Programas de estudio



Descargar 1.25 Mb.
Página1/18
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño1.25 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

MINISTERIO DE EDUCACIÓN

VICEMINISTERIO DE EDUCACIÓN REGULAR

DIRECCIÓN GENERAL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA
PROGRAMAS DE ESTUDIO

Educación Secundaria Comunitaria Productiva


DOCUMENTO DE TRABAJO
La Paz, noviembre del 2017


DIRECCIÓN GENERAL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA

CAMPO: COMUNIDAD Y SOCIEDAD


DOCUMENTO DE TRABAJO

La Paz, noviembre del 2017



ÁREA: COMUNICACIÓN Y LENGUAJES:

Lenguas castellana y originaria

CARACTERIZACIÓN

El área de Comunicación y Lenguajes, antes denominada asignatura de Lenguaje y Literatura, planteaba el desarrollo de los conocimientos con una visión conductista, actualmente la Ley 070 da un giro a esta forma de trabajo, ya que son dos visiones distintas del desarrollo de la educación, por ejemplo; respecto del desarrollo de los contenidos en el área se asegura que este se centraba en la priorización de los conceptos, las clasificaciones y que no se hacía énfasis en el análisis, la reflexión, el punto de vista para llegar a la conceptualización o a definiciones, por el contrario, ahora lo que se pretende es que con base en la reflexión crítica y la producción de textos, las y los estudiantes, empiecen a comunicar pensamientos, ideas o sentimientos que ayuden en el redescubrimiento de conceptos y definiciones, no importando en el peor de los casos las limitaciones en la aplicación de la gramática, eso con el tiempo y las experiencias en lectura y escritura desarrolladas se supera. También hay que tomar en cuenta que en esta producción el contexto es fundamental para que se comprenda lo que se quiere comunicar.

Con el enfoque actual el área de Comunicación y Lenguajes se caracteriza, en este Modelo Educativo, por hacer uso significativo de las lenguas, como instrumentos de descubrimiento, reflexión, análisis, valoración y producción de significados y sentidos, sobre uno mismo y sobre el entorno, así como para construir saberes y conocimientos, comunicar y expresar realidades, pensamientos, ideas, sentimientos, emociones a través de la palabra. Al mismo tiempo, el área es un espacio de apropiación de diversos códigos de acuerdo a la necesidad de uso de la comunidad para formar, a partir de los códigos lingüísticos, personas trilingües o plurilingües, y a partir de otros códigos, personas que comprendan y se relacionen con la diversidad cultural y la realidad, en convivencia con la Madre Tierra y el Cosmos. Además de contribuir a la consolidación de identidades culturales, se convierte en un medio de descolonización, porque a través del mismo se generan pensamientos de liberación.

El escenario educativo de este proceso de cambio reivindica y plantea la enseñanza y aprendizaje de las lenguas dentro de los principios de intraculturalidad, interculturalidad y plurilingüismo, porque refuerza la identidad y pertenencia cultural, contribuyendo al establecimiento de interacciones dialógicas en reciprocidad con hablantes de otras lenguas, por lo que el Sistema Educativo Plurinacional establece como mínimo el desarrollo de dos lenguas: una originaria y la castellana, además el aprendizaje de una extranjera. En nuestro contexto plurilingüe, la primera lengua o segunda pueden ser la castellana o alguna de las siguientes: aymara, araona, baure, bésiro, canichana, cavineño, cayubaba, chácobo, chimán, ese ejja, guaraní, guarasu’we, guarayu, machajuyai-kallawaya, itonama, leco, machineri, maropa, mojeño-trinitario, mojeño-ignaciano, moré, mosetén, movima, pacawara, puquina, quechua, sirionó, tacana, tapiete, toromona, uruchipaya, weenhayek, yaminawa, yuki, yuracaré y zamuco.

En este nivel, el desarrollo del currículo, se realiza en las lenguas originaria y castellana, las que se trabajan de manera integrada, dentro de la misma carga horaria correspondiente al Área. En cada región sociolingüística se apunta al desarrollo de un bilingüismo simultáneo, donde maestras, maestros y estudiantes enseñan y aprenden en dos lenguas: castellana y originaria u originaria y castellana, en una primera etapa, para posteriormente apropiarse de una lengua extranjera instrumental, de acuerdo a los intereses locales y regionales.

La lengua extranjera es trabajada con mayor incidencia para el acto comunicativo, sin embargo no pierde para nada su importancia porque es sustancial en la formación integral de la o el estudiante.

Se incide en que el área tiene que hacer énfasis en el análisis de las obras literarias desde un punto de vista ideológico-político para profundizar la comprensión de las mismas en función de orientar procesos educativos liberadores, así la literatura se convierte en un instrumento que ayuda plenamente en el desarrollo del pensamiento crítico. En el marco de la plurinacionalidad se van a trabajar textos desde lo local, regional, nacional, latinoamericano y universal; esto quiere decir que vamos a ver recurrentemente lo nuestro, tomando en cuenta las lenguas en las cuales se elaboran las mismas y revalorizando lo nuestro sin perder de vista lo que otros a nivel de diversos contextos han hecho o hacen.
FUNDAMENTACIÓN

El Área de Comunicación y Lenguajes, por su naturaleza y función, se convierte en el componente dinamizador y de producción de saberes y conocimientos de los diferentes Campos y Áreas; lo que implica que las lenguas originarias y castellana, se constituyan en medios de interacción e interrelación dentro del desarrollo curricular, cumpliendo su función comunicativa y formativa en la comunidad.

Es necesario señalar que un proceso educativo sólo se podrá considerar como tal cuando las relaciones entre maestras, maestros y estudiantes se desarrollen en el marco de la interacción e influencia mutua, basada en acciones comunicativas dialógicas, en un ambiente de comprensión, percepción y aprendizaje recíproco, superando la simple transmisión de información.

Atendiendo a estas razones se integran Comunicación y Lenguajes, en el entendido que el ser humano en relación con sus semejantes, otros seres y entidades con diversas formas de vida, necesitan interpretar, analizar y expresar sentimientos, pensamientos e ideas a través de un sistema de códigos y signos, señales y manifestaciones naturales del comportamiento de la Madre Tierra y el Cosmos (Semiótica).

La comunicabilidad es raíz de la sociedad humana y la sociabilidad es cualidad del ser humano, esto implica estar en un proceso de comunicación recíproca y complementaria con las y los demás, intercambiando mensajes permanentemente. Esta concepción se focaliza en el ser humano, en cambio la comunicación dialógica trasciende esta práctica hacia la interrelación con otros seres y entidades con formas de vida distintas, tal como se concibe y practica en la diversidad cultural, por lo que el actual Modelo Educativo integra ambas concepciones.

En un contexto pluricultural y plurilingüe como el nuestro, aprender una segunda y tercera lengua ayuda a comprender las diferentes formas de percibir el mundo. En ese entendido, no es coherente dar lugar a la universalización de una sola lengua, por el contrario se debe fomentar el desarrollo de las lenguas de manera equitativa consolidando la identidad cultural de los pueblos.

La lengua ya no se considera solamente como un sistema lingüístico, sino como desarrollo de habilidades del lenguaje para la comunicación y la significación. En esta perspectiva, hablante y oyente, con sus perfiles y configuraciones sociales, culturales, económicas, ideológicas, afectivas y espirituales; se constituyen en la ‘comunidad del habla’, donde su accionar no es solamente lingüístico, sino lingüístico – semiótico. Este tipo de práctica se manifiesta a través de diversos eventos comunicativos y sus componentes: los participantes, el contexto, la situación comunicativa, las configuraciones afectivas, los roles interactivos, los mensajes, los géneros discursivos, los estilos de habla y las normas de interacción e interpretación. La escuela es una comunidad de habla, donde entran en interacción los aspectos mencionados; la información es procesada, las ideas elaboradas, los sentimientos y emociones generadas en las acciones de aprendizaje se expresan recurriendo a sistemas comunicativos del lenguaje.

Leer y escribir son desafíos que hay que enfrentar y superar como parte de los aprendizajes de la vida. La lectura, de una manera general, es entendida como la interpretación comprensiva de señales, que provienen del entorno natural y sociocomunitario o de uno mismo; éstas se expresan a través de símbolos, códigos o signos de comprensión social, los que son asumidos como válidos por el grupo cultural que lo genera. La escritura es la representación gráfica y expresiva de esas señales, utilizando símbolos, códigos o signos de comprensión social (ideogramas, alfabeto, Braille, lenguaje de señas - LSB, otros). En los procesos de lectura y escritura entran en acción fenómenos internos inherentes a la persona como las capacidades de comprensión, contrastación, producción y otras; además de factores externos como: la sociedad, Madre Tierra y Cosmos (histórico-culturales), por lo que su enseñanza y aprendizaje se fundamentan en ellos. A su vez, leer y escribir son considerados como herramientas para seguir aprendiendo, porque permiten la interpretación, expresión, comprensión de información y generación de procesos de pensamiento en la producción de saberes y conocimientos.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal