Proyecto de ley



Descargar 134.05 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño134.05 Kb.
1   2   3

- 0,0005% en peso de mercurio (Para la CEE es un valor equivalente)

- 0,015% en peso de cadmio (CEE, 0.002%);

- 0,200% en peso de plomo (CEE, 0.004%).

Asimismo, se prohíbe la comercialización de pilas y baterías con las características mencionadas a partir de los tres años de la promulgación de la presente ley.

Esta ley entiende por pila y batería primaria, a toda fuente de energía eléctrica portátil obtenida por transformación directa de energía química, constituida por uno o varios elementos primarios, no recargables.

Dicha pila debe cumplir con los requisitos siguientes:

a) En el cuerpo de cada pila deberá figurar la fecha de vencimiento con indicación de mes y año;

b) Las pilas estarán protegidas por una carcasa, o blindaje, que asegure la hermeticidad a los líquidos que contengan las mismas;

c) Las pilas y baterías deberán cumplir con los requisitos de duración mínima promedio en los ensayos de descarga, según normas IRAM, o según normas internacionales: International Electrotechnical Comission (IEC) o American National Standards Institute (ANSI) cuando no se dispusiera de normas IRAM actualizadas.

Del mismo modo, establece que los responsables de la fabricación, ensamble e importación deberán certificar, para su comercialización, que las pilas y baterías primarias con forma cilíndrica o de prisma de carbón-zinc y alcalinas de manganeso no superen los límites establecidos en la presente ley y cumplan con los requisitos indicados en el artículo 3º.

Toda modificación interna o externa de las pilas y baterías ya certificadas inhabilitará la comercialización de las mismas y generará la necesidad de una nueva certificación por parte del organismo técnico nacional.

Los aparatos o artículos que contengan en su interior o exterior pilas y baterías primarias con forma cilíndrica o de prisma de carbón-zinc y alcalinas de manganeso, aun cuando éstas no sean fácilmente removibles, también deberán requerir certificación del organismo técnico nacional.

La certificación tendrá una vigencia de DOS (2) años para todas las fabricaciones, ensambles e importaciones que se realicen.

La visión de avanzada en temas de tratamientos alternativos de los residuos de pilas y baterías domésticos e industriales no es materia única de los países desarrollados. Existen una serie de iniciativas municipales en materia medioambiental que son ejemplificadoras sobre la cuestión abordada.

General Roca es una de las pocas municipalidades, junto con Bahía Blanca que tiene reglamentada la recolección y el tratamiento final de acumuladores energéticos portátiles. Ya se ha explicado porqué las pilas no pueden ser colocadas con el resto de la basura de las casas, y mucho menos arrojarlas a cualquier sitio. Por ello, el Municipio de General Roca ha dispuesto el siguiente tratamiento final para las pilas recolectadas:


  • Aplicación de la tecnología de estabilización, que consiste en eliminar sus características peligrosas por medio de reacciones químicas que reducen notablemente su solubilidad y movilidad, y eliminan prácticamente su toxicidad. Para ello las pilas serán colocadas en bolsas plásticas, donde se colocará el correspondiente agente químico estabilizador. Luego las bolsas serán termoselladas.

  • Los compuestos inorgánicos son los de uso más extendido en las estabilización de estos residuos sólidos.

  • Las bolsas termoselladas, y con el estabilizador, son colocadas en un repositorio especialmente acondicionado que limita totalmente la posible migración de contaminantes, pues los aísla y elimina la exposición a la lixiviación. Este repositorio se ubica al Norte del núcleo urbano en zona de bardas. El lugar está convenientemente señalizado.

Por otro lado, investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo (Febrero de 2009) descubrieron que por medio de contenedores recubiertos con el mineral bentonita, se puede almacenar indefinidamente, sin riesgo de filtración o vertido de materiales peligrosos, un número considerable de pilas.

Existen a nivel mundial tecnologías para todo tipo de pilas y baterías, pero en el país sólo se encuentra disponible en la actualidad para las de plomo-ácido y las de níquel-cadmio. Existe una empresa con capacidad recicladora instalada en la localidad de San Lorenzo, Provincia de Santa Fe, denominada IDM (Ingeniería de Montajes) habilitada para el reciclaje y que cuenta con certificación nacional, provincial e internacional. En esta empresa se tratan y reciclan baterías de níquel–hidruro de metal, níquel-cadmio, y otros tipos de baterías húmedas. La planta IDM cuenta con varios certificados de habilitación y control ambiental y opera bajo la Norma ISO 14.001 (Aseguramiento de la Calidad Ambiental).

Cuando se realiza la recogida de esas pilas, se procede a la separación del mercurio en las plantas de reciclaje. El proceso requiere la trituración de la pila, excepto en el caso de las pilas botón, y se introducen en un destilador que se calienta hasta la temperatura adecuada. La condensación posterior permite la obtención de un mercurio con un grado de pureza superior al 96%. De la trituración de las pilas normales se obtiene escoria férrica y no férrica, papel, plástico y polvo de pila. Este último debe seguir distintos procesos para recuperar los metales que contiene.

Evidentemente, la cuestión de los residuos de acumuladores energéticos portátiles sean de uso doméstico o industrial ha acaparado la atención de los principales países a nivel global, a instituciones públicas como las universidades, a empresas y organizaciones del tercer sector. Argentina muestra avances desconexos entre legislaciones que se muestran anacrónicas con respecto a las demandas mundiales de control de los químicos que componen las pilas y, por otro lado, los marcados esfuerzos por progresar en materia medioambiental en municipios aislados como Bahía Blanca y General Roca. La Provincia de Buenos Aires debe mostrarse capaz de adaptarse a las innovaciones tecnológicas en materia ambiental, como anclaje obligatorio para zanjar las falencias que se han demostrado en diversos estudios respecto a la contaminación de las áreas de mayor población por efecto de un trato erróneo de los residuos de pilas y baterías.



Por los argumentos expuestos solicito a mis pares que acompañen el presente proyecto de ley.


1 Informe Técnico. N° R.U.T.: 025 / 2370. Publicado el 12 de abril de 2007 y ejecutado entre el 23 de octubre de 2006 al 12 de abril de 2007. Argentina, Buenos Aires, INTI, publicado en: http://www.inti.gov.ar/pdf/pdf_c/InformeTecnicoRUT2370_2.pdf

2 Una de cada tres pilas de zinc-carbono es defectuosa”. La Nación, Ciencia y Salud. Buenos Aires, 25 de julio de 2007. Publicado en: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=928670

3 Ídem.

4 Ídem.

5 Para mayor información ingresar a la página web de la Secretaría www.ambiente.gov.ar.

6 COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA ATÓMICA (CONEA) – Unidad de Actividad Tecnológico de Materiales y Dispositivos del Centro Atómico Bariloche.

7 A los fines de la presente ley, las fórmulas químicas de neutralización de estos compuestos no son desarrolladas aquí. Para mayor información al respecto, visitar: “Diagnóstico de la gestión de pilas y su peligrosidad como residuos en Chile” Departamento de Ingeniería Geográfica, Facultad de Ingeniería, Universidad de Santiago de Chile. http://www.digeo.cl/doc/Aguiluz_Rios_Lizly.pdf


8 www.inti.gov.ar

9 http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=348041

10 Ver anexo A de la Ley Nacional 24501, Régimen de Desechos Peligrosos de la Nación.



Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal