Primer seminario regional



Descargar 426.89 Kb.
Página1/11
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño426.89 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

INIES

PRIMER SEMINARIO REGIONAL

“Centroamérica y El Caribe: en busca de una alternativa propia”

LA TAREA DE INVESTIGACIÓN REGIONAL:

Propuesta Metodológica

Managua, 2-6 Junio, 1982



INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES

INDICE

PRESENTACIÓN

INTRODUCCIÓN

  1. El sentido de esta metodología

  2. La importancia de basarse en estudios nacionales

  3. La orientación de la investigación hacia los procesos

de transformación social

  1. Características básicas de la propuesta metodológica



  1. ALGUNOS OPERADORES TEÓRICOS PROPUESTOS



  1. Los Subsistemas de Producción y Circulación

    1. El sentido de esta propuesta

    2. El concepto de subsistema de producción y circulación

    3. Las vinculaciones y diferencias entre las ramas y los

Subsistemas

  1. Las estrategias de Reproducción de los Grupos Sociales



  1. EL MARCO CONCEPTUAL METODOLÓGICO PROPUESTO



  1. El análisis de la Estructura Económica y Social

    1. El aparato de producción y circulación material

      1. Las cadenas de producción y circulación

de valores de uso principales

      1. Componentes especiales

      2. Aspectos dinámicos y territoriales

      3. La capacidad de trabajo

      4. Identificación de núcleos destacados y ´

Vulnerabilidad técnica

    1. Las relaciones económicas

      1. Los subsistemas de producción

y circulación social

      1. La articulación de formas heterogéneas

de producción

      1. La generación y apropiación de excedente

      2. Las condiciones de reproducción de cada

subsistema

      1. El análisis de las contradicciones

      2. Las condiciones de reproducción vistas

en conjunto

      1. La estructura económica en su conjunto



    1. La estructura social

      1. Orientación básica de la propuesta

      2. Bases para una categorización social

        1. La burguesía

        2. El campesinado

        3. El proletariado

        4. El semi-proletariado

        5. El sub-proletariado

        6. El sector informal

        7. La pequeña burguesía

      3. Consideraciones finales



    1. El Estado y la economía privada

      1. Antecedentes

      2. Características del estado capitalista en la región

      3. Los estados con hegemonía popular

      4. Algunas cuestiones a dilucidar



  1. El análisis de la Reproducción de la Estructura

Económica y Social

    1. Características del enfoque propuesto

      1. Las instancias de reproducción

      2. Los agentes de reproducción

    2. La reproducción material de las clases y grupos

sociales

      1. Los mecanismos de la reproducción

      2. Los mecanismos colectivos de reproducción

      3. Las formas de autoconsumo

      4. Las unidades reales de reproducción

      5. El grado de satisfacción de las necesidades

      6. La reproducción de la burguesía

    1. El modelo de acumulación y reproducción social

      1. La problemática de la acumulación

      2. Algunas características del modelo de

acumulación en la región

      1. Los límites del modelo de acumulación

para un proyecto popular

      1. La problemática de la reproducción/transformación

social

      1. Algunas consecuencias operativas



  1. La inserción de la Economía en el Mercado Mundial

    1. Hipótesis básicas y objetivos

    2. Diagnóstico del sector externo y la identificación

de los principales problemas

      1. La naturaleza de los límites a la reinserción

      2. Subsistemas y ramas a nivel mundial

      3. Evaluación de las experiencias de integración

económica

    1. La realidad actual de la economía mundial

      1. Las posibilidades coyunturales para una

reinserción en el sistema mundial

      1. El papel de los estados nacionales

      2. Las características de la crisis mundial actual

    1. Algunas cuestiones a dilucidar


PRESENTACIÓN1

El Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (INIES), y la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), surgen ante la necesidad de elaborar un Proyecto Regional Común Alternativo que apunte hacia la construcción de sociedades democráticas y populares en una región en profunda crisis. Para esto se pretende agrupar a los principales científicos sociales de la región, alrededor de un programa de trabajo común, orientado a investigar los problemas socio-económicos de Centro América y El Caribe, con la finalidad de ofrecer a las fuerzas revolucionarias y gobiernos democráticos y progresistas de la región, alternativas viables a corto, mediano y largo plazo.

Sostenemos que Centro América y El Caribe es una región que tiene que pensarse a sí misma, que no es posible alcanzar el margen de soberanía e independencia requerido sin crear un margen aún mayor de pensamiento propio. Pero para ello es necesario un enfoque interdisciplinario que precisa de medios humanos, económicos y de tiempo a nivel nacional y regional. Recursos humanos dedicados a tiempo completo a pensar desde y para la región, haciendo investigación militante, no sólo en el sentido de investigar para transformar con una orientación, sino de hacerlo respondiendo también a las necesidades coyunturales.

La profunda crisis estructural prolongada de la región –de carácter político, económico y geopolítico- exige de nosotros un esfuerzo de estudio y reflexión que combine programas operativos susceptibles de ser implementados con cierta inmediatez, pero enmarcados en una dirección de cambios estructurales. Por otro lado, exige un alto grado de coordinación entre los científicos sociales e instituciones de investigación del área. Exige, finalmente, superar no sólo la visión nacionalista individual y encontrar racionalmente los intereses comunes de la región, sino establecer programadamente nuestras tareas de investigación, formación de cuadros, documentación y difusión de nuestras actividades, ya que cada una de éstas forma parte del proyecto en su conjunto, apoyándose mutuamente.

En el campo de la investigación, nuestro objetivo es formular un Proyecto Regional Común Alternativo, con planteamientos políticamente flexibles y técnicamente posibles de ser implementados, que busquen la transformación estructural de la región que dé una base a la estabilidad política del área, sustentada en la satisfacción de las necesidades básicas de las grandes mayorías, su participación democrática en las decisiones nacionales y regionales, así como en el derecho de nuestros pueblos a lograr relaciones más justas y estables con los países centrales.

Para ello, tenemos que construir una plataforma de coordinación del trabajo común. El INIES y la CRIES son un embrión de esta plataforma, al tiempo que en el presente seminario se busca la discusión de los planteamientos iniciales que traemos, tanto en lo que se refiere a la estructura organizativa y de coordinación de las investigaciones como, fundamentalmente a la formulación de elementos metodológicos comunes de investigación, salidos del debate y reflexión colectiva.

Respecto a lo primero, hemos pensado como propuesta una estructura organizativa centrada en cuatro áreas de trabajo: formación social nacional, formación social regional, economía política y economía internacional.

Las labores del INIES se han iniciado con la primera área, formación social nacional, a través de la constitución de un equipo de investigadores nicaragüenses, salvadoreños y guatemaltecos, que están trabajando en la investigación de sus respectivas formaciones sociales. Asimismo, a corto plazo, se formará un equipo encargado de formular un programa de trabajo sobre las formaciones sociales del Caribe, articulado al programa centroamericano. Todos estos investigadores están trabajando, físicamente, en los locales del INIES.

Sin embargo, pensamos que será necesario establecer equipos en la región, que estudien las formaciones sociales propias en sus respectivos centros de investigación. Esta es otra de las tareas del presente seminario. Para todo este trabajo, no sólo es recomendable que coordinemos la programación de las investigaciones, sino que también tratemos de homogenizar criterios de análisis a través de la formulación de una metodología de investigación que tenga rasgos comunes.

Sin embargo, aún cuando lleguemos a trazar este programa de trabajo común y nos pongamos de acuerdo respecto a los elementos metodológicos que nos orienten en las investigaciones nacionales, es necesario tener un equipo que permanentemente sistematice los avances que se vayan produciendo, pero desde la perspectiva de la formación social regional. Este equipo deberá analizar la formación social Centroamericana y sus relaciones con El Caribe, de tal forma que iniciemos los estudios alternativos que nos permitan diseñar un proyecto regional desde una perspectiva popular y democrática, para poder enfrentar colectivamente propuestas que desde el centro pretenden imponernos.

Otras dos áreas de trabajo son, como hemos dicho, las de economía política y economía internacional. En el primer caso se trataría de estudiar los aspectos teóricos de la transición, así como las diversas experiencias que al respecto se han tenido y tienen en Centroamérica y El Caribe. En este campo, aún no hemos comenzado el trabajo explícitamente. Éste será un tema indispensable conforme vayamos avanzando en las investigaciones sobre la formación social de cada uno de los países. En lo que se refiere a la economía internacional, se analizarán aquellos aspectos que sean vitales para la región, tales como el conocimiento y seguimiento de los mercados de materias primas, alimentos y bienes de capital, relaciones financieras internacionales, etc. En esta área de trabajo, los equipos extra-regionales montarán sus respectivas estructuras de solidaridad con el proyecto centroamericano y caribeño.

Sobre documentación, formación de cuadros y difusión de nuestras actividades, vía boletín y revista, se presentan a la discusión documentos en donde se proponen líneas de acción inmediata, que puede orientar nuestras labores en estos tres otros campos de actividad del INIES y la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales.

Por últimos, respecto a la formulación de elementos metodológicos comunes, hemos elaborado un documento que es punto de debate en este seminario, y con el cual buscamos el consenso entre científicos sociales e institutos de investigación del área, consenso que sea producto de la reflexión colectiva e intercambio de experiencias. La presencia de los investigadores de El Caribe, permitirá dar luces a la discusión sobre las posibilidades de construir un Proyecto Regional Común Alternativo entre esas formaciones sociales tan dispares internamente y las formaciones sociales centroamericanas.

INTRODUCCIÓN

1. EL SENTIDO DE ESTA METODOLOGÍA

Una metodología puede ser paralizante. Nuestro objetivo no es paralizar sino estimular. No se trata de poner una “camisa de fuerza” al trabajo colectivo ni tampoco de resolver anticipadamente las dificultades del proceso investigativo, que deberán ir identificándose y resolviéndose concretamente sobre la marcha. Intentamos, sí, prefigurar el resultado de nuestro trabajo, estableciendo implícitamente las necesarias mediaciones entre un plan de trabajo y el objetivo último de nuestra actividad: la investigación científica de nuestras sociedades al servicio de los movimientos populares de la región de Centroamérica y El Caribe.

Tales mediaciones aparecen básicamente como un marco conceptual, como un sistema de ordenamiento y articulación de temas, establecidos como relevantes para nuestro objetivo por un marco teórico más general. Sin ninguna pretensión de construir o presentar una “Teoría”, se hacen entonces consideraciones de corte conceptual-operativo, en el entendimiento de que teoría y método son inseparables. A su vez, los conceptos son presentados “en acción” en el interior del discurso, evitando en lo posible caer en definiciones apriorísticas y rígidas que no estemos en condiciones de sustentar sin llevar la discusión al campo de la “gran teoría”, lo que distraería nuestra atención del objetivo de esta reunión: articular colectivamente nuestras investigaciones concretas en un proceso de continuo intercambio entre los equipos de investigación, que se coordinarían en el CRIES.

Por otra parte, una metodología no se deriva completamente de un marco teórico adoptado, sino que resulta también de la consideración de las especificidades del objeto concreto a ser investigado. Aunque nuestras investigaciones pudieran arrojar algunas contribuciones teóricas originales, no es ese nuestro objetivo central. Se trata de producir conocimiento concreto particularizado sobre estas sociedades, sobre esta región y su posición en el mundo. En tal sentido, la propuesta metodológica tentativa que se plantea ha tenido que adoptar un referente histórico concreto como punto de mira. Así, aunque se han considerado algunas situaciones específicas de otras sociedades nacionales, ha predominado la visión pre-analítica de la sociedad nicaragüense como criterio de determinación de relevancia de temas o de conceptos. En consecuencia, esta propuesta no pretende, por ejemplo, abarcar todas las situaciones sociales de la región. Sin embargo, creemos que aunque con alcances y coberturas diversas, las proposiciones metodológicas planteadas son válidas en la mayoría de nuestras sociedades, y en tal espíritu es que la exponemos.

2. LA IMPORTANCIA DE BASARSE EN ESTUDIOS NACIONALES

Desde la perspectiva del sistema mundial, esta región está compuesta por economías altamente abiertas, de pequeña dimensión, con grados importantes de desarticulación interna, donde las relaciones e intercambios asimétricos con otras regiones del mundo predominan por sobre los intra-regionales. Todas comparten también una misma posición desde la perspectiva del imperialismo norteamericano y de su proyecto geopolítico de dominación.

Dicho sistema mundial muestra aspectos críticos que presagian transformaciones importantes, por lo que su seguimiento e interpretación correctos es una necesidad para los movimientos populares de la región.

La situación de articulación nacional y regional con el sistema mundial, requiere una revisión a fondo, que permita superar las limitaciones derivadas de un sistema de intercambio desigual, sujeto a exacciones monopólicas, para posibilitar el desarrollo material necesario para sustentar proyectos auténticamente populares.

Diversos factores de crisis indican que, internamente, la región se está acercando a los límites estructurales del sistema de dominación que pretende mantener sojuzgadas a las grandes mayorías. Por lo tanto, se dan condiciones objetivas favorables para la realización de proyectos populares que disputen el poder a las clases dominantes.

En presencia de amplias mayorías super-explotadas directamente bajo relaciones capitalistas de producción, o bien bajo otras formas de subordinación del trabajo al capital, la organización y eficacia de fuerzas progresistas y revolucionarias en la región, es creciente. Esto sólo puede explicarse (y pronosticarse) sobre la base del conocimiento de los procesos nacionales, donde se conjugan especificidades históricas que abren tiempos y vías diversas para el avance de los sectores populares, aún cuando todos estén inmersos en un sistema imperialista común.

Aunque en la mayoría de los casos sería posible caracterizar esta sociedad por la debilidad de su sociedad civil y por un sistema de dominación política, donde la dictadura de las burguesías tiende a suplantar los endebles sistemas hegemónicos oligárquicos preexistentes, esto es insuficiente.

Es necesario identificar los elementos objetivos y subjetivos que determinan las condiciones de posibilidad, de necesidad y de eficacia de las luchas populares contra el subdesarrollo, la explotación y la opresión en que se pretende mantener a esta región. Los proyectos populares deberán partir de las condiciones concretas de estas sociedades, de las condiciones concretas de existencia material de las grandes mayorías, de sus concretas configuraciones ideológicas, de su historia concreta de lucha, para que puedan ser efectivamente asumidos por el pueblo en una práctica que, de por sí, irá modificando tales condiciones de partida.

Es indispensable pues, investigar concretamente situaciones concretas, y esto requiere partir al menos, de las especificidades nacionales. Por ello, la metodología que se propone se funda sobre la base del análisis de procesos nacionales. Sin embargo, tenemos ya anticipada una conclusión: una salida estable y consolidada de tipo popular, progresista y revolucionaria en esta zona del mundo, deberá confluir en un proyecto regional que amplíe las opciones estratégicas del campo popular. Tanto por razones económicas como geopolíticas, se impone entonces que estos proyectos confluyan en un proyecto regional articulado, y eso también debe reflejarse en la propuesta metodológica, en el entendimiento de que cada situación nacional implicará de todos modos, énfasis o prioridades diversas en el proceso investigativo, porque así lo exige su coyuntura particular.

3. LA ORIENTACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN HACIA LOS PROCESOS DE TRANSFORMACUIÓN SOCIAL

No es inusual encontrar que los esfuerzos de los científicos sociales se concentran en establecer si existe o no una crisis del capitalismo a nivel mundial, de tal o cual naturaleza. Asimismo, se encuentran frecuentes intentos de caracterizar las situaciones nacionales como de “crisis” del sistema económico o del sistema político, con evaluaciones variables acerca de su carácter orgánico o de sus posibilidades de resolución dentro del mismo sistema. Estas tareas son de fundamental importancia, pero pueden ser insuficientes, e incluso llevar a prácticas erróneas si se limitan a eso. Aún cuando se establezca que hay crisis, esto no determina el resultado de las luchas sociales, que en última instancia depende de la correlación de fuerzas. Esta correlación, si bien es en sí misma objeto de análisis, se construye cotidianamente mediante acciones concretas, particulares, orientadas sobre la base de un conocimiento analíticamente fundado o de presuposiciones acerca de las situaciones concretas. El proceso de organización permanente y creciente de las fuerzas populares, el conocimiento de las contradicciones específicas que atraviesa una sociedad, de su naturaleza, de su potencial conflictivo y de alianzas, es pues un elemento fundamental. Es necesario identificar, dentro del todo social, los mecanismos y procesos que sostienen las estructuras de dominación oligárquica y aquellos que tienden a superarlas, a impedir su reproducción. Esto no se logra “reencontrando” proposiciones teórico-ideológicas generales en cada realidad concreta, sino a través de la práctica socio-política, ayudada por la investigación de las formas concretas que la conflictualidad social y sus bases materiales tienen en cada coyuntura. Esta necesidad de aprehender lo concreto, si bien con la orientación de teorías diseñadas para captar el movimiento más general y profundo de las sociedades, fuerza la introducción de conceptos operativos que pueden ser considerados como no ortodoxos, como “espurios”, desde una perspectiva teórica dada. Sin embargo, optamos por esta vía, pues ya existe una larga historia de investigaciones que, por purismo teórico, se limitan a reproducir sus marcos teóricos, negando la relación dialéctica entre producción de conocimientos y transformación social. Interesa prever tendencias, desarrollos posibles de contradicciones, y ello no puede hacerse sobre la base de una visión de la sociedad como compuesta por burgueses y proletarios, abstractamente concebidos.

Las acumulaciones de fuerzas se dan, también, sobre la base de las denominadas “contradicciones secundarias”, que la metodología pretende captar.

El reduccionismo al imperialismo o a la genérica dominación interna de una clase o facción como causa última, no resuelven el problema de integrar una necesaria visión globalizante del sistema mundial y de la región en su conjunto, con las realidades concretas, con las posibilidades de cada sociedad nacional. Resolver esta cuestión es un desafío que tendremos que afrontar decididamente, en tanto nuestro objetivo es la práctica de transformación social y no el exclusivo cumplimiento académico.

En todo esto juega un papel primordial el análisis de la base económica de la sociedad, de las relaciones de producción y circulación que constituyen los diversos grupos sociales. Dicho análisis es privilegiado en esta propuesta, pero en el entendimiento de que un pensamiento estratégico no podría fundamentarse exclusivamente en estos elementos, puesto que las determinaciones políticas, ideológicas y culturales constituyen otras tantas instancias de la reproducción/transformación de estas sociedades, estructuradas como dominantemente capitalistas o en alguna etapa de transición a una nueva sociedad. Por ello, se incorporan a la propuesta algunas cuestiones que permitirán su articulación con análisis posteriores o ya existentes de lo político, lo ideológico y lo cultural, como es el caso de los niveles corporativos y sociales de organización, o la consideración de la etnicidad en la constitución de las clases.

4. CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LA PROPUESTA METODOLÓGICA

Teniendo presente lo ya expresado en esta introducción acerca de las pretensiones limitadas de esta propuesta, intentaremos resumir algunos de sus puntos fundamentales. En primer lugar, una cuestión de orden de presentación. Si hubiéramos respetado el orden que a nuestro juicio tienen las determinaciones de la problemática social a la que nos enfrentamos, hubiéramos debido partir quizás del último capítulo (II 3), donde la cuestión de la crisis por la que atraviesa actualmente el sistema mundial y las posibilidades que deja abiertas para una reinserción por parte de estas economías nacionales, así como la necesidad de desarrollar un proyecto de alcances regionales para poder hacer frente al duro proceso que se avecina, hubieran sido el punto de partida. Desde nuestro punto de vista, las economías nacionales tienen, en buena medida, la característica de estar altamente desarticuladas social y técnicamente, por constituir “momentos” de procesos de acumulación, cuya estrategia se define a nivel mundial, en buena medida, “a espaldas de nuestros pueblos”. Esto tiene enormes consecuencias sobre la posibilidad de resolver la “cuestión nacional” a partir de la constitución simultánea de un Estado-nación y de una burguesía nacional, donde el Estado tenga efectivamente cierta capacidad de regulación de la economía y los intereses privados y sociales frente al resto del mundo, y donde la burguesía tenga intereses objetivos a favor de un desarrollo económico y social que arrastre al conjunto de la sociedad, aunque desigualmente, en un proceso dinámico. Si a esto agregamos la importante dimensión de la cuestión étnica que, con variantes, opera en varios de los países de la región, se hace evidente que una de las cuestiones que obligadamente debe plantearse desde la perspectiva de los movimientos populares es cuál es el carácter de las clases dominantes a nivel nacional, y asimismo, cuál la viabilidad de desarrollar una nueva sociedad independiente dentro de ámbitos exclusivamente nacionales. La presencia extremadamente cercana del imperialismo norteamericano, con sus obvias consecuencias geopolíticas, no hace sino acentuar la importancia de las determinantes “externas” sobre la causalidad social interna de nuestras sociedades.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal