Primer seminario regional



Descargar 426.89 Kb.
Página11/11
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño426.89 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Deberá, concomitantemente, analizarse la cadena de comercialización internacional para así evaluar las posibilidades de captar un mayor excedente por esta vía9.

En especial interesa establecer el peso y modalidades de la acción de las empresas transnacionales en el comercio de exportación de la región10.

Asimismo, es necesario conocer las perspectivas a futuro de los productos de estos subsistemas en los mercados mundiales, lo que implica estar al tanto de las tendencias en la organización productiva y de consumo, a la cual se acoplan las exportaciones nacionales.

Pero a la vez es necesario establecer las condiciones de competitividad de estos subsistemas, lo que requiere ubicarlos dentro de las ramas correspondientes, en cuyo seno se gestan transformaciones tecnológicas (nuevos procesos, productos sustitutivos, etc.) y económicas (oligopolización, etc.), que pueden descolocar nuestras exportaciones, a la vez que tendencias globales a la sobreproducción pueden abatir los precios. En este mismo nivel de análisis, deben considerarse las modalidades de organización del correspondiente capital internacional en su lucha oligopólica y su articulación con la política de los países productores y compradores (reservas, etc.), y cómo esto puede afectar a los subsistemas nacionales dentro de la rama.

Se establecerá entonces cuáles son las condiciones determinantes de la competitividad a nivel internacional (bajos costos de fuerza de trabajo, renta natural diferencial, tecnología, etc.), así como sus tendencias recientes.

Asimismo, el análisis de las importaciones estará dirigido a determinar el gasto en divisas que significa sostener la actividad en cada uno de los subsistemas, estableciendo su composición por tipo de bienes (insumos primarios, insumos manufacturados, maquinarias y repuestos, servicios de transporte y seguros, servicios financieros, etc.). Al mismo tiempo, en cuanto a la reproducción del sistema económico en su conjunto, se analizarán las necesidades de importaciones que éste requiere, registrando montos para los principales bienes y según su posición en el proceso de reproducción (consumo básico, consumo suntuario, medios de producción, etc.)

Además de cuantificar las categorías de consumo duradero y no duradero, bienes intermedios, materias primas y bienes de capital, es preciso abrir la clasificación a un mayor grado de detalle que nos permita cuantificar con precisión la capacidad de compra regional11. Tanto en el caso de las exportaciones como en el de las importaciones, interesará analizar las condiciones de las ramas compradoras y abastecedoras respectivamente, para evaluar la posibilidad de ejercer diferencialmente el poder potencial de venta y compra.

3.2.3. Evaluación de las experiencias de integración económica.

América Central y El Caribe han protagonizado dos experiencias de integración económica aunque de distintos alcances y complejidad: el MCCA y el CARICOM, respectivamente. El primero dio un fuerte impulso al comercio intra-regional, especialmente en el ámbito de la industria manufacturera liviana. Habrá que analizar las especializaciones que se desarrollaron en el marco de ese esquema de integración, la efectividad del sistema de pagos (cámara de compensación), el peso del capital internacional y las articulaciones entre los capitalistas nacionales que se configuraron a lo largo de esa experiencia de integración. El recuento de esa experiencia y las nuevas contradicciones que generó, pensado desde una perspectiva popular independiente, contribuirá al objetivo que perseguimos.

De origen más reciente, CARICOM atraviesa en la actualidad por lo que algunos observadores consideran “un callejón sin salida”. El proyecto debería prestar particular atención al tipo de articulación que se desarrolló en el seno del CARICOM entre las burguesías de los distintos países involucrados, y entre éstas y el capital extra-regional; la evolución del comercio intra-regional y las líneas de especialización y complementación aceptadas e impulsadas; el sistema de preferencias elaborado y la incidencia del factor tamaño en las posibilidades ofrecidas por la experiencia de integración a los distintos países participantes.

3.3. La realidad Actual de la Economía Mundial

3.3.1. Las posibilidades coyunturales para una reinserción en el sistema mundial.

Estudios de analistas destacados señalan, desde mediados de los años ’70, la existencia de una crisis orgánica en el capitalismo desarrollado. Recientes investigaciones de la UNCTAD, e incluso de la OECD, reconocen la significación de las “fuerzas de largo plazo” en el deterioro que vienen experimentando las economías del capitalismo desarrollado.

Adoptamos la hipótesis que los actuales problemas de estancamiento, baja utilización de la capacidad productiva, inflación, desempleo, etc., que caracterizan al capitalismo céntrico, no son expresión de un simple momento recesivo. Se trata en verdad de una crisis de largo aliento, similar a la que en otras épocas históricas ha vivido el capitalismo y que, por tanto, produce impactos en la base industrial tecnológica del sistema, en las relaciones entre los países de capitalismo desarrollado, en las relaciones centro-periferia, y en los más variados ámbitos de la vida económica nacional e internacional.

En la vida económica y social, las dinámicas nuevas se mezclan con las viejas, de aquí que es preciso realizar un esfuerzo analítico para entender hacia adonde apunta el proceso de recomposición del capitalismo, y cuáles son las modificaciones que se vienen produciendo en medio de tendencias todavía no plenamente desarrolladas y en lucha con las estructuras del pasado.

Como ocurrió en otras crisis orgánicas, los efectos que se producen en las economías periféricas son de gran significación. En la América Latina, especialmente en el cono sur y en México, la crisis de los años ’30 se convirtió en un estímulo a la industrialización. La historia no se repite con las mismas características pero debe ayudarnos a obtener las lecciones que corresponden. Es decir, debemos aprovechar de esta crisis orgánica, aquellos elementos que pueden ser útiles para actuar de forma activa frente a las redefiniciones que se vienen desarrollando en la economía mundial, aumentar nuestro poder de negociación como región, y llevar a cabo las transformaciones internas que favorezcan una reinserción positiva para el campo popular.

3.3.2. El papel de los Estados Nacionales.

Esto nos lleva a incorporar al análisis a los estados nacionales y las comunidades económicas extra-regionales. De lo contrario, caeríamos en el extremo de visualizar las economías nacionales como mero “lugar” donde se desarrollan acciones de una estructura económica mundial, que no reconocería fronteras. Asimismo, los márgenes de acción de los estados nacionales y de sus posibles comunidades económicas, deben ser analizados, siendo esta evaluación estrechamente determinada por las perspectivas de que uno u otro proyecto social sea el que logre una correlación de fuerzas favorable en la escena política de cada nación. En el mismo sentido, un conocimiento genérico de los capitales trans o meta-nacionales sería insuficiente, pues su comportamiento concreto en cada sociedad estará también parcialmente determinado por la situación socio-política interna, y en general, dichos capitales tienen estrategias que admiten variaciones “tácticas”, importantes desde la perspectiva de un pequeño país.

Un aspecto que exigirá un análisis pormenorizado es el “Food Power”, es decir, la agresiva política que ha adoptado EEUU en cuanto al comercio exterior agrícola, incluso como mecanismo de composición hegemónica. Este poder ya ha sido utilizado ante la URSS y Nicaragua.

3.3.3. Las características de la crisis mundial actual

Resumimos los rasgos más significativos de las modificaciones que se vienen gestando en el sistema mundial a lo largo de los años ’70 y que aún se encuentran en pleno desarrollo. En los países del capitalismo desarrollado, se presenta un evidente agotamiento del modelo de desarrollo de corte keynesiano, que caracterizó el auge de la postguerra. Desde el punto de vista productivo, las industrias más determinantes de aquel auge, como la automotriz, el acero, metalmecánica, etc., se encuentran en franco deterioro, con una fuerte caída en la tasa de ganancia.

Las nuevas inversiones parecen orientarse a industrias totalmente nuevas, fuertemente intensivas en capital y con alto grado de automación. Varios indicadores muestran que el capitalismo desarrollado fundará un nuevo auge en la industria de la computación, la ingeniería genética, nuevas fuentes de energía, la industria del espacio y la investigación de los fondos marítimos.

Sin embargo, esta situación está produciendo enormes contradicciones entre la clase obrera y el capital más desarrollado, como también entre el capital atrasado y el que busca el salto en las fuerzas productivas. Las luchas entre los sectores proteccionistas y librecambistas constituyen una expresión de esas contradicciones.

En el terreno teórico e ideológico, se visualizan también nuevas tendencias, así como las contradicciones a que dan origen. La emergencia del “friedmanismo” y, especialmente, de los economistas del “supply-side” en Inglaterra y los EEUU, como base de apoyo a los gobiernos de la Thatcher y Reagan. La concepción que pugna por una “limpieza productiva”, por una política de “muerte a la industria irracional”, y por liquidar los sistemas de regulación de la demanda (por la vía de la defensa del ingreso real y de los sistemas de seguridad social), se encuentran en una evidente ofensiva. Paralelamente, el keynesianismo se encuentra sin respuestas y a lo más, alcanza a un nacionalismo (agresiva protección del mercado interno) sin mayores perspectivas.

Los ritmos de la crisis son distintos para los distintos países del capitalismo desarrollado. Países como Japón y Alemania han sabido protegerse mejor que otros. Pero es importante destacar que avanza la política del “sálvese quien pueda” y de cargar los costos de la crisis al vecino, con lo cual, como rasgo de coyuntura (y sólo como tal), se desarrollan tendencias proteccionistas entre los países del capitalismo desarrollado. Al mismo tiempo, es evidente la pérdida de competitividad de los EEUU en los mercados mundiales en favor de otras potencias del capitalismo (especialmente los arriba citados).

Por otra parte, y como consecuencia de la crisis en el capitalismo desarrollado, la periferia tiende a diferenciarse a lo largo de los ’70. La periferia ya no es una. Los países de la OPEP, los países semi-periféricos (Brasil, México, India, etc.), los países “plataformas de exportación” (modelo asiático) y los exportadores de alimentos y materias primas, constituyen la nueva realidad periférica.

Esta nueva periferia, diferenciada, da una nueva especificidad a la división internacional del trabajo, con países capaces de producir y exportar manufacturas (aunque sea con capital transnacional), privilegio del capitalismo desarrollado en los ’50 y ’60. A ello se le une el gran poder financiero y como demandante comercial de los países exportadores de petróleo.

Por último, los países socialistas, también en los años ’70 ingresaron de forma decidida a las corrientes comerciales y financieras del mercado mundial. La creciente escasez de fuerza de trabajo y el aumento del costo en las materias primas, les obligó a redefinir su estilo de desarrollo de carácter extensivo. Por tal motivo, la necesidad de aumentar la productividad los orienta a compras masivas de tecnología en Occidente, y a aumentar los flujos de comercio para pagar esas tecnologías.

En el ámbito más específico de las transnacionales, éstas tienen un peso creciente, pero con nuevas contradicciones, en fuerte competencia las de origen norteamericano con las europeas y japonesas. Los crecientes activos financieros meta-nacionales y de la banca privada, son consecuencia directa de la crisis, por la inaplicabilidad productiva del capital y la preferencia por aplicarlo a préstamos. Los desórdenes y reajustes en el campo comercial y financiero se evidencian en la ruptura del sistema monetario internacional: inestabilidad de las monedas claves, fuertes fluctuaciones del precio del oro, altas tasas de interés, etc.

3.4. Algunas cuestiones a dilucidar.



Del análisis del sector externo de la región y del reconocimiento de las actuales dinámicas de la economía mundial, surgirán cuestiones claves y posibilidades sobre las cuales será preciso avanzar en una proposición de políticas de reinserción internacional. Así por ejemplo:

  1. En el ámbito del comercio:

Viabilidad de conformación de un poder de oferta/compra para las exportaciones/importaciones que negocie vis a vis con empresas transnacionales y, eventualmente, con ciertos países.

  • Acuerdos mutuamente beneficiosos que, para el abastecimiento de ciertas manufacturas e incluso equipos, pueden establecerse con economías intermedias, como México o Brasil.

  • Posibilidad de que Europa, con una buna disposición política hacia un proyecto regional independiente, libere las trabas al comercio, que impone la Política Agraria Común en el marco de la CEE.

  • Posibilidad de convenios de largo aliento, en la venta de algunos productos básicos a los países socialistas, en condiciones de estabilización de precios y determinación de cuotas.



  1. En el ámbito de la inversión directa:



  • Dado el problema alimentario a nivel mundial e incluso las políticas agresivas de los EEUU de utilización del Food Power en contra de determinados países: posibilidad de construcción de un contra poder alimentario regional, incluso con la perspectiva de exportación de alimentos, mediante inversiones estatales conjuntas con México, países socialistas y europeos, para entrar en competencia en los mercados mundiales.

  • Potencialidad de algunos productos agrarios no-tradicionales para definir proyectos de inversión estatal conjunta con los países indicados arriba u otros.



  1. En el ámbito del financiamiento externo:



  • Posibilidades de acceder a nuevas fuentes de financiamiento, entre las cuales debe jugar un papel destacado el mundo de la OPEP.

  • Significación económica que tendría que enfrentar como región la negociación financiera frente a los bancos o a terceros países.





1 ESTE PRABAJO FUE REALIZADO POR EL EQUIPO DE INVESTIGACIÓN DEL INIES, BAJO LA DIRECCIÓN DE JOSE LUIS CORAGGIO.

2 Para completar dicha estructura sería necesario llenar los “intersticios” dejados por los subsistemas, con una multiplicidad de actividades relativamente aisladas o acopladas marginalmente a los subsistemas, pero cuyo análisis detallado implicaría multiplicar varias veces el esfuerzo de investigación con resultados adicionales reducidos para los objetivos que buscamos.

3 Por ejemplo: la educación en Nicaragua a partir de 1977, continuó cumpliendo su tarea de calificar mínimamente a la fuerza de trabajo, pero entró en crisis como agente de reproducción ideológica (generación de actitudes y valores pro-statu-quo) y, por el contrario, se convirtió en uno de los focos de la insurrección juvenil contra la dictadura. A la inversa, antes de las reformas educativas de la década del 60, la educación nicaragüense satisfacía en líneas generales, las necesidades de reproducción ideológica del conjunto de la estructura social, pero planteaba conflictos (por su atraso, mala calidad, etc.) con las necesidades de formación y capacitación de fuerza de trabajo (es decir, la dimensión material de la reproducción).

4 A la cuestión de la determinación de las necesidades nos referimos en forma especial más adelante.

5 Se pone la condición de no contratación de fuerza de trabajo ajena, ya que si se produce correspondería –en principio- su consideración dentro de la reproducción del capital privado. Aunque la realidad muestra que no puede mantenerse un criterio tan rigorista y habrá que admitir un mínimo de fuerza de trabajo contratada. A efectos de una primera clasificación se mantiene tal condición.

6 Estamos excluyendo la posibilidad (lógicamente válida pero realmente irrelevante) del autoabastecimiento total de grupos aislados del sistema económico nacional. El autoconsumo se combinará como práctica principal o accesoria con las categorías principales señaladas.

7 Igualmente que la consideración de la familia como unidad real de reproducción, puede pensarse en otras unidades comunales más amplias, como pudieran ser ciertas comunidades indígenas, en las que hay unidad de producción de valores de uso para autoconsumo del grupo, de forma significativa.

8 En este capítulo utilizaremos el término “región” para referirnos al conjunto de países de Centro América, Panamá y del Caribe. Sin embargo, este conjunto no constituye efectivamente una Región articulada efectivamente por una trama densa de relaciones económicas. Justamente se trata de investigar la posibilidad de constituir tal región como marco para potenciar y viabilizar desarrollos nacionales de orientación popular.

9 Instigaciones realizadas por la UNCTAD demuestran que los productores de primarios reciben sólo una ínfima parte del precio final de venta del producto: 14% en café, 20% en banano, 15% en cocoa, etc. En 1980, el total de gastos en fletes y seguros para la región, fue de 450 millones de dólares, cifra similar a las divisas que ingresaron a Nicaragua por el valor de sus exportaciones.

10 Recientes estudios de la UNCTAD demuestran el poderoso control que ejercen las ET en la comercialización de los productos básicos: café, el 85 a 90%; azúcar, el 60%; banano, el 70 a 75%, etc. También se conoce de los procesos de integración vertical que han desarrollado estas empresas para controlar las diversas fases de producción y comercialización, financiamiento, e incluso, la venta final en supermercados de propiedad de estas empresas.

11 Por ejemplo, es indispensable cuantificar las compras de fertilizantes o de fármacos que efectúa toda la región, por la posibilidad de conformar un poder de compra regional efectivo, si no en relación a países, al menos con respecto a empresas abastecedoras.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal