Programa de higiene industrial universidad santo tomas



Descargar 137.76 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño137.76 Kb.



Sistema de Gestión en Salud, Seguridad e Higiene en el trabajo (SG-QHSE)

VERSIÓN 01

CODIGO

PG-SO-OH-001


Gestión en Salud, Seguridad e Higiene en el trabajo

PROGRAMA DE HIGIENE INDUSTRIAL

Página de 1







PROGRAMA DE

HIGIENE INDUSTRIAL

UNIVERSIDAD SANTO TOMAS

- SECCIONAL BUCARAMANGA -
ÁREA DE SALUD OCUPACIONAL

BUCARAMANGA

2013

TABLA DE CONTENIDO

ÁREA DE SALUD OCUPACIONAL 2

INTRODUCCIÓN 3

JUSTIFICACIÓN 4

1.1. OBJETIVO GENERAL 5

1.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS 5

3.METODOLOGÍA 32

3.6.1.INDICADORES DE EVALUACIÓN DE LA ESTRUCTURA Y DEL PROCESO 38

GLOSARIO 45





INTRODUCCIÓN


El programa de Higiene Industrial está fundamentado en la identificación, evaluación y control de los agentes contaminantes y factores de riesgo ambientales que se originan en los lugares de trabajo. La finalidad del desarrollo de este programa consiste en evitar la presencia de enfermedades laborales, preservando la salud de los trabajadores.

La higiene industrial identifica, evalúa y controla mediante estudios ambientales periódicos y seguimiento a las patologías ocupacionales, los agentes y factores de riesgo físicos, ergonómicos y biológicos presentes en el medio de trabajo que pueden causar alteraciones irreversibles o permanentes en la salud de los trabajadores.



JUSTIFICACIÓN

Este programa nace de la necesidad de proteger la salud de los trabajadores para lo cual se deben identificar los factores de riesgo laborales con miras a atacar de raíz la exposición del personal a dichos riesgos pues realizar el diagnóstico y tratamiento de una enfermedad profesional no es garantía de que ésta no se ha de presentar en el futuro.


Mientras no se modifique el medio ambiente de trabajo insano, seguirá existiendo el potencial de daño a la salud. Sólo si se controlan los riesgos de la salud se podrá evitar que las enfermedades laborales se presenten continuamente en los trabajadores de la organización, sin embargo, se deben realizar labores preventivas antes de que se manifieste cualquier daño para la salud, previniendo la exposición condiciones inseguras, por eso el medio ambiente de trabajo debe someterse a una vigilancia continua para que sea posible detectar, eliminar y controlar los agentes y factores peligrosos.


  1. OBJETIVOS



1.1. OBJETIVO GENERAL

Identificar y evaluar mediante estudios ambientales periódicos y seguimiento a patologías ocupacionales, los factores de riesgo que puedan afectar la salud de los trabajadores de la Universidad Santo Tomas de Aquino.



1.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS





  • Identificar, reconocer, cuantificar, evaluar y controlar los agentes contaminantes y factores de riesgo generados o que se pueden generar en los ambientes de trabajo y que ocasionen enfermedad profesional.




  • Establecer los diferentes métodos de control para cada agente contaminante y/o factor de riesgo, siguiendo en orden de prioridad la fuente, el medio y el trabajador.




  • Asesorar en toxicología industrial sobre el uso y manejo de las diferentes sustancias peligrosas.




  • Implementar junto con el programa de Medicina del Trabajo y Seguridad Industrial, la Vigilancia Epidemiológica y la educación sanitaria.



2. MARCO TEÓRICO
La higiene industrial es la ciencia de la anticipación, la identificación, la evaluación y el control de los riesgos que se originan en el lugar de trabajo o en relación con él y que pueden poner en peligro la salud y el bienestar de los trabajadores, teniendo en cuenta su posible repercusión en las comunidades vecinas y en el medio ambiente en general.
Existen diferentes definiciones de la higiene industrial, aunque todas ellas tienen esencialmente el mismo significado y se orientan al mismo objetivo fundamental de proteger y promover la salud y el bienestar de los trabajadores, así como proteger el medio ambiente en general, a través de la adopción de medidas preventivas en el lugar de trabajo.
La higiene industrial no ha sido todavía reconocida universalmente como una profesión; sin embargo, en muchos países está creándose un marco legislativo que propiciará su consolidación. Según la Asociación Norteamericana de Higienistas industriales definen la Higiene industrial en los siguientes términos:

Es una ciencia y un arte que tiene por objeto al reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores o tensiones ambientales que se originan en el lugar de trabajo y que pueden causar enfermedades, perjuicios a la salud o al bienestar, o incomodidades e ineficiencia entre los trabajadores o entre los ciudadanos de la comunidad.”

Las etapas clásicas de la práctica de la higiene industrial son las siguientes:

• Identificación de posibles peligros para la salud en el medio ambiente de trabajo

• Evaluación de los peligros, un proceso que permite valorar la exposición y extraer conclusiones sobre el nivel de riesgo para la salud humana

• Prevención y control de riesgos, un proceso que consiste en desarrollar e implantar estrategias para eliminar o reducir a niveles aceptables la presencia de agentes y factores nocivos en el lugar de trabajo, teniendo también en cuenta la protección del medio ambiente.

El enfoque ideal de la prevención de riesgos es “una actuación preventiva anticipada e integrada”, que incluya:

• Evaluación de los efectos sobre la salud de los trabajadores y del impacto ambiental, antes de diseñar e instalar, en su caso, un nuevo lugar de trabajo;

• Selección de la tecnología más segura, menos peligrosa y menos contaminante (“producción más limpia”);

• Emplazamiento adecuado desde el punto de vista ambiental;

• Diseño adecuado, con una distribución y una tecnología de control apropiadas, que prevea un manejo y una evacuación seguros de los residuos y desechos resultantes;

• Elaboración de directrices y normas para la formación del personal sobre el correcto funcionamiento de los procesos, métodos seguros de trabajo, mantenimiento y procedimientos de emergencia.

La importancia de anticipar y prevenir todo tipo de contaminación ambiental es decisiva. Por fortuna, existe una creciente tendencia a considerar las nuevas tecnologías desde el punto de vista de los posibles impactos negativos y su prevención, desde el diseño y la instalación del proceso hasta el tratamiento de los residuos y desechos resultantes, aplicando un enfoque integral.

Algunas catástrofes ambientales que se han producido tanto en países desarrollados como en países en desarrollo podrían haberse evitado mediante la aplicación de estrategias de control y procedimientos de emergencia adecuados en el lugar de trabajo.

Los aspectos económicos deben analizarse en términos que van más allá de la mera consideración del coste inicial; otras alternativas más caras que ofrecen una buena protección de la salud y del medio ambiente, pueden resultar más económicas a largo plazo. La protección de la salud de los trabajadores y del medio ambiente debe iniciarse mucho antes de lo que habitualmente se hace.

Los responsables del diseño de nuevos procesos, maquinaria, equipos y lugares de trabajo deberían disponer siempre de información técnica y asesoramiento sobre higiene industrial y ambiental. Por desgracia, muchas veces este tipo de información se consigue demasiado tarde, cuando la única solución posible es costosa y difícil de aplicar con efecto retroactivo o, peor todavía, cuando las consecuencias han sido ya desastrosas



    1. POSIBLES PATOLOGIAS DERIVADAS DEL AMBIENTE



      1. PALUDISMO

El paludismo es causado por un parásito denominado Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos.

Entre los síntomas del paludismo destacan la fiebre, las cefaleas y los vómitos, que generalmente aparecen 10 a 15 días después de la picadura del mosquito. Si no se trata, el paludismo puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales. En muchas zonas del mundo los parásitos se han vuelto resistentes a varios antipalúdicos.

Entre las intervenciones fundamentales para controlar la malaria se encuentran el tratamiento rápido y eficaz con combinaciones de medicamentos basadas en la artemisinina, el uso de mosquiteros impregnados en insecticida por parte de las personas en riesgo y la fumigación de los espacios cerrados con insecticidas de acción residual, a fin de controlar los mosquitos vectores.


      1. AMEBIASIS

Es la condición de portar el parasito Entamoeba hystolítica con o sin manifestaciones clínicas.

 La amibiasis es una enfermedad intestinal que se transmite por contaminación del agua o de los alimentos con materia fecal, o también de persona a persona.

 La amibiasis, como la mayoría de las enfermedades parasitarias, es más frecuente en los países en desarrollo donde el control sanitario es deficiente.

Causas

 La transmisión directa se produce a través de contacto con heces infectadas. La Entamoeba Hystolytica se puede presentar en dos formas: como parásito inactivo (quiste)o como parásito activo (trofozoito).

 El trofozoito vive en el intestino y se alimenta de bacterias o de la pared del intestino. Al comenzar una infección, los trofozoitos son expulsados del cuerpo a través de evacuaciones diarréicas. Debido a que son poco resistentes, mueren cuando se encuentran fuera del cuerpo.

 Si el enfermo no presenta diarrea, suelen convertirse en quistes antes de abandonar el intestino. Los quistes son muy resistentes e infecciosos, pueden diseminarse tanto directamente de persona a persona como indirectamente, a través de los alimentos o el agua.

 La transmisión indirecta de los quistes es más frecuente en lugares donde no existe un adecuado control sanitario. Cuando se utiliza abono contaminado para fertilizar la tierra, o si se riega con agua sucia, es casi seguro que las frutas y verduras que ahí crezcan resultarán contaminadas.

Los alimentos también pueden contaminarse si son manipulados con poca higiene o por una persona infectada. 

Otros factores de riesgo son:


  • Alcoholismo

  • Cáncer

  • Desnutrición

  • Edad avanzada o temprana

  • Embarazo

  • Viaje reciente a una región tropical

  • Uso de cortico esteroides para inhibir el sistema inmunitario

  • Manifestaciones clínicas (signos y sintomas)

No todas las personas que están infestadas con Entamoeba Hystolítica presentan síntomas. En ocasiones, los síntomas son tan leves que pasan desapercibidos.

 Los más comunes son:



  • Diarrea y estreñimiento intermitentes

  • Dolor abdominal

  • Cólicos o retortijones

  • Distensión abdominal

  • Evacuaciones con moco y sangre

  • Sensación de cansancio

  • Fiebre

  • Falta de apetito

  • Pérdida de peso

Diagnóstico (Pruebas y examenes)

 El reconocimiento de la amibiasis se realiza a través de exámenes de laboratorio de las heces de la persona enferma (examen coproparasitoscópico).

Tratamiento

 El tratamiento de esta parasitosis se ha simplificado mucho en los últimos años gracias a la llegada de varios medicamentos que, ingeridos vía oral, eliminan los parásitos del intestino en cuestión de días.

 Sólo el médico, basándose en los resultados de laboratorio, puede prescribirlos.

 Aunque la amibiasis en sí no resulta peligrosa, es importante tratarla, ya que los parásitos pueden diseminarse, invadiendo otros órganos y formando abscesos como los descritos en el apartado de manifestaciones clínicas.

Prevención

 La higiene es la principal forma de prevenir la amebiasis.

En el hogar, la persona que prepara los alimentos debe lavarse las manos antes de manipularlos y después de ir al baño; lavar y desinfectar los alimentos que se comen crudos, como verduras y frutas; utilizar agua purificada, ya sea a través de un filtro o hirviéndola.

Si por su tipo de actividad se ve obligado a consumir alimentos fuera de casa, sea selectivo con el lugar y con el tipo de alimentos que escoge.



      1. TRIPANOSOMIASIS

La enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, es una enfermedad potencialmente mortal causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi. Se encuentra sobre todo en América Latina, donde se transmite a los seres humanos principalmente por las heces de insectos triatomíneos conocidos como vinchucas, chinches o con otros nombres, según la zona geográfica.

A nivel mundial, se calcula que unos 10 millones de personas están infectadas, principalmente en América Latina, donde la enfermedad de Chagas es endémica. Más de 25 millones de personas están a riesgo de adquirir la enfermedad. Se calcula que en 2008 esta enfermedad mató a más de 10 000 personas.

La enfermedad lleva el nombre de Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico brasileño que la descubrió en 1909.

Distribución

La enfermedad de Chagas se encuentra principalmente en América Latina, pero en las últimas décadas se ha observado con mayor frecuencia en los Estados Unidos de América, Canadá, muchos países europeos y algunos del Pacífico Occidental. Esto obedece sobre todo a la movilidad de la población entre América Latina y el resto del mundo. Con menor frecuencia se debe a la infección a través de transfusiones sanguíneas, transmisión vertical (de la madre infectada a su hijo) o donación de órganos.



Signos y síntomas

La enfermedad de Chagas tiene dos fases claramente diferenciadas. Inicialmente, la fase aguda dura unos dos meses después de contraerse la infección. Durante esta fase aguda circulan por el torrente sanguíneo una gran cantidad de parásitos. En la mayoría de los casos no hay síntomas o éstos son leves. Puede haber fiebre, dolor de cabeza, agrandamiento de ganglios linfáticos, palidez, dolores musculares, dificultad para respirar, hinchazón y dolor abdominal o torácico. En menos del 50% de las personas picadas por un triatomíneo, un signo inicial característico puede ser una lesión cutánea o una hinchazón amoratada de un párpado.

Durante la fase crónica, los parásitos permanecen ocultos principalmente en el músculo cardiaco y digestivo. Hasta un 30% de los pacientes sufren trastornos cardiacos y hasta un 10% presentan alteraciones digestivas (típicamente, agrandamiento del esófago o del colon), neurológicas o mixtas. Con el paso de los años, la infección puede causar muerte súbita o insuficiencia cardiaca por la destrucción progresiva del músculo cardiaco.

Transmisión

En América Latina, el parásito T. cruzi se transmite principalmente por las heces infectadas de insectos triatomíneos que se alimentan de sangre. Por lo general, éstos viven en las grietas y huecos de las casas mal construidas en las zonas rurales y suburbanas. Normalmente permanecen ocultos durante el día y por la noche entran en actividad alimentándose de sangre humana. En general, pican en una zona expuesta de la piel, como la cara, y defecan cerca de la picadura. Los parásitos penetran en el organismo cuando la persona picada se frota instintivamente y empuja las heces hacia la picadura, los ojos, la boca o alguna lesión cutánea abierta.

T. cruzi también se puede transmitir:


  • por alimentos contaminados con el parásito; por ejemplo, por el contacto con heces de triatomíneo;

  • por la transfusión de sangre infectada;

  • por la transmisión de la madre infectada a su hijo durante el embarazo o el parto;

  • por el transplante de órganos provenientes de una persona infectada;

  • por accidentes de laboratorio.

Tratamiento

La enfermedad de Chagas puede tratarse con benznidazol , y también con nifurtimox, que matan al parásito. Ambos medicamentos son eficaces casi al 100% para curar la enfermedad si se administran al comienzo de la infección en la etapa aguda. Sin embargo, su eficacia disminuye a medida que transcurre más tiempo desde el inicio de la infección. El tratamiento con estos medicamentos también está indicado en caso de reactivación de la infección (por ejemplo, por inmunodepresión), en niños que padecen infección congénita y en los pacientes al principio de la fase crónica. El tratamiento se debe ofrecer a los adultos infectados, especialmente a los que no presentan síntomas. Los posibles beneficios de la medicación para prevenir o retrasar el avance de la enfermedad de Chagas deben sopesarse contra la duración prolongada del tratamiento (hasta dos meses) y las posibles reacciones adversas (que se presentan hasta en un 40% de los pacientes tratados).

El benznidazol y el nifurtimox no deben administrarse a las embarazadas ni a las personas con insuficiencia renal o hepática. El nifurtimox también está contraindicado en personas con antecedentes de enfermedades del sistema nervioso neurológicas o trastornos psiquiátricos.

Además, puede ser necesario administrar un tratamiento específico para las manifestaciones cardiacas o digestivas.



Control y prevención

No hay vacuna contra la enfermedad de Chagas. El método más eficaz para prevenirla en América Latina es el control vectorial. El cribado de la sangre donada es necesario para prevenir la infección por transfusiones sanguíneas y donación de órganos.

Originalmente (hace más de 9000 años), T. cruzi sólo afectaba a los animales silvestres; fue después cuando se propagó a los animales domésticos y los seres humanos. A causa del gran número de animales silvestres que sirven de reservorio a este parásito en las Américas, no puede erradicarse. En vez de ello, los objetivos de control consisten en eliminar la transmisión y lograr que la población infectada y enferma tenga acceso a la asistencia sanitaria.

T. cruzi puede infectar a varias especies de triatomíneos, que en su mayoría viven en América. Según la zona geográfica, la OMS recomienda los siguientes métodos de prevención y control:



  • rociamiento de las casas y sus alrededores con insecticidas,

  • mejora de las viviendas para prevenir la infestación por el vector,

  • medidas preventivas personales, como el empleo de mosquiteros;

  • buenas prácticas higiénicas en la preparación, el transporte, el almacenamiento y el consumo de los alimentos;

  • cribado de la sangre donada;

  • pruebas de cribado en órganos, tejidos o células donados y en los receptores de éstos;

  • cribado de los recién nacidos y otros niños de las madres infectadas, para diagnosticar y tratar tempranamente el problema.



      1. DENGUE

El dengue es la infección viral transmitida por picadura de mosquito más importante en el mundo. La prevalencia de la enfermedad se incrementó treinta veces en los últimos cincuenta años, presentándose brotes agudos en cinco de las seis regiones de la Organización Mundial de la Salud, hasta llegar a convertirse en una entidad endémica que se encuentra presente en el panorama epidemiológico de ciento doce países alrededor del globo.

Entre dos y tres billones de personas viven en áreas urbanas de regiones tropicales o subtropicales en que existe riesgo elevado de adquirir la infección. Cada año se reportan cien millones de casos de dengue no complicado (fiebre de dengue, dengue clásico) y quinientos mil casos de dengue hemorrágico, con una mortalidad variable entre el cero punto cinco y el tres punto cinco por ciento del total, noventa por ciento de los casos graves correspondiente a niños menores de quince años de edad.



Etiología

El virus del dengue es un virus RNA de una sola cadena que pertenece a la familia de los flavivirus. Existen cuatro serotipos del virus (DEN 1, 2, 3 y 4), clasificados de acuerdo con las características biológicas e inmunológicas del agente, entre los que no existe reactividad cruzada. En otras palabras, la infección por un serotipo determinado confiere protección permanente contra una reinfección por el mismo serotipo, pero no evita la contaminación por otro diferente.



Fisiopatogenia

Posterior a la picadura de un mosquito infectado, el virus ingresa al organismo y se replica en el interior de las células fagocíticas mononucleares (macrófagos, monocitos y células . Después de un período de incubación que oscila entre siete y diez días se presenta una viremia generalizada asociada con fiebre y síntomas de compromiso sistémico, durante la cual se produce la diseminación del virus en el organismo.

La respuesta inmune primaria se basa en la producción de anticuerpos IgG específicos contra las proteínas estructurales y no estructurales del virus. El rol específico de estos anticuerpos no se ha dilucidado por completo, sin embargo, parece estar relacionado con la inducción de la apoptosis de las células endoteliales y con la activación de la cascada del complemento, fenómenos que inciden en el aumento de la permeabilidad vascular y en las alteraciones de la coagulación características de la enfermedad.

La aparición de dengue hemorrágico y de síndrome de shock asociado a dengue hemorrágico, se presenta en la mayor parte de los casos durante un contacto secundario con el agente infeccioso, surgiendo aparentemente como consecuencia de una respuesta inmune exagerada producto de la interacción entre los anticuerpos desarrollados durante la primoinfección y el virus responsable del nuevo contacto.



Manifestaciones clínicas

El cuadro clínico varía desde un síndrome febril simple hasta un shock hemorrágico. Los casos más leves (síndrome viral o fiebre no diferenciada) están relacionados habitualmente con infección primaria, son indistinguibles de otras enfermedades de origen viral desde el punto de vista clínico y resuelven con tratamiento sintomático o en forma espontánea y sin complicaciones de gravedad en un breve lapso de tiempo.

La infección clásica (dengue no complicado) se presenta como un cuadro febril de aparición súbita, cefalea pulsátil de intensidad moderada a severa con predominio en la región retro orbitaria, astenia, adinamia, mialgias, artralgias, anorexia, malestar abdominal y en ocasiones rash cutáneo maculo papular. Otras manifestaciones comunes incluyen episodios intermitentes de rubor facial irradiados a cuello y región torácica, coriza, inyección conjuntival, ardor faríngeo, alteración en la percepción del sabor de alimentos y bebidas, vómito, diarrea y convulsiones.

Las manifestaciones hemorrágicas no son frecuentes en esta variante clínica de la enfermedad, sin embargo, algunos pacientes presentan petequias, epistaxis, sangrado de vías digestivas y hemorragia gingival leve. La prueba del torniquete, consistente en mantener insuflado el manguito del tensiómetro entre la presión sistólica y diastólica durante cinco minutos, puede ser positiva (aparición de veinte o más petequias en un área de dos centímetros y medio) en algunos de estos pacientes como respuesta al aumento en la fragilidad capilar.

La fiebre hemorrágica se presenta habitualmente como una infección secundaria, aunque en algunos casos, especialmente en niños que han adquirido anticuerpos maternos por vía placentaria, puede corresponder al primer contacto con el virus. Aparentemente, la presencia de anticuerpos derivados de una infección anterior, estimula la replicación viral y magnifica las manifestaciones clínicas de la enfermedad en los sistemas inmunológico, cardiovascular y hematológico.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad se basa en la historia clínica y en los resultados de las pruebas paraclínicas, sin embargo, la confirmación definitiva sólo puede llevarse a cabo mediante aislamiento del virus (líneas celulares del mosquito, técnica de inoculación al mosquito, cultivo de células vertebrales), utilización de pruebas serológicas específicas (inhibición de hemaglutinación, fijación del complemento, test de neutralización de anticuerpos) y aplicación de técnicas específicas de diagnóstico molecular.

La historia clínica debe tener en cuenta el área geográfica de procedencia del paciente, el contacto con individuos afectados por la enfermedad y el antecedente de infección previa. Entre los factores de riesgo de dengue hemorrágico se han reportado edad y género del paciente (mayor frecuencia y severidad en niños y ancianos, predominio en el sexo femenino), estado inmunológico y nutricional de base, concomitancia con otras enfermedades crónicas, serotipo y grado de virulencia.

Los hallazgos del examen físico varían de acuerdo con la severidad del cuadro e incluyen fiebre elevada intermitente, deshidratación leve a moderada, dolor abdominal de intensidad variable, evidencia de sangrado activo (petequias, equimosis, hematomas, epistaxis, sangrado gingival) e hipotensión arterial sistémica, taquicardia, disminución de la amplitud de la onda del pulso y reducción del tiempo de llenado capilar en los casos más graves y/o en presencia de shock asociado.

La aceptación del diagnóstico de dengue hemorrágico por parte de la Organización Mundial de la Salud requiere el cumplimiento de los siguientes criterios: fiebre de inicio súbito y duración entre dos y siete días, manifestaciones hemorrágicas (petequias, equimosis, púrpura, sangrado de mucosas, prueba del torniquete positiva), trombocitopenia (< 100.000 plaquetas) y evidencia clínica de aumento de la permeabilidad vascular (elevación del hematocrito mayor del 20% sobre el valor normal, ascitis, efusión pleural, disminución del nivel de proteínas séricas).

Los datos paraclínicos que sugieren el diagnóstico de dengue incluyen disminución del recuento de plaquetas (< 100 x 109), leucopenia, linfocitosis con predominio de formas atípicas (> 15%), trastornos del sistema de coagulación (prolongación del tiempo parcial de tromboplastina activado, aumento del tiempo de protrombina e incremento de los productos de degradación del fibrinógeno), disminución del nivel de albúmina, trastornos electrolíticos y del equilibrio ácido base (hiponatremia, acidosis metabólica) y elevación moderada de las enzimas hepáticas (alanina aminotransferasa y aspartato aminotransferasa).

El aislamiento del virus puede llevarse a cabo a partir de muestras de suero, plasma o leucocitos, obtenidas durante los episodios febriles de la enfermedad. En la actualidad, el cultivo del agente etiológico se lleva a cabo en líneas celulares del mosquito dada la facilidad de la técnica de cultivo, la efectividad del procedimiento y la potencialidad de mantenimiento de los especimenes durante períodos largos de tiempo.1

El diagnóstico serológico puede llevarse a cabo a partir de diversas pruebas: test de inhibición de la hemoaglutinación, test de inmunoabsorción enzimática, test de fijación del complemento y test de neutralización. La detección de IgM e IgG específicas para dengue es utilizada ampliamente en el contexto clínico y de investigación, dada la facilidad técnica de las pruebas empleadas, la rapidez de obtención de resultados, el grado de sensibilidad y la adecuada relación costo beneficio.

El diagnóstico molecular (RT – PCR) es una alternativa confiable, rápida y de excelente sensibilidad y especificidad para la detección del virus en fases tempranas de la infección, en las que no es posible demostrar aún la presencia de anticuerpos. Por las razones planteadas, el diagnóstico molecular es considerado hoy en día como prueba de elección para la confirmación del diagnóstico, la identificación del serotipo específico y la determinación de sensibilidad cruzada con otros flavivirus.

El diagnóstico diferencial del dengue no complicado incluye mononucleosis infecciosa, infección por virus Chickengunya, infección por virus Coxsackie u otros enterovirus similares, rickettsiosis, rubeola y otras enfermedades virales exantemáticas, infección por Parvovirus B 19, leptospirosis e influenza. La enfermedad de Kawasaki, la fiebre amarilla, las infecciones por Hanta virus, la septicemia meningocócica y otras fiebres virales hemorrágicas menos comunes en la práctica clínica deben ser consideradas como diagnóstico alterno en casos de dengue hemorrágico.



Prevención y control

Teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevención de la infección está directamente relacionada con el grado de protección que pueda ser ofrecida a la comunidad. Entre las estrategias adoptadas para reducir la probabilidad de contacto se encuentran control ambiental, control biológico, control químico y supervisión activa de los casos detectados en una región determinada.



      1. FIEBRE RECURRENTE

Es una infección transmitida por piojos o garrapatas y se caracteriza por episodios repetitivos de fiebre.

Causas

La fiebre recurrente o borreliosis es una infección causada por varias especies de bacterias en la familiaBorrelia.

Existen dos formas principales de la fiebre recurrente:


  • Fiebre recurrente transmitida por garrapatas (TBRF, por sus siglas en inglés): la garrapata Ornithodorusla transmite y se presenta en África, España, Arabia Saudita, Asia y ciertas áreas del occidente de Estados Unidos y Canadá. Las especies de bacterias asociadas con TBRF son Borrelia hermsii, Borrelia parkerii y Borrelia duttoni.



  • Fiebre epidémica recurrente trasmitida por piojos (LBRF, por sus siglas en inglés): los piojos del cuerpola transmiten y es más común en Asia, África y los países de Centro y Suramérica. La especie de bacteria asociada con LBRF es la Borrelia recurrentis.

Después de dos semanas de infección, se presenta fiebre súbita. En la LBRF, la fiebre por lo general dura de 3 a 6 días y usualmente va seguida de un episodio único más leve, mientras que en la TBRF se presentan episodios múltiples de fiebre cada uno de los cuales puede durar hasta tres días. Es posible que las personas infectadas no presenten fiebre durante las siguientes dos semanas antes de una recaída.

En ambas formas, el episodio de la fiebre puede terminar en una "crisis" que consiste en escalofríos seguidos de intensa sudoración, temperatura corporal baja y presión arterial baja. Esta etapa puede ocasionar la muerte hasta en el 10% de las personas.

Después de varios ciclos de fiebre, algunas personas presentan signos preocupantes en el sistema nervioso central, tales como convulsiones, estupor y coma. El microorganismo Borrelia puede también llegar a invadir el corazón y los tejidos del hígado, ocasionando así inflamación del miocardio (miocarditis) e inflamación del hígado (hepatitis). Otras complicaciones son sangrado por todo el cuerpo y neumonía.

En los Estados Unidos, la fiebre recurrente transmitida por garrapatas se presenta con frecuencia al occidente del río Mississippi, particularmente en la parte oeste montañosa y los desiertos y llanuras altas del sudoeste. En las montañas de California, Utah, Arizona, Nuevo México, Colorado, Oregon, Washington, las infecciones generalmente son causadas por B. hermsii y a menudo se adquieren en las cabañas en los bosques. Es posible que el riesgo ahora se extienda a los estados del sudeste de los Estados Unidos.

La fiebre recurrente transmitida por piojos en su mayoría es una infección de los países en desarrollo y actualmente se observa en Etiopía y Sudán. El hambre, la guerra, así como los desplazamientos de refugiados a menudo ocasionan epidemias de dicha fiebre. 

Síntomas


  • Sangrado

  • Coma

  • Dolor de cabeza

  • Dolores articulares (artralgia), dolores musculares (mialgia)

  • Náuseas y vómitos

  • Descolgamiento de un lado de la cara (descolgamiento facial)

  • Rigidez cervical

  • Aparición súbita de fiebre alta, escalofríos, convulsiones

  • Vómitos

  • Debilidad, inestabilidad al caminar

Pruebas y exámenes

El diagnóstico de la fiebre recurrente se debe sospechar si alguien proveniente de un área de alto riesgo tiene episodios repetitivos de fiebre. Esto es particularmente válido si la fiebre va seguida de una etapa de "crisis" y si la persona puede haber estado expuesta a piojos o garrapatas de cuerpo blando.

Los exámenes que se puede hacer abarcan:

Frotis de sangre con el fin de determinar la causa de la infección.

Exámenes de anticuerpos en la sangre, que se emplean algunas veces pero cuya utilidad es limitada.

Tratamiento

El tratamiento incluye antibióticos, con mayor frecuencia tetraciclina, doxiciclina o penicilina.

Expectativas (pronóstico)

La tasa de mortalidad para LBRF sin tratamiento varía de un 10 a 70% y con TBRF, es de 4 a 10%. Si se realiza un tratamiento a tiempo, la tasa de mortalidad se reduce. Las personas que han presentado coma, miocarditis, problemas hepáticos y neumonía tienen mayor probabilidad de morir.



Posibles complicaciones

  • Coma

  • Parálisis facial

  • Disfunción hepática

  • Meningitis

  • Miocarditis que puede llevar a la presencia de arritmias

  • Neumonía

  • Convulsiones

  • Shock relacionado con la toma de antibióticos (reacción de Jarisch-Herxheimer, en la cual la muerte rápida de grandes cantidades del microorganismo Borrelia induce el shock)

  • Debilidad

  • Sangrado generalizado

Prevención

Para la TBRF, el uso de ropa apropiada que cubra completamente los brazos y las piernas al estar al aire libre puede ayudar a prevenir la infección. De igualmente manera se puede hacer empleando repelentes de insectos, como DEET, en la piel y en la ropa. Otra medida de salud pública importante es el control de piojos y garrapatas en áreas de alto riesgo.



      1. FIEBRE AMARILLA

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término "amarilla" alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.

Signos y síntomas

Una vez contraído el virus y pasado el periodo de incubación de 3 a 6 días, la infección puede cursar en una o dos fases. La primera, aguda, suele causar fiebre, mialgias con dolor de espalda intenso, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. Posteriormente, la mayoría de los pacientes mejoran y los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.

Sin embargo, el 15% de los pacientes entran a las 24 horas de la remisión inicial en una segunda fase, más tóxica. Vuelve la fiebre elevada y se ven afectados diferentes sistemas orgánicos. El paciente se vuelve ictérico rápidamente y se queja de dolor abdominal con vómitos. Puede haber hemorragias orales, nasales, oculares o gástricas, con sangre en los vómitos o las heces. La función renal se deteriora. La mitad de los pacientes que entran en la fase tóxica mueren en un plazo de 10 a 14 días, y los demás se recuperan sin lesiones orgánicas importantes.

El diagnóstico de la fiebre amarilla es difícil, sobre todo en las fases tempranas. Puede confundirse con el paludismo grave, el dengue hemorrágico, la leptospirosis, la hepatitis viral (especialmente las formas fulminantes de hepatitis B y D), otras fiebres hemorrágicas (la fiebre hemorrágica boliviana, argentina y venezolana y otros flavivirus como el virus del Oeste del Nilo, el virus Zika etc.) y otras enfermedades. Los análisis de sangre permiten detectar anticuerpos específicos frente al virus. También se utilizan otras técnicas para identificar el virus en las muestras de sangre o en el tejido hepático obtenido en la autopsia. Estas pruebas requieren personal de laboratorio con gran capacitación, y materiales y equipos especializados.



Tratamiento

No hay tratamiento específico para la fiebre amarilla. Solo se pueden instaurar medidas de sostén para combatir la fiebre y la deshidratación. Las infecciones bacterianas asociadas pueden tratarse con antibióticos. Las medidas de sostén pueden mejorar el desenlace de los casos graves, pero raramente están disponibles en las zonas más pobres.



Prevención

Vacunación

La vacunación es la medida más importante para prevenir la fiebre amarilla. Para prevenir las epidemias en zonas de alto riesgo con baja cobertura vacunal es fundamental que los brotes se identifiquen y controlen rápidamente mediante la inmunización. Para prevenir los brotes en las regiones afectadas, la cobertura vacunal debe ser como mínimo de un 60% a 80% de la población en riesgo. En África, son pocos los países endémicos que tienen en la actualidad este nivel de cobertura.

La vacunación preventiva puede realizarse mediante la inmunización sistemática en la infancia o campañas masivas únicas con el fin de aumentar la cobertura vacunal en los países en riesgo, y también mediante la vacunación de quienes viajen a zonas donde la enfermedad es endémica. La OMS recomienda vivamente la vacunación sistemática de los niños en las zonas de riesgo.

La vacuna contra la fiebre amarilla es segura y asequible, y ofrece una inmunidad efectiva en el plazo de un semana en el 95% de las personas vacunadas. Una sola dosis confiere protección durante 30-35 años o más, y probablemente durante toda la vida. Los efectos colaterales graves son extremadamente raros. Solo entre los viajeros vacunados y en algunas zonas endémicas se han descrito eventos adversos graves y raros tras la inmunización (por ejemplo, en Australia, Brasil, Estados Unidos de América, Perú y Togo). Los científicos están investigando por qué ocurre esto.

El riesgo de muerte por fiebre amarilla es muy superior a los riesgos relacionados con la vacunación. Las personas que no deben vacunarse son:


  • los menores de 9 meses en el caso de la inmunización sistemática (o de 6 meses durante las epidemias);

  • las embarazadas, excepto durante los brotes de fiebre amarilla, cuando el riesgo de infección es alto;

  • las personas con alergia grave a las proteínas del huevo, y

  • las personas con trastornos del timo o inmunodeficiencias graves debidas a infección sintomática por VIH/SIDA u otras causas.

  • Los viajeros, en particular de África o América Latina con destino a Asia, deben tener un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla. El Reglamento Sanitario Internacional estipula que los motivos médicos para no administrar la vacuna deben ser certificados por las autoridades competentes.

Control de los mosquitos

En algunas situaciones, el control de los mosquitos es fundamental hasta que la vacunación haga efecto. El riesgo de transmisión de la fiebre amarilla en zonas urbanas puede reducirse eliminando los potenciales criaderos de mosquitos y aplicando insecticidas al agua donde se desarrollan en sus estadios más tempranos. Combinada con las campañas de vacunación de emergencia, la fumigación con insecticidas para matar los mosquitos adultos puede reducir o detener la transmisión de la fiebre amarilla, "ganando tiempo" para que las poblaciones vacunadas adquieran la inmunidad.


Históricamente, las campañas de control de los mosquitos han tenido éxito en la eliminación de Aedis aegypti, el vector urbano de la fiebre amarilla en la mayoría de los países continentales de Centroamérica y Sudamérica. Sin embargo, los mosquitos de esta especie han recolonizado las zonas urbanas de la región y vuelven a suponer un riesgo de fiebre amarilla urbana.

Los programas de control de los mosquitos de zonas selváticas no son factibles para prevenir la transmisión de la fiebre amarilla selvática.


Alerta y respuesta ante epidemias
La detección rápida de la fiebre amarilla y la respuesta inmediata con campañas de vacunación de emergencia son esenciales para controlar los brotes. Sin embargo, la subnotificación es preocupante; se calcula que el verdadero número de casos puede ser hasta 250 veces mayor que el número de casos notificados en la actualidad.

La OMS recomienda que todos los países en riesgo dispongan al menos de un laboratorio nacional en el que se puedan realizar análisis de sangre básicos para detectar la fiebre amarilla. Un caso confirmado debe considerarse como brote en una población no vacunada, y debe ser investigado exhaustivamente en cualquier contexto, y en particular en zonas donde la mayoría de la población haya sido vacunada. Los equipos de investigación deben evaluar los brotes y responder a ellos con medidas de emergencia y con planes de inmunización a más largo plazo.



  1. METODOLOGÍA




    1. DATOS DE LA EMPRESA

Razón Social: UNIVERSIDAD SANTO TOMAS


Actividad Económica: 8050 Entidades dedicadas a la Educación superior la Educación Superior.
Coordinador del área de salud ocupacional, seguridad industrial e higiene ambiental: J. ALONSO CELY INFANTE LIC. SOCUP. 12232 SSDB.
No. Trabajadores: 1200



    1. POBLACIÓN OBJETO

La población objetivo son todos los trabajadores directos e indirectos vinculados a la UNIVERSIDAD SANTO TOMAS DE AQUINO – SECCIONAL BUCARAMANGA



    1. ACTIVIDADES




      1. ACTIVIDADES GENERALES




  • Reconocer, evaluar y controlar los agentes contaminantes que se generen en los puestos de trabajo y que puedan producir enfermedad Profesional en los trabajadores.

  • Reconocimiento de los diferentes agentes contaminantes a través de inspecciones, evaluaciones ambientales y seguimiento a las epidemiologías ocupacionales.




  • Evaluación y monitoreo ambiental a nivel de los diferentes peligros que se hayan detectado en el Panorama de Factores de Riesgo y que se presentan en el sitio de trabajo, quedando registrado esta actividad en el CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES para su ejecución.




  • Implementación de medidas de control




      1. ACTIVIDADES ESPECÍFICAS




  • Realizar mediciones ambientales y determinar el grado de riesgo del personal expuesto. (ver procedimiento para toma de muestras medio ambientales, inspección de puestos y Áreas de trabajo. Con código PR-SO-OH-013)



    1. SISTEMA DE INFORMACIÓN

FLUJO, RECOLECCIÓN, ORDENAMIENTO Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN


Se tendrá en cuenta los procesos y parámetros establecidos en el sistema de gestión S & SO.


    1. ASPECTOS ADMINISTRATIVOS




      1. RECURSOS




        1. RECURSOS HUMANOS

Para el cumplimiento del programa es necesario un grupo de profesionales descritos a continuación:

El Coordinador del área de salud ocupacional (que cuente con licencia en salud ocupacional), un practicante de ingeniería industrial preferiblemente con diplomado de HSEQ, un practicante de licenciatura en educación física y deporte, un practicante de tecnología en salud ocupacional (SENA), profesionales de la salud de la división bienestar universitario (médicos y fisioterapeutas) y demás personal afín al programa de Higiene Industrial.


        1. RECURSOS LOCATIVOS




  • Espacio físico en el área de Recursos Humanos (cubículos), Aulas y auditorios para capacitaciones, instalaciones de la IPS y área de Bienestar Universitario.




        1. RECURSOS TÉCNICOS

Según requerimientos de los involucrados en el programa.




        1. RECURSOS FINANCIEROS

Asignación de presupuesto para el programa.



      1. RESPONSABILIDADES POR NIVELES




        1. RESPONSABILIDAD DE LA GERENCIA




  • Evaluar anualmente el programa y hacer los ajustes necesarios.

  • Identificar las posibles fuentes del factor de riesgo controlables y establecer prioridades para su control y cumplimiento.

  • Evaluar la compra de equipos con base en el criterio técnico de salud ocupacional.

  • Asignar presupuesto para la implementación de controles y mantenimiento del PHI.

  • Proporcionar el tiempo necesario y las condiciones idóneas para que se realicen las actividades del programa.

  • Garantizar la contratación de profesionales idóneos para el cumplimiento del programa.

  • Enfatizar la importancia de las actividades de capacitación y establecer como prioridad la asistencia a estas actividades.

  • Invertir recursos con el fin de proporcionar ayudas didácticas (folletos, plegables, películas), dentro de las actividades de capacitación.




        1. RESPONSABILIDADES DEL COORDINADOR DEL ÁREA DE SALUD OCUPACIONAL




  • Sensibilizar a la Gerencia de la empresa de la necesidad y los beneficios del programa de higiene industrial.

  • Coordinar las fases del PHI.

  • Definir los criterios para el manejo de la información y las mediciones que deben tomarse.

  • Presentar informes concisos y claros para la alta gerencia

  • Mantener continúa comunicación entre los asesores, trabajadores y funcionarios de la empresa con el fin de realizar un adecuado diseño de los controles y desarrollo de las actividades del programa.

  • Programar las actividades de capacitación necesarias sobre los temas de interés de la higiene industrial, para todo el personal de la empresa.

  • Determinar la precisión, integridad, legibilidad, claridad y verificabilidad de la información del programa.

  • Mantener en archivo los registros del programa, por lo menos durante 30 años.

  • Adquirir los conocimientos técnicos y actualizarse sobre cómo desarrollar el programa y las sesiones educativas.

  • Brindar retroalimentación a los trabajadores de los resultados del programa, evaluaciones de puestos de trabajo, medidas correctivas, a través de las actividades de capacitación, por medio de metodologías que faciliten la participación activa de los mismos.




        1. RESPONSABILIDAD DE LOS EMPLEADOS.




  • Colaborar activamente con la realización y el desarrollo de los programas para su respectiva evaluación ya que éstos están dirigidos a la población trabajadores.

  • Los trabajadores deben informar sobre cualquier perturbación negativa de su ambiente de trabajo.

  • Proporcionar ideas, impresiones y conocimientos sobres las fuentes de riesgo y las posibles medidas de control, al respectivo coordinador del programa.

  • Participar de forma activa en la implementación y ejecución del programa, así como seguir las recomendaciones y practicar el autocuidado.

  • Tomar una actitud proactiva que les permita mejorar las actividades de capacitación, hacer sugerencias sobre la misma y participar con preguntas y comentarios.

  • Ser multiplicadores de la información del programa y de la información recibida en las actividades de capacitación haciendo partícipes a los compañeros de trabajo.



    1. EVALUACIÓN DE IMPACTO

La evaluación tiene como objetivo medir, controlar y ajustar las acciones realizadas con las programadas en un determinado período de tiempo y de esta manera verificar el cumplimiento de los objetivos y / o metas propuestas. Una de las formas de realizarla es a través de indicadores.

La evaluación mide, además de los esfuerzos y las inversiones de la empresa, el impacto que tiene el programa o el proyecto dentro de la misma, de tal forma que contempla tres aspectos: la estructura (existencia de recursos), el proceso administrativo (grado de cumplimiento de objetivos o estándares de ejecución) y los resultados (grado de cumplimiento de metas y el costo beneficio del programa).

El principal objetivo del programa es identificar y evaluar mediante estudios ambientales periódicos y seguimiento a las epidemiologías ocupacionales de origen ambiental, los factores de peligro que puedan afectar la salud de los trabajadores de la UNIVERSIDAD SANTO TOMAS DE AQUINO.


      1. INDICADORES DE EVALUACIÓN DE LA ESTRUCTURA Y DEL PROCESO




  • Ejecución de actividades





  • Tiempo disponible para el programa



Indicadores de disponibilidad de recursos financieros


  • Disponibilidad R. Financieros



  • Proporción de oficios evaluados (Indica el porcentaje de empleados que están evaluados en la empresa).



      1. INDICADORES DE EVALUACION DE LOS RESULTADOS

Indicadores de eficiencia. Es la relación entre los efectos del programa y los gastos correspondientes de recursos e insumos.



Indicadores de productividad. Es el número de actividades o servicios por unidad de recurso disponible por unidad de tiempo.



CRONOGRAMA





GLOSARIO





  • Higiene: Es la disciplina que estudia y determina las medidas para conservar las mejoras de la salud, así como para prevenir las enfermedades.

  • Higiene industrial: Conjunto de conocimientos técnico dedicados a responder evaluar y controlar aquellos factores del ambiente, psicológico o tensiónales que provienen del trabajo y que pueden causar enfermedades o deteriorar la salud

  • Seguridad en el trabajo: Conjunto de conocimientos técnicos y su aplicación para la reducción, control y eliminación de accidentes en el trabajo, por medio de sus causas.

  • Seguridad: Conjunto de normas, obras y accidentes así como los instrumentos técnicos para proteger la vida humana y las propiedades del hombre, de la acción de fenómenos destructivos, tanto los provocados por la naturaleza como los originados por actividades humanas.

  • Accidente de trabajo: Es toda lesión orgánica perturbación funcional, inmediata o posterior, a la muerte producida repentinamente, en ejercicio o con motivo del trabajo, cuales quiera que sea el lugar y el tiempo en que se presente.

  • Accidente: Resultado de una serie de situaciones de peligro previas y que al producirse causa efectos negativos en el personal y materia o sistema de producción.

  • Enfermedad: Alteración de la salud producida por agentes biológicos, o algún factor físico químico o ambiental que actúa lentamente.

  • Enfermedad profesional: Estado patológico que sobreviene por una causa repetida durante largo tiempo, como obligada consecuencia de la clase de trabajo que realiza la persona o en el medios en que se tiene que trabajar y que producen el en organismo una lesión o perturbación funcional, permanente o transitoria pidiendo ser originada por agentes químicos, físicos, de energía o psicología.

  • Enfermedad de trabajo: Es todo estado patológico derivado de la acción continua de una causa que tenga su origen o motivo en el trabajo o en el medio en el que el trabajador se vea obligado a presentar sus servicios.

  • Lesión: Daño causado por una herida golpe o enfermedad

  • Riesgo: Es la exposición a una posibilidad de accidente.

  • Salud: Es un estado de bienestar completo: físico, metal y social y no solo la consecuencia de una enfermedad o invalidez.

  • Peligro: Cualquier condición de la que se pueda esperar con certeza que cause lesiones o daños a la propiedad y/o al medio ambiente y es inherente a las causas materiales.

  • Riesgo de trabajo: Son los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo.


HISTORIAL DE CAMBIOS

FECHA DE MODIFICACIÓN

VERSIÓN MODIFICADA

CAMBIOS REALIZADOS

08/07/2013

01

Original




ELABORÓ:

Nombre: J ALONSO CELY

Cargo:COORD QHSE

Fecha:01/05/2013

REVISÓ:

Nombre: ALEXANDRA SANTANDER

Cargo: DIR. GESTIÓN DE TALENTO HUMANO

Fecha:01/05/2013

APROBÓ:

Nombre: P FAUSTINO CORCHUELO ALFARO

Cargo: DIRCTOR SECCIONAL

Fecha: 01/05/2013





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal