Programa de familia y vivienda saludable



Descargar 181.26 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño181.26 Kb.
  1   2





PROGRAMA DE

FAMILIAS Y VIVIENDAS SALUDABLES


DIRECCIÓN GENERAL DE PROMOCIÓN DE LA SALUD




DIRECCIÓN EJECUTIVA DE PROMOCIÓN DE VIDA SANA

PROGRAMA DE FAMILIAS Y VIVIENDAS SALUDABLES

INTRODUCCIÓN



CAPÍTULO 1

ANTECEDENTES Y SITUACIÓN ACTUAL

1.1 Antecedentes Internacionales

1.2 Antecedentes Nacionales

1.3 Situación Actual de la Familia y la Vivienda en el Perú

CAPÍTULO 2

ASPECTOS GENERALES DEL PROGRAMA

2.1 Base Legal

2.2 Marco Conceptual de Promoción de la Salud

2.3 El Modelo de Atención Integral de Salud

2.4 Modelo de Abordaje de la Promoción de la Salud en el Perú

2.5 Conceptos Básicos

CAPÍTULO 3

ASPECTOS ESPECIFICOS DEL PROGRAMA

3.1 El Concepto del Programa

3.2 Objetivos del Programa

3.3 Enfoques

3.4 Líneas de Acción

3.5 Estrategias

3.6 Actores



CAPÍTULO 4

METODOLOGÍA PARA LA IMPLEMENTACIÓN

4.1 Definición Operacional de Familia

4.2 Organización previa del establecimiento de salud para la implementación

del programa

4.3 Fases para la Implementación del Programa

Primera Fase. Sensibilización

Segundo Fase: Planificación

Tercera Fase: Ejecución

Cuarta Fase: Seguimiento, Monitoreo y Evaluación



BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

Anexo N° 1: Contenidos de Ejes Temáticos Priorizados

Anexo N° 2: Glosario de Términos

La salud y el desarrollo son conceptos recíprocos e inseparables, donde la salud es una condición esencial para el desarrollo social por la repercusión que tiene en la capacidad de trabajo de las personas y en el establecimiento de los climas de estabilidad, tranquilidad y progreso social como producto de complejas interacciones entre procesos biológicos, psicológicos, ecológicos, socioeconómicos, culturales y políticos que ocurren en la sociedad.


Así mismo consideramos que siendo la familia una institución natural y fundamental de la sociedad que constituye la unidad básica de salud y desarrollo, es en ella donde los procesos de salud y enfermedad tienen su impacto más significativo, es el primer agente socializador, donde se construyen valores, cultura y relaciones interpersonales; donde se conjugan prácticas, funciones y se reconocen a las personas con sus especificidades.
Es en este contexto que el Ministerio de Salud en el marco de los Lineamientos de Política del sector que considera a la familia como la unidad básica de salud y teniendo como primer lineamiento a la promoción de la salud es que se propone el desarrollo del Programa de Familia y Vivienda Saludable acorde con el Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud.
Este programa comprende un conjunto de acciones integradas orientadas a incentivar comportamientos y hábitos que generen estilos de vida saludables entre los miembros de una familia, así como mecanismos de prevención, buscando que el grupo familiar genere capacidades en la mejora de sus condiciones y que la vivienda se ajuste a estándares locales y regionales.
Por tanto, en el marco del Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS) y el Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud, la Dirección Ejecutiva de Promoción de Vida Sana, desarrolla el Programa de Familia y Vivienda Saludable y presenta este documento que permitirá al personal de salud contar con un instrumento que viabilice el desarrollo de acciones en las familias y sus integrantes.




1.1 Antecedentes Internacionales

En 1992 se celebró la “V Conferencia Iberoamericana sobre familia”, donde se tuvo como objetivo el reflexionar sobre la valoración de la familia, sobre las funciones estratégicas que cumple y sobre las transformaciones económicas, sociales y culturales que afectan a las familias en los campos educativo, laboral, sanitario, social, hábitat y de promoción de la mujer.


La Organización de las Naciones Unidas en el año 1993, proclamó el día 15 de mayo de cada año como el Día Internacional de la Familia. El año 1994 fue declarado como el Año Internacional de la Familia, con el objetivo de incrementar el entendimiento de sus funciones y problemas, promover el conocimiento de los procesos económicos, sociales y demográficos que afectan a las familias y sus miembros así como enfocar su atención sobre los derechos y responsabilidades de todos los miembros de la familia.
En Latinoamérica, diversos países han realizado intervenciones a favor de la salud de la familia y la promoción de viviendas saludables, como es el caso de Brasil, Cuba, Chile, Colombia, El Salvador, Puerto Rico, entre otros.
En Brasil se viene desarrollando el Programa de “Saúde da Família”1 (Salud de la Familia), en el cual alrededor de 500 familias son visitados periódicamente por equipos de salud en los que el Agente Comunitario en Salud es una pieza clave. En este programa se observaron resultados positivos en cuanto al acceso, la calidad de la atención y la satisfacción del usuario, sin embargo los resultados de eficacia en función de los costos, todavía no se conocen.
En Cuba, el Programa “Médico de Familia”, sectoriza a la población en bloques de 120-150 familias, a las cuales se les asigna un consultorio, un médico y una enfermera, encargados de planificar, ejecutar y monitorear las acciones de promoción, prevención y recuperación.
En Chile se desarrolla el Programa denominado “Familia Sana” dirigido a beneficiaros del sistema de salud municipal, el cual consiste en la inscripción del grupo familiar completo en el consultorio municipal para acceder de forma gratuita a los programas de salud del niño y del adolescente, programa de la mujer, programa del adulto mayor y programa de salud bucal.
En Colombia, desde el año 1991 existe una Política de Vivienda Social Urbana2, la cual focaliza el subsidio familiar de vivienda en los estratos más pobres y vulnerables de la población, integrado a la Red de Solidaridad Social y articulado a programas complementarios de mejoramiento del espacio y de la infraestructura de servicios comunitarios, con el fin de promover un desarrollo urbano integral y ordenado.

En El Salvador con el asesoramiento de la Organización Panamericana de la Salud se desarrolló a partir del 2001 la aplicación del concepto de Vivienda Saludable (VIVISAL)3, la cual fue dirigida especialmente a los campesinos damnificados por los terremotos de ese mismo año a fin de reconstruir el sector rural.  Donde las propias familias participaron en la construcción y mantenimiento de sus casas y en la promoción de conductas saludables.



En Puerto Rico, desde 1991 se desarrolló el proyecto PREPAS “Puerto Rico empower to raise successfull kids” 4, que fue una iniciativa del servicio de extensión agrícola de la Universidad de Puerto Rico en cooperación con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica, que proveen apoyo y ayuda a las familias de escasos recursos para capacitarlos en el desarrollo de actitudes y destrezas en paternidad y maternidad responsable. El proyecto esta orientado a padres y adultos que trabajen con niños de 0 a 5 años de edad.

1.2 Antecedentes Nacionales.
En el Departamento de La Libertad5, Provincia de Trujillo, en el distrito de Moche, desde la década del 90 se iniciaron experiencias exitosas en la implementación de una vigilancia de riesgos familiares financiada por la Fundación Kellog. Esta propuesta organizó un sistema sectorizado con el apoyo de las organizaciones sociales de base, vigías comunitarios así como estudiantes de enfermería y de medicina de la Universidad Nacional de Trujillo, con una metodología orientada a lograr la protección de la familia consiguiendo ligar la atención individual a la atención de la familia y comunidad, bajo una lógica de riesgos y señales de alarma.
En el Departamento de Ayacucho, en las provincias de Cangallo, Fajardo y Vilcas, se desarrolló una experiencia basada en la vigilancia de riesgos familiares y acreditación de familias saludables, bajo la tutela del Proyecto de Apoyo a las Comunidades Dispersas (PACD) de la cooperación Holandesa.
Ambas experiencias parten de una definición pormenorizada de los aspectos que debe cumplir una familia para ser “protegida” o “acreditada”, y se establecen una serie de contenidos que deben ser ofrecidos tanto en visitas domiciliarias como en otras actividades en salud.
En el Departamento de Cajamarca, en los distritos de Choropampa, San Juan y Magdalena, la Dirección Regional de Salud con apoyo de la cooperación de Minera Yanacocha, desarrolló el proyecto de comunidades saludables. Esta experiencia promovió la reinserción de las familias afectadas y deprimidas a una dinámica social participativa y la búsqueda activa de soluciones, promoviendo actitudes positivas para enfrentar problemas de diversas índoles6.

En Departamento de Ucayali7, el distrito de Aguaytía, se realizó un proyecto de mejora sanitaria denominado “Viviendas Saludables” en 15 comunidades y caseríos, con la participación de organizaciones no gubernamentales en trabajo conjunto con el gobierno regional y local. Este proyecto estuvo basado en la participación de la propia comunidad, quienes luego de priorizar sus problemas de saneamiento básico elaboran perfiles de proyectos para mejorarlas, recibiendo financiamiento de cooperantes externos.

En el año 2000, se establece la Red Peruana de Vivienda, Ambiente y Salud, que es un colectivo conformado por Ministerios, Universidades y ONGs8 constituyendo el referente a nivel nacional para la Iniciativa de Vivienda Saludable de la Organización Panamericana de la Salud, elaborándose así un documento denominado “Diagnóstico sobre Salud en la Vivienda en el Perú”.

En el año 2003 el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, formula el Plan Nacional de Vivienda “Vivienda para Todos” y Lineamientos de Política 2003-20079, que considera dos programas destinados a grupos de ingresos diferentes. El programa MI VIVIENDA, orientado a la población de ingresos medios y el programa TECHO PROPIO, que es un plan de subsidios orientado al sector de ingresos bajos de la población. En ambos programas se establecen como condiciones básicas para la asistencia, la posesión del título de propiedad y una participación financiera.



1.3 Situación actual de la familia y la vivienda en el Perú
Respecto a la composición de las familias en el Perú, la ENAHO10 señala que en un 61.5% predomina el hogar nuclear, es decir los hogares conformados por el jefe de hogar y cónyuge con y sin hijos, o sólo jefe con hijos. Le sigue en un 25.3% los hogares extendidos, caracterizado por la presencia de otros parientes que conviven en el núcleo familiar. El hogar compuesto que se caracteriza por acoger a personas sin vínculos cercanos es del 3.0% El tamaño promedio de los hogares es de 4.7 miembros.
En una encuesta realizada en Lima y Callao, los tres principales problemas en las relaciones familiares son la falta de comunicación con un 34.9%, problemas económicos con 24,4% y desconfianza con un 11,6%11.
La situación de la familia a inicios del siglo XXI se presenta con algunos aspectos positivos y otros negativos. Por un lado, particularmente en realidades urbanas se ha ganado conciencia de la libertad personal de ambos géneros y una mayor atención a las relaciones interpersonales en la familia, a la promoción de la dignidad de la mujer, a la procreación responsable y a la educación de los hijos por ambos padres.
Por otro lado, muchas familias sufren de enfermedades materno infantiles y transmisibles predominantemente, así como manifestaciones de violencia en todas sus formas, así por ejemplo tenemos que el ENDES12 reporta que 8 de cada 10 casos de abuso sexual tienen como agresor a un miembro del entorno familiar de la víctima; 6 de cada 10 embarazos de niñas de 11 a 14 años de edad son productos de incesto o violación; el 41% de mujeres alguna vez unidas fueron agredidas por su esposo y el 28% por otros.
También se debe considerar los problemas de las personas adultas mayores y de las personas con discapacidad, familias en alto riesgo social, las ambigüedades acerca de la relación de autoridad entre padres e hijos, disfunciones familiares, los patrones de crianza13, desintegración de la familia, hechos comunes que influyen en la salud de sus integrantes con importancia para la salud pública.
En cuanto a las viviendas peruanas, en el año 2000 la Red Peruana de Vivienda, Ambiente y Salud elabora el documento de trabajo “Diagnóstico sobre salud en la vivienda en el Perú”, el cual señala que el 46% de la población peruana tiene por lo menos una necesidad básica insatisfecha, el 27.6% la privación de servicios higiénicos y el 23.5% vive en hacinamiento.
Una gran mayoría de asentamientos humanos urbano-marginales se encuentran ubicados en lecho de ríos, vías de deslizamiento (huaycos), colindantes con áreas industriales de alto riesgo donde la contaminación ambiental condiciona riesgos para la salud. Entre las conclusiones del informe destacan que en la ciudad de Lima –como otras ciudades del país– debe ser prioritaria la racionalización de los recursos. Al asumir la ejecución de programas de vivienda debe tomarse en cuenta la participación de las municipalidades y de la organización vecinal.
El método basado en las Necesidades Básicas Insatisfechas, estima que el 41,9% de la población nacional - 11’170,000 habitantes - viven en hogares con al menos una necesidad básica insatisfecha: vivienda físicamente inadecuada, vivienda hacinada, vivienda sin servicio higiénico, niños que no asisten a la escuela o alta dependencia económica.
En el año 2003, el Perú recibió la visita oficial de un relator especial14 de la ONU, quién hizo una evaluación de la situación de la vivienda en el Perú, encontrando que el déficit de viviendas se estima actualmente en 1,2 millones de unidades, lo que entraña la necesidad de construir 300.000 nuevas unidades de vivienda y de modernizar 900.000 unidades. También se informó que existen problemas tales como la falta de títulos de propiedad, de servicios sanitarios básicos y de seguridad en la tenencia; viviendas construidas en zonas de alto riesgo y el hundimiento de tierras debido a actividades mineras; familias y comunidades expuestas al desahucio, la entrega de títulos sin los servicios públicos pertinentes; y la contaminación de los recursos naturales, en particular del agua y el aire.




2.1 Base legal
1. Constitución Política del Perú -1993.


  1. Declaración Universal de los Derechos Humanos.



  1. Ley N° 26842, Ley General de Salud.




  1. Ley N° 27657, Ley del Ministerio de Salud.




  1. Decreto Supremo N° 013-2002-SA, Reglamento de la Ley del Ministerio de Salud.




  1. Decreto Supremo N° 014-2002-SA, Reglamento de Organización y Funciones del Ministerio de Salud.




  1. Ley N° 27813, Ley del Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado en Salud.




  1. Ley Nº 27972, Ley Orgánica de Municipalidades.




  1. Ley Nº 26912, Ley de Promoción del acceso de la Población a la Propiedad Privada de Vivienda y fomento del ahorro, mediante mecanismos de Financiamiento con participación del Sector Privado.




  1. Decreto Supremo Nº 006-2002-EF, Reglamento del Fondo Hipotecario de Promoción de la Vivienda Fondo MIVIVIENDA.




  1. Ley Nº 27829, Ley que crea el Bono Familiar Habitacional.




  1. Resolución Suprema N° 014-2002-SA. Lineamientos de Política Sectorial para el periodo 2002 - 2012 y los Principios Fundamentales para el Plan Estratégico Sectorial del quinquenio agosto 2001 – Julio 2006.




  1. Resolución Ministerial N° 729-2003, del 20 de junio del 2003, que aprueba el documento “La Salud Integral: Compromiso de Todos – El Modelo de Atención Integral de Salud”.




  1. Decreto Supremo N°005-2004-MIMDES que aprueba el Plan Nacional de Apoyo a la Familia 2004-2011.

2.2 Marco conceptual de promoción de la salud.
La Promoción de la Salud15, es un proceso que busca desarrollar habilidades personales y generar los mecanismos administrativos, organizativos y políticos que faciliten a las personas y grupos tener mayor control sobre la salud y mejorarla.
Busca lograr un estado de bienestar físico, mental y social, en el que los individuos y/o grupos puedan tener la posibilidad de identificar y lograr aspiraciones, satisfacer necesidades y poder cambiar o hacer frente a su entorno.
En tal sentido, la promoción de la salud involucra a personas, familias y comunidades en un proceso de cambio orientado a modificar los condicionantes y determinantes de la salud: ingreso y posición social, redes de apoyo social, educación, empleo y condiciones de trabajo, entorno físico, características biológicas, dotación genética, hábitos personales, aptitudes de adaptación y servicios de salud.
La familia es componente fundamental para el desarrollo humano y comunitario, es el ámbito donde los procesos de salud y enfermedad tienen su impacto más significativo, pues ahí se inician los hábitos y prácticas para una vida saludable, que luego son complementados en la escuela, permitiendo articular sus fortalezas en beneficio de la comunidad; es así que los paradigmas sembrados en la niñez por el padre y la madre, la información y educación en la escuela, familia y comunidad, son una sumatoria de esfuerzos que facilitan que surjan en la familia un estilos de vida saludables para el mejoramiento de la calidad de vida.

2.3 El Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS)
El Ministerio de Salud ha señalado, como uno de sus lineamientos fundamentales para el periodo 2002-2012, la implementación de un Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS) basado en los principios de universalidad en el acceso, la equidad, la integralidad de la atención, la continuidad de los servicios, la calidad de la atención, la eficiencia, el respeto a los derechos de las personas, la promoción de la ciudadanía y la satisfacción de los usuarios16. Este modelo supone, en términos generales, “priorizar y consolidar las acciones de atención integral con énfasis en la promoción y prevención, cuidando la salud, disminuyendo los riesgos y daños de las personas en especial de los niños, mujeres, adultos mayores y discapacitados”.
El documento marco, aprobado con Resolución Ministerial N° 729-2003 del 20 de junio del 200317, plantea que "El nuevo Modelo de Atención Integral en Salud” constituye el actual marco de referencia para la atención de salud en el país, basado en el desarrollo de acciones de promoción de la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y rehabilitación, orientados a contribuir con personas, familias y comunidades saludables, proponiendo como eje de trabajo el Programa de Atención Integral de la Familia.

La Dirección General de Promoción de la Salud está a cargo de la promoción de una cultura de salud18 que contribuya al desarrollo integral de la persona, familia y sociedad, en armonía con la dignidad humana y respetando la vida humana desde su concepción hasta su término natural; por tanto, asume el desafío de desarrollar un conjunto de acciones dirigidas a la familia, formulando planes y políticas, diseñando estrategias de implementación, orientando los servicios para incorporar el enfoque de promoción de la salud así como elaborando materiales y metodologías en educación y comunicación para la salud orientados al logro de familias saludables.


De acuerdo con lo expuesto es que en el contexto del Programa de Atención Integral a la Familia y en el marco del Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud, se desarrolla el Programa de Familia y Vivienda a nivel nacional.



    1. Modelo de Abordaje de la Promoción de la Salud en el Perú

El Ministerio de Salud a través de la Dirección General de Promoción de la Salud desarrolla el Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud 19 el mismo que contiene las bases teórico referenciales en promoción de la salud, para orientar los esfuerzos a nivel de los establecimientos de salud y la sociedad civil en la implementación de iniciativas que contribuyan a crear una cultura de salud y mejorar la calidad de vida en las poblaciones.


El modelo busca mejorar la calidad de vida de las poblaciones con acciones dirigidas a la persona en sus diferentes etapas de vida en otros escenarios que no son los establecimientos de salud, como la vivienda, instituciones educativas como la escuela, municipios, centros laborales y la comunidad en general, entendiéndose como escenario al espacio geoterritorial y de dinámica social donde se desarrollan los procesos relacionados con las condiciones de vida y salud de las personas.
Las acciones a implementar en estos escenarios son abordados a través de ejes temáticos que son la representación teórico conceptual que fundamenta y brinda los contenidos técnicos para alcanzar salud, como la alimentación y nutrición, higiene y ambiente, actividad física, habilidades para la vida entre otros, que generen comportamientos saludables, haciendo uso de estrategias como la abogacía y políticas públicas, la comunicación y educación para la salud así como la participación comunitaria y el empoderamiento social considerando también los elementos que deben estar presentes en las intervenciones de promoción de la salud son los enfoques de equidad de género, derechos en salud e interculturalidad.
Para operativizar el contenido de este modelo se han elaborado

PROGRAMAS de promoción de la salud, que son el conjunto de acciones integrales y sostenibles que se ejecutan en los diferentes escenarios para alcanzar resultados que favorezcan las condiciones de vida saludables en la población como el Programa de Familia y Vivienda Saludable, el Programa de Promoción de la Salud en Instituciones Educativas, el Programa de Municipios y Comunidades Saludables y el Programa de Centro Laboral Saludable.


Para la implementación del Programa de Familia y Vivienda Saludable en el marco del Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud en el Perú, se consideran ejes temáticos priorizados en el nivel nacional y que de alguna manera reflejan la realidad sanitaria de las diferentes regiones del país y son: alimentación y nutrición, higiene y ambiente, habilidades para la vida, salud mental y cultura de paz así como salud sexual y reproductiva en las familias (ver anexo Nº 1); sin embargo es necesario recalcar que la priorización de ejes temáticos serán de acuerdo a cada una de las necesidades locales y regionales identificadas.
MODELO DE ABORDAJE DE PROMOCION DE LA SALUD EN EL PERU


2.5 Conceptos básicos
Familia
La Constitución Política del Perú20, en su artículo 4°, reconoce a la Familia como una institución natural y fundamental de la sociedad, es su unidad básica 21 primer espacio de socialización del ser humano22 en el que se generan derechos, deberes y relaciones, orientados al bienestar y desarrollo integral de las personas y donde se aprenden valores fundamentales para la convivencia social.
Familia Saludable 23
Es aquella en la que sus miembros se encuentran en la búsqueda continua de su bienestar físico, psíquico, social y mantienen condiciones favorables para preservar y fomentar su desarrollo, respetando su dignidad, sus expectativas y sus necesidades; viven resolviendo adecuadamente los conflictos entre sus miembros y en un entorno saludable, siendo además responsables de sus decisiones individuales y familiares, promoviendo principios, valores y actitudes positivas para la vida.
Entornos Saludables24
Comprende los espacios físicos, psicológicos, sociales, culturales y económicos en los que la persona desarrolla su vida diaria, donde se establecen condiciones no sólo para proteger la salud sino para potenciarla al máximo e incrementar el nivel de calidad de vida.
Vivienda Saludable 25
Es aquel espacio físico que propicia condiciones satisfactorias para la persona y la familia, reduciendo al máximo los factores de riesgo existentes en su contexto geográfico, económico, social y técnico.
Conducta Saludable 26 (Health behaviour)
Es la combinación de los conocimientos, prácticas y actitudes que contribuyen a comportamientos saludables. El comportamiento saludable puede ayudar a mejorar y mantener un nivel adecuado de salud.




3.1 Concepto del programa
El Programa de Familia y Vivienda Saludable es el conjunto de acciones integradas orientadas a promover comportamientos que contribuyan a generar estilos de vida saludables entre los miembros de una familia y mecanismos de prevención, buscando que el grupo familiar genere capacidades para mejorar sus condiciones y que la vivienda se ajuste a estándares locales y regionales. Este programa fomenta la construcción de una cultura de vida y salud, basada en la solidaridad, respeto, desarrollo de valores y principios.

3.2 Objetivos del programa:
3.2.1 Objetivo general
Contribuir que las familias peruanas se desarrollen como unidad básica social, adoptando comportamientos y generando entornos saludables en interrelación con la comunidad, municipio, instituciones educativas y el centro laboral.
3.2.2 Objetivos específicos


  • Promover en los miembros de la familia comportamientos saludables en base a los ejes temáticos, según priorización nacional, regional o local.




  • Propiciar en la familia el desarrollo de entornos saludables permitiéndoles ampliar sus capacidades y que los miembros tengan autonomía sobre su salud.




  • Propiciar que los miembros de la familia participen activamente en los diferentes procesos que contribuyan con su desarrollo



3.3 Enfoques
3.3.1 Equidad y Derechos en Salud.- las acciones que se implementen desde el programa de Familia y Vivienda Saludable reduzcan las desigualdades sociales y las brechas generadas, ampliando las opciones que faciliten la autonomía y determinación de los miembros de la familia para decidir sobre su salud y que estas decisiones fortalezcan a la familia como núcleo social, reconociendo a la salud como derecho humano fundamental que contribuya con los condicionantes favorables para una salud familiar integral y fomente una ciudadanía enmarcada en el ejercicio de los derechos y responsabilidades en salud.
3.3.2 Equidad de Género.- busca el bienestar y equilibrio en los roles de cada miembro de la familia, procurando minimizar las diferencias de oportunidades para la salud plena de hombres y mujeres, para promover el desarrollo integral de la familia, mediante el fortalecimiento de las capacidades y habilidades de cada uno de los miembros basado en la reestructuración de las relaciones interpersonales y con la participación comprometida en la educación, fomento de valores y principios de los padres respecto a sus hijos.
3.3.3 Interculturalidad.- permite a los miembros de las familias reconocer los diferentes modos de vivir, pensar y sentir de las personas, familias y comunidades en el contexto de las diferentes realidades locales y regionales de nuestro país, identificando los diversos aspectos que facilitan y dificultan prácticas y comportamientos saludables en los grupos sociales, para que conjuntamente con ellos se contribuya con la construcción de una cultura de salud.
3.4 Líneas de Acción
3.4.1 Comportamientos saludables en la familia.

Fomentar hábitos y conductas saludables en los miembros de la familia, con énfasis en los ejes temáticos priorizados por el Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud.





      1. Entornos saludables para la familia

Desarrollar propuestas para generar entornos que apoyen la salud, con énfasis en la vivienda, para que esta sea el escenario propicio que otorgue las condiciones necesarias a los miembros de la familia para tener hábitos y comportamientos saludables.

3.5 Estrategias
3.5.1 Abogacía y Políticas Públicas.-Destinada a conseguir compromisos y apoyo de decisores políticos de los diferentes sectores sobre temas de importancia como la familia y vivienda, para incorporarlas en sus agendas y actuar en forma coordinada a favor de ellas.
Consideramos que desde el sector salud se puede abogar para favorecer cambios e inducir esfuerzos gubernamentales y de la sociedad civil para la generación de políticas públicas nacionales, regionales y locales que promuevan salud y desarrollo para las familias.

      1. Comunicación y Educación para la Salud

La educación como un proceso sociocultural permanente permite el desarrollo de habilidades personales y valores en los miembros de la familia para tener comportamientos saludables y cuidar el ambiente.


A través de diferentes estrategias comunicacionales es que se puede empoderar a las personas y familias informando sobre comportamientos saludables a fin de que sean incorporados en su práctica cotidiana.
Esta estrategia involucra también la capacitación permanente como una actividad indispensable en el desarrollo del programa de familia y vivienda saludable, contemplándose su desarrollo en los diferentes momentos de la ejecución de este programa para facilitar la generación de estilos de vida saludables.


      1. Participación Comunitaria y Empoderamiento Social

La participación comunitaria incide en la consolidación de mecanismos de control y de corresponsabilidad y se enmarca en el reconocimiento de derechos y responsabilidades para el mantenimiento de la salud.

La familia es la protagonista de las acciones que se desarrollen a favor de la salud, constituyéndose en el actor fundamental para el logro de comunidades saludables.
3.6 Actores




3.6.1 Personal de Salud.- Son todas aquellas personas que tienen un vínculo contractual con el Ministerio de Salud que desempeña principalmente el rol facilitador y promotor de las actividades del Programa así como la ejecución de acciones del plan de salud familiar.
3.6.2 Agentes Comunitarios en Salud.- Son aquellas personas representativas de la comunidad, que habiendo sido elegidos libremente por ella, asumen la responsabilidad de acuerdo a su disponibilidad de tiempo de velar por la salud y desarrollo de su comunidad, quien desempeñará un rol importante en la ejecución del programa.
3.6.3 Familias.- Son los actores fundamentales del programa, quienes involucrándose en todo el proceso garantizarán su sostenibilidad, contribuyendo con el desarrollo de su comunidad.


      1. Municipio.- Es la demarcación territorial adscrita a la municipalidad, en el que viven las personas, familias y conforman comunidades, establecen redes sociales y relaciones entre sus miembros con igual o diversas problemáticas. Comprende además los espacios públicos, servicios públicos entre otros.




      1. Comunidad.- Es el conjunto de personas que comparten una cultura, objetivos comunes y que viven en un mismo espacio geográfico. Se ubican tanto en áreas urbanas y rurales.

 






4.1 DEFINICIÓN OPERACIONAL DE FAMILIA 27
Se considerará UNA FAMILIA, al conjunto de personas que tienen lazos afectivos y/o de consanguinidad que comen de “una misma olla”.
Exceptuando a aquellas familias que comen en comedores, ollas comunes, restaurantes, pensiones y otros parecidos, para quienes se tomará en cuenta sólo que tengan lazos afectivos y / o de consanguinidad.

4.2 ORGANIZACIÓN DEL ESTABLECIMIENTO DE SALUD PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROGRAMA.

A

Este programa en una primera etapa se desarrollará con las familias pertenecientes a la jurisdicción de los Establecimientos de Salud que tengan categoría de Centro de Salud, ampliándose posteriormente a todos los establecimientos de salud del primer nivel de atención.


4.2.1 Condiciones previas
El Modelo de Abordaje de Promoción de la Salud establece que la implementación de los Programas de Promoción de la salud debe realizarse de manera articulada, por tanto, considerando el marco en el que se desarrolla el Programa de Municipios y Comunidades Saludables, se han definido las siguientes condiciones previas que faciliten la implementación del Programa de Familia y Vivienda Saludable:


  • Tener una Sectorización Definida

  • Tener una Red activa de Agentes Comunitarios en Salud

  • Tener Organizaciones Sociales de Base establecidas

  • El establecimiento de salud deberá contar con experiencia en cogestión en salud (por ejemplo CODECOS, CLAS, entre otros)


4.2.2 Capacitación del personal
En el trabajo a realizarse con las familias puede encontrarse algunas limitaciones técnicas, por esta razón es necesario fortalecer las capacidades técnicas del personal de salud. Con este fin, se desarrollara un proceso de capacitación para la implementación del programa, así como temas de salud de la familia, metodologías participativas entre otros.
4.2.3 Funciones del personal de salud para el programa
Todo el personal del establecimiento de salud debe conocer las funciones y responsabilidades que le competen con relación a la implementación del Programa de Familia y Vivienda Saludable, resaltando el rol facilitador que debe desempeñar.
4.2.4 Priorización de familias
El programa de familia y vivienda saludable dirigirá sus acciones a las familias de las zonas priorizadas por los establecimientos de salud de las direcciones de salud, teniendo en cuenta a los determinantes de salud y los indicadores sanitarios, teniendo como insumos, la información que procesa el Seguro Integral de Salud (SIS), la Situación de Salud a nivel de las regiones y localidades, entre otros.

4.3 FASES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROGRAMA:
Para la implementación del Programa de Familia y Vivienda Saludable, se han determinado las siguientes fases:
FASE I: SENSIBILIZACION
Se realizarán acciones de comunicación a las familias, agentes comunitarios de salud y otros actores involucrados (autoridades regionales, autoridades locales, líderes comunales, profesores, iglesia, Organismos No Gubernamentales, entre otros) sobre la importancia de mejorar la salud de la población desde el ámbito familiar a través de la implementación del Programa de Familia y Vivienda Saludable.
FASE II: PLANIFICACIÓN
Diagnóstico Familiar
Priorizadas las familias, se procederá con el autodiagnóstico de las mismas, para lo cual se realizará una visita familiar integral con la finalidad de aplicar la “Ficha de Autodiagnóstico Familiar” que recoja sus necesidades sentidas y la “Ficha de Comportamientos” que posteriormente permitirá evaluar a las familias.
Se realizarán reuniones participativas con las familias a las que se aplicó la ficha de autodiagnóstico familiar a fin de profundizar la información recogida, luego se procederá a llenar la “tabla de resumen de problemas y demandas recurrentes de las familias” en la que se reflejen sus principales necesidades, a fin de contar con elementos para la formulación del Plan de Promoción de la Salud de la Familias y Viviendas.
Formulación del Plan de Promoción de la Salud de las Familias y Viviendas
En función a las necesidades identificadas en el Diagnóstico Familiar se elaborará el Plan de Promoción de La Salud de las Familias y Viviendas incorporando los temas que se desarrollarán con las familias, a fin de promover comportamientos saludables y considerando la atención y prevención de riesgos familiares.
En este paso, es importante considerar que el Plan de Promoción de La Salud de las Familias y Viviendas, sea coherente y/o complementario al Plan de Desarrollo Comunal (parte del cual en algunos lugares es el Plan de Salud Local).
FASE III: EJECUCIÓN
Ejecución del Plan de Promoción de La Salud de las Familias y Viviendas
En esta fase se desarrolla el Plan de Plan de Promoción de La Salud de las Familias y Viviendas, con acciones orientadas hacia la solución de los problemas de salud priorizados en las familias y hacia el mejoramiento de la vivienda en las familias participantes.
Estas acciones se llevarán a cabo con las familias, considerando aquellas que se deben realizar desde el establecimiento de salud y desde la comunidad (otros actores). Para ello, se recurrirá a la aplicación de metodologías participativas, y otras estrategias que faciliten el trabajo de los diversos actores para la ejecución del plan.
FASE IV: SEGUIMIENTO, MONITOREO Y EVALUACIÓN
El seguimiento, monitoreo y evaluación es un proceso que permite ver como se desarrolla del programa en todas sus fases de implementación, nos ofrece la información necesaria para saber si estamos logrando los resultados que nos hemos propuesto y medir si se han producido los cambios a nivel de las familias y las viviendas para considerarse como familias saludables, buscando además la participación activa de todos los actores involucrados.


  1. Bibliografía




  1. Organización mundial para las familias. V Conferencia Iberoamericana sobre familia. 2000. En: www.familis.org/v.conferencia/conclusiones.

  2. OPS/OMS. División de Salud y Ambiente. Iniciativa Regional de Vivienda Saludable: documento programático de la red interamericana de vivienda saludable. 2002.

  3. Ministerio de Salud del Brasil. Programa Familia Saludable. En: http://portal.saude.gov.br/saude/area.cfm


  4. Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal