Programación Nueva Exedra Ciencias de la Tierra 2º Bach. Región de Murcia



Descargar 303.92 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión07.02.2019
Tamaño303.92 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8



CIENCIAS DE LA TIERRA

Y MEDIOAMBIENTALES


SEGUNDO CURSO DE BACHILLERATO
(CIENCIAS Y TECNOLOGÍA)

REGIÓN DE MURCIA








ÍNDICE



1. INTRODUCCIÓN


2

2. METODOLOGÍA


3

3. CURRÍCULO OFICIAL

7

Objetivos generales de la etapa

7

Objetivos de la materia

8

Contenidos

8

Criterios de evaluación


10

4. PROGRAMACIÓN DE LAS UNIDADES

12

Unidad 1. El estudio del medio ambiente

13

Unidad 2. Atmósfera y clima

16

Unidad 3. La contaminación del aire

18

Unidad 4. La dinámica de la hidrosfera

20

Unidad 5. Recursos hídricos y contaminación del agua

23

Unidad 6. La dinámica de la geosfera

25

Unidad 7. Los riesgos geológicos

28

Unidad 8. Las necesidades minerales y energéticas

30

Unidad 9. La naturaleza de los ecosistemas

32

Unidad 10. Mecanismos de autorregulación de los ecosistemas

35

Unidad 11. Recursos y usos de la biosfera

38

Unidad 12. El suelo

41

Unidad 13. El medio litoral

43

Unidad 14. El paisaje como recurso

45

Unidad 15. Medio ambiente y desarrollo sostenible

47

1. INTRODUCCIÓN
El Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre, aprobado por el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) y que establece la estructura y las enseñanzas mínimas de Bachillerato como consecuencia de la implantación de la Ley Orgánica de Educación (LOE), ha sido desarrollado en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia por el Decreto 262/2008, de 5 de septiembre, por el que se establece el currículo de Bachillerato para esta comunidad. El presente documento se refiere a la programación de la materia de Ciencias de la Tierra y Medioambientales en el segundo curso de Bachillerato (modalidad de Ciencias y Tecnología).
Según la LOE (artículo 32), esta etapa ha de cumplir diferentes finalidades educativas, que no son otras que proporcionar a los alumnos formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que les permitan desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con responsabilidad y competencia, así como para acceder a la educación superior (estudios universitarios y de formación profesional de grado superior, entre otros). De acuerdo con estos objetivos, el Bachillerato se organiza bajo los principios de unidad y diversidad, es decir, le dota al alumno de una formación intelectual general y de una preparación específica en la modalidad que esté cursando (a través de las materias comunes, de modalidad —como esta— y optativas), y en las que la labor orientadora es fundamental para lograr esos objetivos. En consecuencia, la educación en conocimientos específicos de esta materia ha de incorporar también la enseñanza en los valores de una sociedad democrática, libre, tolerante, plural, etc., una de las finalidades expresas del sistema educativo, tal y como se pone de manifiesto en los objetivos de esta etapa educativa y en los específicos de esta materia (según el artículo 33 de la LOE, y solo citamos algunos de los más representativos, "acceder a los conocimientos científicos y tecnológicos fundamentales y dominar las habilidades básicas propias de la modalidad elegida", "comprender los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y de los métodos científicos. Conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medio ambiente", y también "ejercer la ciudadanía democrática, desde una perspectiva global, y adquirir una conciencia cívica responsable, inspirada por los valores de la Constitución española así como por los derechos humanos, que fomente la corresponsabilidad en la construcción de una sociedad justa y equitativa", "afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina, como condiciones necesarias para el eficaz aprovechamiento del aprendizaje, y como medio de desarrollo personal", y así muchos otros). La educación moral y cívica, para la paz, para la salud, para la igualdad entre las personas de distinto sexo, la ambiental, la sexual, la del consumidor y la vial se integrarán transversalmente en todos los aspectos y materias del currículo.
Además de ser el Bachillerato una etapa educativa terminal en sí misma, también tiene un carácter propedéutico: su currículo incluye contenidos referidos a conceptos, procedimientos y actitudes que permitan abordar con éxito estudios posteriores, tal y como se ha indicado anteriormente. La inclusión de contenidos relativos a procedimientos implica que los alumnos se familiaricen con las características intrínsecas del trabajo científico y sean capaces de aplicarlas a los trabajos prácticos (aprendizaje significativo). Los contenidos relativos a actitudes suponen el conocimiento de las interacciones, cada vez mayores y en más ámbitos, de la ciencia con la técnica y la sociedad, algo consustancial a esta materia, como veremos más adelante (y que ha tenido una aproximación en el primer curso con la materia de Ciencias para el mundo contemporáneo). La aproximación a las causas y desarrollo de los grandes problemas medioambientales que acucian a la sociedad contemporánea, intensificados en determinadas zonas del planeta (y no de forma natural, precisamente), permite la potenciación de una serie de valores como la solidaridad, la oposición a cualquier tipo de discriminación, la resolución pacífica de los conflictos, etc., valores todos ellos que potencian una sociedad democrática, responsable y tolerante, tal y como se indica en los objetivos de esta etapa educativa.
Como criterio metodológico básico, hemos de resaltar que en Bachillerato se ha de facilitar y de impulsar el trabajo autónomo del alumno y, simultáneamente, estimular sus capacidades para el trabajo en equipo, potenciar las técnicas de indagación e investigación y las aplicaciones y transferencias de lo aprendido a la vida real (aprendizajes funcional y competencial). No se debe olvidar que esta materia adquiere todo su sentido cuando le sirve al alumno para entender el mundo y la sociedad en la que vive, aunque en muchos momentos no disponga de respuestas adecuadas para intervenir.

2. METODOLOGÍA
La materia de Ciencias de la Tierra y Medioambientales, a veces asociada exclusivamente a contenidos de carácter científico, tiene la particularidad de integrar, con estos, otros de carácter humanístico, lo que la convierte en el paradigma de la tan deseada formación científico-humanística. De este modo, en el conjunto de contenidos que se desarrollan en esta materia nos encontramos con aportaciones de ciencias experimentales (Biología, Geología, Física y Química, fundamentalmente), pero también con otros que proceden de las ciencias sociales y del comportamiento (Economía, Geografía, Sociología, Psicología, Derecho, Ética y Filosofía, sobre todo). Este carácter indisciplinar será el que permita que el alumno comprenda de una forma global tanto la realidad medioambiental que le rodea como las medidas que hayan de adoptarse para protegerla. El hecho de que esta materia se estudie en segundo curso favorece que el alumno obtenga el máximo provecho de los conocimientos con que parte, no en vano ha estudiado contenidos parecidos en ESO y en 1º de Bachillerato (Biología y Geología —cuyos conocimientos requiere—, Física y Química y Ciencias para el mundo contemporáneo, fundamentalmente, y también de forma interdisciplinar, aunque limitada a fenómenos naturales), así como establecer las necesarias interrelaciones con materias de segundo curso (como puede ser el caso de Biología y de Geología, sobre todo).
El citado carácter global e interdisciplinar de su estudio es el que exige que esta sea una materia que debe abordarse sistémicamente. La «teoría de sistemas» —como reflejo de la complejidad estructural de la sociedad contemporánea— ha supuesto un importante avance en el análisis y estudio de muchas ciencias, entre ellas las que dan soporte a esta materia, no solo porque arrincona el reduccionismo y el mecanicismo con que muchas veces nos hemos adentrado en las ciencias experimentales, sino porque incorpora una nueva percepción integrada de la ciencia, la de crear métodos de trabajo y de análisis basados en las aportaciones de todas ellas, es decir, no podemos comprender globalmente la realidad (natural y ambiental en este caso) si no comprendemos cómo interactúan los diferentes aspectos (sistemas) que la conforman. De este modo, su carácter sistémico hace hincapié en los conceptos de totalidad, globalidad e interdependencia, lo que también se ha dado en llamar visión holística de la realidad (parafraseando, podríamos decir que el todo es más que la suma de las partes). Si la ciencia está permanentemente en construcción, esta materia lo está aun más, en la medida en que lo están todas las que le dan soporte científico: hoy se dan explicaciones científicas que hace unas décadas, o solo años, no se daban, y posiblemente algunas no sean válidas, total o parcialmente, en un futuro más o menos cercano.
De estos planteamientos podemos deducir que esta es una materia que no tiene tan solo un enfoque naturalista, sino que se fija en los aspectos físicos, biológicos y socio-culturales del medio ambiente y en sus interacciones. Como en ocasiones se ha puesto de manifiesto, con esta materia se adquiere una nueva estructura conceptual de la problemática ambiental. Precisamente es la interacción entre los sistemas terrestres y el ser humano lo que genera la problemática medioambiental, problemática a la que se han dado históricamente diferentes respuestas y a la que hoy en día se enfrentan también de forma muy diversa los distintos países, cada uno de los cuales aplica una legislación diferente. La interrelación ciencia, tecnología y sociedad cobra, en este contexto, todo su sentido, que no deja de ser más que una formulación de la aspiración a que ciencia y técnica sirvan para mejorar las condiciones de vida de la humanidad.
Establecidas estas premisas, hay que decir que los contenidos se agrupan, globalmente, en torno a tres grandes núcleos:

  • El concepto de medio ambiente bajo el enfoque la citada teoría de sistemas, resaltando tanto las relaciones entre los sistemas terrestres (atmósfera, hidrosfera, geosfera y biosfera) y el sistema humano, como las modernas técnicas de investigación.

  • El estudio de esos sistemas terrestres y las modificaciones que se producen en ellos por los riesgos naturales, la explotación de recursos y la absorción de residuos.

  • El concepto de crisis ambiental y las respuestas que da el ser humano para hacerlas frente.

Espacialmente, el campo de estudio de las cuestiones medioambientales para nuestros alumnos es el mundo, España y las comunidades autónomas, no en vano los problemas medioambientales lo son de todos y cada uno de esos ámbitos geográficos, un exponente más del carácter global del estudio de esta materia: el medio ambiente no conoce de fronteras (de ahí el éxito del término transfrontera para referirnos a él), y menos de las administrativas. Por eso adquieren cada vez más importancia los acuerdos adoptados en las Conferencias Internacionales y por organismos transnacionales, independientemente de su grado de cumplimiento.


En esta materia, y además de la necesidad de conocer conceptos, hechos y fenómenos naturales, cobran una especial relevancia los procedimientos y las actitudes. Como procedimientos fundamentales deberíamos destacar el planteamiento de problemas, la formulación y contraste de hipótesis, la interrelación de hechos, el diseño de estrategias de actuación, la interpretación de resultados y el uso de fuentes múltiples de información; y como actitudes, la necesidad de comprobación, el rigor y la precisión, la reflexión, la crítica, etc. En suma, una metodología basada en la realización de actividades y en la resolución de problemas es la que mejor puede integrar todos esos tipos de contenidos y resaltar sus posibilidades formativas. En ese contexto cobra especial relevancia el aprendizaje significativo, punto de partida para cualquier metodología activa y para que los aprendizajes sean funcionales y competenciales.
Si esta materia promueve y favorece la reflexión crítica sobre los problemas medioambientales, se están sentando las bases no solo para construir hábitos científicos de trabajo y fomentar la madurez intelectual, sino también para generar actitudes de respeto al medio, es decir, se está formando un ciudadano respetuoso y responsable con su entorno, de ahí la función formativa de esta materia y la rentabilidad personal y social de su estudio.
El evidente carácter procedimental de muchos de los contenidos de esta materia favorece, como hemos dicho anteriormente, la adopción de una metodología activa, en la que los trabajos prácticos de campo, la observación directa de fenómenos naturales y los trabajos en el laboratorio deben complementarse con la lectura sistemática de libros y artículos científicos (y de carácter divulgativo, en los medios de comunicación), tanto en soporte tradicional como en la red. El uso de las tecnologías de la información y la comunicación adquiere, tanto por la posibilidad de llegar a información actualizada casi diariamente como por la de emplear programas de simulación por ordenador, una especial relevancia en el desarrollo de los contenidos de la materia y en su tratamiento metodológico, en suma, en las competencias intelectuales del alumno.
Los contenidos de esta materia han despertado un gran interés entre los alumnos de Bachillerato en los últimos años, en paralelo con la concienciación de la sociedad hacia los problemas medioambientales que asuelan el mundo y hacia la necesidad de adoptar medidas frente a muy diversos desastres ecológicos, muchas veces provocados por la propia y negligente acción humana (la existencia de las organizaciones ecologistas y su cada vez mayor implantación social y presencia pública es un buen ejemplo de ello). Los sectores sociales que demandan una acción decidida y contundente de los poderes públicos frente a la esquilmación de los recursos naturales y que cuestionan el modelo de crecimiento adoptado en las últimas décadas se niegan a asumir que el desarrollo económico conlleve, irremediablemente, la destrucción del medio natural, medio del que no somos dueños sino tan solo depositarios temporales. Por ello, exigen también la adopción de medidas que permitan un desarrollo sostenible y equilibrado en los ámbitos mundial, nacional, autonómico y local, en cada caso dictadas por las administraciones u organismos competentes. Es en este contexto en el que el alumno debe efectuar una valoración de los problemas que estudia y analiza y adoptar una postura beligerante, concepción alejada de una visión tecnocrática de los problemas medioambientales (aunque el hombre ha provocado alteraciones del medio a lo largo de la historia, las que provoca en la actualidad y las que puede provocar en el futuro son mayores y, sobre todo, más peligrosas).
En un proceso de enseñanza-aprendizaje basado en la identificación de las necesidades del alumno, y que se conocen por los resultados de cursos anteriores, es fundamental ofrecer a cada uno de ellos cuantos recursos educativos sean necesarios para que su formación se ajuste a sus posibilidades, en unos casos porque estas son mayores que las del grupo de clase, en otras porque necesita reajustar su ritmo de aprendizaje. Para atender a la diversidad de niveles de conocimiento y de posibilidades de aprendizaje de los alumnos del grupo, se proponen en cada unidad nuevas actividades que figuran en los materiales didácticos de uso del profesor, y que por su propio carácter dependen del aprendizaje del alumno para decidir cuáles y en qué momento se van a desarrollar.
Todas las consideraciones metodológicas enunciadas anteriormente tienen su reflejo en la organización interna del libro del alumno que se va a utilizar (Ciencias de la Tierra y Medioambientales 2º de Bachillerato, de Oxford EDUCACIÓN—, cuyos autores son Fernando Alfonso Cervel, Ricardo Basco López de Lerma, Ángel Calleja Pardo, Santos Martín Sánchez, Alfonso Mora Peña, Juan Ramos Sánchez, José Manuel Rivero Martín y Ana María Trinidad Núñez), de modo que cada unidad didáctica mantiene la siguiente estructura:


  • Una página de introducción, en la que aparece una fotografía que despertará el interés de los alumnos, un texto que enmarca y contextualiza los contenidos de la unidad y una serie de preguntas de diagnóstico inicial, cuyo objetivo es promover la curiosidad que conduce a la investigación y que, además, permiten al profesorado saber el nivel de conocimientos previos de los alumnos sobre los contenidos de la unidad. [La introducción a cada uno de los 7 bloques también se efectúa mediante una ilustración representativa, un texto científico y un texto de presentación].




  • Un desarrollo expositivo de la unidad. Estas páginas de desarrollo muestran una estructura en dos columnas:

La más ancha recoge los contenidos objeto de desarrollo, así como actividades y textos con distinto grado de dificultad. El texto general se ilustra mediante diversas imágenes: fotografías, esquemas y dibujos que, además de completar el texto, dan pie para la realización de actividades y el tratamiento de distintos temas transversales. Estas imágenes proporcionan una información visual documentada y especialmente motivadora sobre algunos aspectos tratados en la unidad. Al finalizar los contenidos se incluyen páginas web para consulta de los alumnos.
En la estrecha se pueden encontrar diversos apartados:

  • Textos de refuerzo o ampliación, que permiten completar o ampliar los contenidos de la columna ancha.

  • Recuerda, a modo de resúmenes de aspectos básicos que el alumno debe tener en cuenta para trabajar algunos de los contenidos de la unidad.

  • Vocabulario, en el que aparecen aquellos términos que requieren cierta explicación, bien por la dificultad que entrañan o bien por ser un vocabulario específico del área.

  • Ilustraciones que remiten a los contenidos, como fotografías y dibujos.

  • Tablas de datos estadísticos que complementan la información ofrecida en la columna más ancha.




  • Una sección denominada Medio ambiente y actualidad, que proporciona información acerca de la interrelación entre ciencia, tecnología y sociedad, y que incorpora actividades.

Al finalizar cada uno de los 7 bloques en que se distribuyen las unidades, se incluyen dos páginas de actividades denominadas Aplicación y síntesis, en las que de forma integrada se recogen actividades de dichas unidades, algunas de ellas con la identificación PAU (relacionadas con las pruebas para el ingreso en la Universidad).


Asimismo, y como colofón de cada bloque, se incluyen otras dos páginas de actividades ligadas expresamente a la Evaluación de los contenidos.
El profesor, entre otros materiales, cuenta con un CD-ROM de presentaciones y animaciones, con una amplia colección de imágenes, esquemas, animaciones y presentaciones de los contenidos de las distintas unidades, que le servirán para el tratamiento a la diversidad. Asimismo, en su Carpeta de recursos se incluyen actividades de refuerzo que se han planteado en las citadas pruebas de acceso a la Universidad, así como material fotocopiable que plantea nuevas propuestas diferentes a las que se han trabajado en el libro del alumno, y que se clasifican en Documentación, Análisis e interpretación de textos científicos, Análisis e interpretación de datos y Esquemas mudos.

3. CURRÍCULO OFICIAL
En este apartado reproducimos el marco legal del currículo en esta comunidad autónoma (Decreto 262/2008, de 5 de septiembre), tal y como ha sido aprobado por su Administración educativa y publicado en su Boletín Oficial (10 de septiembre de 2008).

OBJETIVOS GENERALES DE LA ETAPA


Según el citado Decreto, esta etapa educativa contribuirá a desarrollar en los alumnos capacidades que les permitirán:

  1. Ejercer la ciudadanía democrática, desde una perspectiva global, y adquirir una conciencia cívica res­ponsable, inspirada por los valores de la Constitución es­pañola así como por los derechos humanos, que fomente la corresponsabilidad en la construcción de una sociedad justa y equitativa y favorezca la sostenibilidad.

  2. Consolidar una madurez personal y social que les permita actuar de forma responsable y autónoma y desa­rrollar su espíritu crítico. Prever y resolver pacíficamente los conflictos personales, familiares y sociales.

  3. Fomentar la igualdad efectiva de derechos y opor­tunidades entre hombres y mujeres, analizar y valorar críticamente las desigualdades existentes e impulsar la igualdad real y la no discriminación de las personas con discapacidad.

  4. Afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina, como condiciones necesarias para el eficaz aprovechamiento del aprendizaje, y como medio de desarrollo personal.

  5. Dominar, tanto en su expresión oral como escrita, la lengua castellana o española y conocer las obras litera­rias más significativas.

  6. Expresarse con fluidez y corrección en una o más lenguas extranjeras.

  7. Utilizar con solvencia y responsabilidad las tecno­logías de la información y la comunicación.

  8. Dominar los conocimientos científicos y tecnológi­cos fundamentales y las habilidades básicas propias de la modalidad elegida, con una visión integradora de las dis­tintas materias.

  9. Conocer y valorar críticamente las realidades del mundo contemporáneo, sus antecedentes históricos y los principales factores de su evolución.

  10. Comprender los elementos y procedimientos fun­damentales de la investigación y de los métodos científi­cos. Conocer y valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto ha­cia el medio ambiente.

  11. Afianzar el espíritu emprendedor con actitudes de creatividad, flexibilidad, iniciativa, trabajo en equipo, con­fianza en uno mismo y sentido crítico.

  12. Desarrollar la sensibilidad artística y literaria, así como el criterio estético, como fuentes de formación y en­riquecimiento cultural.

  13. Utilizar la educación física y el deporte para favo­recer el desarrollo personal y social y mejorar la calidad de vida.

  14. Afianzar actitudes de respeto y prevención en el ámbito de la seguridad vial.

ñ) Conocer, valorar y respetar la historia, la aporta­ción cultural y el patrimonio de España y de la Región de Murcia.

o) Participar de forma activa y solidaria en el desa­rrollo y mejora del entorno social y natural, orientando la sensibilidad hacia las diversas formas de voluntariado, es­pecialmente el desarrollado por los jóvenes.


OBJETIVOS DE LA MATERIA
La materia de Ciencias de la Tierra y Medioambientales tiene como finalidad que el alumno desarrolle las siguientes capacidades:

  1. Estimular la lectura de textos científicos, en medios escritos y digitales, analizándolos críticamente, desarrollar autonomía para elaborar un discurso científico argumenta­do con rigor y la capacidad de comunicarlo con eficacia y precisión tanto de forma oral como escrita.

  2. Comprender el funcionamiento de la Tierra y de los sistemas terrestres y sus interacciones como funda­mento para la interpretación de las repercusiones globales de algunos hechos aparentemente locales y viceversa, así como los distintos tipos de contaminación que pueden su­frir los diferentes sistemas.

  3. Conocer la influencia de los procesos geológicos en el medio ambiente y en la vida humana.

  4. Evaluar las posibilidades de utilización de los re­cursos naturales, incluyendo sus aplicaciones y reconocer la existencia de sus límites, valorando la necesidad de adaptar el uso a la capacidad de renovación.

  5. Analizar las causas que dan lugar a los riesgos naturales, así como conocer las medidas preventivas y correctoras que se deben adoptar para contrarrestar las repercusiones negativas que sobre el sistema humano provoca la dinámica externa e interna de la tierra.

  6. Conocer los impactos derivados de la explotación de recursos naturales y considerar diversas medidas pre­ventivas y correctoras.

  7. Investigar científicamente los problemas ambienta­les, mediante técnicas variadas de tipo físico-químico, bio­lógico, geológico, y matemático y reconocer la importancia de los aspectos históricos, sociológicos, económicos y cul­turales en los estudios del medio ambiente.

  8. Conocer la estructura de los ecosistemas, las in­terrelaciones entre sus componentes, los flujos de materia y energía, representación gráfica de sus relaciones, los ci­clos de materia y el ecosistema en el tiempo, así como la gran importancia de la conservación de la Biodiversidad.

  9. Utilizar las tecnologías de la información y la comu­nicación para realizar simulaciones, tratar datos y extraer y utilizar información de diferentes fuentes, evaluar su con­tenido, fundamentar los trabajos, realizar informes y propo­ner posibles alternativas a los problemas estudiados.

  10. Promover actitudes favorables hacia el respeto y la protección del medio ambiente valorando la necesidad de una educación ambiental y de una legislación ambiental exigente y desarrollando la capacidad de valorar las actua­ciones sobre el entorno y tomar iniciativas en su defensa.

  11. Tomar conciencia de la necesidad de aplicar mo­delos de desarrollo sostenible en todos los ámbitos de su aplicación.

  12. Valorar las consecuencias de los avances cien­tíficos y tecnológicos en las modificaciones de las condi­ciones de vida y sus efectos sociales, económicos y am­bientales.


CONTENIDOS



Bloque 1. Medio ambiente y fuentes de informa­ción ambiental.

  • Concepto de medio ambiente. Enfoque interdiscipli­nar de las ciencias ambientales.

  • Aproximación a la Teoría de Sistemas. Realización de modelos sencillos de la estructura de un sistema am­biental natural. Complejidad y entropía. El medio ambiente como sistema.

  • Cambios ambientales a lo largo de la historia de la Tierra.

  • Recursos. El medio ambiente como recurso para la humanidad.

  • Concepto de impacto ambiental. Riesgos naturales e inducidos. Consecuencias de las acciones humanas so­bre el medio ambiente.

  • Fuentes de información ambiental. Sistemas de de­terminación de posición por satélite (GPS). Fundamentos, tipos y aplicaciones.

  • Teledetección: fotografías aéreas, satélites meteo­rológicos y de información medioambiental. Interpretación de fotografías aéreas. Radiometría y sus usos. Programas informáticos de simulación medioambiental.


Bloque 2. Los sistemas fluidos externos y su diná­mica.

  • La atmósfera: estructura, composición química y propiedades físicas. Actividad reguladora y protectora. Inversiones térmicas. Recursos energéticos relacionados con la atmósfera: energía eólica. Contaminación atmosféri­ca: fuentes, principales contaminantes, detección, preven­ción y corrección. La lluvia ácida. El “agujero” de la capa de ozono. Aumento del efecto invernadero. La contamina­ción del aire en la Región de Murcia. El cambio climático global.

  • La hidrosfera. Masas de agua. El balance hídrico y el ciclo del agua. Recursos hídricos: usos, explotación e impactos que produce su utilización. El problema del agua en la Región de Murcia. Trasvases y desalinización. La contaminación hídrica: detección, corrección y preven­ción. La contaminación del agua en la Región de Murcia. La energía hidráulica.

  • Determinación en muestras de agua de algunos pa­rámetros físico-químicos y biológicos e interpretación de resultados en función de su uso. Sistemas de tratamiento y depuración de las aguas.


Bloque 3. La geosfera.

  • Geosfera: estructura y composición. Balance ener­gético de la Tierra.

  • Origen de la energía interna. Geodinámica interna. Riesgos volcánico y sísmico: predicción y prevención. Su incidencia en la Región de Murcia.

  • Geodinámica externa. Sistemas de ladera y siste­mas fluviales. Riesgos asociados: predicción y prevención. Su incidencia en la Región de Murcia. El relieve como re­sultado de la interacción entre la dinámica interna y la di­námica externa de la Tierra.

  • Recursos de la Geosfera y sus reservas: Recursos energéticos, yacimientos minerales, combustibles fósiles. Energía nuclear. Impactos derivados de la explotación de loas recursos.


Bloque 4. La Exosfera.

  • El ecosistema: componentes e interrelaciones. Los biomas terrestres y acuáticos. Ejemplos de algunos eco­sistemas significativos de La Región de Murcia.

  • Relaciones tróficas entre los organismos de los eco­sistemas. Representación gráfica e interpretación de las relaciones tróficas en un ecosistema. Biomasa y produc­ción biológica. La Biomasa como energía alternativa.

  • Los ciclos biogeoquímicos del oxígeno, el carbono, el nitrógeno, el fósforo y el azufre.

  • El ecosistema en el tiempo: sucesión, autorregula­ción y regresión.

  • La biosfera como patrimonio y como recurso frágil y limitado. Impactos sobre la biosfera: deforestación y pérdi­da de biodiversidad.


Bloque 5. Interfases.

  • El suelo como interfase, composición, estructura y textura. Los procesos edáficos. Factores de edafogénesis. Tipos de suelo. Reconocimiento experimental de los hori­zontes del suelo. Suelo, agricultura y alimentación. Ejem­plos de suelos de la Región de Murcia. La erosión del suelo. Consecuencias de la erosión. Contaminación y degradación de suelos. Desertización. Valoración de la importancia del suelo y los problemas asociados a la desertización. El proble­ma de la desertización en la Región de Murcia.

  • El sistema litoral. Formación y morfología costera. Humedales costeros, arrecifes y manglares. Recursos cos­teros e impactos derivados de su explotación.


Bloque 6. La gestión del planeta.

  • Los principales problemas ambientales. Indicadores de valoración del estado del planeta. Los residuos. El mo­delo de desarrollo sostenible.

  • La gestión ambiental. Ordenación del territorio. Le­gislación medioambiental. La protección de espacios na­turales.

  • Evaluación de impacto ambiental. Manejo de matri­ces sencillas. Educación ambiental.



CRITERIOS DE EVALUACIÓN





  1. Valorar la lectura, expresión oral, presentación y exposición de los trabajos relacionados con los diversos textos utilizados en la materia.

  2. Aplicar la teoría de sistemas al estudio de la Tie­rra y del medio ambiente, reconociendo su complejidad, su relación con las leyes de la termodinámica y el carácter interdisciplinar de las ciencias ambientales, y reproducir modelos sencillos que reflejen la estructura de un sistema natural.

  3. Valorar la Tierra como un sistema con innumera­bles interacciones entre los componentes que lo constituyen (geosfera, hidrosfera, atmósfera y biosfera) y explicar los prin­cipales cambios naturales desde una perspectiva sistémica.

  4. Identificar los principales instrumentos y métodos que aportan información sobre el medio ambiente en la ac­tualidad y sus respectivas aplicaciones.

  5. Explicar la actividad reguladora de la atmósfera y saber cuáles son las condiciones meteorológicas y topo­gráficas que provocan mayor riesgo de concentración de contaminantes atmosféricos.

  6. Conocer algunas consecuencias de la contaminación, como el aumento del efecto invernadero y la disminución de la concentración del ozono estratosférico.

  7. Relacionar el ciclo del agua con factores climáticos y citar los principales usos y necesidades como recurso para las actividades humanas.

  8. Reconocer las principales causas de contamina­ción del agua y utilizar técnicas químicas y biológicas para detectarla, valorando sus efectos y consecuencias para el desarrollo de la vida y el consumo humano.

  9. Valorar de forma crítica el consumo de agua por parte de las sociedades humanas.

  10. Identificar las fuentes de energía de la actividad geodinámica de la Tierra y reconocer sus principales proce­sos y productos; explicar el papel de la geosfera como fuente de recursos para la Humanidad, y distinguir los riesgos natu­rales de los inducidos por la explotación de la geosfera.

  11. Analizar el papel de la naturaleza como fuente limitada de recursos para la humanidad, distinguir los re­cursos renovables o perennes de los no renovables y de­terminar los riesgos e impactos ambientales derivados de las acciones humanas.

  12. Valorar, desde un punto de vista sostenible, las dis­tintas alternativas: combustibles, hidroeléctrica, biomasa, fósi­les, eólica, solar, geotérmica, mareomotriz, nuclear, etcétera.

  13. Reconocer el ecosistema como sistema natural interactivo, conocer sus ciclos de materia y flujos de energía, interpretar los cambios en términos de sucesión, auto­rregulación y regresión.

  14. Reconocer el papel ecológico de la biodiversidad y el aprovechamiento racional de sus recursos.

  15. Caracterizar el suelo y el sistema litoral como interfases, valorar su importancia ecológica y conocer las razones por las cuales existen en España zonas someti­das a una progresiva desertización, proponiendo algunas medidas para paliar sus efectos.

  16. Diferenciar entre el crecimiento económico y el de­sarrollo sostenible y proponer medidas encaminadas a apro­vechar mejor los recursos, a disminuir los impactos, a mitigar los riesgos y a conseguir un medio ambiente más saludable.


4. PROGRAMACIÓN DE LAS UNIDADES
A continuación, se desarrolla íntegramente la programación de cada una de las 15 unidades didácticas del libro del alumno en que han sido organizados y secuenciados los contenidos de este curso.



BLOQUE


UNIDAD

I. LA HUMANIDAD Y EL MEDIO AMBIENTE


1. El estudio del medio ambiente

II. LA ATMÓSFERA

2. Atmósfera y clima

3. La contaminación del aire



III. LA HIDROSFERA

4. La dinámica de la hidrosfera



5. Recursos hídricos y contaminación del agua



IV. LA GEOSFERA

6. La dinámica de la geosfera



7. Los riesgos geológicos

8. Las necesidades minerales y energéticas



V. LA BIOSFERA

9. La naturaleza de los ecosistemas



10. Mecanismos de autorregulación de los ecosistemas

11. Recursos y usos de la biosfera


VI. LAS INTERFASES ENTRE LOS SISTEMAS TERRESTRES

12. El suelo



13. El medio litoral


VII. RESPUESTAS A LOS PROBLEMAS AMBIENTALES

14. El paisaje como recurso



15. Medio ambiente y desarrollo sostenible





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal