Plan Contingencia Edificio Talero



Descargar 278.63 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño278.63 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

ACCIONES

Una vez clasificadas los distintos tipos de emergencia, se describen las acciones a emprender en las distintas fases de cada emergencia especificando la situación de Alerta, Alarma, Intervención y finalmente las de apoyo para la recepción e información a los servicios de ayuda exterior.



    1. Incendios

La Autoprotección contra Incendios en un edificio comprende la organización de los medios humanos y la adecuada dotación de los medios materiales necesarios para la lucha contra el fuego. Así, en el presente documento se definen, los equipos humanos necesarios para el desarrollo de las siguientes fases: PREVENCIÓN, DETECCIÓN Y ALARMA, EXTINCIÓN y EVACUACIÓN.



4.1.1. Prevención de Incendios

La Prevención de Incendios permite alcanzar una gran seguridad con el menor costo y esfuerzo, constituyendo el medio más eficaz y sencillo de protección. La Prevención de Incendios es un deber general que obliga tanto al personal del edificio, como a los visitantes y contratistas que realizan su trabajo en el mismo, a seguir unas pautas y acciones que garantizan este deber de una forma activa.


De forma general, las causas más habituales consideradas como desencadenantes de incendio son:

  • Los fumadores.

  • Las instalaciones.

  • La red eléctrica.

En relación a estos aspectos, es necesario informar, tanto al personal del edificio como al personal contratista que habitualmente operan dentro del mismo, de una serie de consignas o pautas de carácter general, encaminadas a la prevención de incendios. Éstas se muestran a continuación:




CONSIGNAS A DIFUNDIR AL PERSONAL USUARIO DEL EDIFICIO PARA GARANTIZAR LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS

  1. Mantener los lugares de trabajo lo más limpios y ordenados posibles.

  2. No arrojar colillas en papeleras o cestos de basura.

  3. No dejar cigarrillos o colillas sin apagar.

  4. Respetar las zonas de “PROHIBIDO FUMAR”.

  5. No efectuar trabajos eléctricos sin aprobación del Servicio de Mantenimiento.

  6. No instalar estufas, hornillos ni otras fuentes de calor.

  7. Informar sobre la existencia de humedad en paredes y techos, especialmente si están próximos a canalizaciones o cuadros eléctricos.

  8. Comunicar a la Centralita cualquier anomalía observada y principalmente si puede ser causa desencadenante de incendio.

  9. No bloquear las puertas de salida de las dependencias con mobiliario u otros elementos.


CONSIGNAS ESPECÍFICAS PARA EL SERVICIO DE LIMPIEZA

  1. Vaciar separadamente los ceniceros y papeleras en contenedores independientes.

CONSIGNAS ESPECÍFICAS PARA EL SERVICIO DE MANTENIMIENTO

  1. Manipular cuidadosamente los productos inflamables.

  2. No sobrecargar las líneas eléctricas al realizar las labores de reparación y mantenimiento.

  3. Mantenimiento correcto de las instalaciones, ya que es la mejor garantía para que éstas no sean causa de incendio.

  4. Mantenimiento correcto de las instalaciones de protección contra incendio, ya que es la mejor garantía de su perfecto funcionamiento en caso de incendio.

  5. En las operaciones de soldadura se realizará una limpieza previa de la zona que pueda verse afectada por las chispas, así como una vigilancia cuidadosa durante la operación y una vez finalizada la misma.

  6. Estar al corriente de todos los trabajos eléctricos que se realizan en el Edificio.

4.1.2. Detección y Alarma de incendios / explosión

La detección y alarma de incendios están consideradas como las etapas previas a la extinción de cualquier incendio y posterior evacuación del personal en caso de ser necesario.


El pronto descubrimiento de un incendio y su alarma inmediata, son condiciones primordiales para llevar a cabo con éxito su extinción y la evacuación del personal. Así, cualquier incendio inicial puede ser apagado sin ningún medio especial, bastando con un pisotón, una tapa o un trapo húmedo.
Si este incendio se alarga durante uno o dos minutos, se hace necesario la utilización de extintores u otro medio adecuado, pero si han pasado más de 5 minutos sin lograr extinguirlo, sólo podrá ser sofocado, ordinariamente por profesionales y utilizando medios especiales.
Cuando el incendio se desarrolla hasta generalizarse, se hace muy difícil su extinción hasta con los medios más complejos y sofisticados. Por todo ello se hace imprescindible una detección precoz y la alarma inmediata.
La detección o el descubrimiento de cualquier fuego puede hacerse por medios humanos o por dispositivos automáticos, sensibles a algunos de los efectos del incendio (humos, luz, calor). La detección mediante dispositivos automáticos no precisa la presencia permanente de personal en las distintas dependencias.
La detección de un incendio sea por el medio que sea debe hacerse saber, con la máxima urgencia, a quien pueda verse afectado por él o deba actuar en consecuencia.
¿QUÉ DEBE HACER QUIÉN DESCUBRA LA EMERGENCIA?

1. Cualquier persona que se encuentre en el edificio que detecte una posible situación de emergencia, deberá dar el aviso mediante cualquiera de los siguientes procedimientos:



  • Comunicación telefónica con la Centralita (Int 42946.

  • Comunicación mediante la activación del pulsador de alarma de incendio.

  • Comunicación por viva voz a la Centralita




  1. El comunicante indicará a su interlocutor los siguientes datos:




ACTIVACIÓN POR EMERGENCIA EN EL EDIFICIO O POR AVISO EXTERIOR

1.- ¿QUIÉN LLAMA?: Nombre completo y Cargo.

2.- ¿DÓNDE ES LA EMERGENCIA? (identificación del lugar): planta, sector, zona exterior, etc.

3.- ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO? (motivo de la llamada): incendio, explosión, amenaza de bomba, accidente personal, etc.

4.- ¿CUÁL ES LA SITUACIÓN ACTUAL?: personas implicadas y heridos, acciones emprendidas, etc.




  1. En el informe emitido a la Centralita se debe realizar una rápida y juiciosa valoración de la situación acontecida. La persona que emita el mensaje debe ser realista en su valoración, nunca optimista.

  2. Mantener la calma en todo momento.

  3. Paro total de la actividad en curso.

  4. Actuar personalmente únicamente si es necesario con los medios disponibles, adoptando todas las precauciones posibles.

  5. No arriesga la vida inútilmente.

La alarma es la secuencia de acciones encaminadas a transmitir la existencia de un incendio, inmediatamente después de su detección.


El estado de alarma se inicia al sensibilizarse los detectores distribuidos por todas las dependencias del Edificio.
En este caso existen tres tipos de situaciones de alarma:


  • Alarma Restringida: La situación de alarma será recibida en la Centralita bien mediante el sistema automático de detección de incendios (detector o pulsador manual) o bien mediante una persona que alerte vía teléfono o viva voz del origen de un incendio. Desde la Centralita se avisará inmediatamente al Jefe del Grupo de Respuesta el cual comunicará al Jefe del Grupo Ataque la situación y éste último ordenará al Grupo Ataque, si es que aún no han tenido conocimiento por ellos mismos, que se desplace inmediatamente a la zona de la que proviene la alarma de incendio. La Grupo Evacuación permanecerá en estado de alerta.




  • Alarma sectorial: El Jefe del Grupo de Respuesta, o bien la persona en la que éste delegue, ordenará a la Grupo Evacuación del Edificio a proceder a la evacuación del mismo, mientras que el Grupo Ataque procederá a la sofocación del incendio. También será movilizado por el Jefe del Grupo de Respuesta el Servicio Médico para acudir inmediatamente a la zona afectada




  • Alarma General: El Jefe del Grupo de Respuesta movilizará a todo el personal disponible, procediéndose a la evacuación total del Edificio mediante la Grupo Evacuación, y solicitará ayuda a los servicios públicos, mientras que el Grupo de Ataque tratara de controlar el fuego, evitando que se extienda a otras plantas y/o Sectores, mientras que el Servicio Médico se dispondrá a atender a los heridos y prestar apoyo sanitario a los diferentes grupos intervinientes.


¿QUÉ DEBE HACER QUIéN RECIBE LA ALARMA DE UNA EMERGENCIA?
El responsable de la Centralita que recibe la alarma debe ponerse en contacto inmediato con el Jefe del Grupo de Respuesta transmitiéndole toda la información que ha recibido bien por vía telefónica, por viva voz o a través de la lectura en la Central de Incendios de dónde está localizada la emergencia y el tipo de la misma.
Si la comunicación la ha realizado el Jefe del Grupo de Respuesta , el /la recepcionista se pondrá a disposición del mismo.
Dependiendo de la evolución de la emergencia procederá a efectuar las llamadas que le indique el Jefe del Grupo de Respuesta, tanto a las diferentes Grupos como a los organismos oficiales de ayuda exterior.

4.1.3. Extinción del Incendio

Si a pesar de las medidas de prevención adoptadas se llegase a desencadenar el incendio, debe intentarse la extinción del mismo. El éxito de la extinción depende principalmente de la inmediata y decidida intervención cuando el incendio se encuentra en su fase incipiente y se le ataca con el medio extintor apropiado.


De aquí surge la necesidad de formar el denominado Grupo Ataque compuesta por el propio personal del edificio, y cuya función principal será la de acudir inmediatamente, bien por previo aviso o por detectar directamente el fuego, al foco de incendio para combatirlo. Por ello es necesario que este personal conozca perfectamente el manejo de todos los medios de protección de los que dispone y de todas las acciones y medidas de seguridad a adoptar durante el desarrollo del incendio hasta su sofocación.

Acciones a realizar por el Grupo Ataque para la extinción de incendio

Un incendio puede tener lugar en cualquier sector del Edificio Talero (oficinas, archivos o talleres). Como norma general, para la extinción de pequeños e incipientes incendios se utilizarán los extintores manuales ubicados próximos a la zona afectada.


La aproximación al fuego se realizará siempre por parejas, a fin de ayudarse y socorrerse en caso de peligro, mientras que un tercero quedará rezagado para el relevo y para la observación de peligros (desprendimientos y avances inesperados del fuego).
Es muy importante resaltar que el agente extintor debe ser el apropiado a la clase de fuego a combatir, es decir a los combustibles que estén ardiendo, con el fin de que su acción sea más eficaz.
En la siguiente tabla se indican los comportamientos de los diferentes agentes de extinción en cuanto a su eficacia en las distintas clases de fuego.


AGENTES EXTINTORES Y SU ADECUACIÓN A LAS DISTINTAS CLASES DE FUEGO

Agente extintor

CLASE DE FUEGO

A

(Sólidos)

B

(Líquidos)

C

(Gases)

D

(metales especiales)

Agua Pulverizada

(2)










Agua a chorro

(2)










Polvo

Convencional BC













Polivalente ABC













Específico metales













Espuma física

(2)










Anhídrido Carbónico (CO2)

(1)










Hidrocarburos halogenados

(1)










Siendo:




MUY ADECUADO







ADECUADO







ACEPTABLE







NO ACEPTABLE

NOTAS: (1) En fuegos poco profundos puede asignarse aceptable

(2) En presencia de tensión eléctrica no son aceptables como agentes extintores el agua a chorro ni la espuma
En caso de utilización de agua para la extinción del incendio, se hace preciso cortar la energía eléctrica a la zona afectada, siendo necesario que el Jefe del Grupo Ataque así como el Grupo Ataque conozcan la situación y manejo de los diferentes cuadros eléctricos distribuidos por todo el Edificio.

Acciones a realizar por el Grupo Ataque en caso de disparo del sistema de extinción

Las dependencias que actualmente cuentan con un sistema fijo de extinción son: Sala de Comunicaciones y Sala de Servidores (ambas con FM200), y Archivos (con CO2)


En el caso de la sensibilización de la detección automática que comanda a alguno de los sistemas fijos de extinción, se acudirá al accidente y se actuará en consecuencia para los siguientes casos:


  1. FALSA ALARMA: Si al llegar el equipo a la dependencia afectada se encontrasen con tal situación, se accionará el pulsador de bloqueo manual y se procederá a subsanar la causa que ha desencadenado la misma.




  1. CONATO DE INCENDIO: Si el equipo estima, en principio, fácil de sofocar por medios manuales, se accionará el pulsador de bloqueo manual y se aplicarán extintores hasta su total extinción. Si estos medios no fueran suficientes y progresase el fuego, se evacuará el recinto, cerrando la puerta tras de sí y se accionará el pulsador de disparo manual.




  1. INCENDIO: Si al llegar el equipo a la dependencia afectada descubre la presencia de un incendio dentro de la sala, se pueden interpretar dos casos:




  • Si aún no se ha liberado el agente extintor por la acción automática se accionará el pulsador de disparo manual, localizado próximo a la sala.

  • Si se ha liberado el agente extintor, se esperará unos minutos con el fin de que el agente realice la sofocación del incendio. Posteriormente se entrará en la sala con extintores manuales para rematar cualquier residuo y comprobar su completa extinción

Una vez finalizada la extinción, el Jefe del Grupo de Ataque informará al Jefe del Grupo de respuesta de la situación, así como la necesidad de subsanar desperfectos y reposición del agente extintor.


Las consignas referentes a la extinción que han de estar presentes en todo momento en la mente de los miembros del Grupo de Ataque son:


CONSIGNAS A DIFUNDIR ENTRE LOS MIEMBROS DEL GRUPO ATAQUE EN CUANTO A EXTINCIÓN DE INCENDIOS

SOFOCACIÓN DEL INCENDIO MEDIANTE EXTINTORES:


  1. Cada clase de fuego requiere para su eficaz extinción, un tipo de agente extintor determinado. (Ver figura adjunta).

  2. Asegúrese que utiliza el extintor adecuado y que conoce su manejo.

  3. Dirija el chorro del agente extintor a la base de las llamas o al foco del fuego, aproximándose lo más posible al mismo antes de descargar el extintor.

  4. No descargue el extintor a grandes distancias del fuego ya que de esta forma es totalmente ineficaz.

  5. Retire los productos combustibles próximos al fuego pero hágalo con cuidado y prudencia.





Método de uso de un extintor









1. Al descubrir el fuego, dé la alarma personalmente o a través de un compañero, por teléfono o accionando un pulsador de alarma.
Seguidamente, coja el extintor de incendios más próximo, apropiado a la clase de fuego. De acuerdo con la norma utilizada en Europa, los fuegos pueden ser de las clases descritas en la página anterior.
2. Sin accionarlo, diríjase a las proximidades del fuego.
3. Prepare el extintor según las instrucciones recibidas en las prácticas contra incendios. Si no las recuerda, están indicadas en la etiqueta del propio extintor. Generalmente:
a) Dejando el extintor en el suelo, coja con la mano izquierda la pistola o boquilla de descarga y el asa de transporte, simultáneamente, inclinando un poco hacia adelante.
b) Con la mano derecha quite el precinto, tirando del pasador hacia afuera.
c) Si el extintor es de presión exterior, presione el percutor del botellín de gas.
4. Presione la palanca de descarga para comprobar que funciona el extintor.
5. Dirija el chorro del extintor a la base del objeto que arde hasta la total extinción, hasta que se agote el contenido del extintor.






CONSIGNAS A DIFUNDIR ENTRE LOS MIEMBROS DEL GRUPO ATAQUE EN CUANTO A EXTINCIÓN DE INCENDIOS

SOFOCACIÓN DEL INCENDIO MEDIANTE MANGUERAS


  1. Cortar la corriente eléctrica de la zona afectada




  1. Desenrollar previamente la totalidad de la manguera adaptándola a las sinuosidades del recorrido.




  1. Con la manguera en posición de ataque, abrir la válvula de paso del agua mientras que otra persona sujeta la lanza en el otro extremo.




  1. Abrir la lanza en sentido apropiado.




  1. Iniciar el avance abriendo el abanico a más de 90º, subiendo la boquilla lo necesario para tener una protección adecuada de la cara y la cabeza. El avance debe ser en posición agachada manteniendo la cara cerca de la niebla.




  1. Más próximo al fuego, el hombre se detiene un poco para abrir más el abanico, para empujar la parte baja de las llamas hacia atrás y evitar que lleguen a sus pies.




  1. Observe que el ángulo del abanico funcione bien y siga avanzando con paso firme y seguro.




  1. Si encuentra dificultades en la extinción y el incendio se extiende, enfríe el camino que ha de seguir en la evacuación.

En la operación de un solo hombre con manguera, el objetivo debe ser controlar el incendio mientras llegan refuerzos, pero si las circunstancias lo permiten y los refuerzos tardan, no tiene sentido seguir esperando hasta que lleguen.








Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal