Proyecto de ley



Descargar 27.35 Kb.
Fecha de conversión25.03.2018
Tamaño27.35 Kb.


Honorable Cámara de Diputados

Corrientes

Diputado Héctor María López




EXPTE Nº 9522/14 INGRESO 27/08/14 HORA 11.04

PROYECTO DE LEY

 INICIATIVA: Diputado Héctor María López. (BLOQUE UNION CÍVICA RADICAL)



OBJETO: PROHIBICIÓN DE VENTA O SUMINISTRO DE BEBIDAS DENOMINADAS ENERGIZANTES O ENERGÉTICAS A MENORES DE EDAD.

FUNDAMENTOS

 

            Esta es la cuarta vez que se somete a consideración de esta  Cámara  este Proyecto de Ley,  ya que  las presentaciones de los años 2.005,  2.008 y 2.011  (Exptes. Nº 2912,   4617 y 6133, respectivamente) de autoría de la Diputada María Noemí Cúneo, no han podido cumplir con el trámite parlamentario completo en el término pre- establecido, razón por la cual fueron pasados al Archivo en virtud de la Ley   4513.



             Pero  el paso del tiempo no ha menguado la problemática, sino por el contrario, ha ido en vertiginoso aumento llegando a tener, en la actualidad una severa gravedad cuyas consecuencias  son muy gravosas para la salud de nuestros jóvenes, adolescentes y niños.

            Es por ello que me permito insistir con la iniciativa esperando que mis pares me acompañen con su voto positivo.

            Como lo hemos dicho el aumento del consumo de bebidas con sustancias farmacológicamente activas, también llamadas “bebidas energizantes” o “bebidas energéticas”, se basa en sus ponderadas propiedades estimulantes.

Si bien son productos de venta libre, su consumo excesivo  o su mezcla con alcohol u otros estimulantes los transforma, según especialistas de la medicina,  en una sustancia tóxica y potencialmente mortal, lo que ha generado una enorme preocupación  en todos los ámbitos.

La Administración  Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (AMAT) clasificó a las bebidas energizantes como “suplementos dietarios”, pero en la actualidad, es de público y notorio conocimiento que, precisamente no se las consume como tales.

Las llamadas bebidas energizantes contienen en términos generales, carbohidratos, cafeína, taurina, proteínas y aminoácidos, vitaminas y minerales, hierbas, creatina, carnitina, triglicéridos, y otras sustancias que, habitualmente, no son para el consumo libre.

De todos estos componentes, el ingrediente principal es generalmente “la cafeína”, cuyo efecto es estimulante, lo que se encuentra potenciado en sus efectos y duración por otros ingredientes, también con efectos estimulantes, como   ginseng y guaraná, entre otros

  Ya en el año 2.005, un informe de la Sociedad Argentina de Nutrición publicado en el mes de Febrero, daba cuenta que la ingestión de más de cuatro (4) unidades de estas bebidas “energizantes” podían ser perjudiciales para la salud.  Actualmente los médicos cardiólogos afirman el riesgo ya aumenta cuando se consumen más de dos latas, ello sobre todo cuando se mezclan con otras sustancias, como alcohol,  tabaco, medicamentos o drogas.

No podemos considerar estas sustancias como un simple suplemento nutricional, porque sus posibilidades de dañar el organismo son  mayores que su valor nutritivo.

Nadie puede desconocer que, actualmente, estas sustancias son consumidas en forma masiva por nuestros jóvenes y adolescentes cada vez más pequeños, lamentablemente como  saborizante de bebidas alcohólicas como el vodka y la ginebra,  y es precisamente en esa mezcla donde  reside el peligro, según los especialistas.

Esta combinación puede provocar taquicardias, hipertensión, hiperactividad,  arritmias, fallas cardiopulmonares e incluso, una muerte súbita.  Sus efectos son comparables a los de las drogas, ya que actúa sobre el sistema nervioso central.

El Comité Científico de la Alimentación   (CCA) de la Unión Europea, advirtió ya en el año 2.003 que en jóvenes no habituados al consumo de té o  café y que las sustituyan por bebidas energizantes, pueden llegar a experimentar  trastornos de conductas –irritabilidad, nerviosismo, ansiedad- ante el aumento de consumo de cafeína.

En nuestro país, según estimaciones, se consumen actualmente entre seis y ocho millones de unidades de estas sustancias por año, y sobre todo por personas jóvenes, y ente ellos, principalmente adolescentes.

A los hospitales de todas las ciudades de nuestro territorio llegan cada vez más jóvenes con infartos, taquicardias,  hipertensión arterial, arritmias y alteraciones cardíacas propias de personas mayores de edad, provocadas por el abuso del consumo de bebidas energizantes mezcladas con alcohol.

Así, un informe del Área de Toxicología del Hospital de Niños de La Plata advierte que en el reporte estadístico, estas sustancias están presentes en más del veinte (20) por ciento de las intoxicaciones alcohólicas agudas graves de los pacientes menores de veinticinco (25) años.

Esta situación puede llegar a ser más grave aún en el futuro, ya que este tipo de bebidas se venden en kioscos, supermercados y cualquier negocio, sin restricciones de ninguna clase y a todo público cualquiera sea su edad, a diferencia de algunos países europeos –como Francia, Dinamarca y Noruega, por ejemplo- donde solamente pueden ser comercializados en farmacias y prohíben su venta a menores de dieciocho años. También en Suecia existe una normativa reglamentando la comercialización de estos productos.

Es importante destacar que en América, varios países han tomado la decisión de reglamentar la venta y expendio de estas bebidas, con distinta amplitud y, en algunos casos, con sanciones severas para quienes no cumplen. Así podemos nombrar a Canadá, México, Uruguay, Puerto Rico, Colombia, Chile y Ecuador.

En los últimos tiempos también en Estados Unidos han comenzado a escucharse voces reclamando al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU (HHS) la implementación de medidas regulatorias, ya que han surgido algunos casos concretos de muertes de menores producidas por una de estas bebidas: llamada “Monster”, casos que han llegado a los tribunales en reclamo de indemnización a la empresa que la produce.

Sin perjuicio de las medidas adoptadas por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) –Disposición Nº 3634/2005, entre ellas- existen múltiples proyectos en el Congreso de la Nación, tendientes a la prohibición de la venta de estas sustancias a los menores de dieciocho años y a la regulación de la exhibición y venta de las mismas exclusivamente en farmacias, pero –vaya a saber por qué razones o juego de intereses- estos proyectos no logran su aprobación hasta el momento.

Pero la ausencia de legislación nacional sobre el tema, ha sido cubierta en muchas provincias argentinas mediante la sanción de leyes que regulan la cuestión en sus respectivos territorios –mientras esperan un marco legal nacional.

Así tenemos que en nuestra vecina provincia del Chaco, la Ley N º 6355/09  prohíbe la venta de este tipo de bebidas a los menores de 18 años.  En igual sentido, han  legislado las Provincia de Río Negro, Mendoza (sancionada el  25/08/2010), y la Provincia de Buenos Aires por Ley 14.050.

Por su parte la Provincia de Entre Ríos mediante Ley Nº 9821/07 tiene un alcance mayor, ya que   prohíbe el expendio de bebidas energéticas en lugares de reunión, diversión o recreación donde se expenda bebidas alcohólicas, y ello comprende tanto a menores como a mayores., criterio amplio seguido también por la Provincia de La Pampa, Santa Cruz (Ley 2857/06) y Misiones (Ley XVII Nº 68/08).

Este proyecto se inclina por el criterio más restrictivo, regulando solamente con relación a los menores de dieciocho años, ya que considero que son nuestros niños y adolescentes los que resultan más vulnerables y perjudicados, por lo que el Estado debe suplir su inmadurez, protegiéndolos con una norma prohibitiva.  

En una nota publicada en el diario “Clarín” del 10 de Octubre de 2.008, el Jefe de la Unidad de Toxicología del Hospital Fernández –el más grande del país-  el Dr. Carlos Damin, refiriéndose al problema del consumo de alcohol por los jóvenes, ha dicho. “El  grave problema actual son los energizantes de venta comercial.   Los chicos consumen más alcohol ahora que hace quince años porque las bebidas energizantes que hoy consumen  demoran el efecto de ebriedad. Entonces, en lugar de tomar un vaso de alcohol, se toman cuatro vasos de alcohol mezclados con bebidas energizantes.  De modo que cuando caen en coma alcohólico,  el coma es mucho más grave”.

            Teniendo en cuenta todos los argumentos expuestos precedentemente, es importante remarcar, que generalmente el consumo de estas sustancias energizantes en lugares  nocturnos: boliches, pubs, etc.,  se realiza junto con bebidas alcohólicas, y ello es de conocimiento general.

             También es público y notorio que no existe control ni recomendaciones específicas en ningún lugar mencionado anteriormente, con la excepción de las farmacias, para evitar la trasgresión de la prohibición de consumo de estas bebidas para diabéticos, embarazadas, niños, personas en tratamiento psiquiátrico, con problemas cardíacos, entre otras.

  Resulta entonces fuera de toda discusión que  el producto debería ser comercializado, expendido y dirigido con exclusividad a la población adulta y solamente en farmacias, objetivo que seguramente alguna vez se podrá lograr, cuando se tome real conciencia de las consecuencias dañosas en la salud que ocasiona el consumo no controlado de estas bebidas...

            Según lo ha informado en alguna oportunidad, la Cátedra de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, este tipo de bebidas no fue aprobado por la ANMAT para ser utilizadas en combinación con alcohol, ya que aumentan las propiedades excitantes del etanol y disminuyen sus efectos depresores.

             También, enseñan los catedráticos consultados, los consumidores corren riesgo de deshidratación, puesto que la cafeína y el alcohol son diuréticos, hacen perder líquido, y si a ello le sumamos que  generalmente se consume en lugares bailables, se puede producir la consecuente intoxicación. El Centro Regional de Fármaco -Vigilancia de la Cátedra de Farmacología de la Facultad de Medicina conoce casos anecdóticos de intoxicación con mezclas de bebidas energizantes y bebidas con alcohol y de jóvenes que han sido atendidos en la emergencia de los hospitales, aún cuando no se cuentan con estadísticas oficiales al respecto, hasta el momento.,

             Inclusive, según lo establece la reglamentación vigente, la publicidad de esta bebidas energizantes, por no considerarlas del todo seguras para la salud humana, debe ser previamente aprobada por la autoridad sanitaria competente (ANMAT), pero dolosamente algunas empresas presentan dichas pautas comerciales para que los consumidores no atiendan sobre su composición y no puedan discernir con información veraz.

             Resulta urgente tomar algunas medidas de prevención y de control en nuestro medio, hasta tanto se expidan la Comisión Nacional de Alimentos, la ANMAT y, en su caso, el Congreso de la Nación al respecto, con  el objeto de  disminuir los riesgos por el mal uso de estos productos a fin de proteger a nuestros niños, niñas y adolescentes..

             Por lo expuesto, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de ley

 

LA HONORABLE CÁMARA DE DIPUTADOS Y DE SENADORES

DE LA PROVINCIA DE CORRIENTES

SANCIONAN CON FUERZA DE

LEY

 

Artículo 1º: Prohíbase la venta,  expendio, suministro y consumo de bebidas  denominadas energizantes o energéticas a los menores de dieciocho (18) años, en los locales bailables, bares, confiterías, pubs, y/o  establecimientos de reunión, diversión o recreación  en los que se expendan bebidas alcohólicas.

Artículo 2º: Para los establecimientos comerciales no comprendidos en la prohibición establecida en el artículo precedente y que exhiban, vendan, expendan o suministren a cualquier titulo bebidas denominadas energizantes o energéticas, rigen las siguientes disposiciones;

a)     prohíbase la venta, expendio o suministro a cualquier titulo de bebidas energizantes o energéticas a menores de 18 años;

b)     prohíbase la exhibición, venta, expendio o suministro a cualquier titulo de bebidas energizantes o energéticas mezcladas con bebidas alcohólicas a menores de dieciocho (18) años;

c)      el propietario, gerente, encargado o responsable de estos locales, comercios o establecimientos, tienen la obligación de exhibir en un lugar visible del mismo un cartel con la siguiente leyenda: "Las bebidas energizantes poseen alto contenido de cafeína, no mezclar con bebidas alcohólicas. Prohibida la venta a menores de 18 años”;



d)     la exhibición de la publicidad de las bebidas energizantes o energéticas no deben ser asociadas directa o indirectamente al consumo con bebidas alcohólicas.

Artículo 3º: El  Poder Ejecutivo Provincial establecerá por vía de reglamentación de la presente ley, la autoridad de aplicación, el procedimiento de fiscalización y el régimen sancionatorio correspondiente.

Artículo 4º: Invitase a los Municipios a firmar convenios con la Autoridad de Aplicación a los fines de la coordinación de la implementación efectiva de la presente norma.

Artículo 5º: De forma






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal