Practica no



Descargar 49.35 Kb.
Fecha de conversión26.11.2017
Tamaño49.35 Kb.

PRACTICA 1

PREPARACIÓN DE DISOLUCIONES
INTRODUCCIÓN

En la naturaleza encontramos dos clases de substancias puras, los elementos y los compuestos, las demás son mezclas. Una mezcla o dispersión consiste en dos o más substancias puras, separables por medios físicos, cuyas propiedades dependen de su composición y de las propiedades de las substancias que la componen. Las mezclas son de dos tipos: heterogéneas y homogéneas. Una mezcla heterogénea no es completamente uniforme y sus componentes son distinguibles, en ocasiones, a simple vista (por ejemplo, una mezcla de azúcar y arena). Una mezcla homogénea por el contrario tiene apariencia uniforme, las disoluciones son ejemplos de mezclas homogéneas.

En una disolución, las partículas dispersas son invisibles a simple vista, ya que son partículas de dimensiones atómicas con diámetro menor de 1 nm, no pueden detectarse por métodos ópticos y atraviesan las membranas permeables, tampoco pueden separarse por filtración, ni ultracentrifugación. Las disoluciones no presentan opalescencia porque las partículas disueltas no dispersan la luz pero sí pueden absorberla y tener color. En el cuerpo humano por ejemplo, los nutrientes están disueltos en la sangre, la cual los transporta a todas las células donde se incorporan a un sinfín de reacciones bioquímicas que en conjunto conocemos como metabolismo. Otros ejemplos de dispersiones homogéneas son las disoluciones salinas fisiológicas y las de glucosa, urea y aminoácidos contenidos en la sangre.

Al hablar de disoluciones es muy común usar los términos soluto y disolvente. El disolvente, también conocido como componente continuo o dispersor, es el que se encuentra en mayor cantidad y su estado físico no cambia cuando se forma la disolución. Todos los demás componentes que se disuelven en el disolvente se llaman solutos o bien componentes dispersos o discontinuos. Durante el proceso de disolución de los solutos se debe suministrar energía para romper las fuerzas que mantienen unidas las partículas de soluto entre sí y separarlas en iones o moléculas individuales. En general, la energía que se requiere para romper los enlaces entre las partículas del soluto es aportada por la que se libera cuando interactúan las moléculas de soluto y disolvente.

Un aspecto importante de los solutos es su solubilidad, que es la capacidad que tienen para disolverse en otra sustancia y se mide como la cantidad máxima de soluto que se puede disolver en un volumen definido de solvente, a una temperatura y presión determinadas. En el caso de las mezclas gas en gas, la solubilidad es ilimitada, mientras que en el resto de las disoluciones existe un límite a la cantidad de soluto que se puede disolver en un volumen. La solubilidad se mide como el coeficiente de solubilidad o simplemente solubilidad. Para los líquidos y sólidos, la solubilidad se reporta en g de soluto por 100 g de disolvente (Brady, 2003).
FACTORES QUE MODIFICAN LA SOLUBILIDAD DE LAS DISOLUCIONES

Temperatura

En el caso de líquidos y sólidos, la solubilidad en agua aumenta al incrementar la temperatura (para reacciones endotérmicas), en cambio para los gases, la solubilidad disminuye cuando aumenta la temperatura. Un ejemplo del impacto ambiental de este factor es el caso de las industrias que vierten agua caliente al mar, ríos o lagos, la cual se considera contaminante ya que disminuye la solubilidad del O2 y por lo tanto, la cantidad de O2 disuelto en el agua, como consecuencia los organismos aeróbicos mueren o ven limitado su desarrollo.



Presión

La presión prácticamente no afecta la solubilidad de líquidos y sólidos en agua, pero sí aumenta la solubilidad de los gases. La solubilidad de un gas en un líquido es proporcional a su presión parcial; por ejemplo, la presión atmosférica al nivel del mar es de 760 mm de Hg, la Ciudad de México se encuentra a una altura promedio de 2260 m sobre el nivel del mar con una presión atmosférica promedio de 585 mm de Hg, debido a ello la presión parcial de O2 en este lugar es menor que al nivel del mar y por lo tanto, también lo es su solubilidad en agua.



Estructura química

La capacidad de las sustancias para disolverse en líquidos, depende de que las interacciones soluto – solvente provean suficiente energía para dispersar el soluto. Si la estructura química del soluto y solvente no son afines, entonces no podrán interactuar y el soluto será insoluble en el solvente, como sucede con el aceite y el agua (Ocampo, 2005).




DISOLUCIONES ACUOSAS

Los solventes polares como el agua, tienen dipolos cuyo extremo positivo atrae a los iones negativos del soluto y el extremo negativo a los iones positivos de soluto, estos enlaces llamados ión-dipolo, individualmente son débiles pero en grandes cantidades, como sucede en las disoluciones, aportan suficiente energía para vencer la atracción electrostática que mantiene unidos a los iones en el cristal sólido. En la disolución, cada ión está rodeado por muchas moléculas de disolvente por lo que se dice que está solvatado y si el disolvente es agua, entonces se dice que está hidratado.

Por otro lado, para que un disolvente pueda disolver compuestos iónicos debe tener también una constante dieléctrica elevada, que le permita disminuir la atracción entre iones de carga opuesta, una vez que se encuentran solvatados. El agua debe sus relevantes propiedades como disolvente de substancias iónicas a su polaridad y su elevada constante dieléctrica. Además, el agua forma “puentes de hidrógeno”, lo que le permite disolver también compuestos polares, aunque no sean iónicos.

Cuando se quiere indicar la cantidad relativa de soluto y disolvente presentes en una disolución, se usa el término de concentración. Existen dos maneras de expresar la concentración, en una se indica la cantidad de soluto en relación con la cantidad de disolución y en la otra, la cantidad de soluto con respecto a la cantidad de disolvente. Las formas más comunes de expresar la concentración corresponden al primer tipo y son: molaridad, normalidad, osmolaridad, fracción molar y por ciento. Entre las formas más útiles del segundo tipo están la molalidad y la normalidad


Expresiones de Concentración en Términos de la Cantidad de Soluto por Cantidad de Disolución

Vale la pena recordar aquí que un mol es la cantidad de sustancia que contiene el número de Avogadro (NA) de partículas elementales, átomos, iones o moléculas y que NA es igual a 6.022x1023. Un mol de cualquier sustancia es la cantidad en gramos igual a su peso o masa molecular (PM), así se tiene que un átomo-gramo de hidrógeno es 1 gramo de hidrógeno; un átomo-gramo de sodio son 23 gramos de sodio; un átomo-gramo de potasio son 39 gramos de potasio; y un átomo - gramo de cloro son 35.5 gramos de cloro. Ahora bien, los átomos se unen para formar moléculas; por ejemplo, el carbono, el oxígeno y el hidrógeno se unen para formar, entre otras sustancias, glucosa cuya fórmula condensada es C6H12O6. La masa molecular de la glucosa es la suma de las masas de los átomos constituyentes, a saber: el carbono es 12x6, sumado al hidrógeno 1x12, más el oxígeno 16x6 lo que resulta en una masa molecular total igual a 180 átomos-gramo o gramos por molécula de glucosa; esta masa puede ser expresada en gramos y, si cuando se habla de átomos se le llamaba átomo-gramo, cuando se refiere a moléculas, se le denomina molécula-gramo o mol.



Molaridad. Se define como el número de moles de soluto en un litro de disolución. Se representa con la letra M y sus unidades son mol·l-1. Es importante notar que esta forma de expresar la concentración indica la cantidad de soluto por cantidad de disolución total y no de disolvente, esto quiere decir que si se disuelve en agua 1 mol de glucosa (180 gramos por mol) y se añade agua suficiente ("se afora") hasta completar un litro, se obtiene una disolución molar (1.0 M) de glucosa. La manera mas conveniente de calcular la molaridad de una disolución es utilizando la siguiente ecuación.

Donde:


M = es la molaridad (mol·l-1)

g soluto = es la cantidad de soluto en la disolución (g)

PM = peso molecular del soluto (g·mol-1)

V = volumen de disolución (l)


Normalidad. Es el número de equivalentes químicos (# eq) de soluto, disueltos en un litro de disolución. Se representa con la letra N y sus unidades son eq·l-1. El equivalente químico de una sustancia depende del tipo de reacción en que va a participar. El peso equivalente químico se calcula dividiendo el peso molecular entre la valencia del compuesto en la reacción considerada, y el equivalente químico será la cantidad en gramos igual al peso equivalente de la sustancia.

En reacciones ácido - base la valencia será igual al número de protones donados por el ácido o aceptados por la base, en cambio, en reacciones de óxido - reducción será el número de electrones que gana o pierde un átomo o molécula. Un ejemplo es cuando el ácido oxálico H2CO2, se oxida para producir CO2 según la reacción:



En donde el número de equivalentes por mol de soluto (n) es igual al número de electrones, por lo tanto, el número de equivalentes químicos para una disolución de acido oxálico (con un peso molecular de 90 g/mol) es:

# eq = 90 g·mol-1/2 eq·mol-1 = 45 eq por cada mol de H2CO2

En disoluciones de ácidos y bases, n es el número de H+ que proporciona una unidad fórmula de ácido o también el número de OH- que suministra una unidad fórmula de la base. La forma matemática para calcular la normalidad de una disolución es:



Donde:
N = es la normalidad (eq·l-1)

g soluto = es la cantidad de soluto en la disolución (g)

Peso equivalente = peso equivalente de soluto

V = volumen de disolución (l)
Las expresiones de molaridad y normalidad están relacionadas a través de la valencia y por ello se puede plantear la siguiente equivalencia:

Donde:


N = normalidad (eq·l-1)

M = molaridad (mol·l-1)

n = número de electrones transferidos por unidad de fórmula.

Osmolaridad. Se define como el número de osmoles de soluto por litro de disolución, se representa son el símbolo Os y tiene unidades de osmol·l-1. El osmol es la cantidad de soluto que ejerce una presión osmótica igual a la de un mol de partículas disueltas, que es de 22.4 atmósferas a 25 °C; cuando los solutos no se disocian la osmolaridad (Os) y la molaridad (M) son iguales, pero en solutos disociables, la osmolaridad depende del grado de disociación.

Fracción Molar. Es la fracción del total de moles de una sustancia en disolución, que representa el número de moles de un componente particular. Su símbolo es “x” y se calcula dividiendo el número de moles del iésimo componente (ni) entre el número total de moles en la disolución (nT):

Donde:


xi = fracción mol del componente “i” o del soluto “i” en la disolución

ni = número de moles del componente “i” o del soluto “i” en la disolución (mol)

nT = suma total de moles de los “i” componentes en la disolución (mol)
Como se puede ver en la ecuación, la fracción molar es un número adimensional y la suma de las fracciones molares de todos los componentes de la disolución siempre es igual a uno.

Por ciento. Expresa la concentración como partes de soluto por cada cien partes de disolución. Para preparar una disolución porcentual se considera que las substancias "químicamente puras" están formadas sólo por soluto, es decir, están al 100%. Según las unidades en que se expresen las partes de soluto y disolvente la concentración porcentual puede tener múltiples formas, las más comunes son:

Por ciento peso en peso (% p/p). También llamado peso porcentual, es el número de gramos de soluto en 100 g de disolución y es la forma en que se expresa la pureza de los reactivos químicos. Se representa como % p/p y la forma de calcularlo es:


ó
Así pues en una disolución de cloruro de sodio al 5.0% en peso, 5.0 gramos de NaCl se disuelven en 95.0 gramos de agua. Por ejemplo, los ácidos clorhídrico, sulfúrico, etc. son envasados de esta manera. Así, para al ácido clorhídrico (HCl) al 37% (p /p) en cada 100 gramos de disolución, 37 gramos son de HCl puro.

Por ciento volumen en volumen (% v/v). Es el número de mililitros de soluto en 100 mililitros de disolución.

Por ciento peso en volumen (% p/v). Es el número de gramos de soluto en 100 mililitros de disolución y es la forma más común de las expresiones porcentuales.

Moles por ciento (moles %). Es el número de moles de soluto disueltas en 100 mililitros de disolución.

Milimoles por ciento (mmoles %). Es el número de milimoles de soluto disueltas en 100 mililitros de disolución. Un milimol es la milésima parte de un mol.

Miliequivalentes porciento (meq %). Es el número de miliequivalentes químicos de soluto en 100 mililitros de disolución. Un miliequivalente químico es la milésima parte del peso de un eq. Esta forma de expresar la concentración es muy utilizada en química clínica.

Los por cientos en peso y peso/volumen se relacionan con la densidad () de la siguiente manera:

El % p/p puede también relacionarse con la molaridad (M) y normalidad (N) mediante las siguientes expresiones:




Expresiones de Concentración en Términos de la Cantidad de Soluto por Cantidad de Disolvente

Molalidad. Es el número de moles de soluto disueltos en un kilogramo (1000 gramos) de solvente. Se representa con la letra m y sus unidades son mol·kg-1. La principal ventaja de esta forma de expresar la concentración es que su valor no cambia con la temperatura, como sucede con la molaridad, pero como en el trabajo práctico es más fácil medir volúmenes que masas, sólo se emplea la molalidad cuando se sabe que la temperatura va a cambiar durante el proceso a estudiar.

Osmolalidad. Se define como el número de osmoles de soluto por kilogramo de solvente. Como los procesos biológicos se llevan a cabo siempre a temperatura prácticamente constante, esta forma de expresar la presión osmótica casi no se usa en bioquímica (Burns, 2003).
PROCESO DE DILUCIÓN DE LAS DISOLUCIONES

¿Qué pasa cuando ya se tiene una disolución de cierta concentración (disolución madre) y se desea obtener, a partir de ésta, una nueva disolución con una menor concentración? A este proceso se le conoce como dilución, y en su cálculo se utiliza la siguiente ecuación:



Donde:


V1 = Volumen de la disolución madre que se deberá tomar para obtener la nueva disolución

C1 = Concentración de la disolución madre

V2 = Volumen que se desea obtener de la nueva disolución

C2 = Concentración que tendrá la disolución nueva


Las concentraciones pueden estar expresadas en términos de molaridad, normalidad, porcentuales, molales u otras.
DISOLUCIONES SOBRESATURADAS, SATURADAS, CONCENTRADAS, DILUIDAS Y MUY DILUIDAS

Tomando como referencia la cantidad de soluto disuelto y su solubilidad las disoluciones pueden ser sobresaturadas, saturadas, concentradas, diluidas y muy diluidas. Una disolución sobresaturada contiene una cantidad de soluto mayor de la que el disolvente puede disolver a la temperatura actual, y por lo tanto es inestable, cualquier disturbio la hace precipitar. Una disolución está saturada cuando contiene la máxima cantidad de soluto que la cantidad presente de disolvente puede disolver, en las condiciones de presión y temperatura existentes. Una disolución concentrada contiene una cantidad menor de soluto que la necesaria para saturarla a la temperatura en que se encuentra, pero que se aproxima a ella; en forma práctica, las soluciones mayores a 1M se consideran concentradas. Las soluciones diluidas contienen una pequeña fracción del total de soluto que pueden disolver; en la práctica la concentración de una disolución diluida es menor de 1M pero mayor de 0.01 M. Finalmente, las soluciones muy diluidas son aquellas cuya concentración es menor a 0.01 M (Skoog et al, 2008, Whitten et al, 1992).


OBJETIVOS

El alumno deberá ser capaz de realizar los cálculos de la concentración de diversas disoluciones, llevar a cabo su preparación y distinguir las diferencias entra las distintas formas de expresar su concentración.


MATERIALES Y REACTIVOS

Balanza analítica

1 espátula

4 vasos de precipitados de 100 ml

4 matraces volumétricos de 100 ml

3 pipetas graduadas de 10 ml

1 propipeta

1 agitador magnético

1 varilla de vidrio

1 piseta


1 probeta de 100 ml

1 pipeta Pasteur con bulbo

Etanol

Ácido sulfúrico



Acido Clorhídrico

Hidróxido de sodio

Carbonato de sodio

Agua destilada (disolvente)


PROCEDIMIENTO

Preparación de 100 ml de disolución 0.10 M de carbonato de sodio

Pese en un vaso se precipitados de 100 ml, 1.06 g de carbonato de sodio (Na2CO3). Recuerde registrar el peso mostrado en la balanza. Añada una porción de agua para disolver con agitación completamente la sal. Transfiera la disolución a un matraz volumétrico de 100 ml con la ayuda de una varilla de vidrio para no derramarla ni gotear. El vaso se lava dos veces con porciones de 2 ml de agua y dichas porciones se transfieren al matraz volumétrico. Continúe lentamente la adición de agua hasta llegar al aforo, tape el matraz y agítelo invirtiéndolo varias veces. Haga los cálculos con el fin de rectificar la concentración.



Preparación de 100 ml de una disolución de cloruro de sodio

Pese en una balanza un vaso de precipitados de 100 ml, tare el vaso y adicione con una espátula sal (NaCl) hasta completar 2.0 g. Recuerde registrar el peso mostrado en la balanza. Mida 90.0 ml de agua y adiciónelos al vaso que contiene la sal y agite hasta completa disolución del sólido, transfiera la disolución a un matraz volumétrico de 100 ml y llévelo a volumen con agua. Calcule la concentración de NaCl en molaridad (M) y en % p/p.



Preparación de 100 ml de una disolución de etanol

Con una pipeta graduada mida 0.7 ml de etanol al 96% con φ = 0.8117 y deposítelos en un matraz volumétrico de 10 ml. Adicione agua para mezclar y posteriormente afore con agua. Determine cual es la concentración molar (M) y en % v/v.



Preparación de 100 ml de HCl 0.10 M, a partir de HCl concentrado (37% p/p y densidad de 1.18 g/ml)

Coloque 50.0 ml de agua en un matraz volumétrico de 100 ml. Con ayuda de una propipeta y en una campana de extracción de vapores, tome el volumen necesario de ácido concentrado para preparar la disolución requerida. Agregue el ácido lentamente al matraz con agua, deslizándolo gota a gota por las paredes del recipiente. Agite ligeramente la disolución y lleve hasta el aforo con agua. Tape el matraz y agítelo nuevamente.



Preparación de 100 ml de H2SO4 5% p/p, a partir de H2SO4 concentrado (98% p/p y densidad de 1.87 g/ml)

Coloque 50.0 ml de agua en un matraz volumétrico 100 ml. Con ayuda de una propipeta y en una campana de extracción de vapores, tome el volumen necesario de ácido concentrado para preparar la disolución requerida. Agregue el ácido lentamente al matraz con agua, deslizándolo gota a gota por las paredes del recipiente, agite ligeramente la disolución y lleve hasta el aforo con agua, tape el matraz y agite nuevamente.


Recuerde: nunca pipetee un ácido, y ningún reactivo en general, con la boca y siempre adicione el ácido al agua, nunca el agua al ácido! Use su bata cerrada (completamente abotonada) y trabaje en la campana de extracción cuando se trate de ácidos fuertes.
Preparación de 100 ml de una disolución 0.1 N de NaOH

Empleando KOH puro, diseñe un método para preparar 100 ml de disolución 1 N. Escriba el procedimiento con los cálculos a seguir, discútalos con el profesor y luego proceda a la preparación de la disolución.


REPORTE DE LA PRÁCTICA

Al terminar el desarrollo experimental, deberá entregar al profesor el registro de los pesos o volúmenes medidos durante la sesión, ya que efectuará un análisis del desempeño grupal a través del cálculo del promedio, desviación estándar y coeficiente de variación.

En el reporte de resultados deberá registrar los cálculos efectuados para cada una de las disoluciones preparadas, así como expresar las concentraciones experimentales en las diferentes formas como son normalidad, molaridad, y porciento en peso y volumen, tomando como base el volumen adicionado con la pipeta y /o el peso registrado en la balanza.
CUESTIONARIO


  1. ¿Cómo prepararía 200 ml de una disolución 2 N de NaHCO3?

  2. ¿Qué le pasará a la concentración de una disolución 1 M de HCl si se deja largo tiempo en un recipiente destapado?

  3. ¿Qué entiende cuando le piden preparar un litro de una disolución de NaCl a una concentración de 20 partes por millón (ppm)? Qué cálculos haría?

  4. ¿Qué peso de NaOH se necesita para preparar 500 ml de una disolución 0.1 M?

  5. El frasco de donde se obtuvo el H2SO4 tiene las siguientes especificaciones: peso molecular = 98.08 g/mol, densidad = 1.87 g/ml, % de pureza = 98.0. Reporte la concentración de H2SO4 en:

    1. % Peso

    2. % Peso/volumen

    3. Molaridad

    4. Normalidad


BIBLIOGRAFÍA

Brady James. E. 2003. Química Básica. Principios y Estructura. 2ª edición, Editorial Limusa Wiley. México.

Burns Ralph A. 2003. Fundamentos de Química. 4ª edición, Pearson Education, México D. F.

Skoog Douglas Arvid., West Donald M., Holler James F., Crouch Stanley R. 2008. Fundamentos de Química Analítica. 8ª edición, Thomson Learning. México.

Whitten Kenneth. L. Gailey Kenneth. D., Davis Raymond. E. 1992. Química General. 3ª

edición. Editorial Mc Graw –Hill Interamericana de México.



Ocampo Glafira Angeles. 1991 Fundamentos de Química III, Editorial Publicaciones Cultural México, D. F.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal