (2013).
El objeto empírico elegido para el presente estudio es la película Anticristo, debido a que es la más poderosa de la trilogía, si bien no la mejor lograda, según la crítica. Este filme se inscribe en la línea de las películas grotescas y polémicas como: The Night Porter (1974) de Liliana Cavani, Saló (1976) de Pasolini, Crash (1996) de David Cronenberg y Los idiotas (1998) del propio von Trier, de su época de Dogme 95.
Según von Trier, la primera versión del guión fue escrita bajo el estado mental confuso y difícil de la post-depresión por la que atravesaba, y recibió ayuda de varios escritores para completarlo. Hemos de señalar también la transgresión de género que intencionalmente hace von Trier, pues Anticristo tiene aristas del cine de terror japonés, el gore, y el cine simbólico, como el de Tarkovsky, a quien está dedicada la película.

Ahora bien, las imágenes representadas en Anticristo, ominosas, bellísimas, o francamente aberrantes, violentan al espectador a nivel emocional e intelectual. Esta zozobra se manifiesta físicamente, a través de paradójicas reacciones corporales que van desde el acaloramiento del estupor y el escalofrío del horror, hasta las arcadas y la excitación; rechazo y fijación morbosa. Obsesión.


En general, las imágenes que más llaman la atención y provocan los efectos señalados son las que se relacionan con el cuerpo humano y los elementos de la naturaleza. Actualmente, los estudios en torno al cuerpo y la corporalidad han cobrado otra dimensión. Más allá de la biología o la anatomía, ahora, el cuerpo es objeto del análisis de la filosofía, la sociología y los estudios culturales. Es pues simbólico: todo un conjunto de significados culturales se expresa en la corporeización.

En esta línea del cuerpo como símbolo se inserta la reflexión sobre el cuerpo posmoderno, su ambigüedad, la violencia que contra él se ejerce y la abyección que en él se expresa. Aquí se incorporan los estudios del arte abyecto que proclaman “… que se abra el presunto cuerpo y exponga todas sus superficies.” (Giménez 2)



Por otro lado, los estudios en torno a la metáfora datan desde la antigüedad clásica y, hasta recientemente, habían sido objeto de estudio casi exclusivo de la teoría literaria. El interés por la metáfora visual en el cine, se origina a principios del siglo XX "cine-metáfora" (Eikhenbaum, 1927), pero es hasta 1980 que la propuesta de los norteamericanos Lakoff y Johnson Metáforas de la vida cotidiana y The Contemporary Theory of Metaphor, marca un parteaguas al considerar la creación de las metáforas como un proceso mental. (Aguilar 43) La teoría contemporánea de la metáfora se cimienta también sobre la propuesta de Grady en Foundations of meaning: Primary Metaphors and Primary Scenes, de 1997. Recientemente, Oquitzin Aguilar Leyva en "Enfocando la metáfora visual: ópticas cognitivas I y II”, de 2011 y 2012, respectivamente, identifica las maneras en que las metáforas cognitivas se manifiestan en lo audiovisual y la publicidad. Además, explora los postulados que la semántica cognitiva contemporánea propone en el marco del problema de la cognición y los procesos del pensamiento. Un estudio más reciente es el de María J. Ortiz. Visual Manifestations of Primary Metaphors Through Mise-en-scène Techniques, de 2014, que se enfoca en los elementos del montaje cinematográfico como constructores de metáforas visuales primarias.
Así pues, el objetivo general de este trabajo es explicar la metáfora corporeizada desde la estética de lo abyecto para analizar la película Anticristo de Lars von Trier. La pregunta general es: ¿qué representan las metáforas corporeizadas abyectas en Anticristo, de Lars von Trier?
La hipótesis general es que las metáforas corporeizadas abyectas son imágenes representadas aberrantes que expresan el miedo al caos. Para elaborar los temas, este trabajo se divide en tres capítulos donde primero se establecen las bases teóricas de la lingüística cognitiva y la abyección y a partir de ahí se definen las herramientas para emprender el análisis de algunas imágenes y secuencias aberrantes en la película. A continuación describo la estructura de cada capítulo.
El objetivo del primer capítulo es identificar las metáforas primarias que se generan por la corporeización del pensamiento, para explicar cómo funcionan. Se parte de la pregunta ¿cómo funcionan las metáforas conceptuales corporeizadas representadas en imágenes visuales? Para responderla se aborda la teoría contemporánea de la metáfora, se definen en primer lugar los conceptos de dominio origen y dominio destino haciendo énfasis en el cuerpo como punto de referencia en la construcción metafórica. Finalmente, se llega a la definición de metáfora corporeizada y a la clasificación de las metáforas primarias corporeizadas, de las que se seleccionan las categorías pertinentes para aplicar al estudio de las imágenes elegidas.
La hipótesis es que las metáforas primarias se crean a partir de la experiencia del propio cuerpo en el mundo y se pueden expresar visualmente. Dependiendo de las experiencias subjetivas es como se in-corpora o corporeiza el pensamiento.
El segundo capítulo aborda el tema de la corporeidad y el valor simbólico del cuerpo, así como la noción psicoanalítica de la abyección considerando su valor estético y expresivo. El objetivo es explorar la abyección como categoría estética para completar la explicación de las metáforas conceptuales, en su corporeización. Se parte de la pregunta ¿cómo se relaciona la abyección con la creación de metáforas conceptuales? Y se hace notar que la propia experiencia del cuerpo en el mundo atraviesa por un proceso de abyección, a este proceso alude la creación de metáforas conceptuales que se expresan visualmente en imágenes abyectas. En primer lugar se revisan las reflexiones de Julia Kristeva, en Poderes de la perversión, sobre la abyección y lo abyecto, como una idea del psicoanálisis que explora el valor simbólico de los fluidos corporales: orina, sangre, esperma, excremento, entre otros puntos. Sobre esta base teórica, se dedica un apartado a la corporalidad; a saber, el “cuerpo sin límites” rabelesiano, el “cuerpo dionisíaco” y el “cuerpo sin órganos” de Gilles Deleuze, y se ponen en relación tanto con lo grotesco-carnavalesco como con lo abyecto representado por los fluidos corporales, los orificios del cuerpo y la vacilación de los límites entre el adentro y el afuera. De ahí, se establece la relación entre el cuerpo abyecto y las metáforas primarias. Finalmente, se define lo abyecto según su aplicación en la teoría y crítica del arte. Aquí se hace una clasificación entre diferentes manifestaciones artísticas llamadas “abyectas” según el enfoque que le otorgan a la corporalidad.
El tercer capítulo es la aplicación de las herramientas teóricas identificadas en los capítulos anteriores. Aquí, se analiza la metáfora visual corporeizada desde la categoría estética de la abyección en el estudio de imágenes aberrantes en la película Anticristo. Se presenta una selección de imágenes de la película Anticristo, y se trata de responder ¿con qué propósito se presentan metáforas visuales abyectas en Anticristo de Lars von Trier? La hipótesis es que en Anticristo, el director danés crea metáforas visuales abyectas, que funcionan por la corporeización, para expresar el miedo al caos.

El capítulo elabora los temas en el siguiente orden: en primer lugar, el lenguaje cinematográfico, los principales recursos con los que se crean las metáforas visuales, y su apariencia de realidad, condición que permite al espectador experimentar la película. Después, se revisan las herramientas para integrar la reflexión en torno al cuerpo abyecto y su incidencia en la creación de metáforas visuales abyectas. Por lo tanto, el análisis se divide en tres líneas, que corresponden a la manera de percibir el cuerpo: como ilimitado, como contenedor y como principio dionisíaco.

El estudio de la metáfora visual corporeizada en las imágenes construidas por Lars von Trier en Anticristo, se suma a los estudios de la estética de la abyección, y pretende arrojar luz sobre la importancia de la conciencia del cuerpo en la creación de metáforas visuales y las reacciones que provocan. Si bien la reflexión sobre el encuentro de la estética de lo abyecto con el cine no es nueva, considero que el relacionar la metáfora corporeizada con abyección abriría un campo fértil para el análisis del lenguaje óptico sonoro de este director danés.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal