Poemas de José Martí del libro "Versos sencillos"



Descargar 1.36 Mb.
Página24/26
Fecha de conversión22.05.2018
Tamaño1.36 Mb.
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26

BIBLIOGRAFÍA

Acevedo Latorre, E., Almeida Hidalgo, Rafael, et al, Historia de la música, México, Uteha, 1980, 191 pp.

Albérès, R.M., Historia de la novela moderna, México, Uteha, 1966, 388 pp.

Alonso, Dámaso, Poetas españoles contemporáneos, Madrid, Gredos, 1968, 343 p. (Colección Estudios y Ensayos, 6)

Anderson, Imbert, Enrique, Historia de la literatura hispano­americana, México, F.C.E., 1974, 519/511 p. 2 tomos (Colección Breviarios, 89 y 156)

Baudelaire, Charles, Las flores del mal, México, Origen/Omgsa, 1983, 200 pp.

Baudelaire, Charles, Loa paraísos artificiales · El vino y el hachís · La Fanfarlo, s/c, M.E. Editores, 1994, 306 pp.

Baudouin, Charles, Psicoanálisis del arte, Psique, Buenos Aires, 1976, 302 páginas.

Becker, Udo, Enciclopedia de los símbolos, México, Océano, 1998, 350 pp.

Bellini, Giuseppe, Historia de la literatura hispanoamericana, Madrid, Castalia, 1985, 814 p.

Berenguer Crisomo, A., Literatura argentina, Barcelona, Labor, 1970, 190 p. (Nueva Colección Labor, 115)

Borja de Arquer, La generación del 98 hoy, Barcelona, Sopena, 1968, 160 pp.

Bourneuf, B., Oullet, R.; La novela, Madrid, Ariel, 1982, 324 p.

Brown, G.G., Historia de la literatura Española "El siglo XX", Madrid, Ariel, 1981, 275 p. (Volumen 6)

Calderón de la Barca, Pedro, La vida es sueño, Estella, Salvat, 1971, 195 pp. (Col Biblioteca Básica Salvat, 32)

Carballo, Emmanuel, Protagonistas de la literatura hispanoamerica­na, México, UNAM, 1986, 206 p.

Catulo, Cayo, Cármenes, México, Unam, 1969, ccxxiii-89 pp.

Darío, Rubén, Azul...· El salmo de la pluma · Cantos de vida y Esperanza · Otros poemas, México, Porrúa, 1981, 172 pp. (Col. Sepan cuantos..., 42)

Darío, Rubén, Cantos de vida y esperanza, México, Espasa-Calpe, 1987, 146 pp. (Col. Austral, 118)

Darío, Rubén, Prosas profanas, México, Espasa-Calpe, 1990, 143 pp. (Col. Austral, 404)

Daudet, Alphonse, Tartarín de Tarascón · Tartarín en los Alpes, México, Porrúa, 1997, 427 pp. (Col Sepan cuantos..., 377)

Francastel, Pierre, Historia de la pintura francesa, Madrid, Alianza, 541 pp. (Col. Libro de bolsillo, 238)

Freud, Sigmund, Psicología de las masas y análisis del yo, en Obras completas, 4ª ed., traducción de Luis López-Ballesteros y de Torre, Madrid, Biblioteca Nueva, 1982, páginas 2563 a 2610, t. 3.

Freud, Sigmund, Tres ensayos para una teoría sexual, en Obras completas, 4ª ed., traducción de Luis López-Ballesteros y de Torre, Madrid, Biblioteca Nueva, 1982, páginas 1169 a 1237, t. 2.

Goldmann, Lucien, Para una sociología de la novela, 2ª ed., Madrid, Ayuso, 1975, 240 páginas.

Haller, Gilmer, B. von, Psicología general, México, Harla, 1973, 486 pp.

Heine, Enrique, Libro de los cantare, México, Porrúa, 1985, 324 pp. (Col. Sepan cuantos, 429)

Homero, Ilíada, versión de Rubén Bonifaz Nuño, Edición bilingüe, México, Unam, 1996, XCVII-225 pp. 2 tomos.

Homero, Odisea, México, Rei, 1992, 399 pp. (Col Letras universales, 62)

Hugo, Víctor, Manifiesto romántico, Barcelona, Península, 1971, 152 pp.

José Luis Abellán, Sociología del 98, Barcelona, Península, 1973, 319 pp.

Lapesa, Rafael, Introducción a los estudios literarios, Madrid, Cátedra, 1977, 201 pp.

Lassaigne, Jacques, et al, Bilbao, Asuri, 1989, 4 tomos.

Lukács, George, Significación actual del realismo crítico, México, Grijalbo, 1989, 386 p.

Martí, José, Poesía completa, México, Unam, 1998, 703 pp. (Col. Diversa, 2)

Menton, Seymour [ed.], El cuento hispanoamericano, México, F.C.E., 1992, 734 p. (Colección Popular, 51)

Moliere, J. B. P., El burgués gentil hombre, México, Porrúa, 1984, 317 pp. (Col Sepan cuantos..., 144 pp.)

Montes de Oca, Francisco, [Ed.], Ocho siglos de poesía en lengua española, México, Porrúa, 1996, 457 pp. (col Sepan cuantos..., 8)

Nicola Abbagnano, Introducción al existencialismo, Buenos Aires, Columba, 1953, 62 pp.

Nora, Eugenio de, La novela española Contemporánea (1898-1967), Madrid, Gredos, 1982, 3 tomos

Ocampo, Aurora M. [ed.], La crítica de la novela iberoamericana contemporánea, México, UNAM, 1984, 234 p.

Ovidio, Publio, Las metamorfosis, México, Unam, 1979, cccxxxix-169 y cdxi-197 pp.

Pacheco, José Emilio, [Ed.], Poesía modernista, México, Sep./Unam, 1981, 348 pp. (Col. Clásicos americanos, 39)

Paz, Octavio, Cuadrivio "Darío×López Velarde× Pessoa× Cernuda", 3ª ed., México, Joaquín Mortiz, 1965, 274 p.

Paz, Octavio, Los hijos del limo "Del romanticismo a las vanguar­dias", México, Seix-Barral, 1991, 229 p.

Pietro Chiodi, El pensamiento existencialista, México, Uteha, 1962, 193 pp.

Poe, Edgar Allan, El cuervo, México, El tucán de Virginia/El Colegio Nacional, 1995, 125 pp.

Río, Ángel del, Historia de la literatura Española "Desde 1700 hasta nuestros días", Barcelona, Ediciones B, 1988, 698 p. (Col. Libro Amigo, 66)

Ruitenbeek M., Hendrik, Psicoanálisis y literatura, México, F.C.E., 1994, 453 pp. (Colección popular, 120)

Salinas, Pedro. Literatura española. Siglo XX, Madrid, Alianza Editorial, 1979, 239 p. (Col. Libro de Bolsillo 239)

Shakespeare, William, Sueño de una noche de verano, México, Porrúa, 1973, 272 pp. (Col Sepan cuantos..., 86)

Shaw, D.L., Historia de la Literatura Española, "El siglo XX", Madrid, Ariel, 1980, 298 p. (volumen 5)

Trías, Eugenio, Los límites del mundo, Madrid, Ariel, 1985, 284 p.

Unamuno, Miguel de, Niebla, México, Espasa-Calpe, 1981, 166 pp. (Col Austral, 99)

Valle-Inclán, Ramón del, Luces de Bohemia, Madrid, Espasa-Calpe, 1980, 144 pp. (Col. Austral, 1307)

Valle-Inclán, Ramón del, “La cabeza del bautista” en Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, Madrid, Espasa – Calpe, 1975, p. 151 – 182, (Col. Austral, 1325)

Vargas Llosa, Mario, “Novela primitiva y novela de creación en América Latina” en La crítica del a novela iberoamericana contemporánea, México, Unam, 1984, 234 pp.

Xirau, Ramón, [ed.], Poesía iberoamericana contemporánea, México, Sep./Unam, 1982, 415 pp. (Col. Clásicos americanos, 37)

Zola, Émile, El naturalismo, Barcelona, Península, 1972, 206 pp.

Zorrilla, José, Don Juan Tenorio, Buenos Aires, Emlacomex, 1977, 167 pp.





1    A pesar de que algunos elementos de las novelas noventaio­chistas corresponden totalmente al espíritu de las vanguardias, tal es el caso de los "esperpentos" valleinclanescos, o las "nivolas" de Unamuno.

2    El corchete es de Unamuno. Con él señala las dos etapas en que fue escrito el ensayo: lo primero es de 1926 y lo segundo de 1927.

3 Los poemas de Versos sencillos se caracterizan por su tendencia más romántica que modernista. En particular se destaca su gran inclinación a la idealización. Quizá uno de los primeros elementos modernistas de estos versos es su gran preocupación formal. La búsqueda del verso impoluto es ya un síntoma cien por ciento modernista.

4 Este poema está formado por dieciocho estrofas de cuatro versos octosílabos cada una, de rima ABAB, por lo tanto cuartetas. La cuarteta es una de las formas tradicionales del verso español.

5 Otro elemento que habrá de definir claramente la obra de Martí es su marcado acento político; en particular la situación colonial de su país. Este también es un elemento poco asociable con el modernismo y más de raíz romántica.

6 Nótese la evidente contradicción entre el hecho de un verso bien medido y cuidadosamente construido, respecto del desprecio que dice tener por el oficio del “rimador”.

7Muceta: La parte superior del traje de ceremonia que visten doctores y magistrados como signo extremo de su jerarquía [Esta nota -y otras- procede de la edición hecha por José Emilio Pacheco para la colección Clásicos Americanos; en lo sucesivo se dará el crédito entre corchetes. Para mayor información sobre esta obra consúltese la bibliografía].

8 Este poema formado por cuatro cuartetas regresa, desde otra perspectiva (lo exótico versus lo conocido), a la divisa martiana, moral y estética, de la sencillez.

9Jenofonte: El historiador griego, discípulo de Sócrates, que vivió aproximadamente entre 430 y 355 a.C. Dirigió la retirada de los diez mil griegos que apoyaron a Ciro de Persia y relató su hazaña en La Anábasis. [Nota de JEP]

10 En este caso son doce las cuartetas que forman este poema. Otra vez se destaca lo romántico (el amor a la pureza del campo) sobre lo modernista (el amor a la impureza de lo urbano).

11 A partir de este verso, y a lo largo de cuatro estrofas (más la final), el poema da un vuelco para mezclar el tema del locus amenus (al estilo de fray Luis de León en “Vida retirada”), con el conflicto político entre España y Cuba. Nótese la bien construida alegoría entre la “religión” del obispo español y la “religión” del yo poético.

12 Otra vez la reflexión del arte sobre el arte. La poesía que habla de la poesía; arte poética en consecuencia son estas cuatro cuartetas, cuya premisa máxima, nuevamente, es la sencillez, la pureza del campo, la bondad, el amor. En particular, se destaca de este último tema el símbolo de origen medieval del ciervo herido, como metáfora del amor sin resolución.

13 Este famoso poema (formado por nueve cuartetas octosilábicas) es el que más remarca el tono narrativo de todo los Versos sencillos. Hecho más asociable per se (la poesía narrativa) al romanticismo que al modernismo.

14 El tono dramático es muy bien llevado gracias a ese ritornello en el que se hace hincapié en su muerte o enterramiento. Dicha escena se nos presenta como si fuera un pensamiento obsesivo que el yo poético no puede alejar de su mente; casi en todas las estrofas se vuelve una y otra vez a la muerte o al sepelio.

15 Estas dos cuartetas octosilábicas asonantadas, o coplas, nos muestran dos tópicos modernistas: por un lado, el extremo de la sencillez que limita peligrosamente con lo tautológico y que nos recuerda aquel también famoso verso de Machado: “soy, en el buen sentido de la palabra, bueno”. El otro tópico, ciertamente, más romántico que modernista, nos recuerda a Gutiérrez Nájera: “Quiero morir cuando decline el día,/ en alta mar y con la cara al cielo”.

16 La transición hacia el modernismo en este poema de Martí es más que evidente. Se nota menos en la forma (trece redondillas octosilábicas) que en el fondo. Lo primero a destacar es el cambio de actitud del yo poético, pasa de la seguridad que da la fe de ser un hombre bueno a la duda del hombre que tiene deseos.

17 Estas metáforas atrevidas están “años luz” distantes del romanticismo. Su origen se encuentra, lógicamente, en la típica actitud provocadora de los simbolistas.

18 Mucho se ha discutido la posible misoginia en la obra de Martí. Yo, en este caso, más que un gesto misógino veo un tópico. Si algo habría que reprocharle sería su condición de lugar común y no de desprecio hacia la figura femenina.

19 El modernismo consagró muchos temas y tópicos. El sentimiento amoroso mezclado con pasión carnal y pasión a lo divino fue uno de ellos. Esta estrofa nos muestra esa profana temeridad que Ramón López Velarde mezclara muy bien: blasfemia y frenesí.

20Cachemira: Tela que se hacía con pelo de cabras criadas en Cachemira, región tibetana. De esta palabra se derivó "casimir"[Nota de JEP]

21Impulso, rapidez, sensualidad, quedan donosamente plasmados en esta estrofa. Obsérvese cómo es la enumeración la que dota al verso de esa sensación de movimiento.

22 Arcaísmo, por hosca, hostil.

23 Aparte de redondear el poema al concluirlo e iniciarlo con el mismo verso, Martí lo dota de un elemento inusitado con este cierre: el alma trémula y sola no sólo la tiene el yo poético, sino también el objeto deseado.

24 Como las anteriores, estas cinco cuartetas muestran un tema claramente narrativo y descriptivo. En ellas el poeta destaca la altura moral desde la cual se erige la voz poética.

25 Estas famosísimas estrofas muestran el popular rostro público de Martí. Como todo la poesía de este estilo, domina más el tono sentencioso que el de la recreación literaria. Más que para la intimidad de la poesía lírica, estos verso fueron hechos para la plaza pública.

26 Como el poema “Si ves un monte de espumas” estas once redondillas nos presentan versificadas las ideas estéticas de Martí respecto del verso. En particular hace hincapié en la unión indisoluble entre la creación literaria y el yo poético.

27 Se ha señalado con frecuencia la lectura que Martí había hecho del teatro español y la influencia de éste en sus verso. Este es un ejemplo de esa intertextualidad. Confróntese los siguientes versos de Don Juan Tenorio de José Zorrilla: “Y pues quieres ser tan fiel/ a un amor de Satanás,/ con don Juan te salvarás,/ o te perderás con él.”

28 Las tres estrofas que forman este poema son en sí mismas atípicas en muchos sentidos. Primero, que no forman las utilizadas cuartetas o redondillas. Segundo, es el único poema de este libro con una irregular rima asonante que recuerda a la copla tradicional. Tercero, el uso de la puntuación es totalmente heterodoxo; en ésta se destaca el encabalgamiento marcado por los dos puntos. Cuarto, El estilo ”hirsuto” (como quizá calificaría el propio Martí a estos versos) recuerda muy claramente a sus endecasílabos de Versos libres, escritos años antes.

29 La intertextualidad con el teatro español se hace de nuevo presente en la obra de Martí. Es irrecusable que estos necrofílicos encuentros con los estatuas de mármol recuerda claramente el tercer acto de Don Juan Tenorio.

30 Menos populares (y casi desconocidos por el gran público) que los Versos sencillos, estos Versos libres son los mejor logrados en términos literarios. De ellos se destacan su estilo complejo y abigarrado; su puntuación a tropezones, sus sintaxis latinizante; la yuxtaposición antes que la subordinación de las oraciones; la violencia de las ideas; la necrofilia del pensamiento, etc.

31 Antes Martí había titulado este poema "Hora de vuelo". [Nota de JEP]

32 Este poema está formado por 87 versos endecasílabos (dos con cesura). Recuerda distantemente las silvas asonantadas, de las cuales Antonio Machado haría algunas, tiempo después que Martí. Es de notarse que este poema no posee ningún heptasílabo, sino tan solo dos hexasílabos y dos pentasílabos. Quizá sea más válido hablar de asonancia en función de períodos prosódicos semejantes, al estilo de Rubén Darío. El período más recurrentes es la rima asonante en e-a.

33Los siguientes versos aparecen tachados en el manuscrito original de este poema: [Nota de JEP]

Era yo niño

Y con filial amor miraba al cielo:

¡Cuán pobre a mi avaricia el descuidado

Cariño del hogar! ¡Cuán tristemente

Bañado el rostro ansioso en llanto largo

Con mis ávidos ojos perseguía

La madre austera, el padre pensativo

Sin que jamás los labios ardorosos

Del corazón voraz la sed saciasen!



34 Es muy significativo que Martí haya censurado estos versos que dejan entrever cierto reproche a los padres del yo poético, por la falta de amor hacia ese yo infantil.

35 Nótese cómo en los últimos seis versos Martí alude a tres grandes temas de toda su obra: campo versus ciudad, amor irresoluble y la poesía dentro de la poesía.

36Los siguientes versos aparecen tachados en el manuscrito original de esta composición: [Nota de JEP]

Y echo a andar, como un muerto que camina,

Loco de amor, de soledad, de espanto!

Amar, agobia! Es tósigo el exceso

De amor! Y la prestada casa oscila

Cual barco en tempestad: en el destierro

Náufrago es todo hombre, y toda casa

Inseguro bajel, al mar rendido!



37 El tono febril de todo el poema está claramente dado por la “inestabilidad” temática: el oficio del poeta, la pasión política, la pasión amorosa, etc.

38 Treinta y cuatro versos endecasílabos (uno con cesura en la séptima sílaba), con períodos prosódicos dominantes en rima asonante en e-a.

39 Confróntese el monólogo de Segismundo del acto primero, escena primera de La vida es sueño de Calderón de la Barca, que termina con estos versos: “¿Que ley, justicia o razón/ negar a los hombres sabe/ privilegio tan süave,/ excepción tan principal,/ que Dios le ha dado a un cristal, / a un pez, a un bruto y a un ave?”.

40 Es de observarse que este poema, más que un poema lírico es un poema dramático; su construcción (en particular el efectismo de la última estrofa) recuerda más a una escena o a un monólogo del ya aludido Calderón de la Barca.

41 Veinticinco versos endecasílabos forman este poema. Como en el resto de este libro sólo tenemos poema endecasílabos (sus endecasílabos hirsutos) sólo hasta aquí señalaremos la métrica y las estrofas utilizadas por Martí.

42 Tanto los versos suaves y transparentes de Versos sencillos, como estos coléricos y vehementes, presentan la misma faceta redentora y mesiánica del yo poético.

43 Narcisse Virgile Díaz de la Peña (1807-1876). Pintor romántico francés de origen español. Fue un buen colorista y se distinguió en la pintura de paisajes, a veces con escenas fantásticas. [Nota de JEP]

44 Es evidente en estos últimos versos que el poeta filantrópico ha cedido el lugar al poeta “maldito” en el que Los cantos del Maldoror tienen mucho qué ver.

45 El serventesios fue la estrofa preferida por los modernistas, eso se puede constatar a lo largo de las notas hechas para esta antología.

46 Ocho endecasílabos.

47 Así en el original [Nota de JEP]

48 Es paradójico que un porteño más aún, un isleño sea un inconformista del mar. Habría que buscar el origen de su descontento en la contrastante intransigencia de Cabrera Infante contra el régimen cubano y su incondicional amor a La Habana que ya no existe, la de fines de los años cuarenta.

49 Habría que pensar, con Eugenio Trías, que los límites geográficos no sólo son fronteras físicas, sino existenciales. Quizá allí también esté la explicación del odio martiano al mar.

50 Varios de los calificativos que se dan al mar tienen un correspondiente con el estado anímico del yo poético.

51 Es evidente la actitud adolescentística y contradictoria de reprochar al mar su sumisión o su derrota: “sólo hermoso cuando gime/ Del barco domador”. O cuando se compara a sí mismo con el mar y después dice ser diverso a él.

52 Julián del Casal fue pronto seducido por la fría belleza y la perfección de la poesía parnasiana. Paul Verlaine, que comentó sus primeros versos, gustó de esta obra refinada, culta, hermosa, pero lamentó la falta de atrevimiento, melancolía, mundo. Este bello soneto nos muestra una distante y lánguida hermosura.

53 Qué mejor que estos dos serventesios para mostrar la transición del poeta parnasiano al poeta simbolista. Verlaine había dicho que “cuando la Fe terrible haya bañado su alma joven los poemas brotarán de sus labios como flores sagradas.” En efecto, esta es una de sus primeras flores malditas.

54 Flor muy apreciada en la jardinería por su belleza. Se caracteriza por su intenso y perfumado aroma y su rápida caducidad, pertenece a la familia de las lilaceas. En sentido figurado se dice que una persona es como una azucena cuando es pura.

55 Flor del arbusto del mismo nombre, muy parecido al laurel (en México se le conoce como laurel colorado) cuya sabia, muy tóxica, sirve como veneno.

56 Este soneto clásico evidencia el gusto del autor por el verso de la tradición hispana. A diferencia de otros modernistas, del Casal no experimentó con el verso libre, y este es uno de los varios aspectos que ligan al cubano con el romanticismo.

57 Como es claro, este poema incide dentro de la temática propia de la poesía decadente. Es del Casal nuestro primer poeta maldito, que junto con Silva y Herrera representan ampliamente esta mórbida tendencia temática.

58 Este soneto, pues, plantea su propia arte poética, como lo hará Martí en “Estrofa nueva” o Darío en las “Palabras liminares” de sus Prosas profanas.

59 Del griego Halkyón, ave mitológica que, se dice, hacía sus nidos en mares tranquilos; quizá de él tomó su nombre el Martín pescador de América, llamado comúnmente alción.

60 No hay en este poema, como en el resto de su obra poética cantos civiles (como en Darío), ni descripciones de la patria (como en Martí), ni relatos eróticos (como en Silva o Agustini), es decir, su poesía mira hacia su interior.

61 Soneto de rima ABBA, ABBA, CDD, CDD.

62 Como el anterior poema, y otros muchos de del Casal, insiste en la morbidez y la necrofilia. En otros poemas dice cosas como: “Y sólo me sonríe en lontananza,/ brindándole consuelo a mi amargura,/ la boca del cañón de una pistola” o “”ansias de aniquilarme sólo siento” . Así que aunque algunos versos, sobre todos los de sus dos primeros libros (Hojas al viento y Nieve), nos parezcan ejercicios de rima o métrica, en el fondo encierran un sentimiento verdadero. En la revista La Habana Elegante de fecha 31 de octubre de 1893 en homenaje póstumo a del Casal, allí, junto al cariño sincero, la admiración y el reconocimiento honrado de los méritos del poeta, asoma también el reproche a las ideas estéticas y existenciales de del Casal. Malpica recuerda: "Alguna vez, declarándole previamente mi incompetencia, me permití, en la intimidad de nuestro trato, reconvenirle por el tono fúnebre y la tendencia nihilista que imprimía a sus versos; temía no incurriese en un fatigoso amaneramiento", mientras que Antonio de Funes y Morejón nos dice explícitamente: "Nos disgustó siempre la honda tristeza que exhalan las producciones de Casal, porque no creemos que la misión de los hombres superiores sea inculcar la decepción y el desaliento"

63 Esta combinación de octosílabos con tetrasílabos (copla de pie quebrado) es una de las formas tradicionales del verso en lengua castellana, tan antigua como la poesía medieval. Son diez y seis estrofas de seis versos cada una, con rima AAbCCb, quizá la más famosa combinación son las coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre.

64 Lirio cuyo nombre científico es Iris germánica. Para los modernistas es símbolo de belleza y perfección; representa a Francia, ya que el escudo de armas de los Borbón tenía una flor de lis. Junto con el cisne, el azul, y la luna es un tópico y un signo modernista.

65 Esta segunda parte del poema es verdaderamente modélica del estilo, el gusto y la temática modernista: ritmo, musicalidad, exotismo, placeres, spleen, etc. se reúnen con habilidad y nostalgia.

66    Pomaré: La dinastía polinesia que gobernó en Tahití desde el siglo XVIII hasta que Francia colonizó a la Isla en 1880. [Nota de JEP]

67 Uno de los principales valores de este poema radica en su habilidad para hablar de los tópicos modernistas, para a la vez, negarlos, vía otro tópico: el placer de lo artificioso en oposición a lo natural. En fin, que más que expresar el gusto por el exotismo, el poema termina por mostrarnos la contradictoria conducta humana.

68 Veinte versos distribuidos en cinco serventesios dodecasílabos.

69 Estas imágenes estridentes evidencian un rostro desfigurado, y poco frecuente, de la poesía de del Casal al estilo Baudelaire. Nótese su condición pictórica, más que un poema anecdótico como el anterior es casi una pintura lúgubre.

70 Catorce tercetos monorrimos de versos endecasíla­bos; poco frecuentes en la poesía española; recuerda más bien a los tercetos de Dante, aunque los de éste son ter­cetos encadenados. Nótese el tono antitético del título, ya que, más que elogiar el lugar agradable, hace un denuesto de éste.

71 Mucho se ha dicho de la posición estética e ideológica contraria entre Martí y del Casal. Mientras que Martí se presenta como el patriota, del Casal como el afrancesado, el primero como combatiente, el segundo como escéptico, uno vitalista, el otro necrofílico, etc. Este poema parece reafirmar esta idea. Frente al amor del campo que profesa Martí (véase “Odio la máscara y vicio”) Julián del Casal, muy a lo Baudelaire, gusta de lo mundano. Al amor casto de Martí (o de Silva) antepone el amor pecaminoso de la hetaira. Hoy algunos críticos cubanos, la mayoría en el exilio, nos presentan a Julián del Casal como un patriota al estilo Martí, en sus ideas políticas, aunque aceptan que sus ideas estéticas pertenecen al decadentismo.

72 Obsérvese cómo en este verso el yo poético se vuelve a contradecir, ya que por un lado dice gustar de la muchedumbre, pero cómo, parece, que el yo permanece ajeno a esa muchedumbre.

73 Cincuenta y un versos endecasílabos. La primera y la última estrofa recuerdan distantemente la décima, aun­que sus rimas más frecuentes son en pareados.

74 Tristeza, soledad, melancolía y otros sentimientos afines, como el gusto por las cosas viejas, son los rasgos típicos de la poesía decadentista. Y aunque este hecho aproxima a Silva a los poetas malditos, no es su gusto el típicamente desgarrado y maldiciente a lo Baudelaire, sino más bien refinado y suave.

75 Despacio, quedo, pausadamente.[Nota de JEP]

76 Esta enumeración recuerda aquel otro poema de las cosas viejas (“El reloj de Arena”) que Borges escribiera, en el que enumera los objetos olvidados en la trastienda de un anticuario: “la pieza que los grises anticuarios/ relegarán al mundo ceniciento./ Del alfil desparejo, de la espada/ inerme, del borroso telescopio,/ del sándalo mordido por el opio".

77 Obsérvese cómo el tono intimista de Silva es fuertemente contrastante con el tono declamatorio y público de Martí o de Darío. Es evidente la clara influencia, en este gusto, de Bécquer

78 Como el resto de los poetas modernistas, Silva gusta de experimentar diversas y nuevas formas de versificación. En este caso combina estrofas con versos tetradecasílabos y hexasílabos.

79 Agréguese al tono intimista este dejo erótico, que no sólo define a muchos poetas modernistas, sino a una buena parte de la poesía de Silva.

80 Otro gusto típicamente simbolista y modernista es la unión de amor y muerte, el erós y thánatos que posteriormente a estos poetas Freud habría de estudiar y definir como los elementos ambivalentes de la condición humana, incluso, de toda forma de vida.

81 Aunque el espíritu aristocrático de los modernistas los llevó a despreciar al “vulgo”, no dejaron de estimar algunos elementos de la cultura popular, como se puede ver en este poema donde se incluye esta ronda infantil. A esta ronda se le intercalan cuatro estrofas de siete versos tetradecasílabos de rima ABCBDDC.

82 La nostalgia por las cosas viejas es la misma que se tiene por la niñez. Es la respuesta en contra de una existencia que le parece gris, infeliz. A este hecho se agrega que estas dos nostalgias dependen del recuerdo, elemento muy valorado por los modernistas, ya que para ellos lo válido no es la realidad, sino la percepción distorsionada de ella vía el recuerdo, el sueño, la sugestión, la penumbra, etc.

83  Lázaro de Betania, hermano de María y Marta. A los cuatro días de muerto fue resucitado por Jesús. [Nota de JEP]

84 Dos estrofas imparisilábicas de seis verso cada una; combina endecasílabos y heptasílabos, que es la forma estrófica imparisilábica más gustada, tal es el caso de la lira o la sextina romántica, a la que se le parece mucho este poema.

85 Poema más preocupado por el efecto final que por el estilo. Como quiera que fuera, es importante señalar la diversidad en el estilo y los temas tratados por Silva. Prácticamente cada uno de los poemas vistos son rostros muy diversos de la poesía de Asunción Silva.

86 Siete estrofas. Seis, de ocho versos, y la última, de siete. Predomina en estos versos libres los versos de siete y trece sílabas.

87 Quizá, inicialmente, este poema sea desconcertante por su tono jocoso, casi impensable en un poeta tan melancólico como Asunción Silva. A pesar de ello, no es extraño, ya que éste, el humor, fue uno de los rostros de la poesía de nuestro autor. Recuérdese la sátira contra los seguidores de Rubén Darío, a quienes llamó los “rubendariacos”, titulada “Sinfonía color de fresa con leche”

88 Este famosísimo poema que forma parte de un grupo de cuatro nocturnos reúne versos de muy diversa métrica; predominan los de 4, 6, 8, 10, 12, 16 y 24 sílabas. El concepto de “verso libre” fue creado por los simbolistas e introducido a la lengua española por los modernistas. Uno de los objetivos de su autor fue desarticular la estructura del verso tradicional, y lo logró con gran éxito. Su atrevida experimentación, para el momento, le dio sus frutos pues fue inmediatamente aceptado e imitado y convertido en modelo de la buena poesía. Claro, como todo modelo, terminó un día por agotarse.

89 El poema se divide claramente en dos tiempos: pasado (“una noche”) y presente (“esta noche”). El primero es agradable, luminoso, feliz: la noche de bodas; el segundo es trágico: ella ha muerto y el recuerdo de sus nupcias lo lleva por un camino de melancolía.

90 Obsérvese el tono sensual de esta imagen y la del verso anterior, que habla de la sombra “nupcial y húmeda”

91 A pesar de que el poema mantiene cierto tono narrativo, es evidente que su construcción anecdótica es más bien fragmentada: nunca queda claro, en una primera lectura, lo que en él pasa. Sólo posteriormente empieza a clarificarse la trágica historia de los amantes. No obstante la dificultad inicial de comprender lo que en él sucede y ese es uno de sus principales valores: su capacidad de sugerencia, siempre nos trasmite, desde el primer momento, su profundo dramatismo. La crítica ha querido leer es esta inconexión de imágenes, no sólo el deseo modernista de expresarse por sugerencias, sino también el efectismo de plasmar en la forma, el llanto que obliga a un discurrir vacilante. Anderson Imbert habla de “su rítmica imitación del llanto”, “una voz entrecortada en la que los silencios se sienten como escalofríos”, “como si el poeta estuviera absorto ante una aparición sobrenatural y, en su estupor, sólo acertara a mover los labios o a mordérselos para contener el llanto”.

92 Se ha hablado de la relación existente entre este poema y “El cuervo” de A. Poe. Es en esta segunda parte del nocturno donde más se pueden establecer esos paralelismos: 1)la pérdida de la amada, arrebatada por la muerte, 2)el ambiente nocturno, 3)la visión entre alucinada y onírica 4)la soledad del yo poético, etc. Pero en verdad este contacto es más bien epidérmico, los dos poemas discurren por sendas muy diversas. Para Poe la pérdida de la amada es sustituida por una compañía macabra, la del cuervo; para Asunción Silva la amada es sustituida por el recuerdo amoroso de sus nupcias. El yo poético en Poe se encuentra atrapado por esta alucinación demoniaca, el yo poético de Silva recupera y gusta del casto y virtuoso amor de las almas. G. Bellini afirma que “Las sombras enamoradas viven repitiendo los actos amorosos de un tiempo, en un paisaje lunar, donde todo se vuelve leve”.

93 Obsérvese el arranque con el tópico del esplín, tanto por el ambiente brumoso, como por su enunciación a través de la melancolía.

94 Este inicio de párrafo pretende crear un ambiente propio de los cuentos infantiles, en los que la alusión a la distancia y el tiempo deja una sensación de ausencia, de nunca haber sucedido, o bien, de ser todo esto dominio de la fantasía. La continuación de estas mismas líneas, así como todo el desarrollo del cuento creará un fuerte contraste pues, a final de cuentas el asunto no resulta ser fantástico, ni la historia una historia de princesas ni de hadas.

95 Se refiere al equipo de personas que dirigen la cacería. Obviamente los cuernos de bronce son los trompetas de caza.

96 El tono melodramático que domina toda la historia se combina aquí con cierto tono de farsa. Como el maestro de ceremonias que presenta el espectáculo.

97 Nótese el intertexto con El burgués gentil hombre de Moliere. Y en consecuencia el tono de farsa que después se habrá de abandonar.

98 Se refiere irónicamente a George Ohnet, 1848-1918. Novelista francés muy popular en su tiempo que escribió novelas a pasto, que después adaptaba al teatro; tanto unas como otras tenían un éxito masivo, a pesar de ser obras mediocres. El éxito desproporcionado que tuvo hizo que los críticos se aliaran y mostraran lo falso y convencional de sus tramas. Entre sus críticos de prestigio estaba, entre otros, Anatole France.

99 Nombre de dos hermanos (Edmond y Jules) escritores y estudiosos de la cultura francesa.

100 Último rey de Lidia (actual Turquía), famosos por sus conquistas contra los griegos y la inmensa fortuna acumulada a raíz de estas guerras.

101 El laqueado tuvo su origen en China. Uno de los desarrollos más importantes de esta técnica para proteger maderas y otras materias, se dio en Japón, en particular la llamada maki-e, en la que se aplicaban más de cien capas de barniz.

102 Jean Antoine, 1684-1721, pintor francés considerado uno de los principales artistas del periodo rococó y precursor del impresionismo del siglo XIX.

103Jean-Baptiste Simeon 1699-1779, uno de los pintores franceses más importantes del siglo XVIII, cuya pintura de género y naturalezas muertas reflejan la vida de la burguesía parisina.

104 Se refiere al rey burgués, al que por antonomasia llama así, ya que entre los romanos hubo un ciudadano que protegía las artes y los artistas y que respondía a este nombre (Cayo Mecenas, 74-8 a.C., aproximadamente)

105 Regionalismo. Por zenzontles; en náhuatl, cuatrocientas voces. Se caracteriza por su hermoso, variable e imitador canto.

106Nombre alemán de Chequia. Este palabra se presta a confusión ya que se utiliza también para referirse a la vida del dandi: “vida de bohemio” o en francés se llama bohemios a los gitanos. Por contexto se entiende que la cristalería de Chequia es prestigiada, y así es, en particular el cristal prensado.

107 Metro de la poesía greco-latina, consta de una sílaba breve y una larga.

108 Versificación gustada mucho por el romanticismo, de breve extensión y tema amoroso. Su estructura más constante era la silva.

109 Música para baile de salón para cuatro parejas.

110 Como los anteriores, es un baile. De ritmo y movimientos rápidos, es de origen húngaro.

111 Una sílaba larga y dos breves forman este pie de la poesía grecolatina.

112 Pie inverso al anterior: dos sílabas breves y una larga.

113 Pie formada exclusivamente por sílabas breves.

114 Reunión, tertulia. Darío lo toma por antonomasia del nombre de la segunda esposa de Pericles, Aspasia de Mileto, mujer hermosa culta y versada en la política. Afamada, entre otras cosas, por las reuniones de intelectuales que organizaba en su casa.

115 En español, cartuja. Región de Francia donde san Bruno fundo una orden religiosa contemplativa. Dichos monjes cartujos produjeron tradicionalmente un licor que recibió su nombre; no se usa en plural.

116 Obsérvese en lo subrayado el afán impresionista de la descripción, muy al estilo de lo que hicieron a nivel pictórico Monet, Manet, Renoir o Van Gogh.

117 Región del centro de Francia, sus vinos son mundialmente famosos.

118 Región del noreste de Francia, productora de los afamados vinos blancos espumosos.

119 Licor producido con base en esta aromática planta, de la familia de la hierbabuena, la piperita y el poleo.

120 La llamada estética de lo feo, que los románticos habían incorporado y que los modernistas no desdeñaron, queda claramente expresada en este fragmento, cuando Darío destaca el aspecto caricaturesco del sabio obeso, en oposición a la harmonía y belleza del resto del cuadro de conjunto. Víctor Hugo teorizó sobre lo feo y su importancia en medio de lo bello en su famoso prefacio a Cromwell.

121 Emanuel Fremiet, (1824-1910)Escultor francés especializado en bronces, cuyas obras más importantes se conservan en el museo parisino del Quey D’Orsay

122 Mirón de Eleutera (490-430 a.C.), escultor griego de la antigüedad, creador de la famosa estatua del discóbolo.

123 (572-488 a.C. Aprox.) Poeta lírico nacido en la zona jónica (actual Turquía), aquí la cita que hace Darío quiere dar relieve al hecho de la belleza y perfección de la escultura de Mirón ya que, se entiende, la pieza de mármol puede ser confundida con una vaca de verdad.

124 Deidad griega de los bosques y las montañas. Macho cabrío de la cintura para abajo. Había muchos y de variadas advocaciones, uno de ello era Pan, que entre los romanos se llamaba Fauno, de ahí que los faunos y los sátiros sena los mismos personajes. Se entiende que eran deidades pastoriles y un tanto lascivos; perseguían a las ninfas, deidades femeninas del bosque, las cuales atrapadas, deberían responder a sus requiebros. Uno de los mitos más famosos de persecución a las ninfas es el de Pan persiguiendo a Siringa. Ovidio contó en su libro primero de las Metamorfosis esta historia. Casi siempre las persecución del fauno o sátiro fracasaba.

125 Deidades también lascivas y dadas a la embriaguez. Eran valerosos guerreros, pero demasiado conflictivos, trataron de raptar a la novia del rey de los lapitas en su noche de bodas. Como los sátiros, estaban asociados a Dioniso, dios del vino y la vegetación.

126 Sinónimo de centauro.

127 Ninfas del mar que tenían la cabeza de mujer y el cuerpo de ave. Sus cantos cautivaban a los marinos, que por seguirlas perecían. Es famosa la leyenda de Odiseo escuchando, indemne, el canto de las sirenas.

128 Ser mítico, considerado el espíritu elemental del fuego.

129 Ave mitológica también asociada al fuego, del cual renacía cada 500 años.

130 Monstruo de la mitología noruega, parecido a un calamar gigante. También Craken.

131 Eremita egipcio (Tebaida) que vivió entre 251-356, famoso por haber resistido muchas tentaciones del demonio. Hay dos tendencias en la vida monacal: la iniciada por él, de tipo contemplativo y mística y la de vida comunal, creada por san Benito.

132 Pablo el Ermitaño vivió, según la tradición, 113 años. Muy joven se fue a vivir al desierto, huyendo de la persecución del emperador Decio. Existen varias leyendas pías en torno a él y su amistad con San Antonio, una de ellas dice que fue a buscar a este último solitario a su cueva, y que juntos compartían las oraciones y el pan que un cuervo les llevaba.

133 Padre de la iglesia, vivió entre 345-419. Originario de Dalmacia (entre Croacia y Eslovenia), este santo llevó una vida palaciega hasta que a la edad de cuarenta años se dedicó a llevar una vida de ermitaño.

134También Constantino el Grande (274-337) emperador romano fundador de Constantinopla y primer emperador convertido al cristianismo.

135 Ciudad en la actual Turquía y capital del Imperio Romano de Oriente entre el 64 a.C. y el 330 d.C.

136 Santo patrón de los estudioso de las ciencias naturales, vivió entre1200-1280 aproximadamente). Filósofo alemán de la orden de los dominicos, destacó por sus estudios de las ciencias naturales y la filosofía de Aristóteles, la que trató de adaptar la filosofía escolástica.

137 Región alemana limítrofe entre Polonia y la república Checa.

138 Personaje desconocido. Zormano es el gentilicio de la zona del río Zorn, en Alemania.

139 Región de Eurasia que va desde Dnieper hasta el mar de Japón. Fue llamada así durante la Edad Media, en la actualidad es casi toda Rusia.

140 Personaje desconocido.

141 Posiblemente se refiera a un personaje de la mitología griega llamado Filemón de Frigia, provincia romana donde se encontraba la ciudad de Tralia, en la actual Turquía. Ovidio cuenta el mito en el libro VIII de Las metamorfosis.

142 Cazador devorado por sus propios perros, ya que Diana, al ser descubierta por éste, estando ella desnuda, lo convirtió en ciervo.

143 Sinónimo de atlante. Son las columnas cuyo fuste o cuerpo principal representa figuras antropomórficas.

144 Hermoso mármol traslúcido que se caracteriza por ser susceptible de muy hermosos resultados gracias al pulimento. Sinónimo de muy blanco.

145 De la familia de las ebenáceas, árbol productor de maderas finas reconocido por su gran peso (en México se le conoce como Palo Fierro), su hermoso pulimento y su color casi negro.

146 Diosa romana de las fuentes y los partos, supuesta esposa de Numa Pompilio, segundo rey legendario de Roma. Se supone, también, que era una ninfa que aconsejaba a este mismo rey y su nombre suele ser sinónimo de inspiración: “Tener su ninfa Egeria”, quiere decir tener inspiración.

147 Figura de Afrodita adorada en la isla Citérea. Sinónimo de Venus o Afrodita.

148 Piedra semipreciosa de varios colores que los griegos, y después lo romanos, trabajaron en la joyería como los camafeos.

149 Personaje de Alphonse Daudet, protagonista Tartarín de Tarascón y Tartarín en los Alpes. Era una especie de pícaro de la Provenza.

150 Nótese el claro tono impresionista de este primer párrafo: espacios abiertos, movimiento, paisajes sugeridos, figuras incompletas, etc.

151 Obsérvese el tono irónico de este último párrafo, ya que la idealización dicha difiere mucho de lo que contará a continuación.

152 De nombre Manuel, 1799-1866, héroe de la independencia chilena y presidente de la república durante diez años, figura casi mítica y legendaria.

153 Barrio aristocrático de Lima, Perú. Alude a la guerra de Chile contra Perú y Bolivia (1879-1883)

154 Entre esta descripción “modernista” y una descripción naturalista a la Emile Zola no hay diferencia alguna.

155 También sambas. Baile popular de origen africano.

156 El oficio de las alcahuetas.

157 Asher Brown, 1796-1886, pintor norteamericano de estilo realista, uno de los iniciadores de la pintura al aire libre en su país, y fundador de una escuela llamada del Río Hudson”

158 León, 1833-1922.Pintor academicista francés; gran retratista y maestro de algunos posimpresionistas, como Toulouse Lautrec.

159 Tela tornasolada.

160 El melodramatismo de la escena hace que pierda eficacia todo el cuento. Le faltó contención al poeta. Esto es más evidente cuando se compara, por ejemplo, con el poema de Quevedo sobre el elogio irónico, también sobre el oro, titulado “Poderoso caballero es don dinero”.

161 Coronas de tres niveles que usaban los papas.

162 Sandalia de alta plataforma que usaban los actores en el teatro griego.

163 Jardín custodiado por las hijas del titán Atlas y un dragón. En éste lugar había un manzano con hojas, ramas y frutos de oro.

164 Vestidura exterior femenina en la antigua Grecia, sin mangas y que bajaba hasta los tobillos.

165 Famoso escultor griego, 490-430 a.C., autor, entre otras obras de los propíleos de la acrópolis de Atenas y la escultura de Atenea, en oro y marfil, del Partenón de Atenas.

166 Hubo dos santos de nombre Macario que siguieron a San Antonio Abad, uno era conocido como Macario el Mayor y el otro como Macario el Alejandrino, ambos vivieron en extrema pobreza y en vida eremita, como el mismo san Antonio.

167 Santo que vivió entre 290 y 371, seguidor de San Antonio. Fue el primer ermitaño de Palestina.

168 Siguiendo a Baudealire, Darío inaugura en la lengua española los poemas en prosa con esta serie de hermosos poemas titulados “En Chile”.

169 Versículo que se canta antes y después de un salmo, en las horas canónicas.

170 Esta silva mantiene una rima “aBAbc Decde”.

171 Desnivel del terreno, normalmente con forma de talud

172 El tono panteísta y animista surge por primera vez aquí en la obra de Darío, el cual habrá de permanecer con pequeños cambios y evoluciones a lo largo de toda su producción.

173 Para resaltar el tono exótico del animal Darío propone una grafía inusual en español. A esto se agrega la anacronía geográfica (que aparecerá constantemente en todo el poema).

174 Arcaísmo que imita el lenguaje de los Siglos de Oro.

175 Viento septentrional.

176 Cuerdas con que se conducen a los perros cuando se va de cacería. Sinécdoque que se refiere a los perros mismos.

177 Una de las advocaciones de Afrodita o Venus. Proviene del gentilicio de Citérea, isla Griega donde se le rendía particular culto.

178 Lógicamente la intención de Darío radica en cuestionar el papel del ser bestial y del ser civilizado.

179 Como el anterior poema, éste es una silva.

180 Sinónimo de rubí.

181 Piel de cordero preparada para hacer abrigos cuya característica más destacada eran sus guedejas rizadas. Se fabricaban en la ciudad rusa del mismo nombre.

182 Se refiere a las divinidades que atendían como coperos o sirvientes a los dioses superiores. Proviene el nombre de la diosa Hebe de los griegos, copera de Zeus y que fue sustituida, posteriormente, por Ganímedes, en este oficio.

183 Es un arcaísmo. Por guarnecida.

184 Es un arcaísmo. Por galeote, prisionero condenado a remar en las galeras de los barcos.

185 Son los amantes adúlteros que Dante encuentra en el infierno, según La divina comedia, (“Infierno”. V, 73-142)

186 Este es un soneto alejandrino, de rima ABAB, ABAB, CDC, DCD.

187 Encaje del siglo XVIII, derivado del llamado punto francés y caracterizado por su gran delicadeza.

188 Esta sección de Azul... también está formada por sonetos alejandrinos. El bardo homenajeado en este poema pertenecía a la escuela parnasiana y fue uno de los primeros maestros del modernismo. Su obra se caracteriza por su corrección estilística, de corte clásico, su frialdad y una actitud pesimista y desdeñosa hacia la vida.

189 Del árabe faqir. Significa hombre pobre. Algunas sectas musulmanas (como los nizaríes) acostumbran yacer sobre clavos, horadar sus pieles y músculos con grandes agujas y espadas. También existen faquires entre los hindúes.

190 Por lo menos desde el romanticismo, se hizo costumbre que los intelectuales expresaran sus ideas, estéticas o no, a través de manifiestos. Este uso habrá de perdurar muchos años más, por ejemplo, los vanguardistas también solían hacer manifiestos literarios. Por otro lado, aunque Darío se niegue a hacer algún manifiesto, en el fondo estas “palabras liminares” son de alguna forma un manifiesto.

191 Afamado crítico literario francés, 1858-1915, creador del Mercurio de Francia y uno de los primeros representantes del simbolismo.

192 “El que no entiende nada”

193 En español rastacuero o rastracuero: Individuo enriquecido en el comercio de cuero. En sentido figurado, como aquí se usa, se refiere a la persona cuyos recursos o conocimientos no se conocen a ciencia cierta, y más bien son fraudulentos.

194 Este es un ataque de los más duros y más ciertos del modernismo contra la intelectualidad hispanoamericana, en particular contra los románticos y los realistas. Quizá la única defensa que podría hacérseles es que, muchos de ellos, tuvieron que sacrificar su vocación literaria en aras de la formación de sus propias patrias.

195 Compositora francesa, 1847-1903, que utilizó el pseudónimo de Hermann Zeuta. Se dio a conocer como pianista. Estudió música también con César Franck. Es autora, principalmente de óperas, de las que ella misma escribía los guiones.

196 Confróntese la nota 76. A diferencia de aquel caso, aquí se quiere decir que su arte literario es una religión.

197 Aparte de la aliteración (


Compartir con tus amigos:
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal