Patentes Farmacéuticas y Prácticas de Evergreening



Descargar 220.7 Kb.
Página2/10
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño220.7 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

1.3 Unión Europea




1.3.1. La Patente “clásica” Europea

A día de hoy las invenciones pueden ser protegidas en Europa mediante patentes nacionales otorgadas por la autoridad nacional competente o mediante patentes europeas concedidas de una manera centralizada por la Oficina Europea de Patentes (EPO por sus siglas en inglés).


Los Estados Miembros de la Unión tienen sus propias agencias que se encargan de la tramitación y otorgamiento de las patentes nacionales. Sin embargo, la protección que confiere una patente nacional se ve limitada al territorio del estado en cuestión.

Ilustración - Países signatarios del Convenio Europeo de Patentes de 1973.
Si el solicitante escoge la vía de la patente europea, la solicitud será tramitada por la EPO, que tiene su sede central en Múnich. La Oficina Europea de Patente es la cabeza visible de la Organización Europea de Patentes, una organización internacional que está conformada por 38 miembros (Los 27 Estados Miembros + otros 11 estados europeos). Esta organización fue creada en 1973 tras la firma del Convenio Europeo de Patentes (también conocido como Convenio de Múnich o EPC por sus siglas en ingles).
El EPC establece un único procedimiento para acceder a la protección mediante patente en Europa. Mediante una sola solicitud de patente que tiene que ser presentada en una de las tres lenguas oficiales de la EPO (inglés, francés, o alemán), inventores y empresas pueden acceder a las patentes europeas.
Sin embargo el hecho de conceder una patente no es suficiente para que esta tenga efecto en la mayoría de los estados signatarios de la Organización Europea de Patentes. El propietario de la patente deberá elegir los países donde desee estar protegido y validar la patente europea en esos países un breve periodo de tiempo tras la obtención de la misma. Los propietarios de la patentes se enfrentan, eso sí, a una gran variedad de requisitos para obtener la validación en estos países, como, por ejemplo, pagar las tasas de las correspondientes oficinas nacionales de patentes, cumplir con todos los requisitos de forma y presentar una traducción de los documentos de la patente a la lengua oficial de Estado en cuestión.

Ilustración – Porcentaje de patentes concedidas por la EPO en 2013 según el país de residencia del patentado.
La EPO concede, también, patentes europeas a solicitantes de países que no son miembros de la Organización Europea de Patentes. La Oficina Europea de Patentes copera con la Oficina de los Estados Unidos de Patentes y Marcas (USPTO) la Oficina Japonesa de Patentes (JPO), la Oficina de Propiedad Intelectual Coreana (KIPO) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la República Popular de China (SIPO) en un sistema cooperativo conocido como “las cinco oficinas de propiedad intelectual” o “IP5”. http://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/thumb/d/df/granted_ep_patents_2013_per_country_of_residence_of_the_applicant.svg/488px-granted_ep_patents_2013_per_country_of_residence_of_the_applicant.svg.png

Tabla - Número de patentes concedidas por la EPO durante el periodo 2004 – 2013. Fuente: EPO.




2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

Biotecnológicas

5.096

5.278

5.204

5.436

5.566

5.154

7.739

5.891

5.581

5.381

Farmacéuticas

6.490

6.298

6.146

6.428

6.378

5.579

6.906

6.059

6.282

5.396

1.3.2. La patente unitaria europea.



A. Cronología y legislación.
Numerosos esfuerzos se han realizado desde los años 60 del siglo pasado para crear una patente europea que fuera aplicables a todos los países europeos, pero por razones muy variadas nunca se consiguió dicho objetivo.
En el año 2000 la Comisión Europea hizo una propuesta de crear una Patente Comunitaria. El objetivo era proveer de una única patente que fuera ejercitable en todos los Estados Miembros. En 2003 los Estados Miembros hicieron un nuevo intento pero no se alcanzó un consenso (principalmente por el régimen aplicable a las traducciones) y no se pudo llegar a un acuerdo final. Tras una consulta global en 2006, la Comisión emitió, en Abril de 2007, una comunicación en la que reafirmaba el compromiso de la Unión con la patente comunitaria y retomaba las negociaciones en todos los Estados Miembros.
En Diciembre de 2009 los Estados Miembros de manera unánime acordaron un sistema de patentes reforzado, en el que se incluían las características principales de la patente unitaria europea. Sin embargo, no se llegó a un acuerdo en el régimen aplicable a las traducciones. En vez de eso, se acordó que era necesaria una regulación futura que tratara la materia que causaba las discrepancias. En julio de 2010 la Comisión propuso una regulación al régimen de las traducciones pero el Consejo tampoco se pudo llegar a un acuerdo unánime para la materia.
El 14 de diciembre de 2010, a solicitud de 12 Estados Miembros, la Comisión propuso lanzar un sistema de cooperación reforzada para impulsar la creación de la patente unitaria. Posteriormente, otros 13 Estados Miembros se sumaron a esta cooperación reforzada alcanzándose un total de 25 estados participantes, es decir, todos menos España, Italia y Croacia, país que por aquel entonces no era miembro de la Unión Europea.
Hemos de recordar en que consiste el método de cooperación reforzada que los Estados Miembros decidieron usar para promover la patente unitaria debido a la imposibilidad de llegar a un acuerdo unánime en el régimen aplicable a las traducciones. El procedimiento de aprobación normativa conocido como cooperación reforzada (enhanced cooperation) nace con el Tratado de Ámsterdam en 1997 pero su estructura actual la alcanza en diciembre de 2007 con la firma del Tratado de Lisboa. A día de hoy el procedimiento de cooperación reforzada se encuentra recogido en el art. 20 del Tratado de la Unión Europea (TUE) y en los arts. 326 a 334 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFEU). En este articulado se establece que el uso del procedimiento de cooperación reforzada se usará, como último recurso, en caso de que:


  1. Sea una materia que no sea competencia exclusiva de la Unión.

  2. Sea utilizado como último recurso.

  3. No haya sido posible alcanzar un acuerdo en un plazo razonable por la UE en su conjunto.

  4. Que participen de ella al menos nueve Estados Miembros.

  5. Que sea aprobada por el Consejo por unanimidad mediante una decisión de autorización a propuesta de la Comisión y previa aprobación del Parlamento Europeo.

Los acuerdos adoptados, en el seno de la estructura de la Unión Europea, por los estados participantes en la cooperación reforzada vincularán únicamente a ellos mismos, sin perjuicio de que cualquier Estado Miembro que no haya participado en la elaboración de la normativa pueda adherirse a ésta siempre y cuando cumpla con los requisitos adoptados por el Consejo en su autorización.


El procedimiento de cooperación reforzada, que no ha de confundirse con el sistema Op-Out, sólo ha sido autorizado por la UE en dos ocasiones desde su aprobación en 1997: en primer lugar para la aprobación de una normativa sobre el divorcio y en segundo para la aprobación de un régimen para la patente unitaria europea.

Ilustración - Estatus de los países del Convenio Europeo de Patentes en la regulación de la patente unitaria.
No obstante, fue la segunda autorización la que ha generado una mayor controversia legal por el desacuerdo, desde el primer momento, de los gobiernos de España e Italia a la misma. Como ya hemos mencionado anteriormente los intentos para crear la patente unitaria en el seno de la Unión vienen de lejos. Sin embargo, esto nunca ha sido posible debido a la incapacidad de llegar a un acuerdo unánime en el régimen de las traducciones ya que Italia y España se oponían de una manera rotunda a que los idiomas en que habría de presentarse la documentación y, por tanto, los idiomas oficiales de los entes que rigen los asuntos de propiedad intelectual fueran el inglés, el francés y el alemán. Ante esta negativa constante a negociar los Estados Miembros más interesados en la aprobación de la patente unitaria promovieron la utilización de la cooperación reforzada que fue aprobada por el Consejo mediante “la Decisión 2011/167/UE, de 10 de marzo de 2011, por la que se autoriza una cooperación reforzada en el ámbito de la creación de protección mediante una patente unitaria”.
Los argumentos utilizados por el Gobierno de España para oponerse ante la Corte de Justicia de la UE a la decisión de autorización del Consejo se dividieron en dos frentes. Por un lado, se estimó que existía una alternativa para los Estados Miembros a la cooperación reforzada que era llegar a un acuerdo especial de acuerdo con el Convenio Europeo de Patentes y, por tanto, no era el último recurso que tenían a su disposición. Por el otro, se consideró que, incluso si la cooperación reforzada podía ser considerada permisible, el área para la que se concedía la autorización era una competencia exclusiva la Unión Europea (art. 20 TUE); la autorización violaba el principio de no discriminación y constituía un obstáculo al mercado común porque creaba diferencias en el comercio y distorsiones en la competencia dentro del mercado (art. 326 TFUE); and, no respetaba los derechos de los estados no participantes en la cooperación reforzada (art. 327 TFUE). Los italianos usaron los mismos argumentos pero, además, consideraban que la autorización era contraria al espíritu del art. 118 del TFUE. Ambos casos se unieron en un solo proceso y en abril del 2013 la sentencia de la “Grand Chamber” de la Corte desestimo los recursos.
Pues bien, a raíz de la utilización del procedimiento de cooperación reforzada se adoptó:


  1. El reglamento 1257/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de diciembre de 2012 por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la creación de una protección unitaria mediante patente.




  1. El reglamento 1260/2012 del consejo de 17 de diciembre de 2012 por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la creación de una protección unitaria mediante patente en lo que atañe a las disposiciones sobre traducción. Este reglamento en su artículo sexto establece un sistema transitorio de 6 años durante los cuales será necesario presentar la documentación de la patente en inglés, francés o alemán. No obstante deja la puerta abierta a, que una vez finalizado este periodo transitorio, la posibilidad de que un comité de expertos considere que las innovaciones en el campo de las traducciones automatizadas avancen lo suficiente como para permitir la presentación de documentación en idiomas distintos a los anteriores.

Estas dos regulaciones entraron en vigor el 20 de enero de 20013 y se acordó que serían aplicables, dependiendo de que ocurriera más tarde, o:




  • Desde el 1 de enero de 2014.




  • Desde el momento de la entrada en vigor del Acuerdo de la Corte Unificada de Patentes.



Ilustración - Estado de los países europeos respecto al Acuerdo de la Corte Unificada de Patentes.
Esto nos lleva a hablar de la Corte Unificada de Patentes. El Acuerdo de la Corte Unificada de Patentes se firmó el 19 de febrero de 2013 por 25 Estados Miembros de la Unión (todos menos España, Croacia y Polonia, nótese que si ha sido firmado por Italia). El art. 89.1 del acuerdo regula su entrada en vigor de la siguiente manera:
“El presente acuerdo entrara en vigor en aquel de los siguientes momentos que se produzca en último lugar:


  1. el 1 de enero de 2014;




  1. el primer día del cuarto mes siguiente a aquel en el curso del cual se haya depositado el décimo tercer instrumento de ratificación o adhesión, siempre que entre dichos instrumentos se encuentren los de los tres Estados Miembros (Reino Unido, Francia y Alemania) en los que haya tenido efectos el mayor número de patentes europeas el año anterior a la firma del Acuerdo;




  1. el primer día del cuarto mes siguiente a aquel en el curso del cual hayan entrado en vigor las modificaciones del Reglamento (UE) nº 1215/2012 en lo que concierne a su relación con el presente Acuerdo.”

A fecha de hoy, octubre de 2014, la condición primera y tercera se ha cumplido, sin embargo, sólo ha sido ratificado el acuerdo por cinco países y uno de los tres sin los cuales el acuerdo no puede entrar en vigor (Francia, Suecia, Austria, Dinamarca y Bélgica).


B. La Patente Unitaria.
La patente unitaria, o patente europea con efecto unitario, es concedida por la Oficina Europea de Patentes y a la cual, bajo petición del propietario de la patente, se le concede un efecto unitario en los 25 Estados Miembros participantes en la estructura de la patente unitaria.
La patente unitaria coexistirá con las patentes nacionales y con las patentes europeas clásicas. Los propietarios de patentes, en el futuro, podrán elegir entre variadas combinaciones de patentes para proteger sus invenciones. Por ejemplo:


  • Una patente unitaria para los 25 Estados Miembros de la Unión Europea que participan en la estructura de la patente unitaria.




  • Una patente “clásica” europea que tenga efectos en países participantes del Convenio sobre la Patente Europea que no participan en la patente unitaria, como, por ejemplo, España, Italia, Suiza o Turquía.

A diferencia de la patente “clásica” europea que tiene que ser aprobado por la oficina de propiedad intelectual de cada estado, la patente unitaria ofrecerá protección en un solo acto en 25 Estados Miembros de la Unión (todos menos España e Italia).


El procedimiento para conceder una patente unitaria será el mismo que para la concesión de una patente europea sin efecto unitario. Una vez concedida la patente los propietarios de la misma deberán decidir qué tipo de protección desean para su invención. Los propietarios de las patentes, que quieran conseguir el efecto unitario, deberán solicitarlo ante la Oficina Europea de Patentes no más tarde de un mes desde que la patente europea ha sido concedida. El efecto unitario, que será inscrito por la EPO en su registro, transforma una patente europea en una única patente válida para los 25 Estados Miembros. Cualquier persona o institución, independientemente del país de origen, puede optar a una patente unitaria. Este sistema será por tanto mucho más simple, con menores cargas y más barato para los inventores. Terminará con los complejos sistemas de validación y además limitará los muy costosos gastos de traducción. Según cifras aportadas por la propia Unión Europea, a día de hoy, obtener una patente europea con protección en los 27 Estados Miembros está en torno a los 36.000 euros de media y, según sus cálculos, una vez que el proyecto de la patente unitaria este completamente implementado los costes se reducirían hasta alrededor de unos 5.000 euros.
La patente unitaria será administrada por la EPO a lo largo de toda su vida y con el límite de los veinte años desde la fecha de la solicitud que tienen de tope máximo las patentes.
Respecto a los dos Estados Miembros de la Unión Europea que, por ahora, no participan de este proyecto, los inventores podrán, por supuesto, obtener protección en ellos mediante la patente “clásica” europea que tendrá que ser validada separadamente en estos dos países.
C. La Corte Unificada de Patentes.
Para muchos la creación de esta Corte Unificada de Patentes (UPC) es, con diferencia, el paso más trascendente que se ha dado con la introducción de la patente unitaria.
La Corte Unificada de Patentes, una vez que, como ya hemos visto, sea ratificado el acuerdo que la regula por al menos trece Estados Miembros, entre los que se han de incluir obligatoriamente a Francia, Alemania y Reino Unido entrará en funcionamiento.

La Corte resolverá casos relativos a procedimientos de infracción y revocación de patentes europeas, tanto clásicas como unitarias, y sus resoluciones serán aplicables en todos los estados participantes.


El Acuerdo de la Corte Unificada de Patentes de 19 de febrero de 2013 regula todos los aspectos relativos a la institución, incluyendo localizaciones, facultades, estructura o funcionamiento.

Ilustración - Localizaciones de la Corte Unificada de Patentes.
Según establecen los arts. 7 y 9 del mencionado acuerdo la UPC tendrá su división central en París y secciones temáticas en Londres y Múnich. Terceros países participantes podrán establecer una o varias, siempre que se alcancen una carga de trabajo determinada, divisiones locales de la UPC. La sala de apelación estará en Luxemburgo, que servirá también de registro. Lisboa y Liubliana acogerán los Centros de Mediación y Arbitraje de Patentes.
Respecto a sus competencias la Corte de Patentes, esta podrá resolver casos relativos a Patentes con efecto unitario y patentes “clásicas” europeas. En el caso de las patentes sin efecto unitario, durante un periodo transitorio de siete años se podrán llevar los casos a las salas de justicia nacionales y, por tanto, los propietarios de las patentes podrán optar por no someterse a la UPC. Las decisiones de la Corte serán ejercitables para todos los territorios donde la patente sea válida. Los casos podrán versar sobre violación de patentes, revocaciones, declaraciones de no violación y cuantificación de perjui


  1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal