Proyecto de etapa



Descargar 265.32 Kb.
Página7/11
Fecha de conversión14.11.2017
Tamaño265.32 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

6. La materia de Música y las TIC



Tecnologías de la información y la comunicación


Las tecnologías de la información y la comunicación han incidido en los últimos años de forma notable y fundamental en nuestra sociedad en general, y en los chicos y chicas adolescentes en particular. Sin embargo, las tecnologías más recientes están tardando en introducirse como dotación y recurso educativo habitual en centros y aulas.

Uno de los objetivos establecidos por la LOE para la Educación Secundaria Obligatoria pretende, por un lado, desarrollar destrezas básicas en la utilización de las fuentes de información para, con sentido crítico, adquirir nuevos conocimientos y, por otro, adquirir una preparación básica en el campo de las tecnologías, especialmente las de la información y la comunicación. Hay que tener en cuenta que, para la sociedad actual, el conocimiento de las TIC es una de las competencias básicas y necesarias, tanto como leer, escribir o contar.

Para alcanzar este doble objetivo las administraciones educativas han establecido como meta eliminar las barreras que dificultan el uso de las TIC en el entorno educativo, aumentar la confianza en la tecnología y proporcionar formación al profesorado para garantizar que se utiliza de forma adecuada y ofrecer servicios y contenidos de utilidad. Al mismo tiempo las administraciones pretenden facilitar la comunicación de las familias con los centros educativos haciendo uso de las nuevas tecnologías y promover actuaciones específicas dirigidas a alumnos con necesidades educativas especiales.

Finalmente, debemos señalar que la introducción de las TIC es y será un factor determinante para la motivación de los alumnos, porque mejoran los aprendizajes y facilitan las adaptaciones a los diferentes ritmos de aprendizaje, promueven un aprendizaje cooperativo y posibilitan el trabajo en grupo, y favorecen el desarrollo de habilidades de búsqueda y selección de la información, mejora de competencias de expresión y creatividad. Todo ello puede contribuir a la reducción del fracaso escolar, sin olvidar su capacidad de ofrecer recursos educativos o planificar la actividad docente.


El impacto de las TIC en la educación


La creciente presencia de las TIC en nuestra sociedad (en la vida diaria, en el entorno familiar, en el ocio…) hace cada vez más necesario que los ámbitos educativos se adapten a la nueva realidad integrando las TIC como fuente de información y en los métodos de enseñanza-aprendizaje.

La información y formación que recibimos y que conforma nuestro bagaje cultural nos llega, en gran parte, desde la televisión, la radio e Internet; y, cada vez más, museos, bibliotecas y centros de recursos utilizan estas tecnologías para difundir información. Cada vez se aprende más fuera de la escuela, por lo que esta institución está experimentando la necesidad de adaptarse a un entorno y a unas demandas diferentes. Ello obliga a replantear el papel de la escuela y el profesorado, que ya no es el único depositario del conocimiento, la forma de enseñar y de aprender, y los medios que deben utilizarse para ello. Sólo integrando nuevos medios en los procesos de enseñanza, la escuela será capaz de responder a las nuevas necesidades y así poder retomar su protagonismo como institución orientadora en la adquisición de conocimientos.

La utilización en clase de las nuevas tecnologías arranca hace ya bastantes años con el uso del vídeo. También eran (y siguen siendo nuevas tecnologías) las diapositivas, las transparencias, los magnetófonos y giradiscos que nos eran tan familiares, pero que se han ido viendo sustituidos recientemente por el DVD, los recursos multimedia o el acceso a Internet, por citar sólo algunos ejemplos, y que las nuevas generaciones asimilan y dominan de forma natural. Así la escuela debe adaptarse en la actualidad a los medios que se han popularizado en los últimos años.

La labor de profesores y profesoras ya no trata únicamente de favorecer el desarrollo personal de los estudiantes y el aprendizaje de los contenidos previstos en los temarios de los currículos, sino que debe actuar de intermediaria entre la cultura, la información y los estudiantes. Existe, por tanto, una necesidad de innovar en la práctica docente. Hoy en día el saber ya no está exclusivamente en los libros y en los profesores, sino que llega desde muy diferentes medios y canales, por lo que el docente deberá orientar a los alumnos (en grupo o de forma individual) en el acceso a los canales de información, guiarlos en la selección y el análisis de la información, evaluarlos conforme a criterios formativos y, sobre todo, promover dinámicas motivadoras.

Este factor motivador de las TIC y los recursos que proporcionan favorecen el desarrollo de enseñanzas individualizadas para poder atender a la diversidad de estudiantes que hay en las aulas, por niveles, formación y conocimientos previos e intereses y necesidades. Además, si el profesor/a demuestra sus capacidades y conocimientos sobre las TIC y las utiliza, puede motivar y facilitar los aprendizajes al incluir elementos audiovisuales muy difíciles de incorporar de otro modo.

Así, la escuela del futuro (aunque algunos centros empiezan a disponer de buena parte de este equipamiento y los recursos) contará, para estar al día tecnológicamente, con pizarras digitales en las aulas, ordenadores o terminales en la clase, aulas específicas de informática, bibliotecas dotadas de equipos multimedia y acceso a Internet, una intranet y un portal del centro dotado de recursos educativos, enlaces a webs de interés, y favorecerá entornos comunicativos como tutorías virtuales, videoconferencias, comunidades virtuales de aprendizaje, portafolios virtuales (webs o portales en los que alojar documentos, trabajos, apuntes) y entornos de formación on-line.




Tratamiento de la información y competencia digital como competencia básica


Además de todos los cambios producidos en la sociedad en los últimos años, que hacen necesaria una sólida formación de base y una formación o aprendizaje continuo a lo largo de la vida, en los planes de estudio de las distintas etapas educativas se ha incorporado la competencia digital en aras de conseguir una alfabetización digital básica de los estudiantes, cada vez más imprescindible.

Esta competencia consiste en disponer de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información y para transformarla en conocimiento. Para ello, incorpora diferentes habilidades, que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez tratada, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, aprender y comunicarse. No debe olvidarse que, para adquirir esta competencia, no basta con el conocimiento de las tecnologías de la información, sino que son imprescindibles ciertos aspectos de la comunicación lingüística. La competencia digital entraña igualmente la utilización segura y crítica de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el trabajo y en el ocio.

El tratamiento está asociado con la búsqueda, selección, registro y análisis de la información, utilizando técnicas y estrategias diversas para acceder a ella según la fuente a la que se acuda y el soporte que se utilice (sea oral, impreso, audiovisual, digital o multimedia). Y para ello se requiere el dominio de una serie de lenguajes específicos básicos (desde el textual hasta los lenguajes visuales, gráficos y sonoros), así como la capacidad de aplicar en distintas situaciones y contextos el conocimiento de los diferentes tipos y fuentes de información.

Pero disponer de información no produce conocimiento de forma automática, ni supone su uso adecuado. Transformar la información en conocimiento exige destrezas de razonamiento para organizarla, relacionarla, analizarla, sintetizarla y hacer inferencias y deducciones de distinto nivel de complejidad; en definitiva, comprenderla e integrarla en los esquemas previos de conocimiento. Significa, asimismo, comunicar la información y los conocimientos adquiridos empleando recursos expresivos que incorporen, no sólo diferentes lenguajes y técnicas específicas, sino también las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación. Asimismo, esta competencia permite procesar y gestionar adecuadamente la información, resolver problemas reales, tomar decisiones, trabajar en entornos colaborativos ampliando los entornos de comunicación para participar en comunidades de aprendizaje formales e informales, y generar producciones responsables y creativas.

La competencia digital incluye también utilizar los equipamientos y las herramientas de las tecnologías de la información y la comunicación, por lo que implica manejar estrategias para identificar y resolver los problemas habituales de software y hardware. Se sustenta en el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y comunicarse y participar en redes de colaboración a través de Internet.

Las TIC ofrecen al alumnado la posibilidad de actuar con destreza y seguridad en la sociedad de la información y la comunicación, aprender a lo largo de toda su vida y comunicarse sin las limitaciones de las distancias geográficas ni de los horarios rígidos de los centros educativos. Además, puede utilizarlas como herramientas para organizar la información, procesarla y orientarla hacia el aprendizaje, el trabajo y el ocio.

En síntesis, el tratamiento de la información y la competencia digital implican ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes, así como las distintas herramientas tecnológicas; también tener una actitud crítica y reflexiva en la valoración de la información disponible, contrastándola cuando es necesario, y respetar las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en los distintos soportes. Para conseguir estos objetivos es necesario el papel orientador del profesorado.

Pueden establecerse las siguientes dimensiones para agrupar estas competencias en el currículo escolar: el uso de sistemas informáticos, el uso de Internet y el uso de programas básicos.

El uso de sistemas informáticos agrupa los conocimientos elementales para desenvolverse con soltura en el ámbito de las TIC. En relación con ellos, al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria los jóvenes tendrán que ser capaces de:

a) Distinguir los principales elementos de hardware y software, su denominación, su función, especificaciones...

b) Instalar y desinstalar programas.

c) Conocer y utilizar la terminología y las funcionalidades básicas del sistema operativo.

d) Guardar, organizar y recuperar información en diferentes soportes.

e) Realizar actividades básicas de mantenimiento del sistema de un ordenador.

El uso de Internet supone la adquisición de las competencias necesarias para aprovechar el que se configura como principal medio de información y comunicación en el mundo actual. Al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria, los jóvenes serán capaces de:

a) Realizar búsquedas avanzadas utilizando filtros con palabras clave en algunos de los buscadores más utilizados.

b) Recuperar y almacenar información textual e icónica de diversas páginas web.

c) Utilizar de manera habitual el correo electrónico, los foros, las plataformas educativas…

d) Participar, a través de las herramientas que ofrece la red, en trabajos cooperativos y en sistemas de comunicación grupal.

e) Seleccionar y valorar con prudencia la información obtenida desde el punto de vista de su veracidad, objetividad, fiabilidad, legalidad y planteamiento ético, identificando y evitando la que sea inadecuada o discriminatoria.

El uso de software o programas básicos supone las competencias necesarias para conocer y utilizar los principales programas que son necesarios para aprovechar con éxito las posibilidades que ofrece un ordenador: procesador de textos, editores gráficos, hoja de cálculo, bases de datos y programas de presentaciones.

a) Procesadores de textos para redactar, organizar, almacenar, imprimir y presentar documentos diversos, aprovechando todas sus herramientas, tipos de formato, inserción de imágenes y gráficos, correctores ortográficos y gramaticales, etc.

b) Editores gráficos que permitan el retoque fotográfico o la edición de dibujos vectoriales.

c) Una hoja de cálculo para realizar cálculos sencillos, ajustar el tipo de formato, organizar, almacenar, imprimir y presentar la información deseada.

d) Una base de datos tanto para consultarla como para introducir datos mediante un formulario sencillo y formatos adecuados.

e) Programas que le permitan realizar exposiciones y presentaciones.




Funciones y utilidades de las TIC en educación


El uso habitual de las TIC en el entorno educativo permite establecer una serie de funciones características de las que se derivan al mismo tiempo una serie de ventajas.

En relación con los alumnos:

— Propician la iniciativa personal y la toma de decisiones.

— Facilitan una continua interacción entre los alumnos y los recursos (ordenador, Internet...).

— Favorecen el trabajo en grupo, es decir, el aprendizaje cooperativo, el intercambio de ideas y el desarrollo de la personalidad. Desarrollan canales de comunicación que facilitan el intercambio de ideas y materiales y el trabajo cooperativo gracias al correo electrónico, el chat, las videoconferencias...

— Contribuyen a mejorar las competencias de expresión y creatividad gráfica, escrita y audiovisual.

En relación con los procesos de enseñanza-aprendizaje:

Contribuyen al aprendizaje, por ser consideradas motivadoras y atractivas.

— Permiten una gran personalización de los procesos de aprendizaje de acuerdo con los distintos ritmos de aprendizaje y permiten la realización de autoevaluaciones de los propios conocimientos.

— Son altamente interdisciplinares.

— Facilitan la alfabetización digital y audiovisual, tanto como medio de aprendizaje como por el acceso que proporcionan a la información.

— Son más flexibles y no se limitan al entorno tradicional del aula.

— Promueven las habilidades de búsqueda y selección de la información.

— Son especialmente útiles en el ámbito de las personas con necesidades especiales, y las TIC favorecen tanto su aprendizaje como su integración.



En relación con los profesores y los centros:

— Permiten una mayor comunicación entre profesores y alumnos.

— Facilitan la evaluación y el control del aprendizaje de los alumnos, como herramientas de diagnóstico de las capacidades y los conocimientos de los estudiantes y como medio de evaluación de sus conocimientos.

— Al profesor/a le supone un perfeccionamiento en sus conocimientos digitales y un proceso de formación continua que mejora su competencia profesional paralelamente a la formación del alumnado.

— Además, en el ámbito de los centros, mejoran su administración y gestión, abren nuevos canales de comunicación entre el centro, los profesores, los padres y los alumnos (web del centro, intranet, correo electrónico, etc.), proyectan la imagen del centro escolar, y permiten compartir los recursos educativos creados por estudiantes y profesores.

Como herramienta didáctica y fuente de información:

— Facilitan el acceso a información de todo tipo, a múltiples recursos educativos (tanto a alumnos como profesores) y diferentes entornos de aprendizaje, ya que el profesor/a no es la única fuente de conocimiento.

— Constituyen un instrumento para procesar la información, creando bases de datos, informes, etc., mediante hojas de cálculo, procesadores de texto, de imagen...

— Son un medio de expresión para escribir, dibujar, hacer presentaciones, crear webs utilizando diferentes softwares y posibilitan visualizar simulaciones de distinto tipo gracias a los programas informáticos.

— Son fuente de información y de recursos gracias a la prensa, la radio, la televisión, Internet, vídeos, DVD, CD-ROM, etc.

— Posibilitan nuevos escenarios formativos gracias a los entornos virtuales de aprendizaje.




Principales herramientas TIC y utilidad didáctica


Como antes se mencionaba al hablar de la competencia digital, en las nuevas tecnologías tienen cabida desde la utilización de las diapositivas o el vídeo, la visualización de presentaciones, el trabajo con recursos multimedia, pasando por la búsqueda y selección de información en Internet, la utilización de hojas de cálculo y procesadores de texto, hasta el desarrollo de una página web por un grupo de alumnos como ejercicio verdaderamente complejo de trabajo con las TIC.

Conviene recordar aquí qué significa multimedia. Un material multimedia suele combinar al menos varios de los siguientes elementos: texto, imágenes fijas, imágenes con movimiento y audio. Si el usuario puede controlar el tiempo en que se presentarán ciertos elementos o determinar valores de algunas variables, estaremos frente a un material multimedia interactivo. Si en la estructura aparecen elementos relacionados a través de los cuales el usuario puede navegar, eligiendo el orden o secuencia, hablamos entonces de hipermedia (combinación de hipertexto y multimedia).

Hay que pensar que las nuevas tecnologías han popularizado una nueva forma de lectura, la de los hipertextos (textos no lineales, textos interactivos), integrados con múltiples elementos (imágenes estáticas o dinámicas, audio, vídeo, etc.). Las páginas web son la máxima expresión de este nuevo medio.

Así, las principales herramientas TIC disponibles y algunos ejemplos de sus utilidades concretas son:

— Uso de procesadores de texto para redactar, revisar la ortografía, hacer resúmenes, añadir títulos, imágenes, hipervínculos, gráficos y esquemas sencillos, etc.

— Usos sencillos de las hojas de cálculo para organizar la información (datos) y presentarla, en ocasiones, de forma gráfica.

— Empleo de herramientas simples de algún programa de diseño gráfico.

— Usos simples de bases de datos.

— Utilización de programas de correo electrónico.

— Usos y opciones básicas de los programas navegadores.



  • Acceso, entre otras muchas utilidades, a las noticias de prensa (prensa digital) para establecer comparaciones, recabar información actualizada, acceder a hemerotecas, etc., o para investigaciones bibliográficas.

  • Uso de buscadores.

  • Extracción de información (enlaces) a partir de los propios directorios de cada buscador principal.

  • Uso de los recursos de búsqueda por términos clave en búsquedas simples y avanzadas.

  • Creación y organización de listas de favoritos, así como seguimiento y actualización de la información de las distintas URL consultadas.

— Empleo de enciclopedias virtuales (CD y www).

— Uso de periféricos: escáner, impresoras, etc.

— Puesta en práctica de videoconferencias, chats...

— Usos sencillos de programas de presentación (Powerpoint o similares): trabajos multimedia, presentaciones creativas de textos, esquemas, o realización de diapositivas.

— Edición de páginas web. Pueden tener, por ejemplo, las siguientes finalidades:

• Web del centro escolar.

• Web del equipo docente o de profesores de forma individual.

• Web de la asignatura y como centro de recursos.

• Espacios de tutoría virtual.

• Foros y comunidades virtuales.

• Web de los alumnos.

• Web de cada clase.

• Web de una excursión o un viaje.

• Web sobre una obra de teatro, libro, película...

• Web de proyectos colaborativos.

• Web de proyectos de los alumnos.

• Web de revistas (del centro, de la materia de Matemáticas...).

• Web de debates.



Internet

La red que llamamos Internet alberga una enorme cantidad de información. Pero el tratamiento de la información presente en la red presenta algunos inconvenientes: su dispersión, la falta de un método de búsqueda, el exceso de información o información meramente superficial y la descontextualización de los contenidos en la mayoría de las ocasiones. Gran parte de la información vertida en la red es de calidad dudosa, por no estar contrastada, por simple, por simular rigor científico o simplemente por estar mal escrita. A ello se suma la volatilidad de los datos, es decir, que en ocasiones la información permanece poco tiempo accesible, los portales dejan de funcionar o los enlaces (links) ya no nos redirigen hacia la información esperada. Su utilización como herramienta de aprendizaje presenta por ello una serie de dificultades, empezando por la de que los alumnos no suelen contrastar lo suficiente la información que han encontrado.

No obstante, a pesar de las dificultades señaladas, Internet facilita, en el ámbito educativo, una mayor atención a la diversidad y la toma en consideración de la multiculturalidad y sus posibilidades van más allá de ser un medio y canal de comunicación e información. Internet aporta además perspectivas múltiples de la información distintas de las que puede proporcionar un libro de texto. Su verdadero potencial se manifestará cuando profesores, alumnos, administraciones y gestores educativos trabajen conjuntamente la forma de ofrecer actividades de enseñanza y aprendizaje con la intención de fomentar la comunicación entre profesores, padres y alumnos mediante la intranet y la web de centro, más allá de las limitaciones de los horarios de clase, mediante tutorías, foros y comunidades educativas virtuales.

Un recurso recurrente es proporcionar enlaces para obtener nuevos recursos e información de Internet. Por ello, se hace totalmente necesario desarrollar actividades de aprendizaje basadas en la red. Así, uno de los objetivos es alcanzar competencias en el manejo de la información (CMI), especialmente útiles por la gran cantidad de información presente en Internet.


Conclusiones


La sociedad de la información en general y las nuevas tecnologías en particular están incidiendo en todos los ámbitos del sistema educativo. Por ello, la alfabetización digital se ha considerado como una de las competencias básicas que deben adquirir los alumnos.

El tratamiento de la información y la competencia digital son parte fundamental hoy día del proceso de enseñanza-aprendizaje. Dominar el acceso a la información y su transmisión es un aspecto básico del aprendizaje, tanto en la escuela como fuera de ella. Además proporciona las herramientas necesarias para aprender a aprender (para ser capaces de procesar información cada vez más abundante y compleja) y a hacerlo de forma autónoma. El conocimiento de las TIC debe capacitar a los alumnos y a las alumnas a gestionar adecuadamente la información, tomar decisiones, resolver problemas reales, trabajar la información en entornos colaborativos y generar producciones o materiales de forma creativa.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal