¿Por qué comunicar a Cristo transculturalmente?



Descargar 359.38 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión20.12.2017
Tamaño359.38 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8

Lección 1:

¿Por qué comunicar a Cristo transculturalmente?

Enseñanza:

¿Qué significa comunicar?

La raíz de la palabra “comunicar” es la palabra en latín communis. Communis está relacionada a estas palabras: • Común-teniendo en común; compartiendo las mismas cosas

• Comuna-va más allá del simple compartir, a un compromiso de uno al otro en un área amplia del vivir

• Comunidad-compartiendo el mismo espacio geográfico o interés especial

• Comunismo-un sistema político que busca que la gente tenga todas las cosas en común

• Comunicación-un compromiso constante y ampliándose que encuentra y edifica más y más cosas comunes, más áreas para compartir. La evangelización se efectúa solo en los lugares donde hay comunicación; comunicación se efectúa solo donde hay compromiso.
¿De dónde viene la necesidad de comunicarse?

La comunicación está edificada dentro de nuestra hechura física/biológica; nuestros sentidos de ver, escuchar, oler, tocar, y sentir son las puertas que se abren para la comunicación. La comunicación esta edificada en nuestro aparato social; nuestro sobrevivir depende de ello.

El reconocer que el Adán solitario necesitaba una compañera, alguien con quien comunicarse, es parte de la historia de la creación (Gen 1:26). La familia fue la primera unidad social.

Refiera al Recurso 1-3 de la Guía del estudiante

La comunicación está edificada en nuestra naturaleza espiritual. Consideremos los cuatro indicadores bíblicos de esto.

1. Dios es comunidad. Él es presentado inicialmente con el plural Elohim. “Hagamos al hombre a nuestra imagen” (Gen 1:26). Algunos comentaristas ven en esto la naturaleza plural de Dios. Elohim es expresado 27 veces en Génesis 1, tal vez indicando la naturaleza de comunidad de Dios; más tarde expresada en la Trinidad. Por lo tanto, Dios está siempre en comunicación entre las tres expresiones de Su ser- Padre, Hijo y Espíritu Santo.

2. Los humanos también son hechos a la imagen de Dios (Gen 1:26), reflejando no solo la comunidad pero también la necesidad de Dios o el ejemplo de comunicarse con la humanidad, como en su conversación con Adán en el Jardín del Edén, “Y mandó Jehová Dios al hombre” (Gen 2:16).

3. La caída del hombre fue un fracaso por no obedecer una comunicación (de Dios hacia el hombre) (Gen 3:1- 8). En el fracaso de Adán y Eva de obedecer las instrucciones dadas por Dios, el resultado ha sido la tendencia universal humana de egoísmo, curvatum inse, (latín) todo para uno, resultando en una comunión rota con Dios y con el prójimo-vecino. Crea la mentalidad “nosotros y ellos”.

Más tarde vemos el colapso de la comunicación en el pecado de Caín y la fractura que resultó en las relaciones con su propia familia (Gen 4:1-16)

Un ejemplo más de la rotura en la comunicación se ve en el incidente de la Torre de Babel (Gen 11:1-9), donde la arrogancia y la importancia propia-orgullo del pueblo resultó en el colapso de la comunicación a través de la diversidad de idiomas y la dispersión de los grupos de gentes.

4. El Evangelio según San Juan comienza así: “En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios” (Juan 1:1). La palabra griega usada es logos, que significa “palabra.” La noción de comunicación es implícita en el significado de la palabra. En la encarnación, Dios se comunicó con nosotros revelándose completamente en la vida, muerte, resurrección y ascensión de nuestro Señor, Jesucristo. La carta a los Hebreos le añade a nuestro entendimiento. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Heb 1:1-2)

Enseñanza:

Formas en las cuales Dios se comunica con la humanidad. A través de Jesucristo, la Palabra (Verbo) encarnada

Jesús es el verbo—Jn 1:1-5 Mesías—Jn 1:41 Cristo—Mt 1:16 Señor—Ro 1:3 Hijo de Dios—Mr 1:1 Redentor—Is 59:20, 1 Co 1:30 Salvador—Lc2:11 Sabiduría de Dios—1 Cor1:24

La confesión central cristiana o afirmación es que “Jesús es Señor”. El Nuevo Testamento dice esto en varias formas. Él no solo predicó el evangelio, Él es el evangelio de Dios. Pablo dijo que en Cristo, el misterio de Dios escondido por las edades y generaciones ha sido manifestado (Col 1:24-29). En Cristo el misterio de la voluntad de Dios ha sido dado a conocer. De acuerdo al propósito de Dios, presentado y cumplido en Cristo, los santos de Dios pueden ver que ahora el plan de Dios para el cumplimiento del tiempo fue: “reunir todas las cosas en Cristo en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra” (Efe 1:10).

En Jesús de Nazaret, Dios se ha revelado completamente, dado a conocer y comunicado a sí mismo. Todo lo que sabemos acerca de Dios como Creador y Redentor es para que se entienda a la luz de Jesús. Todo lo que se sepa y se hable acerca de Dios tiene que pasar a través de la Palabra haberse hecho carne: “A Dios nadie lo vio jamás”, dice Juan, “el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer” (Jn 1:18). Porque: “el verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad” (Jn 1:14). Jesús le dijo a Felipe “El que me ha visto a mí ha visto al Padre” (Jn 14:9).

La Palabra de Dios es primeramente Jesucristo, el Hijo del Padre. Segundo, es la Palabra de la Santa Escritura al ella, por el Espíritu, dar testimonio de Cristo. La Palabra de Dios ocurre también en la proclamación del evangelio. En la predicación y en la celebración de los sacramentos del bautismo y la Cena del Señor, el “evangelio ocurre” una y otra vez. El Espíritu Santo hace que el Cristo Vivo esté presente, listo para perdonar, para hacer todas las cosas nuevas, para reconciliar y para dar el poder a los santos para que sean testigos.

Uno de los grandes errores que el cristiano puede cometer es ponerse a hablar de Dios sin comenzar en donde el Nuevo Testamento comienza; con el humilde, crucificado, resucitado, exaltado y Señor que viene de nuevo. Todo conocimiento tiene que someterse a Su persona para instrucción, corrección y para terminar.

A través de las Escrituras

Referir al Manual de la Iglesia del Nazareno 2005-2009 (Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, 2005, 27 - El Artículo de Fe de la Iglesia del Nazareno acerca de las Escrituras está de acuerdo con las instrucciones que le diera el Apóstol Pablo a Timoteo: Persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:14- 17).

El Antiguo y Nuevo Testamento juntos cuentan la historia de Dios en muchas formas diferentes. Las Escrituras son un gran número de formas literarias como los salmos, sabiduría, declaraciones proféticas, archivos de corte y muchos más. Dios escribió los Diez Mandamientos en tablas de piedra (Ex 20). Judíos piadosos muchas veces usaban en sus cabezas cajas pequeñas de piel, llamadas filacterias, (Mt 23:5), que contenían escrituras. Mateo, Marcos, Lucas y Juan usaron las formas literarias “evangelio” para contar la historia de Jesús. Pablo, Pedro, Santiago y Juan usaron cartas para enseñarles a las iglesias.

A través la palabra oral de Dios y su pueblo: “Y dijo Dios…” No podemos comprender completamente y exactamente como Dios se comunicó en los primeros capítulos del Antiguo Testamento. No sabemos en cuáles idiomas Sus mensajes fueron impartido y ni aun sus formas. ¿Habló Hebreo o algún idioma semítico? ¿Fue escuchado en una voz audible o en una sensación interna de parte de los que escuchaban?

Como quiera que fuera, no sabemos cómo los mensajes de Dios fueron puestos en formas lingüísticas y transmitidas por la tradición oral de generación a generación.

Las formas que han llegado hasta nosotros hoy como la Palabra de Dios son expresadas en una variedad de tipologías literarias: proverbios, mitos, poesías, historias épicas, genealogías, parábolas, literatura apocalíptica, sermones y proclamaciones.

A través de la creación de Dios y los procesos naturales

En la carta a los Romanos, el Apóstol Pablo dijo que aunque la humanidad caída ha suprimido groseramente la verdad: Lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa (Ro 1:19-20).

Cuando creó al mundo, Dios repetidamente declaró el fruto de sus manos ser “bueno” (Gn 1). Ver la creación es aprender algo acerca de la naturaleza del Creador.

Ejemplos de procesos naturales que muestran la grandeza, bondad, y belleza de Dios: • “Los cielos cuentan la gloria de Dios” (Sal 19:1). • “Los cielos anunciaron su justicia” (Sal 97:6) • Las hormigas nos enseñan la importancia del trabajo. “Vé a la hormiga, oh perezoso. Mira sus caminos y sé sabio” (Pr 6:6). • Siendo que el cuidado de Dios es expresado a través de la naturaleza, por analogía, podemos entender su cuidado aún más hacia la humanidad (Mt 6:25-34).

Ejemplos de mensajes cósmicos incluye: • El arco mostrado a Noé expresando la promesa de Dios para preservar la naturaleza de otro diluvio universal (Gn 9:12-170). • La estrella en el oriente anunciando el nacimiento de Cristo (Mt 2:2). • El sol y la luna apocalípticas no darán su luz más, como señal de la segunda venida de Cristo (Mt 24:29)

A través de ritos y rituales

Un ritual es una historia que repetidamente se práctica con un comportamiento simbólico, usualmente efectuado en una secuencia de ritos. Comunican a los participantes y a la audiencia, elementos de los valores esenciales y propósito del grupo que se reúne. Por ejemplo:

• Rituales en el templo, tales como los sacrificios de animales (Lv 2:9).

• Ritos de los sacerdotes, tales como la ordenación de sacerdotes (Ex 29).

• La comida de la pascua, actuando el ritual con el significado de la liberación divina de los Judíos de Egipto (Nm 9:1-14).

• La Eucaristía, también conocida como la Última Cena o la Comunión Santa, la cual es la repetición de la historia de la Pascua (cristiana) siguiendo las instrucciones de Cristo (Mr 14;22- 25).

• El bautismo con agua como fue practicado por Juan el Bautista, simbolizando la limpieza, la muerte a la vida vieja y el nacimiento a la nueva vida (Mt 1:20-21).

A través de imágenes visuales y sueños

Dios le habló muchas veces a su pueblo por medio de sueños y visiones. De acuerdo a algunos pasajes, especialmente en Génesis, Dios usó el medio de sueños para comunicar Sus mensajes. Ejemplos:

• Dios le reveló a Abimelec el engaño de Abraham por medio de un sueño (Gn 20:3).

• Dios expresa su cuidado hacia Jacob como también Su identidad cuando éste estaba preocupado (Gn 31:11-13).

• Daniel recibe un extenso sueño apocalíptico (Daniel).

• José, el padre humano de Jesús, tiene una serie de sueños que lo prepara para sus responsabilidades maravillosas de este parentesco único (Mt 1:20-21).

A través símbolos del cuerpo no verbales

Muchas veces Dios se comunica efectivamente a través de símbolos no verbales. Algunos ejemplos son: • Dios puso una marca en la frente de Caín para protección (Gn 4:15).

• Dios dio instrucciones a los que tomaban el juramento del nazareato de no cortarse el pelo como señal de consagración (Nm 6:5).

• Dios castigó a Miriam con la enfermedad de la lepra en su piel por su actitud racista en contra de la mujer de Moisés (Nm 12:10).

• Moisés ordenó horadar la oreja de los esclavos como señal de posesión (Dt 15:17).

A través de vestiduras y trajes

Con lo que la gente se viste comunica mensajes a los que los observan y a los que usan los vestidos. Ejemplos:

• La ropa de los sacerdotes incluía un pectoral, el efod, el manto, la túnica bordada, la mitra y el cinturón. Además campanas y otros adornos y cada uno como parte de un simbolismo significativo (Ex 28).

• Por otro lado, la visión de Zacarías del gran sacerdote fue verlo con vestiduras viles como un símbolo de pobreza espiritual (Zac 3:1-3).

• Pablo instruyó a Timoteo sobre la importancia de ser modesto en el vestir y en adornos ya que el ser excesivo comunica un mensaje torcido acerca de la fe (2 tim 2:9).

A través de artefactos religiosos

Los así llamados artículos religiosos comunican mensajes, ya sean apropiados o no apropiados. Ejemplos:

• Los muebles del templo como los del tabernáculo, la fuente de bronce (para lavar), el gran altar para el sacrificio, las cortinas, los artefactos hechos de oro, plata, piedra y madera; todos tenían significado simbólico (Ex 30-31).

• Aceite para la unción simbolizaba la dedicación y la ordenación y la presencia del Espíritu Santo (Ex 30: 22-33). En el Nuevo Testamento, la unción con aceite comunicaba el agente de Dios para la sanidad (Stg 5:14).

• Para Pablo, la cruz vino a ser el símbolo de la reconciliación; por todo el mundo era el símbolo de ofensa (Ga 5:11).

• Sin embargo, en Pablo hay un movimiento hacia el separarse de designar claramente los artefactos o cosas en sí como para presentar un mensaje apropiado o no apropiado. En el asunto de alimentos “limpios” o “inmundos”, Pablo reconoce el valor del poder interpretar uno mismo sobre los artefactos en vez del significado encerrado en el artefacto en sí. Pablo reconoce que todos los alimentos son buenos para comer, el error está en causar problemas para otros por lo que uno come o no come (Ro 14:20).

Por el uso del espacio

Especialmente en el Antiguo Testamento, hay un mensaje claro que el espacio en sí comunicaba significado. Ejemplos:

• En la distribución del espacio en el Templo. Los gentiles fueron excluidos excepto en las áreas de afuera, los Judíos eran admitidos en el patio, pero solo el gran sacerdote podía entrar al lugar santísimo. El espacio alrededor del arca del pacto era tan santa que el tocarla resultaba en la muerte.

• Otros términos indican lo especial del espacio, como la Ciudad Santa y la nación santa de Dios, Israel.

• Por otro lado, cementerios, tumbas, y el desierto eran la morada de los espíritus y los demonios y había que evitarlos.

• Aún más, Dios se airaba especialmente con las personas tales como Acab que hizo altar a Baal en el templo Baal, como también una imagen de Acera…para provocar a Jehová (1 R 16:32- 33).

• Sin embargo en el testimonio del Nuevo Testamento, encontramos un redefinir gradual de espacio. Todo espacio viene a ser propiedad de Dios y finalmente todo espacio será redimido. El infierno es el único espacio que está en el más allá de la redención (Lc. 16:19- 29), aunque hay una referencia que Jesús mismo descendió “al infierno”, como lo declara el Credo de los Apóstoles. Traducciones más corrientes declaran que Él le predicó a los “espíritus en prisión” (1 Pe 3:19)

A través del uso del tiempo

Así como los artefactos materiales y el espacio son divididos en el Antiguo Testamento en lo “sagrado” y lo “profano”, así también es el tiempo. Algunos ejemplos son:

• El entender el Sábado como un Día Santo, siendo separado como un día para el descanso (Ex 20:8-11).

• Las tres grandes reuniones de fiestas de los Judíos representaban tiempo para meditar sobre el pecado personal y el perdón divino (Festival de la expiación), la celebración de los primeros frutos (Festival de la cosecha y de los Tabernáculos), y la Pascua (Dt 16:1-15). Estos eran días especiales, días santos llenos de significado para los Israelitas.

• La adaptación del Nuevo Testamento del Día del Señor, el primer día de la semana, expresa más la celebración de comunidad y adoración colectiva con el compartimiento del pan, la celebración de la eucaristía, la exposición de la Palabra de Dios y la oración (He 20: 7-12).

• De acuerdo a Pablo, de nuevo hay una disipación en las barreras entre lo sagrado y lo profano del tiempo ya que todo tiempo es reclamado por Dios. “Por tanto, nadie os juzgue en comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo (Co 2:16-17). La realidad, realmente, es encontrada en Cristo.

• Estudios teológicos han contrastado los términos Griegos de “tiempo”, viendo en kairos, tiempo redentor visto desde la perspectiva de Dios en vez de cronos, que es el tiempo humano medido por segundos, minutos, horas… en una secuencia cronológica. Esta distinción ayuda a entender que el mensaje de Dios concerniente al tiempo es muy diferente del entendimiento del tiempo del humano.

A través de señales y maravillas

Dios ha comunicado Su poder y Su cuidado a través evidencia amplia en las Escrituras. Hay muchos tipos diferentes de milagros, conocidos en el Nuevo Testamento como “señales y maravillas”; eventos que no se pueden explicar con la lógica que traen sanidad e integridad al recipiente (He 2:22).

Como quiera, la señal consumada dada por Dios que comunica Su intención completa de redimir la humanidad es vista en la resurrección de Jesucristo y la promesa de la resurrección futura de todos los muerto en Cristo (1 co 15:12-24).

¿Cuál es el contenido de la comunicación de Dios con la humanidad?

Es importante no cometer el error en pensar que lo que Dios comunica es “información acerca de Él mismo”. Dios es el contenido de la revelación. Él se revela a sí mismo. En la Biblia encontramos el Dios vivo que nos llama a que caminemos delante de Él, y con Él en rectitud. Dios se comunica y se revela a Sí mismo a nosotros.

A través de la Biblia se dirige a nosotros, nos llama por nombre, y nos llama a la comunidad que Él crea. En las Escrituras no encontramos un directorio de información acerca de Dios. Lo que encontramos, a través de Sus grandes hechos de la creación y redención, a través de Su don de sabiduría, venimos a conocerlo a Él, y de esta forma como Él es y quienes somos llamados a ser.

Preeminentemente, Dios se entrega a Sí mismo a nosotros, se revela en la persona de Jesús, quién nosotros creemos que es el Cristo. Juan dice que Dios se hizo “verbo” en Cristo. “El verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad” (Jn 1:14).

¿Qué nos enseña la historia de Dios? Tal vez la contestación puede ser capturada en cuatro elementos claves:

¿Quién es Dios? Dios revela algo de Su naturaleza a nosotros en formas que podemos comprender. Lo que Él revela a nosotros es visto no solo como conceptos abstractos, sino por demostraciones en vivo. El estudio acerca de Su naturaleza es llamada propiamente teología – el estudio de Dios.

¿Quiénes somos nosotros? Como seres humanos, Dios revela algo acerca de los orígenes y naturaleza esencial de la humanidad. Esto es revelado a nosotros no solamente por una descripción de características, pero también por una demostración clara en las historias humanas narradas. El estudio de la naturaleza de la humanidad es llamada, más propiamente, antropología – el estudio del hombre.

¿Cómo entramos en comunión con Él? Mientras que la narración de las Escrituras revela la rotura en las relaciones entre Dios y la humanidad, también describe los intentos repetidos y consumados de Dios de reestablecer la relación y la comunión con la humanidad. El estudio de la iniciativa de Dios de restaurar las relaciones es llamada soteriología, de la palabra Griega, soter, - que significa salvación.

¿A dónde nos lleva esta comunión renovada? Dios revela a la humanidad que la historia tiene dirección y un fin en el cual habrá una consumación que traerá el universo en una coherencia con Su voluntad. Aquellos que han entrado en comunión con Él aquí en la tierra celebrarán una nueva dimensión de relación sin límites de espacio o tiempo. Aquellos que no, serán destinados a una separación eterna. El estudio de los propósitos en el futuro y promesas de Dios es llamado escatología el estudio de las “cosas escondidas.”

Aunque estas cuatro creencias esenciales encierran el corazón del mensaje de Dios a la humanidad, estas no son para ser vistas como exclusivas de otros mensajes que Dios ha comunicado y otros estudios de la humanidad.

Otras áreas para reflexionar en verdades reveladas incluye:

• Cristología-estudio de Jesucristo

• Neumatología-estudio del Espíritu Santo

• Eclesiología-estudio de la iglesia

• Misiología-estudio de la misión de la iglesia

• Hamartología-estudio del pecado y fracaso humano.

Más lecciones bíblicas acerca de la comunicación humana

Varios puntos de interés bien marcados de revelación en las Escrituras al cristiano acerca de la naturaleza de la comunicación. Algunos ejemplos son:

La tragedia de Babel: Al los humanos buscar el estado de ser “como dios”, la comunicación entre ellos se deterioró. La confusión del idioma ocurrió “para que no se entendieran” (Ge 11:7).

El día de Pentecostés en reversa: A los humanos reunirse ante la presencia del Espíritu Santo, las barreras de la comunicación se desplomaron. “Cada uno le oía hablar en su propio idioma” (He 2:6).

La unidad cristiana en el Espíritu crea una comunicación genuina y transparente (He 2:42-47)

Comunicación cristiana en medio de la diversidad es modelada en la Iglesia en Antioquía (He 11:19-27; 13:1-3; 15:36-41).

Una visión apócrifa de adoradores delante del Cordero, “de toda nación, tribu, pueblo e idiomas…clamaban a gran voz” (Ap 7:9-10), señala la unidad en la expresión a pesar de la variedad.

El punto de comienzo de toda comunicación significativa comienza en oración entre el adorador y Dios. Cuando se abre esta comunicación, toda otra comunicación humana se hace posible.

Implicaciones de la comunicación efectiva transcultural

¿Cuáles son las implicaciones de la comunicación efectiva transculturales como son entendidas por el cristiano?

Esta imagen es tomada de los escritos de Martín Lutero.

Consideremos siete consecuencias prácticas.

1. Venimos a ser transformados en cristianos globales, gente con una perspectiva del cristianismo no atado a un modelo local de cultura singular y suprema.

2. Aceptamos el mandato del evangelio de ministrarle a todas las gentes. El cristiano reconoce y apoya el deseo de Dios de alcanzar a todos las gentes.

3. Venimos a ser colaboradores con Dios en Su misión al mundo. El cristiano busca descubrir las estrategias de Dios para alcanzar a todas las gentes y apropiarse de ellas para lograr sus objetivos de su vida cristiana.

4. Servimos como testigos del diseño multicultural de Dios para la redención. El cristiano celebra y exalta aquellas expresiones del evangelio que hablan a la totalidad de la humanidad.

5. Venimos a ser agentes de esperanza y transformación. El mensaje del evangelio no es uno de legalismo, licencia o parroquianismo – rebajándolo a “nuestro” grupo –pero ofrece un mensaje de esperanza trascendente que todo las gentes no son solo de valor, pero también capaz, a través de la actividad redentora de Dios, vivir como hermanos y hermanas en Cristo.

6. Compartimos el evangelio en las formas multiculturales. Si el evangelio ha de alcanzar la gente con una variedad historial, perspectivas del mundo, y culturas, es necesario aprender las destrezas de comunicar la misma naturaleza del evangelio en sí en formas multiculturales.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal